Skip to main content

Full text of "Colección de documentos inéditos relativos al descubrimiento, conquista y colonización de las ..."

See other formats


Google 



This is a digital copy of a book that was prcscrvod for gcncrations on library shclvcs bcforc it was carcfully scannod by Google as parí of a projcct 

to make the world's books discoverablc onlinc. 

It has survived long enough for the copyright to expire and the book to enter the public domain. A public domain book is one that was never subject 

to copyright or whose legal copyright term has expired. Whether a book is in the public domain may vary country to country. Public domain books 

are our gateways to the past, representing a wealth of history, culture and knowledge that's often difficult to discover. 

Marks, notations and other maiginalia present in the original volume will appear in this file - a reminder of this book's long journcy from the 

publisher to a library and finally to you. 

Usage guidelines 

Google is proud to partner with libraries to digitize public domain materials and make them widely accessible. Public domain books belong to the 
public and we are merely their custodians. Nevertheless, this work is expensive, so in order to keep providing this resource, we have taken steps to 
prcvcnt abuse by commercial parties, including placing lechnical restrictions on automated querying. 
We also ask that you: 

+ Make non-commercial use of the files We designed Google Book Search for use by individuáis, and we request that you use these files for 
personal, non-commercial purposes. 

+ Refrainfivm automated querying Do nol send automated queries of any sort to Google's system: If you are conducting research on machine 
translation, optical character recognition or other áreas where access to a laige amount of text is helpful, picase contact us. We encouragc the 
use of public domain materials for these purposes and may be able to help. 

+ Maintain attributionTht GoogXt "watermark" you see on each file is essential for informingpcoplcabout this projcct and hclping them find 
additional materials through Google Book Search. Please do not remove it. 

+ Keep it legal Whatever your use, remember that you are lesponsible for ensuring that what you are doing is legal. Do not assume that just 
because we believe a book is in the public domain for users in the United States, that the work is also in the public domain for users in other 
countries. Whether a book is still in copyright varies from country to country, and we can'l offer guidance on whether any specific use of 
any specific book is allowed. Please do not assume that a book's appearance in Google Book Search means it can be used in any manner 
anywhere in the world. Copyright infringement liabili^ can be quite severe. 

About Google Book Search 

Google's mission is to organizc the world's information and to make it univcrsally accessible and uscful. Google Book Search hclps rcadcrs 
discover the world's books while hclping authors and publishers rcach ncw audicnccs. You can search through the full icxi of this book on the web 

at |http: //books. google .com/l 



Google 



Acerca de este libro 

Esta es una copia digital de un libro que, durante generaciones, se ha conservado en las estanterías de una biblioteca, hasta que Google ha decidido 

cscancarlo como parte de un proyecto que pretende que sea posible descubrir en línea libros de todo el mundo. 

Ha sobrevivido tantos años como para que los derechos de autor hayan expirado y el libro pase a ser de dominio público. El que un libro sea de 

dominio público significa que nunca ha estado protegido por derechos de autor, o bien que el período legal de estos derechos ya ha expirado. Es 

posible que una misma obra sea de dominio público en unos países y, sin embaigo, no lo sea en otros. Los libros de dominio público son nuestras 

puertas hacia el pasado, suponen un patrimonio histórico, cultural y de conocimientos que, a menudo, resulta difícil de descubrir. 

Todas las anotaciones, marcas y otras señales en los márgenes que estén presentes en el volumen original aparecerán también en este archivo como 

tesümonio del laigo viaje que el libro ha recorrido desde el editor hasta la biblioteca y, finalmente, hasta usted. 

Normas de uso 

Google se enorgullece de poder colaborar con distintas bibliotecas para digitalizar los materiales de dominio público a fin de hacerlos accesibles 
a todo el mundo. Los libros de dominio público son patrimonio de todos, nosotros somos sus humildes guardianes. No obstante, se trata de un 
trabajo caro. Por este motivo, y para poder ofrecer este recurso, hemos tomado medidas para evitar que se produzca un abuso por parte de terceros 
con fines comerciales, y hemos incluido restricciones técnicas sobre las solicitudes automatizadas. 
Asimismo, le pedimos que: 

+ Haga un uso exclusivamente no comercial de estos archivos Hemos diseñado la Búsqueda de libros de Google para el uso de particulares: 
como tal, le pedimos que utilice estos archivos con fines personales, y no comerciales. 

+ No envíe solicitudes automatizadas Por favor, no envíe solicitudes automatizadas de ningún tipo al sistema de Google. Si está llevando a 
cabo una investigación sobre traducción automática, reconocimiento óptico de caracteres u otros campos para los que resulte útil disfrutar 
de acceso a una gran cantidad de texto, por favor, envíenos un mensaje. Fomentamos el uso de materiales de dominio público con estos 
propósitos y seguro que podremos ayudarle. 

+ Conserve la atribución La filigrana de Google que verá en todos los archivos es fundamental para informar a los usuarios sobre este proyecto 
y ayudarles a encontrar materiales adicionales en la Búsqueda de libros de Google. Por favor, no la elimine. 

+ Manténgase siempre dentro de la legalidad Sea cual sea el uso que haga de estos materiales, recuerde que es responsable de asegurarse de 
que todo lo que hace es legal. No dé por sentado que, por el hecho de que una obra se considere de dominio público para los usuarios de 
los Estados Unidos, lo será también para los usuarios de otros países. La l^islación sobre derechos de autor varía de un país a otro, y no 
podemos facilitar información sobre si está permitido un uso específico de algún libro. Por favor, no suponga que la aparición de un libro en 
nuestro programa significa que se puede utilizar de igual manera en todo el mundo. La responsabilidad ante la infracción de los derechos de 
autor puede ser muy grave. 

Acerca de la Búsqueda de libros de Google 



El objetivo de Google consiste en organizar información procedente de todo el mundo y hacerla accesible y útil de forma universal. El programa de 
Búsqueda de libros de Google ayuda a los lectores a descubrir los libros de todo el mundo a la vez que ayuda a autores y editores a llegar a nuevas 
audiencias. Podrá realizar búsquedas en el texto completo de este libro en la web, en la página |http : / /books . google . com| 



( : ■ 



X^ 



h€.S 



n 



ni 2^ 



c 



t%U I -^ • ^2- 



i 



\ 



1 — — - r-- T , 

I COLECCIÓN 

i 

' DOCUMENTOS INÉDITOS 



hk'.a:-:\v.s 
a DESClGRI'illESTO. mmiK V 0RC\\l/\Cld5 

ANTUil.AS •'MSr.SIi;«;> K.-íPANOLA»» 

DK AM IRRIGA Y OGKANIA 

SACADOS QE LC> Aft:W!VC<3 DEL aE!NO 



* V MUY ESPKCIAI.MK.NTK I>EL Í)K íNfUA^ 

¡ Competeniemente autor i^aJ.r 



TOMO Xlil 
CUADERNO I 




'*ti' •-.»«/ 



MADRII) 

IMPRENTA DE ^fr\N(;^:L G. HRKNANÍ EF 




:d ' 



V,. 




ADVERTENCIA. 



Esta Publicación, además de su valor histórico noto* 
rio^ interesa al Gobierno español para el conocimiento y 
sustento de sus derechos respectivos; así como á los di- 
versos paises de América, para la gestión y defensa de los 
suyos propios; no menos que á los particulares de am- 
bos hemisferios, cuyos antepasados prestaron servicios, 

por los que adquirieron otros derechos, igualmente aten- 
dibles, en legítima recompensa. 



(DERECHOS RESERVADOS.) 



COLECCIÓN 



DOCUMENTOS INÉDITOS 

RELATIVOS 

(L DESCtBRl^lEüiTO, CaVfH'ISTA V OltGA.\IZ.lClM 



ANTIGUAS POSESIONES ESPAÑOLAS 

DE AMÉRICA Y OGEANÍA 

SACADOS U LOS AlOltTOS DEL K1H 
V «UT RSPECIALHENTE DEL DK INDIAS. 

Comptientemente autorizada 





MADRID 

IMPRENTA DE MANOBL Q. HERNÁNDEZ 
Libertad, 16 duplicado, bajo 

1884 



i 



COLECCIÓN 

DOCUMENTOS INÉDITOS 

kl DS.SCLDniUIEVTO, i:i)\01l;>TA V flüfllM/inttN 

AXTlilUA? ■■'ISrSKi.VE-í fiSP.vSOLA- 

DK AMKRIGA Y OGEANIA 

UCAWS K Lt% kKHm% XI Km 
V MUV ESPKriAI.MENTE DEL Í)E fMtrAS. 

Competentemente autor i ja Ja 

TOMO XLI 
CUADERNO I 




MAinilO 

íMPftBSTA DB M.VN'I^KL G. HEÜXANTE^ 

Lil*rta.l !'■ 'l";.rÍMl'.. b.ijV 

i3fí4 






COLECCIÓN 

DE 

DOCUMENTOS INÉDITOS 



AL DBSCbSRIVIEVrO, CO\0l'ISTA V ORGAXIZACIin 

ANTIGUAS POSESIONES ESPARCIÓLAS 

DE AMÉRICA Y OGEANlA 

UUm K LtS «KNIVBS Da ICIM 

V MUT RSPECIALHENTE DEL DZ INDIAS- 

Competentemtnte autorijaJa 





MADRID 

IMPRENTA DB MANUEL G. HERNÁNDEZ 
Libertad, 16 dupliciilo. bajo 

1S84 



Carta del Presidente e Oydores del Abdiencia de 
MÉxicx), al Consejo de Indias. 

DlCIEUBRB 21 DE 1529 (1). 

llustrisimos e muy magníficos señores. 

PORQUE a Su Magestad escrebimos lo que á 
sucedido después quescrebimos con Sancho 
López de Agurto e con Herrera, e después 
con el Factor Gonzalo de Salazar e los procurado- 
res que desta Nueva-España fueron, como vues- ' 
tra señoría y mercedes verán^ aquí no diremos 
mas de suplicar, a vuestra señoría e mercedes, 
en todo provean lo, que sea servicio de Su Magestad 
e bien desta tíerra, e aparten al electo (2) e frailes 



(1) Archivo de Indias.— Patronato.— Est. 2.*— CaJ. 2."— 
Leg.6. 

(2) Fray Juan de Zumarraga, obispo electo de México 
desde 12 de Diciembre de 1527, y consagrado en Valladolíd 
«t 27 de Abril de 1533. 



2 DOCUMENTOS INÉDITOS 

dentender en cosa que sea fuera de sus ánimas; por- 
que crea' vuestra señoría e mercedes, ques confu- 
sión e destruir toda la tierra, e cosa que no se pue- 
de compadecer, porquestán apasionados e codicio- 
sos de mandar mas de lo que a sus hábitos com- 
biene, e ynclinados a usurpar la Xuridicion Real, 
cuanto pueden: e si contra nuestras personas algo 
escrebieren, como pensamos lo facen, segund acá 
lo muestran, vuestra señoría e mercedes no den 
crédito a cosa ninguna sin que seamos oydos, por- 
que con verdad no la podrían dezir. 

Asimismo suplicamos a vuestra señoría e mer- 
cedes, se acuerden de los muchos trabaxos que te- 
nemos e de lo mucho que abemos menester para 
poder venir a 'estas partes.... (roto).... puede venir 
acá, pues los menores no pueden pasar sin ellos, sin 
su licencia, ni viuir en la tierra, e conforme a las 
personas e lugar que tenemos, nos sea. fecha la 
merced. 

Nuestro Señor la Ilustre e muy magníficas per- 
sonas de vuestra señoría e mercedes guarde e 
acreciente como desean. — De México a veinte e 
uno de Diciembre de mil e quinientos e veinte e 
nueve años. — De Vuestra Ilustre e muy magnífica 
señoría que sus manos besamos. — Pero de Guz- 
man .— rLicenciado Matienzo. — El Licenciado Del- 
sradillo. — Está firmado. 



Carta de excomunión del Obispo Zumarraga^ 
contra los Oy dores del Abdyencia de México. 



Mí xico.— Marzo 6 1530 (1). 



YO Fray Xoan de Zumarraga, Obispo desta 
Gran Cibdad de Timixtitan por Su Mages • 
tad, Eclesiástico por la abtorídad apostólica 
en lo espyritual e temporal por las bulas dyrigidas 
a los prelados de las ordenes de San Francisco e 
Santo Domingo que residen en esta Nueva-España, 
ymbiados por la S. G. G. Magestad del Emperador 
Nuestro Señor, para la conversión e ^instrucción de 
los naturales destas partes a nuestra Santa Fee Ga- ; 
tholica, cumatte subcele gandi en los frayles de las 
mismas órdenes cum omnímoda priftate yn vroque 
foro^ según en las dichas bulas mas largamente se 
contiene, que por su prolygidad no van aqui es- 
critas; e por virtud de poder a mi dado é dj^rigido 
en la comysion constytuida del Reverendo Padre 



(1) ArchWode Indias.— Patronato.— Bst. 2.°— Caj. 2.' 
Lag. 6.* 



4 DOCUMENTOS INÉDITOS 

Fray Luis Salida (I), custodio de la dicha Orden de 
San Francisco, para usar.e exercer la xuridicion 
eclesiástica, conforme a las dichas bulas, el cual asi 
mismo aquí no va ynscrito por su prolj^gidad. — A 
vos, los muy nobles señores Lycencíados Xoan Or- 
tiz de Matienzo e Diego Delgadillo, Oydores del 
Abdyencia Real de Su Magestad quen estas partes 
reside, e a vos Gerónimo Ruiz de la Mota, alcalde 
ordinario de la dicha Gibdad, e a todas las otras 
xustycias, mynistros e ofyciales della, e a otra cua- 
lesquier personas eclesyásticas e seglares, salud e 
gracia. 

Bien sabéis como vos, los dichos Oydores e Xus- 
tycias, fuisteis con mano armada con mucha gente 
al Monasterio de Señor San Francisco, desta dicha 
Gibdad, viernes en la noche antes que amanescie- 
se, que se contaron quatro días del mes de Marzo 
deste presente año de quynientos treinta años, de 
donde sacasteis a García de Lerena, e a Cristóbal 
de Ángulo, los quales estaban acogidos al dicho 
Monasterio e Iglesia del, e demás estaban presenta- 
dos a la cárcel eclesyástica, e yo les abia asignado 
al dicho Monasterio por cárcel, según consta por 
los procesos que sobrello ante mí se an fecho e por 
testymoüio del presente Notario; e demás de saca- 



(1) Fray Luis de Fuensalida, custodio de la orden de San 
Francisco, en reemplazo de Fray Martin de Valencia, fun- 
dador de la provincia del Santo Evangelio de México. 



r 



DBL ARCHIVO 1>E INDIAS 6 

UoB de la dicha Iglesia e Monasterio, les maltratas- 
teis sus personas, trajéndolos en camisa, descalzos, 
e dándoles muchos golpes e espaldarazos a los su- 
sodichos 6 a otros questaban con ellos, e llevándo- 
los a la tárcel pública Real desta dicha Cibdad, 
echándolos en graves prysiones, e poniéndoles a 
qnystion de tormento; sobre lo qual yo di mis car- 
tas para vos, exortados e amonestados, que volvió- 
sedes e restituyésedes a los susodichos Garcia de 
Lerena e Cristóbal de Ángulo, los quales estaban 
acogidos a la dicha Iglesia, do así lo sacasteis, no 
abéis querido ni quysísteis fazer, e sobrello yo di 
mis censuras contra vos fasta que puse eclesyástico 
entredicho. Vista vuestra pertinacia e rebelión e 
desacato de los mandamientos de la Nuestra Santa 
Madre Iglesia, e obstinados que vuestro propósito 
no abéis querido ni queréis fazer de la sentencia 
descomunión e entredicho en questais, porque ñió 
nescesario usar contra vos de todos los remedios 
que por derecho fallamos. E platicado con los re- 
verendos padres Guardian e Vicario, de San Fran- 
cisco e de Santo Domingo, e con los Canónigos pre- 
sentados de la Iglesia desta dicha Cibdad que pudie- 
ron ser oidos, e con otras personas eclesyásticas su- 
ficientes en semejantes casos; e abido al voto é pa- 
recer en todos los susodichos, conforme a derecho, 
fué acordado e deliberado ex comuni omnius con- 
sensué que si todavía persystiésedes en vuestra per- 
tynencia se pusiese scesacion adivinis en esta di- 



[ 



6 ^ DOCUMENTOS INÉOITOS 

cha Cibdad; porque vos exortamos e requerimos en 
TÍrtud de Santa obediencia, en la forma que somos 
obligados con esta nuestra carta, sellada con nues- 
tro sello e firmada de nuestro nombre, a vos los 
dichos señores Ojdores e Xustycias susodichas, a 
quenmendeis e satysfagais la ynjuria e ofensa que 
a la dicha Iglesia fezísteis, e volváis e restytuyais 
los dichos García de Lerena e Cristóbal de An- 
guio a la dicha Iglesia e Monasterio donde le 
sacasteis, dentro de tres horas, que asi necesa- 
rio es, e ay peligro en la tardanza dentro el es- 
pacio ctr,** perentorio; e no los restituyendo en 
el dicho término pasado, desde agora para enton- 
ces e desde entonces para agora, atento ques no- 
torio lo que abéis asi fecho e cometido en perjui- 
cio de la ymunidad eclesyástica e abusado los su- 
sodichos del dicho Monasterio e Iglesia, pongo e é 
por puesta la dicha scesacion adivinis en esta di- 
cha Cibdad. E por esta carta, la qüal os mandamos 
dar e entregar para que la veáis, requiero e exprto 
a los religiosos e de las dichas órdenes, e mando a 
los curas, clérigos e capellanes, e cualesquier pres- 
bítero, que guarden e cumplan la dicha scesacion 
adivinis con todas las solemnidades quel derecho 
manda e requiere. E por la presente os cito, e 11a- 
. mo para que dentro del término del derecho e pro- 
secución de la dicha cabsa, vais a parecer ante mí 
Muy Santo Padre; e protesto que será a culpa de 
vos, los dichos Oydores e Xustycias, todos los danos 



DBL ARCHIVO DB INDIAS 7 

e pérdidas, intereses e menoscabos que ansí a íos 
canónigos e personas eclesyásticas se recreciesen. 
]^ fée testimonio de lo qual mandé dar, e di esta 
mi carta en la forma susodicha» refrendada del 
Notario de la cabsa.' Fecha en la dicha Cibdad á 
seis dias del mes de Marzo, Año del Nacymiento de 
Nuestro Señor Xesucristo, de mili e quynientos e 
treinta años.— ^Fray Joan de Zumarraga, Electo 
Obispo antte app.^* Xuez app.*^® cuplé."® p. « — Por 
mandado de S. S., Diego Velazquez, Notario pu.^*^ 
app.<^ 



Pregón que mandaron publicar por las calles de 
México los Licenciados Matienio e Diego Del^ 
gadillOj pydiendo la absolución de la excomu- 
nión en quellos e el pueblo estaban, por aber 
sacado del corral de San Francisco al reo 
Cristóbal de Ángulo. Se insertan también la 
respuesta de dicho pregón, dada por el Obispo 
Fray Xoan de Zumarraga, e varios documen- 
tos sobre el mesmo asunto. 



México. — Abril 1 .o de 1530 (1). 




STOS son treslados, bien e fielmente sacados, 
del oryginal de un pregón que los señores 
Oy dores Xoan Orliz de Matienzo e Diego ^^el- 
gadillo, mandaron dar en la plaza pública desta 
Gran ciudad de Temyxtitan, e de la respuesta que 
al dicho pregón díó el muy Reverendo e magnífico 
Señor Fray Xoan de Zumarraga, Obispo desta dicha 
Gibdady el tenor de todo lo qual, uno en pos de 
otro, es este que se sigue : 



(1) Archivo de Indias.— Patronato.— Bst. 2."— Caj. 2.*- 
Leg. 1. 



DBL ARCHIVO DE INDIAS 9 

Nos. los Oydores de la Real Abdyencia, dezimos 
e fazemos saber a todos los vezlnod e moradores 
desta Gibdad, e a todas las otras personas estantes 
e habitantes en ella, como ya ellos bien saben, como 
en esta Gibdad está puesto entredicho dendel pri- 
mer sábado de Quaresma, que se contaron cinco dias 
del mes de Marzp a oy ques primero dia de Abril, 
•sobre razón e dyziendo que nosotros los dichos Oy- 
dores sacamos del corral de la Iglesia de San Fran- 
cisco á Cristóbal Ángulo, dehnquente, del qual se 
fizo xustycia, e después de así fecha la dicha xusti - 
cia, otro dia luego syguiente, fuimos a pedir peny- 
tencia al Monasterio de San Francisco desta dicha 
Gibdad, la qual pedimos a Fray Antonio Maldonado 
Guardian de dicho Monasterio^ porque a la sazón en 
esta Gibdad no abia otro Perlado á quien pedir la di- 
cha penytencia, e el dicho Guardian respondió que lo 
consultaría con los Padres de la casa, e que daría 
rrespuesta. E después otro dia syguiente, el dicho 
Guardian ymbió á dezir a nos, los dichos Oydores, 
quel abia ymbiado a consultar aquel negocio con el 
Custodio Fray Luis de Fuensalida, y que luego quel 
(Custodio lo supiese el respondería; e así fué, quel 
dicho Gustodio lo supo e vino a esta Gibdad, e sin 
mas nos responder, se fué él e el Guardian e todos 
tos otros fray les del Monasterio, e dexaron la casa 
sola, no abiendo respeto a los vezinos e moradores 
desta Gibdad ni a las limosnas ni caridades que 
dellos an rrezebido en los tiempos pasados, ni tam- 



10 DOCUMENTOS INÉDITOS 

poco tuvieron consyderacion al tiempo Santo de 
Quaresma. 

Visto por nos los dichos Oydores, que los dichos 
frailes absentaron desta Gibdad, ymbiamos un Pro- 
curador nuestro con un escribano, a requerirles que 
vyniesen a nos dar las penytencias saludables a 
nuestras ánimas e concyencias, que nosotros está- 
bamos prestos de Jas complir e satisfacer a la Igle- 
sia; lo qual oydo por el dicho Custodio, no solamen- 
te no lo quiso ni a querido fazer, mas antes no mi- 
rando al hábito e la religión que liene, dixo pala- 
bras deshonestas e desacatadas a Dios e a su Rey, 
de las quales en su tiempo e logar e a quien se deba 
dar la quenta se dará. 

Visto que por los susodichos religiosos tácita e 
expresamente nos a sido denegada la dicha absolu- 
ción, epor quel pueblo no estubiese entredicho de 
la manera que a estado e está, fuimos nosotros los 
Oydores por nuestras mismas personas, por muchas 
e diversas vezes, al Reverendo Padre Vycario de Ja 
Orden de Santo Domingo, a le requerir de parte de 
Dios e del Rey, tomase en sí la xuresdiccion, pues 
todo podia e puede facer, e así tomada, conocie- 
se de la cabsa e nos absolviese e diese penytencia 
saludable a nuestras concyencias; e puesto que lo 
susodicho le a sydo rrogado e rrequerido al dicho 
Vycario, no lo a querido ni quiere facer, por no 
senemistar con los frayres del dicho Monasterio de 
San Francisco. 



DBL ARCHIVO DB INDIAA 11 

Por todo lo qual consta e pareze» la yntencion e 
Tolontad que siempre abemos tenido e tenemos de 
satisfazer e fazer penytencia en todo lo que fuére- 
mos obligados, e quel pueblo no esté entredicho de 
la manera quista, mayormente ques en santo 
tiempo, pues quen nuestro cai^ e culpa no lo está; 
e porque a nuestra notycia es venido que se dize 
e publica por esta Gibdad, qudl entredicho está 
puesto a cabsa que nosotros no queremos venir a 
obedyencia ni a fazer penytencia; agora de nuevo 
dezimos, questamos prestos e aparexadoade fazer la 
dicha satysfacion e penytencia que nos fuere ym- 
puesta por la persona que de derecho nos la pueda 
6 deba dar e imponer, en todo e por todo sigund e 
como fuéremos obligados; e porque lo susodicho 
venga a notycia de todos, mandámoslo apregonar 
publicamente, e pedímoslo por testymonio al pre-*" 
senté Escribano, e a los presentes rogamos que det 
lio sean testigos. — ^El Lycenciado Matienzo. — El 
Ly^nciado Delgadilto. 

Fué pr^onado el susodicho Pregón publicamen- 
te por el pregonero, e fixado en postes de los porta- 
les de la plaza de MéwicOj oy primero de Abril del 
Año de quynientos e treinta, a la tarde, una hora 
antes que anocheciese. 



12 DOCUMENTOS INÉDITOS 



Respuesta. 

Escribano que presentestais: dad por testymonio 
«ignado de vuestro signóy en manera que faga fee a 
mí Fray Xoan de Zumarraga, Electo Obispo desta 
Gibdad e Xue7< Apestólico, en como digo: que por 
quanto a mi notycia a venido que ayer viernes, que 
se contó primero deste mes de Abril, los Señores Oy- 
dores Lycenciados Xoan Ortiz de Matienzo e Diego 
Delgadillo, mandaron pregonar publicamente en 
esta Gibdad, e se pregonó, como fazian saber a to- 
dos los vecinos e moradores e a las demás personas, 
que por quanto estaba puesto entredicho en esta 
Gibdad desde primer sábado de la Quaresma, por 
Vazon que los dichos señores abian sacado del cor- 
; ral de la Iglesia de San Francisco a Gristobal de 
Ángulo, e del abian fecho xustycia; e que otro dia 
abian pedido penytencia al Guardian del dicho I^o- 
nesterio, por no aber otro Perlado a quien la pydie- 
sen; el qual diz que respondió, que abido su acuer- 
do con los Padres de la dicha Gasa, respondería, e 
que después les ymbió a dezir que lo abia consulta- 
do con el Gustodio Fray Luis de Fuensalida, e que 
respondiendo e sabiendo su Reverencia, que le da-' 
ría la respuesta; e que venido el dicho Gustodio sin 
rresponder cosa alguna, se fué él e el Guardian e 
todos los otros frayres del dicho Monesterío, dexan- 



OSL ARCHIVO OK INDUS 13 

do la Gasa sola, no abiendo respeto a muchas con- 
sy deraciones que dizen; e que después los dichos 
Señores Oydores ymbiaron un Procurador suyo con 
un Escribano a le rrequerir que vyniese a les dar la 
penytencia saludable a sus ánimas e concycencias, 
dyziendo questaban prestos de la complir e satisfa- 
cer a la Iglesia; lo qual diz que oydo por el dicho 
Padre Custodio, no solamente no* quiso ni a querido 
fazer, mas antes diz, no mirando el hábito e la re- 
lygion que tiene, dixo palabras deshonestas e des- 
acatadas a Dios e a su Rey: e que visto que los di- 
chos ^relygiosos tácita e expresamente les an dene- 
gado la dicha absolución, porquel pueblo no esto- 
biese entr&iichoj fueron los dichos Señores Oydores 
muchas e diversas vezes al Reberendo Padre Vica- 
rio de Santo Domingo, a le rrequerir de parte . de 
Dios e del Rey tomase en sí la xuresdeccion, diz 
que porque lo puede fazer, e así tomada conoziese 
de la dicha cabsa e los absolviese; lo qual diz quel 
dic^o Padre Vicario no lo a querido ni quiere fazer 
por no senemistar con los frayles del dicho Mones- 
terio de San Francisco. Por todo lo qual diz, quo 
consta e pareze la voluntad e yntencion que siem- 
pre an tenido e tienen de fazer penytencia e satis- 
facer en lo que fueren obligados, e quel pueblo no 
esté entredicho de la manera que lo está, pues no es 
a su cargo e culpa; e diz, que porque se dize e se 
publica por esta Gibdad quel entredicho está puesto 
a cabsa que los dichos señores no quieren venir a 






14 D0CUMBNT08 INÉDITOS 

obedyencia ni a fazer penytencia, que agora de 
nuevo dizen questán prestos e aparexados de fazer 
la dicha satysfaccion e penytencia, que les fuere 
ympuesta por la persona que de derecho se la pue- 
da e deba dar, según que fueren obligados; e por- 
que lo susodicho diz que venga a noticia de todos 
lo mandaron pregonar e lo pydieron por testymo- 
niOy segund questo e otras cosas más largamente 
en el dicho su Pregón etestymonio, questáflxado en 
la plaza desta Gibdad, se contiene: cuyo tenor abi- 
do aquí por repetido, respondiendo a lo susodicho 
por los dichos señores Oydores, 

Digoi Que los sacaron yendo en persona al di- 
cho Monesterio -e a la dicha Iglesia*, o de su Cemen- 
terio, casas e portales que gozan de derecho de la 
ymunidad eclesiástica como la misma Iglesia, má- 
xime siendo como ftió dentro del espacio e sitio de 
donde los sacaron, e estando como están las dichas 
casas pegadas a la dicha Iglesia e dentro del cer- 
cuytoe paredes, e en el mismo corral que dicen, quen 
alto se dice misa a la muchedumbre de los yndios 
los domingos e fiestas, por no caber en la Iglesia; 
por todo lo qual e cada cosa e por facto, fueron 
descomulgados; e no solamente consumando e aca- 
bando el delito e trayándolo a execucion como lo 
fyzieron, más aún tentando de fazer la menor vyo- 
lencia, yncurrieroii yntime lese magestaie divine e 

m 

humanej e en otras penas en derecho establecidas, 
mayormente que por ser como eran de Corona, e 



OBL ARCHIVO D£ IKDIAS 15 

estando como estaban presentados ante mí a la cár- 
cel eclesyástica e el dicho Monesterío, e lo susodicho 
dondestaban, de donde lo sacaron , señalado por 
cárcel, cayeron asimismo en sentencia de descoma- 
nion mayor, por poner manos violentas en cléri- 
gos, e ansimismo por perturbar la xuresdycion 
eclesyástica, son descomulgados; e si no abian traí- 
do hábito decente assi ante mí, como Xuez que 
conocía de la dicha cabsa, lo abian de alegar los 
señores Oydores e yo pronunciar sobrello, e ellos 
por ninguna vía entremeterse a prendellos fasta 
que por sentencia yo lo determinara, e que no les 
valiera la Iglesia con mi autoridad e no sin ella se 
pudieran sacar como está claro en derecho. E des- 
pués los dichos señores Oydores por mí fueron 
amonestados, por su Secretario e mi Notario públi- 
camente, so pena de descomunión e pecuniaria, que 
. volviesen e restituyesen los dichos retraydos presos 
que así abian sacado e puesto, que por ser notorio 
e manifiesto yo pudiera sin los amonestar, desco- 
mulgar, e publicarlos por descomulgados, e por las 
descomuniones que abian yncurrido e por fado a 
jures ^ por aber sido notorio su delito como es dicho; 
e viendo que perseveraban en su contynuacion, los 
descomulgué de nuevo, e publiqué después por la 
torma e orden quel derecho manda, fasta poner 
entredicho enldí Gibdad, e cesación adivinis^ pensan- 
do qué se volvieran de su propósito a restituirlos, e 
no lo quysieron fazer a mí: xustyciaron al dicho Gris- 



16 DOCUMENTOS INÉDITOS 

« 

tobal de Ángulo con ix)da crueldad, arrastrándole e 
ahorcándole e quartizándole, e sentenciaron a Oar* 
cía de Lerena a cortarle el pie e a cien azotes, con- 
teniendo e menospreciando las dichas censuras, se- 
gund que a todos es notorio, e de quanto endurecy- 
mientó fueron sus corazones e quanto desacato 
mostraron a las cruces que iban e estubieron en la 
puerta de la cárcel con los religiosos de Santo Do- 
mingo e San Francisco, con los prelados e Obispo 
de Táscala; e de las cosas que allí pasaron será la 
quenta en particular. De las quales descomuniones 
ni de alguna de ellas, nunca se an venido ni quie* 
ren venir absolver, mas estarse en su obstinación e 
no bueno e tan peligroso propósito, buscando cabi- 
laciones e mañas exquisitas para colorar lo que así 
fazen, dyziendo que yo no soy Xuez para los desco- 
mulgar ni absolver; estando como está tan averi- 
guado lo contrario en derecho, e por los letrados . 
que sobrello mandaron xuntar los dichos señores en 
su presencia dellos nemine discrepante determina- 
do; e quando la otra descomunión, quando derroca- 
ron del pulpito al Predicador, abióndolos yo ab- 
suelto a su petycion en San Francisco como Xuez, 
agora afirman que no soy Xuez, e que lo fuese an- 
tes estarán años descomulgados en venir a mí; e 
dj'ziendo que por si la ofensa fecha al dicho Monas- 
terio era vista ser fecha al Reverendo Padre Custodio, 
e que yo no podia conoszer de la cabsa dicha, por 
seü su subdito; no abiendo ni mirado que soy ordi- 



DEL ARCHIVO DE INDIAS 17 

Bario Xuez Apostólico en omnímoda potestate passe 
inviroque fon, e que aunque la dicha ynxuria fuera 
fecha al dicho Padre Custodio por ser, como fué, 
notoria, yo puedo conoszer de la cabsa como que fue- 
ra fecha a mi persona; quanto mas ques fuera de 
derecho dezir, que la ynxuria fecha al dicho Mones- 
terio es fecha al dicho Padre Custodio, e no miran- 
do quel Prelado e Obispo conosze de la ynxuria fe- 
cha a su Iglesia aunque parezca que a él le toca; e 
dado quel provisor Clérigo sea subdito al Obispo co- 
nosze de la ynxuria fecha a la Iglesia aunque pa- 
rezca ser fecha al dicho Obispo, e trayendo otros 
argumentos sofysticos para ynducir e yndignar, o 
por fablar mas claro, engañar la gente. E los fun- 
damentos sin provecho que alegan los dichos Oydo- 
res aun en derecho, son frivolos, quanto mas que 
debieran de mirar que ya que por razón de la des- 
comunión en que incurrieron por la vyolencia o 
fuerza que fyzieron al Monesterio e Iglesia, por lo 
quellos dizen yo no pudiera ser Xuez, e fueran al 
dicho Guardian o al Padre Custodio por la absolu- 
ción, quedaban ligados por las otras descomunio- 
nes que arriba dixe, en que no ay que dezir ni dub- 
dar, e que fuese fecha la ynxuria al dicho Padre 
Custodio, cesan todas sus razones; e estando como 
descomulgados por muchas descomuniones que na- 
cen de diversas cabsas de un mismo fecho, aunque 
se absolvieron de la una, quedaban ligados en las 
otras. Así que no es al propósito ni fazeal caso de- 

9OH0 XLI 2 



I 

i 



18 DOCUMENTOS INÉOITOS 

zir, que fueron al dicho Guardian por la absolución ^ 
e ymbiaron a llamar al Padre Custodio que los vy- 
niese absolver como dizen, porque ya que así fuera, 

' o es querer escarnecer o cosa de reyr yr al Guar- 
dian que no era Xuez ni tenia poder para ello; e 
ymbiar a llamar al Padre Custodio que los vjTiiese 

. a absolver, no parece cosa de contrycion que de- 
bían tener por su culpa, e mas razón paresze que 
fuera yr ellos a él, pues no abian de yr descalzos 
ni a pié, como él anda; ni satisfazen ni se escusan 
de culpa por dezir que no está a su cabsa el entre- 
dicfiOj pues no está por otra cabsa ni culpa ad escu^ 
sandas escusadones ympecatis. Ni menos faze al 
caso lo que dizen, que fueron al Padre Vycario de 
Santo Domingo que los absolviese, porque ya que 
yo no toviera xurisdicion como Electo, e que sola- 
mente prozediera por virtud de los breves, e ya quel 
dicho Padre Vycario fuera ygual en xurisdicion, 
pues yo previne en el conocymiento de la cabsa, 
su tt.* no pudiera ni puede absolver a los dichos 
Oydores, porque de derecho, donde e ante quien la 
cabsa comienza se debe fenezer, e los abtos e la 
ynstancia no se pueden dyvidir ni partir: e a quien 
los descomulgó e no a otro pertenece absolverlos: 
porque no viendo el proceso por dondestan desco- 
mulgados ¿cómo podia sentenciar en la satysfaccion 
que a de ser primero en la absolución? e la senten- 
cia a de sejp conforme al primer procedymiento, o 
quando la parte pj^dió o quando el Xuez procedió 



DBL ARCHIVO DE INDIAS 19 

^ de SU Ofycio, que toma en sí lugar de acusador: así 
que, no viendo el pryncipio e lo demás procesado, 
Bo pudiera sentenciar el dicho Padre Vycario; pues 
mucho menps será ygual en xurisdicion compe- 
lerme a mí a que diese al proceso, pues mucho pie- 
nos fazer otro de nuevo, porque no se sufren diver- 
sas ynstancias ni diversos procesos delante de diver- 
sos Xuezes sobre una misma cabsa. De manera, que 
para tomar la dicha cabsa el dicho Padre Vycario, 
por todas las vias lestá cerrada la puerta de dere- 
cho; lo qual los dichos Sres. Lycenciados debieran 
ver e mirar, e no dezir ni escusarse que abian ydo 
a le requerir que los absolviese e quól lo podía fa- 
cer. Deben de mirar mexor en lo que dizen, e si el 
dicho Padre Vycario no los absolvió fué por las cab- 
sas susodichas. E por lo que los Oy dores dizen, que 
lo dexó de fazer por no senemistac con los frayles 
del dicho Monesterio de San Francisco, porque ya 
que los absolviera, podiéndolo fazer los dichos re- 
ligiosos, lo tovieran por bien e quysieran que la ofen- 
sa e ynxuria que se fizo a Dios Nuestro Señor e a 
la dicha Iglesia se fiziera a sus personas de cada 
uno dellos, para remitirlo e perdonar lo que a ello 
solamente tocase, e si los dichos religiosos se salie- 
ron del Monesterio desta Gibdad a los otros con sus 
niños quenseñaban e dotrinaban; no fué por la yn- 
xuria que a ellos se les abia fecho, sino porque vis- 
to lo pasado, e abellos así ynfamado con libelos yn- 
famatorios, e hechados por fuerza de los pulpitos sin 



20 DOCUMENTOS INÉDITOS. « 

dezir cosa que no debiesen, e amenazándolos ,en car 
da sermón e cada trato, que los darían de coces, 
creyan que segund el poco acatamiento que tenian 
los dichos Oydores a los Monasterios e Iglesias, re- 
ligiosos e clérigos, ni de Obispos fazen mas caso 
que de los asnos e negros, e la enemiga especial 
que siempre, desde que vinye^^on, an mostrado de 
palabra e obra a los frayles de San Francisco, 
creyan e cada dia tenian pendencias e contiendas 
e muchos desasosiegos que suo epus; e porque la 
regla de San Francisco manda que sus frayles no 
contiendan en palabras, e porque pensaban ser ym- 
posible con su no buena gobernación, con las re- 
prensiones quellos tan mal sufren, ni quieren oyr, 
no tener contestaciones e otros ynconvenientes e 
por otras cosas, urgentísimas razones que a ello 
dan e darán a Quien deban en su tiempo e lugar, 
quysieron antes salir a desamparar el Monesterio, 
e se quysieron yr con su Perlado, que ge lo mandó, 
todos por los otros Monesterios. E por esto, eno 
por lo que los dichos Oy dores diszen, salieron desta 
Gran Gibdad de Babilonia^ e paresze que mas les 
va en xuramento querer yn (amarlos a la continua, 
como agora en este Pregón paresze que manda- 
ron dar por toda la Gibdad, que se disze quel Re- 
verendo Padre Custodio dixo palabras deshonestas 
e desacatadas contra Dios e contra su Rey, siendo 
su tierra como es, tan siervo de Dios, tan bendita 
persona e de tanta relygion, e en tan largos tiem- 



DEL ARCHIVO DS INDIAS 21 

pos conoscido acá e doquiera: e teniendo como 
tiene e tengo por cierto, que para lo provar no les 
faltaran látigos, oro e cuanto quysieren, como sa- 
bemos que los fallaron e fallan para provar lo que 
nunca fué, ni es ni podrá ser verdad , contra los 
dichos relygiosos e contra, mi; de lo qual en su lu- 
gar e tiempo también se dirá e se pedirá cuenta . 

Por manera que ninguna razón xusta ni apa- 
rente dan por donde los dichos Oj'dores se puedan 
escusar ni evadir de culpa ni destar xustamente 
descomulgados a jure e abhomine e muy culpables 
en perseverar en su obstynacion enderezados, e 
todo sin culpa de los vezinos e moradores de la 
Gibdad entredicha en tal tiempo sobre sus concyen- 
cias, bienes e faziendas de los dichos Oydores, 
como lo tengo protestado en los abtos del pro- 
ceso. 

E porque los dichos señores Oydores diszen que- 
Uos de nuevo están prestos e aparexados, de lo 
qual dudo, de venir a obedyencia e faszer la satys- 
faccion que le fuere y m puesta por la persona quen 
derecho deba conoscer de la dicha cabsa, yo res- 
pondo lo ques notorio; que una e muchas veces 
en la Iglesia mayor desta Gibdad predicando, e en 
otras partes e dicho e publicado, que vjTiiendo ellos 
a obedyencia los rescebiró e oyró con toda benevo- 
lencia^ e satysfaziendo como son obligados de de- 
recho los absolveré. E asi mismo agora digo, que 
una e muchas vezes los exorto e amonesto que ven- 



22 DOCUMENTOS INÉDITOS 

gan como son obligados, e estoy presto de los res- 
tytuir a los sacramentos de la Iglesia e participa- 
ción de los fyeles, que e compasión de sus almasques- 
tán en tanto peligro e la Gibdad e tierra én tanto 
detrimento, estando ellos penados de no poder exer- 
cer acto alguno; e mespanto de .lo que diszen, que 
asi descomulgados xuzgan e sentencian. E como lo 
digo pido a vos , el presente Escribano, me lo deis 
por testymonio, xuntamente con el Pregón quen 
vuestro testymonio se dio, e lo pongáis al pie del 
dicho testymonio e Pregón e no deis lo uno sin 
lo otro: e a todos ruego que sean testigos. 

Fué leyda esta respuesta en el pulpito de la 
Iglesia mayor dominica spanone, después del 
sermón, por el niismo Electo dicho; e en presencia 
del pueblo sentregó al Escribano Alonso Lucas, re- 
quyriendole como dicho es: e está fíxado el tresla- 
do á las puertas de la Iglesia mayor, lo qual fué 
tres dias del dicho mes de Abril de quynientos e 
treinta. 

Fecho e sacado fué este treslado, de las dichas 
escrituras originales, en la Gibdad de Temyxtitan — 
México — a quinze dias del mes de Xulio, año del 
Nacymiento de Nuestro Salvador Xesucristo de 
mili e quinientos e treinta años. — Testigos que fue- 
ron presentes a lo ver sacar, corregir e concertar. 
— Cristóbal de VaUente, Escribano, e Tomas de la 
Calzada. — ^E yo Alonso Lucas, Escribano de sus 
Cesáreas e CathóUcas Magostados, fui presente a lo 



DEL ARCHIVO DE INDIAS 23 

que dicho es, e lo fize escrebir e sacar e fíze el 
mió signo en testimonio de verdad. — Antonio Lu- 
cas, Escribano de Su Magestad. — Hay un signo y 
una rubrica. 



En la gran Gibdad de Temyxtitan de la Nueva^ 
Españüj a trece dias del mes de Xunio, año delNa- 
cymento de Nuestro Salvador Xesucristo de mili e 
quinientos e treinta años, estando en el Monesterio 
de San Francisco desta dicha Gibdad, en presencia 
de mi Alonso Lucas, Escribano de Su Magestad e 
Secretario del Abdyencia e Ghancylleria Real, que 
por su mandado reside en esta Nueva España, pa- 
reció presente el magnifico Señor Lycenciado Koan 
Ortiz de Matienzo, Presidente e Oydor de la dicha 
Abdyencia Real, por sí e en nombre del Señor Ly- 
cenciado Diego Delgadillo, Oydor de la dicha Ab- 
dyencia, e presentó al Muy Reverendo Padre fray 
Martin de Valencia, Custodio de la Orden de Señor 
• San Francisco, un escripto de pedimento e reque- 
r3aniento, su tenor del qual es este que'se sigue: 

«Reverendo Padre Fray Martin de Valencia, 
>Custodio de la Orden de Señor San Francisco desta 
>. Nueva- España — Yo el Lycenciado. Xoan Ortiz de 
>Matienzo, en mi nombre e en nombre del Lycen- 
> ciado Diego Delgadillo cuyo poder tengo, Oydo- 
>res que somos desta Abdyencia e Ghancylleria 
L >Real desta Nueva-España, parezemos ante Vues- 



24 DOCUMENTOS INÉDITOS 

>tra Reverencia, e dezimos: como ya Vuestra Re- 
>yerencia bien sabe, como en prencipio del mes de 
>Marzo, que agora pasó, se fizo xusticia en esta Gíb- 
>dad de Cristóbal de Ángulo delinquente, á cuya 
>cabsa el Padre Fray Xuan de Zumarraga, electo 
>que sedize ser desta Gibdad de México j yndevida y 
>no xustamente discernió en censuras de desco- 
>munión contra nosotros los dichos Lycenciados, 
>8in que para ello toviese xurisdicion; diciendo 
>que abiamos sacado al dicho Cristóbal de Ángulo 
>del corral del Monesterio e casa de Señor San 
>Francisco de la dicha Gibdad, }o qual en fecho de 
>verdad no pasó ansí; pero dado caso que así fue- 
>ra, nosotros los dichos Lycenciados pareziraos an- 
>te fray Antonio Maldonado, que a la sazón era 
>Guardian de la dicha casa, e asi mismo parezi- 
>mos ante fray Luis de Fuensalida, Custodio que 
>a la sazón era, a les pedir penytencia e satisfazer 
>a la dicha casa si en algo abiamos herrado: los 
>cuales dichos Custodio e Guardian no lo an que- 
>rido ni quieren fazer. Agora de nuevo es venido 
>a nuestra noticia que Vuestra Reverencia a seydo 
> elegido por nuevo Custodio de los fray les e Reli- 
>giosos de la Orden de dicho Señor San Francisco, 
>a quien a quedado e queda la xurisdicion, si al- 
>guna tenían los dichos religiosos fray Luis de 
>Fuensalida e fray Antonio Maldonado; por lo qual 
»a Vuestra Reverencia pedimos una, e dos e tres, 
»veze8 e quantas podemos e debemos e de dere- 



DBL ARCHIVO OB INDIAS 25 

>cho somos obligados, nos admitan e oygan, para 
>qae nosotros demos descargo de la culpa que se 
>dize que nosotros cometimos, e asi admitidos, si 
>faUase en nosotros aber yncurrido en alguna pena 
>o censura, estamos prestos de fazer la satysfa- 
>cion e penytencia que legytimamente nos fueren 
>jiDpuestas: e de como lo dezimos e requerimos, 
>pedimos al presente Escribano nos los dé por tes- 
>timonio.> 

Asi entendido e leydo el dicho escripto de reque- 
rimiento en la manera que dicha es, el dicho Pa- 
dre Custodio respondió e dixo: quel Señor Electo 
Fray Joan de Zumarraga fué ymbiado por el Em- 
perador Nuestro Señor, e quel dicho Electo tiene a 
lo que cree, xurisdicion por parte del Emperador 
Nuestro Señor; e que si no la tiene, quel dicho Pa- 
dre Custodio le a cometido toda la abtoridad que 
tiene, segund se contiene en los breves de los Pa- 
pas León X e Adriano, e que ante el dicho Electo, 
antes quel dicho Padre Custodio fuese elegido, pen- 
dia esta cabsa: e que al dicho Padre Custodio no 
• perteneze el conocy miento della, e que agora de 
nuevo si nezesario es, la remite el dicho Padre Cus- 
todio al dicho Electo, para que xuzgue segund pro- 
cesado e faga justicia. 

Luego el dicho Señor Lycenciado, por si e en nom- 
bre del dicho Señor Lycenciado Delgadillo, dixo: que 
de la remysion e comysion que agora face el dicho 
Padre Custodio al dicho Electo, apelaba e apelo 



26 pOGUMBNTOS INÉDITOS 

para ante quien e con derecho deba; por quanto el 
dicho Fray Xoan de Zumarraga no puede ser Xuez 
en esta cabsa, porque está recusado por los dichos 
Señores muchos dias á, e es su enemigo capital , e 
por otras muchas cabsas quentienden decir e ale- 
gar en la prosecución desta cabsa. 

E luego el dicho Padre Custodio dixo, quen cuan- 
to a la dicha apelación, por ser recusado el dicho 
Electo, no á lugar, porquel dicho Electo es su Cto - 
mysaria, e está aparejado el dicho Electo para remi- 
tir la cabsa a otro o a otros relygiosos 'para que 
sean Xuezes en lo sobredicho. — ^Testigos que fue- 
ron presentes a todo lo que dicho r Diego de Oje- 
da e Qarcia de Frias. 

E yo Alonso Lucas, Escribano de sus Cesáreas e 
Catholicas Magestades, e Secretario desta su Real 
Abdyencia e Chancylleria, fui presente a lo que di- 
cho es, e lo fize escrebir e fize este mió signo, en 
testymonio de verdad. — Alonso Lucas, Escribano 
de Su Magestad. — Hay un signo y rúbrica. 



En la Gran Cibdad de Temyxtitan — ilí^^ríco— de 
la Nueva-España^ a doze dias del mes de Marzo año 
del Nacymiento de Nuestro Señor Xesucristo de mili 
e quinientos e treinta e uno, los magníficos señores 
Lycenciados Xoan Ortiz de Matienzo e Diego Del- 
gadillo, Pi*esidente e Oydores del Abdiencia e Chan- 
cylleria Real que por mandado de Su Magestad en 



DEL ARCHIVO DE INDIAS 27 

asta Nvceva-España reside, dixeron: que por quan- 
to Fray Xoan de Zumarraga, Electo Obispo desta 
Gibdad, a fecho e fulminado contra los dichos seño- 
res cierto proceso, sobre la xustycia que se fizo de 
Cristóbal de Ángulo, por el qual a puesto entredi- 
cho en esta Gibdad, del qual dicho proceso diz que 
a pasado ante Diego Velazquez, Clérigo Notario, e 
porque los dichos señores quieren ver el dicho pro- 
ceso e la orden quel dicho Electo a tenido en pro- 
ceder; por tanto, que mandaban e mandaron que 
se notifícase al dicho Diego Velazquez, Clérigo No- 
tario, que luego trayga antellos el dicho proceso, 
para que como dicho es lo vean, so pena de perder 
las temporalidades e destierro perpetuo de los Rey- 
nos e Señoríos de Su Magestad: lo qual fue notifi- 
cado al dicho Diego Velazquez en su persona por 
Gregorio de Saldaña, Escribano de Su Magestad; el 
qual respondió e dixo, quél no tiene el dicho pro- 
ceso porque ya lo tomó el dicho Electo. — Testigos 
que fueron presentes, Francisco Morcillo e Xoan 
de Figueroa. 

Después de lo susodicho, en catorce dias del dicho 
mes de Marzo del dicho año, los dichos señores Pre- 
sidente e Oydores, abiendo visto la respuesta dada 
por el dicho Notario, dixeron: qué mandaban e 
mandaron a mi Alonso Lucas, Secretario desta Real 
Abdyencia, que notificase al dicho Fray Xoan de 
Zomarraga, Electo, quembiase á esta Real Abdyen- 
cia ante los dichos señores , luego como le fuese 



t 



28 DOCUMENTOS INÉDITOS 

notificado, el dicho proceso oryginalmente, sopeña 
de perder las temporalidades, e de ser ávido por 
axeno e extraño de los Reynos de Su Magestad e de 
destierro perpetuo dellos; en las guales penas dy- 

■ 

xieron que lo abian e obieron por condenado lo 
contrario fazíendo, sin otra sentencia ni declaración 
alguna, por quanto por la respuesta dada por el di- 
cho Pedro Velazquez, Notario, paresce quel dicho 
Electo tomó e tiene el dicho proceso. Loqual, yo el 
dicha Secretario, notifiqué al dicho Electo, el qual 
dixo: que lo oyó; e con testigos que fueron presen- 
tes, el Lycenciado Altamirano e Diego de Crespo. 
Después de lo susodicho, en el dicho dia catorze 
de Marzo del dicho año, en presencia de mi el di- 
cho Secretario, pareció el dicho Electo Fray Xoan 
de Zumarraga e presentó el escrito-respuesta que 



se sigue : 



Respondiendo lo susodicho el dicho Obispo de 
México e Perlado, etc., dixo: que los señores Oy do- 
res questo le mandaban estaban descomulgados, e 
bue no podian como Xuezes facer abto alguno ni 
mandar cosa alguna; e que ansi mismo para man- 
darle a él como dezian que le mandaban e ponerse 
las dichas penas, no lo podian fazer; e que sobre 
todo, dixo: que viniendo los dichos señores a peny- 
tencia como debian, él estaba presto de les mandar 
dar treslado, porquel original no se abia dentregar 
a ellos, pues eran partes; e quen todo estaba pres- 
to de fazer lo que fuese obligado e guardarles xüs- 



DEL ARGHITO DE INDIAS • 39 

tycia, conforme a derecho. E dixo, que se pusiese 
su respuesta al pié del dicho mando, e no se diese lo 
uno sin el otro: e de todo pidió a mi el dicho Escri- 
bano testimonio. — Fray Xoan de Zumarraga, Elec- 
to Obispo de México. 

La qual dicha respuesta, yo el dicho Secretario 
notifiqué a los dichos señorea, los quales dixeron 
que se pusiese esta respuesta al pié de dicho man- 
do e notificación. 

Después de lo susodicho, en esta dicha Gibdad, 
veinte e un dia del dicho mes de Abril e del dicho 
año, los dichos señores Presidentes e Oy dores dixe- 
ron: que por cuanto ellos an pedido al Notario del 
dicho señor Electo el proceso que S. S., fizo e ful- 
minó contra los dichos señores, sobre la xustycia 
que se fizo en Cristóbal de Ángulo, e el dicho No- 
tario respondió quel dicho Señor Electo ge lo ábia 
tomado e quél no lo tenia, a cuya cabsa no lo pe- 
dia dar; e visto lo susodicho quel dicho Notario res- 
pondió, se pidió asimismo el dicho proceso por parte 
de los dichos señores, al dicho señor Electo, e así 
pedido no lo dio ni lo a querido dar, seyendo a ello 
obligado; por tanto que agora de nuevo pedian e 
requerían al dicho señor Electo les mandase dar el 
dicho proceso o su treslado, para que así dado e por 
ellos visto, fagan aquello que a su derecho convenga; 
e de como lo darían e pedian e requerían, pidieron 
e mandaron a mi el dicho Secretario lo notificase al 
dicho señor Electo e ge lo diese por testymonio. 



30 DOCUMENTOS INÉDITOS 

Otro si, dixeron: que por cuanto a su noticia era 
venido que el señor Electo procedió por concesión 
a él fecha por Fray Luis de Fuensalida, Custodio 
de la Orden de San Francisco, le pedían e requerían 
asimismo les mandasen dar treslado de la dicha 
concesión, para que oigan e aleguen lo que a su 
derecho convenga. 

Después de lo susodicho, en veinte e dos dias del 
dicho mes de Abril e del dicho año, yo el dicho Se- 
cretario notifiqué lo susodicho al dicho señor Elec- 
to, que respondió e dixo: quel abto sobredicho se 
abia de facer, e pedir lo que pedían por testymonio 
del Notario del Abdyencia Eclesyástíca, ante quien 
se abía fecho el dicho proceso e tocante a otro Es- 
cribano ni Notario alguno; e quen lo demás pedia 
treslado e que con su respuesta, protestando como 
digo que protestó, que no faziéndose el dicho abto 
ante el dicho Notario no lo abía por presentado; e 
sobre todo dixo questaba presto de facer xustycia. 
— Testigos. — ^Manuel Flores, Dean. — ^El Licenciado 
Altamirano, Fray Xoan de Zumarraga, Electo Obis- 
po, Xuez Apostólico. 

Yo Alonso Lucas, Escribano de Sus Cesáreas e 
Gathólicas Magestades e Secretario de su Real Ab- 
dyencia e Chancyllería, ful presente a todo lo que 
dicho es, e lo fíze escrebir e fíze azer mío signo en 
testymonio de verdad. — Alonso Lucas, Escribano 
de S. Jif .-^— Hay un signo y firma 



Carta a Su Magestad dirixida por los Oydores 
del Abdyencia de México sobre los motivos 
de la excomunión del Obispo Zumarraga. 



México.— Mayo 30 de 1530 (1). 



• Sacra Cathólica Cesárea Magestad. 

EN todos los navios que han partido del puer- 
to de San Xoan de Lwiy ques en esta Nueva^ 
España^ después que a ella llegamos, hemos 
escrito a Vuestra Majestad faciéndole relación de 
todas las cosas que nos an parezido que con^benia 
a su Real servicio, e fasta oy no hemos abido res- 
puesta de cosa alguna, puesto que no avenido navio; 
a cuya cabsa en esta no abrá cosa de nuevo de que 
fascer relación a Vuestra Magestad, salvo referir- 
nos a lo que fasta agora tenemos escrito, ansi con 
el factor Gk)nzalo de Salazar, como con los procu- 
radores desta Nueva- España j que son ydos a esa 



(1) Archivo de Indias.— Patronato.— Est. 2.**— Caj. 2."— 
Leg. 1. 



32 DOCUMENTOS INÉDITOS 

Real Corte, los guales partieron destas partes por 
el mes de Noviembre del año pasado. Después de- 
Uos ydos, ansí mismo partió otro navio de Xoan de 
Rutia, en el qual ymbiamos la resydencia de Don 
Hernando e de los ofyciales de Vuestra Magestad, 
e relación del estado en questan las quentas; e 
también en el dicho navio fezimos saber a Vuestra 
Magestad la muerte del Thesorero Alonso Destrada 
e las dyferencias e vejaciones que Fray Xoan de 
Zumarraga, Electo, trae con esta su Real Abdyen- 
cia; allegándose e favoresciendo la parcyalidad de 
Don Hernando, muy a banderas tendidas, e predi- 
candólo en los pulpitos muchas diversas veces, lo 
qual a seydo en mucho deservycio de Dios e de 
Vuestra Magestad e de Vuestra Real Xustycia e 
desasosiego de los naturales e españoles quen estas 
partes residen. E puesto que muchas cosas podría- 
mos a Vuestra Magestad ofrecer para comprobar 
lo que arriba hemos dicho, pero por no dar fastydio 
a Vuestra Magestad diremos solamente una, por 
donde Vuestra Magestad conozca lo demás que de- 
xamos de descrybir, e la voluntad quel dicho Fray 
Juan a tenido e tiene a las cosas de Don Hernando 
Cortés, e el odio e enemistad que tiene a esta Vues- 
tra Real Abdyencia. 

Sabrá Vuestra Magestad, quen el Monesterio de 
San Francisco desta Cibdad estaba retraido un 
Cristóbal de Ángulo, el qual era criado de Don 
Hernando Cortés, e aBia muerto dos hombres a 



DEL ARCHIVO DE INDIAS 33 

traycion; e demás desto puso su plática de matar a 
nosotros los Oy dores o a uno de nosotros, al que 
primero pudiese aber, de lo qual fuimos avisados, 
e acordamos de lo sacar una mañana antes que 
amanesciese e fazer xustycia dól. E ansi lo fezi- 
mos, que lo sacamos de un corral questá por cerca 
del dicho Monesterio, sin que obiese resystencia al- 
guna ni nadie nos syntiese mas del dicho delin- 
cuente, e sin fazer fractura de puertas, ni ventana, 
ni pared, porquel dicho corral no tiene puertas ni 
nunca las ha tenido. E ansi sacado e llevado a 
la cárcel, luego el dicho fray Xoan de Zumarraga, 
sin tener xurisdicion alguna, puso entredicho en 
toda la Cibdad, e fue con la cruz e con los clérigos 
armados, e todos los frayles de San Francisco con 
otra cruz a la cárcel dondestábamos, e quebrónos 
las puertas de la dicha cárcel, e nos dixo palabras 
muy ynxuriosas, e provocando al pueblo se xunta- 
ran con el e nos quitase las varas, quól ponia su 
cabeza por cada uno de los del pueblo, e otras mu- 
chas cosas de que a Vuestra Magestad hemos fecho 
larga relación. E no obstante esto, se fyzo xusty- 
cia del delincuente, a cuya cabsa el dicho Fray 
Koan de Zumarraga a tenido entredicha esta Cib- 
dad toda la quaresma pasada fasta el sábado, víspe- 
ra de Pascua, porque no pudo facer otra cosa con- 
forme a derecho, y puesto quen este medio tiempo 
de la quaresma fuimos, por diversas veces, a pedir 
penytencia al Custodio de la Orden de San Fran- 

TOMO XLI '^ 



34 DOCUMENTOS INÉDITOS 

cisco, e ansí mismo al Guardian de la dicha Gasa, 
e nunca nos quj^sieron reszebir por no enoxar al 
dicho Fray Xoan de Zuraarraga: la cabsa porque 
lo a fecho ansi, según hemos alcanzado a saber, es, 
ansí por ser este Cristóbal de Ángulo criado del 
dicho Don Hernando Cortés, como porque ay en el 
Abdyencia muchos pleitos pendientes contra Don 
Hernando, é porquestos no se determinan, e ya que 
se determinen, para tener excepción e dezir que 
nosotros estábamos excomulgados, e que no valen 
los abtos fechos en este medio tiempo, ni las sen- 
tencias que ansi pronunciáremos. 

Visto ^por nosotros la dureza e porfía del dicho 
Fray Xoan de Zumarraga e la yntencion que tenia, 
después de aber fecho muchas protestaciones bus- 
camos remedio para nos absolver, e prestamos cau- 
ción satysfactoria para obedecer e cumplir la peny- 
tencia quen este caso nos fuese dada por la persona 
que se fallase ser Xuez para ello; la qual absolución 
nos dio Fray Vicente de Santa María, Vicario de la 
Orden de Santo Domingo por bula apostólica que 
para ello tiene, e fizóse secretamente a efecto de 
validar los abtos xudyciales, e por no poner dis- 
cordia entre la una borden y la otra: a cuya cabsa, 
puesto que estamos absueltos, siempre nos abste- 
nemos de los ofycios dyvinos e pedimos pública- 
mente penytencia, e aunque ve nuestra humildad, 
no por eso se ablanda la dureza de su coragon; 
qreiendo que no tiene, porquel dicho Fray Xoan, 



DEL ARCHIVO DE INDIAS 35 

conforme a derecho no tiene, xurisdicion alguna, 
fasta tanto que sus bulas vengan, lo qual aunque 
por nosotros e por otras personas le a seydo dicho 
no debe de usar e exercer la xurisdicion eclesyás- 
tica de la misma manera que un Obispo consagrado 
lo puede facer, salvo en dar órdenes, e nosotros lo 
hemos tolerado por saber la reputación en que 
Vuestra Magestad le a tenido, lo qual de hoy más 
no consentiremos si para ello no vemos especial 
mandado de Vuestra Magestad; porque nosotros, 
como Abdyencia de Vuestra Magestad, le ymbiamos 
a mandar quembiase el proceso que abia fecho a 
esta Abdyencia, para ver si fazia fuerza, e porque 
no embargante las apelaciones por Nos interpues- 
tas, procedió fasta poner scesacion adivinis e nunca 
lo a querido dar, antes respondió desacatadamen- 
te, como Vuestra Majestad verá por su respuesta, 
después, ansí mismo le ymbiamos a pedir, no en 
nombre de la Abdyencia, sino como partes, el pro- 
ceso para alegar de nuestra xusticia, e ni por la 
una via ni por la otra, lo a querido ni lo quiere 
fazer: por lo qual pensamos proceder contra él 
convo fallásemos por xustycia, humildemente su- 
plicamos a Vuestra Magestad mande proveer con 
brevedad como al entredicho, porque creemos que 
por cosa que con él se faga , de bien ni de mal no 
lo a de fazer según su dureza e poca caridad. 

En estos navios que agora an venido desas par- 
tes nos an escrito debdos e amigos nuestros, que 



36- DOCUMENTOS INÉDITOS 

allá D. Hernando Cortés a dado muchas quejas de 
nosotros e asi mismo Fray Xoan de Zumarraga, 
Electo, por su conducion; e siendo ynstigado de algu- 
nos criados del dicho D. Hernando, a escrito lo que 
le a parezido e no lo que a su honestidad y religión 
convenia; pero parece que combiene a su perso- 
na e buena condycion, A Vuestra Magestad humil- 
demente suplicamos, no dé crédito a lo que allá se 
a dicho ni a lo que de acá se a escrito de nosotros, 
fasta tanto que seamos oydos, porque desta mane- 
ra Vuestra Magestad será enteramente certificado; 
e si nosotros hubiéremos escedido, Vuestra Mages- 
tad nos mandará castigar conforme a nuestras cul- 
pas, e si no, las personas que a Vuestra Magestad le 
an fecho falsa relación, quedarán por lo que deben 
quedar. 

La absolución que nos fué fecha 'por Fray Vi- 
cente de Santa María, ymbiaraos a Vuestra Mages- 
tad xunto con ésta, para que conste a los de su Real 
Consejo que nosotros estamos absueltos, e los abtos 
xudiciales e sentencias que diéremos son válidos; e 
para que si acá se opusieren a esta escexciogí e nos- 
otros no la admytiésemos, como no la hemos dad- 
mitir, e dello se quexasen allá, sepan la cabsa por 
que lo fazemos, ques por estar absueltos; porque 
acá no hemos de publicar la absolución por no po- 
ner dyscordia entre las órdenes, como á Vuestra 
Magestad hemos dicho, e también porque según la 
voluntad e deseo que conozemos en el dicho Fray 



OBL ARCHIVO DB INDIAS 37 

Xoan de Zumarraga de fazer e encaminar las cosas 
de Don Hernando e de sus allegados e parciales, 
siempre los religiosos de la Ordeil de Santo Domin- 
go serán del menospreciados e no tratados segund 
e como lo deberían ser. E ansi a parecido por expe- 
ryencia en las cosas fasta agora sucedidas, porque 
como el dicho FYay Xoan de Zumarraga no nos 
tenga entera voluntad, ansi quería él que todos nos 
la tuvieran mala, lo cual muestra e procura por 
todas las vias e formas que puede, ansi en las que 
toca a esta Abdyencia de Vuestra Magestad, como 
en lo tocante a nuestras personas e a la Abdyencia, 
prendiéndonos los oficiales della^ ansi alguaciles 
como un fiscal que nombramos para seguir cierta 
cabsa, que nos pareció que con venia al servicio de 
Vuestra Magestad e a su Patrimonio Real, quera 
pedir a Don Hernando los tributos de ciertos pueblos 
que dellos llevó, siendo de Vuestra Magestad, e de las' 
Gasas Reales do agora está el Abdyencia que perte- 
neze a Vuestra Magestad, por haber sydo de Mon- 
tezuma, cuya era esta tierra, e otras cosas que toca- 
ban al aicho Don Hernando Cortés e a otros sus alle- 
gados: al qual fiscal prendió, porque tyniendo bula 
, de San Pedro e San Pablo, la qual le da facultad 
a quelixa el confesor que quisiere, e porque usó 
desta bula e no se confesó con los curas quel dicho 
Fray Xoan tiene puestos, le prendió e tiene preso 
con prysiones, sin lo dexar ver a nadie; la qual ve- 
l xacion e otras muchas faze, demás de que, por lo que 



38 DOCUMENTOS INÉDITOS 

tenemos dicho, en concepto e menosprecio desta 
Real Abdyencia. E ansi mismo, quando queríamos 
fazer xusticia de •Cristóbal de Ángulo, mandó que 
ningún clérigo le confesase, con ánimo destorbar 
la execucion de la xustycia ; e porquel Capellán de 
la Abdyencia no lo confesase nos lo prendió e 
mandó que no confesase a aquel ni a otra perso- 
na alguna, siendo como es esento, e inmediante 
suxeto al Papa por bulas apostólicas. E ansi mismo, 
no obstante que nos a tenido e tiene apartados de 
la Iglesia todo el tiempo que arriba hemos dicho, 
agora de nuevo crió un fiscal, e nos a fecho poner 
acusaciones sobre la misma cabsa, habiendo fecho 
otro proceso sin le dar por ninguno, e puesta el 
acusación se absentó desta Cibdad e fasta oy no a 
vuelto a ella. 

Por todo lo qual Vuestra Magostad puede consi- 
derar la voluntaíi que nos tiene , e teniendo por 
Asesor e Consejero al Lycenciado Altamirano, ques 
Mayordomo e Procurador e Letrado de Don Hernan- 
do Cortés, por cuyo consexo e parecer guia e enca- 
mina todas las cosas que ge le ofrezen f. 

A Vuestra Magestad humildemente tomamos a 
suplicar, mande proveer cerca de lo susodicho aque- 
llo que más convenga a su Real servicio, e al bien 
6 sosiego destas partes, porque nosotros estamos en 
mucha confusión con el dicho Fray Xoan. E porque 
Vuestra Magestad sepa la merced que faze al dicho 
Fray Xoan de Zumarragá e como la mereze con 



DEL ARCHIVO DB INDIAS 39* 

SUS servycios, nos pareció debíamos fazer saber a 
Vuestra Magestad, como los diezmos con que le 
manda acudir, están este año puestos en nueve mili 
pesos de oro, e creemos que se puxaran mas por- 
que aun no están rematados; e según la tierra se 
puebla e los ganados van multiplicando, tenemos 
por cierto que cada año an de crecer un tercio, co- 
mo an fecho este presente año. Ansi mismo nos pa- 
reció que convenia fazer saber a Vuestra Magestad 
lo poco ques e vale el Obispado de Táscala de que 
Vuestra Magestad fizo merced a Fray Xoan Qarcós, 
por no tener poblada de cristianos la Gibdad de Tas^ 
calüj ques la cabezera del Obispado; e convendría al 
servicio de Dios e de Vuestra Magestad que se po- 
blase de cristianos aquella Gibdad, e que todos fue- 
sen labradores, porqués la tierra mexor para la- 
brar que ay en estas partes: e sepa Vuestra Mages- 
tad que todo el Obispado de Táscala no renta seys- 
cientos pesos de oro. 

Sacra Magestad, Dios Nuestro Señor la Imperial 
persona de Vuestra Magestad guarde e prospere 
con abiftento de mayores Reynos e Señoríos, como 
por su cesáreo corazón es deseado. — Desta su Gran 
Gibdad de Temyxtitan a treinta dias del mes de 
Mayo de mili quynientos treinta años. — De Vuestra 
Sacra Gathólica Gesárea Magestad humildes siervos 
e vasallos que sus Reales pies e manos besan. — ^El 
Licenciado Matienzo. — El Licenciado Delgadillo. — 
Está firmado. 



Carta del Abdy encía de México a Su Ma gestad 
sobre parios asuntos de gobierno. 



Tkmvxtitan. — México. — Agosto 14 de la3l (1;. 



Sacra Cathólica Cesárea M a gestad. 

EN el prj^ncipío deste año escrebimos a Vues- 
tra Magestad en dos navios en que todos vi- 
nimos, e fué uno de Antón Sánchez, Galabres, 
e el otro de Domingo de Al varado; e aunque el 
tiempo abia seydo poco después de nuestra llegada^ 
dimos a Vuestra Magestad cuenta de muchas cosas 
del estado destas partes, especialmente en la carta 
que con el dicho Alvarado ymbiamos, en la cual 
dezíamos, la orden que abiamos tenido en efectuar 
lo que Vuestra Magestad fué servido de mandar 
proveer, en lo de las encomiendas de yndios fechas 
por el Presidente e Oydores pasados, e por la orden 
que ^e ponia en corregymientos, e de la población 



(l) Archivo de Indias.— Patronato.— Est. 2.— Caj. 2.— 
Leg. 5. 



DEL ARCHIVO DB INDIAS 41 

nueva que queríamos fazer xunto a la provincia de 
Tascaktj e de otras muchas e diversas cosas; e ym- 
biamos todas las escripturas e rrecabdos que fa- 
zian para cada una dellas, e del oro que los Ofycia- 
les ymbiaban: e porque Nuestro Señor las abrá lle- 
vado en salvamento, no lo repytiremos aquí, si no 
se ofresciese algund artículo en que fablar de lo 
pasado. 

Lo después acá sucedido. Muy Poderoso Señor, 
an seydo cosas de arta calidad para que holgára- 
mos tener con nosotros persona que nos ayudara a 
llevar la carga, e a quien syguiéramos én su buen 
pareszer; e por no aber visto el efecto desto, esta- 
mos arto acongoxados, especialmente por una per- 
sona como la del Presidente de Santo Domingo, en 
quien creemos que concurren las calidades nezesa- 
rias, como muchas vezes hemos dicho, que segund 
se requieren buenas^ no fará a todas personas el 
cargo. En el entretanto, no dexamos de proveer to- 
do lo que se ofreze, de qualquier caUdad que sea, 
segund daremos a Vuestra Magestad en esta quen- 
ta de lo mas ymportante; e aunque los trabaxos 
son grandes por la calidad de los negocios ser muy 
diversos e de mucha ymportancia, no sentimos cosa 
mas que ver que lo que fazemos con Vuestra Ma- 
gestad de consultar, se dytíere tanto la respuesta 
de saber Vuestra Real voluntad e servycio, porque 
no queríamos efectuar cosa por pequeña que fuese 
sin consultarlo con Vuestra Magestad. Todo lo de-' 



42 DOCUMENTOS INÉDITOS 

mas tenemos en poco, aunque por público se sabrá, 
que después de nuestra venida no abia dia ni aun 
fiestas que dexemos destar xuntos en negocios diez 
.0 doce horas; según la tierra es nueva e los nego- 
cios nuevos, e los ánimos de los hombres quen ella 
viven amigos de novedades; e cada dia amanecen 
con nuevos pensamientos de sus vidas; e requiere 
todo esto para dar orden en las cosas, e aun todo 
ello no basta para estar como nosotros deseamos. 
E no es pequeña parte de la ocupación los casos e 
cabsas de yndios, porque aunque es gente mansa 
estando debaxo de yugo, cometen muchos diversos 
e atroces delitos, e tienen entre sí grandes dyferen- 
cias, especialmente sobre términos: fázenseles mu- 
chos malos tratamientos, de lo qual nacen grandes 
contiendas e ocupaciones, porque lo queremos todo 
llevar como lo llevamos por teía de xuicio. E en 
estos dos artículos poco se ocupaban los goberna- 
dores pasados; creemos' quesera la cabsa tener otras 
cosas mas ymportantes e la tierra ser nueva e no 
poderse proveer todo; e al presente, e mayormente 
después de acabada la resydencia, tememos gran ad- 
vertencia a la enmienda e punición dello, coreemos 
será la mitad de la gobernación, porqués gente esta 
natural, que se sabe bien quexar, e aun algunas 
vezes falsamente por respectos subtiles e diabólicos; 
e sino es punida e castigada de lo que cometen, dá- 
selos gran ynzentivo para cometer mayores males. 
Una de las cosas de quel pueblo nos increpa, es 



DEL ARCHIVO DE INDIAS 43 

que dicen que les damos mucho favor, asi en la mo- 
deración de los tributos, que los más se an modera- 
do en las cosas quen sus tierras tienen, como en 
darles crédito contra los españoles: e engáñanse, 
portjue lo uno facemos por mandamiento de Vues- 
tra Magestad, e lo otro no les damos tan entero 
crédito como creen, porque por mentirosos los te-^ 
nemos, como aquí a Vuestra Magestad decimos; e 
asi bien sabemos qué no nace desto, sino de poner- 
les rienda en lo que fasta aquí no abia regla más 
de la voluntad e concyencia de cada uno. 

Con el dicho Alvarado escribimos a Vuestra Ma- 
gestad, el estado en que teníamos lo de la quenta 
que se abia de fazer de los vasallos de que Vuestra 
Magestad fizo merced al Marqués del Valle, quera 
que abiamos nombrado para la dicha quenta per* 
senas de parte de Vuestra Magestad, las que con- 
vinieron conforme a las que el dicho Marqués nom- 
bró; a las quales dimos la ynstrucion de lo que nos 
parezió que convenia de lo que debían fazer, de la 
qual ansí mesmo ymbíamos copia; asi nombrados 
comenzaron por Coadnaguaca, que fué el pueblo quel 
dicho Marqués primero señaló, e estuvieron toda la 
Quaresma pasada en contar una de las cabezeras del 
didio pueblo, el qual tiene más de veinte, e aun 
no lo acabaron e viniéronse los dichos contadores, 
e segund lo que de palabra nos dixeron, e Vuestra 
Magestad verá por el parecer que firmado de sus 
nombres nos dieron con xuramento, tiénese por tan 



44 DOCUMENTOS INÉDITOS 

dyficultosa la dicha numeración, que casi es ympo- 
sible; e si adelante se llevara, ' dizen que Vuestro 
Patrimonio Real fuera muy desfrabdado, porque 
no fallaran de las diez partes de los vasallos quen 
común opinión setiene que ay, las dos. No podemos 
alcanzar ni persona alguna alcanza, la cabsa dello; 
y es, porque la razón de todo está no querer dezir 
verdad los señores naturales e principales de los di- 
chos pueblos, lo qual se tiejie por cierto quencu- 
bren por respetos e consy deraciones que fazen; e 
a la verdad, en lo que alcanzamos, muchos de los 
abitadores naturales de los tales pueblos, tienen muy 
poca mansión e reposo donde residen, e ni aun pro- 
piedad, porque todo lo ocupan e retienen los prin- 
cipales e los que mas pueden, como tiranos; e asi 
con gran facylidad se van e vienen donde quieren, 
con su fazienda e lo que cada uno puede llevar a 
cuestas e su muger. 

Puesto que las provincias e pueblos comarcanos 
a esta Gibdad algún más reposo tienen que las dis- 
tantes, quando más desocupados estemos, hemos' 
dentender en alcanzar lo que fuere posible, desta ty- 
rania entrellos, como se sufre, e donde nación e el 
titulo que tienen los principales e señores a ser tan 
señores de los mazeguales e menores; porque no al- 
canzan los más dellos cosa suya, é no hay cosa en 
el Mundo tan obediente como ellos. E aun tenemos 
alguna relación, que aunque los dichos tributos se 
moderan, no goza el pequeño deste benefycio, por- 



DBL ARCHIVO DB INDIAS 45 

que todo se consume en los que por señores se tie- 
nen, mayormente quando el que se tiene por señor 
entrellos no lo es natural; que ay muchos destos 
que unos lo son por tyranía, e otros por aber seydo 
privados de los señores; e aun sucede algunas vezes 
aber los tales seydo esclavos de los señores. De ma- 
nera ques esta materia muy dyflcultosa, e la de la 
dicha numeración, porque la verdad se a de saber 
dellos mesmos; e la común opinión de todos los es- 
pañoles, que an comunicado después acá que los co- 
nozen, es quen este artículo dizen muy poca verdad; 
e asi, no teniendo certybidad del fecho, no se puede 
aplicar el derecho, sino ynciertamente. 

Asi por razón de lo susodicho, como por algunas 
cosas que los dichos contadores vieron, e otras que 
conxeturaron, cesaron en el dicho cuento sin efec- 
tuar cosa alguna, como pareze, que el parezer que 
los dichos contadores dieron; e de las dichas conxe- 
turas fezimos después que vynieron una ynforma- 
cion, que con esta se ymbia, cerca de algunas 
^cabtelas que los dichos yndios dizen que fazian 
para desfrabdar el dicho cuento, e no se pudo al- 
canzar otra cosa; edesta consta, por la dicha ynfor- 
macion sumaria, que más claridad ni certibidad no 
se pudo aber. 

Visto por el dicho Marqués el dicho sobresey- 
miento, diónos muchas pety clones e esclamaciones, 
en que diésemos orden como obiere efecto la mer- 
ced que Vuestra Magestad le fizo, e tubiese de que 



46 DOCUMENTOS INÉDITOS 

se sustentar, pues lo demás que le abia puesto e po- 
nía en corregymiento, e el provecho de lo que so- 
brase, yba a la larga e aun no abia certibidad de lo 
que seria; e en la verdad, de algunos de los pueblos 
poco o nada sobrará, e de los otros fasta en fin del 
ano, no podemos dezir cosa cierta en ello. Tenemos 
por cosa muj* acertada aberse dado la orden que se 
dio, para que se pusiese en corregymiento los dichos 
pueblos, que fué buena pena que el dicho Marqués 
no tuviese tanto ocupado e se diese con gran sus- 
tentación a algunos, como se dio con los dichos 
corregymientos; e según las calidades e cantidades 
de las tierras, asi ios dyvidimos como más convino 
a bien de los naturales e a alguna sustentación de los 
que dezimos; e aunque el dicho Marqués nos a pe- 
dido por su petycion e aun con protestación, que 
no pongamos tantos corregidores, porque no estenue 
e consuma todo el provecho e tributo en ellos, se- 
gund pareze por la petycion que con esta sé ymbia, 
no se dexó defectuar lo que dezimos, porque asi con- 
viene por las dichas cabsas e porque los dichos yn- 
dios sean mexor ynstruidos: e la mesma orden se 
tuvo en lo ques todo de Vuestra Magesta¿, como 
con el dicho Al varado tenemos escripto. 

Vista la dicha dyficultad e peticiones del dicho 
Marqués, venimos a tomar con él cierto asiento, que 
con esta a Vuestra Magestad ymbiamos, en que 
permytimos, que fasta que Vuestra Magestad sea 
consultado e proveido acerca dello lo que a Vuestro 



DBL ARCHIVO DB INDIAS 47 

Real Servicio convyniese, tuviese el dicho Marqués 
el dicho pueblo de Coadnagiuxca con otros tres que 
ay en el dicho Valle, que se tiene por una de las 
buenas cosas que ay en esta tierra, por ser cosa 
muy xunta e tierra muy convyniente para todo gé- 
nero de agricultura; que tiene por cierto el dicho 
Marqués de tener en ella, de aqui a seis años, todo el 
vino que se a menester para esta tierra e todo géne- 
ro de frutas; e aun al presente tiene muchas, será 
muy abundosa. Verdad es, que si los vecinos desta 
Cibdad, ques muy ynfimo, abian destar muy array- 
gados e fazendados en la dicha tierra, fuera muy 
convyniente tener repartymiento de heredamientos 
para fazer las dichas labranzas e granxerias; e como 
se rompiera e edificara por muchos, tenemos por 
cierto que fuera cosa muy notable, porque desta 
Cibdad no dista sino de diez para catorce leguas, e 
no ay en esta comarca donde asi se den las dichas 
granxerias conforme a la dicha merced. E de la 
mesma manera toviese la Provyncia de Cotasta^ 
ques a la costa del Norte cerca de la Cibdad de Ve- 
racruz: esta no es cosa de tanta calidad: e asi 
mesmo toviese la Provyncia de TecoantepequCj ques 
a la Mar del Sur^ que tiene puerto donde faze los 
navios: esta tiene calidad por tener puerto, e no es 
tierra de la calidad de la del dicho Coadnaguacüj 
con lo demás de aquel Valle que dezimos: en los 
qaales dichos pueblos exerciese su xurisdicion con- 
forme a la dicha merced, en el entretanto que tu- 



48 DOCUMENTOS INÉDITOS 

viese en encomienda los pueblos de Guaxaca e Aiz- 
lapüj con los demás del Valle contenido en la dicha 
merced, dondes su Título; e de la mesma manera 
toviese el Valle de Matálcingo e el pueblo de Cu- 
yoacan e Tacuvaya para que dellos se sirviese como 
los otros españoles que tienen yndios encomenda- 
dos e sin xurisdicion alguna. 

La cabsa, Gathólica Magostad, que nos movió a 
tomar el dicho asiento, fué lo quemos dicho; e se- 
gún la orden e situación que los pueblos da la dicha 
merced tienen, convino asi fasta consultarlo á 
Vuestra Magestad, e dar verdadera relación de lo 
que ay en él fecho, 'para que Vuestra Magestad dis- 
ponga lo que a Vuestro Real Servicio convenga; 
que conforme a ello, e para que aquello se fiziese, 
tomó el dicho asiento: e ansi mesmo, porquesta 
Gibdad se opuso contra la merced que Vuestra Ma- 
gestad fizo al dicho Marqués , con otra merced que 
Vuestra Magestad tiene fecha desta tierra el año de 
veinte e tres, en que promete e dá su palabra Real 
de no enaxenar cosa alguna desta Nueva España 
fuera de su Corona Real; lo qual pende sobre la 
propiedad en esta Real Abdyencia e sembia a 
Vuestra Magestad copia della con esta. 

El pueblo de Cüyoacan e Tacuvaya^ ques sub- 
xeto suyo, dista desta Gibdad dos leguas todo lo 
más, por una calzada, lugar fresco, de muy buen 
asiento: viven de la labranza de mahízales e fa- 
cense trigos; ay mucha copia de montes e muy bue- 



DEL ARCHIVO DB INDÍAS 49 

Tías tierras valdias para heredades e ganados; llegan 
los términos del a esta Cibdad, por parte de la 
laguna, media legua por la calzada a una. Es este 
pueblo el de que Vuestra Magestad fué consultado 
por los procuradores, ser en perjuicio desta Cibdad 
«islar en el coto del dicho Marqués, e para que 
constase del dicho perxuycio, túvose orden como 
esta Cibdad lo pydiese en esta Real Abdyencia, e 
pende la cabsa con el dicho Marqués en ella, e está 
en el término provatorio; e a lo que nosotros alcan- 
zamos por vista de oxos, e relación que tenemos de 
muchas personal, es notorio e muy grande yncon- 
venienteel dicho pueblo ser del dicho Marqués, con- 
forme a la dicha merced, asi por aber otra xuris- 
decion tan cerca a esta como dezimos, como por 
no tener esta Cibdad otros montes más cercanos 
que los del dicho pueblo, ni otros pastos; e el dicho 
Marqués pretende ser tan suyos los montes como la 
xurisdicion, si la toviese, como se a visto por pe- 
tyciones suyas e pleitos que trata en esta Real Ab- 
dyencia conVillarruel, aunque podrá ser en el even- 
to de la lid que otra cosa se determine, porque tene- 
mos por cosa muy desconveniente que aya tal 
rrestrycion e coto de los montes e pastos destas 
tierras nuevas, e que aya dyvision de cosas tan 
públicas. 

E asi nos pareze no convenir el dicho pueblo 
estar en Señor alguno con xurisdicion, en tanta 
contradycion desta Cibdad e estrechamiento suyo. 

TOMO XLI \ 



50 DOCUMENTOS INÉDITOS 

Vuestra Magestad faga lo que a Vuestro Real Ser- 
vicio convenga. 

El pueblo de Tulucaj ques la cabezera del Valle 
de Matalcingo está desta Gibdad seis leguas; es 
tierra de mahizales e de grandes pastos e crias de 
ganados. 

El Pueblo de Coadnoquacaj con los situados en 
el dicho Valle, dista desta Gibdad de diez para ca- 
torce leguas; concurren en él las cualidades ya 
dichas. ^ 

La Provincia de Catasta^ ques á la Mar del Nor- 
te, e Iscalpariy ques la Rinconada, distan de la Gibdad 
de la VeracruZj la dicha Cotasta eldi dicha Rincona- 
da, tres o cuatro leguas; así quen saliendo de la 
dicha Gibdad de la Veracruz^ los que vienen desos 
reynos, luego entran en tierras del dicho Marqués, 
la qual sestiende alguna cantidad; aunque no están 
poblado como lo cercano a esta Gibdad, tiene cali- 
dades, que faziendo el dicho Marqués yngenios de 
azúcar como ya faze uno, tiene fácil la salida al 
Puerto de la dicha Mar del Norte. 

Los pueblos de Guaa^ca e Cuylapa^ con los de- 
mas del dicho Valle, distan desta Gibdad ochenta 
leguas; en el qual dicho pueblo de Guaxoca está 
fundada e poblada la Villa de Anteqixera^ de que se 
va a dar notycia a Vuestra Magestad por un Pro- 
curador della, e lleva ciertos capítulos que convie- 
nen para su perpetuidad, si Vuestra Magestad fue- 
se servido de la sustentar; tenemos relación ques 



DEL ARCHIVO DB INDIAS 51 

muy buena tierra: añade a lo de Coadnaqvutco ^ 
que tiene en sí minas e otras cercanas, e es paso e 
camino para Tecoantepeqae^ ScimiiscOj Chiapa, 
dondestá la Villa Vyciosa e Coatemala e otras mu- 
chas provyncias de la Costa del Sur de la qual dis- 
ta quarenta leguas. 

La Provyncia de Tecoantepeqiie dista desta Cib- 
dad ciento e veinte leguas e de la Mar del Sur 
quatro leguas; e asi el dicho Marqués tiene allí 
puerto/e provyncia rrica de oro, e buenas made- 
ras para facer navios como los face. 

Por razón de los dichos yncombenientes, no vy- 
nimos en quel dicho Marqués tuviese en el entre- 
tanto el dicho pueblo de Cuyoacan conforme á la 
dicha merced, sino en encomienda fasta Vuestra 
Mágestad ser desto consultado; e pop razón de la 
dicha población de Antequera^ fezimos lo mesmo 
en la de Gtuzwaca, e todo lo del dicho Valle, por- 
questuviese suspendido fasta Vuestra Mágestad . ser 
consultado; e lo mesmo se fizo en la de la dicha 
Provyncia de Matalcingo^ por no le dar en tanto 
xuridicion. 

m 

En lo del dicho Valle de Coadnaqiuzcaj Catasta e 
Tecoantepeque^ dimos lugar a que se efetuase la 
dicha merced, por tomar asiento en este articuló 
con el dicho Marqués, reservándolo todo a Vuestra 
Mágestad, como por él pareze, e para el • entretanto 
ver e experimentar como el dicho Marqués sensaya 
en ser señor; e como se llevan en esta tierra xnris- 



52 OOCUMBNTOS INÉDITOS 

diciones diversas, estamos bien advertidos de mirar 
en ello, porque a lo que alcanzamos muy temprano 
es para que las aya; e ay para ello las razones e 
yncombenienles que los del Vuestro Consejo mexor 
alcanzarán, como mas sabios; puesto que Vuestro 
Nombre Real bien lo facemos estar temido e tenido 
acá con toda templanza. E ya como hemos dicho, 
vemos quel dicho Marqués se pone en defender 
que no se toque en los montes del dicho pueblo de 
Coadnaquacaj e no quysióramos quen ello Se pusie- 
ran; faremos xustycia en el caso; e aun lo quiere 
estrechar mas en no dexar sacar al dicho Villarruel 
unas maderas que tenia cortadas para un yngenio 
que faze, dizen quen tierra del dicho Marqués, las 
quales abia cortado antes quel dicho pueblo ge le ad- 
judicase. Lo que mas subcedierequel dicho Marqués 
enove cerca desta materia, lo proveremos con xus- 
tycia y faremos a Vuestra Magestad relación dello: 
e también fué por cabsa de los dichos navios, en 
que dize que a de ser Vuestra Magestad muy servi- 
do. Een esto de los montes e pastos, aguas e cosas 
públicas nos mande Vuestra Magestad embiar cédu- 
la de lo que se debe fazer, e entretanto tendremos la 
mexor orden que ser pueda. 

E lo que nos parece, en que Vuestra Magestad 
puede veryficar la merced fecha al dicho Marqués, 
es en lo del dicho pueblo de Coadnaquaca e Giws- 
tepeque e Yautepeque e a Capistta^ e lo demás del 
dicho valle, y en lo de Cotasta con la Rinconada, 



DEL ARCHIVO DE INDIAS 53 

contenido en la dicha merced, e lo de l'ecoantepeqite . 

E si Vuestra Magestad fuere servido de fazer mas 
merced al cucho Marqués, se le podra dar lo de Ta- 
tuca^ ques en el Valle de Matalcingo contenido en la 
dicha merced; e en esto, a lo que por cierto, público 
e notorio se tiene, ay la copia de los dichos veinte e 
tres mili vasallos e aun mas. E como por las razo- 
nes e cabsas que hemos dicho, no podemos aber 
techo otra mas cierta aver3^guacion, no podemos 
dar otro mas cierto parezer; e esto es en lo que he- 
mos dado xurisdicion al dicho Marqués, como he- 
mos dicho, conforme al dicho asiento, aunque en 
esto entra mas lo del dicho Valle de Matalcingo^ e 
que lo de Cuyoacan e Tacubaya su estancia, queda 
para Vuestra Corona Real por lo que hemos dicho, 
e porque por donde esta Gibdad tiene tierra la cerca 
e ciñe mucho, e lo de Cuylapa e Giiaxaca e de todo 

• el dicho Valle de Gitaxaca por la conservación de 
la dicha Villa, siendo Vuestra Magestad servido que 
se sustente para Vuestra Corona Real, porque la 
dicha Villa no se puede sustentar sin que a los ve- 
cinos della ge les encomienden yndios o se les de 
otra manera de sustentar, como se a de dar en toda 
la tierra. Verdad es que en lo del dicho Valle de 
Giiaxaca es el Titulo de su estado. Vuestra Mages- 
tad mande proveer en ello lo que fuese servido. 

Hemos tenido con el dicho Marqués otra dyfe- 
rencia e dyficultad; e es, que como en esta tierra 
estemos entre ynfieles e gentes agraviadas, así por 



54 DOCUMENTOS INÉDITOS 

las compulsiones espyriluales como temporales, es 
necesaiáo estar siempre advertidos e tener recata- 
miento, para no les dar osadía a que cometan algu- 
na cosa yndebida o alzamiento; porque aunque es 
gente mansa e mal apercibida, entiende toda mal- 
dad, e son tantos, que podría ser darles esto e otras 
cosas ocasión a fazer alguna rebelión . E asi nos 
pareció quel dicho Marqués como Capitán general, 
con acuerdo nuestro, pregonase alarde en esta 
Cibdad, de toda la gente de pié e de caballo quen 
ella reside, para que aquello visto, se proveyese lo 
que conviene, e mandar a cada uno proveer las 
armas de que toviese nescesidad: pregonóse el 
dicho acuerdo con cierta pena pecunial al desobe- 
diente, e algunas personas no cumplieron lo que 
se mandó por el dicho pregón, e algunas otras vy- 
nieron arto contra su voluntad. La cabsa de todo 
ello es la gran enemistad que los que lo fizieron 
tienen con el dicho Marqués, porque como a Vues- 
tra Magostad escrebimos con el dicho Alvarado, 
fallamos en la tierra parcyalidades muy fundadas 
e arraigadas, tanto e mas que las quen esosReynos 
están muy antiguas; e así algunos dellos nos pare- 
ce que antes perderán las íaciendas, quen cosa al- 
guna conoszer quel dicho Marqués tenga sobrellos 
superyoridad por via alguna; porque de todo su es- 
tado e abtoridad les pesa, e como todos son ygua- 
les, cada uno la tiene por propia; e a los questos 
tienen por amigo e prencipal es al Factor Gonzalo 



DBL ARCHIVO DE INDIAS 55 

de Salazar. De la qual materia an nacido muchos 
yncombenientes e desasosiegos, aunque en buenos 
términos los llevamos, porque algunas cabsas he- 
mos determinado que an nacido dellos; como es el 
pleito dentre el Veedor Peralmidez e los herederos 
de Rodrigo de Paz e otros; e lo extraxudicial, con 
la mexor manera que podémoslo desíazemos, por- 
que quanto toca a cumplir nuestros mandamientos, 
e a nuestra abtoridad enigramiento, no fallamos 
entrellos dyíerencia, porquestamos de por medio. 
Asímesmo se ofreció, que con nuestro acuerdo 
el dicho Mar jués, como Capitán, obo dembiar per- 
sona en su lugar a la Provyncia de los Espelzingo^, 
donde los naturales mataron ciertos xpianos, de 
que a Vuestra Magestad por la dicha carta dimos 
notycia: proveymos quel socorro de la gente que 
abia de jt, fuese de las personas que tenian repar- 
tymientos de yndios en la comarca, e de otras per- 
sonas que tienen yndios en esta tierra, que no son 
conquistadores; pues que tienen tierra de Vuestra 
Magestad, vayan a servir en lo que se ofrece. Fizó- 
le la dicha pacyficacion e allanáronse los rebeldes; 
e aunque estubieron fuertes muchos dias en un pe- 
ñol que no les podian entrar, así por ser muy agro 
e fuerte como por la gente ser mucha, escrebimos 
a Vuestra Magestad la ynstruccion que abiamos 
dado al dicho Capitán de lo que abia de fazer, e 
fué que lo fiziese con las menos muertes que ser 
pudiese, e por virtud de la provysion que de Vues- 



56 DOCUMENTOS INÉDITOS 

tra Magestad está publicada, no se fíziese esclavos 
algunos, ques el castigo que fasta entonces se abia 
fecho, de fazer esclavos a los delinquentes; e que 
se obiere ynformacion de sus delitos, con sustan- 
ciar la cabsa lo que mas fuese posible, para que 
vistas sus culpas fueran punidos conforme a ellas, 
e entre tanto tuviesen rrecogidos a los dichos de- 
linquentes en lugares seguros donde no se pudie - 
sen absentar, con alguna señal en una mano quo 
les fiziesen, para que fuesen conocidos e para quo 
fuesen castigados, penándolos en condenaciones 
yn metalla, que fuese en algunas minas en que 
Vuestra Magestad tobiese su quinto, e fasta que 
Vuestra Magestad fuese servido de mandar en ello, 
proveer lo que mas su servycio fuese. Lo qual Vues- 
tra Magestad debe mandar proveer, si quando esta 
llegue no estobiere proveido, porquesto es cosa 
muy importante e camino para castigar culpados, 
e de no dar lugar a tanta servidumbre como la pa- 
sada; e por esta vía se podría ca^^tigar otros delitos 
que los naturales cometen en estas partes, porque 
seria para ellos castigo e rreportarse y a de algún 
provecho. A Vuestra Magestad suplicamos, pues 
tanto importa, nos mande escrebir lo quen ello se 
deba fazer, porque fasta agora no se a fecho cosa 
alguna; e siempre yremos entreteniendo lo que 
fuese posible, fasta ver lo que Vuestra Magestad 
manda que se faga. 

A las dichas personas, que no eran conquistado- 



BEL ARCHIVO DE INDIAS 57 

res, mandó el dicho Marques ñziesen el dicho soco- 
rro, con nuestro acuerdo, e por lo mandar él no se 
fizo con aquella celeridad quen semexantes casos 
se requiere: quísose poner en execucion las penas 
contra unos e otros ynobedientes, e no lo fizo sin 
nos dar parte dello; e vista la calidad de la tierra e 
enemistades del dicho Marqués, e el abtoridad 
questa Real Abdj'encia conviene que tenga, e que 
naílie mande especialmente dondella rresydiere en 
caso alguno, no le permytimos facer la execucion 
de las dichas penas; e syntiéndose dello muy agra- 
viado, le dyximos que lo pydiese por escrito para 
que por la misma orden ge le respondiese, e ól su- 
piese lo que abia de querellar o pedir. Esta mesma 
orden tenemos en todo lo que nos propone e para 
con otros, e no nos desabrimos porque nos pidan 
testymonios, antes holgamos dello; e así creemos 
quen Vuestro Consejo Real se presentarán algunos, 
así por parte del dicho Marqués como de otros sirá 
con todos los que les mandamos dar, eya algunos 
no quieren negociar sino de palabra, e no les da- 
mos lugar a ello porque Vuestra Magestad sea yn- 
Ibrmado de la Verdad- A la dicha petycion le res- 
pondimos quen esta Cibdad, donde el Abdyencia 
rresydia, no abia lugar lo que pydia; que. nos diese 
el memorial de los ynobedientes, que nosotros pro- 
cederíamos contra ellos conforme a xustycia e al 
pr^on que con nuestro acuerdo se abia dado, de 
lo qual se agravió mucho e pidió testymonio : no se 



58 DOCUMENTOS INÉDITOS 

procedió mas en ello, puesto que no eran muchos. 
Vuestra Magestad nos mandó escrebir lo quen se- 
mexante caso debemos fazer: porquen lo de fasta 
aqui creemos aber fecho lo debido, con esta em- 
biamos a Vuestra Magestad la dicha petycion. 

El dicho Marqués edyfica aqui una casa de tanta 
suntuosidad e edyficio, que no ay en esos Reynos 
otra de mas; en la qual antes de nuestra venida es- 
taban fechas todas las paredes de cal e canto de 
cinco pies e mas én ancho, e tienen treinta e cinco 
solares en quadra, e cada solar tiene ciento e se- 
tenta pies; e después de su venida e de la nuestra, 
a cubierto un cuarto dellos, de diez e seis que tiene 
e.algo mas, e esto fue en tanto que se servia de al- 
gunos pueblos de los que se abian de poner en co- 
rregimiento: al tiempo que los dichos pueblos se 
pusieron en corregimiento, cesó la furia de la di- 
cha obra, de lo quál el dicho Marqués se agravió 
por no tener donde posar. 

E por ser útil á los yndios, asi porque se ocupen 
e no estén ociosos, como porque ganen de comer, 
en su presencia é del Electo, mandamos llamar los 
prencipales de los pueblos de. Chalco é Otumba e 
TepeapulcOy que fazían en las dichas casas, a los 
quales dimos claramente a entender como eran de 
Vuestra Magestad e nunca mas abian de ser de otro, 
e que al dicho Marqués no tenian oblygacion algu- 
na; mas de que nosotros teníamos por bien que pa- 
gándoles el dicho Marqués su trabaxo e otro cual- 



DBL ARCHIVO DE INDIAS 59 

([uier vezino desta Cibdad, trabaxasen en sus edi- 
ñvcios e casas, porquel pago de aquello seria para 
pagar sus tributos e para mantener sus casas, e 
ellos se ocuparían en buen exercycio. Quedó asi 
asentado que se fiziese, queriéndolo los dichos yn- 
dios e siendo pagados; después de lo qual fuimos 
certyficados por el Corregidor del pueblo del Chai- 
co, que aunque trabaxaban en la dicha obra, no 
gales pagaba cosa alguna e se servia dellos como 
de antes. Tornóse a fablar de lo que cerca dello se 
debía fazer, e los Lycenciados Salmerón y Zeynos 
fueron de mi pareszer, e los Lycenciados Maldona- 
do e Quiroga de otro; e por ser en materia de jti- 
dios se tomó por tercero el Electo desta Cibdad: los 
quales parezeres semblan a Vuestra Magostad con 
€sta: e a los mas páreselo que se mandase a los di- 
chos yndios, que por manera alguna no entendiesen 
en el dicho edyficio, e de todo punto se desarraiga- 
sen sus pensamientos de no servir lal dicho Mar- 
qués, e supiesen quen todo abian de ser esymidos 
de su poder; e no se diese lugar a que persona al- 
guna tuviese entrada por donde les pudiese dezir 
queran suyos o lo abian de ser; porqués esto muy 
osado en estas partes, aprovecharse de falsas rela- 
ciones con los yndios e darles a entender cosas agen as 
de verdad. Desto se agravió mucho el dicho Mar- 
qués, e a su petycion rrespondimos que no abia 
lugar; e dello pydió testimonio, e asi mesmo pydió 
que los dichos pueblos, porquestán en comarca desta 



60 DOCUMENTOS INÉDITOS 

Gibdad, le diesen comida para su casa como solian, 
quera cada dia veinte e cinco o treinta gallinas e 
otras cosas de mantenymiento; quel lo tomaría 
para en quenta de la rresta que abia de aber de los 
dichos pueblos. E ge le dio la misma rrespuesta, por- 
que conforme a lo que Vuestra Magestad marida, 
de mano de vuestro Thesorero a de rreszebir lo que 
cobrase, e no de los yndios, que an de conozer e en- 
tender que no le tienen obh'gacion ni le deben ser- 
vycio alguno; que lo pida a los de que Vuestra Ma- 
gestad les fizo merced. Mándenos Vuestra Magestad 
rresponder lo quen ello es servido que se faga: 
e con esta van las dos petyciones quen esto el 
dicho Marqués dio e lo que ge le respondió. 

Dimos a Vuestra Magestad, por la dicha carta, 
noticia como el dicho Marqués abia querido ocu- 
parse en conquistar ciertas provyncias questán co- 
marcanas a esta tierra, ecomo para les fazer guer- 
ra no le abiamos dado lugar; e ymbiamos a Vuestra 
Magestad nuestros votos en ello. Después acá, el di- 
cho Marqués, a propuesto que se pueble e reduzca al 
servicio de Nuestro Señor e de Vuestra Magestad la 
Provyncia de Xarahsco que confina con la de Me- 
chuacan^ e otras a ella comarcanas, que abrá seis 
años poco mas o menos que fueron por él conquis- 
tadas syendo Gobernador; e como en ellas no quedó 
xpiano alguno estanse en su antigua costumbre, con- 
tinuando sus ydolatrias e sacryficios e abominables 
costumbres; e quando Ñuño de Guzman, por allí pasó 



DBL ARCHIVO DB INDIAS 61 

también, les dio otra mano e se pasó de largo isin de- 
xar persona alguna allí; e agora después de venida 
la cédula oryginal de Vuestra Magestad, fué servido 
de le dar de que tuviese en gobernación lo que obiese 
conquistado, e aun antes que vyniese ymbió perso- 
na quen su nombre poblase la dicha Provyncia, e 
le dio la facultad e ynstruccion que a Vuestra Ma- 
gestad ymbiamos con el dicho Alvarado. Sabido por 
el dicho Marqués e por esta Cibdad como el dicho 
Ñuño de Guzman quería entender por sus Minystros 
en la dicha población, pydieron no se diese a ello 
lugar por ser de esta gobernación, e conquistado 
como hemos dicho mucho antes quel dicho Ñuño 
de Guzman por allí pasase; mandóse dar ynforma- 
cion a las dichas partes para lo averiguar, e con 
esto, ser así como dezimos, propuso el dicho Mar- 
qués que la dicha Provyncia se poblase, pues ya 
abia sydo descubierta e conquistada e con facylidad 
se faria détermj^nacion: de lo qual llamamos, para 
que con nosotros se xuntasen, a el Obispo de Tasca- 
la^ e el Electo desta Cibdad, e el Prior e Guardian de 
los monasterios della, e acordóse cerca dello lo que 
Vuestra Magestad mandará ver por el acuerdo que 
va con esta; en que se resolvió por casi todos, que 
se fuese a facer la dicha reducción e conversión de 
los naturales de la dicha Provyncia; e para las co- 
sas de fuerza que se ofreciese, el dicho Marqués 
nombrase Teniente en su lugar que fueáe con la 
gente e la gobernase como capitán, e se ymbiase 



62 DOCUMENTOS INÉDITOS 

persona que tuviese e exercíese la xurisdicion en 
nombre de Vuestra Magestad, e entendiese corcel 
dicho Capitán en galardonar a los quen ello traba- 
xasen, repartiéndoles la dicha tierra conforme a la 
calidad e servycios de cada uno, fasta que Vuestra 
Magestad otra cosa mandase, e con el dicho Capi- 
tán e persona fuesen rreligiosos de ambas las órde- 
nes, con cuyo parezer e acuerdo se fagan las cosas; 
e en caso de dyscordia en lo del repartimiento, se 
tome uno de los dichos religiosos por tercero. De 
no se dar lugar al dicho Marqués, que su Teniente 
ques Don Luis de Castilla solo entendiese en la gra- 
tificación e rrepartimiento que se a de facer a los 
que fuesen a la dicha población, se agravió mucho 
el dicho Marqués, e a mi propuso de no entender en 
ello fasta consultar a Vuestra Magestad, porque de- 
zia, que conforme a derecho e a leyes de Vuestro» 
Reynos, el Capitán tiene el exercicio en todo, e entera 
facultad de dy vidir los premios a los quen él se fa- 
llan en los trabaxos. Dionos petición cerca dello, e 
sin embargo de lo que nos syniñcó ge le respondió 
loque tenemos dicho, porque la yntencion quen esto 
tenemos, es quen la dicha xornada se faga servycio 
a Nuestro Señor e a Vuestra Magestad, e que, la di- 
cha xornada sea conversión de aquellos naturales 
e no asolación dellos, e por la vía que se orde- 
na no se dará lugar a ello: e conforme a esto ge les 
dará ynsttuccion de lo que deban de fazer, xunta- 
mente con la provysion de que no se fagan esclavos 



DBL ARCHIVO D& INDIAS 63 

ni vayan personas que tengan yndios, porque estos 
residan en esta Cibdad e su comarca para el dicho 
efecto, sino aquellos que se abian de volver a esos 
reynos e por nezesidad yrse por la tierra adentro 
donde no pareciesen. Fecha la ynstruccion seymbia- 
rá a Vuestra Magostad, nos mande con toda brevedad 
responder cerca dello lo que mas su servició sea. La 
persona que se nombrará, para entender con el di- 
cho Don Luis en lo susodicho, será la que convenga, 
e DO persona que le atraygan a facer su propósito; 
lo qual procuraremos que no tenga parte en lo que 
allí se obiese de destribuir, e asi será de las quen 
esta Cibdad e su comarca tienen que comer sin que 
de allí lo aya de sacar, e en lo que dicho Don Luis 
obiese de aber no tendrá el parecer ni facultad 
para tomar para sí lo que quysiere: así mesmo lle- 
vará algunos mochachos, de los que se crian en los 
monasterios que saben la Dotrina Crystiana e algu- 
nos dellos predican lo que conviene, para el prin- 
cipio de Crystiandad; e así por saber la lengua, 
como porque verán su conversación, serán de gran 
efecto 6 fruto. 

Con el dicho Marqués hemos tenido olra dyficul- 
tad, e es cerca dentender que se comprehende, 
baxo de las palabras contenidas en la dicha merced, 
en que Vuestra Magfestad le faze merced de los di- 
chos pueblos e sus tierras, aldeas e términos; e acá 
DO hay tal bocablo, puesto que se synifica por su- 
xecto; e so este color el dicho Marqués a querido 



64 DOCUMBNTOS INÉDITOS 

atrybuir a SÍ más pueblos x que queriamos, e aun 
queríalo facer tan largo, que determinamos de no 
se lo permityr, e mandamos que lo que fuese cieno 
ser tierra ó aldea o subxeto de los pueblos conteni- 
dos en la dicha merced conforme al dicho asiento, 
lo toviese: e si fuese cierto no lo ser o estoviese du- 
doso, no se sirviese dello fasta que se averiguase; 
de lo qual se agravió e se lytiga entre el dicho 
Marqúese un fiscal; e para ello creíamos que se 
fará xusticia: e también desto dionos.su petycion e 
pydió testymonio, el qual ge le dio: e aunque dize 
que por via de atentado se a de reponer lo que 
acordemos, no Ázimos caso dello mas de rremitirlo 
a la dicha cabsa; pues Vuestro Fiscal tiene probada 
su yntencion e lo del dicho Marqués tenémosló todo 
puesto en corregy miento. 

El dicho Marqués nos pidió la artyllería que por 
mandado de Vuestra Magestad los oydores pasados 
rrecogeron, de la qual Ñuño de Guzman llevó al- 
guna, cantidad, dyciendo el dicho Marqués ser suya: 
rrespondimos questá recogida por mandado de Vues- 
tra Magestad, e que sin espreso mandamiento de 
Vuestra Magestad no se abia dentregar a persona 
alguna; que para el efecto quél la pydia de la de- 
fensa, para aquello allí estaba. Con pedir testymo- 
nio de la respuesta calló. 

En el Título de la merced del dicho Marqués, ay 
una cédula de fecho en quen él ay un vocablo que 
dize Tlan. En toda la iierra ay tal nombre de pue- 




DKL ARCHIVO DB INDIAS 66 

blo que se llame Tlan; e el dicho Marqués dize que 
fué yerro de pluma e de quien lo escrebió, porque 
abla de dezir Ella, e que así se fallará en el núme- 
ro de los pueblos quél á Vuestra Magestad dio quan- 
do se le fizo la dicha merced; esto es, uno de los que 
le dimos por via dencomienda. A Vuestra Magestad 
suplicamos mande que se vea en el dicho oryginal, 
porque todo venga declarado e no aya de qué 
dobdar. 

Ase querido poner el dicho Marqués en que en 
su tierra no aya dentrar Vysitador alguno quel 
Procurador embiare, porque dize que aquello abia 
de ser por via de agravio e para con él no se a den- 
tender; e aunque sobrello nos dio petycion bien lar- 
ga, e con mucha ynstancia pedido, no lo dysimula- 
mos, antes ynsistimos en que con efecto la dicha 
vysitacion se fiziese en su tierra, segund e como en 
todo lo demás, por el Vysitador Xuez que fuese e 
con su alguazil, como los embia el Protector, por- 
acto es de Vuestra Soberanía Real, saber e yn- 
quirir como Vuestros vasallos son tratados: e esto 
^tará en este estado fasta que Vuestra Magestad 
otra cosa mande de que sea servido. Estas cosillas 
traen consigo los estados, e algunas vezes palabras 
demasiadas, mayormente en criados sueltos, como 
alguna vez a acaecido en cosas lybianas; e para en 
todo lo de esta materia que subcediere estamos ad- 
vertidos, para lo punir e castigar o para lo consultai* 
con Vuestra Magestad, porquen el pryncipio de la 

TOMO ILI 5 



66 DOCUMENTOS INÉDITOS 

creación deste Señorío, sepa el dicho Marqués e su 
subcesor que tiene superior; e así, abióndonos sey- 
do fecha relación de algunas palabras que un Pro- 
curador de dicho Marqués dixo en perxúicio de un 
Diego de Porras, que va ante Vuestra Magostad por 
Procurador de la Villa de Antequera j c^bimos yn- 
formacion dellas por ver a que sestendia el dicho 
Marqués, e fué a lo que Vuestra Magostad manda- 
rá ver por la dicha ynformacion que con esta va. E 
así tenemos determinado que no ge le pierda pala- 
bra ni aun meneo, por lo que dicho tenemos, quen 
las obras a lo que alcanzamos tenémosle por vasa 
lio de Vuestra Magestad, e todo buen myra miento 
no tiene; e siempre procuramos por todas vias dar 
a entender a estos naturales, como el dicho Mar- 
qués es vasallo de Vuestra Magestad e que nosotros, 
por estar en Vuestro Real Nombre, le podemos 
mandar: e como tenia xunto a esta Cibdad muy 
buenos rrepartymientos, e en esta comarca sea la 
gente della de la mas calidad i entendymiento que 
ay en lo descubierto, como es Tescuco^ Chalco e 
TalmanalcOy Otumba e TepeapulcOy e esta Cibdad e 
otros muchos pueblos, que son los en que el dicho 
Marqués a fecho edyficios; por desarraygar la opy- 
nion, e qije conozcan la verdad, e quel dicho Mar- 
qués no a de ser Señor sino de la tierra que Vues- 
tra Magestad le fiziere merced, ni a de tener mano 
para mandarles cosa alguna; e esta fué la cabsa 
prencipal que nos movió a no le permytir, aunque 



J 



DEL ARCHIVO DE INDIAS 67 

pagase, que los de los dichos pueblos trabaxasen 
en sus edyficios: e aun que hemos tenido presos cria- 
dos suyos, porque fallábamos que dezian a los di- 
chos yndios que mirasen lo que fazian, que ya abia 
embiado a suplicar a Vuestra Magostad le fyziese 
merced dellos, no fallamos que del dicho Marqués 
saliese: esperamos que muy en breve los acabare- 
mos de persuadir a que Vuestra Magestad es Señor 
de todo, aunque muchos lo alcanzan; puesto ques 
gente que si una cosa se les encaxa ay mucho que 
fazer para les sacar della: esta afycion a nacido de 
aberlos ganado e conquistado el dicho Marqués, e 
porquen la verdad, los trataba mexor que otros; la 
cabsa debia ser su concyencia, puesto que no los 
dexaba dormir e tener mucha parte de la tierra e 
lo mexor della; de que se fará mas larga relación a 
Vuestra Magestad quando se dé quenta de lo quel 
dicho Marqués a de aber de lo que restase de los 
pueblos que tenia al tiempo de Fa partida a esos 
Reynos que se pusieron en corregymientos. Publi- 
ca que quiere yr a besar Vuestros Reales pies e a 
suplicar a Vuestra Magestad, por caridad o merced, 
de algunas cosas que no fazemos como él quería, que 
son algunas de las que hemos dicho: no le dexare- 
mos de dar licenqia, niños pesará con su partida; 
e si también no fuere, siempre le faremos el trata- 
miento que su persona e estado merecen, aunque 
ay artos en la tierra que desean ver lo contrario. 
De poco en poco desarraygaremos estas voluntades, 



68 DOCUMENTOS INÉDITOS 

porque con no se continuar con obras e no tener 
novedad dellas, se caerán las palabras e se rrefor- 
marán los ánimos; y ales de dar ocasión a ello ver- 
nos estar de por medio, e ponernos a cada uno en 
su lugar, aunque algunos, como acostumbrados de 
lo pasado, todo ge les faze poco. 

Mandó Vuestra Magestad que Vuestra Real Ab- 
dyencia residiese en las casas quera n del dicho 
Marqués, e xuntos posásemos en ellas; e quel dicho 
Marqués las vendiese a Vuestra Magestad, e el pre- 
cio fuese lo que personas nombradas, una por el di- 
cho Marqués e otra por los ofyciales e nosotros, de- 
terminasen: fizóse ansi e nombráronse dos perso- 
nas, las de mejores calidades que fallamos. Las di- 
chas casas tienen veinte e cinco solares en quadra 
e cada solar tiene ciento e setenta pies, e tenian al 
presente, cuando venimos, tres aposentos acabados, 
en que posaban el Presidente e Oydores pasados; 
distan todos de lo^ dichos aposentos de la Sala del 
Abdyencia, e del otro questá dyvidido en dos, un 
tiro de ballesta, e andanse por azoteas. Por lo baxo 
de la calle tenía el dicho Marqués, en los tres lien- 
zos de la dicha casa, treinta e cinco tiendas, que se 
alquilan a mercaderes e ofyciales: tienen su alto e 
baxo e sus corrales: e nosotros nos fuimos de las 
azoteas de todo ello: para pasar de una parte a otra, 
en medio de los dichos aposentos e casas,. ay mu- 
chos corrales e dispusicion para huerta: están por 
fazer tiendas o caxas en el otro lienzo, e esto fe- 



i . 



\ 



DEL ARCHIVO DE INDIAS 69 

cho, toda la dicha casa queda al rrededor cercada 
de vezinos; tiene un suntuoso corredor sobre la pla- 
za e en el centro una gran sala en que se faze Ab- 
dyencia, e apartamiento donde se dice misa. Visto 
lo que Vuestra Magestad mandaba, mandamos a las 
dichas personas que fyciesen dos tasaciones, la una 
délas dichas casas de aposento e Abdyencia e todo 
lo alto, e otra de las dichas tiendas; para que con- 
sultado a Vuestra Magestad, si dello fuese servido, 
se supiese el precio porque se abian de tomar lo 
uno e otro; e porque para la dicha. Abdyencia e 
nosotros bastaba lo alto, tomamos asiento con el 
dicho Marqués que se aprovechase de las dichas 
tiendas, conforme a la merced que Vuestra Magestad 
le fyzo de las dichas casas, quel Presidente e Oy- 
dores pasados le abian tomado e mandado acudir 
con la renta a vuestros ofyciales, e si dyferiese la 
paga del precio porque fuesen tasadas, para que 
Vuestra Magestad consultada, proveyese lo que su 
Real voluntad fuese'. Informándose las dichas per- 
sonas de albañiles, e por otras vias conxuramento 
que primero fyzieron, declararon valer las dichas 
casas de Abdyencia e nuestros aposentos con los 
corrales consyguientes a ellos, veinte mil e tantos 
pesos de oro de lo que corre, e las dichas tiendas 
por si, veinte e ocho mili e tantos pesos del dicho 
oro, las quales tren tan tres mili e quynientos pesos 
poco mas ó menos del dicho oro, puesto que de 
aqui adelante valdrán menos; e tasaron el dicho 



70 DOCUMENTOS INÉDITOS 

lienzo questá por fazer de tiendas en mas de mili e 
quatrocientos pesos del dicho oro. Fecha la dicha 
tasación, a muchos dias quel dicho Marqués nos 
pide que ge le faga la paga de lo alto de las dichas 
casas, porque se quiere ocupar a dar orden de yr 
al descubrimiento de la Mar del Sur^ de que dice 
que Vuestra Magestad ha de ser muy servido; e 
tiene comenzado algunos navios como hemos dicho. 
Tuvimos la dicha tasación por cosa de burla, e ym- 
biamos a llamar los ofyciales e comunicamos lo 
que se debia fazer; e visto lo que Vuestra Magestad 
por su Real cédula manda que se pague al dicho 
Marqués, e la necesidad que dice que tiene para la 
xornada del dicho descubry miento, nos pareció 
quen lo de las dichas tiendas estaba bien proveído 
lo que abiamos asentado con el dicho Marqués. 
Vuestra Magestad provea lo que a Vuestro Real 
servicio convenga en lo de los altos de las dicha» 
casas e lienzo questá de azera de tiendas, quera ex- 
cesivo el dicho precio, que se socorriese el dicha 
Marqués con nueve mili pesos del dicho oro, que 
son seis mili de minas, e no ge le permytiese fazer 
las dichas tiendas; porque siendo Vuestra Magestad 
servido de tomar lo alto de la dicha casa, conven- 
drá e será necesario el dicho sytio, para fazer casa 
de moneda e de fundycion, e cárcel, e atarazanas 
para recoger tributos de mahiz e mantas, e cal e 
otras cosas, porque no hay dispusicion en las casa» 
de los ofyciales; e si consultado Vuestra Magestad 



DEL ARCHIVO DE INDIAS 71 

«lesto, no fuere servido que las dichas casas se toma- 
seD, o de que no ge dó el dicho socorro, luego el 
dicho Marqués restituya los dichos nueve mili pe- 
sos; e para la paga e cumplymiento dello ypotecase 
las dichas casas e tiendas. El dicho Marqués quy- 
siera que se le dieran otros seis mili pesos de minas, 
que fueran diezme ocho mili del dicho oro, e.ynsis- 
tió muchos dias en ello, e no vynimos en fazer no- 
vedad de lo primero acordado; e en fin, acetó el di- 
cho socorro como se acordó, e se fizo la dicha obly- 



gacion . 



A nosotros nos pareze que las dichas casas con el 
dicho lienzo que no está edyficado, es convyniente 
precio de venta los dicho nueve mils pesos, que son 
seis mili de mina, e esto puede Vuestra Magestad 
mandar que se le dé siendo dello servido; e estamos 
bien ynformados de ser así, porque los dichos tasa- 
dores llevaron un camino en la dicha tasa, que ta- 
saron las dichas casas faziendo tasación particular 
en cada casa por tapias e vigas e pilares; e desta 
manera vino a ser tanto el dicho precio: lo qual 
visto, mandamos al dicho albañil, con cuyo 
acuerdo se fizo la dicha tasa, que tasase por la mis- 
ma orden una casa que Diego Dordaz, Gk)bernador 
del Rio Marañon^ vendió al Dean desta Iglesia, e fa- 
lló por la dicha tassa que las dichas casas valían 
cinco mili pesos del dicho oro, poco mas o menos; 
las guales el dicho compró por mili del dicho oro 
poco mas o menos. Estos dicen que una cosa es ven- 



72 DOCUMENTOS INÉDITOS 

ta, otra tasación como Vuestra Magostad mandó fa- 
zer; a lo qual no nos falta que responder. 

Si Vuestra Magostad no fuera servido de facer 
merced al dicho Marqués de las dichas casas e dar 
la orden que se dio por la dicha cédula, e aun dar 
los dichos nueve mili pesos, no 1(/ fyciéramos sino 
por las dichas cabsas, antes que Vuestra Magostad 
fuese consultado, por parecemos mucho dinero: e 
las dichas casas no tenian mas de tres aposentos 
quando venimos, e ya estos dias pasados, antes 
que la dicha tasación se publicase, hemos fecho un 
cuarto bonico; e sino fuésemos tan grandes defen- 
sores de yndios e usásemos dellos como los que an 
gobernado, ya pudiéramos aber fecho dos aposen- 
tos. E porque esta Gibdad de MeañcOj como no tiene 
oro en sus comarcas ni las sementeras que a me- 
nester, porque las tierras están ocupadas por espa- 
ñoles, acordamos, pue3 no lo tenian, que no no lo 
diesen, e syrviesen en las obras de Vuestra Mages- 
tad e públicas que se fyziesen; e ansi an fecho lo 
qué dezimos, e fazen ya el Monesterio de las muge- 
i*es que Vuestra Magostad mandó, e an de fazer un 
espital questá acordado que se faga, e otras cosas 
públicas. E los que an gobernado anlos ocupado en 
propias, e nunca an acabado de pagar tributo que se 
les pechó, e en esto deedyficios públicos sirven mu- 
cho mas, e es gente de comedymiento, que de su 
voluntad an dado este año ciertas xoyas que an re- 
cibido los ofyciales. E conviene questa Gibdad esté 



OBL ARCHIVO DE INDIAS 73 

contenta e relevada, porque Blecta cabezera, toman 
todos exemplo e orden de servir e obedecer; e 
como discurren por todos estos Reynos, publican 
las mercedes que Vuestra Magestad les faze, é te- 
nemos esta por buena consyderacion. E desta ma- 
nera queda al dicho Marqués donde pueda muy bien 
posar, en los dos aposentos questán distantes de la 
dicha Abdyencia, con^o dicho es. • 

Algunas vezes nos a parezido, que para la dicha. 
Abdyencia convernia tomar las casas nuevas del 
dicho Marqués, asi por ser de la calidad que a 
Vuestra Magestad hemos dicho, que son las mas 
soberbias que ay en esos Reynos e fuertes, e por- 
quel dicho Marqués las tiene en mucho, ques en tan- 
to como estotras; e pensar de acabar una cosa tan 
grande con yndios libres, no tenemos ánimo para 
ello, aunque el dicho Marqués tiene en poco acabar- 
las, e pubUca que sí no le fuéramos a la mano en 
lo de los yndios de los dichos pueblos, quen breve 
lo fyciera: e aun asi no está sin pensamiento de 
acabarlas, porque siempre trae alguna gente de sus 
yndios en ellas. Tienen en poco estas gentes españo- 
las facer edyficios suntuosos con yndios, e ansi los 
fycieron al Presidente e Oydores pasados, que fy- 
cieron edyficios quen esos Reynos se ternian en 
mucho, e los desta Cibdad son hartó suntuosos, e 
en esos Reynos no sabemos Cibdad que tantas bue- 
nas casas tenga : e todas son por una traza que es 
muy poco lo que no es asi. Nosotros no tenemos en 



74 DOCUMENTOS INÉDITOS 

esto tanto ánimo como los que an gobernado, para 
lazer tanta suntuosidad con trabaxo destos natura- 
les, aunque siempre se fazen edificios, e para las 
cosas públicas más largos estamos que para las pri- 
vadas destos cibdadanos; e ansi siempre favorezemos 
la obra de Santo Dominga como a Vuestra Mages- 
tad escribimos con el dicho Al varado, e el trabaxo 
que los dichos yndios en ella pasan, nos faze senty- 
miento, e a los frayles no les parece escesivo, e aun 
lo fundan por la Sagrada Escritura; e aunque mas 
fundaran, si Vuestra Magostad no lo mandara no se 
comenzará ella en nuestros dias con la suntuosidad 
que tiene, mas está muy gran parte della fecho; e 
si en la dicha obra no ay alguna falsedad de mez-. 
cía viene muy bien su suntuosidad con la fama que 
destas partes se tiene en esos Reynos, e por otra 
parte pareze ques bien que aya un edyficio tan 
suntuoso para el Culto Divino, donde hay tantos 
para los profanos. 

Estamos muy concertados con el Prior e frayles 
del dicho Monesterio, aunque algunos sinsabores 
nos facen, con delinquentes que rrezetan no se pue- 
de menos fazer. Con el dicho Alvarado supUcamos 
a Vuestra ' Magostad se nos embiase una cédula 
para que no se detuviesen delinquentes en las Igle- 
sias mas de tercero dia: suplicamos a Vuestra Ma- 
gostad se nos embie, e pues recibimos molestia con 
este socorro que los delinquentes tienen, decreer 
es que también lo rescebiremos con xurisdicion 



DEL ARCHIVO OB INDIAS 75 

extraña cercana a esta Gibdad, como hemos dicho; 
puesto que nosotros procuraremos con toda ynstan- 
cia, en Vuestro Real Nombre, de asegurarlo e falla - 
narlo todo, aunque en este artículo algunas vezes 
se exceden las leyes: e así lo mandará Vuestra Ma- 
gestad favorezer, pues así conviene a la execucion 
de Vuestra Xustycia, e no se pretende en ello sino 
rectitud e lo demás a puntillos que son de poca ca- 
lidad. 

Los frayles del dicho Monesterio e Orden de San- 
to Domingo, esperan de cada dia, e aun en todo es- 
te mes, un fray le que viene por Provyncial de la 
dicha Orden en estas partes, para losvysitar como 
ynferiores e subditos al Provyncial de las Islas, de 
manera que por aquel se gobierne lo de aquí, e a 
las dichas Islas vayan las vysitaciones desto e se 
ocurra por los remedios de lo que convyniere 
proveerse en la dicha Orden; e estamos muy es- 
pantados con qué relación obtuvieron los frayles 
de* las dichas Islas la dicha superyoridad, porque 
ni los distritos lo sufren, ni los estados e grandezas 
desta tierra da lugar a ello, ni tiénese por cosa mas 
fácil, debiendo escrebir a Santo Domingo de la Isla 
Española embiar la carta a Sevilla para que sem- 
bie a la dicha Gibdad que no de aquí. Ay mas po- 
blación en esta Gibdad e mas ynfieles que convertir 
quen todas las Islas e Tierra-Firme fasta lo de Ni- 
caraguay e es una meaxa lo desta Gibdad en com- 
paración de todo lo demás que sola el Abdyencia 



76 DOCUMENTOS INÉDITOS 

gobierna, sin las gobernaciones que por tierra van 
a ella, ques cosa ynnumerable lo questa a de fazer 
e quanto ay que convertir, aunque no sea para mas 
de poner cruzes en los pueblos, quanto mas, de- 
. biéndose entender en ynstrucion de fee; tiene mas 
edyñcios 'este Monasterio, que dezimos quesfá en 
esta Gibdad, que la casa de Vuestra Magestad en la 
dicha Gibdad de Santo Domingo ^ e la del Almirante, 
e el Monesterio que allí tienen los Dominicos, e el 
de San Francisco e lo que tienen fecho en Puerto 
Ricoi finalmente es, fazer de lo que a de ser cabeza, 
pies. Vea Vuestra Magestad como conviene lo que 
dizen questá provej^endo por Su Santidad. 

Estamos determinados, quando el dicho Provyn- 
cial venga, ynformarle de todo esto que por vista 
de oxos e rrelacion conozerá, e rrogarle hemos so- 
bresea del cumpymiento dello, fasta» que Su Santi- 
dad sea consultado por la dicha Orden; e si en ello 
no vyniere el dicho Prior e frayles por no ser cosa 
conveniente al bien destas partes e a la salvación 
e ynstrucion de las ánimas de los naturales, e quie- 
ren apelar, si su apelación fuere xusta e no le fuere 
otorgada e nos pydieren xustycia, administrárse- 
les a. 

Sabido por el dicho Prior e frayles la dicha nue- 
va, fizieron su capítulo llamando para él los frayles 
de quatro Monesterios que ay ¡por la tierra, e eli- 
gieron para qué fuese a esos Reynos e a RoYna so- 
bre la dicha razón ^ a Fray Domingo de Betangos, 



DEL ARCHIVO OB INDIAS 77 

persona de gran vida e exemplo, tenido en estas 
partes en gran veneración, muy amigo e conforme 
con frayles Franciscos e uno de los que mexor al- 
canzan las cosas destas partes e naturales delias; el 
qual se detendrá en la Corte de Vuestra Magestad 
a platicar en ella con los de Vuestro Consejo. Cree- 
mos no se abrá allá visto persona destas partes a 
quien tanto crédito se deba dar, e tenemos por 
muy cierto que no terna otro motivo sino solo el 
servycio en Dios e acrecentamiento de su Fee e 
Vuestra PrehemjTiencia Real. A Vuestra Magestad 
suplicamos le mande oyr muchas vezes e del se to- 
me fabla del estado de lo de acá; e porquel dicho 
Fray Domingo es la persona que a Vuestra Mages- 
tad dezimos, quen no residir en estas partes es dag- 
ño e perxuycio de los naturales delias, suplicamos 
• a Vuestra AJÍagestad mande proveer cómo el dicho 
Fray Domingo no salga desos Reynos, e mande 
Vuestra Magestad proveer para con Su Santidad lo 
que al caso e negocio que lleva a cargo convenga. 
Pydionos quescrebiésemos al Papa en rrecomenda- 
zion de sus negocios, para que dé facultad e bula, 
que aunque los Prelados de las órdenes contradi- 
gan, queriendo los subditos, e siendo de aprovada 
vida, puedan venir a estas partes: escrebimos la 
dicha carta e embiámosla a Vuestra Magestad con 
esta, para que la mande rasgar o embiar, lo en que 
mas servido sea. 

Dexamos de fablar al presente en lo que Vuestra 



78 DOCUMENTOS INÉDITOS 

Magestad a de ser ynformado quando ha de mandar 
disponer del estado en que an de quedar estas par- 
tes, fasta que tengamos recogidas las dyscriciones 
de las provyncias, quemos embiado a fazer, que con 
la mas brevedad que ser pueda lo faremos en tra- 
iéndolas, que de allí pende lo que a de ser destas 
partes que agora, cori quanta vygilancia tenemos 
e escrúpulos, se usa dellas como de cuchara de pan: 
e entre tanto, para el descargo de Vuestra Real 
concyencia, conviene que aya gran dyligencia en 
embiar frayles de aprobada vida en todo el número 
que se fallasen, e dos mili no bastan para lo qué 
conyiene. Vea Vuestra Magestad como debestar 
proveydo, pues no ay ciento de entramas órdenes, 
e de poco fruto es, aunque estos discurran por la 
tierra, porque la ynstrucion de la Fe mas requiere 
que pasar de paso, en hombres que nunca la oye- 
ron, que frecuencia e comunycacion quieren, e aun 
con esto serán cristianos los que Dios fuere servi- 

• 

do, por el hábito que tienen en sus grandes vycios, 
mayormente los ombres mayores e viexos; aun 
quen esta opynion somos singulares, porque amen 
de los dichos frailes que acá están, diszen los espa- 
ñoles que la nuestra es la verdad en este articulo, 
e si en todo acertásemos como en esto, tendríamos 
por cierto que acertábamos en servir a Vuestra 
Magestad, porquel fruto desto seria lo que Vuestra 
Magestad desea, ques ver xpiandad plantada por 
Vuestra mano e ensalzado el nombre de Dios donde 



OBL ARGHIYO DE INDIAS 79 

tantos tiempos a questá bituperado; e aun oy día 
se faze, por aber pocos mynistros deste exercycio 
espyritual, e aunque nosotros tenemos el deseo que 
Vuestra Magestad ve, no podemos mas, porque la 
cantidad e calidad de los negocios temporales no 
nos da lugar, e lo que alcancemos a saber, en 
quanto podemos lo remediamos; e bien querríamos 
tener mas posybilidad de tiempo e espyritu para lo 
fazer: verdad es queste intento, a lo que alcanzamos, 
no se puede efectuar sin que los naturales piensen 
e tengan por cierto que Vuestro brazo Real está 
fuerte para castigar al malo, e esto es lo que nos 
faze titubear como se a de ymprimir la Fe e fazer 
a estos naturales buenos tratamientos; e fiarlos de 
administración despañoles para que los sustenten 
bien, es menester espyritu santo para que lo orde- 
ne i encamine. Quando a Vuestra Magestad ynfor- 
másemos de lo que hemos dicho, daremos a Vuestra 
Magestad mas larga cuenta. 

En prosecución de nuestra yntencion, ques la que 
hemos dicho, nos hemos puesto en fazer ensayos de 
repúblicas e policías para ver si acertamos en algu- 
na, para perpetuidad desta tierra, que fuese sin en- 
comendar yndios, aunque por todos, ecebto los 
frayles, se tiene 'por dyficultoso salir con ellos." 

Por la carta que con el dicho Alvarado escrebi- 
mos, dimos a Vuestra Magestad notycia, como 
abiamos embiado a buscar en la comarca desta 
Gibdad lugar e sytio conveniente para edyflcar e 



80 DOCUMENTOS INÉDITOS 

asentar un pueblo, donde obiese tierras sinperxuycio 
de yndios, agua e monte e materiales para edyfi- 
car, e como fallamos uno entre las Cibdades de 
Táscala e Chulula, e embiamos a un Hernando de 
Saavedra, ombre de buen entendymiento e espe- 
ryencia, por Corregidor de la dicha Cibdad de Tas- 
cala; e porque tenia yndios, no le dimos salario 
mas del manteny miento: embiamos aquel, por no se 
fallar persona con las calidades que se rrequerian 
para el efecto de la dicha población, el qual trazó 
el dicho lugar, e fizo e edyficó el dicho pueblo con 
sus casas públicas, e Iglesia e cinquenta casas de 
vezinos españoles, todo lo mas de madera, e algo 
delfo de adobes, por no dar trabaxo a los yndios a 
las fazer de piedra; e fasta ser Vuestra Magestad 
consultado íyzieron los dichos edyficios los de las 
dichas dos Cibdades, que son mucha cantidad de 
gente: ayudaron a algunas casas algunos yndios 
questán encomendados a españoles, todo por su vo- 
luntad, dyciéndoles los guardianes de los Moneste- 
rios questán en las dichas Cibdades, el efecto para 
quera, de lo qual holgaban por la comunycacion 
que allí abian de tener con los vezinos. E después 
acá a subcedido; quel dicho pueblo está poblado de 
ombres que andaban perdidos e deseaban tener un 
rincón donde se recoger, e tierra para labrar e 
criar, algunos de los quales tienen sus ganados e 
sus bueyes de arada; e acordamos lo que a Vuestra 
Magestad escrebimos con el dicho Albarado, que de 



PUNTOS 

K QÜI TAKBlií SE ADKITEU SDSCRICIOSES A ESTA PUBÜGACIOH. 



MADRID. 

Librerías de los Sres. BaylU-BayUiere, plaza del Principe 
Alfonso; i«V, Carrera de San Jerónimo; Lopej, calle del Car- 
men; Cuesta, calle de Carretas; Hijos de Esci:ibano, calle del 
Príncipe, núm. 23; MuriHo, calle de Alcalá, núm. 7; Sanchej^ 
calle de Carretas, núm. 21. 

PROVINCIAS. 



Alicante: D. J. Marcili Oliver. 
Almería: Mariano Robles. 
Barcelona: Eudaldo Puig. 
Burdos: Santiago R. Alonso. 
Bilbao: Sr. Delmas, h.° mayor. 
CJJi^: D. Francisco Barquin. 
Cor Joba: M. García Lovera. 
Tenerife: Salvador Múgica. 
Cartagena: B. Moreno García. 
Coruna: Josc Lago. 
Ferrol: Nicasio Taxonera. 
Granada: P . Ven t u ra -Sa batel . 
Gerona: Aniceto Palahí. 
Guada la jara: R. Bartolomé. 
Jaén: Sres. Rubio / C* 
Jere^ de la F.'^i D. Jos¿ Bueno. 
León: Francisco Miñón. 
Lérida: Sres. Sol é hijo. 
Lorca: D. J Cabrera Cano. 
Logroño: P. Brieva. 

ULTRAMAR. 

:\úz di Cuíti: Marcos Pujol, Cárde- 
TJ^. num. 6. 

Puerto-Rico: Sres. Muñoz y 
Rivera. 

Manila: D. Bonifacio Caba- 
nas, Magallanes, 27. 



Málaga: D. Francisco Moya. 
Múrcta: Rafael Almazan. 
Oviedo: Juan Martínez. 
Orense: R. Ramón Pérez. 
Mallorca: F. Puigrredon. 
Falencia: J. Alonso Rodríguez 
Pamplona: Rebino Bescansa. 
Pontevedra: V. Piqué. 
Ronda: J. More ti é hijos. 
Salamanca: Vicente Oliva. 
San Sebastian: P. Tora. 
Santander: M. M. Ramón. 
Santiago: B. Escribano. 
Sevilla: Sres. Hijos de Fe. 
Tarragona: D. J. Bta. Roura. 
Toledo: Alejandro Villatoro. 
Valencia: Pascual Águila r. 
Valhdolid: Juan Nuevo. 
Vitoria: Berna rdino Robles. 
Zarago:^a: José Méndez. 

AMKRICA. 

Buenos- Aires: 

Montevideo : 

San José de Costa- Rica: Don 

Luis Bengoechea. 
Venezuela (Caracas): 



EXTRANJERO. 



Londres: Mrs. August Siegle 
Engüsh ct Foreing Bookse- 
lier lio Leadeanhall Street 
E. C. 

París: Mr. Brachet, 8, Rué de 
Ja Abbayc. 



París: Mr. £. Dennc Schmitz, 
Librería española, i5, Rué 
Monsigni. 

Berlín: Mrs. As che r y C* 

Bruselas: Mr. Mayóles. 

Lisboa: Sr. Silvj Júnior. 



£sta GolPCCLon de documento? inéditos, ha sido declarada de 
utilidad pública é. interés patrio por Real orden de 4 de Diciembre 
de i862. Su adquisición ha sido además vivamente encarecida á 
todas las Corporaciones provinciab^s y municipales, por otra Real 
orden fecha i 7 de Juiio de 18G3. 

BASES DE LA SüSGRIGIOH 

PAGO ANTICIPADO. 

Dicha Colección so pnblica por órdon de números ó cuadernos 
de noventa y seis páginas cada uno. en igual forma que el pre« 
senté. Cada seis cuadernos componen un tomo con su respectivo 
índice. Cada dos tomos constituyen la anualidad periódica de la 
suscricion. 

PENÍNSULA. 



I 



ULTRAMAR. 



Madrid. 



Un a'io. 90 rp. va. 



Proviacias. 



Un afto. 9t> rs. VD. 



Cuba, Puerlo-Rico 
7 Santo Domingo. 



Un alio. ^ ps. f». 
7f» centv-». 

EXTRANJERO. 

Un año. 



Filipinas. 



Austria y Pnisia 

Cerdeña'y Suiza 

R6U{ica. Francia é Iiiglater- 
r» 



37 fre. 
40 



29 



Un año. 6 ps. fs. 
2ó cantTa. 



Un «fio. 



Porluf^a!. . 

Amóricas.. 

Lo9 demús 

traujoro. 



punto? lo! ex- 



29 Tn. 

37 



3í 



RECTAS ACLARATORIAS. 



1 .' No s»erá servida «uscricion alguna, cuyo importe íntegro no 
se encuentre realir^ido previamente. — 2.* J^a suscricion puede 
verificarse en carta certificada por el suí^critor, acompañando 
el importe en libranza ó letra. — 3.* Se admiten para Madrid y 
Provincias, suscriciones por tomos correlativos, al precio de realea 
vellón 50 cada uno. — 4.* En la suscricion cesada ó suspensa por 
el suscritor, satisfará éste, al precio de expendicion. los cuadernos 
anteriormente recibidos por el mismo. — 5.* Los libreros ó comi- 
sionados de Provincias, Extranjero y Ultramar, se entenderán di- 
rectamente con esta Administración, á quien remitirán el importe 
de las suscriciones que realicen, con la deducción de un 10 por 
iOO los primeros, y 20 por 100 los demás. — 6.* No se recibirá 
correspondencia als;una de Bélgica, Francia é Inglaterra que no 
venga franqueada. 

Los números ó cuadernos sueltos se expenden á 10 rs. vn. para 
la Península, y 75 centavos de peco para Extranjero y Ultramar. 

Se admiten suscriciones en la Administración de la citada 
Obra, calle de la Libertad, niiin. 16 duplicado, bajo, y en los 
demás puntos que en su lugar se expresan. 



COLECCIÓN 

DOCUMENTOS INÉDITOS 

RBLATIVU0 

jIL HSGDUtmiEXTi, CKOUSTA Y llt6imACI« 

UfTIGUAS POSESIONES KHPAÍlOLA^ 

DE AMÉRICA Y OGEANÍA 

UbUM K un AKHlVtS OEl lEIH 

Y MUY ESPECIALMENTE DEL UE INDIAS. 

Compttentemente autorizada 

TOUOXU 
CUADERNO II 




MADRID 

IMPRENTA DB UANUBL G. HBRNANOBr 

Libertad, 16 dupliculo, bajo 

1884 



ADVERTENCIA. 



Esta Publicación, además de su valor histórico noto- 
rio^ interesa al Gobierno español para el conocimiento y 
sustento de sus dereclios respectivos; asi como á ios di- 
versos países de América, para la gestión y defensa de loa 
suyos propios; no menos que á los particulares de am- 
bos hemisferios, cuyos antepasados prestaron servicios, 

por los que adquirieron otros derechos, igualmente aten- 
dibles, en legítima recompensa. 



(DEhKCH#»6 HJs^ERVADOS.) 



/ 




DKL ARCHIVO DH INDIAS Hl 

las dichas dos Cibdades, que son de Vuestra Mages- 
tad, se diesen a cada vezino veinte yndíos para su 
aeiricio, losquales tuviesen en sus casas e enten- 
diesen en sus labranzas e granxerias; de donde tene- 
mos por cierto saldrán ynstruidos para que puedan 
en sos tierras e casas exercer la diclia agricultura, 
e tomarla manera política de los españoles. Puesto 
en este estado el dicho pueblo, acordamos quel Ly- 
cenciado Salmerón fuese a poner orden en él, een 
nombre de Vuestra Magestad fazer xustycia e rexi- 
dores e procuradores, e fazer ordenanzas, las que 
conviniesen para la polycía del dicho pueblo, e ani- 
marlos para que permanezcan; dyziéndoles como 
Vuestra Magestad será consultado e suplicado les 
faga merced en lo que diese logar. Ay gente en el 
dicho pueblo que de caballo saldrán treinta om- 
hres, que para el ñn de la seguridad de la tierra 
allende del remedio dellos, tenérnoslo por cosa im- 
portante, e está situado en lugar muy conveniente 
e pasaxero: -echamos por alli el camino para la 
Vera Cruz, e fué ataxo; e fácese un espita! en el 
dicho pueblo e se tiene vygilancia én la provysion 
del, porque importa mucho, por estar entresta Gib- 
dad o la Vera Cruz, de donde salen muchos enfer- 
mos e ternán allí algún descanso. Comunicamos la 
dicha población con los frayles, e encarezen tanto la 
obra, que dizen ser la cosa mas acertada, después 
del ganar de la tierra, segund Vuestra Maf^estad 
mandara ver por el pareszer dado por ellos, el qual 



vS2 DOCUMENTOS INÉDITOS 

va con estotra; e por aber rezebido los yndios de 
los dichos pueblos de Táscala e Chuliila merced 
de Vuestra Magestad, en que ge les quitó el tributo 
de oro que solian dar, conforme a la yustrucion de 
Vuestra Magestad, por no lo tener en su tierra ni 
comarcas, e rezebir en ello gran vexacion, fué 
xusto que se ocupasen en otra cosa quellos fácil- 
mente pudiesen fazer, como es en lo de la dicha 
población; e aun por razón del dicho servycio que 
dan a los dichos españoles, ge les fara alguna graty- 
ficácion en el tributo que an de dar de mahiz, e 
asi se compensará uno con otro. A Vuestra Mages- 
tad suplicamos nos mande escrebirlo quen esto de- 
bemos fazer, e si se debe continuar e llevar ade- 
lante por esta orden; tienen todos los españoles por 
cosa de burla este nuestro trabaxo e quieren tener 
acá españoles sin darles repartymiento de yndios; 
nosotros confiamos en Dios que lo a de conservar, e 
si asi no fuere, servirá de dar a Vuestra Magestad 
notycia de nuestra esperyencia. 

La dicha Gibdad de Chidula fué encomendada 
por muerte dé Rangel, por Presidente e Oydores 
pasados, a Don Diego Pacho e a Diego Hernández . 
de Proaño, Alguazil mayor, e considerada la ynten- 
cion.e fin, con que nosotros conxeturando podimos 
alcanzar, de lo que Vuestra Magestad dispuso , que 
todo se pusiese en corregy miento, pusimos la dicha 
Gibdad; e aunquesto no fuera, si la dicha población 
nueva, que Vuestra Magestad a de ser servido que 



DEL ARCHIVO DE INDIAS 83 

se llame £a Puebla de los Angeles, se abia de fazer 
e se a de yntentar, es convyniente e necesario el 
calor de la dicha Cibdad e gente della, para la di- 
cha sustentación, e questé en Vuestra Real Cabeza. 
Visto por el dicho Alguazil mayor lo proveydo j)or 
su petycion, nos pydió la •mitad de la dicha Cibdad 
que le estaba encomendada, porque los dichos Oy- 
dores se labian encomendado por virtud de una cé- 
dula de recomendación general de Vuestra Mages- 
tad: dióse traslado a un fiscal e fizo presentación 
del capítulo de la ynstruccion, que generalmente 
dispone que todos los dichos repartymientos se re- 
muevan; e considerado lo susodicho, rremytímoslo 
a Vuestra Magestad, para entretanto dar a Vuestra 
Magestad notycia de lo que la dicha Cibdad ympor- 
ta, e como es cosa señalada en este Reyno; e aun- 
que el dicho Alguazil mayor es persona de buenas 
calidades, e Vuestra Magestad le podrá facer merced 
de otra cosa en que tenga de comer, e porque con- 
forme a las dichas palabras no nos pareció que te- 
nia xustycia por ser tan generales, aunque lapre- 
cyacion contenga algunas particularidades, aun en 
caso de dubda si la obiese, era xusto ynterpretarla 
en favor de los yndios, ques el prencipal intento de 
Vuestra Magestad; e no ay dubda estar mexor tra- 
tados con corregidores que no en encomienda, pu- 
diéndolo fazer. 

Por las mesmas cabsas remytimos otro prozeso 
desta calidad, de otros yndios de Pedro de Samano, 



84 DOCUMENTOS INÉDITOS 

e asimismo porque dos de los pueblos/ quel dicho 

• 

Samano tenia la mitad dellos, el uno mandó Vues- 
tra Magestad por su Cédula Real restytuir a Diego 
Dordaz, e el otro pretende el dicho Marqués estar 
en gu merced, ques el que diximos que le falta la 
E e le sobra la n, que didb en su merced Tlan e se 
llama Etlay e ásenos dembiar la averyguacion co- 
mo hemos dicho: e con aber remytido estas dos 
cabsas, en esta materia, an cesado otros questaban 
para pedir, que dezian que los dichos Oydores 
les abian dado yndios por cédulas de recomenda- 
ción general, éntrelos quales uno era hermano del 
Lycenciado Delgadillo e otros; e ciimpliendo lo por 
Vuestra Magestad mandado, se quitaron a algunos 
los yndios en quien estaban bien empleados, por 
ser personas conquistadores e que abian servido. 
Vuestra Magestad lo mande proveer. 

Deseando efectuar nuestro propósito, e dar al- 
guna orden como en este Reyno faya xpian- 
dad, poiycia e repúblicas concertadas, hemos co- 
menzado a fazer otro ensayo, e es, de los mo- 
chachos que se crian en los Monesterios, que a 
seydo la cosa de mas fruto que acá se a fe- 
cho, porque algunos an salido e salen xpianos 
e todos ellos ynstruitos, a poder de sus padres e pa- 
rientes, no se tiene dubda que los mas e casi todos 
serán pervertidos por sus padres e parientes, e a lo 
menos con sus comunycaciones de fácil tornaráij 
a lo en que nacieron, e pornan en olvido lo que 



ÜEL ARCHIVÓ DE INDIAS *85 

aprendieron; e esto sienten los religiosos e nos- 
otros; por gran adversidad e trabaxo: acordóse quel 
Lycenciado Quiroga fuese a buscar un sytio, donde 
obiese tierra sin perxuicio de 3'ndios, e lo demás 
necesario para población,, e a quatro leguas desta 
Cibdad, en término de Cuyoacan, ques del dicho 
Marqués, como hemos dicho, se falló muy "conve- 
niente para ello; e tenemos acordado quen el dicTio 
s}iio se faga una población de casillas de yndios, 
que son gente que se contentan con chozas, e ay co- 
piosos montes de mucha madera; e alli ymbiar a ser 
vezinos a los mochachos que se sacasen de los dichos 
Monesterios, los questu viesen mas en comarca,, e 
para los otros se farán lugares en otros sitios en sus 
comarcas; e estos casarlos a ley e bendycion, e lle- 
varlos luego al dicho pueblo e honrrarlos e favore- 
zerlos mucho, fallándonos en sus velaciones, vj^- 
sitándolos en los pueblos quando en ellos estén, 
especialmente este questá tan cerca; e si nuestro 
cabdal alcanza,» repartirle de lo que tuviésemos para 
en este pryncipio, e a este dicho sytio queremos 
pasar un Monesterio de frayles Franciscos questá 
en el dicho pueblo de Cuyoacan en una casa del 
dicho Marqués, e él huelga que se la déxen e 
ellos de se yr; el qual dicho Monesterio estará allí 
para resistir al enemigo, no ynquiete ni trastorne 
los xuicios, conciencias e entendym lentos destas 
plantas nuevas de la fé: tendremos mucha vygilan- 
cia en punir e castigar a quien los ynquietare e al 



86 OOGUIÍBNTOS iNfiDITOa 

que dellos no íyciese lo que debe. También se tiene 
por todos, ezebto los frayles, por cosa de ayre, pen- 
sar que yüdios an de ser constantes en la feo bue- 
na por Dios e orden, mas de fazer lo que sus pasados 
íycieron: confiamos en la Omnipotencia de Dios 
que los encaminará, e sino servirá de aber fecho lo 
que son\os obligados al servycio de Vuestra Mages- 
tad, que no será de poco efecto, e tomarán dello los 
del Vuestro Gonsexo experyencia de lo que se debia 
fazer de lo uno e de lo otro. A Vuestra Magostad 
suplicamos nos mande escrebir lo que debemos fa- 
cer e proseguir, e con que favorezcamos a estos 
porque se conserven, quentretanto nosotros faremos 
loque en nos fuere; dando Vuestra Magostad xures- 
dicion al dicho Marqués en el dicho Cuyoacan^ que- 
dan... sus vasallos, si Dios fuese servido de lo efec- 
tuar, sino se efectuase o Vuestra Magestad fuese 
servido de fazer otra cosa con el dicho Marqués, e 
ya se an errado para efecto mas de doscientos de 
un mes a esta parte. 

El Obispo de Táscala tiene sus límites e dystritos 
muy desordenamente aplicados, porque los mas 
cercanos de la cabezera del dicho Obispado, es la 
Gibdad de Veracruz e lo que allí está es la Costa 
del NortCy e está de la dicha cabezera cinquenta le- 
guas, e Ctuxsaqualco e Grixalva ciento, e Chiapa 
ciento e sesenta, e los CapiUecas ochenta: vea 
Vuestra Magestad la ymposibilidad del gobierno 
espiritual desto. Convendría que Vuestra Magestad 



DBL ARCHIVO DE INDIAS 87 

mandase quen esta tierra obiese muchos Obispados 
e los dystriios dellos muy xuntos, que con brevedad 
e poca posybilidad de fuerzas corporales se pudie- 
ran ver e vysitar por los perlados, e tuviesen espe- 
cífica e entera notycia de lo quen el tal Obispado , 
se fiziese; e pues el prencipal intento de los tales 
Obispos a de ser interese espyritual e ganar ánimas 
para el Cielo, no se a de tener por prencipal inten- 
to ios frutos e emolumentos que a de aber, confor- 
me a la ynstitucion de la prymitiva Iglesia, de la 
qual esta no dyfiere. Estos tales, por la poca posybi- 
lidad de los dichos frutos, no podrán ser sino frayles 
o personas espyrituales que no tengan otro zelo 
sino el que hemos dicho, tales como el dicho Fray 
Domingo de Betanzos, .un Fray Francisco de Soto 
que acá está, e Fray Martin de Valencia si quysiere, 
6 otros algunos que acá ay que son muy buenas 
personas; e asi convendría que el dicho Obispado 
de Táscala se reduxese a poblaciones e lugares' 
convjmientes en dystrito, como seria adxudicarle a 
Guesuzingo^ Chulula^ Tepeaca e este pueblo nue- 
vo que a Vuestra Magostad dezimos, despañoles, que 
tenemos fecho, e todo esto está en dystancia e compás 
de diQz leguas: e abrá en estos dichos pueblos e sus 
suxetos mas de quynientas mili almas de conver- 
sión, de manera quel dicho Obispo no estará muy 
ocioso si fyciese lo debido. E asi se podrían fazer 
otras dyvisiones, quando Vuestra Magostad fuese 
servido, e en tal caso esta Gibdad con pequeño dys- 



88 DOCUMENTOS INÉDITOS 

trito abia de ser la Metrópoli de todo ello, e el que 
fuese Arzobispo abia de tener amplísimos poderes 
del Papa, aunque no fuese para otra cosa sino 
para determinar debdas grandes en casamien- 
tos que se fazen de yndios, porque como los fechos • 
se an de saber dellos mismos, e tienen muy gran 
escuridad en declararse en lo que les pareze que 
pretenden algún interés, no se puede verdade- 
ramente aplicar el derecho, cuanto más que ocur- 
ren otras muchas e diversas cosas de diversas espe- 
zies; e del dicho Obispado abrá de ser la cabezera 
el dicho pueblo nuevo, por estar en medio e ser 
pueblo despañoles. Vuestra Magostad provea lo que 
fuese servido. 

No fué pequeña provisión- la que Vuestra Magos- 
tad mandó proveer, en que se nos diesen algunas 
cédulas para criar Alguaziles de los naturales desta 
' tierra; después que mas notycias tovimos de las 
cosas, alcanzamos queran muy necesarios para la pu- 
nycion e castigo de los delitos de los naturales, para 
descubrir sus sacryficios e sinificarnos sus borra- 
cheras, ques el principio de todas sus yniquidades, e 
para atraer e convocar a los Monesterios a los mo- 
chachos que aprenden la dotrina xpiana; e fué co- 
sa tan importante, que conviene e fué nescesario, 
que para quen todos los lugares prencipales e ca- 
bezeras donde ay Monesterios e sentiende en este 
exercicio, que serán casi veinte, que se proveyesen 
en cada uno dos Alguaziles, e aun por la grandeza 



DBL ARCHIVO DE INDIAS 89 

de algunos dellos, tres, e estos acordamos con pare- 
cer de los frayles que fuesen de los xpianos nuevos, 
quen los dichos Mouesterios se an criado, aquellos 
de quien los guardianes e priores to viesen notycia que 
fuesen mexores xpianos; e fázese tanto fruto con ellos, 
ques gran loor de Dios, e como es nueva organización, 
aun no tenemos notycia de todo el fruto que se faze a 
los de los pueblos mas prencipales, como esta Gib- 
dad e Táscala^ e otros: dióronseles las cédulas de 
Vuestra Magostad e a los demás dióles esta Ab- 
dyencia título e así está todo preveido. A seydo cosa 
muy reída entre los españoles lo que nos vieron ta- 
zar en esta materia, e creemos questán ya bien 
confusos. En lo de los regymíentos quQ traxímos 
para los dichos naturales, no hemos aun dispuesto, 
por querer ser mas ynformados de lo que dello rre- 
sultara, porque no es gente que al presente puede 
estaren ayuntamiento alguno: quando convenga e 
aya abilídad en alguno dello, se disporná como 
Vuestra Magestad lo manda. 

Otra cosa muy importante e conveniente para la 
destos naturales ay, e es, que los pueblos e asien- 
tos de los dichos naturales, no tienen orden ni ma- 
ñera política; están las poblaciones dispersas e de- 
rramadas, en que sestíenden algunas dellas quatro 
e cinco leguas, e otras no tanto, e con estar así di- 
vididos e apartados e en partes remotas, no ge les 
puede dar orden alguna de polycia, ni se puede te- 
ner con ellos cuenta de lo que fazen en sus retray- 



90 DOCUMENTOS INÉDITOS 

tnientos para odiar a sus sacryficios, ydolatrias e 
borracheras; e aunque algunos vengan a oyr la do- 
trina xpiana los dias de fiesta^ no es de fruto algu- 
no, porquel aparexo de su retraymiento e ascondri- 
xo, le dá ocasión a que tomen a sus rritos e costum- 
bre§; e tienen por cierto que no a de ser visto ni 
entendido, e siempre an estado desta manera, e 
con este aparexo^ e estarán sus fijos e descendien- 
tes porque subzede en todo e en los ydolos e luga- 
res donde sacryfican: e tenga Vuestra Magestad no- 
tycia de una partycularidad, questa sucesión de 
ydolos es en los pequeños, que los principales e se- 
ñores como mas poderosos, luego como heredan, 
fazen otros ydolos nuevos e conservan los de sus 
pasados aparte. 

Tiene la orden susodicha ynconvenientes gran- 
des; el uno es, como las dichas casas están dyvidi- 
das e apartadas, tiene cada yndio su sementeruela 
e yerbas de comer al rrededor della de manera, que 
con facylidad entiende en su labranza: si la dicha 
rreduccion se fyziese, era forzado ocupar las casas 
alguna parte de las heredades los unos de los otros, 
pues que tanto podia dexar el tal yndio al señor de 
la heredad que ocuparía con la nueva casa en de- 
xarle el sytio de la vieja; e entonces de mucho per- 
xuycio, porque se buscarían sytios para la tal po- 
blación en tal lugar, que se ocupasen las menos 
heredades que fuese posible, 

Ix) otro, quera forzado no les ympedir ni estor- 



DBL ARCHIVO DE INDIAS 91 

bar en cosa alguna, ni en dar tributo por el tiempo 
qaentendiesen en la dicha ordenación. 

Lo otro, que no recogerían sus mieses con aque- 
lla facylidad que lo fazen, ni lo labrarían, ni agri- 
cuitarían tan fácilmente, ni lo velarían ni guarda- 
rían de los que pasasen lo fazen, e como 
es gente de muy poco trabaxo e naturalmente 
ociosos espen(l) e gastarían mucha parte 
del año, en lo quen breve tiempo, teniéndolo tan a 
ia mano, fazen. Vuestra Magestad mande ver qual 
dellos prepondera a lo otro, e mande se provea 
acerca dello lo que fuese servido. 

En esta Gibdad ay ocho o diez conquistadores to- 
llidos de bubas, fíxos legitimos e naturales de otros 
cinco o seis, questan por criar, e los dexaron perdi- 
dos sin remedio alguno, porque no quedan con yn- 
dios; acordamos con los ofyciales, que porque 
Vuestra Magestad tiene cantidad de mahiz e trigo, 
ge les diesen, por servycio de Dios e en sacryficio 
de las animas de vuestros progenitores rreales, a 
doscientas hanegas de mahiz e veinte de trígo, e a 
menos a otros, segund la calidad de cada uno, e 
aun no lo an reszebido todos: moviónos la gran ne^ 
zesidad dellos, e mandarnos Vuestra Magestad tener 
rrespeto a los que an servido en estas tierras. Lo 
mesmo fyzimos con un ñxo de Montezuma, que fué 
a besar las manos de Vuestra Magestad a esos Rey- 



(1) Lo8 mismos claros en el original. 



I 



92 DOCUMENTOS INÉDITOS 

nos, e otro pariente suyo; porque como no gobier- 
nan, no son tratados ni mirados como lo fueran en 
tiempo de su Padre, e dicen que mueren de ham- 
bre, no recybieron el dicho benefycio, que tenian 
pensamiento de mas cosas: después de lo acordar, 
fallamos una cédula dé Vuestra Magestad en que 
nos manda los proveamos en lo que obiese lugar; 
al presente no senos ofrezeen qué, estaremos adver- 
dos de lo fazer quando aj^a oportunidad; ellos que- 
rían que algún pueblo desta laguna o por aqui cer- 
ca les proveyese de la comida nescesaria e servycio 
de sus casas: Vuestra Magestad provea lo que fue- 
re servido a estos. Quanto toca a la gobernación 
desta Gibdad e tierra, traómoslos muy afuera, por- 
que tienen a su Padre en el cuerpo e aun sospecha- 
mos que a su ley; e fasta agora no tenemos ynfor- 
macion ni alcanzamos si tienen derecho alguno 
para que dello se faga caso, porque todo lo tenemos 
por tyranía. La muchedumbre de los negocios asi 
de gobernación como de xustycia, no nos a dado 
lugar a inquirir e saber la verdad de los señores 
destos, e como la pr3'ncipal ynformacion se aya de 
aber dellos, tiene arta dyficults^; e xuntamente 
con esto, esperamos de averiguar los derechos e 
tributos que a los que fuesen señores les pertene- 
zen, de sus vasallos, para que si fueren ecesivos se 
les modere; e sijio son señores, para que no se les 
den. La ynformacion que tenemos despañoles e de 
personas que los entienden, es, que son tan bexa- 




OBL ARCHIVO DB INDIAS 93 

dos los pequeños, de los que los mandan e gobier- 
nan, que todos sus trabaxos e faziendas se convier- 
ten en los pryncipales e señores; e aunque mas gra- 
tyficacion e -moderación de tributos se les faga por 
nosotros en nombre de Vuestra Magostad, no go- 
zan los pequeños dello, sino ques mas acrecenta- 
miento de los señores, e tienen mas quespender en 
sus sacryficios e borracheras. Bien creemos que ay 
mucho desto, aunque no debe ser regla general, 
porque ay algunos señores e pryncipales comedidos, 
aunque pocos; e queriendo saber la verdad desto, de 
los pequeños, tiene gran dyficultad, porque les son 
tan subditos e temidos, que ningund género de tor- 
mento, ni rregalo, ni palabra, basta para que contra 
los prj'ncipales e señores digan cosa en su perxuy- 
cio, aunque redunde en favor e benefj'cio dellos: 
nace esto de las grandes tyranias e crueldades que 
con ellos fazen quando salen de su voluntad. Por 
el deseo que Vuestra Magestad tiene de poner esto 
en razón, segund Dios e su Divina Ley, tenemos 
por cierto que a de alumbrar e dar camino por 
donde todo sen tienda, para que se disponga lo que 
fuere su servycio; e tenga Vuestra Magestad por 
cierto que a nosotros no nos falta esta, e la tene- 
mos por pryncipal intento, porque sabemos quanto 
Vuestra Magestad en ello se sirve. 

Conforme a estas dytícultades a subcedido, quen 
la moderación de tributos que fazemos, en que Vues- 
tra Magestad nos manda tengamos yntento e con- 



94 DOCUMENTOS INÉDITOS 

syderacion a lo questos daban en tiempo de Monte- 
zuma, así lo fazemos e ynquirimos; mas tenemos 
por cierto que alcanzamos verdad en ello, por lo 
que hemos dicho en el capítulo antes* deste; e así 
fazemos las dichas moderaciones lo mas lymitado e 
considerado que podemos de las cosas que los yn- 
dios tienen en sus tierras, e teniendo consideración 
a lo que buenamente pueden fazer e cumplir, e en 
todo ello tenemos la yntencion que hemos dicho. 
Algunas provyncias ay que no contribuían a Mon- 
tezuma, algunos por amigos como Tezcuco e Tam- 
ba, sino eran con una pieza, e otros: por enemigos 
que le rresistian, como era Nuesudngo e Tascaiai 
en estos tenemos consyderacion a lo que pueden 
fazer sin vexacion especialmente grave, quen ello 
rreciban. Vuestra Magestad nos mande lo que de- 
bamos fazer, que arta congoja nos dan estas mode- 
raciones, aunque los españoles publican que los 
agraviamos e.no dexan de llorar los tiempos pasa- 
dos, en que su voluntad era la ley de lo que cada 
uno quería fazer en esta materia, como a Vuestra 
Magestad largo escrebimos con el dicho Al varado. 
E así como esto ponemos en rrazon e orden, e no 
damos nada e quitárnosle por mandado de Vues- 
tra Magestad lo que tenian, tenemos por cierto que 
nuestra conversación no les es apacible, e holgaran 
qu esto viéramos por venir; porque aunque tienen 
notj^cia e certidumbre de muchas cosas mal fechas 
por Gobernadores pasados, enderezadas a sus ynte- 



OBL ARCHIVO DE INDIAS 95 

reses particulares, siempre les cabia parte del des- 
concierto e desorden; e abia lugar de se aprovechar 
cada uno; e así les pareze el tiempo pasado mexor: 
e todo esto uo nos fará blandear de lo que debe- 
mos fazer en servycio de Nuestro Señor e acrecen - 
miento de su Fée e en cumplimiento de vuestres 
mandamientos rreal'es, de los quales no se traspa- 
sa ni dispensa con algunos dellos, puesto que algu- 
nos tengan nezesidad de que Vuestra Magestad los 
mande lymitar e atender en algunos casos, espe- 
cialmente lo que fabla cerca de los Tamemes, que 
son los yndios que se cargan, porque la pena de los 
trasgresores es escesiva e sería asolarlos la execu- 
cion dellos, e en casos es muy permiso el cargar 
destos, porque lo tienen por trato e manera de vy- 
vir, e los españoles no pueden vyvir sin ellos, así por 
la falta de los cuadrúpedos como por la despureza e 
dyficultad de algunos caminos: el agravio está en' 
la escesiva carga, en la distancia larga del camino, 
en la mala paga del trabaxo, en la larga xornada 
del dia e apresuramiento cOn que los llevan, por- 
que es gente que con darles trabaxo sin descanso e 
reposo desfallezen; quen lo demás desde tres años 
acostumbraron e acostumbran a cargarse de ni- 
ños; porque de otra manera no podrían ellos tener 
contratación, e tiénenlas en mucha cantidad, aun- 
que todo es de poco valor. Con el dicho Alvarado 
lo escrebimos a Vuestra Magestad largo; e el Elec- 
to 6 los Perlados le abrán escripto; a aquello nos 



96 DOCUMENTOS INÉDITOS 

remitimos. Vuestra Magestad lo mande ver con 
brevedad. 

En los dos navios en que vynimos que hemos es- 
crito a Vuestra Magestad , hemos dicho que no fa- 
llamos en esta Gibdad a Ñuño de Guzman, Presi- 
dente que fué en esta Real Abdyencia, porquera 
ydo un año abia a la conquista de los Teuleschichi- 
mecas) e que teníamos por cierto questaba xiínto a 
XaliscOy que serán desta Gibdad cientp e veinte le- 
guas poco mas o menos; e como abia sabido de 
nuestra venida e nos abia escripto, e aunque supo 
que se le abia de tomar resydencia, no proveyó 
mas de decirnos que le guardásemos xustycia co- 
mo creya que sería; e como queriendo proveer de 
persona que quedase en su lugar e embiarle a lla- 
mar para la dicha resydencia, abia presentado el 
traslado de dos cédulas de Vuestra Magestad, las 
•quales, por razones que a Vuestra Magestad escre- 
bimos la mayor parte de nosotros, pareció no se de- 
ber cumplir e no dexaron de fazer tanta novedad, 
que basta para sobreseer lo acordado, e que sesto- 
viese todo así fasta#ver si los oryginales de las di- 
chas cédulas venían: e sobreseyóse también en el 
tomar de su rresydencia e aun defectuar la cobran- 
za de los diez mili pesos que de Vuestra Real Fa- 
zienda tomó para la dicha xornada, lo qual fué asi 
porque lo que tiene no vale la dicha quantia, ma- 
yormente vendido con celeridad, como porque no 
teníamos para con quien fazer los abtos de la dicha 



DBL ARCHIVO DB INDIAS 97 

execucion, prov^maos de secreto de todos sus bie- 
nes, porque no se dysipasen, e agora sentiende en 
eUo. 

Estando así sobreseydo a cabo de quatro o cinco 
meses vynieron los dichos orj^ginales, los quales 
obedezimos e se cumplen al pié de la letra, aunque 
por las razones que a Vuestra Magestad con el dicho 
Alvarado escrybimos, no creemos que tiene de qué 
ser Gobernador, conforme a la dicha cédula; porque 
somos ynformados que todo su trabaxo e ocupación 
a sydo pasar adelante e yr a buscar puerto a la 
Mar del Norte y e quedarse tan de guerra e por pacy- 
ficar lo que dexa atrás como sestaban, puesto que 
por la dystáncia dende se presume questá, que debe 
ser ya mas de trescientas leguas, eno venir persona 
de allá, no podemos escrebir a Vuestra Magestad 
cosa cierta; e no creemos quel venir de allá acá es 
tan fácil, por dexar lo tierra como dezimos que nos 
ynforman que la dexa: de una cosa tenemos aquí 
certyzidad, que los que a él quieren yr, no osan 
fazerlo sino con copia de gente. De lo quen esto 
subcediere, siempre daremos a Vuestra Magestad 
quenta. ' 

Aunque desta tierra no querríamos que faltase 
gente, por lo que hemos dicho, . no por eso damos 
logar a que los ombres dexen de tener libertad, 
ecepto a los que tienen cabsa e oblygacion a rresy- 
dencia; e asi luego mandamos pregonar, porque 
abia muchos que publicaban que querían yr donde el 

TOMO XLI 7 



98 DOCUMENTOS INÉDITOS 

dicho Ñuño de Guzman estaba, que a todos los que 
quysiesen yr la dicha xornada ge les daria lycencia 
con facylidad e sin derechos; e muchos se mueven 
a yr: e mandamos con esto xuntamente a pregonar, 
que los yndios que tuviesen en encomienda, por la 
necesidad e oblygacion que ay de la resydencia de 
sus personas, no fuesen a gobernaciones fuera 
desta, so pena- de perdymiento de los dichos yn- 
dios, los quales se proveerían a personas en corre- 
gymiento que resydiesen en ella; e los que fuera 
desta tierra estaban, dentro de quatro meses mos- 
trasen la licencia que para ello de Vuestra Magos- 
tad tienen, lo quaí es conforme a un capitulo de 
nuestra -ynstruccion, con apercibjTniento que sus 
jTidios se ponian en corregymiento . 

Luego se pregonó contra el dicho Ñuño de Guz-- 
man la rresydencia, é ya ge le an dado los cargos 
de la pesquisa secreta e se a admitido su Procura- 
dor a la rrespuesta dello; e aunque a mas de qua- 
renta dias que se publicó, no le han puesto sino 
diez ó doze demandas. Dicen los quexosos que no le 
quieren pedir por estar absenté, e parezerlqs que no 
ay de qué sean pagados; no sabemos en qué parará: 
a los que pydieren faremos xusticia, e con la mas 
brevedad que podamos despacharemos la secreta, 
por donde Vuestra Magestad será }-nformado en algo 
de cómo gobernó en un año que aquí se falló. 

En Abdyencia se an dado petyciones por algunas 
personas, en que piden que sembie a tomar rresy- 



ÍL 



OBL ARCHIVO OB INDIAS 99 

dencia al dicho Ñuño de Guzman e a sus oficiales a 
la Provyncia de Panuco; synifican grandes quexas: 
como Vuestra Magestad no nos mandó por su yns- 
tnicion quentendiesemos en gllo, sino que de ofy- 
cio nos jTiformásemos lo mas que pudiésemos saber 
de cómo abia gobernado en la dicha Provyncia, e 
de ello fyciésemos rrelacion, rrespóndeseles que al 
presente no á lugar. Vuestra Magestad lo mande pro- 
veer como a su servycio convenga. La dicha yn- 
formacion se obo, entendiendo en la pesquisa secre- 
ta de los que aqui abia fecho; e con esta sembia a 
Vuestra Magestad un treslado de las culpas que 
della contra el dicho Ñuño de Guzman rresultaron. 
E por ellas Vuestra Magestad mandará ver con 
quanta facylidad se sacaban ombres de la dicha 
Provyncia ege traian por ellos animales, e lo demás 
(pie por ella parecerá. 

La resy dencia de los Oy dores se a tomado, e sus 
«lescargos; e como obo muchos cargos generales e 
particulares a cada uno, porque preguntaban poryn- 
terrogatorio de ciento e cinquenta e quatro pregun- 
tas, sin otros dos de las culpas particulares, dyfirio - 
se algo la probanza de los dichos descargos, e aun 
fasta oy, que son 4 de agosto, no an traydo al pro- 
ceso todas las probanzas que han fecho en su des- 
cargo, e hómosle mandado que las traygan e con 
brevedad lo determinaremos: algunas cabsas están 
ya por nosotros sentenciadas, e se fazen los proce- 
sos en grado de apelación para yr conclusos con- 



100 . D0CÜMBNT08 INÉDITOS 

forme a la ordenanza. Secuestrárnosle al principia 
sus byenes porque los disipaban e enaxenaban cab- 
telosa mente; especialmente el Lycenciado Delgadi- 
lio dispuso de su plata, quera buena e su tapaceria 
e bueyes e carretas e ganados, quadrillas desclavos 
e otras cosas que fácilmente se podrían trasportar; 
e sestendia al pryncipio bien largo en palabras, e 
respuestas en ofensa de tercero, e por ver la dicha 
dysipacion e las dichas palabras e por temor de fu- 
ga e por ynformaciones de culpas e para le aman- 
sar, convino prenderle; e preso, dando fianzas de 
que no ge absentaría fué suelto; e después desto no 
dexaba de facer bando e cabalgadas por la Gibdad 
escusadas, por nos escusar de escándalos e desaso- 
siegos, que de poco suelen nacer e suelen dar cabsa 
a ellos mozos despuelas, encarcelamos al dicho Ly- 
cenciado en su casa e que pudiese venir a esta casa 
de Vuestra Magestad al aposento de qualquier de 
nosotros, siempre que quysiere, e en casa del 
Escribano ante quien pasan los negocios e en casa 
de su compañero a comunicar sus cosas quando es- 
tobiese el dicho compañero yndispuesto; e esta 
orden se dio por las dichas cabsas: e según pareze- 
rá por la dicha resydencia, ge le faze honrra en no le 
dexar dy vertir a otros actos fuera deste exercycio, 
aunque sean granxerias de fazienda, porquen esto 
otro le va mas que facienda. Al Lycenciado Matien- 
zo, aunque obo alguna de las dichas cabsas para 
le prender, no ge a tenido esa orden, ant^s a te- 



DEL ARCHIVO DE INDIAS 101 

nido entera libertad de su persona en andar por la 
Gibdad e ver su fazienda, que si no fuera la rresy- 
dencia, fuera oy de arto valor e precio lo que se 
pudo aber; e él con xuramento declaró está secues- 
trado e creemos que así estará aunque presentaron 
la carta acordada; mas están las dichas faziendas 
en poder de personas quellos nombraron, e las de 
granxerias los depositarios las fían dellos, e aun 
creemos que los demás bienes. 

Por las ocupaciones quemes dicho que tenemos, 
que ge nos han ofrezido e no creemos que tendrán 
tan presto fin, porque aunque lo xudyciario entre 
españoles pasado este año no será tanto, lo de go- 
bernación es mucho, como agora sentiende en ello, 
porque las dubdas que se ofrescen a corregydores e 
quexas que algunas vezes vienen e ynsultos de yn- 
dios, es muy gran parte; e asi dexamos defectuar 
un miembro muy importante al bien desta tierra, i 
era que no debiéramos destar e resydir siempre en 
€8taCibdad todos, porque convendría mucho yr 
uno de nosotros a ver e vysitar las provyncias; por- 
gue se ofrescen e a)^ en ellas muchas cosas que se 
proven, asi en benefycio de los yndios como en su 
<^tigo i en corrección e rrefrenamiento de los es- 
pañoles, e para tener notycia de lo que obiere nes- 
c^idad, precisa de se proveer; que con la vista de 
ano de nosotros temíamos notycia de la verdad de 
Jo que pasa, e nos dar ynformacion de cosas ympo- 
sibleSf e quel tal Oydor proveyese lo que no fuere 



102 DOCUMENTOS INÉDITOS 

ser perxuycio de tercero e de lo importante traxese 
rrelacion para que por todos se provej-ese: e por- 
questo en alguna manera por nuestras ynstrucio- 
nes e ordenanzas de AbdyeRcia no se da lugar a 
ello, suplicamos a Vuestra Magestad lo mande veer, 
e proveer acerca del lo lo que fuere servido, que 
mandándolo Vuestra Magestad tomaremos el tra- 
baxo, e segund nosotros caminamos, a fuer desos 
Reynos, nos subcede arta costa: tenemos alguna 
esperyencia desto, que de una salida quel Licencia- 
do Salmerón fizo al Pueblo Nuevo en los dias fe- 
riados de Pascua, e visto algunos pueblos de la co- 
marca, obo arto que proveer, e de que darnos rre- 
lacion; e en lo que a Vuestra Magestad consultáse- 
mos, yria con mas certy vidad e esperyencia de lo 
que cerca dello se obiese de proveer. 

Con el dicho Al varado dimos a Vuestra Mages- 
tad muy larga e particular rrelacion del estado 
desta tierra, e de los quen ella rresiden, e quan 
mal sentían lo de los corregymientos e de la orden 
que se tomaba en lo que vacaba: continúan su 
desasosiego de espíritu e anse cerrado muy rezia- 
mente todos en los gastos, e asi las mercaderías 
tienen poca salida; e algunos an fecho mudanza de 
sus vidas ansi en yrse a estos Reynos, como a otras 
ProvyTicias, que tenerbos por cierto que se nos an 
ydo a Coatemala mas de ciento e cinquenta perso - 
ñas, e a Ñuño de Ouzman otros tantos, aunque no 
tienen certy vidad de lo adonde van, sino que lo fa- 



DEL ARCHIVO DB INDIAS 103 

zea como ombres que no tienen aqui que comer; e 
una de las cabsas pryncipales que movió a fazer la 
población de la Provyncia de Xalisco fué entrete- 
ner alguna gente que no ge nos fuese a partes tan 
remotas como las que hemos dicho, porque para la 
fortaleza desto, mucho importa tener alguna canti- 
dad de gente a ciento e veinte leguas poco mas ó 
menos desta Cibdad; que como arriba hemos dicho, 
aunque esta gente es mansa, es mucha e en gran 
cantidad, e los pequeños son subxetísimos a los 
pr3mcipales, e no está en mas perderse de como lo 
quieran guiar veinte o treinta pryncipales que ay 
en esta comarca; e aunquesto Nuestro Señor no lo 
permitirá, mas siempre estamos advertidos e sobre 
aviso de que no aya en ello una centella; e harta 
mas certyvidad de poder subceder alguna cosa 
tienen los españoles que aquí rresiden, que noso- 
tros; puesto que aunque asi lo publicamos quando 
alguna cosa, por pequeña que sea, nos sygnifican, no 
descansamos fasta fallarle el nacy miento: abrá tres 
o quatro meses que se dio alarma muy rrezia, e vino 
la nueva a lo pryncipio a nosotros, e seria a la una 
de la noche, e pida la rrelacion, que nos pareció 
flaca, estobímonos quedos en las posadas e prove- 
yese con presteza quel Marqués, como Capitán Ge- 
neral, saliese; el qual salió antes que amaneciese, e 
no 86 falló tan bien aparejado de guerra en la gen- 
te ni presteza como quysieramos, por estar como 
dezimos descuidados, aunque abria doscientas lan- 



104 DOGUlfBNTOS INÉDITOS 

zas con el dicho Marqués poco mas o menos, e todo 
ello pasó en que no era cosa alguna; e todos tienen 
por cierto, que si saliéramos alguno de nosotros e 
diéramos crédito a la cosa, que se fyziera daño a 
los yndios que andaban por las calles e caminos, 
porquel alarido era de toda la Gibdad, que se alza- 
ban los yndios, e para el qual les tiene mala volun- 
tad e es cruel; no abia nescesidad de mas 3Tiforma- 
cion para facer dafio, e con no salir nosoios, aan- 
que sallan todos, paresciales que no iba la cosa de 
veras, como no fue: de aqui se puede colegir lo 
quen esta materia ay de rrezelo, e como es bien es- 
tar los que gobiernan con cuidado desto, e las cosas 
que se proveyeren tengan algún fin a ello con que 
no sea tyranía de denegar lycencia al libre, que no 
teniendo cabsa de rresydencia no ge le permita yr 
donde quysiere: si cosa fuera posible que Vuestra 
Magostad mandara venir, e obiese lugar, los dichos 
dos mili fray] es que hemos dicho, los quales no fa- 
zen costa después de puestos acá, vy viendo como 
viven los que acá están, no eran malas espaldas 
para esta otra yntencion nuestra, e si la provysion 
desto fuera* posible, mas cargáramos lo mano en 
que Vuestra Magestad lo mandara efectuar, por to- 
dos los dichos respetos espyrituales e temporales: lo 
ea este capitulo contenido dio motivo a quel dicho 
Capitán General, con nuestro parescer, pregonase el 
alarde que hemos dicho. 
Animamos esta gente e entretenémosla con la 



DEL ARCHIVO OE INDIAS 105 

relación que a Vuestra Magestad hemos de fazer, 
xuntamente con los Perlados, del estado de la tie- 
rra, quando semble la descrycion, e allí tienen to- 
dos 0X0 para su perpetuidad ^n estas partes o de- 
xarlas; aunque ay algunos bien arraigados e ter- 
nian arta dy Acuitad en acabar consigo de dexarla, 
por. tener sus mugeres e fucos fechos a la tierra, e 
tienen en ella de comer; mas mucha mas parte es 
de los otros questo no tienen. ' 

Con el deseo que tienen de ver el fin desto, aun 
con les dezir, como les dezimos, que no den a Vues- 
tra Magestad ymportunidad con suplycaciones cer- 
ca desto, fasta que semble lí^ descrycion que Vues- 
tra Magestad mandó e nuestro parezer, no los pode- 
mos contener, sino que an de yr de suplica a 
Vuestra Magestad, les dé de comer dándoles yndios; 
6 así, estos dias pasados, esta Gibdad a determinado 
dembiar procuradores a los conquistadores, e abién- 
doles dicho lo que dezimos, no cesan en.ello, e por- 
que no digan que nos entremetemos en sus ayunta- 
mientos e que compulsos vienen en alguna cosa, dy- 
simulamos con ellos a que fagan lo que quysieren, 
gastando de sus faziendas por su voluntad, e man- 
dándoles so graves penas no compelan direte ni yn- 
direte a persona alguna que contribuya: e muchas 
vezes les hemos dicho e certificado, que para les fa- 
zer merced e dar asiento en el estado destas partes, 
no es menester que gasten sus faziendas ni tomen 
trabaxo, que Vuestra Magestad lo proveerá como a 



t06 DOCUMENTOS INÉDITOS 

quien mas ymporta, sin que ellos lo supliquen , por 
la relación questa Abdiencia a de fazer. E sin embar- 
go de todo esto, los ombres que acá están no tienen 
ánimo tan reposado que sufran dexar de poner en 
execucion lo que les pareze que conviene a sus in- 
tereses; a acaecido andar muy metidos en dar or- 
den en cómo irán, e qué farán, e quién serán los 
que an de yr, de qué parcyalidad an de ser, e con 
vernos a nosotros tybios e dezirles lo que -hemos di- 
cho, e ver que no se nos da mas que vayan sino 
que otros, que con ellos no hemos descrebir unos 
con el maestre de la nao, para que dé las cartas a 
los ofyciales de Sevilla, dexando todo; e si muy pe- 
queña fuerza fyziéramos en ello, ardiérase la Cib- 
dad e tierra con variedades de palabras e corrillos, 
e de ver nuestra mansedumbre callan e dan crédito 
a lo que dezimos: gente son, a lo que alcanzamos, 
que abiendo quien capitanee, fallarán quien fa- 
ble; es la cabsa dello la ociosidad, e que tienen de 
comer. 

m 

Ay en la tierra copia de ganados e de cada dia 
vienen de las yslas yeguas e caballos e ovejas; e 
que an vaxado las ovejas a quatro pesos de oro de 
minas, valiendo siete, e una baca vale veinte de 
minas, e una yegua sesenta e setenta, e un caballo 
ciento e veinte de minas e fasta doscientos si es muy 
bueno: tenemos por cierto que del año venidero, en 
adelante, se sacarán de las yeguas desta tierra dos- 
cientos caballos en cada un año, e en lo de las ove- 



OBL ARCHIVO DE INDIAS 107 

jas abrá muy gran baxa, porque multiplican mu- 
cho e paren dos veces en catorce meses, e en lo de 
puercos no tiene quenta, puesto que como veen que 
vienen a valer poco, no se dan tanto por ellos co- 
mo por las otras granxerias; lo del trigo va en au- 
mento de cada dia: puesto que grandes desmanes 
ay por ejidos, no permytimos matar vaca, porque aya 
copia de ganados para la agricultura e que la tierra 
se rrompa con harado e para la carretería, que se 
usa ya, yban e vienen desta Gibdad a la de Vera- 
cruZy que ay setenta leguas largas de la una a la 
otra. Una de las cosas que se proveerla en la tierra 
con la yda por ella de uno de nosotros, seria facer ca- 
minos, puentes e otros edyflcios públicos; ques gran 
articulo lo de los caminos para seguridad de la tie- 
rra, que como es cosa pública no se puede enco- 
mendar a persona que tengamos certyuidad que lo 
faga, e ya que se fyziese seria con estorcion déyn- 
dios. A Vuestra Magestad suplicamos nos mande 
embiar a mandar la orden quen esto tengamos. 

El Adelantado Francisco de Montexo nos escribió 
los días pasados, e nos fizo relación de muchos tra- 
baxos que abia pasado, e agora quería poblar e te- 
nia neszesidad de que le diésemos mandamiento pa- 
ra quel Adelantado Alvarado no se entremetiese en 
cierta parte que pretendió ser suya . Mandamos dar 
traslado a la parte del dicho Alvarado, e él quisiera 
que sin conocymiento de cabsa diéramos algún en- 
tendymiento a la provicion que tiene de Vuestra 






108 DOCUMENTOS INÉDITOS 

Magestad, e como le certyficamos que no Jo abía- 
mos de facer, e no entender en la cabsa, a Vuestra 
Magestad ocurrirá. 

Asi mismo hemos rezebido cartas del dicho Ade- 
lantado Alvarado, el qual nos dize que a fallado rri- 
cas minas, e se saca mucho oro; advertírnosle que 
por codycia de aquello no acabe la tierra e sea cab- 
sa que se pierda, e siempre tenga a esto myramien- 
to, porque no lo faziendo. Vuestra Magestad se ten- 
drá dól por muy deservido, porqueste hervor de mi- 
nas es asolamiento de los naturales; e antes que su 
carta recybiésemos ge lo abíamos escripto, e sygni- 
ficádole que algunos se quexaban del por rremover 
e quitar yndios por su voluntad; que lo proveyese 
como convyniese a. contradyctorio xuycio, porque 
fasta agora no lo sabíamos sino por nuevas de ca- 
mino: e viendo el fuego que nos dezian que anda- 
ba, embiamos la provycion que Vuestra Magestad 
mandó dar para que no se fyziesen esclavos, man- 
dándole que la guardase e el xuramento que aque- 
lla Provyncia abia de fazer a la Reyna Nuestra Se- 
ñora e a Vuestra Magestad e al Príncipe Nuestro 
Señor. Después nos escribió quel cumplymiento de 
la dicha provysion era muy rezio, e que todo se per- 
dería si no se fyziesen esclavos de guerra los que 
fuesen rebeldes, e que no quysiesen venir a estar 
debaxo de Vuestro Cetro Real: no se pudiendo con 
nosotros tomar asiento alguno, rremitímoslo a 
Vuestra Magestad para que lo proveyese, e en esta 




DEL ARCHIVO DE INDIAS 109 

materia escrebimos a Vuestra Magestad largo con el 
dicho Al varado; e conviene que Vuestra Magestad 
lembie a mandar en este artículo lo que se faga. ' 

Embiamos asimismo la dicba provycion de es- 
clavos luego que llegamos, quera bien nescesario a 
la Provyncia de PaniccOj e luego vynieron con la 
misma demanda quel dicho Adelantado, e dyziendo 
que se revelarían Provyticias a ellas comarcanas, 
e ya. se sospechaba que lo fazian e que nadie quería 
yr allá porque veya que ng tenia premio de su tra- 
baxo, e matándole un caballo no tenia que com- 
prar otro, no les repartiendo por esclavos los tales 
reveldes; mandamos dar mandamientos para que 
la xustycia de la dicha Provyncia compeliese a los 
que toviesen yndios, so pena de los perder, fuesen 
con el Capitán a punir e castigar los que se alza- 
sen, e no queriendo yr se diesen los tales yndios que 
tuviese a otro que fuese, e en lo demás ocurriesen a 
Vuestra Magestad: no les satisfizo el medio e fué- 
ronse qu exosos. 

Poníanse los de la dicha Provyncia en quel Elec- 
to no embiase persona a ella que fyziese el ofycio 
de Protector, e lo mesmo dubdó el dicho Adelanta- 
ndo Alvarado, porqué dezian que la provysion del 
dicho Electo fablaba en la Nueva-España e las di- 
chas Provyncias no lo eran; o como cosa fuera de 
razón no le admy timos su entendimiento, e con 
pena le mandamos que lo obedeciesen. De la dicha 
provycion desclavos fyzimos mucho cabdal, e no 



L 



110 DOCUUBNTOS IKÉDITOü 

quedó pueblo despañoles en esta gobernación donde 
con presteza no la mandamos pregonar. Tenemos 
que lo pasado, permitido en el rescate de los escla- 
vos que los españoles rescataban de yndios, era 
cosa yniquísima, porque puesto quesclavos fuesen 
los tales, entrellos es cosa mu,v diferente la una 
servidumbre de la otra, porque los unos son trata- 
dos de los jTidios sus amos como parientes e vasa- 
llos, e de los xpianos como perros. Este artículo 
de los dichos esclavos de yndios hemos de averi- 
guar como es, como Vuestra Magostad nos manda 
por la ynstrucion, e tiene la dyficultad que ia 
emos dicho, porque se a de saber la verdad de 
los mismos yndios e será bien dyficil saberse; e aun 
que arta mas aya, hemos dentender en ello: la tyra- 
nía que an tenido e al presente algunos tienen e 
usan, es que los dichos esclavos eran e son los que 
sacryflcan a sus ydolos, quen lo demás muy bien . 
tratados son dellos; aun a subcedido e subcede que 
por ser el esclavo privado e bien quisto del señor e 
es ombre dentendymiento, que se queda en el seño- 
río después de muerto el señor; e asi dizen quera 
esclavo un Tapia, que gobernaba la parte desta Gib- 
dad que se llama Temyxtüan, e como señor era 
acatado, porque a este encomendó la gobernación 
después de la muerte de Coatemucin, el Marqués, e 
llevó el dicho Ñuño de Guzman a la guerra, donde 
faé, al dicho Tapia; el qual es muerto, e está aq[uí 
im fixo suyo que fué con el Marqués a besar las 



IRGHIYO DE INDIAS 111 

L.oK'b d? Vi. • lagestad, el qual, asi por ser 
' .: ; , '.PV' > jf que dezimos, no entiende en la 
r!>"i.*: oesta Cibdad sino en granxear su fa- 
r', -1': tí siempre le fazemos buen tratamiento e 
• ^^ra estar contento, aunque publica que a de 
yr a Vuestra Magestad a que le faga merced de un 
pueblo, en que tenga de comer, por los servycios de 
su Padre. > 

Con un Cristóbal de Barrios, Xurado de la cibdad 
de Sevilla, Rexidor desta Cibdad, que vá donde el 
dicho Ñuño de Guzman está, con los que allá ban, 
embiamos la dicha provysion desclavos: porque por 
la pesquisa secreta pareze,, quel dicho Ñuño de Guz- 
man llevó algunas personas a la dicha guerra con- 
tra su voluntad, embiamos otra provysion para 
que los que con él están tengan libertad de yrse 
donde quisj^eran, no teniendo oblygacion a resyden- 
cia, por tierra que tengan; e otra, ynserta la cédula 
de Vuestra Magestad por donde le fizo merced de la 
gobernación de lo que obiere conquistado e pacyfi- 
cado, para que contra el tenor e forma della no 
pase, e no se dyvierta a mas novedades sin lycencia 
de Vuestra Magestad, sino que conforme a la dicha 
cédula use e exerza el dicho ofyció; e con esto una 
carta animándole en lo que deba fazer, pues Vues- 
tra Magestad le fizo tanta merced. E otra de las 
cabsas que tubimos para lo de Xalisco, fué asi mes- 
mo para quel dicho Ñuño de Guzman tuviese al- 
gún calor de los que alli residiesen: aunque cree- 



112 DOCUMENTOS INÉDITOS 

mos questá bien adelante^ en arta dystancia, tenga 
Vuestra Magestad por cierto que de la guarda e oser- 
bancia de la dicha provysion desclavos tenemos 
gran cuidado, fasta que Vuestra Magestad otra cosa 
provea en la modyflcacion della. En lo del levan- 
tamiento de los Upelcingo, de quen esta carta he- 
mos fecho myncion, escrybimos largo con el dicho 
Domingo de Alvarado e embiamos la ynformacion 
que acerca dello abia. Mándenos Vuestra Magestad 
escrebir qué se fará dello, porque todo estará sus- 
pendido, por la orden quemes dicho, fasta que 
Vuestra Magestad lo mande proveer. 

En la prosecución de su viaxe, el dicho Nu- 
ño de Guzman llegó a un pueblo que se llama 
Tunala^ que confina con la Provyncia de Me- 
chitacariy e aplicólo para sus intereses e enco- 
mendólo a persona quen su nombre lo granxease 
e proveyese de minas e otras cosas; e como ve- 
nimos ynquiriendo las encomiendas quel Presi- 
dente e Oydores pasados abian fecho, para las 
dar por ningunas e ponerlos en corr^gymientos 
como Vuestra Magestad mandó, e entrellas nos 
fycieron myncion de Tunala, que la abia encomen- 
dado el dicho Presidente, e por entonces no alcan- 
zamos que abia seydo tomándola para sí, no por 
que cesáramos de ponerlo en corregymiento, como 
lo pusimos, sino por no sospechar que para sí, sin 
facultad de Vuestra Magestad, abia de tomar lo 
primero, ni teniéndola, para facer la dicha conquis- 



DEL ARCHIVO OB INDIAS 113 

ta: a dado su Procurador petycion en el Abdiencia 
que rremueva el Correxidor del dicho pueblo; diose 
traslado a un fiscal, e según lo que se alega, bien 
esperará la determynacion dello lo que Vuestra 
Magestad mandara proveer. A Vuestra Magostad 
suplicamos mande que dello se nos responda, porque 
al presente ello está preveido como a Vuestra Ma- 
gesta conviene. 

Algunos clérigos fallamos que tenian yndios en- 
comendados, e por no fazer de fecho no ge los he- 
mos removido, por no aber otra cabsa sino de ser 
ombres de orden ^ aunque con esta color los oido- 
res pasados los quitaron a uno de fecho, e nos py- 
dió en esta Real Abdyencia e le fueron mandados 
restytuir, con que se moderase por nosotros el 
tributo que abian de dar, e con que resydiere 
para ynstrucion de los yndios en el tal pueblo; e 
esto quanto fuese la Real voluntad de Vuestra Ma- 
gestad determinar si se tema esta orden con otros 
dos o tres que quedan; que a nosotros parézenos 
quen esta manera daríamos yndios a los clérigos 
que obiese; también ay algunos que rresumen co- 
rona teniendo yndios. Vuestra Magestad nos embie 
cédula de lo que fuese servido que se faga en el un 
caso e en el otro, porque acá no ay cédula ni pro- 
vysion que lo prohiba. 

Las beatas que se truxeron, sencomendaron al 
Electo, como Vuestra Magestad lo mandó, e por no 
les alquilar casa, se retruxeron a un aposento con 

TOMO XLI 8 



114 DOCUMENTOS INÉDITOS 

la muger del Thesorero difunto; e por ser mugeres 
de flaca complysion e no aber dyspusicion de casa, 
an estado convaleciendo del trabaxo del camino e 
tomando fuerzas; e una delías sembió a TezcucOj 
donde reside con las yndias que allí están, e otras 
dos semblaron á Nxiesucingo para el mesmo efecto, 
e dicen que por su flaqueza se v3Tiieron. Entre las 
dichas beatas una de Salmnanca^ que se llama Ca- 
talina Hernández, fué amiga y vezina de Francisca 
Hernández, questá presa en esos Reynos por los de 
la Ynquisicion, muger flaca e de muy buen espíritu 
e vida. Vino en compañía dellas, en el navio que vy- 
niá*on un ombre de hedad de veinte e quatro a 
veinte e cinco años, bien dyspuesto, que se llama 
Galisto, a quien Vuestra Magestad mandó proveer 
de lo que obiese menester para su pasaje, e mandó 
al Lycenciado Zeynos le examinase en Sevilla e con 
su aprobación ge le diese lo necesario; e ynquirien- 
do de su vida e costumbres, fallóse ser ombre vir- 
tuoso e rrecogido, e por su dyspusicion corporal no 
vino el dicho Lycenciado en que syrviese por el ca- 
mino las dichas beatas, ni vyniese a costa de Su Ma- 
í^estad: e Fray Antonio de la Cruz, frayle de San 
Francisco, que fué el movedor de la venida destas 
mugeres e solycitador dellas, recogió al dicho Galis- 
to, e él, de limosna que obo o buenas obras que le 
fvzieron, tubo manera de venir, aunque él dize quel 
dicho fray Antonio le persuadió en Sevilla e en San- 
to Domingo a ello con mucha ynstancia. E así por 



DEL ARCHIVO DE INDIAS 



115 



que el dicho Caliste tiene buena fama de vida, xpian- 
dad e concyencia, tenia mucho conocymiento con la 
dicha Catalina Hernández dende Salamanca^ e ansí 
por el camino tuvieron gran famyliaridad e conso- 
lación espiritual, e venido aquí la continuaban en- 
trando donde posaban, e aunque por los ofyciales de 
Nuestra Magostad se proveyó lo que abian de co- 
mer de mantenymientos de Castilla conforme una 
cédula, no se provee todo tan cumplido quanto toca 
a beneficiarlo e dystribuirio, e dello no se descuy da- 
ban el dicho frayle e el dicho Calisto; pareció al 
dicho frayle, con toda la amistad que tenia e bon- 
dad que dellos conozia, pues era su confesor, que 
por el escándalo que podría nacer en ánimo de al- 
guno de la dicha conversación, que le debia decir 
al dicho Calisto que cesase su entrada e comunyca- 

* 

don con la dicha Catalina Hernández espyritual- 
mente, e la tuviese en la veneración que se tiene la 
dicha Francisca Hernández en esos Reynos por los 
que la comunican; no se subtraxo de su costumbre, 
6 visto por el dicho frayle su rebelión , díxole al 
dicho Electo que convenia fazerse la dicha prohy- 
bicion, e el dicho Electo lo fabló al dicho Calisto; e 
porque con efecto lo fyziese, le notyflcó una cédula 
de Vuestra Magostad que el dicho Electo tiene, en 
qne por ella se manda que ninguno, so pena de 
muerte, entre donde ellas estobieren sin su lycencia 
o de la madre que dellas cargo tuviese; e sin em- 
baído de la dicha prohy vicion e cédula , no cesaba 



116 D0CU1ÜENT08 INÉDITOS 

en su vysitacionecomunycacion. Dándonos el dicho 
Electo notycia de todo esto, e parescer suyo e del 
dicho frayle que convenia al dicho Galisto apartarle 
de la dicha comunycacion, porque de aqui no nacie- 
se algiiu.daño grande o yrreverencia; mandárnosle 
llamar, por le tener en la reputación que hemos di- 
cho, y representámosle su desacato e porfía, syg- 
nificándole quanto daño podría suceder de su co- 
munycacion, por mas espyritual que fuese, con mu- 
ger moza e flaca, para poder caer en algún yerro; 
que lo que a él e a su concyencia con venia, era yr- 
se desta Cibdad la tierra adentro, a servir a Dios en 
la conversión de los naturales, para lo qual le da- 
ríamos favor, e questo se abia de efectuar sin dub- 
da por lo quemos dicho. Pydió término para se de- 
clarar, e otro dia por la mañana fué a fablar con 
la dicha Catalina Hernández a su casa , e en la 
tarde nos respondió que ge le fazia agravio e ques-. 
taba flaco para poder yr a otra parte; e ya que se 
determinase, mas se quería yr a esos Reynos. Por 
temor que no anduviese mas comunicando a la di- 
cha beata, mandóse prender e tomar su confesión, 
por la qual consta lo que hemos dicho; e por ser de 
la calidad que dezimos, dándole un traslado de la 
dicha confesión que lleve, le mandaremos se vaya a 
esos Reynos donde él elige. Sabido por la dicha Ca- 
talina Hernández la dicha prysion, escrebiónos una 
carta, que por ser larga e desconcertada no sembia 
a Vuestra Magestad, en la qual dezia que no sabía- 



DBL ARCHIVO DB INDIAS 117 

mos que cosa era xustycia, e que no debíamos ig- 
norar quienes son los frayles, ni darles el crédito 
que le dábamos, e que con razón publicaban ellos 
que no abíamos de fazer sino lo quellos quisiesen, 
e quen hora mala abíamos acá venido, si tal cami- 
no llevábamos; llamándonos ombrecillos e otros 
desatinos desta calidad, resolviéndose: que si aquel 
Galisto desterrábamos, que no quedarían ellas en la 
tierra, porque era en detrimento de su honra publi - 
carse quembiaban della un hombre por amor do- 
lías, e asi se dezia por la Cibdad: e en esto dixo 
verdad, porquel dicho Galisto lo publicó. Puesto que 
la gente cuerda e noble bien sabe, que no es sino 
por razón que de tanta espyritualidad no nazca al- 
gún ynconveniente, llamóse al dicho Electo, e 
acordamos prendiesen a la dicha Catalina Hernán- 
dez, e la tuviese encuna casa muy honesta e le 
mostrase la dicha carta para que la reconociese, e 
otra que abia escrito al Lycenciado Salmerón, en 
que, entre otras cosas dezia en ella, que alguna dellas 
abia alcanzado, antes mucho que la llamasen, sabia 
de su venida; e xuntamente le tomase su confesión 
e comunicase con ella para ahondar e saber donde 
alcanza su espyritualidad: e tenemos muy gran 
sospecha que a de aber algún alumbramiento en 
ella. Ynquirirse a todo lo posible para saber la 
verdad, e conforme a lo que se supiese, se pro- 
veerá en su vida; e si todo es bondad lympia, sin 
reputa de alumbramiento malo, perdonar le hemos 



i 



118 DOCUMENTOS INÉDITOS 

la carta, e daremos orden como se emplee en ser- 
vir a Dios e ynstrucion destas niñas, aunque es 
muy flaca para trabaxo: entre las otras que que- 
dan, las dos se tomaron en Sevilla en lugar de las 
otras de Salamanca. Personas de buena vida y 
exemplo, tienen tanta afycion e devoción e en tal 
reputación a la dicha Catalina Hernández, como 
Ortiz, el frayle predicador, a la dicha Francisca 
Hernández; xuzgan al Electo e a nosotros por ma- 
los ombres de rrudos yngenios, pues no alcanza- 
mos la bondad desta, e prendemos su persona; e 
que tengamos* por cierto que adversidades no la 
an de dexar de tener alegre: también daremos tras 
ellas si en la ynquisicion de la cabsa fallásemos 
bellaquería, y entretanto, siempre las dyvidiremos 
fasta alcanzar la verdad, lo qual se hará con gran 
moderación mediante el Electo, e siendo la que 
deseamos, serán tratadas acá todas como es xusto 
que lo sean. 

Entendemos en fazer el monasterio para ellas, 
que Vuestra Magestad manda, en lugar convynien- 
te; damos prisa en ello, de lo qual tiene especial 
cuidado el dicho Electo, e se da de Vuestra Real 
Hacienda a los yndios desta Gibdad, qiien ellos tra- 
bajan, a cada uno medio celemín de mahiz cada dia 
para su comida, conforme a una cédula de Vuestra 
Magestad: cosa nueva en estas partes facer tanto 
caso de yndios, especialmente faciendo edyficios de 
gobernación, quanto mas de Dios e de pryncipes- 



DBL ARCHIVO DB INDIAS 119 

Para que la dicha casa fuese como convyniese, to- 
maron dos casas de dos vecinos, pequeñas, e se 
compraron de los doszientos pesos de que Vuestra 
Magestad fizo merced para el dicho edyficio: fycié- 
ronse en ello dos efectos; lo uno quel dicho edyficio 
se face de la cantidad que a de ser, lo otro que fa- 
remos casa de habytacion para las dichas mugeres. 
Enguanto se labra, Vuestra Magestad manda que 
ge les alquile casa, que por pequeña que fuera cos- 
tara cada año mas de sesenta pesos; e lo que mas 
fuere menester para el dicho monesterio, el dicho 
Electo lo da de los Diezmos, que no serán otros 
cien pesos; e por ser cosa neszesaria para el dicho 
edyficio e ge cumpliese lo que Vuestra Magestad 
mandaba, declaramos que los dichos doscientos pe- 
sos fuesen de oro de minas. E aun para lo que con- 
bino al dicho edyficio fué nezesario que de una ca- 
lle de la Gibdad, questá en parte rremota e es de 
quarenta e ocho pies en ancho, se tomasen veinte 
e quatro pies; e los dichos veinte e quatro pies ge 
les diesen por un lado de la dicha casa, que a 
de ser por donde según la traza desta Gibdad 
no abia calle: de manera que se faze a esta Gib- 
dad benefycio, aunque ellos lo an contradicho sin 
cabsa; que quieren ser en esto republicanos, eno en 
prohybir que se repartan amillarados los pesos de 
oro por los vecinos. En lo que seobiese de guardar 
la prehemynencia de la Gibdad e en favorezerlos 
conforme a las leyes, más cuidado tenemos de lo fa- 






120 D0CUMBN,T08 INÉDITOS 

zer quellos de lo pedir; e aun los días pasedos falla- 
mos que uno, por absencia de otro, usaba de ofycio 
describano público con los Alcaldes, e no era escri- 
bano de Vuestra Magestad, y daba signado lo que 
antél pasaba en qualquier manera que ge le pidiese, 
e procedimos contra él, e f aremos xustycia; ecome- 

• 

timos a la dicha Gibdad que, conforme a la ley del 
ordenamiento, sien el juzgado de los dichos alcal- 
des obiese nezesidad describano lo proxeyesen, ely- 
giendo escribano de los Reynos e ábil e de buena 
fama. El dicho Electo es maestro de la dicha obra 
e con él descargamos, aunque siempre el Lycencia- 
do Salmerón lo vá a vysitar. 

De la persona del dicho Electo ya hemos dado a 
Vuestra Magestad notycia por nuestras cartas; a 
aquellas nos remytimos e tenémosle por muy bue- 
na persona, a lo que alcanzamos, porque prynci- 
palmente le tenemos por un frayle sin intereses de 
fazienda e de predycacion, e exemplo de vida e muy 
deseoso de la conversión de las animas destos na- 
turales, e defensor e protector de sus cuerpos, e no 
estremado en esto; porque aunque con él se acabe 
una cosa en esta materia, lo mas está por fazer, ques 
cabarse con nosotros: pasiones tuvo con los pasados, 
e Vuestra Magestad tiene notycia de los pryncipios 
que a ello dieron cabsa; todos escedieron, según 
pareze por las ynformaciones; a ellas nos remyti- 
mos. El dicho Electo faze agora la suya con nuestra 
abtoridad; los testigos quen ella deponen son los mas 



DEL ARCHIVO DE INDIAS 121 

dellos buenas personas, e los rrelygiosos creemos di- 
rán toda verdad; algunos de los que los oydores to- 
marón en su tiempo contra él, tienen con los dichos 
oydores gran amistad, e algunos dellos comunyca- 
cion de criados e allegados: no sabemos quien dize 
verdad. 

Vuestra Magestad manda, por su ynstrucion, que 
tomemos residencia a los corregidores; e como en 
estas partes no aya aquel aparexo que conviene, 
para que se tome la dicha rresydencia conforme a 
xustycia, ni aya personas en los pueblos de los 
corregymientos mas de los yndios, no se podrá fa- 
zer con aquella legalidad que se rrequiere, e si 
sembia persona para que se jnforme de palabra de 
- lo quel dicho corregidor obiere fecho, tampoco se 
aliará persona que por tan poco se quiera ocupar 
en ello; mayormente que ay corregymiento a dos- 
cientas leguas desta Cibdad, e otros a ciento e cin- 
cuenta e a ciento. Vuestra Magestad mande pro- 
veer la orden quen ello se tenga, e entretanto fa- 
remos lo que nos paresciese que conviene, que 
poco mas o menos luego se trasluze lo que cada 
uno faze. 

La villa de Ciuisacualco e la Viioriaj questán 
desta Gibdad ciento e cinquenta leguas, e son puer- 
tos de la Mar del Norte, e está de la Gibdad de Vera- 
cruz cien leguas por mar, a sido de poco acá lo mas 
della conquistada de nuevo, e asi los mas de los 
repartymientos los abian fecho los oydores pasa- 



l 



122 DOCUMENTOS INÉDITOS 

dos, e no son de calidad de corregimientos; porque 
los judies son pobres, e los pueblos pequeños e no 
muy asentados para servir, e tienen facylidad e 
aparexo en la tierra para desobedezer, lo que sus- 
tentaría tres españoles estando encomendado, cree- 
mos que no sustentará un Corregidor, e está claro, 
porque los tienen encomendados: sírvensé dellos 
todo lo que pueden, e de los corregidores tenemos 
conceiíto fasta agora, que no lo fazen en mas de les 
pedir los tributos asentados, e llegando mayormente 
a cumplymiento de su salario, no temian razón de 
los vexar; e como en aquellas villas aya poca gen- 
te, no se podrá sustentar toda la que ay, estendien- 
do la ynstruccion de Vuestra Magostad a aquello, 
como a lo que los oydores encomendaron en esta 
tierra por vacación, e sin embargo desto no nos es- 
tendemos a dar otro entendymiento a lo que Vues- 
tra Magostad mandó, e asi se ponen corregymientos 
por lo mexor orden que podemos, para que los po- 
bladores españoles se sustenten, fasta que' por Vues- 
tra Magostad se provea en el estado que a ide quedar 
esta tierra: la resolución de lo qual se a de tomar 
quando la dicha discricion semblare. La razón que- 
mes dado en lo de los corregymientos de las dichas 
villas, mylitan en los desta tierra e sus comarcas, 
porque lo que sustentaba dos o tres personas sus- 
tenta e provee un Corregidor; mas tenemos por 
cierto que la cabsa es la que dezimos en este capítulo, 
e esta es la rrazon con que impunan, los que acá 



DBL ARCHIVO DE INDIAS 123 

piensan que sahen algo la provysion de corregy- 
mientos e no miran la yntincion de Vuestra Ma- 
gostad, ques relevar a estos naturales de tanto 
trabaxo. 

Ofrecíanse algunas vezes cosas de calidad, como 
embiarun xuez a un caso acaecido; tomar un 
asiento con uno que quiere buscar mineros; fazer 
un edj'ficio público, como un espital, e otras mu- 
chas e diversas cosas: no tienen los ofyciales ni 
nosotros facultad para lo proveer de Vuestra Real 
Fazienda, antes les está prohybido; nosotros no lo 
hemos de proveer sino fuese cosa que la dylacion 
traíase yncon veniente notable. Por tanto, mande 
Vuestra Magestad proveer en ello lo que su servy- 
ciosea. 

• La Cibdad de la Veracricz, donde descargan to*- 
das las mercaderías que desos Reynos vienen, está 
poblada de casas e Iglesia de paso, e an subzedido 
muy grandes pérdidas dello, que aun al Marqués se 
* le quemarbn quando llegamos mas de quince mili 
ducados de cosas en una casa, e algunos mercade- 
res quedaron perdidos; mas se a dado orden como 
aya una casa de contratación de adoves e texa: de 
do nace, que cada mercader se lleva su mercaduría 
a su casa e encubre lo que quiere, por no aber don- 
de se pueda recoger e abarcar como convenga, e 
las dichas mercaderías estén seguras. Los pasados 
echan culpa los unos a los otros, e aun que ya la te- 
nían comenzada, e por llevar mal fundamento se 



I 



124 DOCUMENTOS INÉDITOS 



cayó, e viendo estos yncombenientes, de tan nota- 
ble daño e perdida a Vuestra Facienda Real, acor- 
damos con los dichos ofyciales, que fasta en canti- 
dad de seiscientos pesos de oro de lo que corre, que 
son quatrocíentos de mina, se gasten en fazer una 
casa de contratación de adove e texa donde se reco- 
xa todo; e a los yndios de las comarcas quen ello 
trabaxaren se les dé moderadamente alimento. 
Vuestra Magostad sea dello servido, pues se prove- 
yó por las dichas cabsas e para el dicho efecto; e 
con brevedad creemos que será acabada: e para en- 
tender en ello fué a residir sus quatro meses el Te- 
niente de Factor en la dicha Gibdad, de donde vino 
el Contador, abiendo residido casi tres, e en vynien- 
do tuvo quartanas, e al presente aun no está con- 
valecido. 

En esta fundycion nos dizen los ofyciales que 
obo poco; e asi por esto, como porqueste navio con 
quescrebimos va muy sobre ymbierno a esos Rey- 
nos, lo que pudiera llevar fuera muy poco; e por 
este riesgo no sembla con las naos que agora espe- 
ramos que an de salir: al Marzo diremos a los di- 
chos oficiales quembien lo que obiesen. Plegué a 
Nuestro Señor sea llegado en salvamento lo que 
llevaron los maestres Galabres e Al varado. 

Destar el oro al quinto, nos dizen los ofyciales 
que Vuestra Magostad rrecibe pérdida, e los que se 
ocupan en minas daño; porque tienen por esperyen- 
cia en los años pasados de veinte e tres fasta veinte 



% 



DBL ARCHIVO DE INDIAS 126 

enueve, questaba la merced al diezmo, dyscurrien- 
do fasta el quinto como agora está, obo. mucha 
mas cantidad de t)ro que después acá questá al 
quinto; e asi nos lo dizen todos los que tratan en 
ello, porque ay mucha costa en sacarlo: e como ya 
ge les puso tassa en el adquyrir de los esclavos, dé- 
benles dar menos priesa que fasta aquí por nO se 
quedar sin ellos, e asi tienen mucho mas precio las 
quadrillas, que fasta agora nosotros no podemos mas 
alcanzar de lo que sabemos por ynformacion, ques 
lo que hemos dicho; e tener por cierto que las di- 
chas minas tienen buena costa e los esclavos son 
mexor mirados que fasta aquí, porque mas les im- • 
portan. Vuestra Magestad lo mande determinar co- 
mo mas sea servido. 

Mándanos Vuestra Magestad que, como Alcaldes 
de Corte, conozcamos de lo creminal, e claro se co- 
lige de las dichas ordenanzas, questando desocupa- 
. dos, todos xuntos fayamos de conoscer de las di- 
chas cabsas, e fasta agora, con el concurso de los 
negocios; e aunque en lo venidero tenemos por cier- 
to que lo creminal no tema tan buena espedycion 
como convendría, puesto que al que viene la quexa 
la rrecibe, e la ynformacion, e señala el manda- 
miento de prender, e de ai se va a los otros, mas 
después todos entendemos en la cabsa, claro está 
ser ympedimento a la brevedad e espedycion dellas. 
Convendría que Vuestra Magestad mandase que ge 
nos embiase cédula para que uno de nosotros fy- 



i 



126 DOCUMENTOS INÉDITOS 

ziese lósdichos procesos creminales, usando e exer- 
ciendo el dicho xuycio creminal cada uno de nos 
solo, el tiempo que Vuestra Magestad fuere servido 
de un mes o dos, e asi discurra por todos; equel tal 
Oydor pueda- conoscer e determinar las dichas cab- 
sas, e que del puedan apelar para la Abdyencia en 
casa que logar de apelación obiere, e en el dicho 
grado la Abdyencia guarde las ordenanzas que tie- 
ne en el proceder de las dichas cabsas; e el que 
subcediere en el conocymiento dellas, abiendo espi- 
rado el tiempo del que conoze, la tome en el esta- 
do en quél que conoscia las dexó. Desta manera 

• tendrán las cabsas creminales facylidad en su de- 
terminación, e cada uno holgará de dar buena 
cuenta en su tiempo de lo quen ello fyziere; e ofre- 

. ciéndose alguna competencia con xuez eclesyástico, 
no tendrá lugar de se descomedir en descomulgar 
toda una Abdyencia como se acostumbra a fazer. 
A Vuestra Magestad hemos escripto, porque la dicha 
Abdyencia quedará entera © libre para remediar 
la fuerza quel tal Xuez fyziere, e no por eso el a 
quien cupiere ser Xuez en su tiempo, a de dexar 
dentender en lo cevil oyendo relaciones e rryndien- 
do en los acuerdos, porque se dará orden como e© 
orosestraordynarias se ocupe en el dicho exercycio 
creminal; e si Vuestra Magestad no fuese servido 
que solo sentencie, mande Vuestra Magestad que a 
lo menos faga los procesos fasta la conclusión fis- 
cal ynclusive, para dyfinitiva. 



DEL ARCHIVO DE INDIAS 127 

La cédula de Vuestra Magestad que se traxo, para 

el custodio de la Orden de San Francisco, yn- 

quiriese cómo abia pasado el oro que los frayles de 

Cempual abian tomado de unos yndios, no fué cosa 

de tanto escándalo como allá se dixo; e del dicho 

oro a muchos dias que se fizo cargo el Thesorero. 

En lo de la plata de Mechiiacan^ de que Vuestra 

Magestad faze myncion en la ynstrucion e lo mes- 

mo se mandó a los oydores pasados, no ay fasta 

agora de qué ynformar, mas de que la dicha pro- 

vyncia de Mechicacan se tiene por muy rrica de 

plata e es más muy buena provyncia: tenemos por 

cierto que si se vyniesen personas que de las dichas 

minas tubiesen conocymiento, descobririan gran 

cosa, porque aun así, con no aber persona esperta 

en ello, se saca cada año buena cantidad, aunque la 

más es baxa. Vuestra Magestad mande proveer 

aquello de que fuere servido. 

De la cuenta que se tomó al factor Gonzalo de 
Salazar por los Oydores pasados, ge les fizo de al- 
cance mili e quynientos pesos, e aun fasta nuestra 
venida no abian entrado en poder de los Ofyciales 
de Vuestra Magestad; que un mercader que se lla- 
ma Zamora los tenia. Mandamos que sentregasen a 
los Ofyciales e asi se fizo. Al reveer de la quenta, no 
sabemos lo que más se alcanzará, así en aquella co- 
mo en las otras; e algunas dellas no se acabaron: en 
abiendo lugar se ocuparan en ello los Lycenciados 
Salmerón e Zeynos, como Vuestra Magestad lo man- 



i 



188 DOCUMENTOS INÉDITOS 

dó. El Dr. Valdyvieso, que vino por Fiscal dellas, 
es abogado del Marqués del Valle. Segund las quen- 
tas fueren, así estaremos advertidos de lo que con- 
venga fazer, que para el acrecentamiento de Vues- 
tro Patrimonio Real no ay nescesidad de Fiscal. 

Abrá un mes que se quería fazer remate de los 
diezmos e andaba por fenezer en cinco mili pesos 
de mina; e por entender nosotros en ello, se rema- 
taron en siete mili e cinquenta pesos de minas: los 
que presentes se fallaron e dello tuvieron notycia, 
por cierto tuvieron que fué así, e aun el dicho Elec- 
to; e otra quita que se abia fecho a los arrendado* 
res pasados de setecientos pesos de oro de minas, 
ge los cargamos, e con xustycia, teniendo el arren- 
dador por suya la dicha quita; e no dimos lugar a 
ello, e ándamenos ynformando de dónde obo origen 
la dicha quita, e quando seamos bien ynformados 
daremos a Vuestra Magestad notycia dello, aunque 
ya tenemos alguna ynformacion. El Contador Ro- 
drigo de Albornoz tiene parte en los dichos diez- 
ihos e de otras cosas; lo que resultare dello en con- 
tradyctorio xuycio se escrebirá a Vuestra Magestad, 
porque fasta ahora no lo tenemos averiguado. 

El dicho Contador a tenido a su cargo el sello del 
Abdyencia; dice que por poder del gran Chanciller: 
anos muchas veces pedido que proveamos de per- 
sona que lo tenga, por ser muerto el dicho Chan- 
ciller, e porquel dicho sello tiene mas costa que de 
provecho; e aunque algunas veces hemos con él dy- 



/ '' 



DBL ARCHIVO DE INDIAS 129 

simulado a tornado a ynsistir muy rezio en ello: 
tuvimos 3niformacion que como no lo proveíamos, 
porque dello no resultaba sino ocupación, tenia el 
dicho sello en su casa, e un dia se lleva un mozo e 
otro dia otro, e ni abia ni ay el despacho que com- 
biene ni el abtoridad debida: e ansí condescendimos 
en sus pedimentos, e proveeremos luego de persona 
de abtoridad que lo tenga, e se pondrá en una pieza 
o cámara que tenemos xunto a los estrados dentro 
de la red dondes el archivo de los procesos; e se 
tendrá con mucho aparato e veneración e señalar- 
se a ora en cada un dia, a la qual estará abierto; e 
i'es)'dirá la tal persona, para despachar lo que vy- 
niese: no se le señalará salario alguno sino cobrar- 
se an los derechos por orden, que aya* cuenta e rra- 
7.on dello. Vuestra Magestad mande lo que a la tal 
persona se le dará por su Irabaxo, e lo que más fue- 
re servido quen ello se faga, porquen quanto Vues- 
tra Magestad lo manda proveer se fará con el Ah - 
toridad desta Real Abdyencia, por la dicha dexa- 
cion e fallecymiento; e los derechos dellos son muy 
pocos, mas por eso no ge dexará de proveer a la 
Abtoridad del dicho sello como combiene. 

Por la via de Coateynala hemos tenido cartas e 
nuevas de Nicaragua^ en que ge nos escrebió quera 
fallecido Pedrarias e fué elegido por Gobernador el 
Lycenciado Castañeda, ques Alcalde mayor e Gon- 
lador; e dicen que ya ay minas, e que se fundirán 
este año mili pesos e mas: escrebióseles que por es- 

TOMO XLI 9 



130 DOCUMENTOS INÉDITOS 

ta vía se podría embiar a Vuestra Magestad oro^ e 
con mas facylidad que por Panamá porguen se- 
tenta días se vá desta cibdad a Leon^ donde reside 
el dicho Lycenciado, ques la cabezera de aquella 
Provyncia; e aunque de aquí a Honduras aya la 
misma dystancia por tierra, no tiene aquella facyli- 
dad en ir a la dicha Provyncia de Honduras^ por no 
estar poblado el camino ni pacifico como lo está el 
el de aquí a Nicaraguay e debiendo las dichas Pro- 
vyncias ser una gobernación, por la dicha facyli- 
dad en ser subxetas a esta Real Abdiencia, e no 
lo siendo, menos paresce que convendría la dicha 
Provyncia de Nicaragua Ber la subxeta a esta Ab - 
dyencia que no la de Honduras, puesto que por 
mar acaece yr de aqui a la dicha Provyncia de 
Honduras con facylidad, aunque subcede lo contra- 
rio algunas veces porque desta calidad son las cos- 
tas de la, mar. Por tener por cierto que Vuestra Ma- 
gestad tiene proveído lo de la dicha Provyncia de 
Honduras, después de la muerte de Diego López de 
Salcedo, no lo hemos proveído, e tiene necesidad de 
provysion la dicha Tierra. 

Después de escripto fasta aquí vino Basco Porca- 
llo, ques es la persona quel dicho Marqués embió en 
su lugar a pacyflcar e allanar el levantamiento^ de 
a que Vuestra Magestad hemos fecho myncion en 
esta carta e en la que se escrebió con el dicho Al- 
varado, a la provyncia de los Üpelcingos, donde ma - 
taron un español e muchos yndios e esclavos, e fy- 



DEL ARCHIVO DE INDIAS 131 

zieron los yndios de la dicha provyncia xunta de 
gentes: e así se acordó, como hemos dicho, que el .di- 
cho Marqués embiase su Lugar-Teniente, e cerca de 
la provysion de las culpas se viese la ynformacion, e 
el proceso se fyciese e se nos embiase para que fycié- 
semós xusty cia de los culpados; e en lo demás, según 
parescepor el acuerdo que sobrello fycimos, e pares- 
cerque tomamos délos perlados que con esta embia- 
mos e en nuestro acuerdo, dimos parte al dicho 
Marqués de lo quesperábamos fascer cerca de la 
jurysdicion de los rebeldes, quera que se procurase 
quel capitán fyciese el menos daño de muertes que 
posible fuese, e los demás se tomasen presos, e con 
una señal diferente de la de los esclavos se señala- 
sen en un brazo, porque si huyesen fuesen conoci- 
dos por la tierra e en ellos se pudiese executar lo . 
que se determinase; porque ya el dicho Marqués 
sabia que no se habían de fazer esclavos, conforme 
alaprovycion de Vuestra Magestad,* mas que vis- 
tas sus culpas, conforme a ellas se podrían con- 
denar en meterlos en algunas minas, e por esta 
vía se podrían castigar e se rrescebyria fruto e 
provecho de su castigo, para Vuestra Magestad 
consultado mandase proveer lo que fuese servido 
cerca dello. E porque con el dicho Al varado escre- 
bímos esta orden que queríamos tener, tenemos por 
cierto, que por ser cosa tan importante. Vuestra 
Magestad lo abrá mandado proveer. El dicho Mar- 
qués dio su ynstrucion al dicho su Teniente en las 



132 . DOCUMENTOS INÉDITOS 

cosas de la guerra e ardides della, e es cierto que 
con él i)laticamos la dicha forma: venido agora el 
dicho Teniente dándonos cuenta de lo que abia fe- 
cho, dixonos que todo lo dexaba llano, etrayaunos 
tres presos prencipales e la ynformacion quen el 
caso se abia fecho e abtos que a los dichos... (1)..; 
por los quales páresela, questando fuertes en un 
peñol, rrespodian no querer concierto, sino morir, 
e así les dio la guerra; desbaratados, rrecogió fasta 
dos mili dellos e les puso la dicha señal en el bra- 
zo, e los rrepartiü entre los compañeros, dando a 
Vuestra Magestad su quinto: dice el dicho Tenien- 
te que lo fizo fasta en tanto que Vuestra Magestad 
otra cosa mandase. 

Visto el dicho esceso, tomada su confesión, pren- 
dimos el dicho Capitán, el cual ge nos disculpó con 
dezir quel dicho Marqués ge lo mandó; embiamos 
a llamar al dicho Marqués e como él tiene tan en 
la cumbre platicar las prehémynencias de capitán 
General, dyónos a entender questaba muy bien fe- 
cho, pues no abia seydo sino entre tanto que Vues- 
tra Magestad lo mandaba proveer; de manera quel 
dicho Marqués mediante su Teniente platicó su pre- 
hemynencia, que dize que tiene de repartir los que 
le parecieren presas de la guerra. Tuvimos en mu- 
cho' el dicho esceso e lo tenemos, e en el dicho Te- 
niente se fará lo que fuere xustycia, e averiguarse 

(1) Roto. 



DEL ARCHIVO DE INDIAS 



iá3 



asi el dicho Marqués fizo el dicho mando, e también 
86 preveerá a donde la dicha guerra fué e recoxa 
todos los yndios que ansí fueron repartidos; e cree- 
mos que por tener la dicha señal no s^ esconderá 
alguno con la dyligencia que avrá e penas que se 
ympomanre el dicho Marqués e Capitán tienen por 
cierto que todos se rrecoxeran, porquel dicho rre- 
partj'miento se fizo por ante escribano, e asi a}' 
memoria de lo que cada uno obo, e de lo que a 
Vuestra Magestad cupo: llevará comysion desta 
Real Abdyencia para lo efectuar, e a los que fueren 
mogeres, niños e viexos mandará que se vayan á sus 
naturalezas e asientos, e los hombres de guerra da- 
rá orden como se echen en unas minas conforme 
a sus culpas, que por el Abdyencia se sentenciarán 
en el tiempo' (Jue cada uno a destar en el dicho 
exercycio; e aunque esta orden es de arta dyficul- 
tad por muchas cosas que con ello se ofrecen, como 
en darles comida, que haya seguridad que no se 
vayan, e otras desta calidad; mas facerse a lo posi- 
ble fasta que Vuestra Magestad lo mande proveer. 
Estas preheminencias quel dicho Marqués pre- 
tende, an de ser cabsa quentrél e nosotros a de aber 
alguna diferencia, porquel dicho Marqués, querien- 
do proveer lo de la guerra, tenemos sospecha e aun 
alguna esperyencia, de que a los que tiene por 
criados e amigos, e a los que tiene por enemi- 
gos, que ay artos, no serán* tratadas ygualmen- 
te: porque los que son enemigos, como le tienen 



134 DOCUMENTOS INÉDITOS 



mala voluntad, no le an de obedecer como él 
querrá, e de aquí an de nacer escándalos e po- 
nernos en grande cuidado; e así por no le aber con- 
sentido executar en esta Gibdad las penas que puso 
para quel dicho alarde se fyziese e saliesen algunos 
al socorro de la dicha provyncia de los I/pelcingoSj 
tenemos por cierto que no dará orden en alarde 
que se aya de fazer, que conviene que se faga, por- 
que estemos con algún apercebimiento entrestas 
gentes, e asi creemos quesperará lo que debe em- 
biar a suplicar a Vuestra Magestad; e en su defecto, 
o conociendo mal propósito que tenga por lo suso- 
dicho, nosotros nos entremeteremos en dar orden 
como los que tienen yndios estén a punto con el 
más recabdo e acompañamiento que ser pueda, e 
los sufran sin encomiendas; e quando levantamien- 
to se ofreciere proveeremos como lo socorran, é si 
en ello entendiéremos no nos fará otro tal desacato 
el Capitán que fuere; e es muy cierto, que si noso- 
tros nos entremetemos a proveer lo que decimos en 
su defecto, que con arta mas voluntad faran lo que 
ordenamos sin faltar persona, que no lo quel dicho 
Marqués mandare e ordenare: en todo tememos 
todo buen miramiento, no dexando de proveer lo 
que conviene. Vuestra Magestad nos mande pro- 
veer lo que fagamos, pues es cosa que tanto im- 
porta. 

En vyniendo el dicho Marqués, antes de nuestra 
venida, mató el Señor de Tescuco a otro prenci- 



DBL ARCHIVO DE INDIAS 185 

pal de la dicha Gibdad con otros seis o siete: tes- 
tigo a abidOy que a querido dezir quel dicho Señor 
de Tesctíco lo fizo con favor del dicho Marqués , asi 
por ser amigo del dicho Marqués, como porquel 
muerto syguió mucho a los Oydores pasados; fasta 
agora no se falla mas culpa desto contra el dicho 
Marqués, tenemos presos, mas á de seis meses, a los 
que fueron en la dicha muerte, e el dicho señor 
está rretraido en San Francisco, bien temeroso, e 
nosotros no «descuidados para le asir, e fazer sea lo 
que fuere xustycia de los presos; e si el dicho Mar- 
qués tubiese culpa, que fasta agora no consta 
bien, se fará lo que fuere en xustycia. 

Después de nuestra venida subcedió, quentre los 
pueblos de Cuyoacariy que tiene el dicho Mafqués 
al presente en encomienda, como hemos dicho, ques 
el questá junto a esta Gibdad e SicchimilcOj obo 
cierta dyferencia de tierras: embiamos un corregi- 
dor comarcano e una lengua para que lo averi- 
guasen, e quedando concertados un dia e señalado 
otro para amoxonar, en este comedio vynieron los 
del dicho pueblo de Cuyoacan al dicho Marques 
por cartas de favor para las dichas personas, e las 
llevaron, en que les dezia y encargaba que mira- 
sen mucho como aquello era suyo; dadas las dichas 
cartas, estando los de Suchimüco esperando que 
vyniesen los otros al dicho amoxonamiento, vynie- 
ron los del dicho pueblo del dicho Marqués, a ma- 
i ñera de guerra, como ellos suelen, e sin aber otra 



' 136 DOCUMENTOS INÉDITOS 

novedad, dieron en los otros, e no lo pudiendo 
rresystir los españoles, qaataron cinco yndios e 
hirieron a otros; e segund paresce por la ynforma- 
cion, tuvieron mucho calor e *osadía en ser del di- 
cho Marqués, e aun andando en el rruido, hay 
testigo que uno dezia, que lo matasen, que lo dezia 
el dicho Marqués. Luego yncontinenti, fueron al 
dicho pueblo los lycenciados Maldonado e Zeynos, 
e por darles a entender quién los abia de castigar, 
trageron copia de gente presa del dicho pueblo, e 
resol víinonos en que quedasen los prencipales cul- 
pados presos, que fueron seis o siete, con quien se 
faze el proceso de sus culpas, e haremos xustycia; 
e lo mismo si . culpa obiéremos en el dicho Mar- 
qués,' que fasta agora no ay mas de lo dicho. He- 
4 mos dado a Vuestra Magestad parte desto, para le 
sygnificar lo que ay en esta materia, e como con- 
viene questa Real Abdyiencia tenga entera autori- 
dad. Ynformados hemos sido de una persona, que 
nos dize que unos yndios del dicho Marqués, que- 
riendo aber dyferencia con otros, dezian algunos 
dellos que no se fyziese, porquel Marqués no les 
valdría, pues no valió al Señor de Tescuco ni a los 
de Cuyoacan. 

Xunto a esta Cybdad ay un pueblo que se llama 
Zím^an^ro, donde se faze cal, e aunque en otros se 
faga, este es el mas cercano: convendría quel di- 
(^ho pueblo estobiese diputado para dar cal para 
obras de Yglesias, e de Vuestra Magestad e públi- 



DBL ARCHIVO DB INDIAS 137 

cas, 6 que diese la cal que (1) en questá 

encomendado, e Vuestra Magestad podrá mandar. 
que ge le proveyese otra cosa en su recompensa; 
que queriendo acabar de facer un caño de agua 
que viene a esta Cibdad, ques cosa muy necesaria, 
es cosa muy prencipal la dicha cal, e asi esto co- 
mo lo demás que se faze de obras públicas, no po- 
drán fazer como convenga sin ella. Vuestra Ma- 
gestad lo mande proveer. 

Mandamos a pregonar^ como a Vuestra Mages- 
tad hemos dicho, conforme a nuestra ynstrucion, 
que los absentes mostrasen lycencia de Vuestra 
Magestad para lo estar, dentro de quatro meses, 
con apercebymiento que no la mostrando ge les 
quytarian los yndios e se pondrían en corregy- 
mientos: seria cosa muy conveniente e aun necesa-* 
ría que Vuestra Magestad mandase, que aunque la 
dicha lycencia e facultad tengan, no se puedan te- 
ner los dichos yndios por persona alguna, estando 
absentes, mayormente teniendo otros en alguna 
provyncia, porque los desta se den en corregy mien- 
tes o como Vuestra Magestad mandare, a quien 
rresida en esta tierra e esté presente para la defen- 
sa della. Vuestra Magestad lo mande proveer como 
a su Real servycio convenga. 

Por la copia que de caballos ay e de cada día 
vienen, no llamos lugar a quen la provysion de las 



(1) Roto el original. 



138 DOCUMENTOS INÉDITOS 

muías se faga vexacion, porque se tiene por pren- 
cipal granxería por muchos de criar caballos, e to- 
do los tienen, e no es yncombeniente qué. se sus- 
tenten las muías que ay para muchos efectos. Vues- 
tra Magostad sea dello servido que asi se faga . 
Nuestro Señor la Sacra Cathólica Cesárea Magostad 
de Vuestra Persona guarde e conserve e con el Se- 
ñorío del Universo abmente. Desta Gran Gibdad de 
Temyxtitan a catorce de Agosto de mili quinientos 
treinta e un años. — De Vuestra Sacra Cathólica 
Cesárea Mdgestad muy humildes vasallos, que sus 
rreales pies e manos besan. — Femando Salmerón. 
— Lycenciado Alonso Maldonado. — El Lycenciado 
Zeynos. — El Lycenciado Quiroga. — Estáñrmado. 



Traslado de Real Cédula a Xptobal de Pedraia 
sobre la escomunion de que abia seydo objeto. 

Madrid.— XuLio 6 de 1533 (1). 



LYCENCiADO Xptobal de Pedraza, Chantre de 
Meanco e Protector de Galxzia de la Nueva- 
España. — Porque por carta del Reverendísi- 
mo Señor Cardenal de Siguenza somos ynformados 
questáis descomulgado e anatematizado por todos 
los Cánones de Roma^ por ende, de parte de Sus 
Magestades, vos mandamos que si no tenéis abso- 
lución de la dicha descomunión, no paséis a aque- 
llas partes, porque de lo contrario, Su Magestad 
será deservido e lo mandará proveer como mas 
convenga a su servycio, e teniendo la dicha desco- 
munión, mostrarla e yo a los nuestros ofyciales de 
Semüa que residen en la Casa de la Contratación de 
las Indias. — ^De Madrid a seis de Xulio de mili e 
quynientos e treinta e tres años. — Señalada del Con- 
de 6 Bemal e Mercado. — Refrendada de Samano. 



(1) Archivo de Indias.— Indif.'gral.-Reg. gral.doR. Ord. 
-Bst, 148. - Caj. 2.*»- Leg. l.**-Lib. 3." 



Traslado á los Oficiales de la contratación de 
las Yndias de Semita, sobre cierto pleito acer- 
ca de un yndio llamado Diego, de Nueva - 
España, sobre malos tratamientos. 

Dueñas. — SetiemBe 25 de 1534 (1). 

N^ os, los del Consexo de las Yndias de Sus 
Magestades, De su parte fazemos saber, a 
vos los sus ofy cíales que resydís en la Gib- 
dad de Sevilla en la Gasa de la Gontratacion de las 
Yndias^ como por parte de Xoan de Gárdenas, Vy- 
sitador de las naos que van despachadas de la Casa 
para las Yndias^ a seydo fecha relación en este Con- 
sexo, quen esa Gibdad ay muchos yndios. naturales 
de la Nueva España e de otras partes de las Yndias, 
los quales seyendo libres e no subxetos a servidum- 
bre ni cabtiverio alguno, las personas que los tie- 
nen los quieren fazer cabtivos e siervos, e como de 
tales se sirven dellos; e que aunque él por comy- 
sion de Su Magestad trabaxa que no se vendan ni 
hierren por esclavos, algunas de las personas que 



(1) Archivo de Indias. — Indif. gral.— Reg. gral. de R. Ord, 
Est. 148.— Caj. ^.•-Leg. l.^—Lib. 3.» 



DBL ARCHIVO DE INDIAS 141 

los an traído de aquellas partes e los tienen los hier- 
ran en el rostro, ó los echan argollas de hierro á 
la garganta con letras de sus propios nombres, en 
que dizen ser sus esclavos: e que una Inés Carrillo, 
vezina desa Gibdad, muger que diz ques de un Cris- 
tóbal Sánchez, marinero, tiene un yndio que se lla- 
ma Diego, natural de la Niceva-España, al qual 
sin ser esclavo ni estar herrado en el rrostro del 
hierro de Su Magestad, le a echado una argolla, por* 
lo qual el dicho yndio, yendo a reclamar dello ante 
vosotros, el Obispo de Meanco le presentó ante vos, 
e que presentado, vosotros le depositastes en poder 
del dicho Xoan de Cárdenas, fasta que se averigua- 
se si era libre o no; e que andando el pleito sobre- 
lio ge le volvió a la dicha Inés Carrillo contra todo 
derecho, e questando en su poder, demás de ser mal 
tratado no a de poder seguir el dicho pleito, suplicó 
en este Consexo se mandase volver el dicho yndio 
al dicho depósito fasta tanto quel dicho pleito se 
determinase. Por ende, de parte de Su Magestad 
vos mandamos, que luego queste mandamiento 
veáis, ymbieis relación a este Consexo como e a 
qué manera lo susodicho a pasado e pasa, e si tie- 
ne título bastante la dicha Inés Carrillo para le 
thener por esclavo, para que visto, se provea lo 
que convenga e sea xustycia, e non fagades ende 
al. — ^Fecha en Dueñas a veynte e cinco dias del 
mes de Setiembre de mili e quynientos e treinta e 
quatro años. — Señalada de los dichos sensores. 



• • 



I 

i 



Carta a Su Ma gestad por los vecinos dé Tlatelulco 
(Santiago). 

México. — Febrero l.o de 1537 (1). 

Sacra Gathólica Cesarla Real Magestad. 

Todos los prencipales vasallos de Vuestra 
Magestad de la Gibdad de MeancOy los que 
somos vezinos e morador^ en la parte que 
se dizia Tlatelulco antiguamente, e agora se llama 
Santiago, besamos las manos de Vuestra Magestad 
e le suplicamos nos quiera oir con clemencia e ser- 
nos favorable a nuestra xusta suplicación e pety- 
cion de leales vasallos e servidores. 

Sabrá Vuestra Magestad que a ciento e quarenta 
años que Tlatelulco, aunque está xunto e incorpo- 
rado con Tenuchtitlan, e todo iunto se llama la Gib- 

« 

dad de México, es señorío apartado, e antes que vi- 
niesen los españoles a estas partes obo en Tlatelul- 
co seis señores, cuyos nombres fueron Ayacuahypi- 
cavac, Tlacaterzi, Cuahji;latoaci, Moquyvici, Gy- 
vacpopocazi, e Zcuahyzi. 



(1) Archivo* de Indias.— Est. 58.— Caj. 6.**— Leg. I.*. 



DBL ARCHIVO DE INDIAS 148 

Después que vyniqron los españoles an seydo go- 
bernadores en nombre de Vuestra Magestad, el 
primero un Tlacatecatl que se dezia Temilozi, e 
luego D. Martin Tlacatecatl, después del, Don Xoan 
Mixcoa Tláylotlac; todos tres como arto bien saben 
los españoles, e son ya fallecidos, en todo este tiempo 
poseyeron pacyficamente las tierras de Ayatücla, 
Tdpetlac e Acalvaca^ que son ciertos arrabales o 
pueblos pequeños; en uno ay Ixxx casas, en el otro 
XX, e en el otro xl, de los quales siempre en todos 
tiempos nuestros padres e abuelos e antepasados se 
an aprovechado e los an poseido por suyos, e los ve- 
zínos dellos an seydo puestos por sus manos e los an 
reconocido por señores, acudiéndoles con las ren- 
tas e tributo de lo que en las dichas tierras se da e 
fructyflca: e los dichos nuestros antecesores ponian 
guardas e arrendadores en las dichas tierras e pue- 
blos, segund e como es costumbre que lo fazen los 
otros señores de otros pueblos en esta tierra de la 
yiteva- España y e en esta pacífica posesión los am- 
pararon nuestros predecesores, e a nosotros fixos e 
sucesores suyos todos los gobernadores e presiden- 
tes de Vuestra Magestad, fasta agora, en tiempo del 
Visorrey de Vuestra Magestad Don Antonio de Men- 
doza, que nos los quiere tomar Xpoval de Valderra- 
ma, dyziendo que los dichos barrios e tierras son 
subxetos al pueblo que por Vuestra Magestad tiene 
encomendado que le sirve. 

Ansi mesmo sepa Vuestra Magestad, que de la 



I 



144 DOCUMENTOS INÉDITOS 

misma manera e tiempo poseyeron nuestros ante- 
pasados las tierras e vezinos de Xolocj que son 
ochenta casas e de acampado ay quinze casas, e 
agora nos las quiere tomar e toma Gil González de 
Benavides, e dize que son subxetos e í)ertenecen a 
la Provyncia de Cicanctitla^ que tiene encomendada 
por Vuestra Magestad e le sirven. Por lo qüal su- 
plicamos a Vuestra Magestad, pues le somos leales 
vasallos e servidores, mande nos sean restytuidos e 
seamos amparados en nuestra posesión, compade- 
ciéndose de nosotros e de nuestros tíxos e morado- 
res desta su Gibdad, porque si aquesto se nos quita, 
no nos queda tierra en que podamos sustentarnos 
para poder servir a Vuestra Magestad en el Regy- 
miento e Gobernación desta Gibdad, como querría- 
mos e en gran manera conviene e es menester; e 
en esto fará Vuestra Magestad mucho servycio a 
Dios Nuestro Señor e a nosotros, e a nuestros fixos 
e fixas señaladas mercedes. — Desta su Gran Gibdad 
de México primero de Hebrero año de mili quinien- 
tos treinta e siete años.- — Vasallos de Vuestra Ma- 
gestad que sus manos besan. — Don Xoan Tlacate- 
cutly. — ^Don Maclas Tlacochtecutly. — Xoan Misco 
Atlaylotlac. — Tomás Tlacatecatl. — Alonso Guahu- 
nochitl. — Francisco EzahuacatL — Baltasar Mexi- 
catl. — Toribio Ticotynvacatl. — Diego Atepanecatl. 
— Está firmado. 



Carta a Su Magestad de los rrelygiosos Agus* 
tinos de Nueva-España, dándole cuenta de una 
cofradía que fundaban e de los estatutos e re- 
glas delta , 

México. — ^Diciembre 15 de 1537 (1). 

Sacra Cathólica Cesárea Magestad. 

• 

Los rrelygiosos de la Orden de San Agustín 
que resydimos en esta Gibdad de MeancOj de- 
zimos: que un Bartolomé de Morales, defunto, 
falleció en esta Gibdad de Meanco, e de los bienes 
qae tenía situó una casa-tienda, para que de la ren- 
ta della se fundase un colegio en el dicho Nuestro 
Monesterio, e para que de la renta se pagase un lec- 
tor que leyese gramática e sensefiasen a leer e escre- 
birlas personas que quysiésen; e viendo que la 
obra es tan nescesaria en estas partes, aunque la 
rrenta de la dicha casa no basta para pagar el tal 
lector, porque no rrenta sino ciento e quinze pesos 



(1) Archivo de Indias. —Simancas.— Est'. 60.— Caj. 2.'— 
Leg. 1. 

TOMO XL{ i O 



146 DOCUMENTOS INÉDITOS 

de minas e. estos no bastan en estas partes para el 
•*proveymiento de una persona; e a esta cabsa, de 
las limosnaa que se fazen al dicho Monesterio, le 
damos ciento e cinquenta pesos de mina al lector, 
de cuya cabsa es por sostener obra tan santa e nes- 
cesada en estas partes^ asi para los españoles en lo 
que toca a la cyencia, como a los naturales para 
que mas ayna vengan en conocymiento de Nuestra 
Santa fée cathólica con tan santa dotrina e exercy- 
cío, e para quel dicho colegio vaya en crpcymiento 
e aya personas que tengan cuidado de proveer lo 
que convenga, e para mexor exercitar e complir la 
quel testador dexó en el dicho testamento, con 
acuerdo de vuestro Visorrey e Oydores e Obispa 
desta Santa Iglesia de Meanco, se ha fecho una co- 
fradía e hermandad en el dicho colegio que se 
nombra la < Cofradía e Hermandad del Nombre de 
Xesus, » en la qual se an delegir quatro diputados e. 
dos mayordomos conforme a las ordenanzas que a 
Vuestra Magestad embiamos. En suma e conforme 
a ellas, quedan elegidos los dichos diputados e ma- * 
y ordomos, que son los firmados en esta carta, e por 
questa Santa dotrina no puede yr en ese cymiento 
ni sustentarse por lo poco que tiene sin el favor e 
ayuda de Vuestra Magestad, a quien pedimos e su- 
j^licamos, teniendo Vuestra Magestad el zelo que 
siempre a tenido e tiene para quen estas par- 
tes Vuestra Santa Fée Católica sea acrecentada 
e aumentada con la conve\:^ion de los natu- 



DBL ARCHIVO DB INDIAS 147 

rales^ ques el prencipal intento de Vuestra Ma- 
gestad, faga merced e limosna al dicho colegk) e 
Cofradía de algún pueblo cerca desta Gibdad de 
MeancOj con quel lector e lectores del dicho Colegio 
se puedan mexor proveer e sustentar; e si dello 
Vuesti^ Magostad no fuese servido, nos la faga de la 
cantidad de maravedís que fuere servido, mandándo- 
los sinar en las rrentas e aber de Vuestra Magestad 
quen en estas partes tiene; en lo qual, demás que 
Vuestra Magestad fará gran limosna a nosotros, a 
nos queda especial cuidado, demás del ordinario 
que tenemos, de rogar a Nuestro Señor Xcripto, en 
cuyo nombre se face la dicha Cofradía, por la vida 
6 Real Estado de Vuestra Magestad, e que sea par- 
te en todo lo contenido en la dicha Cofradía. Nues- 
tro Señor la vida e Real Estado de Vuestra Mages- 
tad con acrescentamiento de mas Reynos e señoríos 
prospere e guarde a su santo servicio. De Meañco 
a quince de Dygiembre de mili e quyiJLientos e treyn- 
ta e siete años. De Vuestra Sacra Católica Cesárea 
Magestad, muy verdaderos Capellanes e basallos 
que sus Reales pies e manos besan. — Fray Nicolao 
de Agreda, Vit. provyncialis. — Fray Gerónimo Xi- 
menez. — ^Fray Alfonso Averacruoe Theologii magis- 
ter. — Fray Gregorio de Sant Agustin. — Francisco 
Olmo. — ^Miguel López deLegaspi. — Francisco Mon- 
tano. — Fray Fernando Davila. — Licenciado Etelle. 
— Gerónimo de Mas. — 

Ilis m.* 



148 DOCUMENTOS INÉDITOS 

Sígaense las cosas que an de guardar e fazer to- 
dosr los cofrades de la Cofradía del bendytísimo 
nombre de Xesus e lo que los tales cofrades ganan ^ 
ansí los vivos como los def untos. 

Primeramente. Que los mayordomos e deputa - 
dos an de tener cargo de la rrenta e bienes del 
Colegio del Nombre de Xesus e la an de granxear 
en quanto en ello ñieren. 

ítem. Que quando algund cofrade estuviere muy 
malo, lo an de velar. 

Ítem. Que an de yr a los enterramientos de los 
cofrades con candelas o hachas, las quales tengan 
en su casa a su costa. 

ítem. Que los mayordomos an de fazer dezir 
una vygilia e misa cantada por cada defunto o de- 
funtá de los cofrades, dentro de diez dias que supie- 
re de su muerte, a costa de todos los cofrades. 

ítem. Quel dia que supieren de su muerte, to- 
dos los cofrades e cofradesas les rezen quinze ave- 
marias por su ánima, porque mas presto saiga de 
purgatorio. 

ítem. Que an de rezar cinco ave-mañas en 
reverencia del nombre de Xesus por las almas del 
purgatorio. 



Relación del Virrey de Nueva-España, Don An- 
tonio de Aíendo^a^ sobre los serpycios per so- 
nales que facían los yndios en aquellas pro- 
uy netas. 

1537 (1). 



LO que cerca de los servycios personales e car- 
gas tamemes se a proveído, e los ynconve- 
nientes que se seguyrian si Su Magestad 
mandase que no se cargase, es quen el año de mili 
e quynientos e veinte e ocho Su Magestad mandó, 
que ningunos yndios se cargasen por el daño que 
dello se rescebia, e asi se comenzó a fazer, e visto 
los ynconvenientes que dello resultaban e el gran 
daño questa r república rescybia. Su Magestad rre» 
vocó aquella provycion e mandó dar otra, fe- 
( ha a trece de setiembre del año de mili quynientos 
treinta e tres. 

Después desto, quando yo vine a esta Nueva- 
España^ Su Magestad dio otra provysion para mi 
fecha a veinte e dos de Abril, año de mili quynien- 



(1) Archivo deg.India«.— Patronato.— Bst. 2."— Caj. 2.' 
Leg. !.• 



150 OOCUMBNTOS INÉDITOS 

tos treinta e cinco, e otra a diez e seis de Hebrero 
del mismo año, por virtud de las quales yo fize los 
aranceles e ordenanzas qne fasta agora se guardan; 
e quando el Lycenciado Sandoval truxo las leyes 
nuevas, se vio que una fablaba acerca desto, e 
platicado sobrello, paresció que séstaba bien pro- 
veído, e ni se añadió ni mudó cosa nueva en ello. 

En todo el tiempo después que yo gobierno en 
esta tierra, traiendo notycia de los ynconvinientes 
e daños quen las tierras calientes e donde ay poca 
gente se sigue, de la desorden del cargar de los yn- 
dios, yo e proveído lo syguiente: 

Que para la Veracniz, ni Soconusco^ ni Teqtum- 
tepeque, ni de Guaxacüy GuatulcOj ni en Colima^ ni 
Qacatulay no se carguen tamemes con ningund gé- 
nero de mercaderías, ni con cacao, e ansi mesmo 
están quitados én la Prtfvyncia de Panuco: quando 
la Nueva Galycia estaba a mi cargo, tenía manda- 
do que por ntnguna via sacasen fuera de aquella 
Gobernación yndios cargados, porque los trayan 
con cosas de aquella gobernación e los volvían con 
mercaderías; después que las minas de los jacote- 
cas se descubríeron, por la mucha gente que a ella 
iba e por cabsa del plomo que se llevaba, ques en 
gran cantidad, proveí que no fuesen yndios desta 
Gobernación con cargas e asi se faze, e esto pa- 
rescerá por los mandamientos que yo tengo dados 
sobrello; e en las partidas que se cargan donde no 
se puede escusar, si se da lycencia es con estas 



• 15 



DBL ARCHIVO DE INDIAS 151 

condyciones, que no se a visto por virtud de las ly- 
cencias mandar que se carguen ni den los tame- 
mes e caso que los den, se carguen de su voluntad 
e no de otra manera; e que para ello no sean traí- 
dos ni ynducidos: e que a los mesmos que se car- 
gasen se les pague su tfabaxo lo questá ordenado; 
que no lleven en cada carga de dos arrobas arriba; 
que no los lleven de tierra fria a caliente ni de ca- 
liente a fria; que no anden ni los lleven aunquellos 
quieran de una xomada arriba, ques de cinco le- 
guas e la mayor de seis; que no se cargue en ellos 
mercaderías, porquestas están prohybidas; e conque 
guarden esto, so ciertas penas se dan algunas ly- 
cencias. 

Lo quen este caso Su Magestad provee, sospecho 
que nasce de aberle fecho rrelacion personas que 
no entienden el estado en questá la Tierra ni la 
gobernación della, porque dize aber gtandes exce- 
sos e cortar las cabezas a los yndios por no aguar* 
dar a sacarlos de las colleras; e es falso,*porque no 
se fallará en toda esta Nueva-España que se eche 
yndio en collera ni que se tratan los tamemes por 
la manera que se dize, e que ay muy gran cantidad 
de bestias para cargarse, e están engañados, por- 
que aunque obiere veynte tantos de las que al 
presente ay, no bastan para el servycio nescesario; 
e es mayor la falta que agora tres o. cuatro años, 
aunque ay muy mayor cantidad, porque se an des- 
cubierto las minas de los Zacatecas, que son de mu- 






152 DOCUMENTOS INÉDITOS 

cho metal muy rico e de muy mala fundycion, ques 
necesario gran cantidad de plomo e greta e acendra- 
da para sacar la plata, e el plomo se acarrea la ma- 
yor parte de la Veracruz, que viene Despaña^ e lo 
demás a sesenta e a setenta leguas de las minas. 

• 

Anse descubierto minas nuevas en Guachinango e 
Catlan e en Choncupacio e en la Guacana e en Iz- 
myquilpa: en todas estas minas, que son nuevas^ 
no ay ser^^ycio de joidios; fácese todo con bestias: 
en las de Tasco e Zximpango e (^ultepeque e Tegua-- 
can e Ayoteco e la Misteca e en Neaxipan e los (Ma- 
potecas están quitados casi todos los servy^ios, e los 
que quedan se quitarán luego; en las minas de los 
Zacatecas, e las demás que nuevamente se an des- 
cubierto, no ay posybilidad para fazer yngenios de 
agua, porque no hay rrios; en donde los ay no se 
quieren alquilar los yndios para fazellos, como es 
público e notorio, e por la gran costa ques el fazer 
presas e acequias para sacar las aguas, no se atre- 
ven fasta que las minas son tan fixas que paresce 
que duran muchos años, e por esto se facen ynge- 
nios de caballos en que se gastan gran número de- 
llos, porque se engrasan; todo esto se añadió al ca- 
rruaxe mas de lo que fasta aquí, y a esta cabsa las 
cargas que solian venir de la Veracruz a esta Gib- 
dad a cinco pesos vienen a diez, e a los Zacatecas a 
veinte pesos, e aun no sabemos en qué pararán, 
porque para el Perú llevan muchas bestias e parái 
GtuUimala lo mesmo^ e soliendo valer una muía pa- 



DBL ARCHIVQ DB INDIAS 153 

ra la cai^ por domar qaince e veinte pesos, vale 
agora sesenta e setenta pesos, e los asnos para las 
yeguas valen a seyscientos pesos de minas e a mili 
sá son buenos, e valiendo una yegua dos pesos, e un 
potro tres, vale un rocin de la carga treynta e cua- 
renta. 

E porque Sus Altezas dicen que piensan mandar 
quitar del todo los tamemes, diré las dubdals quen 
este se me ofrecen, que son; si debaxo de )a genera- 
lidad, de que Sus Altezas dizen, de que ninguna per- 
sona de qualquier estado e calidad, etc., si se com- 
prenderán» los relygiosos, pues no son yndios e 
ellos cargan muchos tamemes con fruta e pescado 
e otras cosas, proveyendo los Monesterios de la 
tierra caliente a los de la fría e los de la fría a la 
caliente. E asi mismo con el aceite e vino ques ne- 
cesario para lámparas e misas e para comer e be- 
ber, e quándo van a vysitar llevan consigo yndios 
cargados con homamentos e su rropa e otras cosas 
neoesarías. 

Tengo dubda si con los yndios se podrá traer cal, 
madera, piedra, tecontal e los « demás materiales, 
pues en esta Cibdad fasta la tierra es necesario trae- 
lla de fhera para los edyficios, por ser la de dentro 
e de la redonda salitre. 

Asi mismo se me ofrece, qué orden se dará para 
los hombres pobres que no tienen posybilidad para 
tener requas ni carretas, e tienen estancias donde 
tresquüan sus ganados e fazen quesos e tocinos e 



154 OOGUMENTOB INÉDITOS 

siembran trigos e otras legumbres, para questos ta- 
les traigan a vender lo que tienen de sus granxe- 
rias; porque le será forzoso de perdello o vendello a 
mercaderes judíos para quellos lo traigan con to- 
memes; e asi esta ley es fecha contra los pobres e 
en favor de los ricos, porque valdrán mas sus bes- 
tias e con ellas acarrearán sus faziendas, e desto 
subcederá que ocupado todo el carruaxe en mina e 
granxerias e caminantes, valdrán tan caras las 
mercaderias que son de volumen, que no se puedan 
sufrir; e en las cosas que no puedan venir en rre- 
quas, como son aceite, e aguas de boticas, vydríos 
e barro e otras cosas desta calidad, qué remedio se 
toma, pues todo es necesario para la república; 
traense calderes para alumbres, tintes de paños, e 
ynxenios de azúcar, e por su grandeza e la mala 
dysposicion de la Tierra no se pueden llevar en ca- 
rretas, aunque creo que nada desto se fará de 
mucho e ^erá harto conservar lo fecho. 

Si se ofreciese necesidad de llevar artyllería a la 
Mar del Sur^ como fué la del Perúy siendo piezas 
que no se pueden llevar cargadas en caballos e la 
tierra de dyspusicion que no la pueden tirar bes- 
tias, como se proveerá en lo que subcediese e al 
presente a subcedido, que a sydo forzoso con toda 
dyligencia rretirar el artyllería, questaba. en los 
puertos del Mar del 5ur, la tierra adentro, porque 
los questaban alzados en Lean no la tomasen, e si 
se abian de castigar era forzado tomarla a llevar; 






viaxe^ que podrá ser no fazer otro en un año , e 



DBL ARCfllYO DB INDIAS 155 

paes como digo, si no es a fuerza de brazos, no pue- 
den tener otro medio. En este año pasado anse al- 
zado yndios en Titíquipany ques en la Provyncia 
de Guaxaca^ e en los Qipotecas e en los ChontaleSy 
(pe mataron un español e aporrearon al Corregidor 
yendo a concertar cierta dyferencia quentrellos 
abia, e al presente ay algunos en la Ntceva^Galp- 
cia: púas' que la experyencia tiene mostrado clara- 
mente, e en esto no puede aber dubda, que la guerra 
se a de facer con españoles, e estos no pueden ir sin 
servycio de yndios e tamemesj qué orden se a de 
tener en ello, porque se an de dexar estar alzados e 
qne cada dia cresca mas el daño como se vé claro 
8i no se ataxa; e si se an de rremediar, a de ser con 
(pie los yndios^ sirvan e carguen; qué se fará en es- 
te caso. 

Si es necesario que- vaya un ombre a su pueblo 
o a otros negocios a otras partes, por la tierra por 
donde no son los caminos cursados, es forzoso lle- 
var consigo cama e todo lo demás quen España e 
en todas las otras tierras se falla en las posadas, e 
aqoi no lo ay, qué remedio- a de tener; porque de- 
arque se alquilen rrequas e caballos, ay pocos, 
como tengo dicho; e ya que aya cantidad , sino a 
moQester sino media rrequa, ala de alquilar ente- 
ra; e si dos caballos, cómo los a de aber quién 
gelos ha de cargar, a de comprar los caballos, e 
on arriero que les costará quince pesos para un 



166 DOCUMENTOS INÉDITOS 

mas valiendo los negros como valen: si a menes* 
ter qne lleven provysion de cosas Despañüj ques en 
poca cantidad, a de comprar au caballo o alquilar- 
le, que no lo fallará para cada vez: si un Oydor va 
a vysitar la tierra o el que la gobierna, e es nece- 
sario estar en un pueblo tres e quatro e ocho dias 
e veynte» podría ser, a de tener una rrequa o dos 
e las demás tener consigo, no bastara todo el sa- 
lario de un año para pagar seys meses de vysita. 
Son tantos los ynconvenientes, que seria nunca 
acabar quererlos poner todos, quanto mas, que 
con lo que Su Magestad manda no se rremedia el 
daño; porqué no está el mal en que los yndios se 
carguen, ni se puede dezir que las dos arrobas del 
español son mas pesadas que las de los 3nidios» e 
dexar que los yndios puedan cargar los yndios, 
solo sirve de quitar la contratación a los españo- 
les e darla a los mercaderes yndios , que los ay ya 
muy cabdalosos e saben contratar por mar e por 
tierra en todo lo de las YndiaSy sino en lo del Pe- 
rúf que solo esta contratación es falta; e esto car- 
gan lo mas, equales a su voluntad, sin que nadie 
les vaya a la mano ni les pesen las cargas , como 
fazen a los españoles, questan todos los Corregido- 
res por do pasan con la romana en la mano para 
si pesa dos ó tres libras mas llevarle la pena; lo 
•que no se faze con los yndios, sino que con poca 
o con mucha carga libremente los dexan, porque 
fazerse lo contrarío sería grande yncombeniente. B 



DEL ARGHIYO DB INDIAS 157 

• 

estoy maravillado como el Lycenciado Sandoval, 
estando tanto tiempo en esta tierra, siendo Visi- 
tador Oeneral en ella, abíendo cargado muchos 
yndios a la venida de la Veracruz e a la vuelta fasta 
día, e siendo en el mas cursado camino de la 
tierra, no pudiendo él facer otra cosa , como no a 
ynformado a Su Magostad e a los señores Presi- 
dente e los del Consejo, ques ymposible guardarse 
a la letra esta cédula. 

Las provyciones que Su Magostad e los señores 
del (Consejo dan, santas e xustas son, mas no se 
negará que con las leyes nuevas Su Magostad des- 
truyó el Perú^ e con ellas si reformaron muchas 
cosas en esta Nueva España j con otras provysio- 
nes que han venido de servycios e tamenes destru- 
ye a Guatemala; con estas mismas perfeccionará la 
Suem- España, si bien sabemos usar dellas, e apli- 
carlas como es menester en su lugar e tiempo. No 
dexo destar corrido que Su Alteza e los señores del 
GoDsexo me tengan a mi por tan descuidado, en lo 
(pe tengo de proveer como Visorrey e (xobernador, 
e a todos por tan remisos en el fazer xustycia e 
castigar los excesos, que no ayamos fecho lo que 
debemos; mas el trabaxo desta Tierra es grande, 
pnes por solo un fraile o dos que vengan a capítulo 
e digan que toparon unos tamenes j que llevaba uno 
juchado el pie e que otro español los pasó una xor- 
nada por fuerza, e que otro lo cargó contra su vo- 
luntad, siendo casos particulares en que se faze xus- 



158 DOCUMENTOS INÉDITOS 

• 

tycia quando se sabe, e que ni en este ni en otro 
delito que toque a yndios no se fallará con verdad 
que se aya dysimulado é no se aya castigado, ques- 
criban que todo es general. Digo que si asi es, que 
todas las provyciones dadas ni las que se puedan 
dar no es sufyciente rremedio, sino que Su Magos- 
tad nos quite los ofycios 9 nos corte las cabezas, e 
no que fagan leyes con que guardándolas al pie de la 
letra destruya sus rrentas e sus basallos, e les faga 
dexar la Tierra, teniendo nescesidad dellos en ella. 
Quanto a lo de los servycios personales, digo 
que no an seydo los españoles los que lo ynventa- 
ron, sino ques cosa tan antigua en esta rrepública, 
que no ay memoria dello en contrario: antes toda 
su polycia e su buen gobierno consiste en esto, e 
si sentíende que los yndios no an de servir a los 
yndios ni menos a los rrelygiosos, no sé como sea 
posible sostenerse esta polycia; e si esto se a de pre- 
mytir, no entiendo por qué serán de mas mala 
condycion los españoles que los demás, e si se dize 
que son otros géneros de servycios los que se le fa- 
zen mas perxudyciales, ya en esto está proveído, 
como consta por las ordenanzas, a lo menos los 
que se conceden a los unos no se debria negar a 
los otros: si está el daño en la mucha gente que se 
ocupa, para rremedio destos se pusieron los servy- 
cios personales en las tasaciones, porquera el esceso 
tan grande, que sino se pusiera rregla, que por 
ninguna via pudiesen servirse de mas yndios de 



ki 



DEL ARCHIVO DB INDIAS . 159 

t 

los qaestaban en la tasación, no quedara yndio. 

Agora Su Magestad manda que los yndíos se al- 
quilen, no se señala número; queda arbitrio del co- 
rregidor, del rreligioso o del cacique e prencipales; 
este será segund el amistad o la paga que se diere 
al que lo a de negociar, e donde antes se tenia quen- 
ta con la calidad. e posybilidad de la gente e esta- 
ba por ley, aunque obiere cien mili yndios que no 
diesen mas de lo quen la tasación estaban puesijtos, 
queda la puerta abierta para que no quede ninguno e 
con mas rruin condycion que antes, porque quando 
no se pagaban no se tenía quenta^con lo que traba- 
xaban, e agora está claro quel que lo paga que se 
lo a de fazer trabaxar; e para remedio desto no a 
destar un Vehedor sobre cada fazienda, pues si se 
dexa el alquilar e servir a la voluntad de los yn- 
dios, entendido está que pocos o ningunos lo farán: 
e esta esia común opynion, e aprobar la an los que 
dizen ques grandísimo el número de los bagamun- 
dos, e los caciques e prencipales, que dizen ordyna- 
rio que no los obedecen e que se les desvergüen- 
zan, e los rrelygiosos, que si no anda la dysciplina 
fázen lo mismo con ellos; e de manera que si el 
que gobierna la tierra no les da favor, farán poco 
en la dotrina xpiana. 

Siento que quando el Gonsexo proveyó que se 
pusieren los servycios personales en las tasaciones, 
no fué querer mandar que los yndios sjn: viesen 
contra su voluntad, sino . prohybír que, aunque la 



160 . DOCUMENTOS INÉDITOS 

tuviesen 9 no pudiesen ellos dar ni su encomendero 
tomar mas servycio del que les estaba señalado, e 
questo se fyziese por el Visorrey; e si esto estaba 
mexor proveido, que fuese arbji;r¡o del Virrey que 
no de los que agora lo farán, el tiempo lo mostra- 
rá. E asi teniendo yo este ptosupuesto por verdade- 
ro, todas las vezes que los yndio§ venian a dezir 
que no querían dar servycio personal se lo quitaba, 
e una vez quitado aunque tornaba a dezir que lo 
querían dar no lo permytia porque sospechaba que 
venian sobornados. E quando Su Magostad membió 
una cédula en que me mandaba que diese orden, si 
me pareciese, que todos los yndios questaban co- 
marcanos a las minas syrviesen en ellas, no proveí 
cosa nueva, paresciéndome que no convenia fazer- 
se mudanza no siendo por voluntad de los mesmos 
yndios: dexo de dezir como es al presente mas per- 
xudycial que nunca el quitar destos servycios, por 
cabsa de la gran cantidad desclavos que se an dado 
por libres, e que cada dia se dan; la careza de los 
negros es tan excesiva, que no basta fazienda a po- 
derlos comprar; Ja guarda de todos los ganados que 
se quita, las sementeras que se dexan de fazer, la 
seda que se dexará de críar, e todas las demás gran- 
xerias questán comenzadas, que todas se han de 
perder; e si el remedio a de ser que los yndios se 
alquilen, por fuerza yo doy por cumplida la profe- 
cía de Fray Domingo de Betanzos, e ninguna cosa 
se a poveido mas en su perxuycio questa. 



Carta a Su Magestad del Obispo de México Fray 

Xoan de Zumarraga. 



México. — ^Abril 17 de 1540 (1). 



Sacra Cesárea Catliólica Magestad. 

NUESTRO buen Dios todopoderoso sea siem- 
pre en guarda e dyrecion de Vuestra Ma- 
gestad, e le dé su gracia para en todo fazer 
su santa voluntad. Amen. 

Los pliegos con las cédulas rreales duplicadas 
que Vuestra Magestad nos mandó escrebir, que- 
riendo se humillar con su rreal benygnidad a res- 
ponder a nuestras poquedades, rrecebimos los de 
Nuestro Cabildo e yo, sus Capellanes e continuos 
oradores; e por cierto doblada tristeza e pena, con 
sobrada rrazon que nos durará, por el fallecymiento 
de la bien aventurada, dechado de toda virtud e 
santidad Emperatriz Nuestra Señora, que Dios tiene 
consigo, e xuntamente sentimos lo quel rreal cora- 



(1) Archivo de Indias.^Patronato.— Est. 2.®— Caj. 2."— 
ht^^ 5. 

TOMO ZLI i i 



162 DOCUMENTOS INÉDITOS 

zon de Vuestra Magestad abrá sentido e sentirá en 
ser privado de una tan bendytísima compañera, que 
la clemencia del Salvador se la abia dado; e pues él 
se la quiso Uevaí: para sí, segund la dyspusicion de 
su provydencia en que nunca desfallece, sea su 
nombre bendito para siempre. Las obsequias ñzo 
fazer Don Antonio de Mendoza vuestro visorrey, de 
quanta suntuosidad e abtoridad acá se pudieron fa- 
zer, en la Iglesia mayor tres dias, e asi en cada mo- 
nesterio otros tres, con sermones cotvdianos de los 
Obispos e rrelygiosos, concurriendo a ellos todos 
los clérigos e rrelygiosos, el virrey e oydores e pue- 
blo: e el dia noveno todos los yndios xuntamente 
fycieron las suyas en el Monesterio de San Francis- 
co, no de menos admyracion e aparato, oficiando 
ellos mismos las vygilias e misas; e después fue 
acordado en Nuestro Cabildo, que por la salud e 
prosperidad de Vuestra Magestad, Príncipe et prole 
regia, estado Real, e por el anima santa de la Em- 
peratriz Nuestra Señora, en todos los sábados con- 
tinuar e cantar la misa de Nuestra Señora, eon la' 
mayor solegnidad que podamos, concurriendo a 
ella el Prelado, Benefyciados, Curas e Capella- 
nes, etc., e se diga el rresponso solegne por el ani- 
ma de la Emperatriz e de los Reyes nuestros pasa- 
dos, en la tumba que abemos puesto en la capilla 
mayor con las armas rreales brosladas en su paño 
de terciopelo negro; e nos parece poco segund lo 
mucho que debemos e los benefycios e mercedes 






i 



DBL ARCHIVO DE INDIAS 168 

que contiguo de Vuestra Magestad trecebiraos; e 
allende las tres misas que la erección ,nos manda 
dezir en cada mes, se dirá esta todos los sábados ad 
perpeluam Rey memorianif e quedará en costumbre 
para los que vemán que no fagan menos. 

Lo que Vuestra Magestad manda cerca de no 
presentar por agora mas benefyciados, está mexor 
mirado e acordado que lo que nosotros suplicamos, 
no sabiendo lo que pydiamos; e aunque en la ver- 
dad yo firmé con ellos, fui siempre de contrario 
voto, e como el ano pasado de treinta e ocho subie- 
ron los diezmos a nueve mili e tantos pesos, pro- 
cur¡aban que se les diese su quarta; e porque fasta 
ser colocados todos los del número que la erección 
pone, parece que no lo podían llevar, ynsistieron 
en pedir que Vuestra Magestad se diese priesa en 
presentar, e como este año próximo pasado de 
treinta e nueve baxaron los diezmos menos la ter- 
cia parte quen el año de treinta e ocho, e este de 

• 

<piarenta está en menos de la mitad, an caido en la 
inenta que no supieron lo que py dieron, porque 
«n la merced del acrecentamiento que Vuestra Ma- 
gestad les manda fazer no sobra, antes falta mucho 
en su quarta para ser pagados los benefyciados, e 
};a no quieren la quarta porque no basta, e ay en 
^ quarta para solas las dygnidades e para un ca- 
D(kiigo, e falta para otros seys que sirven, e piden a 
Vaestra Magestad que lo que sobra de las quatro 
partes questén aplicadas a la mesa capitular, paga- 



Id4 DOCUMENTOS INÉDITOS 

dos los curas, que se añadan a su quarta; e estas 
quatro partes paresce que la erección las aplica a la 
mesa capitular para los que de nuevo entrasen para 
el cumplymiento del número que pone la erección: 
e acá nos dizen otros que an resydido en yglesias 
catedrales, que lo de la mesa capitular es cosa por 
sí e no les pertenesce ni se suele xuntar con la 
quarta del Cabildo; e a ellos paresce e no a todos^ 
que aquellas cuatro partes, pagados los curas e lo 
rrestante que llaman el superauit^ que les pertenesze 
a ellos, porque dizen estos que lo de la mesa capi- 
tular suele estar reservado para los salarios de to- 
dos los otros ofyciales que sirven en la yglesia, así 
para los que la erección nombra, como para otros 
que paresze que no se pueden escusar, e para los 
salarios de los quel Cabildo embia a Vuestra Ma- 
gostad e Procurador de corte, etc.: e los ofyciales 
que la erección no nombra, que la Yglesia tierie con 
]os salarios que les da, son el contador que rreparte 
e faze los lybram lentos de los Mynistros, al cual 
se le dan treinta pesos, e al recaudador de los diez- 
mos veinte, e al maestro de capilla sesenta, e a los 
cantores e a dos capellanes, cada uno treinta, e al 
Letrado del Cabildo treinta, e al Procurador de acá 
sin el de la corte veinte; e todos son pesos de minas 
de a quatrocientos e cinquenta maravedis: e yo 
siempre e gruñido por no estar satisfecho, e en Ca- 
bildo artas vezes lo e dicho que no sabia qué fa- 
cultad teníamos para dar estos salarios, puesto que 



DBL ARCHITO DE INDIAS 165 

sean convenibles e los mas dellos nescesarios; eí es 
nescesarío que Vuestra Magestad nos mande decla- 
rar en qué ley abemos de vyvir, si lo que sobra de 
las dichas quatro partes de los curas an de llevar 
Dean e Cabildo o no, o solo los oíyciales que la 
erección señala o los otros que la erección no nom- 
bra» o los unos e los otros xuntamente con los del 
Cabildo: e es nescesarío que Vuestra Magestad nos 
mande declarar, si la Yglesia a de tener los ofycia- 
les nombrados que la erección no pone, e si les a 
de tener, de qué parte han de ser pagados, que por 
no lo saber tenemos arta contención, o si los ofy- 
ciales añadidos a de tener la Yglesia, e lo que so- 
bra de las quatro partes de los curas pertenesce al 
Cabildo, o los a de aber: sepamos de qué parte se 
an de pagar, porque la fábrica segund tiene poco e 
a menester mucho, no sé cómo se pueda fazer esta 
Yglesia; é Vuestra Magestad me puede creer que 
yo fasta agora no conozco, digo, que tenga respeto 
ni fin al provecho ni ornato de la Yglesia, sino a 
sus intereses, e dendel principio fui de parescer que 
no se presentasen tantos benefyciados por agora. 
También a abido altercación si estos pesos, de 
que Vuestra Magestad les faze merced en el acre- 
centamiento de sus prevendas, an de ser de los pe- 
sos o castellanos de a quatrocientos e ochenta e 
cinco maravedis como la erección manda, porque 
acá no ay pesos de tanto valor, sino de a quatro- 
cientos cinquenta maravedis; e a vuestro Visorrey 



• 



166 DOGUMBNTOS INÉDITOS 

e a mí nos paresció, que pues que tienen congrua 
sustentación los benefyciadós en los doscientos e 
ciento e cinquenta, que se deben contentar con los 
pesos de quatrocientos cinquenta, como acá valen 
los que más, que llaman de minas, como el Prelado 
se contenta, que no los a llevado como ellos de a 
quatrocientos ochenta e cinco, sino de quatrocien- 
tos cinquenta; questaria bien, e asi se pusiese en 
la erección, que los doscientos pesos de las dygnida- 
des e cien e cinquenta de los canónigos e ciento de 
los racioneros e de todos los otros, fuesen de los pe- 
sos de minas que acá se usan del valor de a quatro- 
cientos e cinquenta, porque tienen otros percances 
e provechos de misas, e obenciones e dentier- 
ros, etc.; e páreselo a vuestro Visorrey e a mi, 
que todos fuéremos pagados de pesos de igual con- 
dycion, e asi se lo propuse en cabildo, e en los pe- 
sos del acrecentamiento: asi se guardará fasta que 
Vuestra Magestad lo man^ declarar, e es razón 
quen ninguna cosa escedamos de la voluntad e ser- 
vycio de Vuestra Magestad. 

Asi mesmo yo les e declarado en Cabildo, que las 
tres misas que la erección manda que digamos los 
primeros viernes de cada mes por los Reyes nu«- 
tros, presentes e futuros e pasados, e los sábados 
por la salud de Vuestra Magestad e mantenencia e 
prosperidad del Estado Real, e los lunes por las 
ánimas del purgatorio, que an de ser cantadas to- 
das tres. 



DKL ARCHIVO DE INDIAS 167 

E porque la erección de la última solo faze men- 
ción que se diga solemnemente, an entendido e en- 
tienden algunos de los de nuestro Cabildo questa 
sola a de ser cantada e las otras no, sino rezadas, 
pues la erección de sola la de los lunes manda, que 
se diga solemnemente; es bien que aya declaración 
porque en lo que toca al servycio de Vuestra Ma- 
jestad antes debemos ser largos que cortos; e pues 
usamos el canto de órgano, e todos abemos seydo 
de pareszer que se sustente por los pocos que somos 
en el coro e porque no todos saben ni al canto lla- 
no, e los yndios están enfermos e absentes, quel 
Dean no reside en su Iglesia e al presente está en 
Cuauhnabac con la Marquesa con lycencia de Vues- 
tra Magostad, dysziendo questa Gibdad les contra- 
ria para su salud, e el canónigo Bravo no se levan- 
ta de la cama, quera el que mas suplia en el coro, 
el Maestre -escuela está allá e el Chantre absenté; e 
aunque en lugar del Arcediano tengo puesto quien 
sirva en la Iglesia, en lugar del Chantre no e osado 
poner otro, porque Vuestra Magostad fizo merced 
de sus frutos al Doctor Cerbantes, Thesorero desta 
Iglesia; e aunque yo pienso questa merced Vuestra 
Magestad se la mandó fazer por razón del ofycio de 
la provysoria quentonces solía tener, e agora no le 
tiene, e dexado de poner en lugar del Chantre otro 
qae sirva por escusar enoxos e pleitos e mas pa- 
sión, por no dudar que obiera si los frutos del 
Chantre se le quitaran, aunque con doscientos pe- 



iG8 DOCUMENTOS INÉDITOS 

SOS e con los provechos de la Cruzada, que no se- 
rán menos, se debiera contentar, e con aber echa- 
do mas de tres mili pesos en ganados e granxerías 
que tiene e amenazándonos cada dia que se a de 
yr a pedir mas a Vuestra Magostad; temporizo con 
él, e es necesario que Vuestra Magostad me mande 
lo que mas fuese servido, que eso faré yo sin es- 
cepcion de personas; él es honrado ombre e letra- 
do, e a seydo bien aprovechado, e si se fuere, me- 
xor bolsa llevará que truxo: e porquel canto de ór- 
gano suple las faltas de los absentes e la esperyen- 
cia nuestra quanto se edyflcan dello los naturales, 
que son muy dados a la música, e los relygiosos que 
oyen sus confesiones nos lo- dizen, que más que 
por las predycaciones se convyerten por la música, 
e los vemos venir de partes remotas para la oir, e 
trabaxan por la aprender e salen con ello, e puels 
la sustentamos no de las bolsas, es razón que las 
misas de Vuestra Magostad se digan con toda la 
solegnidad, pues se puede fazer buenamente, e los 
quen el coro rresiden no se ocupen en otras cosas; 
pues Vuestra Magostad así les acrecienta sus esty- 
pendios, es xusto que antes crezcan en el servicio 
del ofycio dyvino e de Nuestro Rey e Señor pecu- 
liar destas Yglesias: Vuestra Magostad mande en 
todo lo que mas fuere servido, que aquello se goar- 
dará. 

Con la santa provysion e mandado de Voestn 
Magostad que yo pusiese, en lugar de los abseofte 



OBL AJIGHIVO DB mDIA8 169 

t 

del Cabildo, fasta quatro que syrviesen en la Ygle- 
sia, porque no padeciese tanto detrimento como 
padecía el ofycio divino, yo, con acuerdo e pares- 
mt e aprobación de vuestro Visorrey, puse en lugar 
del Arcediano al Lycenciado Xoan Infante Barrios, 
porque me mostró una cédula de Vuestra Mag estad 
por donde paresce ser servido, que no obstante que 
a seydo frayle de la Orden de San Francisco e Pre- 
lado en ella, no sentienda con él la provysion gene- 
ral; e como antes abiamos escripto d'este dicho Ly- 
cenciado vuestro Visorrey e yo, quera persona ca- 
lyficada, de ayentaxadas letras e de honesta vida e 
rrecogido e estudioso, e por aber tantos años resy- 
dido en esta tierra e aber tenido este pulpito fasta 
que yo vine, con harta aceptación del pueblo, e le 
qfuité el salario que llevaba de la Yglesia por aber 
seydo frayle, e como en él no se veia otro ympedi- 
mento para thener de comer en esta yglesia, pare- 
ciéndole al Visorrey, yo escrebí á Vuestra Magestad 
ques merecedor de las mercedes de Vuestra Mages- 
tad, e le puse en lugar del Arcediano para que fy- 
ciese su ofycio e gozase de sus frutos: después que 
vi la cédula, como digo, de Vuestra Magestad, pare- 
ciéndome quen ningún otro cabria mexor el dicho 
ofycio, de que abia en esta yglesia mas necesidad 
que de otro, por razón de la vysitacion e examina- 
cion de los órdenes e asystir en el pontyfical; e como 
a la sazón presydia el Doctor Raphael Cerbantes, 
Thesorerí), por absencia de los que le preceden, con 



170 DOCUMENTOS INÉDITOS 

• 

otros dos o .tres se pusieron en lo contradezir 
quanto pudieron, faziendo sus requerimientos e yn- 
terponiendo apelaciones, dysziendo que no consen- 
tían ni querían quel dicho Lycenciado, questaba así 
puesto en lugar e ofycio del Arcediano, mandase en 
el coro, ni tuviese voto ni silla en cabildo ni en 
coro; e aunque llamado el Letrado del Cabildo ge 
lo dio fundado en derecho, como yo lo podia fazer, 
e los oy (lores xuzgaron lo mesmo, todavía el Doc- 
tor prosiguió en sus requerymientos e apelaciones, 
aunque los otros canónigos se desystieron de sus 
apelaciones e se conformaron después todos; e 
abiéndoles yo dicho en Cabildo como abia visto sus 
bulas con el Guardian de San Francisco fray Fran- 
cisco de Soto e con otros Letrados, e nos abia pa- 
recido la dj'spensacion que Su Santidad fizo con ól 
estaba buena, e quél abia dado buen exemplo en 
esta tierra e era tan buen predicador e letrado, e 
Vuestra Magostad era servido questuviese en la 
tierra, todavía el dicho Doctor se puso en quererlo 
contradezir por sus argumentos, que por aber seydo 
fray le no podia estar en el lugar del Arcediano; e 
de donde procede toda la gatina debe ser, porque 
los benefyciados rrepartian entre sí los frutos del 
Arcediano, e no .contento de sus frutos e con llevar 
los del Chantre e otros percances con lo que tiene 
por predicador de la Cruzada, que no menos le 
valdrá, e agora ques Comysario en absencia del 
Dean. Subcedió quel visorrey me pydió a mí al di- 



DBL ARCHIVO DE INDIAS 171 

cho Lycenciado Barrios^ para llevarle consigo esta 
xornada que va fasta Xalisco^ con los que embia a la 
tierra nueva, e yo ge lo propuse en Cabildo, e ellos 
pensando de gozar de los frutos del Arcediano, pare- 
ciéndoles que absenté no podía ganar su prevenda, 
vjTiieronen ello; e porque la Yglesia no recebiese 
detrimento, yo puse quien syrviese por el Arcediano 
e dyxese las misas que le cabían^ de lo qualse agrá* 
vi<i el dicho Doctor e obo artos argumentos: e estos 
desabry mientes- e de querer formar pleito, pienso 
que deben proceder de la cédula de Vuestra Mages- 
tad, que por ser ofyciales e comisarios de la Cruza- 
da no sean exentos; e en verdad, digo a Vuestra 
Magestad^ que antes que la cédula vyniese, a los 
mandos e rrequerymientos que les fize que no tu- 
viesen yndios en sus casas, me respondían que no 
tenia que ver con ellos, queran exentos; y el Doc- 
tor, dándole yo todos los sermones que quería para 
la publycacion de las yndulgencias e gracias de las 
bulas, se puso en quererme quitar a mí los sermo- 
nes que yo quería predicar en mi pulpito e a dar a 
entender que me excomulgaría si le yba a la 
mano. E se comenzó a fazer ynformacion contra 
mí, porque yo vedó a los clérigos dezír misas en ca- 
sas de arrieros e por las huertas eü banquetes; e 
bien seguro estará Vuestra Magestad que yo no me 
entremeteré en lo tobante a su comysion, aunque 
no faltan murmuraciones de vezinos, e me bienen a 
dezir algunos rrelygiosos cerca de las composycio- 



1 



172 DOCUMENTOS INÉDITOS 

nes 6 mandas en testamentos» que no se guarda la 
yntencíon de Su Santidad ni de Vuestra Magostad; 
e aunque soy requerido, yo no mentremeto en ello, 
porque tengo arto que dar cuenta de mi ofycio. 
También deseo saber, por escusar contestaciones, si 
los que yo pongo en lugar de los absentes, para fa- 
zer su ofycio an de tener voto en Cabildo, como un 
razonero fuera de elecciones, e si a de préSydir en 
el coro e llevar las obenciones e emolumentos con 
la prevenda, como lleva el propyetario puede gozar 
gozps, el que asi es puesto por mandado del Prínci- 
pe; ni a bastado predicar que la yntencion de los 
Obispos, e suplicaciones a Vuestra Magestad, fué por- 
que la Yglesia no padeciese, e porque los tales 
puestos en los ofycios de los absentes fyziesen todo 
el ofycio enteramente, e llevasen asi la prevenda 
como llevaba el propyetario presente; e quellos 
vian quanta nescesidad yo tenia de un vysitador, 
e esté era de ofycio de Arcediano, e dexaminar, los 
que se abian de promover a las órdenes e al curaz- 
go, e asystir con el Pontífice quando celebre en 
pontyfical; e por escusar de contender e no dar pe- 
sadumbre a Vuestra Magestad, vine con ellos en me- 
dios, en que solamente con el Lycenciado Barrios 
se guardase esto e no con otros, fasta que Vuestra 
Magestad lo mandase declarar; e yo no quiero ni 
pretendo más de cumplir la yntencion e mandado 
de Vuestra Magestad. E también suplico a Vuestra 
Magestad mande declarar si el Thesorero, pues 



OBL ARCHIVO DE INDIAS l73 

tiene arto en lo suyo, si a de llevar los frutos del 
Chantre o si pomé otro en su lugar fasta que 
Vuestra Magestad presente lo mande resydir al 
Chantre en esta yglesia; é también paresze ques 
xusto quel Dean, pues no reside en la yglesia por 
su enfermedad, ponga uno que faga su oíycio, dán- 
dole la tercia parte de su pre venda; e yo, las pen- 
dencias que no tuve en mi relygion, no las querría 
tener acá. 

E yo, Xpyariísimo Príncipe Nuestro Rey e Se- 
ñor, no puedo fazer menos dencargar su Real con- 
cyencia declarando la necesidad desta su Yglesia, la 
cual padece muy gran xatura e detrimento por fal- - 
ta de quien la sepa rregir e gobernar; que yo, allen- 
de de ynorar los rritos e cerymonias del ofycio dy- . 
vino e servycio de Yglesias catedrales, no puedo, 
aunque quiera, rresydir en ella aunquelo deseo, por- 
que siempre estoy e ando cercado de yndios, e para 
media docena de Obispos ay que fazer con solos 
estos naturales; e es gran concyencia estar tanto 
tiempo privada una Yglesia nueva como esta de la 
cabeza que la a de rregir, ques el Dean, e porque 
ya tiene esta alguna maña e servycio de Catedral, 
tiene gran necesidad de una persona j^dónea, que 
sepa las cosas que le convienen para al buen regy- 
miento della, que aya rresydido en Yglesia Cate- 
dral, persona de abtoridad que la funde como con- 
viene; e en esas Catedrales se fallarán tales, si se 
bascan, porque si ésta no sea bien zanjada e fundar 



174 DOCUMENTOS INÉDITOS 

da, por ella irán las otras desta Nueva-España^ e 
en ser Vuestra Magestad patrón dellas, e ser nue- 
vas, tiene mas cargo de mandar mirar por ellas que 
por otras: e en esto pienso que descargo mi con- 
cyencia. E muy mucha atención se debria tener en 
las presentaciones, porque si luego que llegan con 
ellas no los colamos, somos proclamados por apa- 
sionados los Obispos, e aun en Vuestro Real Con- 
sexo xuzgados por tales; e no alcanzo por qué ra- 
zón a de ser colado luego el que llega, sin conocerle 
al que Vuestra Magestad presenta; que yo un año 
de probación tube antes que mi relygion me reci- 
, biese a la profesión, e acá luego nos dan en los 
oxos con una Cédula de Vuestra Magestad, que si 
los dexamos de colar que Vuestra Magestad será 
deservido dello; no lo pensara yo fazer, ni por ofen- 
derle, sino por le servir, dixelo que dixe en su Con- 
sexo verdad, e 3^0 quiero sufrir mas que me sufran, 
pues tengo mas tachas e flaquezas, mas la Yglesia 
no las tiene porque padezca. 

E en quanto a lo quel Dean e otros a Vuestra 
Magestad escrybieron, porque los pliegos llegaron 
al tiempo questaba de partida vuestro Visorrey fas- 
ta la Nueva- Galyzia^ para abiar e despachar dende 
alli la gente quembia en nombre de Vuestra Mages • 
tad a la nueva tierra que descubrió el Provyncial 
de los Franciscanos, el qual vá con relygiosos de- 
lante, etc., no pudo facer la ynformacion de cuya 
^ra la culpa, ni rescybir mi descargo^ e yo con 



DEL ARCHIVO DE INDIAS 175 

harta dyficultad pude aber a las manos la carta que 
Vuestra Magestad les mandó esorebir al Dean e Ca- 
bildo: por ella, venido gue sea, sentenderá en ello, 
e veremos cómo probarán lo que dizen. Veo que no 
soy obligado a volver por mi fama, e Vuestra Ma- 
gestad sea cierto, que si en el tratamiento a abido 
alguna aspereza o rri^or, o algo de lo quescrybie- 
ron, en obra o en palabra, las culpas de algunps lo 
merecieron con sus malos exemplos; e uno de los 
que se quexan, questá sin rescybir castigo, es el 
que con la presentación de Vuestra Magestad tru- 
xo a su manceba, en el navio, en nombre de herma- 
na: y a los tales en Castilla los querría yo, no en 
esta tierra; e no sé por qué no perderán la pre ven- 
da los tales. Vuestra Magestad tenga de mi creido, 
que a los que no se quysieren enmendar e conti- 
nuaren sus malos exemplos, como se lo tengo en 
particular e en general amonestado mas de una 
vez, tengo propósito firme de los castigar, muy me- 
xor de aquí adelante que fasta aquí, e les conviene 
o botar o vivir conforme a su rregla debylita et 
honéstate clericor; e los que dieren mal exemplo e 
continuaren sus excesos, Vuestra Magestad no que- 
rrá que los dexe de castigar, conforme a derecho, 
según la exygencia de sus culpas; e yo no podría 
con mi concyencia de no los castigar, porque yo 
tengo dicho e predicado, que antes quiero morir que 
consentir la dyaolucion e mal exemplo de muchos 
clérigos que acá pasan: e casi no se fablaba de otra 



176 DOCUMENTOS INÉDITOS 

cosa en los rregymientos e corrillos, sino de sus 
cosas, e de cómo yo consentía sus desonestídades e 
cobdycias tan desordenadas. E por el mesmo caso 
al tercero provisor o Vycario general que he teni- 
do, embio desterrado perpétuamante desta Tierra, 
que se llama Xoan Rebollo, que desde antes que 
yo vyniese a esta Tierra a tenido una rebolla en 
esta Gibdad e en otras partes, segund a parecido, e 
a cometido otros excesos, e es yncorregible; e otro 
Xpobal de Torres, por cuyas desonestidades un 
marido mató a su muger a puñaladas, al qual la 
Abdyencia le dio por libre e por probado el adulte- 
rio con el dicho clérigo, quera cura en esta Ygle- 
sia, que por aprobación o ymportunacion de los 
Obispos de Guouvaca lo rrescebimos: ellos dizen que 
dirán de mi; los procesos dirán dellos. Allá tengo 
desterrados otros, especialmente a un Francisco de 
Alegría, zelératísimo, diz que de casta de moros, 
Uagyciosísimo, que llevó quatro yndias mozas en há- 
bitos de mochachos, e quien ge las vio en su posa- 
da e cámara de Sevilla está en esta casa, buen sa- 
cerdote, de mas crédito que yo; e un Bargas con su 
hermano, que fué fraylle, poco mexor queste; e un 
Pernia, que xugó una vez mas de dos mili pesos, e 
otro que tenia minas e tiendas, peny tenciado tres 
vezes, que no se quiso enmendar, e otros tres o 
quatro que abian seydo fraylles; e asi mesmo eché 
de la Tierra a un Bachiller Barreda, que nos pare- 
ció después aber seydo fraylle, e llevó su pago, e 



PUNTOS 

IH QÜI T/MBIÍÍ SE ADMITES SUSCRICIONES Ji ESTA PÜBliGAClOH. 



MADRID. 

Librerías de ios Sres. BayUi-BaylHere, piara del Príncinc 
Alfonso; Fé^ Carrera de San Jerónimo; Lopejy calle del Car- 
men; Cuesta^ calle de Carretas; Hijos de Escribano, calle del 
Príncipe, núm. aS; Muriilo, calle de Alcalá, núm. 7; Sancht\^ 
calle de Carretas, núm. 21. 

PROVINriAS. 



Aiicante: D. J. Marcili Oliver. 
^/merM.- Mariano Robles, 
Barcelona: Eudaldo Puig. 
Burgos: Santiago R. Alonso. 
Biioao: Sr. Delmas, h.^ mayor. 
Cadij: D. Francisco Barquin. 
Córdoba: M. García Lovcra. 
Tenerife: Salvador Múgica. 
Cartaí^ena: B. Moreno García. 
Coruna: José Lago. 
Ferrol: Nicasio Tdxonera. 
Granada: P. Ventura Sa batel. 
Gerona: Aniceto Palahí. 
Guadahjara: R. Bartolomé. 
Jaén: .Sres. Rubio y C* 
Jerej de ¡a F.': D. José Bueno. 
Lean: V'rancisco Miñón. 
Lérida: Sres. Sol é hijo. 
Lorea: D. J Cabrera ("ano. 
Losrroño: P. Bríeva. 

ULTRAIULAR. 

/sia dt Cuta' Marcas Pujol. C«rae- 
nts, num. 6. 

Fuer tO' Rico: Sres. Muñoz y 
Rivera. 

Manila: D. Bonifacio Caba- 
nas, Magallanes, 27. 



Málaga: D. Frauciflco Moya. 
A/úr¿*/¿i.- Rafael A I mazan. 
Oviedo: Juan Martínez. 
Orense: R. Ramón Pérez. 
Mallorca: F. Puigrredon. 
Patencia: J. Alonso Rodrigues 
Pamplona: Rcgino Rcscansa. 
Pontevedra: V. Piqué. 
Ronda: J. Moreti é hijos. 
Salamanca: Vicente CUiva. 
San Sebastian: P. Tora. 
Santander: M. M. Ramón. 
Santiago: B. Escribano. 
Sevilla: Sres. Hijos de Fé. 
Tarragona: D. J. Bta. Roura. 
Toledo: Alejandro ViHaioro- 
Valencia: Pascual .Aguilar. 
Valladolid: Juan Nuevo. 
Vitoria: Bcrnardino Robles. 
Zaragoza: José Méndez. 

AMÉRICA. 

Buenos-Aires: 

Montevideo : 

San José de Costa- Rica: Don 

Luis Bengocchea. 
Venezuela (Caracas): 



EXTRAN.TERO. 



Londres: Mrs. August Siegle 
English et Foreing Bookse- 
Ilcr 110 Lcadeanhall Street 
E. C. 

París: Mr. Brachet, 8, Rué de 
la Abbaye. 



París: Mr. E. Denné Scbmits, 
Librería española, i3, Rué 
Monsigni. 

Berlin: Mrs. A.^cher y C* 

Bruselas: Mr. Mayóles. 

Lisboa: Sr. Silva Júnior. 



Esta Colección do documentos inéditos, ha 8Ído declarada de 
utilidad pública é interés patrio por Real orden de 4 de Diciembre 
de 1862. 8u adquisición ha sido además vivamente encarecida á 
todas las Corporaciones provinciales y municipales, por otra Real 
orden fecha i 7 de Julio de 1863. 

BASES DE LA SDSCRIGIOlf 

PAOO ANTICIPADO. 

Dicha Colección se publica por orden de números ó cuademofi 
de noventa y seis páginas cada uno, en igual forma que el pre- 
sente. Cada seis cuadernos componen un tomo con su respectivo 
índice. Cada dos tomos constituyen la anualidad periódica de la 
suscricion. 



PENÍNSULA. 



■ I 



DLTRAMAR. 



Madrid 



Un «Ao. 90 n. vn. 



Provin.úds, 



Un aúu. 9fi rs. vo. 



Cutta, Puerto-Rico 
j Santo Homingo. 



Un aBo. 5 pi. fs. 
75 centvs. 



Kllipinat. 



Un afio. 6 pt. h. 
25 oenhn. 



EXTRANJERO. 
Un año. 



Austria y Prusiu 

Gardefla y Suixa 

Bélgica, Francia ¿ Inglator- 
ra 



37 fra. 
40 



29 



Portugal 

Amóricas 

Los demás puntos del ex- 
tranjero 



Dnaflo. 

87 
J2 



REGLAS ACLARATORIAS. 



1.* No será bervida suscricion alguna, cuyo importe íntegro no 
i»e encuentre realir^do previamente. — 2.* i^a suscricion puede 
verificarse en carta certificada por el suscritor, acompañando 
el importe en libranza ó letra. — 3.* So admiten para Madrid y 
ProYincias, suscriciones por tomos correlativos, al precio de realea 
vellón 50 cada uno. — 4.* En la suscricion cesada ó suspensa por 
el suscritor, satisfará édte, al precio de expendicion, los cuadernos 
anteriormente recibidos por el mismo.— 5.* Los libreros ó comi» 
sionados de Provincias, Extranjero y Ultramar, se entenderán di* 
rectamente con esta Administración, á quien remitirán el importe 
de las suscricionet» que realicen, con la deducción de un 10 por 
100 los primeros, y 20 por 100 ios demás. — 6.* No se recibiri 
correspondencia alguna de Bélgica, Francia é Inglaterra que no 
venga franqueada. 

Los números ó cuadernos sueltos se expenden á 10 rs. vn. para 
la Península, y 75 centavos de peso para Extranjero y Ultramar. 

Be admiten suscriciones en la Administración do la citada 
Obra, calle de la Libertad, niím. 16 duplicado, bajo, y en loe 
demás puntos que en su lugar se expresan. 



COLECCIÓN 

DOCUMENTOS INÉDITOS 

RELATIVOS 

¡L iBSGiiftiuiEyro, mmm y nGAnzAcm 

ANTlfiUAS POSESIONES ESPaROLáE 

DE AMÉRICA Y OGEANlA 

lAUOn K LOI AlCHIVn DEL REnn 

Y MUY ESPECIALMEN'TK DEL DE INDIAS. 

Compeietiiemeitie autorizada 
TOMO XLI 



CUADERNO III 




MADRID 

1UP8BNTA DB MAKUEL G. HBRNAHDBZ 

Libertad. 1^ diiplirailo. hijo 



% 



ADVERTENCIA. 




Esta Publicación^ además de tu valor histórico noto- 
rio, interesa al Gobierno español para el conocimiento j 
sustento de sus derechos respectivos; asi como á los di- 
versos países de América, para la gestión y defensa de los 
suyos propios; no menos que á los particulares de am- 
bos hemisferios, cuyos antepasados prestaron servicios, 

por los que adquirieron otros derechos, igualmente «ten* 
dibles, en legítima recompensa. 



(DERBCHSB RESERVADOS.) 



t 

h 

i DEL ARCHIVO 0£ INDIAS 177 

al Doctor no le quité sin cabsa. E dexando todo 
aparte, porque seamos oydos, lo público digo: en la 
primera vysitacion que fizo a Mechoacan^ por su vo- 
luntad truxo buena bolsa de penas de yndios aman- 
cebados, e quiso aplicar para si, e en cantidad, e 
venidos los yndios con sus amos a se quexar antel 
Visorrey, le fué mandado que restituyese lo que asi 
abia Devado a los jTidios, e se lo restituyó no de la 
primera que ge le mandó; e con otras cosillas des- 
ta calidad que se le afearon, enoxado, se quiso sa- 
lir desta casa a la suya, sin me lo fazer saber, fasta 
qae ya tenia sus libros e ato en la suya; e por la 
pública voz a fama, que después quera Provisor te- 
nia mas de tres mili pesos en faziendas de atos de 
ganados e granxerias en el campo, e por la mucha 
murmuración que dello abia, abiendose él salido de 
i^ casa, sin me dar parte como digo, le absolví del 
' oiycio. Esta cuenta pienso ques necesario dar a 
Vuestra Magestad, porque parece cosa de nota para 
^nn Prelado como yo, íazer tantas mudanzas; e 
pues no callan los clérigos otras cosas, pienso que 
tampoco me perdonarán ésta, que tiene mas color; 
mayormente los que no saben la cabsa de aber yo 
mudado tres provisores en tan pocos años. E deste 
• Xoan Rebollo, que es el postrero que yo e tenido 
en cárcel, e hartos dias porque los merecía, aun 
por aberla quebrantado e se haber y do perxuro e 
excomulgado, es la quenta mas larga, e su proceso 
e sentencia dada por el letrado del Cabildo lo dirá; 

TOMO JCLI 1% 



178 DOCUMENTOS INÉDITOS 

finalmente, él es uno de los clérigos yncorregibles e 
embexecido en males, que acá an pasado por muchos 
xuezes eclesyásticos, penytenciado, aun antes que 
yo vyniese, por el Padre Fray Domingo de Betanzos, 
usando en esta Gibdad las vezes del Obispo por las 
bulas, e después por el Obispo de Táscala, que a 
seydo su subdito; e el Obispo de Guateyyiala le tru- 
xo a sv consagración aquí a casa, e en coyuntura 
que eché de acá al Bachiller Barreda, por no tener 
a la verdad quien poner, e ynorando sus cosas, con 
artas protestaciones le puse por Vycario, al qual, 
dexando yo la casa como a mi Vycario e andan- 
do yo por los cerros e montes a caza de ydolos, él 
con su compañero Torres, no con menos dyligencia, 
en saliendo yo de casa, como dizen las yndias en 
sus dichos, se andaban ambos a dos de noche, por 
ydolas e las topaban, e bian entrar en casas do abia 
mugeres públicas. 

Si los Obispos no echamos desta Tierra a los se- 
mexantes, será recetáculo de quantos perdidos, 
apóstatas e escandalosos allá obiere,. ni bastará 
quantas guardas Vuestra Magestad ponga, porquen 
hábito seglar se pasan; e asi es nescesario, que 
echando a los tales de nuestras provyncias, procu- 
remos traer los Obispos buenos clérigos de Castilla^ 
que son necesarios, e convernía que los que acá pa- 
sasen fuesen escoxidos, virtuosos, buscados e saca- 
dos desas yglesias, e ño los que los trae la cuncupy- 
cencia de los oxos e de la carne: e yo allá tengo em- 



DEL ARCHIVO DB INDIAS 179 

biado recabdo, para los que Vuestra Magestad fue- 
re servido, descrebir al maestro fray Francisco de 
Vyloria; e fray Xoan de Oseguera, Agustino, mes- 
crybió, que los tenia escoxidos en Salamanca tales 
pm'sonas, e no esperaban sino que lembiasen para 
el camino fasta Sevilla, e para su matalotaxe; e si 
ellos aprueban bien, pienso, debian venir por quantos 
mi costilla ^sufriere, mayormente mandando Vues- 
tra Magestad poner dyligencia en que se busquen 
tales, porque menos mal seria que obiese pocos clé- 
rigos buenos que muchos no tales, segund son las 
ocasiones de acá, e los clérigos siendo tales son ne- 
cesarios, e los frayles son los que mas fazen al caso, 
que dondellos no pisan no ay xpiandad; e yo de mi 
pobreza» proveo para su matalotaxe al presente: lo 
que pude aber prestado e esto tengo por mi mayor 
oblj'gacion. E Vuestra Magestad sepa, quen todo 
nuestro Cabildo no ay clérigo que sepa la orden de 
yglesias cathedrales, e en lo que alcanzo no es pe- 
queño ynconveniente, mayormente que los que la 
ait de regir lo ignoran, e solo Vuestra Magestad es el 
que lo puede remediar mandando venir desas ygle- 
sias cathedrales algunas personas tales de expe- 
ryencia; e en esas j^glesias sobran personas tales, 
e Vuestra Magestad, como patrón destas, que son 
mas a su cargo que otra, ge lo debe mandar, por- 
que de otra manera los que no sabemos mal pode- 
mos poner la orden e concierto que seria necesa- 
rio; e si asi no se fyciese, sino hierros como se fa- 



i 



180 DOCUMENTOS INÉDITOS 

zen artos, no consiento que vaya sobre mi con- 
cy encía. 

E cerca de la erección, que los menos del Cabildo 
entendemos por ftilta de la experyencia, ay arta, 
confusión e no pocas dubdas, e cada uno quiere 
sustentar su opynion, e quémalo entender bien 
para que lo guardemos,^ especialmente en qué ctia, 
después de su primera divysion, qué faze de los ré- 
ditos quatro partes e aplica la una al Prelado, e la 
segunda quarta parte al Dean e Cabildo con algu- 
nos otros mynistros de la Yglesia, que nombra; des- 
pués en la segunda dy visión, que faze de las otras 
dos partes en nueve, las dos primeras aplica para 
Vuestra Magestad, e las quatro a los curas, e lo que 
sobrare, pagados ellos e dos sacristanes, «eolitos, 
organista e pertiguero, lo que sobra lo aplica a la 
mesa capitular. E esto se fizo, quando estando allá 
el Obispo Don Sebastian Ramirez senmendó, y 

• 

nuestros hermanos del Cabildo entienden por qué 
la mesa capitular se a dentender la mesma quarta 
del Cabildo, e a otros paresce que la mesa capitular 
es cosa por sí, e no -tiene que ver con la quarta del 
Cabildo; e si asi se a dentender, está la dubda de 
qué se pagarán los otros ofyciales de la yglesi%, e 
no paresze de dónde sino se quitan al hospital e a 
la fábrica sus partes, e segund la nescesidad quella 
tiene; e mayormente, si se a de fazer qual conviene 
a esta Cibdad, tampoco paresce ques xusto de qui- 
tar lo suyo a Xesucristo en sus probes, e después 



OBL ARCHIVO DE INDIAS 181 

qae la erección vino no se la a dado nada sino a la 
fábrica: en tiempo questubieron los diezmos a mi 
cai^,. siempre libraba cien pesos al hospital; des- 
pués que vino la erección, no quysieron ijuestros 
hermanos que se diese al hospital su parte que le 
cabe, sino que se aplicase a la fábrica, e yo no seria 
en ello si otra cosa Vuestra Magestad no fuese ser- 
vido de mandar. E yo de mi quarta e de la limosna 
que Vuestra Magestad fué servido de me fazer en el 
pueblo de OcoytucOy a poco he edyficado una casa 
grande, donde al presente se rreciben e se curan e 
son proveidos los enfermos de bubas e denfermeda- 
des contagiosas, quen ninguna parte los querían 
acoger, ni en el hospital del Marqués; e como esta 
enfermedad acá abunda, muchos se morian sin Sa- 
crameiltos, como desesperados, por los pueblos de los 
yndios e caminos, por falta de quien *los quisiese 
acoger e fazer caridad. Conviene que Vuestra Ma- 
gestad mande declarar, si el hospital a ele aber la 
parte que le cabe, e quál, será este hospital de la 
Yglesia, e si es servido que sea este que yo e edy- 
ficado desde los cym lentos en lugar decente, e le 
voy aplicando quanto yo* puedo, e la merced que 
Vuestra Magestad fué servido de me fazer que pu- 
diese aplicar e dexar la casa de las Campanas, que 
agora es de la imprenta, e de la cárcel que agora 
estoy edyficando, porque primero era cárcel la ques 
agora hospital, parece aun á los mismos religiosos 
qnestarán mexor empleadas en el hospital quen el 



182 DOCUMENTOS INÍIOITOS 

colegio de Santiago, que no sabemos lo que durará; 
porque los estudiantes yndios, los mexores gramáti- 
eos, tendefil ad nunptiaspoti quam at continerttiamz 
e si Vuestra Magestad fuese servido de me lo conce- 
der, que las mismas dos casas de que fizo merced á 
los estudiantes del colegio sean para este hospital 
de los enfermos de bubas, pienso questarán mexor 
asi aplicadas al hospilal, e 3^0 las pienso acabar 
aunque sepa mendigar como solia en mi orden. 

E la mayor necesidad que yo al presente tengo, e 
mayor congoxa me da, que tanto toca al descargo 
de la Real concyencia de Vuestra Magestad e a, la 
salvación de mi alma, es de un Provisor que fuese 
persona tal, calificada de letras e concyencia e es- 
peryencia, para tenerla xudicatura desta cibdad e a 
la clerezia en la orden e honestidad que se rrequie- 
re, mayormente para una tierra nueva e ocasiona- 
da como ésta; e yo le tengo procurado por todas las 
vias que puedo, e porque me paresze que seguud la 
Cruz pesada que en tan flacos hombros Vuestra Ma- 
gestad puso, e a mi Rey e Señor en ello sirvo, le 
debo de suplicar con a feto e humilldad, sea servido, 
con su rreal benyfrnidad e zelo xpianísimo, de man- 
dar buscar una tal persona que rrija e gobierne es- 
ta Diócesis e tenga la xudicatura eclesiástica e Ab- 
dyencia desta Cibdad, para que yo me pueda em- 
plear en la jnistrucion e conversión e xpiandad de 
los naturales, que tienen harta necesidad de ser vy- 
sitados e encaminados, e segund la multitud, de 



k 



* DEL ARCHIVO DE INDIAS 183 

nuestro Obispado, e siendo tal persona, yo partiré 
con él la cuarta de Isf mesa episcopal, que fago 
quenta que aunque la otra mitad sea para pagar los 
salarios de los criados e limosnas de los rreligio- 
sos, etc. andando entre los yndios, ellos me darán 
de comer de sus tortillas de mahiz, e a tiempos re- 
cogiéndome al pueblo de Ocoi/tiicOy de que Su Ma- 
gestad me fizo limosna e merced por mi vida, que 
no será muy larga, porque ya paso de sesenta, bas- 
ta para mi e para mis compañeros, e tomando lo 
necesario para la vida, lo demás es axeno e se de- 
be; e por una de las señaladas mercedes, que de 
Vuestra Magestad e rescebido, pido esta, quesea ser- 
vido de mandar un buen coadxutor e que me ayude 
a llevar esta tan pesada Cruz. 

Dos rrelygiosos muy aprobados de gran zelo a 
las ánimas, e deseosos al servycio de Vuestra Ma- 
gostad, dignos de ser oydos e creidos, son partidos 
de acá para yr a besar las manos a Vuestra Mages- 
tad, puramente, a lo que humanamente podemos 
alcanzar con deseo del servvcio de Vuestra Mages- 
tad, para le ynformar de las cosas de acá como per- 
sonas tales e que las llevan bien entendidas; el uno 
86 llama Fray Bartolomé de las Gasas, de la Orden 
de Santo Domingo, el qual desde clérigo «en estas 
partes a servido mucho a Dios e a Vuestra Magos- 
tad; el otro se llama Fray Xacobo de Tastera, de la 
Orden de San Francisco, que fué aqui Custodio , e 
acabando su término quiso peragrar provincias muy 



184 DOCUMENTOS INÉDITOS 

rremotas donde no abia notycia del Evangelio, e 
sobre muchos trabaxos e estorbos despañoles traído 
por la obedyencia, muy enfermo e toUido, fué ele- 
gido para la elección del Mynistro general, e para 
que procurase e truxiese frayles tan necesarios e 
que tanto acá aprovechan. Vuestra Magostad los 
puede tener por fixos legítimos de Santo Domingo 
e San Francisco, e ágenos de desear ni pretender 
otra cosa de lo que los tales deben buscar e querer. 
Vuestra Magestad les podrá dar crédito seguramen- 
te, porque su intención e obras lo merecen. Supli- 
co a Vuestra Magestad lo haga, e les dé crédito, 
pues en ellos no se conoce otra cosa, sino deseo del 
servycio de Dios e de Vuestra Magestad e bien des- 
tas ánimas. E por no me alargar en esta mas, sola- 
mente digo, que Vuestro Visorrey e Oydores fazen 
su ofycio muy loablemente e segund la yntencion 
de Vuestra Magestad; e así viven muy xpianamen- 
te e con mucho trabaxo continuo: ellos escrybirán 
a Vuestra Magestad las cosas de acá, e yo quedo 
rrogando a Nuestro Señor Dios la ymbitísima e 
xpianísima persona de Vuestra Sacra Gathólica Ce- 
sárea Magestad guarde e prospere con acrecenta- 
miento de mayores Reynos e Señoríos e le . cumpla 
sus deseos. — De México a diez e siete de Abril de 
mili quynientos quarenta. — De Vuestra Sacra Ga- 
thólica Cesárea Magestad, continuo orador e Cape- 
llán que sus Reales manos besa. — ^Fray Xoan. — 
Obispo de México. — Está firmado. 



Real cédula dyrigida al Obispo de México Don 
Fray Xoan de Zumarraga^ sobre la funda- 
cion del hospital Iteal de las bubas en aque^ 
lia Cibdad. 



Madrid. — NoviexMbke 29 de 1540(1). 



DON Garlos por la divina Clemencia Empe- 
rador Semper Augusto; Rey de Alemania; 
Doña Xoana su madre e el mismo Don 
Garlos por la misma gracia, Rej^es de Castilla, de 
Leony de Aragón , de las Dos SicyliaSj de Navarra j 
de Granada^ de Toledo^ de Valenciay de Gatpziaj 
de Mallorca^ de Sevilla^ de Cerdeña, de Córdoba^ 
de Córcega^ de Murciaj de Xaen^ de los AlgarbeSy 
de AlgeciraSy de Gibraltar, de las Islas de Canaria, 
de las IndiaSj Islas e Tierra- firme, del Mar Océa- 
no^ Condes de Barcelona y señores de Vizcaya e de 
Molina y Duques de Atenas e de Neopatria, Condes 
de Flandes ó de Tiroly etc. Por quanto por parte 
de vos el Reverendo in Cripto padre Don Frfty 



(1) Archivo de Indias.— Patronato.— Est. 2.° -Caj. 2."— 
Leg. 1." 



186 DOCUMENTOS INÉDITOS 

Xoan de Zumarraga, Obispo de México, del Nuestro 
Consexo, Nos a seydo fecha rrelacion, que vos, vis- 
ta la extrema necesidad que abía de que obiese en 
la dicha Gibdad de México hospital, donde se aco- 
giesen los pobres enfermos e llagados del mal de 
las bubas, le abéis fecho a vuestra costa, e Nos fué 
suplicado que, porque se conserve el dicho hospital 
e en que tuviese rrenta para que los pobres enfer- 
mos quen él obiesen se pudiesen sustentar, Dios 
Nuestro Señor seria muy servido toviésemos por 
bien de anexar al dicho hospital el pueblo de Ocoy- 
tíico, que vos al presente teneys, e tomásemos el títu- 
lo de patrones del dicho hospital e proveyésemos 
que se llamase e yntitulase el < Hospital Real, > o 
como la Nuestra merced fuese; lo qual visto por los 
del Nuestro Gonsexo de las Indias, acatando quanto 
Dios Nuestro Señor será servido de quel dicho hos- 
pital se conserve, fué acordado que debiamos man- 
dar dar esta Nuestra carta en la dicha razón, e Nos 
tovimos lo por bien: por la qual Queremos e Man- 
damos, quel dicho hospital, que ansi vos el dicho 
Obispo habéis fecho en la Gibdad de México, se 
llame e yntitule el «Hospital Real», e se pongan en 
él Nuestras armas reales, e quel dicho pueblo de 
Ocoytuco que vos al presente poseys, durante los 
dias de vuestra vida, siendo de vuestro consenty- 
miento e mas quanto fuere Nuestra voluntad, lo 
tenga e goce e posea el dicho hospital segund e 
como vos lo tenyais, e que vos, e los Obispos que 



DEL ARCHIVO DE INDIAS 187 

adelante fuesen dése dicho Obispado, tengays la ad- 
minystracioix del dicho hospital e del dicho pueblo. 
E Mandamos, que las constetuciones que se obie- 
sea de fazer para el dicho hospital las fagays vos 
t\ dicho Obispo, e Don Antonio de Mendoza, Nues- 
tro visorrey desa Nueva-España, al qual e a los 
Nuestros oy dores de la Nuestra Abdyencia Real 
desa Tierra e a los Nuestros ofyciales della, aüsi a 
los que agora son como a los que serán de aquí 
adelante, e a .otras qualesquier Nuestras xusty- 
cias della, Mandamos que guarden e cumplan esta 
Nuestra carta e lo en ella contenido; e contra el te- 
lior e forma della no vayan, ni pasen ni consientan 
K ni pasar en manera alguna, e guardándola y 
cumpliéndola, después de los dias de vos el dicho 
Obispo, den al dicho hospital el dicho pueblo de 
^ytíicOy para que lo tenga e poseae lleve los fru- 
tos e rrentas del, segund e como vos lo theneis e 
poseys; e Queremos e Mandamos que los Obispos 
9^6 adelante fueren del dicho Obispado de México^ 
'len cuenta de la admynistracion que tovieren del 
^icho hospital e pueblo e de las rrentas dello, sin 
9üepor ello ayan ni lleven ynterese alguno. — 
I^da en la villa de Madrid a veynte e nueve dias 
del mes de Noviembre de mili e quynientos e cua- 
renta años — Fr. G. Garlis hispalensis. — Por Man- 
dado de Su Magestad. — Pedro de los Cobos. — El 
Doctor Bel tran. — Episcop. Lucen. — El Doctor Ber- 
nal.— El Lycenciado, Gutiérrez Velazquez. 



Probanza de los buenos seruycios e fydelidad con 
que syrpió en la conquista de Nueva-España la 
famt)sa Doña Marina, y ndia^ casada con Xoan 
Xaramillo después de la dicha conquista. 

México.— xMayO 16 de 1542 a Xunio 1.^ de 1552 (1). 

Muy poderosos Señores. 

DON Luis de Quesada, vezino de la Gibdad 
de México en la Nkceva- España, e Doña 
María Xaramillo, su muger, fazen presen- 
tación ante Vuestra Alteza destas y n formaciones 
signadas, las quales son ciertas e verdaderas e ansí 
lo xuran en formaje dizen: que la dicha Doña Ma- 
na es fixa de Xoan Xaramillo e de Doña Marina su 
legítima e primera muger, e como por las dichas 
ynformaciones paresce, la dicha Doña Marina, mu- 
ger que fué de Don Xoan Xaramillo, fizo en la con- 
quista de la dicha Gibdad de México e Provyncia de 
Nueva-España, muy grandes e muy notables ser- 



(1) Archivo de Indias.— Patronato.— Est. 1.°— Caj, 2,** — 
Leg. IV 




DEL ARCHIVO DE INDIAS 189 

vycios a Dios e a Vuestra Alteza, de tal manera que 
fueron mucha parte para el buen suceso de la di- 
cha conquista, e si por ía dicha Doña Marina no 
fuera, así el Marqués del Valle como todos los otros 
Capitanes e españoles que se fallaron en aquella 
xornada, padecieran mucho; e a parecer de todos los 
qxien ello se fallaron, no se pudiera también acabar 
la dicha conquista, si la dicha Doña Marina no fy- 
ziera las grandes dyligencias que fizo e avisos que 
dio, lo qual fué de tal calidad, que mereció ge le 
fyziesen grandes mercedes, e así le fueron dados e 
rrepartidos en encomienda ciertos pueblos en re- 
compensa e gratificación de sus trabaxos e servy- 
cios; e porquestos pueblos le fueron después quita- 
dos por ciertos españoles que con ellos ge le alza- 
ron, el dicho Marqués casó a la dicha Doña Marina 
con el dicho Xoan Xaramillo, e les dio e repartió el 
pueblo de Gilotepeque con su subxeto, del qual se 
syrvieron los dichos e gozaron todo el tiempo que 
vyvieron casados: e durante entrellos el matrymo- 
laio obieron e procrearon por su fixa legítima a la 
dicha Doña Maria, muger del dicho Don Luis de 
Qüesada, e no tubieron otro fixo ni fixa; e así es, 
í^ie después de muerta la dicha Doña Marina, el di- 
^ho Xoan de Xaramillo se casó segunda vez con 
Dona Beatriz, de la qual, aunque á veinte años que 
^ con ella casado, no a abido fixo ni fixa ni co- 
nao dicho es, el dicho Xoan Xaramillo tiene otro 
heredero ni subcesor sino a la dicha Doña Maria, por 



190 DOCUMENTOS INÉDITOS 

lo qual se casó con ella el dicho Don Luis de Qaesa- 
da. E sabrá Vuestra Alteza quel dicho Xoan Xarami- 
Uo, contra toda orden e derecho, teniéndose' como se 
tienen los dichos pueblos que sencomiendan, mas 
por bienes vinculados que partibles, tuvo formas e 
maneras como la dicha Doña Maria su fíxa obiese 
por bien que del dicho pueblo de Gilote peque e su 
subxeto noge le diese mas a ella e al dicho Don Luis 
de Quesada, su marido, de la tresparte, e las otras 
dos trespartes fuesen para la dicha segunda muger 
del dicho Xoan Xaramillo: e porquesto es cosa muy 
grave e de gran daño e perxuycio para la dicha 
Doña Maria e para el dicho Don Luís, su marido, 
e en ello son muy gravemente lesos e dañineados, 
e es derechamente contra lo que Vuestra Alteza 
tiene mandado e establecido por sus leyes Reales, 
que fablan en la subcesion de los yndios e pueblos 
encomendados, por las quales se manda que des- 
pués de la vida de los que obieren las dichas enco- 
miendas, subcedan en ellas sus fixos; e pues como 
an dicho, los servycios de la dicha Doña Marina 
fueron tan grandes como por las dichas yn forma- 
ciones pareze, e Vuestra Alteza puede mandar 
ser ynformddo de algunas personas que abrá en esta 
Corte de las que se fallaron en la dicha conquista, e 
pues los dichos servycios merecieron tanto, no es 
xusto que la dicha su fixa pierda lo que Vuestra 
Alteza manda dar a los fixos de los encomenderos; 
por ende, los dichos Don Luis e su muger suplican 



DBL ARCHIVO DE INPIAS 191 

a Vuestra Alteza, que considerado lo susodicho, ge 
les faga merced de mandarle dar una su Real Cé- 
dula, por la qual se declare que después de los dias 
del dicho Xoan Xaramillo, la dicha Doña María Xa- 
ramillo de veya de suceder en todo el dicho pueblo 
de Güotepeque e su subxeto, como fixa legítima de 
los dichos Xoan Xaramillo e Doña Marina, su pri- 
mera e legítima muger, sin embargo de quel dicho 
Xoan Xaramillo tenga segunda muger, e de qual- 
quier concierto que se aya fecho entre la dicha Do- 
fia Maria e su madrastra, ede qualquier reconcesion 
o repartimiento o otra cosa que sea contra la dicha 
orden de sucesión por Vuestra Alteza mandada dar; 
ea lo qual Vuestra Alteza les fará muy gran bien e 
merced, e será -galardonar los grandes e notables 
8erv}cios de la dicha Doña Marina su madre. E su- 
plican, que por la dicha Cédula se mande al Presi- 
dente e Oy dores de la Real Abdyencia, que reside 
«n la dicha Gibdad de México j que ansí lo fagan 
guardar e cumplir, sin que sobrello consientan aber 
pleitos ni debates, quen todo rescybirán merced. — 
ElLycenciado Cárdenas. 

Otro si. — Fazen presentación deste traslado sig- 
nado de la ley, por Vuestra Alteza mandada fazer e 
guardar, sobre la sucebsion de los yndios encomen- 
dados, el qual es cierto e verdadero. 



192 DOCUMENTOS INÉDITOS 



Muy poderosos Señores. 



Alonso de San Xoan, en nombre de Don Luis de 
Quesada e de Doña María Xaramillo, su muger, 
vezinos de la Gibdad de México en la Nv^va-Espa- 
ña, diszen que yo tengo presentado ante Vuestra 
Alteza cierta ynformacion e testymonios tocantes a 
mis partes, todo lo qual está mandado dar; e agora 
conviene a mis partes, que xuntamente en la dicha 
jTiformacion e testymonios, se vea este treslado 
del registro de la declaración por Vuestra Alteza 
fecha en la orden e manera de suceder, en los pue- 
blos de yndiós, losfixos e fixas de los encomenderos: 
fago presentación dello e pido e suplico a Vuestra 
Alteza manden que se xunte con lo demás que ge 
dé al dicho Relator, e para ello, etc. 

En la villa de Madrid a primero dia del mes de 
Xunio de mili e quynientos e ciuquenta e dos años 
presentó esta petycion e escriptura Alonso de San 
Xoan, en nombre de Don Luis de Quesada, en el 
Gonsexodelas Yfidias de Su Magestad. — Los di- 
chos Señores mandaron que ge dé al Relator para 
que lo xunte con él las escripturas que tiene allá e 
lo lleve al Gonsexo. 

Sepan quantos esta Garta viesen, como yo Doña 
María Xaranaillo, muger que soy de Don Luis de 



DRL ARCHIVO DX INDIAS 193 

Qoesada, fixa legítima que soy de Xoan Xaramillo 
e de Doña Marina, su primera muger, natural que 
ítté desta Atieva-España'j e vezina que soy desta 
Oran Gibdad de Meañco desta Nueva-España^ con 
lycenda e facultad e espreso consentymiento que 
pido 6 demando a vos el dicho Don Luii^ de Quesa- 
da, mi marido, questays presente, me deys e otor- 
guéis para fazer e otorgar todo lo que de yuso se- 
rá contenido. 

£ yo, el dicho Don Luis de Quesada, que pre- 
sente soy, otorgo e conozco que di e doy la diclta 
lyoencia a vos la dicha Doña María, mi muger, la 
iiial prometo e me obligo de no rebocar ni contra- 
dezir en tiempo alguno, ni por alguna manera, 
cabsa, ni razón que sea, so espresa oblj'gacion que 
psira ello fago de mi persona e bienes abidos e por 
aber. 

E yo, la dicha Doña María, por virtud de la ly- 
cencia a mi dada por el dicho mi mando, otorgo e 
conozco que doy e otorgo todo mi poder cumplido 
libre e llenero bastante segund que yo lo é, e tengo 
^ de derecho mas puede e debe valer, al Lycencia- 
do Pedro de Cárdenas, natural de Alcaudetey abo- 
gado en la Corte de Su Magostad, e al Lycenciado 
Hernando Caballero, yezino desta dicha Cibdad, que 
80Ü absentes, e a qualquier dellos ynsolidum espe- 
cial para que por mí, een mi nombre, e como yo 
misma, puedan pareszer e parezcan ante Sus Ma- 
jestades e ante los Señores Presidente e Oydores de 

TOMO XLI i 3 



194 DOCUMENTOS INÉDITOS 

SU Real Consexo de YndiaSf e pedir se me fagan 
qualesquier merced o mercedes que en mi nombre 

• 

pydierdes e suplicardes, agraviarse de cualesquier 
agravios que se me ayan fecho o se me quieran fa- 
zer en qualquier manera, e para presentar quales- 
quier probanzas e testigos e escripturas e concier- 
tos e escriptos, e fazer della de nuevo qualesquier 
probanzas que convengan; e en razón de todo ello 
fazer e fagan todas las demandas, pedymientos e 
xuramentos que convengan de se fazer, e todos los 
demás abtos xudyciales e estraxudyciales que yo 
faria e fazer podria presente seyendo, aunque para 
ello de derecho se requiera e deba aber otro mi 
mas especial poder e mandado e presencia perso- 
nal, e para sacar de poder de qualesquier Secretario 
e de otras personas las provyciones e Cédulas Rea- 
les de las tales mercedes que me fueren fechas, e 
qualesquier otras provyciones e Cédulas Reales, e 
me las traer o embiar a esta dicha Nueva-España 
a mi costa e^ riesgo, e para quen su lugar de los di- 
chos Lycenciados e en mi nombre puedan sustytuir 
un Procurador o dos o mas, los que quysieren, e los 
rebocar e otros de nuevo criar, quedando siempre 
en los susodichos e en qualquier dellos este dicho 
poder prencipal e quan cumplido poder yo le é, e 
tengo para todo lo que dicho es, e para cada cosa 
dello otro tal; e ese mesmo lo doy e otorgo a los di- 
chos Lycenciado Pedro de Cárdenas e el Lycencia- 
do Hernando Caballero e a qualquier dellos e a los 



DEL ARCHIVO DE INDIAS 195 

por ellos soscritos, .con sus yncidencias e dependen- 
cias, anexidades e conexidades, e con libre e gene- 
ral admynistracion, e los relieve segund derecho; e 
para lo aber todo por firme, obligo mi persona e 
bienes abidos e por aber, e renuncio qualesquier le- 
yes e derechos quen mi favor sean, e por ser mu- 
ger renuncio las leyes de los Emperadores Xusty- 
niano e Beliano e la nueva Gostytucion e leyes de 
Toroqae fablan en favor de las mugeres, por quan- 
to del e foro dellas fui avisada por el Escribano 
desta carta, que fué fecha en esta dicha Gibdad, 
resydiendo en ella el Abdyencia Real de Su Magos- 
tad a veynte e nueve dias del mes de Marzo de mili 
e quynien tos e quarenta e siete años. Testigos que 
fueron presentes a lo que dicho es, Xoan de Gon- 
treras, e Xoan de Vargas, e Francisco Quiri, vezi- 
nose estantes en esta dicha Gibdad. E 3^0 el Escri- 
Iwinoyuso escripto doy fée que conozco a los dichos 
<^rgantes, los quales lo firmaron de sus nombres 
^ el registro desta carta. — Doña Maria Xaramillo. 
^Don Luis de Quesada. 

Eyo, Pedro Sánchez de la Fuente, Escribano de 

Sas Magestades, presente fui a lo que dicho es en 

ono con los dichos testigos, e lo fize escrebir se- 

gnnd que ante mi pasó; e por ende, fize aquí este 

mió signo ques a tal, en testymonio de verdad. — 

Pero Sánchez, Escribano de Su Magestad. — Hay un 

signo y una rúbrica. 

En la noble villa de Madrid, estando en ella la 



196 DOCUMENTOS INÉDITOS 

Corte e Con sexo Real de Sus Magestades, a veinte 
dias del mes de Mayo año de mili e quynientos 
e cinquenta e dos años, por ante mi el Escribano 
e notario público de Sus Magestades e Escribano 
de 3^uso escritos, el Lycenciado Pedro de Cárdenas, 
abogado en esta Corte de Su Magostad, en nombre 
e por virtud de poder que ay tiene de Doña María 
Xaramillo, muger de Don Luis de jQuesada, ques 
signado describano público e es antes desto con- 
tenido, dixo: quen su lugar e en nombre de la dicha 
su parte sostytuia e sostytuyó a Alonso de San 
Xoan solycitador en el Consexo Real de Yndias de 
Su Magostad, especial e espresamente para todas 
las cosas e casos en el dicho poder contenidos; e el 
mismo poder que á e tiene, el mesmo le dio e otorgó, 
e para' lo aber por firme obligó los bienes e rentas 
del dicho su parte a él obligadoí, e se relevó en 
forma según que les recebido, e otorgó ende sos- 
tytucion en forma que mexor pueda baler en dere- 
cho, e, requerido e lo firmó de su nombre, siendo 
presentes por testigos Francisco Raxon e Xoan Nu- 
ñez Cerrato e Gregorio de Olmedo, criado del dicho 
otorgante. E yo Alonso de San Martin, Escribano 
dé Sus Magestades e su Notario público en la su 
corte e en todos los sus mesmos e señoríos, fui pre- 
sente a lo quQ dicho es en uno con los dichos testi- 
gos, e del otorgamiento del dicho señor Lycencia- 
do Cárdenas que aquí firmó su nombre, e yo doy 
fó que conozco; lo escrebí e fize aquí mió signo a 



OfiL ARCHIVO DK INDIAS 197 

tal. En testymonio de verdad. — Lycenciado Carde- 

ñas. — ^Alonso de San Martin, Escribano. — Hay dos 

rubricas e un signo. 
Este es traslado bien e fielmente sacaáo de una 

Carta eProvycion Real oryginal de Su Magestad, 
firmada del Serenysimo Pryncipe Nuestro Señor e 
Ubráda de los del su Consexo Real de YndiaSj re- 
frendada de Xoan de Samano, su Secretario, rregis- 
trada de Ochoa de Luyando, sellada con su Real se- 
Uo, escrípta en papel, su tenor de la qual como en 
ella estaba e se contenia es este que se sigue: 

«Don Carlos por la dyvina clemencia Emperador 
Semper Augusto Rey de Alemania. Doña Xoana su 
Madre e el mesmo Don Carlos por la mesira gracia 
. Reyes de Castilla^ de Leorij de Aragoriy de las Dos 

Secutas, de Xerusaleriy de Navarra, de Granada^ 
de Toledo^ de Valencia, de Galizia, de Mallorca, de 
Semtta, de Cerdeña, de Córdoba, de Córcega, de 
Murcia, de Jaén, de los Algarbes, de Algedras, de 
faltar, de las Yslas de Canaria, de las Yslas 
indias e Tien^^afirme, del Mar Océano, Condes de 
alendes e Tirol, etc. A vos el Nuestro Presidente e 
i Oydores de la Nuestra Abdyencia e Chancyllería 

Real de la Niíeva-España, e a otras qualesquier per- 

' sonas a quien lo de yuso en esta Nuestra Carta 
^ntenido toca e atañe, salud: e gracia. — ^Bien 
^eys o debeys saber, como Nos mandamos dar e 
binaos una Nuestra Carta e Provycion Real, sellada 
^Q Nuestro Sello, firmada de la Emperatriz Reyna 



. 198 DOCUMENTOS INÉDITOS 

Nuestra muy cara e araada fixa e muger que aya 
gloria, su tenor de la qual es este que se sigue: 

<Don Garlos, por la dyvina clemencia Empera- 
dor Semper Augusto, Rey de Alemania. Doña Xoa- 
na su madre, e el mismo Don Garlos por la mes- 
raa gracia Reyes de Castilla^ de Leorij de Aragón^ 
de las Dos SyciliaSy de Xericsalenj de Navarray 
de Granada^ de Toledo^ de Valencia^ de Ga/y- 
Wa, de Mallorcaj de SevUla, de Cerdeña^ de 
Córdoba^ de Córcega, de Murcia, de Xaen, de 
Algeciras, de Gibraltar, de las Islas de Canaria y 
Islas e Tierra-fírmej del Mar Océano, Gondes de 
Fiandes e Tirol, etc. — A vos, Don Antonio de 
Mendoza, Nuestro visorrey e Gobernador de la 
Nueva-'España e Presidente de la Nuestra Abdyen- 
cia e Ghancyllería Real quen ella rreside, e a vos 
el Reverendo yn Cristo padre Don Fray Xoan de Zu- 
márraga. Obispo de México del Nuestro Gonsexo» 
Nos somos informados, que por aber estado todos 
los yndios desa tierra encomendados a diversas per- 
sonas, e no estar tasados los tributos que los yndios 
de cada pueblo an de pagar a los españoles que los 
an tenido encomendados, los an llevado e llevan 
muchas cosas e de mas cantidad de la que deben e 
buenamente pueden pagar, de que se an seguido e 
siguen muchos ynconvenientes en gran daño de 
los naturales desa Tierra; lo qual cesaría, si por 
Nuestro mandado estuviese tasado e sabido los tri- 
butos que cada uno abia de pagar, porque aquello 



DBL ARCHIVO DB INDIAS 199 

e no mas ge les llevase^ ansí por Nuestros ofyciales 
en los pueblos questuviesen en Nuestro nombre, 
como los españoles e personas particulares que los 
tuviesen en encomienda o en otra qualquier mane- 
ra; porque por ysperiencia a parecido, que después 
que los Oydores desa Abdyencia entendieron en la 
tasación de los tributos desa Tierra, an cesado en 
gran parte los dichos daños e ynconvenientes, e 
porqiie de aquí adelante cesen del todo'; platicado 
en el Nuestro Consexo, fué acordado que debíamos 
mandar dar esta Nuestra Carta para vos en la di- 
cha razón, Nos tovísmolo por bien. Por la gual vos 
encargamos e Mandamos, que si quando esta veays 
no estuviere fecha la tasación de los tributos que 
•osyndios an de pagar, los xunteys en esa Cibdad 
de MeanqOj e ansi xuntos, ante todas cosas oyreis 
una misa solene del Espíritu Santo, que alumbre 
vuestros entendymientos e os dé gracia para que 
bien justa e derechamente fagáis lo que por Nos aquí 
vos será encargado e mandado, e oyda la dicha 
niisa prometays e xureys solenemente, antel sacer- 
dote que la obiere dicho, que bien e fielmente sin 
odio ni afycion fareys las cosas de yuso conteni- 
das; e ansí fecho el dicho xuramento, vosotros o 
^ personas que para ello señalardes, que sean de 
^nflanza e temor de Dios, vereys personalmente 
Wos los pueblos questán de paz en esa Tierra, e 
^rtán ansí en Nuestro nombre como encomendados 
a los pobladores e conquistadores della, e vereys el 



200 . DOCUMENTOS INÉDITOS 

número de los pobladores e naturales de cada pue- 
blo e la calidad de la tierra donde viven, e ynfor- 
maros eys de lo que antiguamente solían pagar a 
sus caciques e a las otras personas que lo señorea^ 
ron e gobemavan; e ansi mesmo de lo que agora 
pagan a Nos e a los dichos encomenderos, e de lo 
que buenamente e sin bexacion pueden e deben 
pagar agora e de aquí adelante a Nos e a las perso- 
ñas a quien Nuestra merced e voluntad fuere que 
los tengan en encomenda o en otra manera, E des- 
pués de bien ynformados, lo que todos xuntos o la 
mayor parte de vosotros pareciere que xusta e có- 
modamente pueden o deben pagar de tributo por 
razón de señorío, aquello declareys e tasej'S e mo- 
dereys segund Dios e vuestras concyencias; tenien- 
do respeto que los tributos que ansi obiesen de pa- 
gar sean de las cosas quellos tienen o crian, o na- 
cen en sus tierras e comarcas; por manera que no 
ge les imponga cosa que abiéndola de pagar sea 
causa de su perdycion: e ansi declarado, . fareys 
una matrícula e imbentario de los dichos pueblos, e 
pobladores e tributos que ansi señalardes, para que 
los dichos yndios e naturales sepan que aquello es 
lo que deben e an de pagar a Nuestros ofyciales e 
a los dichos encomenderos e otras personas que por 
Nuestro mandado agora e de aquí adelante los tu- 
hiesen e lo obiesen de llevar; apercybiéndoles ^ de 
Nuestra parte, e Nos dende agora les apercybimos 
e Mandamos, que de agora ni de aquí adelante 



DEL ARCHIVO DE INDIAS 201 

ningand ofycial Nuestro ni otra persona particular 
no sea osado, pública ni secretamente direte ni jti- 
direte por sí ni por otra persona, de llevar ni lleve 
délos dichos yndios otra cosa alguna, salvo lo con- 
tenido en la dicha vuestra declaración, sopeña, que 
por la primera vez que alguna cosa llevaren de 
rnasdello, yncurran en pena del quatro tanto del 
valor que ansi obiesen llevado para Nuestra Cáma- 
ra e fisco; e por la segunda vez pierda la enco- 
mienda e otro qualquier derecho que tenga a los 
dichos tributos, é pierda mas la mitad de sus bie- 
nes para la Nuestra Cámara. De la tal tasación de 
tributos Mandamos que dexeys en cada pueblo lo 
<nieaél tocase, firmado de vuestros nombres, en po- 
der del cacique o prencipal del tal pueblo, avisán- 
<lole por lengua o intérprete de lo quen él se cop- 
tiene e de las penas en que yncurrirán los que con- 
tra ello pasaren; e la copia dello dareys a la perso- 
na que obiese de aber, e cobrar los dichos tributos, 
porque dello no puedan pretender ygnorancia: e 
^os, las dichas xustycias que agora soys e por tiem- 
po fuéredes, terneys cuidado del cumplymiento e 
execucion de lo contenido en esta Nuestra Carta, e 
dembiar en los primeros navios el treslado de toda 
'a dicha tasación, con los abtos quen razón dello 
obiéredes fecho; e porque nuestra voluntad es que 
las personas que gozan e*an de gozar del provecho 
de los dichos yndios tengan yntencion de permane- 
^^ en ella, lo qual parece que farán con mexor 



202 DOCUMENTOS INÍOITOS 

voluntad si saben que después de sus días lasr mu- 
geres e fixos que dellos fincaren an de gozar del 
provecho de los dichos j^ndios, e de los tributos que 
ellos tobieron en su vida; declaramos e Mandamor 
que habiendo cumplido la tasación e moderación 
de los dichos tributos conforme a esta Nuestra Car- 
ta, en los pueblos que asi estuviese ya fecha e de- 
clarada, guardeys la orden syguiente: Que quando 
algund vezino desa dicha Provj'ncia muriese e 
obiere tenido encomendados yndios algunos, si de- 
xase en esa Tierra fixos legítimos e de legítimo 
matrimonio nacidos, encomendarle eys los yndios 
que su padre tenía para que los tenga, yndustrie e 
enseñe en las cosas de Nuestra Santa Fe, guardan- 
do, como Mandamos que guarden, las ordenanzas 
que para el buen tratamiento de los dichos yndios 
estuviesen fechas o se fyzieren, e con cargo que 
fasta tanto que sea dedad para tomar armas, tenga 
un escudero que nos sirva en la guerra con la cos- 
ta que su padre siguió*, e era obligado; e si el tal 
casado no tuviese fixo legítimo e de legítimo ma- 
trymonio nacido, encomendareys los dichos yndios 
a su muger viuda; e si esta se casase, si su marido 
tubiere otros yndios, darle eys uno de los dichos 
repartymientos quél quisiere; e si no los tubiere en- 
comendarle eys los yndios que ansí la muger viuda 
tubiere; la qual encomienda de los dichos yndios 
Mandamos que tenga por el tiempo que Nuestra 
merced e voluntad fuere, segund e como agora los 



DEL ARCHIVO DE INDIAS 203 

tienen, e fasta que Nos mandemos dar la orden que 
convenga para el bien de la Tierra e conservación 
de los naturales della e sustentación de los españo- 
Ifli pobladores desa Tierra: e fazerlo eys asi prego- 
nar públicamente por las plazas e mercados e otroá 
lugares acostumbrados desa dicha Cibdad de Mean- 
co 6 de todas las otras Gibdades, villas e lugares 
desa dicha Pro.vyncia por pregonero e ante Escri- 
bano público, porque nadie dello pueda pretender 
Jgnorancia. — Dada en la villa de Madrid a veynte 
e seys dias del mes de Mayo de mili e quyniqntos 
e treinta e seis años, — Yo la Reina, — ^Yo Xoan de 
Samano, Secretario de sus Cesárea e Cathólica Ma- 
gostad, la fize escrebir por su mandado. — Fratris 
Garcia Cardenalis hispalensis. — El Lycenciado, 
Gutiérrez Velazquez. — Registrada, Bemal darlas. 
-^Por Chanciller, Blas de Saavedra, 

E agora Alonso de Villanueva, en nombre desa 
Cibdad de México e de las otras Cibdades e villas 
desa Nueva-España e de los vecinos e moradores 
dellas, Nos a fecho rrelacion que muchos de los ve- 
cinos desa Tierra tienen yndios encomendados, que 
les an dado en remuneración de sus servycios, e Nos 
suplicó en el dicho nombre, que conforme a la dicha 
Nuestra Carta suso yncorporada mandásemos que 
los dichos yndios, después de sus días, quedasen a 
sns mugeres e fixos, e como la nuestra merced 
ftaese; lo qual visto por los del Nuestro Consexo de 
las Yndias, por cuanto la ley que por Nos estaba 



204 00GUMBNT08 INÉDITOS 

lecha, que mandaba que quando algunos yndios 
vacasen se pusiesen luego en Nuestra Corona Real, 
por donde cesaba la dicha sucesión en las dichas 
mugeres e ñxos, la abemos mandado rebocar e bol- 
verlo al punto e estado en questaban antes que la 
dicha ley se fyziese; conforme a lo qual, la dicha 
Nuestra Carta suso incorporada la guardeys e cum- 
plays en todo e por todo, según e como en ella se 
contiene, e contra el tenor e forma della ni lo en 
ella contenido, no vays ni paseys ni consyntais yr 
ni pasar en manera alguna. — Dada en la Villa de 
Madrid a veynte e seys dias del mes de Hebrero de 
mili e quynientos e quarenta e seis años. — Yo el 
Pryncipe. — Yo Xoan de Samano, secretario de sus 
Cesáreas e Católicas Magestades la fize escrebir. — ^ 
Por mandado de Su Alteza, — Fratis García Carde- 
nalis yspan. — El Lycenciado Gutiérrez Belazquez. 
— El Lycenciado Grygorio López. — El Lycenciado 
Salmerón, — Doctor Hernán Pérez. — Registrada. — 
Ochoá de Luyando. — Por Chanciller Martin de Ra- 
moyn. 

En la Cibdad de México de la Ntceva-España 
lunes diez e nueve dias del mes de Xulio de mili 
e quynientos e quarenta e seis años, estando en 
acuerdo los señores Presidente e Oydores del Ab- 
dyencia Real deiáa Nueva^España en presencia. de 
mí Antonio de Turcios, Escribano mayor della e de 
la Gobernación desta Nueva-España po^ Su Magas- 
tad, pareció presente Pedro de Villegas, vecino é Re- 



DEL ARCHIVO DB INDIAS 205 

gidor desta Cibdad, e presentó esta Carta e Provysion 
Real de Su Magestad; por los dichos señores Pré- 
ndente e Oydores vista e leida, fué obedecida en 
fonna con toda rreverencia e acatamiento debido, 
ftquefarán e cumplirán lo que Su Magestad por 
su Provycion Real embia a mandar; en fé de lo 
qual lo firmó de mi nombre. — Antonio de Tur- 
cios. 

B después de lo sucedido, en la dicha Cibdad de 
México miércoles en la tarde veynte e un dias del 
mes de Xulio del dicho año de mili e quynientos e 
qoarenta e seis años, en la plaza mayor desta Cib- 
<lad esjando en los corredores de las casas del Ca- 
bildo, fué pregonada esta Provycion públicamente 
e en forma con trompetas, por voz de Hernando 
de Armixo, pregonero, en altas e ynteligibles voces. 
Testigos que fueron presentes, Luis Marin e Fran- 
cisco de Santa Cruz, Alcaldes, e Xoan de Samano, 
Algaacil mayor, Sancho López e Diego Tristan, 
Bscribanos, e Martin de la Mezquita, vecino de 
^uaxaca, e Xoan Flores, a lo qual estaba llegada 
Srand copia de gente: en feé de lo qual lo firmé 
^G mi non)bre--7-Antonio de Turcios. 

Pecho e sacado, corregido e concertado fué este 

^cho treslado con la dicha Provycion Real orygi- 

^^I, de pedymiento de Don Luis López de Mendoza 

^ íe mandamiento de los Señores Presidente e Oy- 

^^íes; e va cierto, bien e fielmente sacado, corregi- 

^^ e concertado en la Cibdad de México a treynta 



^ 



206 D0GUMBNT08 INÉDITOS 

dias del mes de Marzo de mili e quynientos e qua- 
renta e siete años, — ^Testigos que fueron presentes 
al ver sacar, corregir e concertar, Xoan Muñoz Ri • 
co e Pedro de Requena, Escribano. 

E 3^0, Antonio de Turcios, Escribano mayor de 
la dicha Ghancylleria Real de la Nueva-España e 
Gobernación della por Su Magestad lo fize escrebir, 
e fiz aquí este mió signo ques a tal en testymonio 
de verdad. — Antonio Turcios. — Hay un signo y 
rúbrica. 

Don Garlos e Doña Xoana, etc. — A vos el Nues- 
tro Presidente e Oydores de la Nuestra Abdyencia 
Real de la Nueva'- España: Salud e gracia.— Sepa- 
des que Nos, en declaración de la Provycion general 
questá dada para que subcedan en esa. Nueva-Es- 
paña los fixos e mugeres en los yndips que sus p?i- 
dres e maridos poseyesen, por una Nuestra Cédula 
dyrigida a vosotros, declaramos e Mandamos, quen 
defecto de no tener las personas que tienen yndios 
encomendados fixos varones legítimos e de legíti- 
mo matrymonio nacidos, estando en la tierra al 
tiempo que fallecieren sus padres, subcedan sus 
fixas mayores legítimas e de legítimo njatrymonio 
nacidas, con ciertas cargas en la dicha Cédula con- 
tenidas; e porque podría acaecer, que quando los 
tenedores de los dichos yndios encomendados falle- 
ciesen, quejasen del dos o tres fixos o fixas o mas, 
e el fixo mayor que obiere de subceder en ellos, coni- 
forme a la dicha Provycion general questá dada 



DBL ARCHIVO DB {N0IA8 207 

cerca de la dicha subcesión, no quysiese subceder 
en ellos o no pudiese subceder por entrarse en al- 
guna relygion, o por tener otros yndios o por ser 
casado con muger, que los tenga o por otro algún 
ympedimiento o yncapacidad, e en tal caso se po- 
diia dudar si pasaría la dicha subcesión de los di- 
chos yndios al fixo segundo; e queriendo quitar to- 
da duda e pleitos que sobrello se podrían recrecer, 
visto e platicado por los del Nuestro Gonsexo de las 
YndiaSy fué acordado que debíamos mandar dar es- 
ta Nuftstra Carta para vos, en la dicha razón, e Nos 
tovimoslo por bien. Por la qual declaramos, e es 
Nuestra merced e voluntad, que cada e quando lo 
tal acaeciese en esa Nueva- España j que no subceda 
el fixo mayor en los yndios de su padre por algu- 
nas de las cabsas susodichas o por otra alguna, 
que la tal subcesión pase al fixo segundo, e no sub- 
cediendo el segundo, pase al tercero, e ansi por con- 
ayguiente fasta acallar los fixos varones; e en de- 
fecto de no subceder ellos, subceda la fixa mayor, e 
iM> subcediendo ella pase la subcesión a la segunda, 
por la manera que dicha es en los fixos varones; e 
si el tenedor de los dichos yndios muriere sin dexar 
fixos varones e dexare fixas, que si la fixa mayor, 
porque no quiera o por algunos de los dichos ym- 
pedimentos o dé otros no subcediere en los yndios, 
que pase como dicho es la subcesión a la fixa se- 
gunda, e por consyguiente a la tercera fasta aca- 
bar las fixas; e en defecto de fixos e fixas venga la 



I 



90e DOCUUBNTOB IN&01T08 

subcesion a la mugar por la orden questá dicha, de 
tal manera que después de la vida del primer tene- 
dor de los dichos yndios no a de aber mas de ana 
snbceaion en un ñxo o fixa o muger e no mas; de 
suerte, que si una vez atgund flxo o fixa subcediere 
eu los yndios e ge le fyziere encomienda dallos, si 
aquel o aquella muriese o los dexare, o por algnnd 
caso los perdiere, an de tomar los dichos yndios 
luego a Nuestra Corona Real, e ^o ge an de tomar 
a encomendar a otro ñxo ni fíxa del dicho prima- 
tenedor de los dichos yndios ni a su muger. Porque 
vos Mandamos que guardeys e cumplays e fagays 
guardar e cumplir esta'Nuestra Carta e lo en ella 
contenido, en esa Ntteva'España e en laa provyn- 
cias subxetas a esa Abdyencia, e contra el tenor e 
forma della no vays ni paseys ni consyntais yr ni 
pasar en manera alguna. — Dada en la Villa de Ma- 
drid a cinco días del mes de Abril de mili e quy- 
nientos e cinquenta e dos años. — Yo el Principe. — 
Refrendada de Samano. — Señalada del Marques. 
—Gregorio López. — Sandoval. — Rivadeneyra. — 
Lumbreras. 

En la granCibdad de Temyacíüan'MeañcoU) dea- 
ta Nueva-España, a diez e seys dias del mes de Mayo, 
año del Nacymiento de Nuestro Salvador Xesnais- 
to de mili quynientos quarenta & dos años, antel 

(1) La faoja del pliego qne comprande el eignienM doea- 
nMoto ettá partida, por lo que lleva algunos claros. 



DEL ARCHIVO OE INDIAS 209 

muy honrrado "Señor flustrísimo Alcalde 

ordynario desta Gibdad por Su Magestad, en 

presencia del presente Escribano de la corte de Su 

Magestad e número desta dicha Gibdad. ante 

Don Luis de Quesada , un escrito de pedimiento 

con ciertas preguntas en él insertas, el tenor del 
qnal es este que se sigue. 



Muy poderosos señores. 

Don Luis de Quesada, marido de Doña María 
Xaramillo, fixa de Xoan Xaramillo e de Doña Ma- 
riña, su primera muger, digo: que yo tengo nece- 
sidad de fazer cierta ynformacion ad perpetuam 
Bey memoria^ o por aquella via que de derecho 
mas lugar aya, de los servicios que la dicha Doña 
Marina, mi suegra, fizo a Vuestra Magestad en la 
conquista e pacyficacion desta dicha Gibdad de 

MeaÁco e Nue a Don Hernando Gortes, Go- 

ber que fué della, e a todos los espa- 
ñoles que se fallaron quysion e pacyfica- 

tíon dello a la Real persona e a los tes- 
tigos que presente , e suplico se examinea de 

las preguntas syguientes e lo que depusieren Vues- » 
tra Magestad me lo mande dar en forma para el 
dicho 

Primeramoüe. Sean preguntados si conocen 
al dicho Don Luis de Quesada e a la dicha Doña 

TOMO IIH 14 



210 DOCUMENTOS INÉDITOS 

María, su ifauger, y al dicho Xoan Xaramillo, padre 
de la dicha Doña María, e si conocieron a la dicha 
Doña Marina, madre de la dicha Doña María e mu- 
ger que fué del dicho Xoan de Xaramillo. 

Segunda. Si saben quel dicho Xoan de Xara- 
millo fué casado con la dicha Doña Marina a ley de 
bendycion, como lo manda laSantaMadr^la Ygle* 
sia, los quales fj'zieron vida maridable e como tales 
marido e muger fueron abidos e tenidos, e si saben 
que durante el dicho matrymonio obieron e pro- 
crearon por su fixa legítima a la dicha Doña María, 
muger del dicho Don Luis de Quesada. 

Tercera. Si saben que al tiempo quel dicho 
Xoan de Xaramillo casó con la dicha Doña Marína, 
el dicho Don Hernando Cortes le dio en dote e ca- 
samiento los pueblos de OliUla e el otro Tetiquipa- 
que, que son en la Provyncia de Gicazacoalco, e 
dellos le dieron cédula dencomienda en nombre de 
Su Magestad, de los quales se syrvieron mucho 
tiempo, llevando los tributos e servycios dellos mu- 
cho tiempo. 

Cuarta. Si saben que antes quel dicho Xoan 
de Xaramillo casase con la dicha Doña Marina tenía 
en encomienda el pueblo de Xilotepequej quel 
Marqués del Valle le dio e encomendó en nombre 
de Su Magestad al dicho Xoan Xaramillo por los 
muchos servycios que abia fecho en estas partes e 
digan . 

Quintad Si saben que la dicha Doña Marína fizo 



DEL ARCHIVO DB INDIAS 211 

muchos e señalados servycios a Su Magestad en la 
conquista e pacificación de esta Nueva-España en 
la manera siguiente. 

En ser muy fiel al dicho Don Hernando Cortes e 
a los demás españoles que con él estaBan, e des- 
pués de Dios fué cabsá questa Nuew, -España se 
ganase e conquistase por ser como era lengua de 
toda la Nueva-España^ porque a^ la sazón no abia 
otro intérprete sino la dicha Doña Marina, e digan. 

Sexta. Si saben que la dicha Doña Marina, en 
todo el tiempo que duró la guerra ella fablaba e 
comunicaba con los yndios questaban de guerra e 
tomaba aviso de lo que querían facer, % todo lo que 
le decian lo venia luego a manifestar e dezir al 
dicho Capitán, e digan. 

Sétima. Si saben que por ser la dicha Doña 
Marina natural desta Tierra, en el tiempo quel Ca- 
pitán e españoles que con él estaban tenian necesi- 
dad, por su yndustria e sagacidad faria con los yn- 
dios de guerra que le diesen comida para con 
que sustentar el exército de los españoles; lo qual 
ella fizo muchas e diversas veces, e los yndios ge lo 
daban e ella luego lo traya para que se partiese en- 
tre todos, lo qual fue cabsa que no pereciese la 
gente española e que la tierra se ganase, después de 
permytillo Dios Nuestro Señor, por su buena yndus- 
tria e sagacidad e por los muchos avisos que da- 
ba e dio al dicho Gobernador e Capitán é a los de- 
más españoles que con él estaban. 



212 DOCUMENTOS INÉDITOS 

Otava. Si saben que por ser la dicha Doña Ma- 
rina tan astuta e sagaz e amiga del servymiento de 
Dios Nuestro Señor e servidora de la Corona Real, e 
por los buenos consexos e avisos que daba así al 
dicho Capitán como a los demás españoles, el dicho 
Gobemodor e Capitán Don Hernando Cortes conti- 
nuamente a todas las partes donde iba la llevaba 
consigo, por la mucha pro e utylidad que se sacaba 
en seguir su con sexo e avisos por razón de ser 
lengua como dicho es, e por la buena yntencion e 
voluntad que siempre tenia. 

Norteña. Si saben que por respeto de la dicha 
Doña Marina, e por su buen dezir e razonar e gra- 
cia que tenia con los yndios naturales desta Tierra, 
fué cabsa que se tornasen xptianos mucha parte 
de los naturales desta Nueva-España e se pusiesen 
debaxo del domynio e señorío de Su Magestad, en el 
cual servycio an permanecido e permanecen oy 
en dia. 

Dézima. Si saben que al tiempo que fué el di- 
cho Don Hernando Cortes de esta Cibdad de México 
a la Provyncia de Honduras llevó consigo a la di- 
cha Doña Marina, la cual fué con él, e estando allá 
los tenientes de Gobernadores que acá quedaron o 
se levantaron en nombre de Su Magestad, quitaron 
a la dicha Doña Marina los dichos pueblos quel di- 
cho Gobernador le abia dado en nombre de Su Ma- 
gestad en dote e casamiento, que son Olua e Teti- 
quipaj e nunca mas los poseyó ella ni otro por 



DBL ARCHIVO DE INDIAS 213 

ella ni menos los tiene el dicho Xoan de Xaramillo, 
su marido, ni la dicha Doña María, su fíxa, porque si 
los tubieran los testigos los vieran e supieran. 

Ündézima. Si saben que todo lo susodicho es 
pública voz e fama e la verdad, — ^Don Luis de 
Quesada. • 

Que un Alcalde la tome e reciba e ge le dé ello 
en forma Antonio de Turcios, para que la a por 
presentado ante los señores Presidente e Oydores. 

E presentado, el dicho Señor Alcalde dixo, qué 
lo reycebia, e mandó que se tome a los testigos; e 
cometió a mi el dicho Escribano la resecion de los 
testigos, e que su merced pondrá su abtorídad e de- 
creto xudycial tanto quanto de derecho a lugar. 

E luego así presentado, el Señor Alcalde dixo, 
que traiga e presente Irfs testigos de que sentiende 
aprovechar, e questá presto de los examinar por el 
dicho ynterrogatorio, e sobre todo fazer xustycia. 

E luego el dicho Don Luis de Quesada traxo e 
presentó por testigos en la dicha razón a Xoan de 
Xaso, e al Bachiller Xoan de Ortega, e a Gonzalo 
Rodríguez de Ocaño, e Alonso de Villanueva, e a 
Gerónimo López, e a Martin López, e a Xoan López 
de Ximenez, e a Francisco de Santa Cruz, e a Fran- 
cisco de Terrazas, e a Gerónimo Ruiz de la Mota, e 
Antón Bravo, e al Capitán Francisco Maldonado, e a 
Pedro de Meneses, e a Diego Hernández, e a Diego 
Valades, e al Comendador Lionel de Cervantes, e a 
Berpaldino Vázquez de Tapia, e a Francisco Destra- 



214 DOGUlfBNTOS INÉDITOS 

da, 6 Antonio de Garvaxal, e a Xoan Zeziliano; de 
los quales fué rescebido xuramento por Dios e por 
Santa Maria e por las palabras de los Santos Evan- 
gelios, e Señal de la Cruz en que pusieron sus ma- 
nos deirechas corporalmente, so cargo del qual pro- 
metieron de decir verdad de lo que supiesen e fue- 
sen preguntados cerca e en razón de lo que son 
presentados por testigos; e a la conclusión del di- 
cho xuramento dixeron: <Si xuramos, e amen.> 

E luego el dicho Señor Alcalde dixo: que por el 
presente él está ocupado en cosas tocantes al servy- 
ció de Su Magestad e a execucion de xustycia, e no 
podía estar a los dichos exámenes, que cometia e 
cometió la resecion e declaración de los dichos tes- 
tigos, e de cada uno dellos, a mi el dicho Escri- 
bano. 

E lo que los dichos testigos dixeron por sus di- 
chos, dyspusiciones, cada uno por si e apartada- 
mente, siendo preguntados por el ynterrogatorio, es 
lo siguiente: 

Testigo. — El dicho Xoan de Xaso, vecino desta 
Gibdad de México^ testigo presentado por parte del 
dicho Don Luis de Quesada, abiendo xurado en for- 
ma de derecho, e siendo preguntado por las pre- 
guntas del dicho pedy miento, dixo lo syguiente: 

A la primera pregunta, dixo: que conoce e cono- 
ció a los en la pregunta contenidos, e que al dicho 
Xoan Xaramillo e a la dicha Doña Maria abia que 
los conoce e conoció mas de diez e ocho años. 



DBL ARCHIVO DE INDIAS • 215 

Preguntado por las preguntas generales, dixo: 
qii*es dedad de cinquenta años poco mas o menos, 
e que no le toca ninguna de las preguntas gene- 
rales. 

A la segunda pregunta, dixo: que la sabe como 
•en ella fie contiene; porque se falló presente al 
tiempo quel dicho Xoan Xaramillb casó con la di- 
cha Dona Marina, e después los conoció mucho 
tiempo casados, e vio que durantel dicho tiempo 
obieron por su fixa a la dicha Doña Mana, muger 
del dicho Don Luis de Quesada. 

A la tercera pregunta, dixo: que oyó deszir a 
muchas personas, de que no tiene notycia, quel di- 
cho pueblo de Olutla era de la dicha Doña Marina, 
e quera público e notorio que lo tenia e poseya . 

A la quarta pregunta, dixo: que la sabe como 
en ella se contiene, e vido quel dicho Xoan de Xa- 
ramillo se servia del dicho pueblo de Xüotepeqi^j e 
llevaba los frutos e tributos del, e a este testigo le dio 
el dicho Xoan Xaramillo, como Señor del dicho pue-' 
Wo, yndios que fuesen con él e lo syrviesen quando 
ftíeron a Higueras, e por esto lo sabe. 

A la quinta pregunta, dixo: que oyó deszir lo 
^ntenido en la pregunta, e que asi a seydo e es 
público e notorio, e que camino de Higueras, quan- 
^^ el Marqués fue a ella, aprovechó muncho al di- 
cho Marqués e gente que llevaba, por ser lengua de 

^^(thsiS lenguas, e en el dicho camino les fué muy 
leal 



216 DOCUMENTOS INÉDITOS 

A la sesta pregunta, dixo: quen el tiempo queste 
testigo conoció a la dicha Doña Marina, que fué en 
la dicha xomada de Higueras ^ la dicha Doña 
Marina fizo todo lo en la pregunta contenido. 

A la sétima pregunta, dixo: que disze lo que di- 
cho tiene en las preguntas antes desta. 

A la octava pregunta, dixo: que disze lo que di- 
cho tiene en las preguntas antes desta. 

A la novena pregunta, dixo: que no la sabe, 
mas de que los jmdios tenian e tubieron a la dicha 
Doña Marina siempre en mucha veneración, e la 
acataban e le servían mucho, e facian lo quella les 
mandaba. 

A la dézima pregunta, dixo: que sabe quel dicho 
Xoan Xaramillo e la dicha Doña Marina, se ser- 
vían de los dichos pueblos contenidos en la dicha 
pregunta, e que agora sabe quel dicho Xoan Xara- 
millo no los posee ni tiene. 

A la once pregunta, dixo: que lo que dicho tiene 
es la verdad, e lo firmó de su nombre Xoan de Xaso. 

Testigo. El dicho Bachiller Xoan de Ortega, 
vezino de la dicha Gibdad de México^ testigo pre- 
sentado por parte del dicho Don Luis de Quesada, 
abiendo xurado e siendo preguntado cerca del caso, 
dixo lo syguiente: 

A la primera pregunte, dixo: que conoce e co- 
noció a los contenidos en la dicha pregunta, ecebto 
a la dicha Doña María, muger del dicho Don Luis» 
que no la conoce. 



DEL ARCHITO DE INDIAS 217 

Preguntado por las preguntas generales, dixo: 
qaes dedad de mas de sesenta años, e que no le 
toca ninguna de las preguntas generales. 

A la segunda pregunta, dixo: que vido fazer 
vida maridable a los dichos Xoan Karamillo e Doña 
Marina, e que así fué público e notorio, e por tales 
marido e muger este testigo los tuvo. 

A la tercera pregunta, dixo: que no la sabe. 

A la quarta pregunta, dixo: que sabe quel dicho 
XoaD Karamillo tenía el dicho pueblo de XHotepe- 
que como agora lo tiene. 

A la quinta pregunta, dixo: ques público e no- 
forio como la pregunta lo disze, e que asi lo a oido 
deár. 

A la sesta pregunta, dixo: que oyó dezir lo con- 
tenido en la pregunta a muchas personas que se 
fallaron en el dicho tiempo en la guerra desta 
Tierra. 

A la sétima pregunta, dixo: que oyó dezir lo 
^ntenido en la pregunta a muchas personas. 

A la otava pregunta, dixo: que sabe quel Mar- 
ines del Valle llevó consigo a la dicha Doña Mari- 
M quando fué á Higueras^ e asi faria otras vezes, 
q^ando salió desta Gibdad por su lengua. 

A la novena pregunta, dixo: que sabe este tes- 
%) que la dicha Doña Marina tenía buena gra- 
^ en fablar a loS' yndios, e que lo demás que no 
lo sabe. 

A la décima pregunta, dixo: que no la sabe. 



218 DOGUmSNTOS INÉDITOS 

A la onze pregunta, dixo: que lo que dicho tie- 
ne es la verdad para el xuramento que fizo e fir- 
mólo de su nombre. — El Bachiller, Xoan de Or- 
tega. 

Testigo. El dicho Gk>nzalo Rodríguez de Oca- 
ño, vezino desta dicha Gibdad, testigo presentado 
en la dicha razón, abiendo xurado en forma de de- 
recho e siendo preguntado cerca del caso, dixo lo 
syguiente: 

A la primera pregunta, dixo: que conoce a los 
en la pregunta contenidos, e que conoció a la di- 
cha Doña Marina, madre de la dicha Doña María^ 
muger del dicho Don Luis de Quesada, e que a la 
dicha Doña Marina e al dicho Xoan Xaramillo co- 
noció mas a de*veynte e dos años. 

Preguntado por las preguntas generales, dixo: 
ques de mas de cinquenta años, e que no le toca 
ninguna de las preguntas generales. 

A la segunda pregunta, dixo: que la sabe como 
en ella se contiene, porque se falló presente quan- 
do el dicho Xoan Xaramillo se casó con la dicha 
Doña Marina, e vio que durante el tiempo del di- 
cho matrymonio obieron e procrearon por su fixa 
legitima a la dicha Doña María, muger del dicha 
Don Luis de Quesada. 

A la tercera pregunta, dixo: que oyó dezir lo 
contenido en la pregunta, e que quando fué el 
Marqués Don Hernando Cortés a Higueras, fué con 
él la dicha Doña Marina e el dicho Xoan Xarami- 



DBL ARCHIVO DB INDIAS 219 

Uo e este testigo, e vido cómo en los dichos pueblos 
contenidos en la pregunta, qu están en el camino^ 
fyzieron muchos servycios a los susodichos Xoan 
Xaramillo e Doña Marina, como yndios questaban 
a ellos encomendados; e queste testigo por tales 
sos yndios encomendados los tuvo. 

A la quarta pregunta, dixo: que la sabe como 
en ella se contiene, porqueste testigo conoció tener 
e poseer el dicho Xoan Xaramillo el dicho pueblo 
de Xüotepeqiie, que ge lo abia dado en encomienda 
el dicho Marqués del Valle, antes que se casase con 
la dicha Doña Marina, por los servycios que abia 
fecho en esta dicha Ntcetxi^España. 
' A la quinta pregunta, dixo: que la sabe como en 
ella se contiene, porqueste testigo se falló en la 
conquista e pacyficacion desta Niieva^España con 
el dicho Marqués Don Hernando Cortés, e vido co- 
mo por cabsa de la dicha Doña Marina, e por ser 
ella la lengua de la tierra, que no abia en aquel 
tiempo otra lengua, los yndios venian de paz e 
trayan comida para los españoles; e via como la 
dicha Doña Marina fablaba con los yndios, asi con 
los de guerra como con los de paz, fasta los traer a 
lo quel Marqués quería; e que oyó dezir al dicho 
Don Hernando Cortés, que la dicha Doña Marina 
filé parte después de Dios para questa Ntieva-Espa- 
ña se ganase; e así es público e notorio, e siempre 
la dicha Doña Marina fué leal al dicho Marqués. 

A la sesta pregunta, dixo: ques verdad todo lo 



220 DOCUMBNTOS INÉDITOS 

contenido en la pregunta, porque se falló presente 
a ello, e ansí es público e notorio. 

A la sétima pregunta, dixo: que sabe que mu- 
chas veces quel dicho Marqués Don Hernando Cor- 
tés e españoles que con él estaban tenian necesidad 
de comida e de otras cosas, la dicha Doña Marina, 
como era natural de la Tierra e lengua de los yn- 
dios, les fablaba e pedia comida, e ellos se la da- 
ban, e la traya ella luego al dicho Marqués para que 
se repartiese por la gente; e que sabe que asi mes- 
mo fazia la dicha Doña Marina, con su buena pláti- 
ca e yndustria, venir muchos yndios en favor e 
ayuda de los españoles quando andaban en la dicha 
conquista. 

A la otava pregunta, dixo: que la sabe como en 
ella se contiene, porque siempre quel Marqués iba 
a alguna parte, llevaba consigo a la dicha Doña 
Marina, porquera muger sagaz e de buen consexo 
e lengua para con los yndios, e que por ser tal co- 
mo dizen, le paresse a este testigo, que después 4e 
Dios Nuestro Señor, ella fué cabsa que la dicha 
Nueva-España se ganase e pacyflcase. 

A la novena pregunta, dixo: que sabe la pregun- 
ta como en ella se contiene, porque vido que por 
yndustria de la dicha Doña Marina se tomaron 
xpianos muchos judies, e se pusieron debaxo del 
domynio e Señorío de Su Magestad, e lo an estado e 
están. 

A la dézima pregunta, dixo: que a oido lo conté- 



DEL ARCHIVO DE INDIAS 221 

nido en la pregunta a muchas personas, e que así 

es público e notorio. 
A la onze pregunta, dixo: que lo que dicho tiene 

es la verdad, so cargo del xuramento que fizo, e en 

ello se afirma, e firmólo. — Gonzalo Rodríguez de 

Ocaño. 

Testigo. El dicho Alonso de Villanueva, vecino 
desta dicha Gibdad, testigo presentado en la dicha 
razón, abiendo xurado en forma de derecho e sien- 
do preguntado cerca del caso, dixo lo syguiente: 

A la primera pregunta, dixo: que conoce a los 
contenidos en la pregunta, e que conoció a la dicha 
Doña Marina. 

Preguntado por las preguntas generales, dixo: 
íues dedad de mas de treynta e cinco años, e que 
no le toca ninguna de las preguntas generales. 

A la segunda pregunta dixo este testigo, que al 
tiempo quel dicho Xoan Xaramillo se casó con la 
dicha Doña Marina, él no lo vio porque estaba ab- 
senté de adondellos se casaron, que fué yendo con 
^1 Marques del Valle a la Higueras, segund es pú- 
blica voz e fama; e que después de vueltos de las 
BigueraSy este testigo vido venir de allá al dicho 
Xaramillo e a la dicha Doña Marina e truxeron 
^iña á la dicha Doña María; e queste testigo vido 
^^ esta cibdad de Mecoico vyvir mucho tiempo 
^ dicho Xoan Xaramillo e a la dicha Doña Mari- 
na» en uno como marído e muger, e facer vida 
maridable e criar a la dicha Doña María por su 



I 



¿22 DOGUMBNTOS INÉDITOS 

fíxa legitima; e que por tal la tiene este dicho testi- 
go, e es ávida e tenida en esta dicha cibdad de Mé- 
xico e en todas las partes que tienen conocymiento 
de los susodichos, e es pública voz e fama. 

A la tercera pregunta, dixo: que no la sabe. 

A la quarta pregunta, dixo: que la sabe como 
en ella se contiene. 

Preguntado como lo sabe, dixo: que por queste 
testigo lo vido e se fjalló presente quando el dicho 
Marques del Valle encomendó el dicho pueblo de 
Xilotepeqne al dicho Xoan Xaramillo, e quera antes 
que se casase con la dicha Doña Marina, yendo el 
dicho Marques del Valle a la conquista de Panuco 
e este testigo en su compañía; e porque también 
vido que el dicho Xoan Xaramillo syrvió muy bien 
a Su Magostad en la conquista e pacyñcacion desta 
Nueva-España^ poniendo su persona a todos tra- 
baxos e peligros, e faciendo lo que buen basallo 
debe facer e es obligado en servycios de su Rey e 
Señor. 

A la quinta pregunta, dixo: que vido que duran- 
te la conquista desta Nueoa^España^ en queste tes- 
tigo se falló, vido este castigo quel dicho Marques 

« 

del Valle, Capitán General della, fablaba a los na- 
turales desta Nueva-España con la dicha Doña Ma- 
rina, e la tenian por intérprete; e que tenia por 
cierto que fué fiel en su ofycio e que tuvo amor a 
los españoles, e que por esta cabsa fizo servycios 
a Dios Nuestro Señor e a Su Mag estad. 



DBL ARCHIVO DE INDUS 223 

A la sesta pregunta , díxo este testigo, que sien- 
do él presente vio muchas veces e supo, que la dicha 
Doiia Marina manifestaba e dezia al dicho Capitán 
General lo que los yndios de guerra e de paz dezian, 
e daba aviso dello, de que redundó provecho a la di- 
cha conquista e servimiento a Su Magostad. 

A la sétima pregunta, dixo este testigo, que 
dize lo que dicho tiene en las preguntas antes 
desta. 

A la otava pregunta dixo este testigo, que mu- 
chas veces vio yr al dicho Capitán General por esta 
Nueva-EspañOy ansi en guerra como fuera della, e 
llevar consigo a la dicha Doña Marina, porque la 
traya por interprete, como dicho tiene. 

A la novena pregunta dixo este testigo, que dize 
lo que dicho tiene en las preguntas antes desta.. 

A la dézima pregunta dixo este testigo que no la 
sabe. 

A la onze pregunta, dixo: que lo que dicho tiene 
es la verdad so cargo del xuramento que fizo, e 
en ello se afirma, e firmólo. — Alonso de Villa- 
nueva. 

Testigo. — El dicho Gerónimo López, vezino des- 
ta dicha Cibdad e Regidor della, testigo presentado 
en la dicha razón, abiendo xurado en forma de 
derecho e siendo preguntado cerca del caso, dixo lo 
sygoiente: 

A la primera pregunta, dixo: que conoce e cono- 
ció a los en la pregunta contenidos. 



324 DOCUMENTOS INÉDITOS 

Preguntado por las preguntas generales, dixo: 
ques de mas de cyncuenta años, e que no le tocan 
ninguna dellas. 

A la segunda pregunta, dixo: que asi como la 
pregunta lo dize, este testigo lo tiene por cierto, e 
es público e notorio, e por tales marido e muger 
los tuvo e conoce a la dicha Doña María, e que la 
tuvo e tiene por fixa de la dicha Doña Mapina e del 
dicho Xoan Xaramillo, e que por tal este testigo la 
tiene e a visto criar en casa del dicho Xoan Xara- 
millo después que la dicha su madre falleció; e 
questo sabe desta pregunta. 

A la tercera pregunta, dixo: que al tiempo quel 
diclio casamiento se fizo fué en la dicha Provyncia 
de Gtcazaqualbo, segund que a este testigo le dixe- 
ron después que a esta Cibdad volvieron, e que a la 
sazón este testigo estaba en la conquista de las 
Provyncias del Mar del Sur^ e no sabe lo quel di- 
cho Marqués le dio en el dicho casamiento que la 
pregunta dize, e que se remite á las cédulas del di- 
cho depósito. 

A la quarta pregunta, dixo: que. antes quel dicho 
Marqués fuese el viaxe de Honduras, en el qual di- 
cho viaxe el dicho Xoan Xaramillo se casó con la 
dicha Doña Marina, se abia fecho el viaxe de la 
guerra e entrada e pacyficacion de Panuco e sus 
provyncias; e en el dicho camino, yendo a la dicha 
conquista de Pantcco^ le dio el dicho Marqués al di- 
cho Xoan Xaramillo el dicho pueblo de Xihtepeque, 



DEL ARCHIVO DE INDIAS 325 

que ñié mucho tiempo antes que fuesen a la dicha 
entrada de Honduras. 

A la quinta pregunta, dixo: que sabe e vido que 
la dicha Doña Marina syrvió mucho a Su Magestad 
en ser lengua intérprete desta lengua mexicana, e 
queste testigo la vido e conoció mucho tiempo syr- 
viendo al Marqués del Valle, que a la sazón era 
Capitán General e Gobernador por Su Magestad en 
el dicho ofycio, e que siempre oyó dezir quera fiel, 
e que nunca vido este testigo ni oyó dezir que fy- 
ziese cosa que no debiese en lo que toca al dicho 
ofycio. 

A la sexta pregunta, dixo: que sabe e vido quen 
el tiempo de la dicha guerra, la dicha Doña Ma- 
rina servia en ser lengua, dyziendo lo quel Capi- 
tán general le mandaba dezir a los yndios e toman- 
do respuesta dellos, la qual dicha respuesta aclara- 
ba en nuestra lengua española un Aguilar ques fa- 
llecido; e en lo demás dize lo que dicho tiene en la 
pregunta antes desta. 

A la sétima pregunta, dixo: que disce lo que di- 
cho tiene en la pregunta antes desta. 

A la octava pregunta, dixo: queste testigo sabe 
e vido quel dicho Don Hernando Cortes, quando iba 
personalmente a alguna entrada de calidad donde 
sesperaba tardar algunos dias e tiempo, llevaba a 
la dicha Pona Marina consigo, e servia de lengua 
para los razonamientos quel dicho Marqués dezia e 
amonestaciones que a los yndios fazia en nombre 

Tomo xLi 15 



^ 



236 DUCUUSKTOS IN&DITOH 

«le Su Magestad; e en lo demás dize lo que dicho 
(iene en la quinta pregunta. 

A la novena pregunta, dixo: que dize lo que di- 
cho tiene en la quinta pregunta. 

A la dózima pregunta, dixo: queste testigo no 
fué en el dicho camino de Honduras, porquestaba 
en la conquista de la Mar del Sur, como dicho 
tiene. 

Ala onze pregunta, dixo: que lo que dicho tiene 
es la verdad e en ello se afirma so cargo del xura- 
mento que fizo, e firmólo. — Gerónimo I^pez. 

Testigo. — El dicho Martin López, vecino desta 
dicha Gibdad de México, testigo presentado en la 
dicha razón, ahiendo xurado en forma de derecho 
e siendo preguntado cerca del caso, dixo lo sy- 
guiente: 

A la primera pregunta, dixo: que conoze e co- 
noció a los en la pregunta contenidos. 

Preguntado por las preguntas generales, dixo: 
ques dcdad de mas de quarenta años, e que no le 
toca ninguna de las preguntas generales. 

A la segunda pregunta, dixo: que por tales ca- 
sados, como la pregunta disze, tuvo este testigo a 
los dichos Xoan Xaramillo e Doña Marina, e pop 
tales siempre fueron abidos e tenidos, e les vido 
fazer vida maridable como marido e muger, e vido 
que durantel dicho tiempo del dicho matrimonio, 
los dichos Xoan Xaramillo e Doña Marina obieron 
por su ñxa legitima a la dicha Doña María, mager 



DEL ARCHIVO DE INDIAS 227 

'/ol <l¡cho Don Luis de Qaesada, e por tal su fixa 

^^t^ testigo la tiene, e es tenida e abida. 

la tercera pregunta, dixo: que oyó deszir lo 

"•enido en la pregunta a muchas personas de que 

^^ X^ mésente no se acuerda, mas de que fué así publi- 

notorio. ' 

la quarta pregunta, dixo: que nb se acuerda, 

P^^^^^o que cree que así fué como la pregunta lo 
d 



la quinta pregunta, dixo: que la sabe como en 

^*'-*^^^ se contiene, porqueste testigo se falló con el di- 

^*^^^ Don Hernando Cortés, al tiempo contenido en 

^^ X^regunta, en la pacyficacion e conquista desta 

^^^^va-España, porque la dicha Doña Marina era 

*^ lengua e sjtvíó en esto mucho a Dios Nuestro 

^^^or e a Su Magestad; e este testigo, como dicho 

^^^e, lo vido todo, porque fué uno de los primeros 

^^^^^ quistadores . 

A. la sesta pregunta, dixo: que ía sabe como en 
^ *^ se contiene, porque lo vido ansi como la pre- 
^^^"í^ta lo disze e se falló a ello presente. 

A la sétima pregunta^, dixo: que la sabe como 

ella se contiene, porque así es la verdad como 

pregunta lo disze, e lo vido este testigo. 

A lá otava pregunta, dixo: que la sabe como en 

^ se contiene e es así como la pregunta lo disze, 

^^^^ue se falló en ello e' lo. vido todo lo que la pre- 

*^^ta disze. 

A la novena pregunta, dixo: que la sabe como 



228 DOCUMENTOS INÉDITOS 

en ella se contiene e es así como la pregunta lo 
disze, porque así lo vido y es verdad. 

A la dézima pregunta, dixo: que dize lo que di- 
cho tiene eñ las preguntas antes desta, e en ella se 
afirma, e firmólo de su nombre; e es la verdad para 
el xuramento que fizo. — Martin López. 

Testigo. — El dicho Xoan López de Ximenez, ve- 
zino desta dicha Gibdad, testigo presentado por 
fiarte del dicho Don Luis de Quesada, abiendo xu- 
rado en forma de derecho e siendo preguntado cer- 
ca del caso, dixo lo syguiente: 

A la primera pregunta, dixo: que conoce a los 
^n la pregunta contenidos, e que conoció a la dicha 
Doña Marina, muger del dicho Xoan Xaramillo. 

Preguntado por las preguntas generales, dixo: 
ques dedad de mas de quarenta años e que no le 
toca ninguna de las preguntas generales. 

A la segunda pregunta, dixo: que sabe que los 
dichos Xoan de Xaramillo e Doña Marina, fueron 
casados e velados segund orden de la Santa Madre 
Iglesia, e por tales marido e muger este testigo los 
tuvo, e íueron abidos e tenidos en esta Gibdad e co- 
munmente reputados; e que sabe que durantel tiem- 
po del dicho matrymonio, obieron por su fixa legí- 
tima a la dicha Doña María, muger del dicho Don 
Luis de Quesada, e este testigo por tal la tiene 
como la pregunta lo dice. 

A la tercera pregunta, dixo: que jio la sabe. 

Ala quarta pregunta, dixo: que sabe quel dicho 






DEL ARCHIVO DE INDIAS 229 

Koan de Xaramillo tenía e poseya por encomienda 
el dicho pueblo de Xilotepeqiie antes que fuese ca- 
sado con la dicha Doña Marina; e quel Marqués del 
Valle, Capitán General desta Nueva-Espana^ ge lo 
abia dado en la dicha encomienda por los servycios 
q[uel dicho Xoan Xaramillo abia fecho en esta 
Nueva- España . 

A la quinta pregunta, dixo: que la sabe como 
en ella se contiene, porqueste testigo vino con el 
Capitán General, de los primeros que a esta Nueva- 
España vj^nieron, e vido como fallaron a la dicha 
Doña Marina, en el Rio de Uxiliux^ e dende allí se 
vino con el diche Don Hernando Cortes, Capitán 
General, e siempre fué lengua en esta Nueva-Es- 
paña e cabsa para que se ganase e pacyficase. 

A la sesta pregunta, dixo: que la sabe como en 
ella se contiene, porque a todo ello se falló presen- 
te e lo vido como la pregunta lo dize. 

A la sétima pregunta, dixo: que sabe e vido que 
muchas vezes la dicha Doña Marina fazia a los yn- 
dios traer comida para los xptianos, e la daba al 
Marqués del Valle, Capitán General, para que la 
repartiese por la gente española, e que, como dicho 
tiene, fué cabsa e parte para questa Tierra se ga- 
nase e pacyficase después de Dios Nuestro Señor 
permytillo. 

A la ota va pregunta, dixo: que sabe que siem- 
pre quel dicho Marqués Don Hernando Cortes, 
Capitán General desta Niceva-España, iba a alguna 



230 DOCUMENTOS INÉDITOS 

entrada, llevaba consigo a la dicha Doña Marina 
por la mucha utylidad e provecho que se sacaba e 
seguía de su consexo, e por ser lengua para con los 
ATidios. 

A la novena pregunta, dixo: que sabe que la di- 
cha Doña Marina fué parte para que muchos yndios 
e naturales desta Nueva-España se volvieran 
xptianos e vyniesen al servycio de Su Magestad, e 
en él an permanecido. 

A la dézima pregunta, dixo: que no la sabe. 

A la onzena pregunta, dixo: que lo que dicho tie- 
ne es la verdad so cargo del xuramento que fizo e 
en ello se afirma, e firmólo de su nombre. — Xoan 
López. 

Testigo. — El dicho Francisco de Santa Cruz, ve- 
cino desta Gibdad de México^ testigo presentado 
en la dicha razón, abiendo xurado e siendo pre- 
guntado cerca del caso, dixo lo siguiente. 

A la primera pregunta, dixo: que conozia los en 
la pregunta contenidos, e que conoció a la dicha 

Doña Marina. 

Preguntado por las preguntas generales, dixo: 
ques dedad de quarenta años, poco mas o menos, 
e que no le toca ninguna de las generales. 

A la segunda pregunta, dixo: que sabe e vido 
como el dicho Xoan Xáramillo se casó segund orden 
de la Santa li^adre Yglesia con la dicha Doña Ma- 
rina, e que lo sabe porque lo vido; e que a la dicha 
Doña Maria este testigo la tiene por su fixa legíti- 



DBL auchivo de indias 231 

ma de los susodichos, o por tal es abida e thenida, e- 
por tales marido e muger fueron abidos e thenidos 
los susodichos. 

A la tercera pregunta, dixo: que oyó deszir quel 
dicho Marques dio en dote e casamiento al dicho 
Xoan Xaramillo con la dicha Doña Marina el dicho 
pueblo de Olutlaj contenido en la pregunta, e que 
sabe quel dicho pueblo era de la dicha Doña Mari- 
na antes que se casase e le vio servir del, llevando 
los frutos e tributos del; e quando se casó ge lo 
confirmó el dicho Marques, e que se remite a la 
cédula de encomienda. 

A la quarta pregunta, dixo: que la sabe como en 
ella se contiene, e que vido que antes quel dicho 
Xoan Xaramillo se casase con la dicha Doña Ma- 
rina tenia en encomienda el dicho pueblo de Xilo- 
te peque e se servía del. 

A la quinta pregunta, dixo: que la sabe como 
en ella se contiene, porque siempre se falló presente 
a lo en la pregunta contenido. 

A la sexta pregunta, dixo: que siempre la dicha 
Doña Marina tuvo e dio muy grandes avisos de lo 
en la pregunta contenido, e asi es publico e notorio 
como la pregunta lo dize. 

A la sétima pregunta, dixo: que la sabe, como 
en ella se contiene, porque a todo ello se falló pre- 
sente, e es ansi como la pregunta lo ,dize e por su 
respeto e cabsa fué muy gran parte í)ara ganarse 
la dicha Tierra. 



232 DOCUMENTOS INÉ0ITOS 

A la otava pregunta, dixo: que la sabe como en 
ella se contiene, porque lo vido, e es ansí como la 
pregunta lo dize. 

A la novena pregunta, dixo: que cree e tiene, que 
sigund su buena yndustria de la dicha Doña Mari- 
na, fué parte para que se tornasen xptianos muchos 
yndios e naturales desta Nueva-España ^ porque la 
dicha Doña Marina era buena xptiana. 

A la dézima pregunta, dixo: que los Pueblos 
contenidos en la dicha pregunta, este testigo no sa- 
be quien los quitó a los dichos Xoan Xaramillo e 
Doña Marina ni los posee al presente el dicho Xoan 
Xaramillo, ni la dicha Doña María, su fixa; e questa 
es la verdad so cargo del xuraraento que fizo, e en 
ello se afirma, e firmólo de su nombre. — Francisco 
de Santa Cruz. 

Testigo. — El dicho Francisco de Terrazas, veci- 
no desta dicha Cibdad, testigo presentado por parte 
del dicho Don Luis de Quesada, abiendo xurado en 
forma de derecho e siendo preguntado cerca del 
caso, dixo lo sy guíente: 

A la primera pregunta, dixo: que conoze e co- 
noció a los en la pregunta contenidos. 

Preguntado por las preguntas generales, dixo: 
ques dedad de mas de cinquenta años, e que no le 
toca ninguna de las preguntas generales. 

A la segunda pregunta, dixo: que por tales ma- 
rido e muger, e como la pregunta disze, los tuvo 
este testigo a los dichos Xoan Xaramillo e Dona 



DBL ARCHIVO DE INDIAS 233 

Marina, e así era público e notorio; e que los vido 
faszer vida maridable como marido e muger, e du- 
rantel dicho matrymonio les vido tener por su fixa 
legítima a la dicha Doña María, muger del dicho 
Don Luis de Quesada. 

Ala tercera pregunta, dixo: que no la sabe mas 
de aber oydo dezir lo contenido en la pregunta, e 
que se remite a la cédula que dello ge le darían. 

A la quarta pregunta, dixo: que vido que antes 
quel dicho Xoan Xaramillo se casase con la dicha 
Doña Marina, tenia e poseya el dicho pueblo de 
Xilotepeque en encomienda, e le vía servir del. 

A la quinta pregunta, dixo: que sabe que la di- 
cha Doña Marina era lengua e intérprete entre los 
jnadios e españoles en el tiempo de la conquista 
desta Ntceva-España^ e sabe que fué muy leal al 
Marqués Don Hernando Cortés, que a la sazón era 
Capitán general por Su Magestad e a los demás es- 
pañoles que con él estaban, e que lo sabe porque lo 
vido e se falló a ello presente, e que sabe que fizo 
mucho fruto en la pacyficacion de la Tierra. 

A la sesta pregunta, dixo: que la sabe como en 
ella se contiene* * 

Preguntado cómo la sabe, dixo: que porque vido 
le en la pregunta contenido, e se falló a ello pre- 
sente. 

A la sétima pregunta, dixo: que sabe e vido que 
la dicha Doña Marina fazia muchas vezes a los na- 
turales drata Ntceva-España truxesen comidas e 



234 DOCUMENTOS INÉDITOS 

mantenymientos para los españoles, porque senten- 
dia con ellos e era lengua dellos, como dicho tiene, 
e que dio muchos e buenos avisos al dicho Marqués 
del Valle, en especial questando en Chulula, antes 
que llegasen a esta Gibdad, les descubrió la dicha 
Doña Marina al dicho Capitán general, como los 
yndios deldicho pueblo de Chulula querían e te- 
nían concertado de matar al dicho Capitán, e espa- 
ñoles que con él yban, el mesmo dia que llegó el 
dicho Capitán e españoles al mesmo pueblo de Chu- 
lula; e por descubrillo la dicha Doña Marina, se 
cree se escusó su mal propósito de los yndios e el 
Marqués e españoles quedaron libres de la traycion 
que le querían fazer. 

A la octava pregunta, dixo: ques verdad e sabe, 
que por ser la dicha Doña Marina lengua como di- 
cho tiene, e sagaz para con los yndios, el Capitán- 
General la llevaba consigo quando salia a fazer al- 
guna entrada, e por los muchos avisos que al dicho 
Capitán e españoles daba de los. yndios. 

A la novena pregunta, dixo: queste testigo así 
lo tiene creido todo como la pregunta lo dize. 

A la dezima pregunta, dixo: que sabe que quan- 
do el dicho Capitán Don Hernando Cortes fué a la 
Provyncia de Honduras, llevó consigo a la dicha 
Doña Marina, porqueste testigo fue con el dicho 
Marqués; e lo demás no lo sabe. 

A la onzena pregunta, dixo: que lo que dicho 
tiene es la verdad, e lo que. sabe deste caso, e en 



DEL ARCHIVO DE INDIAS 285 

ello se afirma, e lo firmó de su nombre. — 'Francisco 
de Ten^azas. 

Testigo. — ^El dicho Gerónimo Ruiz de la Mota, 
Alcalde ordinario e vezino desta dicha Gibdad, tes- 
tigo presentado por parte del dicho Don Luis de 
Quesada, abiendo xurado en forma de derecho e 
siendo preguntado c^'ca del caso, dixo lo sy- 
guíente: 

A la primera pregunta, dixo: que conoze e co- 
noció a los en ella contenidos. 

Preguntado por las preguntas genérale?, dixo: 
que^ dedad de mas de quarenta^ e qualro años e 
que no le toca ninguna de las preguntas gene- 
rales. 

A la segunda pregunta, dixo: que la sabe como 
en ella se contiene, porqueste testigo se falló en el 
pueblo donde se desposaron los dichos Xoan Xara- 
milloeDoña Marina, que fué en la xornada de 
Honduras) e asi fué público e notorio; e que vido, 
dnrantel tiempo del dicho matrimonio, como obie- 
ron los susodichos a la dicha Doña Maria por su 
fixa legítima, e asi és público e notorio. 

A la tercera pregunta, dixo: queste testigo oyó 
dezir, yendo en la dicha xoriíada de ordynario, 
^Dao el dicho Marqués del Valle, que a la sazón 
®^^ Capitán General, dio e recomendó á la dicha 
^fia Marina los 'dichos pueblos contenidos en la 
^icha pregunta, e asi fué público e notorio; e tam- 
^^^^ sabe que la dicha Dona Marina tenía antes • 



236 DOCUMENTOS INÉDITOS 

• 

desto en encomienda e se servia de los pueblos de 
Vtlula e Tepixe^ que son cerca desta dicha Gib- 
dad, e quel dicho Gobernador ge los quitó en esta 
sazón e los depositó en el Factor Gonzalo de Sa- 
lazar, e que por esto cree quel dicho Marqués ge 
los dio a . la dicha Doña Marina en recompensa e* 
por ser ella natural del uno pueblo dellos. 

A la quarta pregunta, dixo: que sabe que antes 
quel dicho Xoan Xararpillo casase con la dicha 
Doña Marina, se servia del dicho pueblo de Xiloto- 
peqtce él e su padre, e que se remite a la Cédula dello. 

m 

A la quinta pregunta, dixo: que lo que d^ta 
pregunta sabe, es queste testigo vino a esta iVíwe- 
va-España en el pryncipio del año de veynte e un 
años, donde abiá dos años quel Marqués del Valle 
estaba, e falló en ella a la dicha Doña Marina, que 
servia de lengua e interprete xuntamente con un 
Aguilar; e como la pregunta lo dize, la dicha 
Doña Marina era abída e tenida, e asi era pública 
voz e fama, e este testigo tubo todo el tiempo que 
después la conoció. 

• A la sexta pregunta, dixo: que como la pregunta 
lo dize lo oyó dezir, e asi fué público e notorio. 

A la sétima pregunta, dixo: que así lo oyó des- 
zir como la pregunta lo disze, e fué público e no- 
torio. 

A la otava pregunta, dixo: que como la pre- 
gunta lo disze, después queste testigo vino a esta 
Tierra, lo vido, e fué público e notorio. 



DEL ARCHIVO DE INDIAS 237 

A la novena pregunta, dixo: que disze lo que di- 
cho tiene en las preguntas antes desta. 

A la dózima pregunta, dixo: que lo que desta 
pregunta sabe, es que la dicha Doña Marina fue 
con el dicho Marques del Valle a la provyncia de 
Honduras j e que lo demás no lo sabe. 

A la onzena pregunta, dixo: que lo que dicho 
tiene es la verdad e pública voz e fama e en ello 
se afirma, e fírmalo de su nombre. — Gerónimo 
Ruiz de la Mota . 

Testigo. El dicho Antón Brabo, vecino desta di- 
cha Gibdad, testigo presentado por parte del dicho 
Do* Luis de Quesada, abiendo xaurado en forma de 
derecho e siendo preguntado cerca del caso, dixo lo 
syguiente: 

A la primera pregunta, dixo: que conoze e cono- 
ció a los en la pregunta contenidos, ecebto a la 
dicha Pona María, muger del dicho Don Luis de 
Quesada, que no la conocía. 

Preguntado por las preguntas generales, dixo: 
flpes dedad de mas de quarenta e cinco años, e que 
lio le toca ninguna de las preguntas generales. 

Ala segunda pregunta, dixo: queste testigo cono- 
ció al dicho Xoan Xaramillo casado con la dica Do- 
fia Marina, e faszer vida maridable como marido e 
muger, e por tales marido e muger este testigo los 
tuvo e fueron abidos e tenidos e comunmente re- 
putados, e que oyó deszir que abian abido una fíxa 
qae se disze Doña Maria, e asi es público. 



038 DOCUMENTOS INÉDITOS 

A la tercera pregunta, dixo: que no la sabe e que 
se remite a la cédula dencomienda. 

A la quarta pregunta, dixo: que la sabe como en 
ella se contiene, porque antes quel dicho Xoan de Xa- 
ramillo se casase con la dicha Doña Marina, le via 
servir de le llevar los frutos e tributos del dicho pue- 
blo de XilotepequCy e que vido quando el Marques 
del Valle Don Hernando Cortes dio e comendó el 
didiio pueblo de Xüotapeque al dicho Xoan Xarami- 
Uo, e quera antes que se casase con la dicha Doña 
Marina. 

A la quinta preguta, dixo: que sabe que la dicha 
Doña Marina era lengua de la Tierra, e que sabe 
quen el dicho ofycio de lengua e yntérprete fizo 
muchos e señalados servycios a Su Magestad e siem- 
pre fué muy fiel en el dicho ofycio, e que sabe que 
fué muy gran parte para que la Tierra desta Nue- 
íxz'España se ganara e pacyficara e vjniiese al ser- 
vycio de Su Magestad. 

A la sexta pregunta, dixo: que la sabe como en 
olla se contiene, porque a todo ello se falló presen- 
te, e vido cómo la dicha Doña Marina fablaba con 
los 'jTidios e daba aviso al Marqués dellos muchas 
vezes, e que sabe questarido en Chululá el dicho 
Marqués Don Hernando Cortés, Capitán general 
que a la sazón era con lá gente española questaba 
en la conquista desta Nueva-España^ les dio la 
dicha Doña Marina aviso en que dixo que los di- 
chos yndios e naturales del dicho pueblo de ChiUn- 



DEL ARCHIVO OB INDIAS 239 

la querían matar a todos los españoles questaban 
con el dicho Capitán, e a él dióle aviso de qué ma- 
nera; e dado, el dicho Capitán e españoles se pusie- 
ron a recabdo e los j'ndiosno salieron con su tray- 
cion; e que cree que si no fuera por el aviso que la 
dicha Doña Marina dio, que todos murieran e se 
vieran en gran peligro. 

A la sétima pregunta, dixo: que la sabe como en 
ella se contiene, porque a todo lo en la pregunta 
contenido, se falló presente e lo vido, e por eso lo 
sabe. 

A la otava pregunta, dixo: que la sabe como 
en ella se contiene, porque a ello se falló presente; 
e que quando el dicho Capitán Don Hernando Cor- 
tés yba a alguna entrada, llevaba consigo a la di- 
cha Doña Marina, por su buena yndustria e sagaci- 
dad e por ser lengua, porque no abia otra lengua 
en aquel tiempo, e sin ella no podian faszer nada. 

A la novena pregunta, dixo: que sabe que por 
yndustria e sagacidad de la dicha Doña Marina, 
muchos yndios se tornaron xpianos e vynieron de- 
baxo del domynio de Su Magestad e lo an estado e 
están. 

A la dézima pregunta, dixo: que sabe que la di- 
cha Doña Marina fué a Honduras con el dicho Ca- 
pitán Don Hernando Cortés, e que sabe quen aquel 
tiempo se removieron muchos pueblos de personas 
que los tenían encomendados, e que los removie- 
ron los tenientes de Gobernadores que quedaron en 



240 DOCUMENTOS INÉDITOS 

esta dicha Gibdad de México^ estando el dicho Mar- 
' qués Don Hernando Cortés en Ho>iduras . 

A la onze pregunta, dixo: que lo que dicho tie- 
ne es la verdad, so cargo del xuramento que fizo, e 
firmólo de su nombre. — Antón Brabo. 

Testigo. — El dicho Capitán Francisco Maldona- 
do, vezino desta dicha Cibdad de México^ testigo 
presentado por parte del dicho Don Luis de Quesa- 
da, abiendo xurado en forma de derecho e siendo 
preguntado cerca del caso, dixo lo syguiente: 

A la primera pregunta, dixo: que conoze e cono- 
ció a los en la dicha pregunta cojitenidos. 

Preguntado por las preguntas generales, dixo: 
ques dedad de mas de quarenta años, e que no le 
toca ninguna de las preguntas generales. 

A la segunda pregunta, dixo: que la sabe como 
en ella se contiene, porque lo vido pasar así como 
la pregunta lo disze. 

A la tercera pregunta, dixo: que oyó deszir lo 
contenido en la pregunta a muchas personas. 

A la quarta pregunta, dixo: que la sabe como 
en ella se contiene, porque lo vio pasar así como la 
pregunta lo disze. 

A la quinta pregunta, dixo: que lo que desta 
pregunta sabe, es que al tiempo que Don Hernan- 
do Cortés vino a esta Nueva-España vyniendo por 
la mar, dieron en el rio de Grixalva^ a donde obie- 
ron cierta batalla con los naturales de la Tierra, e 
después que los obieron vencido, vynieron de paz 



DEL ARCHIVO DE INDIAS 241 

al dicho Don Hernando Cortés; e entre otras cosas 
que le dieron, le dieron diez o doce mugeres, en- 
tre las quales le dieron la dicha Doña Marina, e 
que llegados a esta Níieva-Españay para fablar con 
los yndios e naturales della no se fallaba lengua 
que los entendiesen, e se falló a la dicha Doña Ma- 
rina, quera natural desta Nueva^España e abia 
seydo vendida en aquellas partes, e comenzó a ser- 
vir de yntórprete; porque un español que abian to- 
mado en la tierra de Yiccatan^ que abia mucho 
tiempo questaba en ella, porque abia dado allí un 
navio al través, e este sabia la lengua de aquella 
Tierra, e la dicha Doña Marina la sabia asi mesmo, 
porque desde chica abia seydo allí vendida, e estos 
dos, el dicho español e la dicha Doña Marina, sen- 
tendian, e ella era yntórprete con los naturales 
desta Ntieva- España ,e lo referia al español que se 
llamaba Aguilar, e el español lo refería en nuestra 
lengua castellana, e ansi sentendian todos; e fué 
casi obra dyvina easí la tuvieron, e fué parte, des- 
pués de Dios, para conquistar esta Nuem-Españaj 
en que sentendiesen todos e se aclarase lo qiie Dios 
e el Rey mandaba: e que la dicha Doña Marina 
fué muy fiel e leal al dicho Don Hernando Cortés 
e a los españoles que vynieron a conquistar esta 
Tierra, e ella por sí .tenia mucha cáptela e manera 
con los naturales, para facelles entender queran los 
españoles gran cosa e bastantes para aunque se 
xuntase todo el mundo contra ellos, no eran 

TOMO XLI 16 



i 



242 DOGUMBNTOS INBOITOfi 

parte para les dañar; e questo sabe desta pr^nnta. 

A la sexta pregunta , dixo: que la sabe como en 
ella se contiene, porque lo vido todo como la pre- 
gunta disze e a ello se falló presente; e que disze lo 
que dicho tiene en la pregunta antes desta. 

A la sétima pregunta, dixo: que disze lo que di- 
cho tiene en las preguntas antes desta. 

A la otava pregunta, dixo: que sabe e vido que 
a donde quiera quel Marqués yba la llevaba consi- 
go a la dicha Doña Marina, por ser como era len- 
gua, e sagaz e ábil e astuta, e fazia entender a los 
yndios muchas cosas, como dicho tiene, e les po- 
nia grandes temores, e porque lo que sabia lo dezia 
luego, T)or donde sabia el Marqués e españoles que 
con él estaban lo que los yndios fazian, e ponían en 
ellos el remedio necesario. 

A la novena pregunta, dixo: que disze lo que di- 
cho tiene- en las preguntas antes desta, e que tiene 
que por sus mañas e sagacidad la dicha Doña Ma- 
rina que tenia con los yndios, que fué mucha par- 
te para que se volviesen xpianos e estuviesen deba- 
xo del domynio de Su Magestad. 

A la dézima pregunta, dixo: que sabe que la di- 
cha Doña Marina fué con el dicho Don Hernando 
Cortés a la Provyucia de UonduraSy e que lo de- 
mas no lo sabe mas de abello oydo. 

A la onzena pregunta, dixo: que lo que dicho 
tiene es la verdad, e en ello se afirma, e lo firmó de 
su nombre. — Francisco Maldonado. 



DEL ARCHIVO DB INDIAS 2á3 

Testigo. — ^El dicho Pedro de Meneses, vezino des- 
ta dicha Cibdad de México, testigo presentado en 
la dicha rrazon, abiendo xurado en forma de dere- 
cho e siendo preguntado cerca del caso, dixo lo sy- 
^uiente: 

A la primera pregunta, dixo: que conoze e cono- 
ció a los en la pregunta contenidos. 

Preguntado por las preguntas generales, dixo: 
qnes dedad de mas de treinta años, e que no le 
toca ninguna de las preguntas generales. 

A la segunda pregunta, dixo: que la sabe como 
en ella se contiene, porque los vio casados, e faszer 

4 

vida maridable como marido e muger, e llamarse 
el uno al otro marido e el otro muger; e vio que 
dnraiítel el dicho matrymonio obieron por su fixa 
legítima a la dicha Doña María, e por tal su fixa 
legitima, de los dichos Xoan Xaramillo e de Doña 
Marina, la vido criar en su casa e tenella por. tal, 
« por tal es abida e tenida e comunmente repu- 
tada. 

A la tercera pregunta, dixo: que sabe e vido 
como los dichos Xoan Xaramillo e Doña Marina, su 
muger, se servían de los dichos pueblos conteni- 
dos en la dicha pregunta, e les via llevar los frutos 
e tributos dellos; e les vio venir yndios de los di- 
chos pueblos de Colutla e Telyquipa, a casa de 
los dichos Xoan Xaramillo e Doña Marina, e dezian 
los dichos yndios de los dichos pueblos como eran 
de los dichos Xoan Xaramillo e Doña Marina, e que 



I 



244 DOCUMENTOS INÉDITOS 

les estaban encomendados, e que por tales sus yn- 
dios este testigo los tuvo. 

A la quarta pregunta, dixo: que la sabe como en 
ella se .contiene, porque antes que se casase con la 
dicha Doña Marina tenía e poseya el dicho Xoan 
Xaramillo el dicho pueblo de Xilotepeque e se ser- 
vía del. 

A la quinta pregunta, dixo: que la sabe como en 
ella se contiene. 

Preguntado cómo la sabe, dixo: que porque 8# 
falló presente a todo lo en la pregunta contenido, e 
le vido servir de lengua e muy fiel a la dicha Doña 
Marina, segund e como la pregunta lo dize. 

A la sexta pregunta, dixo: que sabe e vido que 
todas las buenas industrias, e avisos e provechos 
quella podia dar al dicho Capitán Don Hernando 
Cortes, lo daba e dezia, e fazia traer comida muchas 
vezes para los españoles, porquera persona tenida 
en mucho entre los prencipales de la Tierra. 

A la sétima pregunta, dixo: que disze lo que di- 
cho tiene en la pregunta antes desta. 

A la ota va pregunta, dixo: que disze lo que di- 
cho tiene, e que quando el Marqués yba fuera la 
llevaba consigo, por ser como era muy sagaz e 
lepgua para con los dichos yndios. 

A la novena pregunta, dixo: que sabe que todos 
los que saben las lenguas son mucha parte para 
que se vuelvan xpianos los yndios; e que por ser la 
dicha Doña Marina lengua, como dicho tiene, cree 



OBL ARCHIVO DE INDIAS 245 

este testigo que fizo que se tornasen xpianos mu- 
chos yndios e vyniesen debaxo del domynio de Su 
Magostad como agora están. 

A la dézima pregunta, dixo: que sabe que la di- 
cha Doña Marina fué con el dicho Don Hernando 
Cortes a la prbvyncia de Honduras^ e que sabe quel 
dicho Xoan Xaramillo al presente no posee los di- 
chos pueblos porque los vee poseer a Luis Marín 
e a otros, e que sabe que la dicha Doña Marina tu- 
To en encomienda antes que se casase a los pueblos 
^ de Tepexe e ütlaspa e que agora los posee Mos- 
coso. 

A la oncena pregunta, dixo: que lo que dicho tie- 
ne es la verdad, e en ello se afirma, e lo firmó de su 
nombre. — Pedro de Meneses; 

Testigo. — El dicho Diego Hernández, vecino desta 
dicha Cibdad de MeancOy testigo presentado en la 
dicha razón, abiendo xurado en forma de derecho e 
siendo preguntado cerca del caso, dixo lo siguiente: 

A la primera pregunta, . dixo: que conoze e co- 
noció a los en ella contenidos mas á de veynte e tres 
años, a los dichos Xoan Xaramillo e Doña Marina, 
e a la dicha Doña Maria desde que nació, que pue- 
de aber diez e seys años poco mas ó menos. 

Preguntado por las preguntas generales, dixo: 
ques dedad de mas de treyta e cinco años, e que no 
le toca ninguna de las generales preguntas. 

A la Begunda pregunta, dixo: que la sabe como 
en ella se contiene. 



/f . 



246 ÜOGUMBNTOS INÉDITOS 

Preguntado cómo la sabe, dixo: que porque vio 
todo lo contenido en la dicha pregunta e a ello estu- 
vo presente, e por esto lo sabe, 

A la tercera pregunta, dixo: que lo que sabe desta 
pregunta es, que vido que servían a la dicha Doña 
Marina los yndios de los dichos pueblos en la pre- 
gun^ contenidos, antes e después de casada con el 
dicho Xoan Xaramillo, como yndios que lestaban 
encomendados, e les vido llevar los frutos e tributos 
de los dichos pueblos e los traer los yndios de lo» 
dichos pueblos los tributos queran obligados a dar 
a casa del dicho Xoan Xaramillo e de la dicha Doña 
Marina; e que cree este testigo que tenia cédula de- 
llos, porque ninguna persona se servia de yndios 
sin tenellos ,encomendados e con cédula, e que se 
syr vieron dellos mucho tiempo, e que sabe que asi 
mismo la dicha Doña Marina tuvo e se syrvió del 
pueblo de Tepexe^ antes que casase con el dicho 
Xoan Xaramillo e llevaba dellos tributos e ser- 

vycios; e questo sabe desta pregunta porque lo 

* • 

vido, 

A la cuarta pregunta, dixo: que la sabe como en 
ella se contiene, porquQ este testigo le vido thener 
e poseer el dicho pueblo de Xilotepeque antes que 
casase con la dicha Doña Marina, e sabe que ge lo 
dio el Marques del Valle por los servycios que abia 
fecho en esta Nueva-España. 

A la quinta pregunta, dixo: que la sabe como en 
ella se contiene, porque a todo lo en la pregunta 



DBL ARCHIVO DB INDIAS 247 

contenido se falló este testigo e lo vio como la pre- 
gunta lo disce. 

Ala sexta pregunta, dixo: que sabe la pregunta 
como en ella se contiene porque así lo vido, como 
la pregunta lo disze, porque a ello se falló presen - 
te; e que sabe questando el Capitán Don Hernando 
Cortes en Chulula^ con los españoles que consol es- 
taban en la conquista desta Tierra, los yndios del 
dicho pueblo tenían concortado de matar al di- 
cho Capitán e gente española que con él estaban, 
e la dicha Doña Marina lo dixo e manifestó al 
dicho Don Hernando Cortes, e se remedió; e que 
cree que si la dicha Doña Marina no lo jüxera al 
<licho Marques e españoles que con él estaban, 
<^^an muy gran peligro e estaban a punto de se 
perder. 

A la sétima pregunta, dixo: que lo que sabe des- 
*^ pregunta es, questando el Real sobre Táscala^ 

» 

^^ este testigo cómo los yndios le trayan de comer 
e mucho mantenymiento e ge lo' daban a la dicha 
^ña Marina , e ella lo daba al dicho Don Hernan- 
do Cortés, Capitán general desta Nueva-Españay e 
íie fué mucha parte e cabsa para questa Tierra se 
ganase. 

A la otava pregunta, dixo: que la sabe como 

en ella se contiene, porqueste testigo sabe que si 

no fuera por cabsa de la dicha Doña Marina, esta 

Tierra cree que no se ganara, e no se volvieran 

xpianos los naturales ni vynieran debaxo de domy- 



248 DOCUMENTOS INÉDITOS 

nio de Su Magestad como agora están, porque la 
dicha Doña Marina era buena xpyana. 

A la dóziraa pregunta, dixo: que sabe que la di- 
cha Doña Marina fué con el Marqués a Honduras^ 
e sabe que los dichos pueblos de Olutla e Tetyqui- 
pa le cubieron a ella en el dicho camino e al dicho 
Xoan Caramillo, e después de venidos de la dicha 
Provyncia de Honduras sabe que ge los quitaron, 
e que no se syrvió mas dellos después que ge los 
quitaron. 

A la onzena pregunta, dixo: que lo que dicho 
tiene es la verdad para el xuramento que fizo, e en 
ello se afirma, e firmólo de su nombre. — Diego Her- 
nández. 

Testigo. — El dicho Diego Valades, vezino desta 
dicha Gibdad, testigo presentado en la dicha razón, 
abiendo xurado en forma de derecho, e siendo pre- 
guntado acerca del caso, dixo lo sy guien te: 

A la primera pregunta, dixo: que conoze e cono- 
ció a ios en la pregunta contenidos, e que a los di- 
chos Xoan Xaramillo e Doña Marina, a que los co- 
noze e conoció mas de veynte e un años, e a la di- 
cha Doña Maria, su fixa, desde que nació, e al di- 
cho Don Luis puede aber seys o siete años poco 
mas o menos. 

Preguntado por las preguntas generales, dixo: 
ques dedad de mas de cuarenta e cinco años, e qae 
no le toca ninguna de las generales preguntas. 

A la segunda pregunta, dixo: queste testigo sa- 



I 



DEL ARCHIVO DE INDIAS 249 

be quel dicho Xoan Xaramilló fué casado segund 
orden de la Santa Madre Yglesia con la dicha Doña 
Marina, e les vido faszer vida maridable como ma- 
rido e muger, e durante el dicho tiempo del dicho 
matrymonio, sabe e vido cómo obieron e procrea- 
ron por su fixa legítima a la dicha Doña Maria, 
muger del dicho Don Luis de Quesada. 

A la tercera pregunta, dixo: queste testigo no 
se falló presente al tiempo que se desposaron los 
iichos Xoan Xaramilló con la dicha Doña Marina; 
se dixo que le abia dado e encomendado el dicho 
pueblo de Olutla porque dezian quera de allí la di»-' 
cha Doña Marina. 

A la quarta pregunta, dixo: que la sabe como en 
ella se contiene, porque vido dar el dicho pueblo de 
Xüotopeque e encomendar al dicho Xoan Xarami- 
lló, e le vido servir del, e era antes quel dicho Xoan 
Xaramilló se casase con la dicha Doña Marina. 

A la quinta pregunta, dixo: que la sabe como en 
eUa se contiene. 

Preguntado cómo la sabe, dixo: que porque lo 
vido segund e como la pregunta lo disze, e asi es 
público e notorio. 

A la sexta pregunta, dixo: que disze lo que di- 
cho tiene en la pregunta antes desta, e ques la 
verdad. 

A la sétima pregunta, dixo: que sabe que del 
aposento donde la dicha Doña Marina posaba en 
todo el tiempo de la guerra e conquista desta Nice- 



[ 



lo dal)a a los españoles; e qii 
vnti'LM)rote entre los vndios e 
que i'ué muy gran parte ell 
esta tierra, por ser, como • 
natural de la Tierra e grai 
ñoles. 

A la otava pregunta, dix< 
quiera quel Marques Don 
llevaba consigo a la dicha 
muger abil e i^agaz e tenida 
cho e ser lengua para con el 
avisos que siempre daba al . 
lo que los yndios querían faz 

A la novena pregunta, c 
cabsa de la dicha Doña 'i¿ 
yndios de paz e se metian 
señorío de Su Magestad, cor 

A la dózima pregunta, di 
cha Doña Marina fué con 
Hernando Cortes a Hondur 
no ló sabe. 

A lo mnianík nrfiailTlta. i 



fl 



i 



DBL ARCHIVO DE INDIAS 251 

^^^^^t^s, testigo presentado en la dicha razón, abien- 
^^ ^x: \irado en forma de derecho e siendo pregunta- 
^í> cí^rca del caso, dixo lo syguiente: 

-A^ la primera pregunta, dixo: que conoce e conb- 
2^ ^^ los en la pregunta contenidos, e que al dicho 
Xaramillo e a la dicha Doña Marina, su mu* 
mas a de veynte e cinco años, e a la dicha 
María mas de quinze años, e al dicho Don 
de Quesada abrá siete años poco mas o menos, 
^t^reguntado por las preguntas generales, dixo: 
dedad de mas de sesenta años, e ques suegro 
dicho Xoan Xaramillo, e que por eso no a de 
r de deszir la verdad de lo que supiere en este 
o, e que las demás preguntas generales no le 





la segunda pregunta, dixo: queste testigo co- 
^i<5 a los dichos Xoan Xaramillo ser casado e 
*xer vida maridable como marido e muger, e este 
^tigo por tal les tuvo, e sabe que durantel tiempo 
cliché. matrymonio obieron e procrearon por su 
^ legítima a la dicha Doña María, muger del di- 
^*^o iton Luis de Quesada, e por tal su flxa la vido 
^^i^U* en su casa, e este testigo por tal la tiene. 

-^ la tercera pregunta, dixo; que oyó deszir lo 
^^tenido en la pregunta a muchas personas. 

-^ la quarta pregunta, dixo: que la sabe como 
^^ ^lla se contiene, porque lo vido servirse de los 
^^txofl pueblos al dicho Xoan Xaramillo, antes que 
basase, e llevar los frutos déJ; e sabe que ge lo 



252 DOCUMENTOS INÉDITOS 

dio el Marqués del Valle por los servycios quel di- 
cho Xoan Xaramillo abia fecho en esta Tierra en 
la conquista della. 

A la qui|ita pregunta, dixo: que la sabe como en 
ella se contiene, porque asi como la pregijnta lo 
disze lo vio e se falló presente. 

A la sexta pregunta, dixo: que la sabe como en 
ella se contiene, porque a todo ello se falló presen- 
te e lo vido, e que sabe que demás de lo que dicho 
tiene la dicha Doña Marina fablaba con los yndios 
sin estar el Marqués presente e les fazia venir de 
paz, e fué parte muy grande para questa Nueva- 
España se ganase e conquistase. 

A la sétima pregunta, dixo: que la sabe como en 
ella se contiene, porque así lo vido como la pre- 
gunta lo disze, e a este testigo le alcanzó parte de 
mantenymiento que la dicha Doña Marina daba 
para sustentar el*exército del dicho Capitán Don 
Hernando Cortés, e a todo ello se falló presente. 

A la ota va pregunta, dixo: que la sabe como 
en ella se contiene. 

Preguntado cómo la sabe, dixo: que porque a 
. todo lo en la pregunta contenido se alió presente e 
lo vio. . 

A la novena pregunta, dixo: que la sabe como 
en ella se contiene. 

Preguntado cómo la sabe, dixo: que porque así 
como la pregunta lo disze, lo vido este testigo e es 
ansí . 



0£L ARCHIVO DE INDIAS 253 

A la dózima pregunta, dixo : que sabe que la di- 
cha Doña Marina fué con el dicho Capitán Don Her- 
nando Cortés a Honduras^ e que no sabe quién le 
quitó los dichos yndios, pero que a muchas perso- 
nas ge le quitaron los yndios que tenian en aquel 
tiempo. 

A la onzena pregunta, dixo: que dizeio que di- 
cho tiene e en ello se añrma ¿ es la verdad, e lo 
firmó de su nombre. -*-Leonel de Cervantes. 

Testigo. — El dicho Bemardino Vázquez de Ta- 
pia, vezino e Regidor de la dicha Cibdad de ¿Mexi- 
cOj testigo presentado en la dicha razón, abiendo 
xurado en forma de derecho, e siendo preguntado 
cerca del caso, dixo lo syguiente: 

A la primera pregunta, dixo: que conoce e co- 
noció a los contenidos en la dicha pregunta de 
vista e fabla e conversación. 

Preguntado por las preguntas generales, dixo: 
ques dedad de mas de quarenta años e que no le 
toca ninguna de las generales preguntas. 

A la segunda pregunta, dixo: que sabe quel di- 
cho Xoan Xaramillo fué casado con la dicha Doña 
Marina; e asi fué público e notorio, e que siempre 
a visto tener al dicho Xoan Xaramillo por su fixa 
e de la dicha Doña Marina, a la dicha Doña Maria, 
e asi es público e notorio, e este testigo por tal la 
tiene. 

A la tercera pregunta, dixo: que oyó dezir lo 
contenido en la pregunta. 



254 DOCUMENTOS INÉDITOS 

A la quarta pregunta, dixo: que sabe que anteg 
quel dicho Xoan Xaramillo se casase con la dicha 
Doña Marina, tenía el dicho pueblo de XHotepeque, 
e que lo sabe porquel Marqués ge lo dio, yendo a la 
conquista del Panuco^ por muchos e buenos servy- 
cios que abia fecho a Su Magestad en la conquista e 
pacyficacioh desta Nueva- España. 

A la quinta pregunta, dixo: que lo que desta 
pregunta sabe, es que quando el Marqués Don Her- 
nando Cortes e los que con él vynieron a la con- 
quista desta Tierra, este testigo vino con ellos, e 
obieron un español questaba en poder de los yndios, 
que se deszia Aguilar, en tierra de Yxicatan de la 
parte del Sur, e que trayendo este dicho xpyano 
que sabia la lengua de toda aquella ' tierra de Yu- 
catan, llegó el dicho Marqués al Rio de Grixálvaj 
e conquistando al pueblo Poloychan e toda aquella 
Provyncia, después de fecha la guerra e vyniendo 
los naturales de paz, por gran ventura.se falló allí 
la dicha Doña Marina, la qual sabia la lengua de 
MexicOy e entendia la de Yucatán, la qual fablan- 
do con el didho español Aguilar, se vynieron a en- 
tender, de manera que por medio de la dicha Doña 
Marina e del dicho Aguilar, el Marqués del Valle 
fablaba a los naturales desta tierra e era avisado 
de todas las cosas della; e es asi la verdad que la 
dicha Doña Marina fué gran ocasión para todo lo 
que se fizo en esta Tierra. 

A la sexta pregunta, dixo: ques así como la pre- 



DEL ARCHIVO DE INDIAS 255 

gunta lo disze porque lo vio muchas veces, e que la 
dicha Doña Marina avisó dello al dicho Marqués o 
al dicho Aguilar para que lo dixese al dicho Mar- 
qués, porque ni el Marqués ni otro ninguno sabia 
la lengua, sino era ella, e por medio del dicho Agui- 
lar e della se sabia. 

A la sétima pregunta, dixo: que sabe que la di- 
cha Doña Marina, para muger e natural desta Tier- 
ra, era sabia e entendida; e con esto, quando abia 
nescesidad de l;)astimentos e de otras cosas, ella se 
daba tan buena manera, que lo fazia proveer. 

A la ota va pregunta, dixo: ques así como la 
pregunta le disze, porque así lo vio pasar. 

A la novena pregunta, dixo: queste testigo cree 
ques ansí como la pregunta lo disze, porque la di- 
cha Doña Marina fablaba muy bien a los yndios e a 
la postre la vynieron a tener en mucha estima. 

A la dézima pregunta, dixo: que sabe que al 
tiempo quel dicho Marqués del Valle fué á la pro- 
vyncia de Honduras llevó consigo a la dicha Doña 
Marina; quen lo demás de los dichos pueblos que 
quien ge los quitó no lo sabe, mas de que sabe que 
ni el dicho Xoan Xaramillo ni menos la dicha Do- 
ña Maria su fixa e la dicha Doña Marina no los an 
tenido ni los tienen desde quel dicho Marqués vol- 
vió de Honduras e llegó a esta cibdad, porqueste 
testigo a visto que les tuvieron en todo este dicho 
tiempo. 

A la onzena pregunta^ dixo: que lo que dicho 



256 DOCUMENTOS INÉDITOS 

tiene es la verdad e en ello se afirma, so cargo del 
xuramento que fizo, e lo firmó. — Bernardino Váz- 
quez de Tapia- 

. Testigo.— rK\ dicho Francisco Destrada, vecino 
desta cibdad, testigo presentado en la dicha razón, 
abiendo xurado en forma de derecho e siendo pre- 
guntado cerca del caso, dixo lo syguiente: 

A la primera pregunta, dixo: que conoce e cono- 
ció a los en la pregunta contenidos. 

Preguntado por las preguntas generales, dixo: 
ques dedad de mas de quarenta años e que no le 
toca ninguna de las preguntas generales. 

A la segunda pregunta, dixo: queste testigo por 
tales marido e muger, como la pregunta disze, tuvo 
al dicho Xoan Xaramillo eDoña Marina, e que du- 
rantel tiempo del dicho matrymonio vido criar e 
thener a la dicha Doña María por su fixa legítima, 
e por tal este testigo la tiene e es ávida e thenida e 
comunmente rreputada. 

A la tercera pregunta, dixo: que no la sabe. 

A la quarta pregunta, dixo: que sabe que antes 
quel dicho Xoan Xaramillo casase con la dicha Do- 
ña Marina thenía el pueblo de Xilotepeque^ que ge 
lo abia dado el Marqués del Valle en encomienda 
por los muchos servycios que abia fecho a Su Ma- 
gestad en la conquista desta Nueva^España. 

A la quinta pregunta, dixo* que la sabe como en 
ella se contiene, porque lo vido e se falló presente a, 
lo contenido en la dicha pregunta. 



DEL ARCHIVO DE INDIAS 257 

A la sexta pregunta, dixo: que la sabe como en 
ella se contiene, porque así como la pregunta lo dis- 
ze lo vido este testigo pasar. 

A la sétima pregunta, dixo: que asi lo cree como 
la pregunta lo disze, porque muchas vezes lo vido 
asi como la pregunta lo disze. 

A la otava pregunta, dixo: que la sabe como en 
ella se contiene porque así lo vido como la pregunta 
lo disze, e así pasó. 

A la novena pregunta, dixo: que así como la 
pr^unta lo disce este testigo lo cree, porque por su 
buena yndustria e sagacidad de la dicha Doña Ma- 
rina los yndios venían de paz, e se ponían debaxo 
del domynio de Su Magestad como lo an estado e 
están. 

A la décima pregunta, dixo: que sabe que la di- 
cha Doña Marina fué con el dicho Marqués a Hon- 
duras^ pero que lo demás que no lo sabe. 

A la onzena pregunta, dixo: que lo que dicho 
tiene es la verdad so cargo del xuramento que fizo, 
e firmólo de su nombre e en ello se afirma. — Fran- 
cisco Destrada. 

Testigo. — El dicho Antonio de Garbaxal, vezino 
e Regidor desta dicha Gibdad, testigo presentado en 
la dicha razón, abiendo xurado en forma de dere- 
cho e siendo preguntado cerca del caso, dixo lo sy- 
gniente: 

A la primera pregunta, dixo: que conoze e cono- 
ció a los en la pregunta contenidos. 

TOIÍO ZLI 17 



258 DOCUMENTOS INÉDITOS 

Preguntado por las preguntas generales, dixo: 
ques dedad de más de trejmta e cinco años, que no 
le toca ninguna de las preguntas generales. 

A la segunda pregunta, dixo: que todo lo en la 
pregunta contenido es público e notorio, e este tes- 
tigo por tales marido e muger, como la pregunta lo 
disce, tuvo a los dichos Xoan Xaramillo e Doña 
Marina, e por tal su fixa legítima de los susodichos 
tiene á la dicha Doña María, muger del dicho Don 
Luis de Quesada . 

A la tercera pregunta, dixo: que oyó descir lo 
contenido en lo pregunta a muchas personas de que 
no tiene notycia. ^ 

A la quarta pregunta, dixo: que sabe que el 
Marques del Valle dio e encomendó al dicho Xoan 
Xaramillo el pueblo de Xilotepeqiie por los servy.- 
cios que abia fecho en la conquista desta tierra, e 
que ge lo dio antes que casase con la dicha Doña 
Marina. 

A la quinta pregunta, dixo: que sabe que la di- 
cha Doña Marina syrvió muy bien e lealmente a 
Su Magestad en la conquista desta tierra en ser len- 
gua e intérprete desta Ntceva- España j e por ello 
merecía mucho. 

A la sexta pregunta, dixo: que asi como la pre- 
gunta lo disze lo vido este testigo deszir a la dicha 
Doña Marina, e asi era público e notorio. 

A la sétima pregunta, dixo; que asi como la pre- 
gunta lo disze este testigo lo cree, porque muchas 



DBL ARCHIVO DB INDIAS 259 

vezes lo vio faszer a la dicha Doña Marina segund 
e como la dicha pregunta lo disze. 

Ala otava pregunta, dixo: que sabe que quan- 
do el dicho Capitán Don Hernando Cortés salía fue- 
ra a alguna entrada, llevaba consigo a la dicha 
Doña Marina, por ser lengua e muger sagaz para 
con los yndios, de lo qual se seguía mucho pro- 
vecho. 

A la novena pregunta, dixo: que lo que sabe des- 
ta pr^unta, es que los yndios desta tierra tenían en 
mucho a la dicha Doña Marina e la tenían e fazian 
lo que les mandaba, e quella les fazia venir de paz 
e venir al servycio de Dios e de Su Magestad, lo qual 
fazia por su buena yndustria, e ansí era público e 
notorio, e así lo cree este testigo. 

A la dézima pregunta, dixo: que como la pre- 
gunta lo disze de yr la dicha Doña Marina con el 
dicho Marques a Howluras^ fué público e notorio, e 
lo demás que no lo sabe. 

A la onzena pregunta, dixo: que lo que dicho 
tiene es la verdad, e en ello se afirma, e firmólo de 
su nombre. — ^Antonio de Carvaxal. 

Testigo. — ^El- dicho Xoan Ciciliano, vezino desta 
dicha Cibdad, testigo presentado en la dicha razón, 
abiendo xurado en forma de derecho e siendo pre- 
guntado cerca del caso, dixo lo syguiente: 

A la primera pregunta, dixo: que conosze e co- 
noció a los en la pregunta contenidos. 

Preguntado por las preguntas generales, dixo: 



260 DOCUMENTOS INÉDITOS 

ques dedad de mas de quarenta años e que no le 
toca ninguna de las preguntas generales. 

A la segunda pregunta, dixo: que sabe que los 
dichos Xoan de Xaramíllo e Doña Marina fueron 

■ 

casados e velados segund orden de la Santa Madre 
Iglesia, e sabe que durantel tiempo del dicho ma- 
trymonio obieron por su flxa legytima a la dicha 
Doña Marina, muger del dicho Don Luis de Quesa- 
da, e este testigo por tal su marido e muger como 
la pregunta lo disze lo tuvo, e por tal su flxa legy- 
tima a la dicha Doña María, e así es publico e no- 
torio. 

A la tercera pregunta, dixo: que oyó deszir lo 
contenido en la pregunta a muchas personas, e asi 
era público. 

A la quarta pregunta, dixo: que la sabe como 
en ella se contiene, e que lo sabe porque lo vido 
servir del dicho pueblo al dicho Xoan de Xaramillo, 
porque ge lo dio el Marques del Valle por los mu- 
chos servycios que abia fecho en la conquista desta 
Nueva -España . 

A la quinta [tregunta, dixo: que la sabe como 
en ella se contiene, porque como la pregunta lo dis- 
ze este testigo lo vido e se falló a ello presente. 

A la sexta pregunta, dixo: que la sabe como eñ 
ella se contiene. 

Preguntado como la sabe, dixo: que .porque todo 
lo en la pregunta contenido es la verdad, e este tes- 
tigo lo vido e se falló a ello presente. 



DBL AACHIVO DB INDIAS 261 

A la sétima pregunta, dixo: que la sabe como en 
eUa se contiene, porque a lo contenido en la pre- 
gunta se falló presente e lo vido. 

Ala otava pregunta, dixo: que sabe quel dicho 
Marqués a donde quiera que iba llevaba consigo a 
la dicha Doña Marina, por ser muger sagaz e len- 
gua de lá tierra, e su ofycio, e por el mucho pro- 
vecho que se seguía della. 

A la novena pregunta, dixo: que sabe que por 
cabsa de la dicha Doña Marina e por su buen de- 
cir e razonar e por su buena sagacidad, se tornaron 
muchos yndios xpianos . e vynieron al domynio e 
señorío de Su Magostad como agora están e an es- 
tado, porque lo vido así ser verdad. 

A la décima pregunta, dixo: que oyó deszir 
que la dicha Doña Marina fué a Hor}diiras con 
el dicho Marqués, e que lo demás no lo sabe. 

A la oncena pregunta, dixo: que disze lo que 
dicho tiene e en ello se afirma, e firmólo de su 
nombre. — ^Xuan Giciliano. 

Recybidoa e examinados los dichos testigos en la 
manera que dicha es, el dicho Don Luis de Que- 
sada pydió al dicho señor alcalde ge lo mande dar 
en pública forma, cerrado e sellado, una e dos e 
tres veces o las que pydiese para se aprovechar 
dellas e las presentar dó mexor a su derecho con- 
viene; e sobre todo pidió xustycia. 
- Luego, el dicho señor alcalde ge lo toando 
dar en pública forma, cerrado e sellado, una e dos 



262 DOGinCENTOS INÉDITOS 

e tres veces e las mas quel dicho Don Luis de Que- 
sada la demandase, en los quales traslados e en 
cada uno dellos dixo que ponía e puso su ab- 
toridad e decreto xudycial ; e que mandaba, e 
mandó que valiese e fuese firme en todo tiempo 
e * lugar do fuese presentado, e firmólo de su nom- 
bre.— Gerónimo Ruiz de la Mota. 

Después de lo susodicho, en la dicha Gibdad de 
MeancOf a dos días del mes de Agosto de mil e quy- 
nientos e cuarenta e dos años, este dicho día, an- 
tel muy noble señor Gerónimo Ruiz de la Mota, 
Alcalde ordinario por Su JMagestad e en presencia 
de mí, Marcos Díaz Salgado, Escribano de Sus 
Magestades, pareció presente un escripto el te- 
nor del qual es este que se sigue: 



Muy noble Señor. 



Don Luis de Quesada paresco ante Vuestra 
Merced e digo: que puede haber dos meses, poco 
mas o menos, que yo fice ante Vuestra Merced una 
probanza para los Reinos de Castilla^ en la qual 
es menester añadir ciertas preguntas; porque pide a 
Vuestra Merced, mande esaminar e tomar los tes- 
tigos que presentare por estas preguntas e por 
las demás presentadas, e pido xustycia. 



í ■ 



DEL ARCHIVO OB INDIAS 263 

Primera. Si saben quen todo el tiempo que 
la dicha Doña Marina vivió e estubo en poder de 
los xpianos, syrviendo a Su Magestad en la con- 
quista e pacyficacion de la Nueva-España^ nun- 
ca fizo ni dixo cosa en deservycio de Su Mages- 
tad ni de sus gobernadores, sino siempre sjTVión- 
doles lealmente, e nunca cansada de servir fasta 
que murió. 

Segunda. Si saben que todos los yndíos quel 
Gobernador Don Hernando Cortés dio en casamien- 
to a las señoras* naturales desta Nueva-España^ 
si fueron válidos como son los de Xoan Gano, é 
los de Valderrama e otros. 

Así presentado, el Señor Alcalde mandó que 
traiga los testigos de que sentiende aprovechar e 
questá presto de los examinar, e sobre todo fa- 
zer xustycia. 

E luego el dicho Don Luis de Quesada presentó 
por testigos en la dicha r razón a Alonso de la 
Sarna, e a Diego Hernández e Alonso Valiente 
e a Gerónimo Ruiz de la Mota e a Xuan de 
Lympias, de los quales fué rescebido xuramento 
^n forma de derecho; e seyendo preguntados por 
^1 tenor del dicho ynterrogatorio e preguntas, di- 
xeron lo syguiente: 

Testigo. — El dicho Alonso de la Serna testigo 
pr^entado en la dicha rrazon, el qual, abiendo 
xurado según forma de derecho, dixo: 

A la primera pregunta, dixo: que conoze a los 



264 DOCUMENTOS INÉDITOS 

en la pregunta contenidos, e queste testigo es de- 
dad de mas de treynta años. 

A la segunda pregunta, dixo: que la sabe co- 
mo en ella se contiene. 

Preguntado como la sabe, dixo: que porque pa- 
sa así como la pregunta lo dize. 

A la tercera pregunta, dixo: que la sabe co- 
mo en ella se contiene. 

Preguntado como lo sabe, dixo: que porque lo 
a visto e lo vóe de cada día; e questo que a di- 
cho es la verdad, e lo que sabe del dicho caso 
para el xuramento que .fizo, e lo firmó.— Alonso 
de la Serna. 

Testigo. — El dicho Diego Hernández, testigo 
presentado en la dicha rrazon, el cual, abiendo 
xurado según forma de derecho e siendo pregun- 
tado por el tenor del dicho ynterrogatorio^ dixo 
e depuso lo syguiente: 

A la primera pregunta, dixo: que conoze a los eii 
ella contenidos e conoció á la dicha Doña Ma- 
rina. 

A las generales, dixo: que no le toca ni émpeze 
ninguna dellas, e ques dedad de más de treinta 
años. 

A la segunda pregunta, dixo: que la sabe como 
en ella se contiene. 

Preguntado cómo la sabe, dixo: que porqués an- 
sí e pasa como la pregunta lo dize e lo vido. 

A la tercera pregunta, dixo: que como la pre- 



« ■ 



DBL ARCHIVO DK INDIAS 266 

gunta lo disze, lo vee e pasa así, e questa es la ver- 
dad, e firmólo. — Diego Hernández. 

Testigo. — ^El d^cho Alonso Valiente, testigo pre- 
sentado en la dicha razón, el qual, abiendo xura- 
do segund forma de derecho, e siendo preguntado 
por el tenor del dicho ynterrogatorio e de las pre- 
guntas contenidas, dixo e depuso lo syguiente: 

A la primera pregunta, dixo: que conoze a los 
en la pregunta contenidos, e conoze a la dicha Doña 
María e conoció a la dicha Doña Marina, e ques de 
dad de mas de veynte e cinco años. 

A la segunda pregunta, dixo: que la sabe como 
en ella se contiene. 

Preguntado cómo la sabe,, dixo: que porque se 
falló presente quando el dicho Xoan Xaramillo se 
casó con la dicha Doña Marina, e se falló presente 
cuando nació la dicha Doña María. 

A la tercera pregunta, dixo: que lo que della 
qpd>e, es que al tiempo que se casó la dicha Doña 
Marina con el dicho Xoan Xaramillo, el dicho Don 
Hernando Cortés, como Capitán General dio en dote 
e casamiento al dicho Xoan Xaramillo, con la dicha 
Doña Marina los pueblos contenidos en la dicha pre- 
g^unta, e como señor dellos dexó por cada parte de 
los dichos pueblos un ombre, que a lo que se acuer- 
da se deszia fulano Cortés, e que si le dio cédula 
dencomienda o no, no se acuerda al presente. 

A la quarta pregunta, dixo: que la sabe como 
en ella se contieoe. 



I 



266 DOCUMENTOS INÉDITOS 

Preguntado cómo la sabe, dixo: porque le vido 
poseer el dicho pueblo e pasa ansí como la pregun- 
ta lo disze . 

A la quinta pregunta, dixo: que lo que sabe della, 
es queste testigo tiene por cierto lo contenido en 
^ta pregunta, e este testigo lo tiene por cierto e es 
ansi público e notorio. 

Á la sexta pregunta, dixo: ques ansi como la pre- 
gunta lo disze e este testigo vido parte de ello mu- 
chas vezes. 

A la sétima pregunta, dixo: ques ansi como 
la pregunta lo disze e este testigo vido parte de lo 
contenido en la pregunta. 

A la otava pregunta, dixo: que la sabe e es ver- 
dad todo lo contenido en la pregunta, porque vido 
algunas vezes lo contenido en la pregunta. 

A la novena pregunta, dixo: ques público e noto- 
rio lo contenido en la dicha pregunta, e este testigo 
lo tiene por cierto. 

A la dézima pregunta, dixo: que sabe que la di- 
cha Doña Marina fué a la Provyncia de Honduras^ 
e los tenientes de Gobernadores que acá quedaron 
removieron los dichos yndios e ge los quitaron, e 
que sabe que no los tiene, e que vido quel dicho 
ombre, que dexó en los dichos pueblos por Calpisque^ 
dio cuenta a dicho Xoan Xaramillo del tiempo que 
los tuvo. 

A la onzena pregunta, dixo: que lo que a dicho 
"es la verdad ])ara el xuramento que fizo. 



OBL ARCHIVO DB INDIAS 267 

A las añadidas, dixo e depuso lo syguiente: 
A la primera pregunta, dixo: que nunca en todo 
el tiempo que la conoció, que fué más de ocho anos, 
nunca le vido faszeñcosa que no debiese, sino siem- 
pre muy leal en el servycio de Su Magestad. 

A la segunda pregunta, dixo: que pasa así como 
la pregunta disze e lo vee, e questa es la verdad, e 
firmólo. — Alonso Valiente . 

Testigo. — El dicho Gerónimo Ruiz de la Mota, 
testigo presentado en la dicha razón, el qual abien- 
do xurado segund forma de derecho e siendo pre- 
guntado por las preguntas añadidas, dixo e depuso 
lo syguiente: 

A la primera pregunta, dixo: que todo lo conte- 
tenido en la pregunta siempre lo oyó, e este testigo 
lo tuvo por cierto todo el, tiempo que vyvió. 

A la segunda pregunta, dixo: que oyó e a visto 
e vee el contenido en la pregunta, e questa es la 
verdad, e firmólo. — Gerónimo Ruiz de la Mota. 

Testigo. — El dicho Xoan de Lympias, testigo pre- 
sentado en la diche rrazon, el qual abiendo xurado 
segund forma de derecho e siendo preguntado por 
thenor del dicho y nter rogatorio, dixo e depuso lo 
syguiente: 

A la primera pregunta, dixo: que conoze e co- 
noció a todos los contenidos en la pregunta, e ques 
dedad de más de treinta años. 

A la segunda pregunta, dixo: que sabe quel di- 
cho Xoan de Xaramillo e la dicha Doña Marina 



L 



268 DOCUMENTOS INÉDITOS 

fueron casados, e los conoció casados e se falló este 
testigo a su velación; e durante su matrymonio, 
estando en las Higueras^ en la Mar parió la dicha 
Dona Marina una fixa, que di9zen al presente la di- 
cha Doña María, e queste testigo por tal la tiene. 

A la tercera pregunta,. dixo: que la vido servir- 
se de los dichos pueblos antes que se casase con el 
dicho Xoan Xaramillo, porque antes que fuesen su- 
yos eran de Xoan de Guellar, e el Marqués ge los 
quitó e oyó deszir que ge lo abia dado a la dicha 
Doña Marina, e este testigo por tales suyos los te- 
nia, e que la cédula no sabia si la tenia o no, que 
no la vido. 

A la quarta pregunta, dixo que no la sabe: 

A la quinta pregunta, dixo: que sabe que syrvió 
de lengua en la dicha conquista e que por ella se 
guiaban todos los xptianos, e que fué gran parte 
para la conquista desta tierra. 

A la sexta pregunta, dixo: que disze lo que dicho 
tiene e le vido servir muy bien. 

A la sétima pregunta, dixo: que lo que della s^be, 
es que muchas vezes pedia bastimentos e ge le da- 
ban e se rrepartian por el exercito. 
. A la otava pregunta, dixo: que lo que sabe della, 
es quel dicho Gobernador e Capitán Don Hernando 
Cortes por todas las mas partes que yba la llevó 
consigo, e oyó en los tiempos que dada muchos avi- 
sos al dicho Gobernador e que, segund lo que se pá* 
recio e vido, el Capitán abia gran provecho de He- 



DEL ARCHIVO DB INDIAS 269 

varia consigo; e queste testigo e, los demás la tenían 
por muy sagaz para ser muger. 

A la nueve pregunta , dixo: que cíisze lo que dicho 
tiene. 

A la diez pregunta, dixo: que sabe que fué la di- 
cha Doña Marina e el dicho Xoan Xara millo a las 
Higueras f e que los Groberna&ores que quedaron 
depositaron el dicho pueblo en cierta persona, e^ 
questo es lo que sabe para el xuramento que fizo. 

A la primera pregunta añadida, dixo: que disze lo 
qae dicho tiene. 

A la segunda pregunta, dixo: que se remite a la 
posesión que dellos tiene; e que lo que a dicho es 
la verdad, e firmólo. — Xoan de Lympias. 

E recybidos e examinados los dichos testigos en 
la nianera que dicha es, el dicho Don Luis de Que- 
sada pareció antel dicho "Señor Alcalde, e en pre- 
sencia de mi el dicho Escribano pydió al dicho Se- 
ñor Alcalde, que pues que por el presente no estaba 
en esta cibdad Xoan Ugarte de la Cruz, Escribano 
público, e yo el dicho Escribano resydia al presen- 
te en esta Cibdad, que pedia al dicho Señor Alcalde 
ge le mandase dar en pública forma, en manera que 
faga fee, todo lo susodicho, ynterponiendo en ello 
Su Merced su abtoridad, e pidió xusticia. 

E luego el dicho Señor Alcalde ge lo mandó dar 
en pública forma, segund e como ante mi el dicho 
Escribano abia pasado, e así mesmo mandó que la 
probanza, que abia pasado antel Xoan Ugarte, Es- 



270 DOCUMENTOS INÉDITOS 

cribano público, ge lo dé ansí mesmo subcesivamen- 
te uno en pos de otro, en lo qual e en cada uno 
dellos dixo que pOnia e puso su abtoridad e decreto 
xudicial; e que mandaba e mandó que valga e sea 
firme en todo tiempo e lugar, e lo ñrmo de su 
nombre. — -Gerónimo Ruiz de la Mota. 

E yo Xoan Ugarte e Gerónimo Ruiz de la Mota, 
Escribanos de Sus Magestades e su notario e Es- 
cribano público e uno de los del número desta 
Gibdad de MexicOy lo fize escrebir según dicho 
es, e por ende fize aquí este mió signo ques a 
tal. — En testimonio de verdad — Xoan Ugarte, Es- 
cribano. — Hay un signo e rúbrica. 

En la Gran Gibdad de Temywtitan'Meañco, de 
la A ueva- España, a diez e ocho días del mes de 
Hebrero, año del Nacy miento de Nuestro Salvador 
Xesucristo de mil e quynientos e cuarenta e siete 
años, antel muy noble Señor Gerónimo Ruiz de 
la Mota, alcalde en esta Gibdad por Su Magestad, 
paresció presenté Don Luis de Quesada e presentó 
un escripto e un ynterrogatorio, el tenor de lo qual 
es esteque.se sigue: 



Muy noble señor. 



Don Luis de Quesada, paresco ante Vuestra Mer- 
ced e digo: que yo tengo fecha una probanza 



OBL ARCHIVO DB INPIAS 271 

para los Reynos de Castilla, a perpetuam Rey me- 
moriay e a mi derecho conviene' añadir otras dos 
preguntas que no están en el ynterrogatorio; e a 
Vuestra Merced suplico, mande al Escribano re- 
ciba los testigos que antél presentare sobrel di- 
cho caso, e pido xustycia e el magnífico ofycio 
de Vuestra Merced ymploro, e sean preguntados 
por el ynterrogatorio que presento. 

Así presentado, el Señor Alcalde dixo: que lo 
abía e obo por presentado e que traiga los testi- 
gos de que sentiende aprovechar; e que cometía 
é cometió la resecion, dichos e xuramentos de los 
testigos a mí el dicho Escribano público, e para 
ello me dio coraysion en forma. — Ante mí. — Xoan 
Ugarte, Escribano público. 

Por las preguntas syguientes sean preguntados 
los testigos que son presentados por parte de Don 
Luis de Quesada, demás de la probanza que tie- 
ne fecha: 

Primera. Sean preguntados todos si conozen 
al dicho Xoan Xaramillo e si conocen a mí el 
dicho Don Luis de Quesada, e si conocen a la Doña 
Maria, muger de mi el dicho Don Luis de Quesada. 

Segunda. Si saben que yo el dicho Don Luis 
de Quesada, soy casado a ley e a bendycion según 
uso e estilo de la Santa Madre Iglesia, con la di- 
cha Doña María, e como tales marido e muger 
somos abidos e comunmente reputados. 

Tercera. Si sabeu quel dicho Xoan Xarami- 



I 

272 DOCUMENTOS INÉDITOS 

lio fué casado según uso'e estilo de la Santa Madre. 
Yglesia con Doña Marina, e que durante su martry- 
monio obieron e procrearon por su fixa legítima á 
la dicha Doña María, muger de dicho D. Luis de 
Quesada, e falleció la dicha Doña Marina sin aber 
ni dexar otra fixa ni fíxo sino a la dicha Doña 
María, e ques e fué muy público e notorio. 

Después de lo susodicho, en la dicha Gíbdad de 
Meanco a diez e ocho días del mes de Hebrero 
del dicho año de mil e qu3rnientos e cuarenta e 
siete años, el dicho Don Luis de Quesada presentó . 
por testigos en la dicha rrazon a Alpnso del Gas- 
tillo Maldonado, e a Rodrigo Yres, e a Francisco de 
Terrazas, e a Miguel García Xaramillo e a Gerónimo 
Ruiz de la Mota, de los quales fué rescibido xura- 
mento por Dios Nuestro Señor e por Santa María e por 
las palabras de los Santos Evangelios e señal de la 
Cruz, en que pusieron sus manos derechas corporal- 
mente, so cargo del qual prometieron de deszir ver- 
dad de lo que supieren e le fuesen preguntado en 
rrazon de lo que son presentados por testigos, e que 
si así lo flzieren Dios Nuestro Señor les ayudase en 
este mundo al cuerpo e en el otro al ánima, e al 
contrarío disziendo ge lo demandase como a mú . 
xpiano que xura su santo nombre en vano, e a la 
confesión del dicho xuramento dixeron <si xuj^- 
mos, e amen; > e lo que los dichos testigos dixeron 
es lo syguiente: 

Testigo. — El dicho Alonso del Castillo Maldona- 



PUNTOS 

EN QUE TAMBIÉN SE ADMITEN SUSCRICIONES A ESTA PUBLICACIÓN. 



MADRID. 

Librerías de los Sres. Boy ¡li-Bay Hiere ^ plaxa del Príncipe 
Alfonso; Fe', Carrera de San Jerónimo; Lopejj calle del Car- 
men; Cuesta^ calle de Carretas; Hijos de Escribano, calle del 
Príncipe, núm. 33; Muriiio, calle de Alcalá, núm. 7; Sanchej^ 
calle de Carretas, núm. 21. 

PROVINCIAS. 



Aitcante: D. J. Marcili Oliver. 
^/yner/^z; Mañano Robles. 
Barcelona: Eudaldo Puig. 
Burgos: Santiago R. Alonso. 
Bil&o: Sr. Delmas, h.^ mayor. 
Cddij: D. Francisco Barquin. 
Córdoba: M. García Lovera. 
Tenerife: Salvador Múgtca. 
Cartagena: B. Moreno García. 
Cor una: José L.3gp. 
Ferrol: Nicasio Taxonera. 
Granada: P. Ventura Sabatel. 
Gerona: Aniceto Pal ahí. 
Guadalajara: R. Bartolomé. 
Jaén: Sres. Rubio y C* 
Jerej de la F.*: D. Josí Bueno. 
León: Francisco Miñón. 
Lérida: Sres. Sol é hijo. 
Lorca: D. J Cabrera Cüano. 
Logroño: P. Bríeva. 

ULTRAMAR. 

fsia Je Cuba: Marcos Pujol, Cárde- 
nas, nüm. 6. 

PuertO'Rico: Sres. Muñoz y 
Rivera. 

Manila: D. Bonifacio Caba- 
nas, Magallanes, 37. 



Málaga: D. Francisco Moya. 
Múrcta: Rafael Al mazan. 
Oviedo: Juan Vfartinez. 
Orense: R. Ramón Pérez. 
Mallorca: F. Puigrredon. 
Palenaa: J. Alonso Rodríguez 
Pamplona: Regino Bcscansa. 
Pontevedra: V. Piqué. 
Ronda: J. Moreti é hijos. 
Salamanca: Vicente Oliva. 
San Sebastian: P. Tora. 
Santander: M. M. Ramón. 
Santiago: B. Escribano. 
Sevilla: Sres. Hijos de Fé. 
Tarragona: D. J. Bta. Roura. 
Toledo: Alejandro Villatoro. 
Valencia: Pascual Aguilar. 
Va I lado lid: Juan Nuevo. 
Vitoria: Berna rdino Robles. 
Zaragoza: José Méndez. 

AMÉRICA. 

Buenos- Aires: 

Montevideo : 

San José de Costa- Rica: Don 

Luis Bengoechea. 
Venezuela (Caracas): 



EXTRANJERO. 



Landres: Mrs. August Siegle 
English et Foreing Bookse- 
11er lio Leadeanhall Street 
E. C. 

Parts: Mr. Brachet, 8, Rué de 
la Abbaye. 



París: Mr. E. Denné Schmiu, 
Librería española, i5, Rué 
Monsigni. 

Berlin: Mrs. Ascher y C* 

Bruselas: Mr. Mayóles. 

Lisboa: Sr. Silva Júnior. 



Esta Coieccion de documonioB incditos, ha sido declarada da 
utilidad pnblicjL é interés patrio por Real orden de 4 de Diciembre 
de 1862. Su adqui.^icion ha í«ido además vivamente encarecida á 
todaR las Corporaciones provinciales y municipales, por otra Real 

rtrden ferli:? 17 ái*. Julio de 1863. 

BASES DE LA SDSCRICIOIW 

PAGO ANTICIPADO. 

Dicha Colección sf> publica por orden de numerosa ó caadernos 
de noventa y seis páginas cada uno. en igual forma que el pre* 
senté. Cada seis cuadernos com punen un tomo con su respectivo 
índice. Cüda dos tomos constituyen la anualidad periódica de Ja 
suEcricinn. 

PKNÍNSULA. ; ÜLTRA.MAR. 



Madri«l. 



tTn afín. 90 r«. vn. 



Proviiiciaí. 



Dn afio. 9?) rs. vn. 



Cuba, Pu orto-Rico 
y Sanio hominffo. 



TJn afio. [> p?. fn. 
7f» rentvfi, 

KXTRANJKRO. 

FJn ní\o. 



Filipinai. 



ün afio. 6 ps. ft. 
O."^ oentTS. 



AuBlria y I'ru9iii 

Gerdeña y Suiza 

RélgicA. Francin é liiglatfír- 
ra 



37 frs. 

40 



4» 



Portilla!. . 

Amú.*'icn9.. 

\/)9 demMS 

tranjoro. 



punio<« fiel ex- 



Un a&o. 

99 frfl. 
37 

3Í 



REGLAS AGLARATOHIAft. 



1.* No será servida suscricion alguna, cuyo importe íntegro ao 
se encuentre realÍ7Ado previamente. — "1.* ía suscricion puede 
verificarse en carta certificada por ol suscritor, acompasando 
e! importe en libranza ó letra. — 3.* Se admiten para Madrid y 
Provincias, suscriciones por tomos correlativos, al precio de realee 
vellón 50 cada uno. — 4.* En la suscricion cesada ó suspensa por 
el suscritor. satisfará éste, al precio de expendicion. los cuademoi 
anteriormente recibidos por el mismo. — 5.* Los libreros ó comi- 
sionados de Provincias, Extranjero y Ultramar, se entenderán di- 
rectamente con esta Administración; A quien remitirán el importe 
de las suscriciones que realicen, con la deducción de un 10 por 
100 los primeros, y 20 por 100 los demás. — 6.' No te recibirá 
correspondencia alguna de Bélgica, Francia é Inglaterra qne no 
venga franqueada. 

Los números ó cuadernos sueltos se expenden á 10 rs. vn. para 
la Península, y 75 centavos de peso para Extranjero y Ultramar. 

Se admiten suscriciones en la Administración de la citada 
Obra, calle de la Libertad, núin. 16 duplicado, bajo, y en !os 
demás puntos que en su lugar se expresan. 



COLECCIÓN 

dk: 

3CUMENT0S INÉDITOS 

HBLATlVOti 

áL KSCtBRWILVTO, COÜQUSTA Y ORGUIZACI» 



irmuLAa posiísionb^ espaSola:> 

DE amp:riga y ogeanIa 

UCJUm DE LDS ItUNIVUDEL KIU 

r MUr ESPECIALMENTE DEL DE INDtAS. 

Compelenlemenii aulort^aJa 



TOUOXU 



CUADERNO IV 




MADRID 

IMPRENTA DB MANUBL O. HBRNAKDBZ 

Libertad, 16 duplicarlo, btjo 

1884 



ADVERTENCIA. 



Esta Publicación, además de su valor histórico noto- 
riO| interesa al Gobierno español para el conocimiento y 
sustento de sus derechos respectivos; así como á los di- 
versos países de América, para la gestión y defensa de los 
suyos propios; no menos que á los particulares de am- 
bos hemisferios, cuyos antepasados prestaron serrldot, 

por los que adquirieron otros derechos, igualmente aten- 
dibles, en legítima recompensa. 



(DER£CH98 RBSEK VADOS.) 



OBL ARCHIVO DB INDIAS 273 

<io, testigo presentado en la dicha rrazon por par- 
te del dicho Don Luis de Quesada, del qaal fué rres- 
cibido xuramento por Dios Nuestro Señor e sobre 
la señal de la Gruz^ e abiendo prometido de de- 
zir verdad e hiendo preguntado, dixo lo siguiente: 

A la primera pregunta, dixo: que conoze al di- 
cho Don Luis de Quesada e a la dicha Doña María 
su muger, e queste testigo no le toca ninguna de 
las generales, e ques dedad de mas de treynta 
e cinco años. 

•A la segunda pregunta, dixo: queste testigo co- 
noze a los istusodichos mas a de seys años, e los 
a visto vyvir en una casa e facer vida marida- 
ble como marido e muger, e este testigo porta- 
les marido e muger los tiene e es muy público 
e notorio e no a oydo dezir al contrario. 

A la tercera pregunta, dixo: que conoze-al di- 
isho Xoan de Xaramillo puede aber mas de diez 
afios, en el qual dicho tiempo a visto quel dicho 
Xoan Xaramillo tenía por su flxa legítima a la 
dicha Doña Maria, e que no a oido deszir que 
taviese otra flxa legítima de la dicha Doña Ma- 
rina su primera muger; e questa es la verdad 
para el xuramento que fizo: fuele leído e afirmó- 
se en ello. — ^Alonso del Castillo Maldonado. — Ante 
mi, Xoan ligarte, Escribano público. 

Testigo. — El dicho Rodrigo Yres, vecino desta 
Cibdady testigo presentado por parte del dicho Don 
Lais de Quesada, del que fué rescebido xuramen- 
Tomo xli 18 



274 DOCUMENTOS INÉDITOS 

to por Dios Nuestro Señor, e en toda forma de de- 
recho, e siendo preguntado por el tenor del dicho 
ynter rogatorio, dixo e declaró lo syguiente. 

A la primera pregnnta, dixo: que conosze a los 
en la pregunta contenidos e a cada uno.dellos, e que 
no le toca ninguna de las generales, é quea .de- 
dad de mas de treynta años. 

A la segunda pregunta, dixo: que lo que sabe 
desta pregunta es queste testigo conosze al dicho 
Don Luis de Quesada e a la dicha Doña María su 
muger puede aber mas de seys años, e los vido 
faszer vida maridable en uno como marido e muger, 
e por tales son abidos e tenidos e comunmente res- 
petados, e este testigo por tales marido e muger 
los tiene porque los ve faszer vida maridable e vy- 
bir en una casa; e esto disze e declara en esta pre- 
gunta* 

A la tercera pregunta, dixo: que ío contenido en 
la pregunta es público e notorio, e que lo que 
a dicho es la verdad; e le fué leido e se afirmó 
en ello e lo firmó. — Rodrigo Yres. — Ante mi, Xoan 
ligarte^ Escribano público. 

Testigo. — El dicho Francisco de Terrazas, ve- 
zino desta Gibdad, testigo susodicho, del cual fué 
reszebido xuramento por Dios Nuestro Señor e en 
toda forma de derecho, e siendo preguntado por el 
•tenor del dicho ynterrogatorio, dixo lo siguiente: 

A la primera pregunta, dixo: que conosze a los 
en ella contenidos e que no le toca ninguna de las 



BEL ARCHIVO DB INDIAS 275 

generales^ e ques dedad de mas de quarenta años. 

A la segunda pregunta, dixo: queste testigo co- 
noce al dicho Don Luis de Quesada e a la dicha 
Doña María su muger, e los ve faszer vida marida- 
ble como marido e muger, e por tales son abidos e 
t^iidos e comunmente reputados entre las personas 
que los conocen, e este testigo por tales marido e 
muger los tiene. 

A la tercera pregunta, dixo: que este testigo co- 
noció a la dicha Doña Marina casada con el dicho 
Xoan Xaramillo, e durante su matrymonio obieron 
6 procrearon por su fíxa legítima a la dicha Doña 
Marta, e nunca este testigo conoció que tuviesen 
otro fixo ni fíxa ni lo tuvieron; questa es la verdad 
lo qual le fué leido e lo ñrmó. — Terrazas. — Ante 
mí. — Xoan Ugarte, Escribano. 

Testigo. — ^El dicho Gerónimo Ruiz de la Mota, 
vezino desta Cibdad de México^ testigo presentado 
en la dicha razón, del qual fué recebido xuramento 
por Dios Nuestro Señor, e siendo preguntado por el 
tenor del dicho ynterrogatorio, dixo e declaró lo 
syguiente: 

A la primera pregunta, dixo: que conoze a los 
en la pregunta contenidos e a cada uno dellos, e 
qne no le toca ninguna de las generales; e ques 
dedad de mas de quarenta años. 

A la segunda pregunta, dixo: queste testigo no 
vido casar ni helar a los susodichos, pero que los 
tiene por tales como la pregunta dize e porque 



276 . DOGUMBKTOS INÉDITOS 

los^ a visto, e no a visto ni oydo al contrario. 
A la tercera pregunta, dixo: queste testigo vido 
casar a los dichos Xoan Xaramillo e Doña Marina, 
e durante su matrymonio obieron por su fixa legí- 
tima a la dicha Doña Maria, muger del dicho Doa 
Luis de Quesada, e que sabe e vido que falleció la 
dicha Doña Marina sin dexar otra fixa ni fixo legí- 
timo sino la dicha Doña Maria, e questaes la 'ver-, 
dad para el xuramento que fizo, e firmólo. — Geró- 
nimo Ruiz de la Mota. — Ante mí. — Xoan Ugarte, 
Escribano. 

Testigo. — El dicho Miguel Garcia, testigo pre- 
sentado por parte del dicho Don Luis de Quesada, 
del qual fué rescebido xuramento por Dios Nuestro 
Señor e por Santa Maria segund dicho es, e abiendo 
prometido de deszir verdad e siendo preguntado 
por el tenor del dicho ynterrogatorio, aclaró lo sy- 
guíente: 

A la primera pregunta, dixo: que conoze a los en 
la pregunta contenidos e a cada uno dellos, e que 
no le toca ninguna de las generales; e ques dedad 
de mas de trevnta años. 

A la segunda pregunta, dixo: Que la sabe como 
en ella se contiene. 

Preguntado cómo la sabe, dixo: que porque vido 
velar en haz de la Santa Madre Yglesia a los dichos 
Don Luis de Quesada e Doña Maria, e los a visto e 
ve conservar el dicho matrymonio e faszer vida 
maridable en uno como marido e muger. 



DEL ARCHIVO DB INDIAS 277 

A la tercera pregunta, dixo: que vido a los di- 
chos Xoan Xaramillo e Doña Marina casados e 
faszer vida maridable en uno como tales marido e 
muger; este testigo lo vido, e que sabe que falleció 
sin dexar otro fixo ni fixa sino a la dicha Doña 
María, e que esta es la verdad para el xuramento 
que fizo, e íuele leido o afirmóse en ello q no firmó 
porque dixo que no sabia. 

Recebidos e examinados los dichos testigos en la 
manera que dicha es, el dicho D. Luis de Quesada 
lo pydió por testymonio. 

El Señor Alcalde ge lo mandó dar todo en públi- 
ca forma, en lo qual dixo que ponia e puso su ab - 
toridad e decreto xudycial; e que mandaba e man- 
dó que valiese e fuese firme quanto tiempo e lugar 
do fuese presentado, e lo firma. — Gerónimo Ruiz de 
la Mota. — Pasó ante mí. — Xoan Ugarte, Escriba- 
no público. — Gerónimo Ruiz de la Mota. 

E yo Xoan Ugarte, Escribano de Su Magostad, 
e su Notario público e uno de los del número des- 
ta Gibdad de-Meanco lo fize escrebir, segund e como 
dicho es e ante mí pasó, e por ende fize aquí este 
mío signo ques a tal. — En testymonio de verdad. — 
Xoan Ugarte, Escribano público. — Hay un signo e 
una rúbrica. 



Carta del Obispo de México Zumarraga a Fray 
Bartolomé de las Casas fecha a dos de Junio 
de mili quynientos cuarenta e ocho. 



ACOMPAÑA. UNA CARTA DEL CABILDO CATEDRAL DE MÉXICO 

Á SU MAGESTAD, DANDO CUENTA DE LA MUERTE DE DICHO 

OBISPO, FECHA KN VEINTE DE JUNIO (1). 



Reverendísimo Señor. 



RECIBÍ la carta de Vuestra Señoría fecha en 
Aranda en fin del año pasado, e el estado 
en que me hallo me paresce no me da lu- 
gar a responder como quysiera, sino a cumplir con 
el amistad que a Vuestra Señoría tengo; e ansi digo, 
que aceto el parabién que Vuestra Señoría me da, 
no del palio que Su Magostad me embia e face mer- 
ced, sino de que espero en Dios e en su mysericor-c 
dia, que no mirando mis faltas e neglygencias me 
dará en el cielo e en Él el verdadero e seguro palio. 



(1) Archivo de Indias.— Patronato.— Est. 2.'*— Caj. 2.**— 
Leg. 5." 



DEL ARCHIVO DE INDIAS 279 

A Vuestra Señoría encomiendo en el Espíritu Santo 
que le alumbre e dé gracia para que le sirva, e por 
su medio esta nueva república sea mejorada, e en 
ella mas edificada la Santa Fee Gatholica como 
siempre emos pretendido e deseado. Yo estoy muy 
al cabo de la orina, e tanto, que espero en Dios me 
quiere quitar de los trabaxos presentes, e de los que 
demás en el anima se esperaban con este nuevo 
cargot plegué a Él de perdonar mis faltas e deméri- 
tos, e de llevarnos al verdadero descanso; e ansi en 
lo último acordé descrebir esta breve a Vuestra 
Señoría para me despedir, e pedirle por caridad se 
acuerde de mí en sus oraciones e sufragios, e en esa 
corte mire por las cosas desta Yglesia, pues de 
todo e escrito a Vuestra Señoría largo, e por lo que 
a esta tierra toca con la benivolidad que al servy- 
cío de Dios e aprovechamiento destos yndios es ne- 
cesario; e ansimismo, como Vuestra Señoría sabe, 
nuestro hermano Martin de Aranguren siempre 
a proveído mis nescesidades, tanto, que le debo mu- 
chos pesos de oro, e es cierto que nunca tuve des- 
canso sino después que se encargó de nuestra pro- 
beza^ e paréceme es Dios servido redunde en su da- 
ño, porque al tiempo que le abia de pagar e apro- 
vechar es Dios servido de llevarme. A Su Magestad 
escribo, pues todo se ha gastado en servycio de 
Dios e suyo, le provea e pague. A Vuestra Señoría 
pido en charidad e hermandad le favorezca e lo so- 
licite, pues conoce las muchas nescesidades que 



280 DOCUMENTOS INÉDITOS 

hemos thenido, e quan bien por él hemos sido pro- 
veido; e si Dios fuese servido de me prorrogar al- 
gunos dias de mas vida, yo responderé a Vuestra 
Señoría en todo, e como a señor e padre. Nuestro 
Señor prospere la vida e salud de Vuestra Señoría, 
teniéndole en su custodia e dándonos su gracia e 
Gloria. De México dos de Xunio de mili quynientos 
e quarenta e ocho^ años (falleció al dia syguiente) 
Capellán e servidor de Vuestra Señoría. — Fray 
Xoan, Obispo de México. 



Carta del Cabildo Catedral de México a Su Ma- 
gestad dando cuenta de la muerte del dicho 
Obispo {Don Fray Juan de Zumarragá). \ 



20 DE XUNIO DE 1548 (1). 



Sacra Cesárea Catholica Magestad. 

AL Lycenciado Aldana embió esta Yglesia a 
Vuestra Magestad, para que le hiciede 
relación de las necesidades della: creemos, 
como Vuestra Magestad siempre nos faze merce- 
des, le abrá oydo e mandado proveer; e es cierto, a 
falta de. Yglesia, el culto divino rrecibe gran detri- 
mento en su servycio, e los benefyciados gran daño 
de la salud. A Vuestra Magestad pertenece, como 
Señor e patrón darle el ser, que con las crecidas 
mercedes e títulos que le a dado se rrequiere, por 
las quales estos yndignos capellanes de Vuestra 
Magestad besamos sus Reales manos: la qual sabrá. 



(1) Archivo de Indias.— Patronato.— Est. 2.''— Caj. 2.**— 
Leg. 5.** 



282 DOCUMENTOS INÉDITOS 

como a sido Dios servido de llevar a su gloría 
nuestro bienaventurado e Santo perlado Fray Xoan 
Zumarraga, el qual murió en esta Cibdad tan san- 
ta e bienaventuradamente, que creemos segund 
ella e su buena vida está en el cielo, e por sus mé- 
ritos a de fazor Nuestro Señor mucho bien a esta 
^Tierra e Yglesia. Su muerte nos a puesto mucha 
soledad, porque era verdadero perlado, e padre e re- 
fugio de todos e de los necesitados della: murió sin 
acetar el título que Vuestra Magestad nos a fecho 
merced; e como se nos fué, como dentro mauDs: 
ymportunó tanto a Dios fuese servido de le llevar 
antes que se engolfase en negocio que le destraj^esé 
de su llaneza, que le oyó e llevó para sí, segund su 
muerte e las suplicaciones que a Dios fizo para que 
fuese servido de dársela. Sabemos murió pobre y 
con algunos cargos, porque las casas que tenia dio 
en vida al hoiípital de las bubas, los hornamentos 
pontyficiales e parte de libros a esta Yglesia, e 
como su prevenda era poca, por las muchas nece- 
sidades a que acorría , queda debiendo dineros a 
Martin de Aranguren, el qual remediaba sus nes- 
zesidades. Así creemos terna sufragio a que Vues- 
tra Magestad le faga mercedes en descargar el 
anima, que tanto e con tantos trabaxos a procurado 
el servycio de Dios e de Vuestra Magestad e la re- 
formación e confyrmacion de su Santa fee en esta 
nueva Tierra e gente: a Vuestra Magestad suplica- 
mos, atento los méritos del pasado, nos provea de 



DBL ARCHIVO DB IND|A8 283 

tal perlado con el qual el servycio de Dios Nuestro 
Señor e de Vuestra Magostad e el bien universal 
desta Tierra se consuele de la lástima e falta quel 
pasado faze^ por el qual está toda, así naturales 
como advenedizos tan tristes como por perdida de 
verdadero padre, Plega a Dios le tener en el Cielo, 
6 el ynvictísimo estado de Vuestra Magestad en su 
Santa Custodia guarde. De México a veynte de Xu- 
nio de mili quynientos quarenta e ocho anos. — 
Sacra Cesárea Catholica Magestad, humyldísimos 
Capellanes que sus Reales manos besamos. — El 
maestrescuela de Meooico. — El Chantre Loaysa. — 
El Lycencíado Bravo. — El canónigo Avila. 



Carta a Su Magestad de Rodrigo de Granada, 
Rexidor de la Propyncia de Santa Marta, que^ 
xdndose de Rodrigo Alpare{ Palomino e de 
Pedro de Vadillo, Gobernadores que disce quy- 
sieron nombrarse en aquella Provynciaj por 
insultos^ pexaciones e muertes que sefyscieron. 



Santo Domingo. — Xulio 15 de 1529 (1). 



Sacra Catholica Cesárea Magestad. 

EL Comendador Rodrigo de Granada, Factor 
de Vuestra Magestad e Regidor en esta Pro- 
vyncia de Santa Marta^ con el acatamiento 
que debo, beso las Reales manos de Vuestra Ma- 
gestad, ante la qual me quexo de Rodrigo Alvarez 
Palomino e de Pedro de Vadillo, Gobernadores que 
se quysieron fazer de la dicha Pro vyncia, e digo: 
que yo he escripto muchas vezes a Vuestra Mages- 
tad e a los Oidores de su Muy Alto Gonsexo, fas- 



(1) Archivo de Indias.— Patronato. —Est. 2."— Caj. 1.*» — 
Leg. 3.« 



\. 



DEL ARCHIVO DE INDIAS 266 

ziéndoles rrelacion de las cosas de la Tierra e de los 
ynsultos e robos e muertes de ombres questos que 
gobernaron fyzieron en la dicha Provyncia; e todas 
las cartas que yo a Vuestra Magestad escribía, por 
todas las vias que podian se las tomaban e me las 
extraían, e las leyan e gabian los secretos que yo a 
Vuestra Magestad escrebía, sobre lo qual me mal- 
trataban e ynxuríaban de palabras feas que me de- 
zian; llevando reservadamente todo el oro que 
abian en las entradas, no dando cosa ninguna a 
las presonas que con ellos yban a las dichas entra- 
das ni a otra presona alguna; e este dinero que a 
Vuestra Magestad perteneszia, también ge lo lleva- 
ban, e quando ellos alguna cosa querían, daban del 
peor oro quen las dichas entradas abian e de lo que 
querían; e porque yo ge lo tenia e confiaba, como 
Factor de Vuestra Magestad e Hexidor de la Tier- 
ra, muchas vezes intentaron de me matar, e algu- 
nas vezes me prendieron e me ataron preso a la 
Cárcel. Porque sabrá Vuestra Magestad, que yo lle- 
gué a la Cibdad áe Santo Domingo de mediado el 
mes de Henero del año de quynientos e veynte e 
siete, e estuve en la dicha Gíbdad siete mese^ aten- 
diendo pasaxe en que pudiera yr a la dicha Provyn- 
cia, e llegué por Xunio de dicho año e fallé que 
Rodrigo Bastida, Gobernador quera en la dicha Pro- 
vyncia, se abia y do della ocho dias abia, porque 
ciertos traidores que se abian alzado con la Gober- 
nación de la Tierra, lo abian echado della e abian 



286. ' DOCUMENTOS INÉDITOS 

alzado por Gobernador della al dicho Palomino^ el 
qual la gobernó e tyranizó; e fallé quel dicho Go- 
bernador Rodrigo Bastida, abia ganado e pacyfica^ 
do la dicha Tierra e Provyncia e la fizo muy de 
paz; e todos los Caciques de la dicha Provyncia, que 
fasta oy no se a acrecentado ni poblado mas lá 
Tierra de como la dexó el dicho Gobernador Ro-- 
drigo Bastida pacyfícada, sepa Vuestra Magostad, 
que después que los yndioi^ e Caciques do la Tierra 
supieron que abian dado las cridas e puñaladas al 
dicho Rodrigo Bastida, se tomaron a alzar toda la 
Tierra, en especial un Cacique que se disze Debou- 
do, de ques Señor de todos los Caciques de la dicha 
Provyncia; el qual ha estado alzado e escandalizado 
fasta pocos dias en que vino Pedro Romero, e yo. 
Mientras que Palomino e Pedro de Vadillo abian 
entrado la tierra adentro, questu vieron sobre tres 
meses, entramos la Tierra adentro tres vezes para 
aber de los dichos Caciques algún oro, para que los 
que se quedaban en la dicha Cibdad de Santa Mar- 
ta se pudiesen sustentar e mantener, porque al 
tiempo quellos se fueron de la dicha Provyncia, Ue-. 
varón toaos los mantenymientos questaban en la 
Tierra, que non dexaron cosa en ella, e los fyzimos 
de paz e fué mió amigo e nos dio oro, e así es ami- 
go fasta oy: e como el dicho Palomino les tomaba 
el oro por fuerza e se lo fazian dar» se alzaban e se 
escandalizaban todos los Caciques en la dicha Pro- 
vyncia, e los dichos Caciques e yndios fasta oy es- 



DEL ARCHIVO DE INDIAS 287 

tan muy bien con él dicho Rodrigo Bastida, que 
dis^n qoes muj^ buen Cacique, e que les daba mu - 
chas dádivas e les fazia mucho bien e non les toca- 
ba cosa ninguna contra su voluntad; lo qual di- 
cho Palomino era lo contrario: e crea Vuestra Ma- 
gestady que si fasta oy el dicho Grobernador Rodrigo 
Bastida obiese gobernado la dicha Provyncia, que 
oviese fecho muchas cosas muy buenas en servycio 
de Vuestra Magostad, e se, obieran descubierto las 
minas de oro, e los yndios obieran venido a servi- 
dambre, porque le tenian mucho amor e voluntad 
por las obras que les fazia e buen tratamiento e 
dádivas que les daba, porque dezia que aquel fué 
el primero que vino a la Tierra e que les fazia mu- 
chos bienes e que aquel era el mexor; e esta es la 
verdad. La Tierra muy bien, sana e de mucha gente, 
e en ella áy mucho oro desto de chafalonía^ (1) en la 
qual se han fecho casas para descubrir las minas 
del oro e se an fallado, e como fasta agora non ay 
yndios de repartymientos, se está así, que non se a 
fallado gente a las dichas minas porque non ay 
qpiien lo pueda fazer, porque los xptianos son po- 
cos, fasta que aya los dichos yndios de reparty- 
miento. Para que los dichos yndios estén muy pa- 
cíficos e alien oro a Vuestra Magestad, remito 
ciertas petyciones firmadas de mi nombre, por 
las cuales lembio a suplicar ciertas cosas que 



(1) Este nombre daban los españoles al oro de poca ley. 



288 DOCUMENTOS INÉDITOS 

Vuestra Magestad debe mandar proveer; quen 
bien e provecho de la dicha Provyncia e de Vues-. 
tra Magestad las debe mandar proveer, para lo 
qual, e para todo lo demás que fuere menester, em- 
bio poder al Thesorero Rodrigo del Castillo, The- 
sorero en Cabo de Honduras por Vuestra Mages- 
tad, el qual muy largamente fará relación a Vues- 
tra Magestad de todas las cosas de la dicha Pro- 
vyncia, e de lo que Vuestra Magestad debe de 
mandar proveer, porque de todo va muy bien 
escrito, e ynformado de las cosas de la Tierra; por- 
que agora, quando iba a la Corte de Vuestra Ma- 
gestad a negociar, se vino a la dicha Provyncia de 
Santa Marta, e estando en ella fué ynformado de 
todas las cosas que convenian que Vuestra Ma- 
gestad debe proveer, ques bien para la dicha Pro- 
vyncia e son servycio de Vuestra Magestad, al qual 
me remito. 

Nuestro Señor la vida e Real Estado de Vuestra 
Magestad acresciénte con otros muchos mas Rey- 
nos e Señorío a Su Santo Servycio. Amen. Desta 
Gibdad de Santo Domingo de la Isla-Española a 
quynce dias del mes de Xulio de mili e quynientos 
e veynte e nueve años. — Los pies e manos de 
Vuestra Real Magestad con el acatamiento que 
debo, beso. — El Comendador Rodrigo de Granada* 
— Está firmado. 



Carta á Su Maxestad de Xdcome Castellón^ por 
la que pide armas e muny dones para la For^ 
talega questaba a su cargOj con otras cosas re- 
lativas d aquella tierra de Gumaná. 

■ 

Santo Domingo. — Octubre 30 de 1529 (1). 



Sacra Cesárea Cathólica Maxestad. 

POR petycíones mias, yrribiadas a ese su Real 
Gonsexo, e suplicado a Vuestra Sacra Ma- 
xestad mande proveer de artyllería, armas 
e munyciones para la Fortaleza de Cumand, que 
por Vuestra Maxestad tengo; lo qual vuelvo a sopli- 
car en la presente carta, porque si Vuestra Maxes- 
tad no lo a mandado proveer, sea servido de man- 
dallo, porqués muy necesario si las guerras perse- 
Teran, porque sin duda se puede creer ayan de 
tomar franceses para este berano próximo e con 
mas fuerzas questa vez vynieron ; en lo qual lo que 
sucedió, porque los Oydores e ofyciales de Vuestra 



» (1) Archivo de Indias.— Patronato.— Est. 2.«— Caj. 1.^ 

TOMO XLI *9 



que yo luii^u, v/ v^^a^ ^^ 

ta de Vuestra Maxestad, solamente ce 
rescates que larán: lo qual trae coní 
rancia de manyfiesto servycio; pen 
questá debaxo deste ofrecymientOy es 
dida en yerba verde, lo qtiaU por lo que 
cío de Vuestra Maxestad e f azer lo que d 
descubrir. E es, que derechamente < 
mir él salario qde Vuestra Maxestad c 
de los yndíos de aquella provyncia, p* 
masiada bexacion, tal que se pueda U 
cion, fiUos no podrían sacar de los yn< 
río para sustentación de la dicha Forl 
los otros aprovechamientos de ^e f 
gozado e gozan ellos e los de la Marg 
les con todo esto, sin carga semexai 
den mantener, quauto mas con ella: 
no lo podrán tolerar, ni complir e! 
aunque metan la' tierra a sacomano, 
con regla e orden en ello entendieseí 
rtrAAr oue Vuestra Maxestad no per 



DBL ARCHIVO DB INDIAS 291 

% en ella e soy conoscido de los yndios, e no me 
ftíta abylidady e es cierto que sacaría yo della mas 
9^6 los de Cubaguüy e ansí mismo deseo servir a 
nuestra Maxestad 9 no menos quellos; e si obiese 
^noscido que sin cargar mi concyencia e yr con- 
'^ lo ques la voluntad de Vuestra Maxestad, en el 
^^^tamiento destas gentes se podiese sacar de la 
^ira para sostener la Fortaleza sin salario, dias a 
me obiera a ello proferido; pero en ninguna 
^ ^í^era se farán sin caer en ambas estas cosas que 
cho, de las quales me guarde Dios. E esta es la 
[ad para aquí e antél, lo qual digo por facer lo 
debo, e este es mas berdadero i^érvycio, e no 
muave interese alguno mió, de lo qual fago a 
testigo; e sea a Vuestra Maxestad ciertOi que 
^^^^en otra cosa dize no tiene parte en estas consy- 
^*^c¡ones, e piensan que por ofrezer avisso dó inr 
^^^^ses an de ser acebtos, quanto mas que proveído 
^^¡te nuevo aviso e ofrecvmiento de daños las en- 
^^fiase, e por pensar de dañarme a mi sechan carga 
^e no podrían llevar; e la cabsa es, porque an 
«^bido que yo di notycia a Vuestra Magestad; por mis 
, cartas, de lo quen el tratamiento de los yndios de 
^^ellas provyncias pasaba, para que lo mandase 
remediar como fuese su servycio; e sobrello mandó 
despachar ima su cédula dada en Madrid a trece de 
Harzo deste año, deryxida al Presidente desta su 
Real Ábdyencia e al Lycenciado Espinosa, para que 
reszebiesen sobrello ynformacion; la cual se ymbía 



292 DOCUMENTOS INÉDITOS 

a Vuestra Maxestad, e tan e iQÍentras en ella prove- 
yesen lo que convenía al bien de la Tierra e amparo 
de los yndios, en lo cual por no ser venido el Pre- 
sidente no se ha entendido ^ e como esto haya heñi- 
do a notycia de los de Gtibagua e no deseen orden, 
querían echarme dentresí por mas libremente fazer 
lo que quysieren, e no aliaron otro medio para lo 
qual intentar, e se ayudaron e ayudan de Gaspar de 
Astudillo por guión e norte, el qual sobrello escre- 
birá su pareszer e deseo, e non sin efycacia. 

Vuestra Maxestad mandará ver lo que mas a su 
Real servycio convenga e eso mandará proveer. — 

Nuestro Señor conserve la vida de Vuestra Ma- 
xestad con abundamiento de mayor Reynos e se- 
ñoríos. De Vuestra Sacra Gathólica Maxestad 
umildisimo siervo que sus pies besa. — Xacome de 
Castellón. 



Carta e relación de Garda de Lerma, Goberna- 
dor de Santa Marta, al Obispo de Santo Domin- 
go sobre las cosas de aquella Tierra. 



Santa Marta.— Enero 16 ot 1530 (1). 



Reverendísimo e muy magnánimo Señor. 

Do^ cartas e rezebído de vos, con las qualefi 
e rezebido muy gran merced; e no me ten- 
ga Vuestra Señoría por tan negligente, que 
si yo obiera estado para escrebir no obíera dado 
quenta de todo lo que a pasado; mas con mi mal, 
encomendélo al Cabildo desta Gibdad para que lo 
fyziesen fazer saber a Vuestra Señoría e a esos Se- 
fipres muy por estenso, como pasaba. 

Pareze que a abido descuido, según Vuestra Se- 
ñoría mescribe, e ame pesado mucho dello; e aun- 
que como Vuestra Señoría sabrá, después que acá 
me firieron no e alzado cabeza, porque con la fal- 
ta del médico e ciruxano e botica, los hombres 



(1) Archivo de Indias.— PatroDato.—Bst. S."*— Caj. i.""^ 
Leg. 3. 



294 DOCUMENTOS INÉDITOS 

acostumbrados a ello no pueden tan presto arribar 
ni guarecer, con todo mi mal quiero dar quenta a 
Vuestra Señoría de todo lo que a pasado acá, su- 
mariamente; e porque con el navio de Pavía se lo 
ymbiaré todo por testymonio que faga fée, e no se 
dé crédito a tantas mentiras tan fuera de razón e 
de camino como a Vuestra Señoría e a esos Seño- 
res dizen, e aun mas no dizen, que por las calles 
donde no abrá tanta discreción pasa e xuzgar la yn- 
tencion de los qtie la dizen. 

Lo del pueblo grande pasó desta manera. Este es 
un pueblo que ge lo cometí a Palomino en compa- 
ñía de Vadillo, e fiziéronles volver los yndios antes 
.que llegasen a él, que los salieron al camino : yban 
con toda la gente de pié e de caballo sin faltar nin- 
guno que ubiese en la tierra, e después de aber yo 
ydo a dos entradas, algunos de los Capitanes e 
fldalgos, ombres de bien, zelosos del servicio de 
Dios e de Su Magestad, dixeronme quesería bien 
yr a este pueblo grande; e tomado pareszer con los 
ofyciales del Rey e Cabildo e Capitanes, yo me de- 
terminé e ymbié treinta az^idoneros e acheros para 
fazer un camino. 

El Protector vino a mí diziéndome, que por amor 
de mí le dexase }t delante, porquél quería fablar a 
estos yndios, de paz, e donde no se fiziese, iríamos 
sin perxuycio de nuestras concy encías. Yo, visto ser 
xusto su pedimento, dile la getite de pié e de a ca- 
ballo que me pidió, e mandé que no se saliese de un 



DBL ARCHIVO DE INDIAS 295 

pueblo de amigos que confína con el otro, para que 
no acaeciese algún desastre por el Protector o por 
los que por él yban. E}! estubo allá cinco o seisdias, 
en aquel pueblo de los amigos, e al cabo dellos fizo 
volver los azadoneros que abia en el camino, que lo 
estaban faziendo, e vino él aqui, e a mí e a todos los 
vesdnos dixo, que con ramos nos saldrían a reze- 
bir, que quedaban todos muy de paz. E pasados al- 
gunos días, siendo certificado de quan gran pobla- 
ción este era, e quanto ser vy ció *de Dios e de Su 
Magestad seria sobxuzgarle, e que nos viesen allá 
los yüdios, tomé treinta de caballos e doscientos 
peones, e fuime camino de allá e aposénteme en el 
pueblo de los amigos, que confina con él; e estando 
xunto al dicho pueblo grande, mandé llamar losí 
Capitanes, e gente de bien toda la que abia, e xun- 
telos, especialmente aquellos que abian estado alli 
con Vadillo e Palomino, quise tomar su parescer si 
abiamos dentrar de guerra o de paz. en el dicho 
pueblo, e todos conformes dixeron que de paz, por- 
que seria mucho provecho. El Protector no quiso yr 
conmigo esta xomada, aunque yo ge lo rogué e 
requerí: los que abian ydo con él a fazer las paces, 
queriéndome ynformar dello como abia pasado, di- 
xéronme como no abia llegado ninguno dellos a ver 
ningún yndio, ni los yndios a ellos, e parecióme 
mal recabdo e en alguna manera trampa. 

Sábado que se contaron quatro dias del mes de 
Setiembre, llegando al Tianquez destos yndios del 



296 DOCUMENTOS INÍDIT08 

pueblo grande, llamé la xente, e dixeles oómo el 
Protector no abia fecho pazes ningunasi ^e AieBen 
a mexor recabdo de lo que yban; e con esto mandé 
a dos Capitanes que subiesen en lo alto sobre la 
mano derecha e izquierda, e tomásemos los pasos 
antes que fuésemos sentidos de los yndios, porque 
por cierto es tan áspera cosa la entrada, que diez 
ombres bastaran para defenderla a diez mili: e su- 
bieron los Capitanes e ganaron los altos, e entré 
yo luego con la xente de caballo por el paso estre- 
cho, quen ninguna manera puede yr un ombre de 
caballo por él, sino es el caballo muy cuerdo; yba 
despacio, e asi entramos yo e todos los de caballo, 
e asenté el Real en lo mas alto del pueblo grande e 
en la mayor población del pueblo grande. £ quando 
los yndios nos vieron dentro, muy espantados nos 
venian a ver como cosa mostrua, e aquella noche 
diéronnos de lo que tenían para comer; yo les man- 
dé dar luego muchas achas, camisas, peines e al- 
pargatas; e así aquella noche, teniendo guardados 
los pasos por la gente de pie, fuenos forzado dw- 
mir allí. £! otro dia, domingo, oymos misa, e la 
gente de pie, questaba en lo alto guardando los pau- 
ses, descubrió tanta tierra poblada, quera cosa es- 
pantosísima; e el Domingo en la tarde, que fueron 
cinco del mes de Setiembre, los Capitanes e gente 
me pydieron lycencia para que les d^xase yr a 
ver aquellas poblaciones, pues la gente de caballo 
no podia yr allá, quellos no querían acometer por- 



DEL ARCHIVO DE INDIAS 397 

queran tantos, pero que por la vía de rescate dy- 
rían qué gente era. Yo con aquella condycion e 
conque les pareció a todos que se debía fazer, diles 
lycencla para quel Lunes de mañana, echas de las 
dos Capitanías una, porque la gente no fuese des- 
mandada e repartiérase, e de dos Capitanes xun- 
tos fueran a lo ver; e a tres quartos del Real donde 
yo estaba, fallaron tanta población quen todo el 
Liunes e Martes no pudieron volver a él. Otro Capi- 
tán con su gente e con la de otro Capitán que que- 
dó, enfermo, fué la vía del Leste; ya Vuestra Seño • 
ría a de saber que aquel pueblo grande está al Sur 
desta Cíbdad: asimismo ymbié otro Capitán para 
fazer un camino para salir a lo llano,, ques un 
llano muy grande e muy poblado e rico, el qual 
llevó quarenta ombres con sus machetes e achas e 
azadones para fazer el dicho camino, para que pu- 
diesen salir allá. Desta manera que e dicho, partie- 
ron estos Capitanes con toda la gente de píe; yo 
quedé en el Real con la de caballo faziendo guar- 
da: todos llevaron mandamiento mío quel Martes 
en la noche -volvieran «donde yo estaba; subcedió 
anñ, que plugo a Dios que al Capitán que fué la via 
del Leste, a media legua del Real falló muy gran 
cantidad de yndios en un paso, e acometieron al Ca- 
pitán é a la gente tan bravamente, que pie a pie se 
tenían los yndios con ellos; e yrieron al Capitán e 
a seis compañeros, por donde les fué forzoso vol- 
yerse al Real: de camino toparon seis yndios que 



298 DOGUMBNTOS INÉDITOS 

venian cargados; estos truxeronmelos atados, e vis- 
to lo que los }7idios abian fecho, curé lo mexor 
que pude al Capitán e a los otros heridos con bar- 
bero que acertó allí Dios, e dábales el refresco e 
cosas necesarias, e fízeles poner en sendas aruacas, 
6 con alguna gente de caballo e otros de pie que 
abian vuelto; adonde por aberlo fecho ellos muy 
bien» les mandé dar todo lo necesario, e para que 
no padeziesen necesidad, les di setycientos pesos 
de oro, en oro, que truxesen consigo: e en esto se 
ocupó todo aquel dia fasta el Martes al medio día, 
e a la noche vino un Capitán de los questaban fue- 
ra e dexó la gente muy pacyfica e al otro su com- 
pañero con ella, guardando el paso; porquera de 
noche e supieron lo que abia acaecido, el otro Ca- 
pitán, que abia ydo al camino,- no vino al tiempo 
que lestaba mandado. 

Miércoles, dia de Nuestra Señora, xuntos toda la 
gente conmigo, el voto e parecer de todos fué, que 
dos Capitanes, con ciento e cinquenta ombres, fue- 
sen a fazer xusticia, de los yndios que me abian 
traydo presos, e que no acometiesen a los yndios, 
mas de fazer delante dellos la dicha xusticia de 
aquellos que llevaban presos, e que se volviesen: e 
visto el parecer de todos ser conforme, yo mandé 
a dos Capitanes que fueran con los dichos ciento e 
cinquenta ombres e púsolos en orden segura; e un 
Capitán guió la vanguardia e el otro la retaguardia, 
e comenzaron Xueves, a nueve de Setiembre, a yr 



DSL ARCHIVO DE INDIAS 299 

m camino, e mas cerca del Real, do hyrieron al pri- 
i&er Capitán, tenian tomado ya un puesto en alto» 
9Q6 abia, los 3nidios, e eran muchos en cantidad, e 
. tenian mucha munycion de flechas e muchos yndios 
9ue les servian. El Capitán que llevaba la vanguar- 
dia arremetió para los yndios, e fueron tantos los 
ÍUe cargaron sobról, que le fyzieron volver las es- 
Peídas; e como la gente vio volver al Capitán co- 
^^nió a huir, e allí hyrieron quarenta e dos om- 
^í'os; los dos murieron luego. El Capitán de la re- 
*^^uardia recogió la gente, e pareciéndole que todos 
^oryrian si esperaba, rotrúxula, e de ¡allí me ym- 
*^i<S un peón para que lembiase socorro: luego a la 
^^« fué socorrido, que ymbió un sobrino mió e do- 
^^^ de caballo los mas sueltos que abia, e los rogues 
^^ rienda e otros detras dándoles. Plugo a Dios que ' 
sti.l)ieran allá los caballos, que no seria posible creer 
P^T el agrura que alli abia por donde subieron; no 
^'^ de pensar otra cosa sino que lo permitió Dios que 
í^ese así, porquescapase aquella gente; e como los 
yndios vieron los de a caballo arriba, comenzáron- 
la retirar en un cerro muy .fuerte, .tan lexos de 
V)s xpianos, que pudieron muy bien vepir seguros 
dlReal aquella noche; la qual toda pasamos en cu- 
rar los heridos e en consolarlos e en velamos, que 
fué harto trabaxo. £ otro dia Viernes, diék dias 
de Setiembre por la mañana, un yndio que yo 
traya conmigo, amigo mió, me dixo: <Senor: yo 
>me quiero yr porque oy te an de matar a tí e a 



800 DOCUMENTOS INÉDITOS 

>todos los xpianos^ porque ay tantos pueblos xun- 
>tos para pelear contra tí, como estrellas en el Gie- 
>lo.> Yo, alagándole e diziéndole que no lo creyese, 
que no osarían baxar donde yo estaba los yndios, . 
animándole lo mexor que pude, salí con él e llamé 
a todos los Capitanes, caballeros e gente de pie, e 
dixeles lo quel yndio me abia dicho; e allí obo mu- 
chos votos e parezeres diferentes, porquel Capitán 
que abia ydo a fazer el camino no era vuelto, e 
dexábamos a él e a toda la gente en peligro de mo- 
rir. Los votos dezian que yo me saliese, porque te- 
nían en mujcho quescapase, crej^endo que abía*^ de 
ser como el yndio lo dezia; otros lloraban a sob 
amigos que quedaban con el Capitán quera ydo a 
fazer el dicho camino: quando oya estos votos, yo, 
visto que quedaban muy diferentes, e estaba en mi 
determinación, e porque no era razón de perderse 
aquella gente, tuve gana desperar allí, e luego 
mandé armar toda la gente questaba para tomar 
armas; e porque abia dos pasos que los yndios no 
los guardaban, e era ymposible quellos nos pudie- 
sen fazer mal teniendo nosotros los dichos pasos, 
quera el uno por do nosotros abiamos de salir, e el 
otro por donde los yndios nos abian de ^Tenir, esco- 
gí cien ombres, los mexores que alié, e puse dos 
GapitSmes con cada cinquenta ombres en los pasoB 
por donde los yndios abian de venir; era un cerro 
muy alto e teníamos puesto una cruz, e debaxo de- 
Ua mandé estar todos los questaban en aquel paso: 



DEL ARCHIVO OB INDIAS 301 

e después que lo tuvieron tomado este e el otro a 
pl9zer, ymbié quatro de caballo que subiesen allá 
a gatas^ e fallaron los yndios tan quietos sin bullir- 
se, quera cosa espantosa: en el Real andaban seis 
de caballo rrondando porque de los buyos no nos 
saliesen a flechar. E estando esto, oymos un gri- 
to de un yndío, e no pedimos atinar donde ve- 
nia; e así súpitamente oymos gran gritería e lue- 
go a la ora mandé salir los dolientes e heridos, 
e con ellos alguna gente de caballo que los ayu- 
dase a salir; e a nuestra vista vino una ba^ 
.talla de yndios tan grande, e acometieron á 
los que tenian el Cerro de la Cruz tan bra- 
iramente, que los xpianos no tenian otro rreme- 
dio quecharse por alli abaxo azia lo llano, don- 
del Capitán era ydo a fazer el camino: los yndios 
conocieron la victoria contra ellos, e fueron en su 
segaymiento, e al que rodaba mal matábanle, e asi 
mataron -muchos de aquellos que huyeron. Los yn- 
dios volvieron en quatro escuadras, por cuatro par- 
tes, a donde yo estaba con treze o catorce de caballo 
e seis peones, e acometiéronme tan bravamente, 
que llegaron cerca de mi e de los otros, e yo e 
los de caballo pudimos revolver sobrellos, e aunque 
la tierra era ruin escramuzamos con ellos, e murie- 
ron algunos dellos: desta manera estuvimos dos ho- 
ras grandes revueltos con ellos, fasta que se retira- 
ron a unos buyos questaban cerca; allí pensamos ya 
qa^ los teniamos de vencida e anduvimos por sa- 



. 302 DOGUMBNTOS INÉDITOS 

Carlos, llegándonos a los buyos do ellos salían a 
flechar: matáronnos quatro caballos de los que 
conmigo estaban e hy rieron me el mió; e visto 
el estrago que fazían en los caballos, pareciónos 
bien e que sería aceptado, volvernos al Real. E 
entretanto que nosotros faciamos esto, los yndios 
fueron a buscar los xpianos questaban guardando 
el paso; e los xpianos que vieron los yndios, antes 
que les acometiesen, lo desampararon e Ixuyeron 
porquestaban sin Capitán, quera ydo a sacar alga- 
nos dolientes, segund dezian: los yndios apoderá- 
ronse tan bravamente del paso, que ningún om- 
bre pasaba de pie ni de caballo que no le mataban^ 
porque abian cobrado allí lanzas e otras armas de 
algunos xpianos que las abian dexado, que iban 
huyendo; e en esto llegó un xpiano a mí que iba 
a pasar, e diéronleuná lanzada en la cara, e vol- 
vióse donde yo andaba escaramuzeando con los yn- 
dios con nueve de caballo, que ya no eran mas 
los que conmigo estaban, porque los demás eran 
salidos por defecto de sus caballos que ge los 
abian muerto, e aun saliéndose se mataron dos de» 
nos. E visto el peligro del paso, parecióme yr a 
socorrer, los xpiamos, e dexé quatro de caballo e * 
quatro peones en la retaguardia, porque los yn- 
dios con quien andábamos escaramuzeando, no nos 
persyguiesen por las espaldas; e allí llegué yo al 
río del paso e un criado mió iba en un muy buen 
caballo mió e quísose adelantar, por me fazer hoo-> 



DBL ARCHIVO DE INDIAS 303 

na a pasar primero que yo, e fueron tantos los 
flechazos que le tiraron^ que le fycieron desatinar 
al caballo, e cayendo, dio consigo en el río, e él 
qoe iba encima se tuvo de unas ramas; e llegué yo 
a tiempo a socorrerle, e plugo a Nuestra Señora 
^enos fizo merced a mí, e a los que conmigo yban, 
qne lo pudimos socorrer e fué muy gran milagro: 
e socorrido este, e puesto en su caballo, tuvimos 
algunas dyferencias sobre si acometeríamos los del 
paso o nó, e a mi me pareció acometerlos; e en 
medio del paso estaban muertos dos caballos mios 
de carga con todo lo que llevábamos, e esta era la 
<^ que los que acaballo conmigo estaban rebu- 
^ ^n el paso. Con estos caballos estaban dos ne- 
gros e un xpiano, que querían escapar con la plata 
e capilla mía a cuestas, e mándeles que lo echasen 
todo en el río e que fyzieran el mexor lugar que 
pudiesen para pasar: allí me mataron luego el 
n^ mió e hyrieron al xpiano a mis oxos; e tó- 
rneme tanto despecho, que no pude fazer menos 
<ie poner las piernas a mi caballo, en esto trope- 
zó e& el camino e caímos 3^0 e mi caballo a la par- 
to de la peña, en lo menos peligroso, e allí acudie- 
ron muchos yndios sobre mí; mas como yo estaba 
may bien armado e embulado, cubierto de los ca- 
Itfilos, plugo a Dios que no me fyzieran mucho 
mal. Con todo el un xpiano huyó e el otro ayudóme 
a salir del caballo, e en levantándose el caballo, 
comenzó el caballo a huir por el camino, e el otro 



'dOi DOCUMENTOS INÉDITOS 

xpiano tras él, de manera que yo quedé solo. Los 
yndiosy como así -me vieron, cargaron sobre mi 
mucha cantidad dellos, e plugo a Dios que me fallé 
con la adarga en el brazo e con una lanza corta a 
dos manos, e el que a mi se llegaba una vez, no 
osaba volver mas: ellos me flechaban muy brava- 
mente e porque no podian fjizer ympresion, por ser 
las armas recias de acero, volvíanse las flechas 
azia ellos, de quellos sespantaban, e anduvieron 
tanto cercándome por todas partes, que me falla- 
ron las escotaduras que tenia debaxo de los jT^otes 
en las piernas; hiriéronme en la una pierna mala- 
mente e en la yzquierda me hyrieron, pero me pasó 
la flecha en soslay por delante: yo por nó darles a 
entender questaba herido, saqué las flechas e volví 
sobrellos; e estando revuelto con ellos, un xpiano - 
questaba en la retaguardia con la gente de caballo, 
antes dentrar en el paso, vio venir unos yndios que 
venían por otro cabo con una lanza que trayan e mu- 
chas flechas a dar en mi, e llegó el xpiano donde yo 
estaba é dixo: <ea Señor, a ellos;» e allí murió el 
yndio de la lanza e otros que se atrevieron . a 
allegar mas cerca. Después desto, el xpiano e yo 
trabaxamos todo lo que pudimos un gran rato, e 
al compañero le acossaron mucho los yndios por- 
que no estaba tan bien armado como yo; e visto, 
esto pásele de la otra mano derecha mia, e asi tra- 
baxamos un rato por defendernos e ofenderlos lo 
mas que podíamos: los yndios daban muy grandes 



DEL ARCHIVO DE INDIAS 306 

gritos alguaxir óalgiuxañro. Eoeste tiempo llegaron 
los compañeros, e trúxéronme un caballo mío muy 
bueno, e otros dos criados mios que todos tres abian 
ydo por un caballo para socorrerme: yo cabalgué 
en él aunque con gran trabax^o, porqne tenía 
tres heridas que me daban pena, e en especial una 
que me dieron en la mano de la lanza que traya 
desarmada, que mentró e desolló toda la mano por 
donde pasó que tenía pegada la lanza; esta flecha 
no tenia yerba: cabalgué en mi caballo, e nunca 
mas los yndios me tiraron en viéndome a caballo, 
e laego a la ora se retiraron. Yo acordé desperar 
allí los xpianos questaban en la retaguardia, e lue- 
go a la ora pasaron todos, sin que ninguno fuese 
herido ni lysiado, ni caballo ninguno; e coxidos to- 
dos, poco a poco fuíme al Tianque. e fue tañí o lo 
que los judíos nos dexaron, que obo compañeros 
quequysieron volver por mi plata e capilla; yo no 
lo quise consentir; tan solamente el cáliz se pudo 
aber; todo lo otro se perdió, quen verdad a mí aun- 
quera poco, me ha parecido mucho por la falta que 
me f^ze, e aun le faze a todo el pueblo lo que se 
perdió mío. Pues llegado al Tianqae tarde, herido é 
cansado, no quise partir de allí sin yr a socorrer al 
. Capitán questaba faziendo el camino por la otra 
parte del llano; e visto por la gente que pasaba yo 
a esto recogiéronse conmigo muchos queran ydos 
delante, pensando que los yndios nos syguieran; 
e asi saqué cinquenta ombres muy buenos e veinte 

TOMO XLI 20 



306 DOCUMENTOS INÉDITOS 

de caballo, los quales ymbié por un camino que lla- 
man de Riofrio, e toparon luego con el Capitán e 
con la gente questaban fazie&do el camino; e fué 
grandysimo milagro de Dios que si no fuera por ym- 
biarlos a buscar, todos murieran, e plugo a Dios 
que los de caballo llegaron e todos vynieron segu- 
ros e sanos sin peligrar ninguno. E luego esa no- 
che fuimos a dormir a un pueblo de amigos, ques* 
taba xunto, e allí dormimos; e del cansancio aque- 
lla noche, donde no abia otro remedio alguno con 
que nos curásemos sino vinagre e aceite; e un bar- 
bero, e un mancebo que llaman Bueso que creo que 
Vuestra Señoría le conoce, me chupó la herida, 
porqués ombre diestro; ampóllesele la lengua e la 
boca, lo qual tuvieron todos por mal señal, que pen- 
saron que tenía yerba; no me lo osaron dezir aque- 
lla noche: las otras heridas no eran nada, e por 
esto no me curé dellas, e así mandé aderezar una 
amaca e truxéronme crystianos e yndios fasta esta 
Gibdad por arto ruin camino, e los otros heridos 
vynieron en barcas e canoas, fasta aquí, con cu- 
bierta, como mexor pudieron. 

Después de llegado aquí yo, con todo mi mal, 
proveí que todos tubieren camas e posadas e me- 
dicinas, barberos e mugeres e todo lo que obiesen 
menester; de manera que no muriese la gente por 
la necesidad grande quentre ella abia, todos con 
poco dinero e todo lo que abian menester sobrado; 
asimismo di socorro a todos, los de a caballo a doze 



DEL ARCHIVO DE INDIAS 307 

castellanos a cada uno, e los de pie a ocho, a los 
Resalieron buenos: e arto yo mempeñé e adeb- 
dé mucho, con esperanza que si yo muriese. Su 
Magestad lo mandaría pagar, e si viviese. Dios me 
daría gracia que yo lo remedyaria sin costa de Su 
Magestad; que fasta oy tan solo un maravedí no le 
a costado nada deslo, sino que todo se a pagado 
de la parte que a mí me da: e los caminos e lo de- 
mas todo se a fecho a mi costa, e de la parte que 
106 dan los mismos compañeros por su voluntad, 
í^es llegado a curarme en esta Cibdad, púseme en 
DMDos de quatro barberos que aquí abia, que no 
^a otros, e después de aber dicho todo lo que 
digo a Vuestra Señoría arriba; e también lo que 
dyriapara descargo de mi concyencia e mi ánima, 
abriéronme luego la pierna con una navaja, e se- 
PWisupe, tuvieron todos por mortal la herida, e 
plogo a Dios e a su bendita Madre que mescapó; 
^ tanta la diecta que tube, que oy dia no puedo 
^rtbar, quen comiendo tantico demasiado, me 
tí>nia una calentura, 

, Después desto, xuntáronse los ofyciales del Rey 
6 sabiendo desto en verdad, fuéronme a pedir, que 
pues yo no estaba para cabalgar a caballo tan 
precito, les diere ly concia con un Teniente mió para 
yr sobre aquellos yndios, con un ardid de guerra 
qnellos tenían pensado de saltearlos e tomarlos des- 
cuidados; e así por fazerles plazer, aunque fué 
contra mi voluntad, porque la gente desta tierra 



308 DOCUMENTOS INÉDITOS 

no es tan bien mandada en mi absencia como se- 
ria menester, mandé a Francisco de Arbolache, mi 
Teniente, que fuese con treinta de caballo e con 
ciento e ochenta peones; e porque yo sabia todos 
los pasos e entradas que abia, dile ynstrucion como 
abia dentrar. E partieron daquí a visperas, e fue- 
ron a fazer noche a dos leguas del pueblo grande, 
dondestu vieron en un arcabuco tan secreto, que 
nunca fueron sentidos; e luego un Hernando de la 
Feria e Xoan Descebar e Alonso Martín, dos horas 
antes que amaneciese, tomaron treinta compañeros 
e tiraron su camino, porque se abian ofrecido de 
quemar ellos el pueblo, e asi fueron ellod delante 
e el Teniente tras ellos con toda la otra gente: como 
la noche fué muy oscura, escondióse mucha gente 
por el arcabuco por no subir arriba, e asi fué, que 
tampoco los Capitanes que tenían cargo dellos tu- 
vieron el cuidado quera razón dellos; por manera 
quel Teniente, quando amaneció, vio que los treinta 
ombres que abian subido arriba estaban puestos ai 
pié de la cruz, e estaban dando grita e vitoria, e 
llamando a Santiago; en esto los yndios reconocie- 
ron la poca gente que les fazía guerra e les quema- 
ban los buyos, e dieron sobre los xpianos tan rezia- 
mente, que hyrieron a muchos. El Teniente facía 
subir la gente arriba por fuerza a quinchones, por 
socorrer los xpianos questaban en lo alto, e visto 
que no los podía fazer subir, él e un sobrino mió 
e otros cuatro de caballo, subieron a caballo para 



DBL ARCHIVO DE INDIAS 309 

recoger e amparar la gente que venia de arriba; 
porque los yndios, visto el daño que los xpianos les 
Rabian fecho en quemarles los buyos, descendían 
como perros rabiando tras los xpianos; e por cierto 
qne fuera cosa bien acertada e muy bien fecha si 
^o fuera por el desmán e desconcierto de la gente, 
E el Teniente se baxó adonde yo abia ymbiado bar- 
^^s, azia la costa del lugar, a los amigos, para traer 
los heridos por la mar, porque no fuese sentido por 
los amigos el desmán que les abia acaecido, los 
9^^1es fueron rezebidos por mi, muy bien, e cura- 
dos como podimos, si faltar nada. E puede Vuestra 
Señoría creer, que si no fueran los heridos algunos 
^^ los que herraron e por la mucha falta de gente 
í^^ tenia, que yo les fyziera tan buen castigo, que 
^ todos fuera escarmiento. Pues vuelta toda la gen- 
^ a esta Cibdad, muchos dias abia que me reque- 
^an e dezian que yo les repartiese esta tierra o les 
^^e lycencia para aprovecharse desta tierra* yo 
^^ abia prometido de dar orden como se aprove- 
libasen, visto los trabajos que abian pasado, e las 
grandes nezesidades que de presente tenia; e por 
ínitarles de una duda en quéstaban, quera que pen- 
saban, que yo por llevarles los derechos de Capitán 
General o por aprovecharme de toda la tierra no lo 
repartía , ymbié por los Vesitadores que abia man- 
dado vesitar toda la tierra e por los Escribanos que 
se abian fallado en todas las visitas; e acá no se 
visita la tierra por yndios, sino por buyos, porque 



310 DOCUMENTOS INÉDITOS 

no se podia saber la cantidad que son los yndios. 
por ser mucha la tierra que tenemos subjeta e d< 
paz e sin número los yndios: luego mandé elegii 
procuradores, e con el parezer de los que habiai 
servido determinó darle ly concia, que se syrviereí 
destos amigos, así de oro como de otras cosas, qu( 
por evitar prolyxidad, la ymbio a Vuestra Señorís 
para que la vea e me ymbie su parecer; e asi tods 
la gente con esta lycencia general ha ose aprovechadi 
demucha cantidad de oro, e se aprovechan cada dia 
e están contentos e remediados: yo pongo los ye 
dios a que por sesmas den el oro; algunos ay qu 
vienen en ello, e otros que no ; esto a sido ago"^ 
buen remedio para la gente, e mucho descanso pa^ 
Su Magostad: se tomó el mejor cacique que ay 
la tierra que se llama Bonda, 

Después de aber fecho esto, venieron aquí u 
yndios amigos mios, con aviso que abia cierta P 
vyncia en que abia mucho oro, quembiase alia; 
tanto me ymportunaron, que yo determinó 
ciento e treinta ombres e ymbiar con ellos alia 
un sobrino mió: los yndios pensaban llevar lo 
xpianos adonde no pudiesen salir ni volver mas 
acá, porque la Provyncia era muy áspera e la gen- 
te muy belicosa; e cierto, si Dios no lo remediara, 
ellos tubieran urdida una buena traycion aunque 
después se desculparon; pues yendo a entrar en é 
mismo valle, plugo a Dios que los xpianos obieroi 
de pasar un rio grande, el qual no' pudieron pasar 



DEL ARCHIVO DB INDIAS 811 

edíxoles un yndio mió, que yo embió con ellos, 
qaél les llevaría por un camino que fuesen mas 
presto a aquella Provyncia por lo alto de la sierra; 
^ este sobrino mió con toda la otra gente, acorda- 
ron de seguirle e fueron a dar aquel dia en los yn- 
<líos questaban en celada contra ellos; e como los 
yndios los vieron sespantaron e pusiéronse luego en 
^n cerro, e comenzaron en él a gritar e a tirar a 
ios xpianos, e los xpianos asentaron su Real en un 
i^gar frontero dellos, e estuvieron holgando todo el 
'^i^ sin acometerlos. Los yndios que sabian de la 
^**^indad huyeron, e luego que vieron la grita^ vino 
^^ cacique pryncipal a este sobrino mió dyziendo 
^1^6 no queria paz ninguna, que le quemase los bu- 
^^s daquel pueblo queran suyos, que tenía frió, 
^^e se queria calentar a ellos, e que se guardase 
^^1: respondió el dicho mi sobrino, quél no venia a 
*^erles mal ninguno, ^ino a mostrarles a ser xpia- 
nos e próximos, e a ponerlos en obydiencia del 
^^perador Nuestro Señor, cuyos eramos todos: el 
y^dio se fué con esto, los xpianos acordaron a el 
^arto de la modorra dar con ellos, e como lo pen- 
^t'on lo fyzieron. A la modorra, antes que fuesen 
olidos, estaban con ellos, e mataron e hyrieron 
^Uohos, porque los escopeteros e ballesteros fyzie- 
ron muy gran estrago. Quando los yndios vieron 
6slo, comenzaron a huyr e desamparar los pue- 
blos; e los xpianos fueron tras ellos faziendo muy 
gran estrago, asi en quemar los pueblos como en 



312 DOCUMENTOS INÉDITOS 

matar los yndios de allá adelante; por donde pa 
ban les tenian barrido el camino como sj'stobi 
fecho a mano, e diéronle fasta volver diez 
pesos doro daquillas el mexor que aquí nuncj 
venido. 

Truxéronme nueva que abia allí minas ri< 
también tengo nueva quen el Valle de Tayronaj 
agora mandé repartir, ay muy ricas minas; 
tengo gente e un Capitán: tengo esperanza de 
biar a Vuestra Señoría muy buena nueva e n 
rica, porque aquellos son muy buenos yndioi 
muy de ps^. 

También escrebí los dias pasados a Vuestra 
noria, cómo a mi costa abia yo descobierto oí 
minas acá xunto, de las quales ymbié cinque 
pesos de oro a Su Magestad, que los sacaron 
muestra; e porque no piense Vuestra Señoría ( 
si tengo de dexar perder a Santa Marta ^ constan 
me tanta gente e sangre, tengo fecha una casa 
piedra e ladrillo a mi costa, conquesta tan segura 
pueblo como esa Gibdad; téngola razonableme 
bastecida dartyllería e mu^nycion e armas: los j 
dios que vienen a verme sespantan de verla, e c 
Vuestra Señoría que todo el pueblo e toda la m 
cadería, e todas las otras cosas, se pueden sal 
en ella si alguna cosa acaeciere. 

Asimismo, porque sé que Vuestra Señoría holj 
rá dello, le fago saber que ay huertas e comiénz 
a fazer labranzas; e ay melones, pepinos, eche 



DBL ARCHIVO OB INDIAS 313 

iras, rábanos, e lechugas, e batatas, e cogeré 
unas cien hanegas de mahiz. 

wA^imismo, después que di lycencia para aprove- 
charse de la tierra, se an casado catorce o quince 
mucres con ombres muy de bien; e como les di de 
comer luego a los casados, es tanta la priesa que 
nie dan por mugeres, que será menester ymbiar 
^ Vuestra Señoría a ymportunar que nos las 
ynabie. 

Después de recogida toda esta gente, que será 
®^ fin deste mes con el ayuda de Dios, para me- 
diado de Hebrero o en fin del, tengo acordado de 
y^ sobre ella con toda la gente de pie e de caballo 
í^e pudiese aber, e con unas mantas que fago fa- 
^^ para que los xpianos puedan subir sin que les 
Puedan flechar los yndios, para yr debaxo dellas 
^^ arlyllería, que fasta agora no la e sacado desta 
Cibdad; tengo esperanzas en Dios que nos dará vic 
^ria» Tenga Vuestra Señoría creido que si aquel 
Pueblo se sobyugase con sus comarcas, que será 
para que mane oro esta tierra, e aun esa Isla. Su- 
plico a Vuestra Señoría me mande socorrer con al- 
^na gente, no chapetones, sino ysleños, porque 
por falta della dexo de fazer otro pueblo en las 
ominas. 

Asimismo me fará Vuestra Señoría muy gran 
Merced, si algunos tiros pequeños de metal obiese, 
^^ Candármelos ymbiar, que yo los pagaría luego, 
^ pólvora e munycion, que desto tengo muy gran 



314 DOCUMENTOS INÉDITOS 

necesidad; e de un par de clérigos de buena vida 
e costumbres qu& ganarán muy bien de comer. No 
escribo a los señores Oydores porque sé que Vues* 
tra Señoría les dará parte dello, e porque la carta 
es tan larga, que nunca se acabaría de trasladarse 
tantas veces. Suplico a Vuestra Señoría me disculpe 
dellos e la mande mostrar si la quysieren leer, se- 
gún esprolixa, que no sé si lo querrán fazer. Vues- 
tra Señoría perdone la prolyxidad mía, que con el 
primer navio, como digo, ymbiaré a Vuestra Seño- 
ría todo lo que aquí a pasado, por fée e testymonio 
de Escribano, para que a Vuestra Señoría conste la 
verdad e no se de fée ni crédito a tantas mentiras 
como acá me dizen que allá se dize; ni tampoco 
crea Vuestra Señoría ques tan buen hombre el Ly- 
cenciado Sandoval como pensaba, quen él e lo él 
dize verá Vuestra Señoría quién él es; porque según 
lo que acá él a escripto a algunos bezínos, lo que 
acá dize debe de ser aun peor. Yo espero en Dios 
que Vuestra Señoría que me lo dio me fará xusti- 
cía del. Guarde e acreciente Nuestro Señor la Re- 
verendysima e muy manyfíca persona e estado de 
vuestra Señoría, como Vuestra Señoría lo desea. 
— De Santa Marta a diez e seis de Enero de mili 
quynientos e treinta años. — ^De Vuestra Señoría 
muy atonto servidor que sus muy ylustrysimas 
manos besa, Garcia de Lerma. — Hay una rúbrica. 



de los Ofy dales Reales de Venezuela a Su 
\igestady sobrel estado de aquella Tierra e 
' jpre^io de los mantenymientos e mercftderias 
el pais. 



Coro.— XuLio 30 de 1530 (1). 



Cesárea Sacra Caihólica Real Mag estad. 



A veinte e un dias del mes de Xunio pasa- 
do, escrebimos a Vuestra Gathólica Sacra 
Magestad, todo lo que nos pareció a visare 
í^zer saber que combiene al servycio de Dios Nues^ 
tto Señor, e al de Vuestra .Magestad, e bien e 
población e pacyficacion desta Provincia e gober- 
tjacion; lo. cual todo vá por sus capitules, para* 
que vistos. Vuestra Gathólica Sacra Magestad man- 
de sobfello poner e proveer el remedio que sea 
servido. 

Primeramente: sabe Vuestra Magestad, que las 
personas que tienen esta gobernación son los ale- 



(1) Archivo de Indias.— Patronato.— Est. 2.»— Caj. 2.«>- 
Leg. 3.* 



316 DOCUMENTOS INÉDITOS 

manes, e tratan en la dicha tierra en tanta canti- 
dad, que a este respeto, como son mercaderes, esta 
gobernación no la tienen por mas de por via de 
trato de mercadería, de donde redunda dello todos 
los ynconvenientes syguientes: 

ítem. — Los navios que fasta agora an venido 
Despaña e Santo Domingo^ son todos suyos, e como 
la facienda sea suya, e maestres e lo demás a su 
costa e sueldo, e ellos los señores e gobernadores, 
cargan e descargan a su voluntad; e los registros 
que traen Despaña j con palabras e otras cabtelas 
de tienen los, -sin los entregar a loso fyciales, fasta te- 
ner su ropa desembarcada, e entonces, ya mas por 
enoxos e palabras que no por lo que toca al servy- 
cio de Su Magestad e bien de su facienda, los vie- 
nen a entregar. 

Ítem. — Han publicado, sin temor de Dios ni de 
Vuestra Magestad, que ningún mercader pueda he- 
ñir ni traer mercadería para contratar, ni merca- 
dear en la dicha tierra con los xpianos ni otras per- 
sonas, salvo ellos o con su lycencia; de donde se 
. siguen muchos daños en muchas cosas, en especial 
en tres cosas pryncipales: la primera, que como 
dexan de venir cantidad de navios e mercaderes á 
la dicha tierra, por el mesmo caso dexan de ve- 
nir mucha cantidad de pasaxeros, ques lo que pue- 
bla las tierras nuevas, como se ha poblado la 
Níieva-España e otras tierras; lo segundo, no vy- 
niendo los dichos mercaderes e sus navios, Vues- 



DBL ARCHIVO DB INDIAS 317' 

*^ Magestad pierde mucha cantidad de maravedís 
^6 sus Rentas Reales e Almoxarifadgo que le per^ 
*^Becen; lo tercero, que como no venga otro nin- 
^no mercader e ellos lo sean, venden como quie- 
^^n e al prezio que quieren, ques en muy gran 
Porxuycio de la república e pobladores de la tierra, 
por quanto los precios son escesivos e en tanta 
^^í=^tidad subidos, que los conquistadores quedarán 
por* esclavos perpetuamente, antes que acaben de 
lo que gastan. 
J^t^m. — ^Por quanto los regidores an querido po- 
prezio en los mantenymientos, no lo an queri- 
da Consentir, sino que la gente e . vezinos lo an de 
^^'^ ar a tal prezio, o dexallo; e aun con todo esto, 
^^ ^n de dar a quien ellos quieren, e son sus ami- 
efavorezen, e no a otras personas. 
^em. — An traido, e traen de cada dia, caballos 
^^ la Isla Española j e siendo como es el viaxe de 
^^í^ida e vuelta el mexor de navegación que ay 
^^ ^tas partes, venden e an vendido a doszientos e 
^ doszientos e cinquenta, e a treszientos castella- 
^^^ el caballo, no fazyendo equyvalencia de si es 
*^^^iio o malo el caballo^ e costándoles allí a diez o 
<i^^e castellanos el mas caro; e porque de todos los 
otl^os prezios yrá memoria aparte. 

Ítem. — En lo del Almoxarifadgo que an de pa- 
g^r de todo lo que venden, ellos esperan merced de 
Vuestra Magestad, e con esta esperanza, por todas 
Jas vias que pueden querían no pagallo, ateniendo- 



318 DOCUMENTOS INÉDITO» 

se a ciertas palabras de un capítulo que dize en 
sus capytulaciones, que Su Magestad les fará a los 
vezinos las otras mercedes que se obieren fecho a 
las otras tierras nuevas. 

Ítem. — El quinto del oro se cobra, aunque en la 
tierra no se a fundido; la cabsa a sejdo, porque no 
an traydo la balanza para dar *el valor de los qui- 
lates ni los otros aparexos que son necesarios para 
la dicha fundycion, e todo cabtelosamente, porque 
todo el oro vaya en su poder a Santo Domingo e se 
consuma todo en ellos; verdad es que ya por los 
ofyciales de Vuestra Magestad se les a dicho, que 
traygan el dicho aparexo e recabdo, sino íio saldrá 
oro de la Tierra. 

ítem. — En el quinto de los esclavos, el Gober- 
nador fué requerido que lo pagare e mandare en- 
tregar al Thesorero de Vuestra Magestad, como por 
un requerymiento, e su respuesta parezerá por la 
manera quen ello se fizo. Fué esta, quedes pues quel 
dicho Thesorero le obo fecho el dicho requerymien- 
to e pedido por testymonio, e el Gobernador res- 
pondido que con su respuesta mandó tocar el atam* 
bor, para xuntar la gente que- al presente estaba en 
este pueblo de Coro^ e por sus yntórpretes les fué 
dicho a todos lo quel Thesorero abia fecho sobrel 
quinto de los dichos esclavos; e por él avisados, tor 
dos xuntos e él con ellos, e después cada uno por sí, 
respondieron lo que por el dicho requerymiento e 
testymonio e respuesta parezerá. 



DEL ARCHIVO DB INDIAS 319 

'em. — A quatro leguas deste dicho pueblo de » 
S en otro pueblo de yndios, ques a barlovento 
^1 pie de la sierra, secretamente, sin dar parte a los 
^íyc^iales de Vuestra Magestad, pusieron una perso- 
la qual se dize ser Dean de Panamá^ para fa- 
Ibálsamo; la qual fizo dos barriles o frascos, e 
& fecho, sin manifestar ni dar aviso, lo embar- 
'on en su navio e lo ymbiaron sin faaler memo- 
!•* '^ ^n el registro , siendo cosa de -mayor valor 

oro. 

lem. — ^El Gobernador ymbia cada dia, que vayan 

itanes a las entradas a partes diversas, sin dar 

:e a los ofyciales de Vuestra Magestad ni con su 

«zer ni consexo, salvo al tiempo de la partida, o 

V^^ en el estribo, ymbian a dezir al Veedor que va 

te fuera, que provea de Veedor; e aun muchas 

:«s no lo dizen. 

^^tro si. — Se an traido e traen de cada dia alguna 

^^*^tidad de yndios e yndias.de una Provyncia que 

^ ^ize Paraguana, que por otro nombre se llama 

^^^0 de San Román j ques una punta quentra en 

í^ Xnar, e ay dendeste pueblo al Cabo de la dicha 

p^Xiita, veinte e cinco leguas, para naborías de 

c^^s e otra manera de servycio de los xpianos, 

(J^Xes como para yr a las entradas e para llevar 

carruaje al Golfo; el cual dicho repartymiento se 

feo a voluntad del Gobernador o su Teniente, o de 

otra persona quél nombra, e manda que lo faga sin 

ofyciales de Su Magestad, ni dalles parte dello, ni 



820 DOCUMENTOS INÉDITOS 

de clérigos, como Vuestra Magestad lo manda; antes 
los dan e reparten a quien quieren e a sus criados 
e a ^uien no lo mereze, e deban de los dar a quien 
lo a servido e fué primero en la conquista. 

ítem, — En veinte e seis dias deste mes de Xulio, 
despachando el dicho Gobernador un Teniente para 
el pueblo que abia dexado fecho en el Golfo, e cierto 
socorro de gente de caballo e de pié, platicando con 
los ofyciales de Vuestra Magestad sobre los Tenien- 
tes e sostitutos que allá abian de tener, vino en 
plática que dixo, quenviásemos un arca e tres llaves 
e una marca, para que allá se marcase el oro e sa- 
liese por el puerto quen el Golfo se a descobierto; a 
lo qual le fué respondido, que Vuestra Magestad no 
nos daba más facultad para que ubiese un arca e tres 
llaves, e questas abian destar en poder nuestro e no 
de Tenientes; que al tiempo que obiese tanta canti- 
dad que aya copia para lo fundir e marcar, abien- 
do aparexo para la fundycion, questábamos prestos 
de yr con nuestras personas e casas a lo fundir e 
marcar , abiendo apero para la fundición, e quen 
otra manera no abian de sacar el oro de la tierra: 
a lo qual respondió el dicho Gobernador, quól no 
abia de consentir fazer agravio a los del Golfo, e 
que nombraría ofyciales para lo facer; o lo qual ge 
le replicó, questando los ofyciales de Su Magestad 
en la tierra, quél no lo faria ni era parte; e que 
todavía estábamos prestos para lo dicho. — Vuestra 
Magestad provea lo que fuese servido. 



DBL ARCHIVO DB INDIAS 321 

Otro si. — Que quantós navios e armadas vienen 
de Castilla^ siempre la gran compañía es Vuestra 
persona, principal de su nación, por Capitán, e que 
trayga cargo la fazienda quen los dichos navios 
viene, e con esto traen poder de la dicha gran com- 
pañía o sus fazedores para benefyciar la dicha fa- 
zienda, 6 si menester es, tomar a rentas della; e 
como se an llegado en este puerto, e por caso el 
Gobernador es ydo, o está en otra parte, como, acae- 
cido aber estado ausente onze meses, cada qual 
como llega, aunque tenga e aya dexado su Teniente 
de Gobernador, parézeles que no solamente su po- 
der de benefyciar la fazienda sestiende para en el 
cargo sino para gobernar xustycia e tierra sin traer 
nombramiento ni cédula de Vuestra Magestad para 
lo usar: eansi es verdad, que con la llegada de Micer 
Xorge, hermano de Enrique Ynquer, e en absencia 
del dicho (Jobemador, obo tanto escándalo e albo- 
roto, que fué gran ventura sostenerlo en paz, en que 
convino echalle de la tierra. 

ítem. — El Gobernador no a querido, aunque a 
seydo requerido muchas veces de palabra e aim por 
Escribano de parte del Contador, que le diese las 
provyciones e capitulaciones e ynstruciones e otras 
cédulas o mercedes que ayan e deban destar asen- 
tadas en los libros del Contador, cabtelosamente, 
porque no veamos lo quen todo ello Vuestra Ma- 
gestad le manda, o por otro algún efecto; porque 
como en nuestras-ynstruciones, en un capítulo dellas, 

Tomo xli 21 



322 DOCUMENTOS INÉDITOS 

Vuestra Magestad manda que cada uño aya el Ofy- 
cio del otro por suyo, ansí para en lo de la fazienda 
e aproYochamientos della, como para en la pobla- 
ción e pacyflcacion, e para escrebir a Vuestra Ma- 
gestad e a vista de todas las cosas nos abíamos de 
juntar, e él no lo faze ni quiere, ni damos parte de 
ninguna cosa, creemos que su fín es este, que no lo 
veamos por sus ynstruciones. 

[Sobre todo provea Vuestra Magestad lo que ftiere 
servido. 

Iteni. — Reteniendo en si las dichas provysiones, 
sin las querer entregar ni pedir libranza de sus sa- 
larios, poderosamente sentregó e tomó el Quintó 
del oro para en quenta de su salario, sin consentir 
que pasase a nuestras manos, dando una carta de 

■ 

pago de lo que rezebía para la quenta de sus sala- 
ríos; veitiad sea quen ello obo quenta e razón • 

Itein. — En las cosas que tocan al regymiento e 
su Ofycio de Regidores, ya abemos dicho a Vuestra 
Magestad como en los mantenymíentos no somos 
parte ni menos en todas las otras cosas, porque 
unas veces como Gobernador e otras yezes como 
Capitán General, ge lo consume todo en sí e en 
el dar de los solares a los vecinos, siendo Ofycio 
de Regidores e de Gibdad, e no consiente que sea- 
mos parte para dallos a quien él quiere. 

ítem. — En este pueblo de CorOj que a seydo el 
primero de xpianos, ay quatro Regidores por Vues- 
tra Magestad; aunque la provycíon del Thesorero 



DBL ARCHIVO DE INDIAS 323 

^0 es llegada é la espero cada día, usa el Ofycio, 
por nombramiento del Gobernador. 

Ítem. — ^Ay otro Regidor, criado del dicho Gk)ber- 
fiador, que se llama Yñigo de Vascuña, por nom- 
bramiento quen él fizo al tiempo que desembarcó, 
para que se recybiese e diese la posesión de la 
tierra; e asimismo a querido e quiere fazer otros 
^^gridores por su mano, que no sean caballeros, e 
Escribano de Cabildo, porque todo sea suyo, e no 
com o es uso e costumbre por vacación proveer a 
reg"i miento, entretanto que Su Magostad provee 
conforme a la ley; de donde redunda mucho desser- 
^<^io de Vuestra Magostad e del bien de la Re- 
publica. 

-^*em. — Hasta agora se a platicado e los questa- 

iftoa Regidores por Vuestra Magestad, estamos de- 

^^ttiinados que poniendo otro en ello, ge lo emos 

^ ^^ontradezir; pero a pasado esto como todo lo otro 

fe^o. Vuestra Magestad faga en ello lo que fuere 

«^^ido. 

^tro si. — Se le a pedido, que conforme a lo quen 
^^ CastilUf se usa e acostumbra, esté por semana 
^^ Regidor en la vysitacion de la Cárcel, porque 
según las cosas que acá pasan, es mucho servycio 
de Dios Nuestro Señor e de Vuestra Magestad; e 
BO lo a querido facer ni consentir. — Vuestra Mages^ 
tad provea lo que mas sea servido. 

ítem. — ^Le pedimos de parte de Vuestra Magos- 
tad e nuestra, que por quanto en el estorbar de la 



324 DOGUMUiTOa inéditos 

venida de los mercaderes era muy gran deserrycío 
de Vuestra Magestad e de sus Rentas Réales/e del 
bien de la República e pobladores desta goberna- 
ción, que porquestaban trra navim en este dicho 
puerto, en que abia mucha cantidad de marinos, 
maestres e pilotos, que fyciese dar un pregón en la 
marina, donde todos los oyesen e Tyniesd a su no- 
tycia, para que por doquiera que ñiesen, fl^ziesen 
saber como los dichos alemanes no tienen tal mer- 
ced, e que podiau venir todos e qualesquier merca- 
deres que quysieren a esta dicha gobernación e Pro- 
vyncia, que serian bien venidos e bien recebidos; e 
aunque sobre todo lo susodicho e capítulos deata re- 
lación, todos xuntos, Thesorero e Contador eFEte?--. 
tor e Veedor, le fallamos muchas- e diversas veeo^ 
con cabtelas o dysimulaciones e palabras que no-^ 
despedian, sin dar orden en cosa que a servjcio d^ 
Vuestra Magestad ni al bien de ninguna de tod^^ 
las dichas cosas convyniese, fazémoslo saber 
Vuestra Magestad, para quen el su Consexo dcls^ 
Yndias si Vuestra Magestad fuese servido, se dé eJi 
remedio que convenga; porque cada dia sesper» ■ 
mas daño, e el remedio' con tiempo faria muda I 
fruto, ansí en lo que toca al servycio ds Dios Nuw- « 
tro Señor, como al de Vuestra Magestad e bien de 
toda esta, tierra. 

Ítem. — E porque tenemos aviso que todos los 
despachos que a Vuestra Magestad hemos escrito 
e ymbiado, nos los an abierto en Santo Domingo e 



DEL ARCHIVO DB INDIAS 825 

^mlla en sus propias casas de los dichos alemanes, 
<íon este despacho presente, porque tanto yba en el 
avisar a Vuestra Magestad, ymbiamos a Hernando 
de Naveros con él, para que mas brevemente Vues- 
^ Magestad provea en la respuesta, el remedio que 
Aeseservido . 

Otro si. — Sabrá Vuestra Magestad, que podrá 

^er quince o veinte dias, que andando pescando, en 

nna chalupa, ciertos xpianos en la costa de Pagua- 

'w, que será de aquí veinte leguas, en unas muy 

buenas pesquerías se descobrieron perlas, e traxe- 

roa alguna rrazonable muestra, entre las quales obo 

dS^üas comx) garbanzos e un berrueco gordo. El 

Gobernador, no confiando desto, mandó a la ora 

p^^runa lengua, intérprete de yndio, con algunos 

xpianos, para que fyziesen pescar e se certyficase 

. » la cosa era en cantidad para avisar a Vuestra Ma- 

gwtad; el qúal no es venido con la nueva. 

Ítem. — ^En este navio que parte, sesperaba ym- 
tóar e avisar a Vuestra Magestad lo cierto, e por 
«izeder lo que a abido nos a algo alterado: se par- 
tió e despachó en tan breve«tiempo que casi no tu- 
viéramos logar descrebir a Vuestra Magestad, por- 
qud Gobernador sin damos parte ni fazémoslo sa- 
ber, le despachó en solo dos dias para se yr a la 
Isla Española; de manera que fasta que se quiso 
embarcar, no consultó cosa con nosotros. La cabsa 
echa a que se vá a curar: nosotros creemos que pa- 
siones, quentrél e otros de su nación ay, lo cabsan: 



/ 



326 DOCUMENTOS INÉDITOS 

bien creemos que a Vuestra Magestad dará su dis- 
culpa e fará saber su movymiento; él dexa en este 
pueblo áeCozo por Teniente de Gobernador e Ca- 
pitán General, a otro de su nación que se dize Ni- 
colao Fedreman; e para en el Golfo, dexa otro que 
se dice Luis de Leyba, ombre dedad, Jurado de 
Xaen. 

Otro sí. — ^Nombró por Tenedor de los bienes de 
los difuntos a Luis Sarmi^, e ansí en esta manera 
dexó puesto el Gobierno: avisamos a Vuestra Ma- 
xestad para que con toda la mas brevedad que ser 
pueda, se provea todo como convenga a servycio de 
Dios Nuestro Señor e de Vuestra Magostad, e bien 
desta Gobernación e Provyncia, porquen semejan- 
tes tiempos suelen suzeder grandes males. 

Dios Nuestro Señor lo encamine todo en su ser- 
vycio e en el de Vuestra Sacra Cesárea Gathólica 
Real Magestad, que guarde por muchos años, con 
acrecentamiento de su Muy Real Estado, como 
sus humyldísimos criados e vasallos de Vuestra Ge- 
sárea Sacra Magestad deseamos. De Coro a postre- 
ro dia del mes de XuUo de mili e quynientos e 
treinta años. — De Vuestra Sacra Cesárea Gathólica 
Real Magestad. — ^Humyldísimos criados e vasallos 
que sus muy Reales pies e manos besamos. — Rodri- 
go Vázquez de Acuña. — Antonio de Navarro.— 
Pero de San Miguel. — Está firmado. 



. AflCHITO DE INDIAS 



IUU»d^M de los precios de todas las cosas, ansí de manleny- 
J*»i«3»*Aw como de otras mercadmas, ^m al ¡préseme es su 
vaWt^w^en esta Oi^>emacion del Oolfo de Víinezuela, donde 
*"»» Gobernadores los alemanes. 



F**~^inerainente. — Una pipare harina, quaranta 
pcinoo castellanos de bu^n'oro. 

^fn. — Una pipa de 'vino, quarenta pesos 
L oro. 

?»i. — El arroba de carne salada de tasaxos 
^aca, un peso de buen oro. 

It&m. — El arroba de aeeyte, quatro peaoe i 
(ttñTi oro. 

ítem. — El arroba de vinagre, a dos pe 
^' teñen oro. 

Il»n. — I^ cai^a del oa^abi q|tid traen i^ 
Bflmtnff'j, 
ne^o le t 
lien.— 




,.--C^. 2."- 



328 DOCUMENTOS INÉDITOS 

ítem. — El par de alpargates, a dos tomines de 
oro, ciento e doze maravedís. 

Ítem. — El par de zapatos de cordobán, sencillos, 
un ducado de buen oro. 

ítem. — Un bonete de grana para la gineta, dos 
pesos de buen oro. 

iíem.— Un aderezo de la gineta para un caballo, 
de lo común, cinquenta pesos de oro. 

ítem. — Una hacha de hierro de cortar leña, gran- 
de, un peso de buen oro. 

ítem. — Otra hacha mas pequeña, un ducado de 
buen oro. 

ítem. — Un azadón, un peso de buen oro. 

ítem — La hbra de jabón, a dos tomines, ciento 
e doce maravedís. 

ítem. — Unas mantas de xerga, que traen para 
el servycio de los negros, a dos pesos de buen oro. 

ítem. — Algunas piezas desclavos negros, a cien 
pesos de buen oro. 

E ansí por el consyguiente, son todos los otros 
precios de todas las otras mercaderías e mercería 
que aquí no van nombradas. — Rodrigo Vázquez de 
Acuña. — Antonio de Navarro. — Pero de San Mi- 
guel. — Estd firmado. 



X 



Carta de García de Lerma Gobernador de Santa 
Marta, a Su Magestad , partycipdndole la 
quema e destrucción de toda la Cibdad. 



Santa Marta. — Abril 19 de 1531 (1). 



Sacra Cathólica Cesárea Magestad. 

• 

CON Antonio Ponce, que partió desta Cibdad 
doze dias del mes de Febrero ultimo pasado, 
escrebí largo a Vuestra Magestad todo lo 
que fasta allí subcedió, como Vuestra Magestad lo 
abrá ya visto; e le fice saber cómo abia ymbiado a 
Pedro de Lerma mi sobrino, con cierta gente, a . 
entrar e descobrir faaia Rio grande^ el qual andu- 
bo mucha tierra e falló mucha población de yndios, 
e llegó fasta el dicho Rio grande^ que dizen ques 
muy gran cosa, e por no tener aparexo para pasar- 
le, no fue adelante: créese aber en la ribera del 
dicho Rio, gran población e riqueza, e de la otra 



(1) Archivo de Indias.— Patronato.— Est. 2.**— Caj. 2."— 
Leg. 3. 



330 D0GUIÍBNT08 INÉDITOS 

parte lo mesmo; e por las grandes lagunas e cié- 
negas que faze e vierte ej dicho Rio grande de si, 
no se pudo andar por no aber caminos, ni lenguas, 
con que con los yndios sentendiesen. Fallaron algu- 
nas muestras de oro muy fino; créese que lo ay por 
allá; e los yndios son muy belicosos e guerreros, 
grandes de cuerpo, en quien fallaron mucha resis- 
tencia; e. agora, plaziendo a Dios, yo voy en perso- 
na a poblar e fazer un pueblo de xpianos a la 
provincia de la Ramada^ como lo e escripto otras 
veces a Vuestra Magestad que lo tenia en volun- 
tad, e facer una torre fuerte de piedra e de tapias 
para seguridad e defensa de los xpianos que obiesen 
de quedar en ella, porque yo no estoy satisfecho 
destas entradas. 

Para lo que^ toca al servy cío de Vuestra Mages- 
tad, el medio que yo tengo allá escrito me pareze 
mexor si obiese aparexo para ello; yo no espero sino 
ver lo que Vuestra Magestad me manda facer so- 
bre todo. Llevaré conmigo la mas gente de pió e de 
caballo que podré sacar desta Gibdad, dexando en 
ella la guarda e seguridad que al servycio de Vues- 
tra Magestad conviene; e dando orden en ello e 
otras cosas que viere que conviene a su Real ser- 
vicio, continuaré mi camino adelante a otra pro- 
vincia que se llama Pacabuey^ ques tierra muy 
buena e rrica e de gente muy belicosa, e procuraré 
de andar e descobrir e saber los avisos e secretos 
de toda aquella parte, e ver si abrá dyspusicion de 



DBL ARCHIVO DB INDIAS 831 

poderse poblar allí otro pueblo de xpianos si obiese 

^nte para ello, de que ay mucha falta e necesidad, 

lo e escripto a Vuestra Magestad, porquesto 

en mucho acrecentamiento del servycio de 

^ios Nuestro Señor e de Vuestra Magestad e de sus 

e derechos Reales, e en mucha seguridad e 
fycio desta tierra e de los pobladores e con- 
í^istadores della: e en todo procuraré e trabajaré 
"^ l«i mexor orden que pudiere, como viere que mas 
^^^■^^*=^pla al servicio de Vuestra Magestad; e lo que 
^^"•^'^^ediere ge lo faré siempre saber. 

^go saber a Vuestra Magestad que a los veinte 
^ ^^'^=*^-^- de dicho mes de Hebeero pasado, permitió 

Nuestro Señor, por nuestros defectos , que 
^ *"^^ ^ia noche se quemara toda esta Cibdad sin que- 
cosa alguna en ella, ansi mantenymientos, 
o todo lo demás de questaba bien bastezida, 
que nunca lo estuvo, que a sido a todos mucho 
^^^^uy general daño e pérdida: salvóse esta casa 
^^ A^uestra Magestad, que fize por su mandado^ por 





de otros materiales que las otras, ques de pie- 
, barro e ladrillo, e al derredor cercada de 
teso muro de tapia, alta de tres tapias e mas sus 
lenas, en la qual e fecho una torre fuerte de 
*^^^^ra e ladrillo a las esquinas, con sus troneras e 
T^^^^ necesarias para la defensa della e desta Gib- 
*^ ^, para que puedan recoger los vecinos e mer- 
^eres sus faziendas, quando la gente salieren a 
^er alguna entrada; la qual a seido arto provechoso 



i 



832 DOCUMENTOS INÉDITOS 

estar fecha para la población desta Provincia, por- 
guen ella se salvó la parte de la ropa que alguno de 
los vecinos salvaron, e tuvieron en ella mucho am- 
paro e arrimo; e an comenzado a poblar e fazer sus 
casas e tienen ya fecha mucha parte dellas: yo es- 
pero en Dios quen breve se tomará a poblar e a 
fazerse como antes estaba, porque los vecinos desta 
Gibdad se dan buena manera e ponen buena dyli- 
gencia en ello, para meterle cado uno en su casa; 
lo qual creo no fycieran con tanta voluntad, si no 
tubieran el arrimo desta casa de Vuestra Magostad, 
que les fué mucho descanso, s^un la mucha pér- 
dida que obieron. Yo dexo recabdo en ella e segu- 
ridad, ansi para sus faziendas como para sus perso- 
nas si en alguna manera fuesen ofendidos de los 
yndios, aunque no a abido mudanza en ellos, antes 
algunas provyncias e pueblos, de los que antes esta- 
ban rebeldes, an venido e vienen de paz, á servycio 
e obediencia de Vuestra Magostad; e espero que así 
lo farán cada día e que yrá de bien en mexor la 
población e pacyficacion desta tierra e la conquista 
della, ya que a plazido a Dios dar la salud e dyspo- 
sicion para servir a Vuestra Magostad e entende^ 
en ello, lo qual aró con la mayor dyligencia que 
pudiere, e siempre lo escrebiré a Vuestra Magostad 
particularmente . 

Ya a Vuestra Magostad constará e abrá visto, por 
algunas cartas mías e testymonios e otras escrita- 
ras quembié a Vuestra Magostad e a los del su Gon- 



DBL AHGHIVO DE INDIAS 333 

Real con el dicho Antonio Pon ce, lo que les- 
Ȓ sobre Antonio Tellez de Gozman^ Thesorero 
d^ "Vuestra Magestad, que vino por su mandado a 
Cibdad; el qual, como ya Vuestra Magestad sa- 
a seydo e es cabsa de algunas alteraciones e 
sosiegos, e otras cosas que no convienen al 
jcio de Vuestra Magestad: allá ymbio agora 
uevo a Vuestra Magestad las pesquizas e pro- 
ís, fee e testymonios e otras escripturas que 
s^l>x^llo después acá se an fecho. 

aplico a Vuestra Magestad lo mande todo ver, 

fveer brevemente lo que se fallare por xusty- 

e cumpliere a servycio de Vuestra Magestad, 

[uen tierras nuevas como estas no se sufra dy- 

on en semexantes cosas, que podria redundar 

o mucho desservycio a Vuestra Magestad e 

lida e daño a esta Tierra e a los vezinos e po- 

lores della. Yo e temporizado con él fasta ago* 

con algunos de su opynion que le siguen, quél 

^ ^^quyrido por sus pasiones partyculares e des- 

_^^^stas, con dexarles pasar; poniendo en ello el 

:or remedio que e podido, e veo que conviene a 

ycio de Vuestra Magestad, por no romper con 

^^^s fasta que Vuestra Magestad lo sepa e me ym- 

^^ a mandar sobrello lo que se debe fazer: e asi 

^*^^ ó fasta que aya su respuesta, si se pudiere 








ir, que segund él va faziendo • cosas en desser- 
úo de Vuestra Magestad e de su fazienda, paré- 
^^e que será mexor remedio ymbiarle a Vuestra 



384 DOCUMENTOS INÉDITOS 

Magestad o castigarle; porque demás de las alte- 
raciones quen el pueblo a puesto, e en la gente, a 
tomado de la Fazienda de Vuestra Magestad tres- 
zientos pesos ascondida e hurtiblemente, e fallo por 
pesquisa que trueca oro fino de lo que a Vuestra 
Magestad pertenesze, questá a su cargo, por otro 
ruin de la ChafaUmia que anda en ésta Tierra para 
complir con Vuestra Magestad, lo qual e sabido por 
ynformacion bastante de sus propios criados; e no 
contento con esto, sin mi lycencia sacó cien pesos 
de buen oro, para comprar una casa, de la Fazienda 
de Vuestra Magestad. Vea Vuestra Magestad qaes- 
te piensa fazer de la fazienda de Vuestra Magestad 
coino si fuese suya, que fazerle volver esto que to- 
mó al arca, es para él la mas grave cosa del mun- 
do, e a ascendido todo el oro e fazienda que tiene, 
que no le e podido sacar un solo maravedí: para 
remedio desto busca gentes que le sigan e que pidan 
Capítulos contra mi; e anda con ellos acompañado, 
e xúntase con ellos veinte vezes al dia> e ymbenta 
doszientos requerymientos; que tengo que fazer 
arto en todo el dia en poner remedio en la Fazien- 
da de Vuestra Magestad e en los desacatos que 
faze. — Suplico a Vuestra Magestad lo mande reme- 
diar como mas sea servido. 

Procurando cobrar los dichos trescientos pesos 
de oro que Antonio Tellez de Guzman, Thesorero, 
abia tomado, e asímesmo los cien pesos de buen 
oro, le fize llamar para que los buscase e pusiese ^i 



DEL ARCHIVO DE INDIAS 335 

el axH^a de Vuestra Magestad; el qual venido ante 
mí y dixo: que no abía nada ni era*en cargo a Vues- 
tra Nf ^gestad de cosa alguna, poniendo ciertas es- 
cusas a ello. Yo le dixe buenamente, que los busca- 
se e "truxese luego e los pusiese en el arca. Viendo 
<piB así se lo mandaba, ensoberbecióse en tanta 
manora^ que no lo sabría dezir a Vuestra Magestad; 
dizi6xidome tantos desacatos, e atrevjnniéntos, que 
los ijne presentes estaban se maravillaban de sus 
atrevjrmientos. Yo todavía temporizando con él, con 
buenas palabras, por cobrar la facienda de Vuestra 
^Sostad, dixe que cumplia que se fycieseansi, que 
^lajse e no se desacatase tanto, sino que le man- 
daría, prender. En diziéndole esto, se empuñó en la 
®^^cia e se arretruxo dos o tres pasos atrás, dyziendo 
qtte no prendería, ni abría quien tal fyciese. Vien- 
do ^sto, mandé a un Alguazil, que presente estaba 
^^ le llevase preso a su posada, e asi le llevó. Todo 
^^ le constará a Vuestra Magestad por la ynfor- 
i^^^ion que dello ymbio. 

^i^to esto, e questa es persona para yndignar e 
J^V^ietar todo este pueblo, e que va añadiendo en 
€^*^^^os e que seria mal exemplo sino fuese castiga- 
da» ^ acordado dembiarle preso; e ansí le ymbio a 
\a Mniyencia Real de Vuestra Magestad que reside 
ettla Gibdad de Scmto Domingo, con todas las pro- 
l)anzas e pesquisas que contra él ay, para que allí 
le castiguen e le ymbien a Vuestra Magestad o 
a SQ Real GQnsexo, que yo por ser la cosa mia 



3S6 DOCUMENTOS INÉDITOS 

propia no lo e querido fazer, por ser Ofycial d^ 
Vuestra Magestad: aunque só que si lo fyciera, 
siendo Vuestra Magestad ynformado de la verdad, 
viera que abia fecho lo que cumplía a su Real 
servycio; pero yo tengo esperanza que Vuestra Ma- 
gestad mandará fazer tal castigo, que sea exemplo 
para que todos olgasen de vy vir bien e no desacatar- 
se contra la xustycia que Vuestra Magestad ym- 
biare a estas partes, ni atreverse a su Real Fa- 
cienda. A Vuestra Magestad ymbio los procesos de 
las cosas que a fecho, por do le constará la ver- 
dad; tengo temor que después que Vuestra Mages- 
tad lo aya visto e sabido, tengo de ser culpado por 
no haber fecho yo acá el castigo. 

Aqui ymbio a Vuestra Magestad la quenta del 
alcance que se fizo al Thesorero Pedro de Espinosa, 
e lo que dello se a podido cobrar: por la via de 
Santo Domingo tengo ymbiado el tratado de todo 
el proceso e dyligencias que sobrello se an formado. 

Asi mesmo, fize tiento del oro que podia aber en 
el arca de Vuestra Magestad, como Vuestra Ma- 
gestad lo manda; e ge le ymbian del oro quen 
ella se fallaron, mili e duscientos pesos de oro fino 
por fundir de lo desta tierra, e quatro mili e ocho- 
cientos e setenta e quatro pesos e quatro tomines 
de oro de minas. 

Nuestro Señor guarde' e acreciente la Imperial 
Persona e Real Estado de Vuestra Sacra Gathólica 
Real Magestad, con abmentacion de mayores e mas 



DBL ARCHIVO DB INDIAS 337 

Reynos e Señoríos a su santo servycio. — De Smita 
Marta a diez e nueve de Abril de mili quynientos 
treinta e un años. — De Vuestra Sacra Gathólica 
Cesárea Magestad humilde vasallo e criado, que 
sus Reales pies e manos besa — Garcia de Lerma. — 
Está firmado. 



TOMO XLI 



o-» 



Cafóla de Xácome de Castellón a Su Magestad^ 
rejyriendo algunos sucesos de la expedycion de 
Diego Dordai. 



Santo Domingo. — Mayo 26 dk 1532 (1). 



Cathólica Cesárea Real Ma gestad. 

■ 

XÁCOME de Castellón, Alcayde de Vuestra 
Magestad de la Fortaleza de Cuniand. beso 
los Reales pies e manos a Vuestra Mages- * 
tad, e le doy notycia, como en diez e seis días del 
mes de Marzo próximo pasado, vynieron dos cara- 
belas e quatro navios de remos del Gobernador Die- 
go Dordaz al rio de Cumaná, xunto a la dicha For- 
taleza, e luego echaron en tierra ciento e cinquenta 
ombres e quince caballos, e su artylleria, e asenta- 
ron su Real e artylleria cerca de la Fortaleza, en- 
cima de la boca del Rio; e luego prohybieron á los 
barcos que de la Isla de las Perlas venían por agua 



(1) Archivo de Indias.— Simancas.— Est. 5íí. — Caj. 6.** — 
Leg. 1.° 



DBL ARCHIVO DE INDIAS S39 

a aquel Rio, que no la llevasen, no abiendo otra 
para sustentamiento de aquella Isla e Gibdad de Las 
Perlas. Vino por Capitán e Maestre de campo de 
aquella xente, un Alonso de Herrera e con él el Ly- 
cenciado Gil González Dávila: fuéles preguntado 
dende la Fortaleza^ que qué xente eran e qué que- 
rían, e dixeron queran del dicho Gobernador Die- 
go Dordaz, e que venian allí para esperar al dicho 
Gobernador que quedaba atrás, el qual queria po- 
blar en aquella Provyncia e la de Cariaco^ queran 
dentro de los límites de su gobernación: lo qual no 
es ansí porque Vuestra Magestad no le mandó se- 
ñalar sino doscientas leguas desde Macano al Po- 
niente. Fueles requerido por mi Lugar-Tetaiente, e 
por el Veedor de Vuestra Magestad que a la sazón 
allí estaba, que se tirasen dencima d§ la dicha For- 
taleza de Vuestra Magestad, porquen la tener así 
cercada fazyan lo que no debían; e que si provy- 
siones algunas de Vuestra Magestad tenian de lo 
que dezian, que fuesen ante la xustycia de Vuestra 
Magestad en la Isla de las Perlas j e allí las presen- 
tasen, porque les serian guardadas de lo que Vues- 
tra Magestad mandase, con las protestaciones quen 
tal caso se debian fazer, ansí de les fazer daño con 
el artylleria, como en qualquier otra manera: e ellos 
respondian, que no se yrian, e otras razones no 
bien comedidas que parecerán por los abtos que 
allí pasaron. En este comedio, desde la dicha For- 
taleza se dio mandado a la dicha Isla e. Gibíla^l de 



r 



340 DOCUMENTOS INÉDITOS 

Las Perlas^ e fué pedido socorro para echar de allí 
aquella xente; lo qual, sabido por el Alcalde mayor 
de la dicha Isla, fué allá con ciento e cinquenta 
ombres e entró por el Rio e saltaron en tierra, en- 
tre el Real de los dichos Diego Dordaz e la Fortale- 
za, e luego el dicho Alcalde mayor les fizo diversos 
mandos e requerymientos, ansí por Escribano como 
por pregones en nombre de Vuestra Magestad, para 

r 

que de allí se alzasen e fuesen; lo qual no queñan 
fazer, e ansí lorespondian. E estando en estas pla- 
ticas, como la xente del dicho Diego Dordaz venían 
necesitados e mal tratados e los mas del los descon- 
tentos, apartáronse cinquenta ombres dellos e fiié- 
ronse xuntos a do estaba el Alcalde mayor, pydiendo 
xustycia e libertad. Visto esto por su Capitán, te- 
miendo que luego los demás farian otro tanto, acor^ 
dó de se presentar antel dicho Alcalde mayor, en 
cu mply miento de los mandos que le abia fecho, e 
ansí se presentó él e la xente que le quedaba; e 
luego el dicho Alcalde mayor los mandó salir de 
allí, e xuntos se fueron los unos elos'otros a la di- 
cha Isla de las Perlas. 

Después, a tres de Abril luego syguiente, el dicho 
Gobernador Diego Dordax, que se abia quedado 
atrás en Paria^ vino con quatro piraguas de yndios, 
con veinte españoles con él, e fué a la dicha Porta - 
leza, donde preguntó por su gente e navio, e supo 
lo que abia pasado, e le fué mandado que luego se 
fuese de ay; e él rogó que le dexasen quedar allí 



i 



DEL ARCHIVO DE INDIAS 341 

Wlo con dos hombres, e que los demás ymbyaría, 
^ Juego los ymbió, a la dicha Isla de las Perlas: en 
•a qu al^ como supieron que quedaba allí, el Al- 
ivíele mayor le ymbió a mandar que luego de 
^K saliese, e ansi lo. fizo e se fué a la dicha Isla 
de lees Perlas, a donde está en muchas dyferencias 
^ pleitos con la gente que le quedó, la cual ya no 
le quieren seguir; e el Alcalde mayor de aquella Isla 
escri J3e, aber tomado ynformacion bastante del pro- 
P^ito quel dicho Diego Dordax tenia, quera de to- 
^^i* la Fortaleza: las señalen tales fueron; pero re - 
í^^tome en lo demás a lo que paresziere ser verdad. 
^ la. Fortaleza se tuvo mucho recabdo e doblada 
g^^te de la quen ella se tiene ordinariamente, e 
esto xnas de dos meses antes quél vyniese, porque 
ciertos ombres que dól huyeron en Paria e vynieron 
^ ^ Isla de las Perlas^ dieron notycia deste su 
P^^P<3sito. De todo lo cual doy notycia a Vuestra 
.^^gestad: mande sobrello e provea lo que sea m 
servycio: cuya vida Nuestro Señor acreciente con 
Bl>ttiento de mas Reynos e Señoríos. — Dé Santo Do- 
tntíiQQ (Je la isla Española a veinte e seis dias 
del Daes de Mayo de mili quynientos treinta e dos 
año^, — De Vuestra Gathólica Cesárea Real Magos- 
tad, siervo e basallo que sus Keales pies e manos 
bfisa. — Xácome Castellón. — Está finnado. 



Real Cédula a los ofyciales de la Contratación de 
Sevilla sobre reclamación fecha por Cristhobal 
Rqyser, alemán, por parte de Sebastian Ney- 
chertj respecto del asiento tomado por Su Ma- 
gestad con el último e pago de los quarenta 
mili ducados que se le debían de ciertas xoyas. 

Madrid.— Henero 22 de 1535 (1). 

El Rey. 



Á 



NUESTROS ofyciales que resydis en la Gibdacl 
de Sevilla en la Gasa de la Gontratacion-a 
de las Yndias. — Por parte de GristhobaF 
Rayser, alemán, por parte de Sebastian Neychert^ 
me a seydo fecha relación, qué bien sabia el asiento 
que con él en el dicho nombre abemos mandado 
tomar, para que fuere pagado del resto de los qua- 
renta mili ducados que ge le debian, de ciertas xo- 
yas que por mi mandado se compraron, en las per- 
las e alxofar que vyníesen de las Nuestras Yfidias 



(1) Archivo de Indias.— Indif. general.— Registro gene- 
ral de reales órdenes.— Est. 148.— Caj. g.**— Leg. 1.**— Lib.3." 



DEL ARCHIVO DE INDIAS 343 

^'Gasa, dendel dia que por su parte fuere pre- 
^^tado el dicho asiento entre vosotros fasta que 
^^ enteramente pagado de los dichos quarenta 
^^i ducados, a ciertos precios e con las condy- 
^^ones en el dicho asiento contenidas; e que podrá- 
^ber nxes e medio que vynieron a esa dicha Gasa 
^® las Nuestras 7ntíi¿w cierta suma de perlas, que 
podrán valer seys mili ducados, e que aunque os a 
podido e requerido que vendióredes las dichas per- 
las e le diéredes los dineros dellas, conforme al di- 
<;ho asiento, no lo abéis querido fazer, de que reci- 
^ ^gx^avio; e me fué suplicado vos mandase que 
ven<liéP3¿eg lag dichas perlas e acudiéredes con los 
dinerx>s en que se vendiesen, conforme al dicho 
asterxto e como la mi merced fuese. Por ende, Yo 
^08 Mando que deis al dicho Xpobal Rayser, ale- 
tft^^í en nombre del dicho Sebastian Neychert, las 
perlas que an venido e de aqui adelante vyniesen a 
cBft. Gasa de las Nuestras Yndias^ en el precio que 
íSÁ% valiesen las perlas de la mesma calidad quen 
esa Gibdad se vendieren, fasta que sea enteramen- 
te pagado de los dichos quarenta mili ducados; e 
' sí no las quysiere tomar e acudirles eys con el pre- 
cio porque las vendiéredes fasta ser pagada la dicha 
debda, non fagades en de al. Fecha en Madrid 
B veinte e dos dias del mes de Henero de mili e 
(juynientos e treinta e cinco años. — Yo el Rey. — 
Refrendada del Comendador mayor e señalada de 
Beltran e Xuarez e Mercado. 



Real Cédula sobrel asiento e capitulación 
tomó con Enrique Inguer e Gerónimo 
alemanesj sobre la población e conqui 
ciertas tierras en la Costa de Tierra- 



Madrid. — Agosto 7 dé 1535 (1). 



Ijü Rey na. 

N'' UESTRO Alcayde de los alcázares e 
zanas de la Gibdad de Sevilla. — Bi 
beis, o debéis saber, como el Emp 
Mi Señor, mandó dar e dio para vos una su 
del tenor syguiente: 

<E1 Rey. — Nuestro Alcayde de los alcáz 
»atarazanas de la Gibdad de Sevilla: — Sabed i 
>e mandado tomar cierto asiento e capyti 
>con Enrique Inguer e Gerónimo Sailer, a 
>Nuestros vasallos, sobre la población e coi 
»de ciertas tierras e provyncias en la costa d< 
^ra-Firme llamada Castillo del Oro^ cerca 



(1) Archivo de Indias.— Indif. general.— Registre 
ral de reales órdenes. —Est. 148.— Caj. 2.**.— Leg. 1.®- 



DBL ARCHIVO DE INDIAS 345 

>pro^yncia de Santa Marta, en el qual ay un Ga- 
>pítulo, su tenor del qual es este que se sigue. — 
>Otro sí: Que por tiempo de seis años vos man- 
>daré dar lugar en las Nuestras atarazanas de Se- 
>villaj en que tengáis las cosas que se obiesen de 
>Uevar i cargar para la dicha Tierra, e vos da- 
>ré lycencia para quen la Isla de Tenerife podáis 
>cortar cien pinos de los que allí tenemos Nuestros, 
>pudiéndose dar sin perxuycio de tercero, para 
>que fagáis dellos lo que quysiéredes. — <E nos su- 
>plicaron e pydieron por merced, que conforme al 
♦dicho capítulo que de suso va incorporado, vos 
> mandásemos que les diéredes lugar en las dichas 

> atarazanas donde tengan las cosas de larmada o 
>como la mi Merced fuere, e yotóvelo por bien. Por 
>'ende. Yo vos Mando que veays el dicho capítulo 
>que desuso va incorporado, e conforme a él deis 
> lugar en. una parte de las dichas atarazanas du- 
jiíTantel tiempo de los dichos seis años; ^e los susodi- 
>chos e las personas quen ello entendieren puedan 
> tener e tengan los bastimentos e otras cosas que 

> fueren menester e o vieren dembiar e proveer para 
>la población de la dicha Tierra, e armadas que pa- 
>ra ello obiesen de fazer. — Fecha en Madrid a qua- 
>tro de Abril de mili quynientos e veinte e ocho 
>años. — Yo el Rey. — Por mandado de Su Mages- 
>tad, Fji'ancisco de los Cobos. > 

R agora por parte de Bartolomé e Antonio Bel- 
zar, alemanes, me ha seydo fecha relación, que a 



346 DOCUMENTOS INÉDITOS 

oabsa de ser pasados los seis años, contenidos en la 
dicha cédula que de suso va encorparada, vos les 
abéis fecho que dexen una nave quen las dichas 
atarazanas tienen; e me a seydo suplicado, que 
abido respeto a lo quellos abian gastado en la ade- 
rezar e reparar, e la necesidad grande que tenian 
para tener los aparexos e cosas necesarias para di- 
cha población, les fyciese merced de les prorrogar 
el término de los dichos seis años por otros tres 
años mas, o como la Mi merced fuese. E Yo tóvelo 
por bien, e por la presente prorrogo e alargo el tér- 
mino de los dichos seis años, que así los susodichos 
pueden tener la dicha atarazana, por otros tres años 
mas, los quales corran e se quenten desdel dia de 
la fecha desta Mi Cédula en adelante, durantel 
qual dicho tiempo de los dichos tres años, vos Man- 
damos que no ge la qu3l;eis, antes se la dexeis e 
consyntais tener, ansi como en los dichos seis 
años la an tenido, e no fagades en deal. — Fecha 
en Madrid a siete de Agosto de mili e quynientos 
e treinta e cinco años. — Yo la Reyna. — Refrenda- 
da de Su mano. — Señalada de Beltran, Xuarez^ 
Bemal e Velazquez. 



Carta ofe Gerónimo Lebrón, Gobernador de Santa 
Ma^^^^-o. a la Audiencia de Santo Domingo, dando 
cu^^^t^ de su llegada e viaje. 



Santa Marta. — Mayo 9 de 1537 (1). 

Reverendísimo e muy m/xgni fieos Señores. 

POR mandado desa Real Abdyencia partí desa 
Giddad para esta Provyncia de Santa Marta 
a diez e ocho de Abril, e tardé en llegar 
a esta Gibdad diez e seis dias a cabsa de muy gran- 
des calmas que por la Mar obo. 

Venimos a reconocer la primera tierra ocho o 
diez leguas del Golfo de Váler^zuela^ e deste, a tres 
dias o quatro que desa Gibdad salí, que fué sábado 
en la noche, nos dio un temporal de viento e agua 
que fué cabsa que se despartiesen de la conser.va 
en que venían, la nao en que yo venia, e la de An- 
tón Catalán, en que ven ian cargados * los caballos 



(1) Archivo de Indias.— Patronato.— Est. 2.«— Caj. 2."— 
Leg. 3.« 



348 DOCUMENTOS INÉDITOS 

que Su Magestad a esta Provjucia embiaba, la 
qual nunca mas pedimos vef ni saber a qué parte 
corrió, porque segund el temporal fué recio e muy 
temeroso e peligroso, .tengo creído que debió tor- 
nar a arribar a esa Isla Española; plugo a Nuestro 
Señor que ocho caballos quen Saoastra Reales em- 
barqué, los quatro de la Fazienda de Su Magestad e 
los quatro mios, llegaron todos vivos aunque fati - 
gados así del trabaxo de la Mar como de la sed, que 
cierto la cosa que mas tenia era la fajta del agua. 
Llegué a esta Proyncia viernes 4 de Mayo por la 
mañana e después de aber oido misa xuntos en su 
Cabildo, fui rescj'bido al cargo que traya con mu- 
cha voluntad e alegría, porque fué mi llegada a 
tiempo que abia e ay grandes pasiones entre la 
maj'or parte de los yezinos e conquistadores con 
Antón Berros, Teniente de Gobernador, e con un 
Porcel su Escribano, ^ cabsa del mal tratamiento 
qué ansí a los dichos vezinos como a los ofyciales 
de Su Magestad fazian. Yo e procurado de quitar e 
pacyficarlos a todos, e con ayuda de Nuestro Señor 
pienso de los confederar, por manera que entre 
todos aya paz, no embargante que muchos ay que 
pretenden intereses de fazienda; e el quen este caso 
pydiere fazérsele xustycia. Una cosa certyflco a 
Vuestra Señoría e Mercedes; que las gentes de por 
acá son de otra calidad que con las que por allá yo 
e tratado: plega a Nuestro Señor que sea servido 
de me dar seso e entendymiento para que yo le 



OBL ARCHIVO DB INDIAS 349 

sirva e dé la quenta de mi persona que debo e soy 
obligado. 

La Sierra de Bonda está de guerra porque un 
yndio que se traxo de la Yaquana^ quera de Yñigo 
Ortiz, que se dize Iroconcha, después de le aber 
fecho todo buen tratamiento el Adelantado, que aya 
gloria, e le aber vestido, lembió para que fyciese la 
paz e amistad con el dicho Cacique de Bondad e 
llevó el dicho Iroconcha consigo un mochacho yn- 
dio que aquí tienen por lengua, con el qual dende 
a pocos dias embió que lembiasen algund vino, e 
se lo llevaron; e en este medio tiempo falleció el 
dicho Adelantado, e de que se supo en la Sierra, 
embiaron al mochacho e dixole Iroconcha, que pues 

9 

el guaxiro ques el Gobernador, era muerto, que no 
querían paz con Antón Berros, ni ser su amigo. 

Los demás caciques . de paz que por aquí a la 
redonda están, me an venido a ver algunos dellos e 
otros embiado sus capitanes, porque no osaban 
ellos venir: yo les e asegurado e dícholes que ven- 
gan sin ningund recelo, porquel Emperador Nuestro 
Señor membió aquí para ser su amigo e tener paz 
con ellos, e no dar lugar a que nadie les faga mal; 
e asi a los unos e a los otros les e fecho todo buen 
acogimiento de comerle beber, ques lo quellos en 
mas tienen, e al parecer van muy contentos e 
alegres. 

Esta Tierra está muy necesitada, asi de caballos 
como de comida; que certifico a Vuestra Señoría e 



350 DOCUMENTOS INÉDITOS 

Mercedes quen toda ella no abia carga de cagabí ni 
arroba de arina, e solamente se sostienen de buxo- 
to de mahizy que quando quiere embia un Cacique 
que se dize Tobieuxe, ques Cacique de La Ciénega: 
están en tanta necesidad, a cabsa que á muchos 
dias que no viene aquí navio, que se sostiene con 
harto trabaxo; e yo creo que también me cab^á mi 
parte, porque no sé qué myseria que traya, de caga- 
bí e carne e otras cosillas, venia en el navio de^ 
Antón Catalán; e demás de la pryncipal falta 
los caballos, será parte para que aya trabaxo. 

Ya Vuestra Señoría e Mercedes abrán visto, lar 
cartas e relación que Antón Berros embió de lo 
cedido, e en el estado que quedaban la gente 
fué a la entrada, así en los bergantines por el rri( 
como por la tierra; que de doscientos ombres qi 
fueron, por copia no quedaban clxx, aunque abi 
treinta de caballo, puesto que llevavan Ixx caballo^s 
3on los quales el Lycenciado Ximenez, que iba 
General, se partió en demanda de la Ijagmia de 
Sal. En la qual, segund tenían por nueva de \Tidio9', 
abia muy gran poblazon de muchos buhios e mu- 
chas muestras de oro, tan grandes como ollas, e 
muchas mantas, e que los yndios no tenían flechas 
sino unas lanzuelas e dardoá: lo dicho tenían por re- 
lación de unos indios peritos en la dyspusicion de la 
Tierra, segund los descubridores que abian embia* 
do, queran unos dos fidalgos, que se dize el uno Cés- 
pedes e el otra Lebrixa, con cierta gente que abian 



DEL ARCHIVO DE INDIAS ' 351 

llevado, e abian traído gran nueva della, de ser muy 
llana e muy fértil al parescer, e muy ancha e gran- 
des campos en ella; e que segund les abian dicho, 
^n oinco soles, queran cinco dias, llegarían a la di- 
^tiSL JLagiina egran población, porqueran muy pocos, 
® que la gente que allá estaba era mucha. E.con 
^^tsi nueva que traxeron al dicho Lycenciado, este 
^^ cicterminó de yr en demanda de la dicha Laguna 
la gente de pie e de caballo que dicho tengo, e 
d Rio quedaba con quatro bergantines por Ge- 
^^^"^1, con alguna poca gente e con los dolientes, el 
'^^^enciado Gallegos; e fué asentado entre los dichos 
^-^^ Xycenciados, quel dicho Licenciado Gallegos 
^^^ árdase allí donde quedaba seis meses, e que si 
ostos seis meses no bol viesen o enviasen, aguar- 
otros dos, que fuesen ocho. 
^1 dicho Licenciado Gallegos, así por sefomecer 
^^ oomida para su gente que tenia en los bergan - 
^^^^s, como para tenerla para los que viniesen de 
^ entrada e aun porque le adolecía la gente, acor- 
^ clesembarcar abaxo de donde quedaron acordado 
^y^^ aguardase, bien sesenta leguas, aunque otros 
^ -^^on e afirman que su baxada fué a procurar de 
^^^oatar algún oro: fué la conclusión, que al bergan- 
*'^^ en quel dicho Lycenciado venia, para le adere- 
^'^^ le sacaron en tierra, que diz que fazía agua; e 
*^tide a ciertos dias que allí llegaron , los yndios 
^T^ieron e les dieron guagabara, en que murieron 
^^gxinos xpianos e salió herido el dicho Lycenciado 



352 DOCUMENTOS INÉDITOS 

de una flecha par del oxo, e aomo los yndios les 
apretaron, con trabajo se recogieron a los bergan- • 
tines, donde por el Rio abaxo, con mucho número 
de canoas e yndios en ellas, les vjuieron flechando; 
e como, no trayan echados los toldos e la corriente 
del rrio era grande, trayan alguna defensa, pero 
que no fué tanta que no murieron mas de veinte 
ombres, sin otros muchos que salieron flechados e 
mal heridos: e entre los que murieron fué uno un 
Francisco Chamorro, persona de mucha habylidad 
e provechosa para la Tierra; e allí perdieron uno 
de los bergantines, e con los tres, huyendo el dicho 
Lycenciado e cierta gente quen ellos venian, apor- 
taron a este Puerto dé Santa Martxx^ donde de los 
tres bergantines que traxo, por gran recabdo e no 
los fazer barar en tierra, se perdieron los dos dellos« 
que facen gran falta. 

Perdóneselo Dios al Lycenciado, que si sestuvieras 
donde el Lycenciado Ximenez con él de^yS concer — 
tado, ni los que son muertos lo fueran, ni los qu^ 
fueron a entrar estuvieran en tan gran aventura -^ 
riesgo de sus vidas, quanto lo están, que cierto 
mucho, pues dexaban por mamparo e fortaleza lo 
dichos bergantines: mas particularmente lo abrái? 
allá visto Vuestra Señoría e Mercedes, pues de todo 
se lembió rrelación. 

Cada un dia sestá aguardando un Capitán, que se 
dize Luis Bemal, que con cierta gente fué a entrar 
abrá ya quatro meses, e tarda ya, de la demora que 



OBL ARCHIVO DE INDIAS 353 

. Üevó, mas de veynte dias: venido este, con la gente 
^Ue llevó e con la que se pudiese recoger en el pue- 
blo, tengo acordado, si en este medio tiempo ó algund 
acorro de mantenymiento, de facer dar presa en 
^nos dos bergantines que sestán faziendp, para que 
^on ellos e con otro que ay fecho e otro que tiene 
Antón Berros, procurar de los aderezar e proveer 
'o menos mal que sea posible, e embiar a socorrer 
^íuella gente; porque sin duda creo que lo an de 
^b^tr menester, aunquel principal socorro fuera lie- 
ST^lIes alguna gente de caballo, porque segund me 
üizen de la dyspusicion de la Tierra e de lo que se 
^^^^ della, es muy Rica, en tanto grado, que dizen 
^^ otro Perú: plegué a Nuestro Señor guiarlo para 
su servycio que acá por muy gran nueva se tiene. 
O pyniones ay quál sería el mas provecho socorro, 
?^^ el rrio o por la tierra; e en la verdad ay pocos 
^^allos, e aunque Dios traya los que Antón Catalán 
^^^ a salvamento, de que tengo algún recelo no le 
*ya sucedido algund desastre; pero si caballos en 
^^lidad obiera, muj' mayor socorro fuera de la 
^^iTa, por razón de los caballos, que bien creo an 
^ tener favor e valer muchos dineros, porque no 
*^ia en Santa Marta de doce a quince caballos, 
^ ^izenme que valian ya en la entrada, entre los que 
^ llevaban, a quynientos pesos de oro. 

Dando relación a Vuestra Señoría e Mercedes 
*^ lo quen el breve tiempo que aquí vine e podido 
•mprehender, porque a solos cinco dias que llegué, 

TOMO XLI ^3 



354 DOGUMBNTO& INÉDITOS 

6 así de todo lo que se ofreziere daré relación. 
Tengo creído que Antón Catalán con los caba- 
llos arribó a esa Ysla. A Vuestra Señoría e Merce- 
nes suplico si asi fuere, sean servidos de mandar 
quel dicho Catalán se despache con brevedad; e si 
él para ello no estuviee, los dichos caballos se fle- 
ten en otro algund navio, que la seguridad de la 
pao^a de los fletes la tema muy segura: e pues a 
Vuestra Señoría e Mercedes les consta la nescesi- 
dad en que la tierra está de los dichos caballos e 
el servycio que a Su Magestad en ello se faze, hu- 
milidemente suplico se mande poner el remedio que 
conviene. 

En lo de Bonda tengo pensado, de por todas las 
vías que pudiere, procurar con él la paz, e así le e 
embiado a fablar e a llamar al Iroconcha; e si no 
quysiere venir ni ser amigo, pienso de le yr a dar 
una vista, no por que creo se le podrá fazer mucho 
daño, porquera menester para ello mucha puxanza; 
pero a lo menos fazérsele algund daño en le talar 
maiz e tomarle algunas piezas, e en procurar de le 
faszer todo daño por le atraer a la paz; porque si 
este no se pacyñca, corre rriesgo la Tierra. 

No tengo otro que dezir fasta que más cate de 
la Tierra. 

Nuestro Señor la rreverendísima e muy magni- 
ficas personas, casa e estado de Vuestra Señoría e 
Mercedes, guarde e prospere por muy largos tiem- 
pos, como por Vuestra Señoría e Mercedes es de- 



DEL ARCHIVO OB INDIAS 355 

seado. — Desta Gibdad e Provjncia de Santa Marta 
a nueve de Mayo de mili e quynientos e treynta e 
siete años. — De Vuestra Reverendísima Señoría e 
Mercedes muy verdadero servidor que sus muy mag- 
oyficas manos besa^ — Genónimo de Lebrón. — Está 
firmado e rubricado. 



Carta del Lycenciado Xoan de Vadillo a Su Ma 
gestadj dándole cuenta de su vysita a la Go 



bernacion de Cartagena. 



Cartagena. — Fkbrero 11 de 1537 (1). 
Sacra Cesárea Cathólica Maxestad. 

m 

EN veynte e uno de Agosto -fize relación a 
Vuestra Magestad de lo sucedido en esta 
Provincia de Cartagena: después acá yo 
embié a César, mi Capitán, con otro de caballo e 
quarenta ombres de pie para que descubriesen por 
la parte de Uraba; llevaban cinquenta caballos. Es- 
to Capitán llevó la vía del Cenuj e tardó algunos 
días por cabsa que los yndios que le guiaban no le 
llevaron por camino derecho, los quales después len- 
derezaron por cierta derrota qvie iba desde Uraba^ 
a llegar donde los xpianos andan sacando sepulta- 
ras: pareció por la vía que truxo, que puede aber 
desde Uraba fasta el Cenu seis xomadas, poco mas 
o menos. 



(1) Archivo de Indias.— Est. 53.— Caj. 4.*— Lcg. 1/ 



DEL ÜRÓHIVO OB INDIAS 357 

Este Francisco César con la gente que llevó, vy- 
nieron xuntos al Qenu por el mes de Noviembre, e 
de allí lo fizo saber, en el Cenuj para que le prove- 
yesen de cosas que le faltaron para seguir su viaxe 

• 

e descubrir las sierras o otra cosa nueva, e se le 
proveyó todo lo quembió a pedir; e de allí se partió 
dizen la via que llaman.de Moctin, e después no se 
sabe del, porque va determinado de no volver fasta 
descobrir alguna cosa o no volver fasta ver la otra 
Mar del Sur. Lo que se cree dellos es questuvieron 
en algún lugar el ymbierno e que pasadas las 
aguas, prosyguirian su camino; quando llegaron 
cerca del Cenu abian perdido siete caballos, que ge 
le- abian muerto de comer ciertos bexucos ponzo- 
ñosos, e dos ombres que les abian flechado los 
judies. 

Partido este Capitán yo embió un barco con 
mantjoiimientos a Üraba^ porquellos no tienen que 
comer por estar los yndios levantados, e la gente a 
estado tan alterada con las nuevas del Perú^ como 
con el favor que Barrionuevo les dio, que apenas 
se a podido sostener: dizen que cuando se partió 
desta Cibdad dexó concertado con algunos, espe- 
cialmente, que se saliesen e dexasen la Tierra; e a 
parecido, porque muchos lo an yntentado. Sino se 
obiera puesto tanto recabdo, crea Vuestra Mages- 
tad que la Tierra se obiera despoblado; pero como 
al)ia especial cuidado, los barcos que deste puesto 
86 ftaeron, todos salvo uno se tomaron, e este no se 



fué quatro leguas por ti 
quando yo lo supe e prov€ 
puesto que lo syguieron, ik 
De Cenu e de otro part 
donde por la seguridad de 
Cenu e tenido un Capitán 
ydo dos barcos con gente; 
por Río/ no se puede ponei 
baste para que no se va^ 
algún oro e fazienda de v 
Firme e en el Nombre de 1 
buena voluntad, e el oro 
quintar, ge lo quintan e ( 
con este favor a abido gra 
bemacion; e como Barríc 
do contra mí porque no 
Culata de ürabuj como m 
quysiera destruir, como di< 
do cosas de que yo soy 
Magostad será ynformado, 



DBL ARCHIVO DE INDIAS 859 

m 6 en él la cara, cuyo traslado autorizado ym- 
l>ío; por donde Vuestra Magostad verá la voluntad 
€]ue tenia a esta Provyncia: después de la qual 
se fué un Alcalde, que se llamaba Herrera, 
otros cinco hombres, los quales fueron tan 
rescebidos de Barrionuevo, como si se vynie- 
soltados de tierra denemigos: e crea Vuestra 
Níls^gestad que si no obiera venido el Xuez de rre- 
^ncia, que ninguno obiera sido parte para sos- 
aquel pueblo; e estos sacaron cinco caballos 



después desto, por asegurar aquella Villa, yo 
^^^ór-ibi a Xulian Gutiérrez, que le faria todo el 
V^r*"tido que él quisiese e se vyniese a estar allí con 
^^ muger, que es lengua de aquella Tierra e la 
<|ai^ren mucho los yndios; a cuya causa esta Pro- 
^y^^cia está destruida, porque es público que acon- 
se^"<3 a los yndios, que no descubriesen a los xpia- 
jiO^ los secretos de la Tierra, porque si ge los descu- 
brirán nunca se yrian, sino que les dixesen que 
00 >"rían: anlo cumplido tan bien que cada dia en- 
gl^^n a los xpianos, e nunca secreto della an que- 
^^o dezir; e si esta muger no viene a la Tierra, 
-t^nga Vuestr Magostad por cierto que con gran dyfi- 
^iiltdd se sabrá cosa, e con ella fácilmente la dirán 
les indios si ella lo quiere. 

Este me respondió, que faziéndole cierto partido 
vemia; yo le torné a replicar que lo faría: entre 
ianto fuese con dos fustas que tiene a rescatar en 



360 DOCUMENTOS INÉDITOS 

la Culata, como me tuvo seguro, e yo por despachar 
un Capitán que importaba mas que no embiar tras 
el, como adelante diré, no ymbíó tras él, mas de 
que lembié a fazer el partido que me pedia quasi al 
pie de la letra como lo quería; e sabido ques tor- 
nado con las fust?s e no a venido el mensaxero 
quembié, no sé si la echó el tiemp o si a sucedi- 
do otra cabsa, porque ge aya detenido. 

Suplico a Vuestra Magestad que mande dar una 
provycion para questa muger se traya a la Tierra, 
porque como es natural della, yo sé quella vernia 
de buena voluntad, e será gran servycio de Vuestra 
Magestad porque se conservará la tierra e los secre- 
tos della se sabrán, que son muchos e provechosos 
a lo quella dize. 

Porque con la salida del Capitán e con los qué 
abian ydo a Tierra-Firme, aquella Villa de üraba 
quedaba sin gente e no podian salir a ninguna par- 
te, ymbiáronme a pedir cierta gente para que salie- 
sen; digo, pudiesen salir a sus entradas e remediar^ 
se, entretanto quel Capitán tornaba; ymbiésela: 
después acá nó sé qué se a fecho ni en questado 
está, porque no a venido barco que aya traído nue- 
va. Lo que sucediere faré saber a Vuestra Mages- 
tad abiendo con quien. 

El Lycenciado Pero Vázquez de Molina , que 
Vuestra Magestad embió por xuez a Tierra Firme^ 
llegó a este Puerto en veynte e uno de Otubre, e 
partió en veynte e cinco de dicho mes del año pa- 



DBL ARCHIVO DE INDIAS 361 

sado 6 llegó en el Nombre de Dios dia de Todos los 
Santos. 

No e tomado las quentas a los ofyciales de Vues- 
tra Magestad, porquel Teniente fué a la Ysla Es- 
pañola en seguymiento del pleito de la Culata de 
ürabay e tardó en llegar desde catorce de Xulio fasta 
quince de Otubre^ e después a estado en seguy- 
miento del pleito; e aunque ge le ymbió el traslado 
de la provycion que Vuestra Magestad mandó dar 
sobrella, parece que no lo a recibido: créese quen 
Santa Marta se tomó e asi no le a oido, e a esta 
cabsa, e por mala dyspusicion que a tenido en Santo 
Domingo^ no ge an podido tomar. 

Después que a Vuestra Magestad fize relación del 
astado de la Tierra e de como ya no se fallaban 
sepulturas, se descubrió una quadra en que sacaron 
enquinze dias quarenta mili pesos: sacaron dos 
mancebos, uno que se dize Villadiego e otro Game, 
* deuDa sepultura, diez e nueve mili castellanos, par- 
te de oro fino e parte de oro baxo; después acá an 
sacado otras sepulturas ricas: anse rremediado mu- 
^08, e está la Tierra buena, e segund lo que se a 
^0, tienese esperanza queste verano se fallarán 
otras sepulturas conque la Tierra se remedie; e es 
k cabsa que ge an fallado estas e se tiene esperan- 
za de mas, que fasta aqui no sacaban sino las sepul- 
turas que llamaban de Mogote, que tenían su bulto 
alto por donde se conocían, e no tenian notycia de 
Otras sepulturas que llaman Llanas, que creen que 



862 DOCUMENTOS INÉDITOS 

son más antiguas: estas están ya tan cubiertas, que 
ay nacidos en ellas grandes árboles, e por la yndcu- 
tría que ya tienen conocen la tierra de las sepul- 
turas; andando en estas creen que debe de aber 
muchas e buenas: tiénese esperanza que abrá desca- 
brimiento dellaseste verano. Dios lo encamine por 
manera, que esta Tierra se pueble para servycio de 
Dios e de Vuestra Magestad. 

Ase abido del Quinto de Vuestra Magostad tanto, 
desde que yo vine, como én todo el tiempo que go* 
bemó Pedro de Heredia; e esto no a seydo porque 
ge a sacado mas oro, salvo porqués abido mucho 
mas recabdo en el quintar que no antes: la relación 
de lo qual los Ofyciales de Vuestra Magostad ym- 
biarán por donde parecerá. 

Una Cédula que Vuestra Magostad ymbió sobres* 
to de las sepulturas, a fecho gran daño a esta 
Tierra, porque si no se obiera traido, estuvieran 
todos comunmente remediados e ansí a seydo en 
particular, que aunque a todos en común a seydo 
provechoso el oro que se a sacado por el trato de la 
Tierra; pero estaba fecho cierto asiento, quera qoe 
de lo que se sacaba, porque a todos se daba libw- 
tad de sacar oro, sacados los derechos de Vuestra 
Magostad, se daba la mitad para la compañía; des- 
to se remediaban todas las necesidades que abia en 
la Tierra, e en esta mitad se señalaban a los que en 
este pueblo resydian e a los de Uraba^ porque allí 
estubiera a cada uno como merecía e segund lo que 



DEL ARGHITO DB INDIAS S68 

iibia servido; porque todos no pueden yr a sacar 

oro, porque sí a todos en persona ge les diese ly- 

^nda, despoblaríase la Tierra e todos se yrian allí 

o no sentenderla en saber los secretos de la Tierra; 

o si así fuese, los que allí estuvieren no se podrían 

Sostener porque no abría quien los proveyese de 

^antenymientos, ques dyficultoso de fazer; así ques 

^Qcesario estar lo de acá poblado para el sosteny- 

^ieoto de aquello, e aquello que sostenga para que 

'^ Tierra se pueble: e como todos no puedan ym- 

^p allá con lo que ge le señalaba, dándoles sepul- 

'orjas o en las sepulturas, e otros sacaban al tiem- 

P^ <iue ge le daban en la meitad que se daba a la 

Wtti pañia, remediábanse los de acá, e los de allí re- 

*y^ian e acertaban quedaban ríeos: lo qual todo se 

^ ^Iterado con la dicha cédula, e puesto que se a 

q^^iido dar orden e la tengo dada, que como antes 

^^^n la mitad, pues a Vuestra Magostad se da la 

4!^^rta, que den a la compañía o para que se pueda 

^^lar a personas particulares, la quarta, e quede 

^ metad al quo saca la sepultura, recíbenlo con 

gran pesadumbre. 

Hay necesidad que Vuestra Magostad lo mande 
r^nediar desta manera: 

Que las sepulturas que se descubrieren, que dada 
al descubridor una para que libremente la saque, 
dando a Vuestra Magostad sus derechos, que las 
ptras quel Gobernador las reparta por las personas 
que le parecieren, abido respeto a lo que an serví- 






364 DOCUMENTOS INÉDITOS 

• 

do 6 calidad de sus personas; e desta manera abra 
parte, asi los questán acá fuera en las otras pobla- 
ciones, como los de alli, e todo se sostemá, porquel 
questá allí sacará la sepultura que le dieren , e la 
que dieren al questá fuera el que alli reside se la 
sacará, dándole parte della, e ansí a las que se seña- 
lasen para la compañía e común, que son para su- 
plir las necesidades comunes que cada dia se ofre- 
cen; e no abiendo de qué se proveer, la Tierra e los 
vezinos della recybirán gran daño; evitarase un 
daño que ay grande, que desta manera se podrá fa- 
zer allí pueblo e es necesario para lo de adelanta e 
de otra manera, a los que allí estuvieren an de aber 
todo el provecho de la Tierra e estotro no se sos- 
tema, o se an de mudar por tiempo, que unos estén 
un tiempo e otros otro; e esto seria dar cabsa a que 
alli no aya pueblo, e que los que no tienen posybi- 
lidad para resydir en él, quando le señalaren, que 
no aya un provecho e otro, como acaece cada dia, 
quen todo el tiempo que allí se señalare no acerta- 
sen, e los que fuesen quedarían perdidos si los mu- ' 
dasen, e después que ya tienen yndustria en el sa- 
car se fuesen sin nada, quando abian de facercar, e 
vjniiesen otros de nuevo que también no se diesen 
maña a al sacar; ques cosa que quiere gran conocy- 
miento el acertar a fallar las sepulturas, e fallabas 
saberles dar corte para con menos costa las sacar; 
e en* esto, asi como los vezinos reciben daño lo recy- 
birá la fazienda de Vuestra Magestad, porque no se 



DEL ARCHIVO DE INDIAS 365 

sacarán ni fallarán tantas sepulturas ni se ciarán 
aquella maña a las sacar vvniendo nuevos^ questan- 
do 3^a dentro en ello, como lo están muchos. Vues- 
tra Magestad lo mande proveer como a su servycio 
mas convenga, porque de la manera que agora está 
es un gran daño de la república; e si Vuestra Ma- 
jestad de allá no lo manda proveer, acá no se pue- 
de dar la orden que contente, e aun que se cuente 
en el bien de todos, porque cada uno quiere mas el 
suyo particular. 

No se a fecho fundycion, porque de Sevilla sem- 
biaron ciertas cosas nészesarias para ella e faltaron 
otras, que fueron puntas e agua fuerte: ymbiose al 
Thesorero questaba en Santo Domingo que lo ym- 
biase, e escribe no lo ay, ni las puntas se an falla- 
do acá; e a esta cabsa no se a fecho, e era neszesa- 
rio fazerse porque, a cabsa de no estar el oro qui- 
latado los mercaderes no vienen, e esta Tierra por 
ello falta de mantenymientos, e reciben daño los 
vezinos porque se venden las cosas a grandes pre- 
cios: es neszesario que de allá se mande ymbiar 
ló que falta; por acá no se puede fallar. 

En los bienes de los defuntos ay muy mal recab- 
do; e al tiempo que yo vine no abia bienes sino muy 
pocos, e estos tan mal parados, que no se a podido 
cobrar cosa; porque uno ay que e visto es de tres 
thenedores, el uno Diego Garcia e no ge le alcanzó 
nada, que fué un Alonso Dominguez, porque los que 
fallecían, como que lá Tierra estaba pobre, no te- 



966 DOCUMENTOS INÉDITOS 

ilian con que pagar ló que debían; otro fuénn Her- 
rera de S^ovia, mancebo, a quien encarga Pedro 
de Heredia este cargo, e este xugaba e era de mal 
recabdo, e aun de tales costumbres, que para le di- 
ferenciar de otro Herrera le llamaban El Malo; este 
Herrera, estándole tomando la resydencia e abién- 
dosele fecho cargo de lo que abia entrado en su po* 
der, uyó en un barco, que no pude faszer tomar, 
e fuese a Santa Martas e de ay diszen ques ydo al 
Nombre de Dios. Una carta de xustycia e ymbiado 
contra él , no sé si aprovechará, porque fasta agora 
e ymbiado otras contra personas que ge an ydo 
desta Provyncia, e sé no ge a fecho nada, e quedar- 
se an así, e los otros toman destos atrevymientos; 
e si Vuestra Magestad no manda que se remedie, si 
no acude como sespera, esta Provyncia se despo- 
blará sin que se pueda remediar. 

Otro ay que tiene ciertos bienes de uno de Palen-- 
da'; estos se ymbiarán en el primero navio que 
vaya derecho a Castilla^ porque por la vía de Sanio 
Domingo es viaxe que no tiene fin, especialmente 
en este tiempo. 

La obra quembié a faszer a Santo Domingo^ de 
la Yglesia, se traerá presto. En un navio que vino 
en el mes pasado se truxeron sejrs puertas para 
ella, do eran desparar; es puerta pryncipal e para 
los lados quatro pequeñas, e un cofre de azero para 
el Santo Sacramento. 

Yo e fecho faszer un sagrario, parte de piedra e 



DEL ARCHIVO DE INDIAS 367 

parte de ladrillo, con cal que se truxo de Santo Do- 
mingo; no está en él puesto el Santo Sacramento 
por dos cosas: la pryncipal es porque la Tierra es 
tan húmeda ques menester muchos dias para se 
secar la obra, porque se fizo gruesa por cabsa que 
si óblese fuego no pudiese aber daño, e la otra por- 
qae semblaron a fazer para él unas puertas de 
hierro a Santo Domingo e no ge an traído: luego 
se poma en trayéndose, porque Dios nos encamine 
eia lo que se deba faszer, porque la gente es de tan 
mal sosiego ques bien menester. 

Yo e fecho mirar e platicado en lo del asiento 
deste pueblo donde se fallase agua e pastos e puer- 
to, e fasta agora no se alia en toda la costa donde 
le aya, porqués muy seca e llena de montes e sin 
pasto; e caso que uviese otro lugar déxolo de 
tiraba^ que aquello es neszesario aber otro pueblo: 
diszen queste puerto no puede dexar destar poblado, 
por cabsa de los yndios que ay en esta parte fasta el 
JBío Grande^ que dyvide esta Provyncia con Santa 
Martay e por el trato del Rio del Cenuj ques lo que 
fasta agora a sostenido esta Tierra, e a esta cabsa, 
e porque fallé la Tierra tan mal tratada e todos los 
moradores sin voluntad de permanecer, por mane- 
ra que no tenia donde vyvir ni lo fazian, ni Pedro 
Heredia abia fecho casa donde vyvir: para los ani- 
mar, e fecho una casa xunto a la Yglesia, por la 
acompañar, en que e gastado parte de lo que tenia, 
qaes tan buena quen Tierra- Firme diszen que no 



i 



368 OOCUMBNTOS INÉDITOS 

se a fecho tan buena, aun se cree quen Panamá con 
quanto oro an tenido; e hiendo esto los vezinos^ to*-^ 
dos fazen casas e el puehlo se va aumentando, e 
los pobladores están muy aprovechados, como ade- . 
lante diré, porque todo el estado desta Tierra de- 
pende de fallarse las minas que se cree que las ay 
e muy ricas; e aunque no uviese otra presunckm 
para lo creer, sino el oro que se a sacado del Cenu^ 
bastaba para lo tener por cierto, porque viendo la 
ynabilidad e poquedad de los yndios, e que ningano 
ereda de sus padres ni tiene más de lo que gana por^v 
si, e questos con su ynabilidad bastan a meter con* 
sigo tanto oro, que seria arto poderlo faszer un om- 
bre abil e dyligente, dar crédito a esto, cuanto más?; 
qué concurren otras calidades que son virisímilM 
para lo tener así. 

A esta cabsa se a trabaxado de saber el seo: 
to dellas; e porque abia nueva que se íallaríalh 
antes de la sierra de Abreva e que también 
sadas las sierras se fallaría mucha rriqueza, e poh-. 
que la gente andaba tan alterada con las nuevas 
del Perú e con los ofyciales de Vuestra Magestad, 
nos xuntamos todos los mas del pueblo que te-rj 
nian alguna experyencia en las cosas de la Tiem^ 
e de acuerdo de todos se acordó de fazer una arv 
mada para el ^ descubry miento de las minas e sie- 
rras; e porque la gente estaba necesitada por vir- 
tud de la cédula de Vuestra Magostad, ea que ; 
mandaba que semprestase a los conquistadoraB 



PUNTOS 
TAMBIÉN SE AfiNITEN SDSCRICIONES A ESTA PUBLIGACIOR. 



MADRID. 

ias de los Sres. BayUi-Bay Hieren plaza del PrínciiJé 
Féj Carrera de San Jerónimo; Lope^y calle del Gar- 
ufa, calle de Carretas; Hijos de Escribano, calle del 
núm. a3; MuriUo, calle de Alcalá, núm. 7; Sanchef^ 
barretas, núm. 21. 

PROVINCIAS. 



D. J. Marcili Oliver. 
Mariano Robles. 
i.- Eudaldo Puig. 
Santiago R. Alonso, 
r. Delmas, h.° mayor. 
. Francisco Barquín. 
M. García Lovera. 
Salvador Múgica. 
a: B. Moreno García, 
losé Lago, 
^icasio Taxonera. 
• P. Ventura Sabatel. 
Aniceto Palahí. 
ara.' R. Bartolomé, 
s. Rubio y C 
a F.*: D. Josi Bueno, 
mcisco Miñón. 
»res. Sol é hijo. 
. J Cabrera Cano. 
P. Brieva. 

JLTRAMAR. 

^a: Marcos Pujol, Canle- 

3. 6. 

ico: Sres. Muñoz y 

D. Bonifacio Caba- 
igallanes, 27. 



Málaga: D. P*rancisco Moya. 
Múrcta: Rafael Al mazan. 
Oviedo: Juan Martines. 
Orense: R. Ramón Pérez. 
Mallorca: F. Puigrredon.^ 
Falencia: J. Alonso Rodrigues 
Pamplona: Regino Bescansa. 
Pontevedra: V. Piqué. 
Ronda: J. Moreti é hijos. 
Salamanca: Vicente Oliva. 
San Sebastian: P. Tora. 
Santander: M. M. Ramón. 
Santiago: B. Escribano. 
Sevilla: Sres. Hijos de Fé. 
Tarragona: D. J. Bta. Roura. 
Toledo: Alejandro Villatoro. 
Valenc̀L- Pascual Aguilar. 
Valladolid: Juan Nuevo. 
Vitoria: Bernardino Robles. 
Zaragoza: José Méndez. 

AMÉRICA. 

BuenoS' Aires: 

Montevideo : 

San José de Costa-Rica: Don 

Luis Bengoechea. 
Vene:;uela (Caracas): 



EXTRANJERO. 



Mrs« August Siegle 
1 et Foreing BooJue- 
» Leadeanhall Street 

% Brachet, 8, Rué de 
lyc. 



París: Mr. E. Denné Schmits, 
Librería española , i5. Rué 
Monsigni. 

Berlín: tan, Ascher y C* 

Bruselas: Mr. Mayóles. 

Lisboa: Sr. Silva Júnior. 



ADVERTENCIA. 



ElU Publicación, ademis de ii» valor hiitórico noto- 
rio, interesa al Gobierno español para el conocimiento y 
sustento de sus derechos respectivos; asi como á lot di- 
versos países de América, para la gestión y defensa de los 
suyos propios; no menos que á los particulares de am- 
bos hemisferios, cuyos antepasados prestaron servicios^ 

por los que adquirieron otros derechos, igualmente aten- 
dibles, en legítima recompensa. 



(DERECHAS RESERVADOS.) 



DEL ARCHIVO DB INDIAS 369 

qaatro mili pesos, se completaron dos mili e dos- 
zientos para se aviar, e avióse esta armada en tiem- 
po, por manera que fuesen al principio del berano 
al pie de las sierras e tubiesen lugar de descubrir- 
las e ver lo quen ellas abia; e porque como digo, 
Ja gente estaba deseosa de se yr al Perá^ e no ge 
levantara con los navios, como lo fycieron otra 
vez, acordóse que fuesen por Tierra al Cenu, e que 
por el río les llevasen mantenymientos e cosas 
necesarias para que allí llegados se rehyciesen, e 
como si salieran de refresco desta Gibdad, comen- 
zasen su camino para las sierras e minas: e se 
fizo, ansí,/ que la gente partió por tierra. Al tiempo 
qae partió estaba sosegado el tiempo, e acaso des- 
pués de partidos sucedieron tantas aguas, quen 
esta Cibdad estuvimos para nos anegar, e jas casas 
manaban agua e muchos las desamparaban por 
no poderlas vyvir, e la gente que fué no pudieron 
caminar, de lo qual avisaron, e luego se prove- 
yó de dos navios e barcos para que la gente sin 
qne se detuviese sembarcasen: llegaron a esta Cib- 
. dad sábado veynte e quatro de, digo, once de No- 
viembre, porque desta Gibdad se partieron para yr 
• por tierra a veynte e quatro de Octubre, e luego 
el lunes se metieron en barcos, e los caballos que 
► abia en esta Cibdad se llevaron por tierra a la Pun- 
[ ta que dicen, ques una legua desta Gibdad, a donde 
a mi presencia los dexé a la gente e caballos 
^nbarcados media* ora antes del alba, con todo 

T0¥0 XU . 24 



370 . DOCUMENTOS INÉDITOS 

rrecabdo e aviso, para que no uviese en los na- 
vios alguna alteración, e porque no fizo tan buen 
tiempo el sábado adelante, se desembarcaron los 
caballos e ^ente en la boca del Rio de Cenuy e de 
alli se fué la gente por tierra, e los bergantines 
que fueron seys, con mahíz e otras provysíones 
necesarias, para la entrada por el Río; la gente 
se detuvo por tierra, porque abian de ser en el 
Cenu el primero dia de Dyziembre e no fueron 
fasta veynte de Dyziembre, e al tiempo que llega- 
ron estaba todo a punto lo que abian de^ llevar, 
e partieron sábado veynte e tres de Dyziembre su 
camino, quera el mexor tiempo que se pudo pensar, 
porquen en el pryncipio del berano, según las xor- 
nadas que abian de andar que para todos abian, se 
fallaron al pie de las sierras. 

Antes desto sucedió lo que diré, que un Pedro 
Romero, a quien yo tenia por Teniente en el Cenuj 
porque yo le tenia encargado que supiese de los yn- 
dios lo de las minas, trabaxó porque ge lo dixesen, e 
con buenas obras alagándolos le prometieron que 
las mostrarían en el verano, e daba priesa por la 
gente para que fuesen, e Pedro Romero ymbió un 
fixo suyo con ciertos ombres a buscar el camino, e 
acaso toparon con un yndio que los llevó a un pue- 
blo cerca del Cenu de que no tenian notycia: en 
este pueblo fallaron un Cacique que por las mues- 
tras que fazia e lo que prometia llamaban El Bue- 
no, aunque después salió muy malo; este Gaciqne, 



DEL ARCHIVO DB INDIAS 371 

con otros, de su voluntad vino al Cenu, e allí, pre- 
guntado por las minas, dixo que las daría e muy 
ricas, e dixo tanto, que la gente estaba tan regoci- 
xada, que no tenian en nada lo del Perú con lo 
qneste dezia: éste pydióle lycencia para tomara 
ver su pueblo e que vemia en tantos dias; dexó re- 
henes e diéronle lycencia, e vino al tiempo que 
puso, e culpaba a los xpianos porque tardaban tanto 
en se partir; dixo quembiaba a abrir los caminos, e 
([ue abia dos ríos en el camino que pasar e tres 
pueblos, e que abia uno antes de las lílinas quera 
de piedra e que al pie de las sierras estaba el lugar 
adonde era el nacymiento de las minas, e que aquel 
lagar, allende el oro que tenian en los bahios, que 
estaban los postes en oro^ e otras cosas largas: ve 
nida la gente virio un yndio e a que repartían, in- 
crepándolos porque se detenian, e certyficoles que 
no abia sino onze o doce xomadas de despoblado, e 
aq[uellas pasadas llegarían a las minas; e con estas 
nuevas partió la gente tan alegre como si ya lo 
tuvieran por cierto, e así se tenia por todos e que 
desta vez quedaban ricos. 

Y con estas nuevas, por otra parte yo fui a vysi- 
tar esta Tierra por la costa, con pensamiento de 
mas ver por la tierra adentro para sosegar los yn- 
dios, porqu.e dezian que yendo yo allá vernian fasta 
el Rio grande de paz; e llegué por la costa a un pue- 
blo que dizen MohatoreSj donde vynieron muchos 
vndios a me ver, xente muy salvaxe e tal que a la 



r 

I 



372 DOCUMENTOS INÉDITOS 

que vide sus costumbres e inhabylidad de dyvensádad 
de lenguas e mala orden, e sobre todo na tener su- 
xecion unos a otros, mas como xente de Veetria 
rada uno faze lo que quiere, que no ay esperanza, 
si Dios por especial gracia no obra en ellos, de se 
apartar de su bestial vyvir, ni abasta para ella jti- 
dustria de ombre. 

Estando en esto, que abia vysitado los pueblos de 
la costa que son fasta Mohatres, e un pueblo bue- 
no dentro en la tierra que se dize Turipana; donde 
falló en dos buhios questaban faziendo su borrache- 
ra en que pryncipalmente se ocupan la mayor par- 
te del tiempo, cosa muy bestial e que no abasta 
sfüo Dios para los apartar della, en que cada un 
buhio tenian gran número de mururasy que son ma- 
yores que cántaros, e fasta las acabar no se apar- 
tan ni dexan de vever, aunque pasen ni un dia ni 
dos e ansí sin comer nada coii el vever, estando 
como digo vino un navio de Santo Domingo^ e tru- 
xo dos provysiones de Vuestra Magostad, una para 
los clérigos e otra sobre lo del Gobernador Pedro de 
Heredia, e truxo también nuevas como en Santa 
Marta se abia fecho contra mí una probanza muy 
falsa e de gfandes testymonios, e también me vino 
nueva del suceso de la xente que abia entrado, que 
no dixe el número que fueron, cien om^res de pie 
muy buenos e treynta de a caballo e veynte mache- 
teros para abrir los caminos e a ciento e veynte ca- 
ballos para la xente de a caballo e peones. Visto 



DBL ARCHIVO DB INDIAS 373 

esto yo me partí, e dexó la vysitacion por poner ór 
den en lo de acá: e vi vn ynterrogatorio que contra 
mí se fizo, que ni Lucifer, no otro, fuera bastante 
para decir tantas falsedades e testymonios contra 
mí e tan notorios: deslo tengo pena, que antes que 
vean mi descargo yo era mas diño de que se me 
faga merced por lo que.e «ervydo que no de pena 
por la cosa en que aya errado, porque nunca tal 
a seydo mi yntencion ni obras: e porquesto va como 
mandará ver Vuestra Magestad, no diré fasta que 
se vea mas, sino que si culpa yo tuviere sea casti- 
^do, pero sino, quel que tal cosa levanta e me a 
querido difamar no quede sin castigo, porque no es 
xiisto que a los que sirven a Vuestra Magestad, los 
que los quieren mal con falsos testymonios los di- 
famen: los questo principiaron fué Barrionuevq, 
Gobernador de Tienda-Firme. 

Porque no le entregué sin otra a los desta Pro- 
vyncia la Culata de Uraba^ por gozar el provecho; 
questa cesión, que a destruido esta Provyncia, le 
abia prometido; e después desto fue un suxeto, 
criado, del Presidente porque no le dexé fazer cier- 
tos cohechos que sentí que quería fazer, e estos es - 
crybieron al Presydente de mí muchas cosas que- 
llos quysieron, que yo nunca pensé, e le yndinaron 
tanto, que se desmandó a dezir cosas contra mí 
que a su persona no convenían; aunque después, 
informado de algunas personas que de aquí fueron, 
falló otra mas verdadera relación e se reformó del 



374 DOCUMENTOS INÉDITOS 

enoxo que mostró, e el Gobernador de Santa Marta 
Don Pedro de Lugo, que como tenia su gobernación 
perdida e la mas de la gente muerta de hambre, e 
supo que después que yo a esta gobernación vine, 
e la falló destruyda, se abiá reformado, quysiera 
dexar aquella, que ya a él le dexaba, e que Vuestra 
Magestad le fyziere merced desta: e esto pudiérak» 
él fazer sin tocarse mi onrra; pero parezióle quera 
buen camino, para conseguir su propósito, callar lo 
que abia fecho e dezir lo que nunca pensé, e xun- 
tose con este Xurieta y con Castillo, a quien dio po- 
der para pedir la Gobernación en Santo Domingo^ 
como paresze por una carta que mi mancebo, que 
se dize Herua, escribe al Adelantado, e con otro que 
iba a la Abdyencia de Sanio Domingo a negociar 
por Barrionuevo lo de la Culata de Uraba^ que 
se dezia Alarcon, e tomaron a un escribano que 
truxo electo de Santa Marta^ que fué cabsa de su 
muerte, por descubir lo que fazia, e no tiene tan 
buena fama como conviene en su ofj^cio, e por mu- 
chos dineros, que dizen en Santa Marta que le di<í 
Montalvan su procurador de Pedro de Heredia, 
ques es el prencipal en este negocio, e llevó consigo 
por testigo a los parientes de Pedro de Heredia e per- 
sonas a quien yo tenia presos, e sus hermanos deb- 
dos, e estos compusieron lo que Vuestra Magestad 
abrá ya visto; los quales, de seis que fueron, ya Dios 
tiene mandados yr a le dar cuenta los quatro, que 
son: el Adelantado Don Pedro de Lugo, que murió 



DBL ARCHIVO DE INDUS 875 

en vejDte e seis de Otubre del año pasado, e Xu - 
riefa e Castillo e Alarcon. Dios los perdone, que yo 
los tengo perdonados porque me perdonen a mi. 
Suplico a Vuestra Magostad que fasta que vea 
mis descargos no me culpe, porque vistos e sabida 
la verdad, yo se que seré digno de galardón e no 
despena. 

En lo que Vuestra Magestad manda en lo de los 
clérigos, porque por el mes de Otubre pasado escre- 
bieron los ofyciales de Vuestra Magestad e yo so- 
brello, fasta ver lo quen ello se manda, no se fará 
novedad. 

En lo de Pedro de Heredia, porque asi mesmo yo 
tengo escripto a Vuestra Magestad lo que tengo fe- 
cho, fasta esperar lo que Vuestra Magestad me 
mandaba, no procedí contra él; asi porque los tes- 
tigos sestaban ratyficando en lo que contra él tomó 
el Obispo, que aya gloria, como por otras cabsa^ 
que a Vuestra Magestad escrebí. 

No ymbié el oro que suyo está en la caxa de las 
tres llaves, porque fasta agora no a abido navio en 
que lo ymbiar, e también porque entrel e su herma- 
no ay dyferencias, que cada uno dize ques es suyo; 
pero abiendo navio lo ymbiaré, e allá Vuestra Ma- 
gestad determinará cuyo a de ser. 

En la caxa de Vuestra Magestad abrá fasta cin- 
quenta mili presos, e no se an ymbiado porque obo 
nuevas de franzeses e no se atrevieron los ofycia- 
les a lo ymbiar fasta que Vuestra Magestad les 



376 DOCUMENTOS INÉDITOS 

mande lo que deban fazer. Estos dias pasados es- 
tábamos esperando navios del Nombre de Dios 
para lo ymbiar, e con el tiempo bravo de brisas que 
fizo no se atrevieron a venir aqui los navios que 
venian, e atravesaron por la canal de Bahama que 
tienen para en este tiempo por buena navegación, asi 
para Castilla como para Santo Domingo, porque por 
la costa desta Tierra e Santa Marta es tan dvficul - 
toso, que apenas si con gran trabaxo e peligro se 
navega en mucho tiempo, e todos se van por la 
canal que digo de Bahayna. 

E ahora sucedió otro . ynconveniente que nos a 
puesto en más duda de lo ymbiar; quen Tierra- 
Firme pareció un navio francés de /asta ochenta 
toneles a robó un navio que venia de Santo Do^ 
mingo al Nombre de Dios, e estubo a vista del 
Nombre de DioSj e quysieron armar contra él, 
e si abia arto aparexo para lo faszer e dexaron 
de lo faszer, no sé la cabsa porque; e después acá 
no se a sabido del ni si ay otros navios por la 
costa. En aquel navio tomaron un piloto vyzcaino, 
que sabia esta costa toda, e fuese c6n ellos, porque 
diszen que iban allí otros de su nación e queran 
guipuzcuanos e gascones los del navio; no sé de 
cual destas naciones. Si vyniere navio que convenga, 
yo seré de acuerdo quel oro se lleve a Vuestra Ma- 
gestad, pues acá no faze fruto e Vuestra Magestad 
allá tiene necesidad de se servir dello. 

La nueva de la gente fué, que los yndios los He- 



OKL ARCHIVO DE INDIAS 377 

varón por el camino que le mostraron fasta el pri- 
mero rio, e allí pasaron el rio, el qual pasado no 
le mostraron camino salvo; con esperanza que les 
daban cada dia, les pornian en las minas, los tuvye- 
ron fasta que los mantenymientos ge les gasta- 
ron, e los tornaren por tierra despoblada e sin 
mantenymientos al lugar donde abian llegado las 
primeras siete xomadas; e allí conocieron el ca- 
mino, e conocido les preguntaron que cómo le^ 
abia allí tornado, e ellos dixeron que aquel camino 
era del otro Capitán que abia ydo antes; e quysieron 
de les yr apretando sobrel camino, e dixeron que no 
lo sabian: e preguntados por qué es abian burlado 
e dicho que la sabian, dixeron que lo abian oido a 
sus padres; ]por manera que no obo medio por 
ninguna via de saber nada dellos. Visto la burla, 
e que los abian allí traydo para los matar de am- . 
bre, ^créese que comunicado con los yndios del 
Ceniiy porque ya otras tres vezes engañaron a Pe- 
dro de Heredia e a su ermano, e la gente se puso en 
neszesidad de ambre, acordaron de volverse al 
CenUy para de allí tornar a tomar consexo sobre lo 
que se deba fagzer e faszórmelo saber, e que con- 
venía que yo fuese allá para dar el remedio. La 
gente vino muy fatigada de ambre, de tal manera, 
qne la mayor parte no estaba para acampar; no 
faltó ninguna persona, todos volvieron vivos; ca- 
ballos se perdieron, así al pasar el rio como cansa- 
dos, veynte e ocho. 



378 DocuMEürros iméoitos 

El Capitán, entretanto que yo proveya oyba, to- 
mó de la gente que vino doze de cabaUo e trejiita 
peones e ciertos negros proveydos de comida por 
un mes, e fué al pueblo* grande, donde fué otra tbe 
Alonso de Heredia^ e por no fallar camino se volvió 
a tomar a tentar las sepulturas, que allí ay, si son 
algo, porque algunos tienen que ande ser buenas, e 
dexar allí a Don Xoan de Sandobal, que va oon él, 
con los negros a las sacar e ver lo que ay , e él cor- 
rer la Tierra para ver si a}^ medios, porque a lo 
que se cree, el pueblo grande está despoblado e sin 
comids) para se poder sostener, e tentar si ay ca- 
mino o nueva que faszerme saber, luego lo que 
fallare. 

Yo luego proveí al Cenu^ porque la gente allí no 
80 puede sostener, que un Capitán se fuese con 
ella e los caballos que obiere, dexando los que allí 
son neszesarios a cierta tierra ques buena de^ comi- 
da para que la gente se reforme e los caballos, e 
Muego me avilen de dónde están, para que yo ydo 
allá sepa donde están e como, e las nuevas del 
pueblo grande, e trabaxaré con los yndios que di- 
gan la verdad, pues la saben, para . que descubran 
donde están las minas; e segund lo que subcediere 
e fallare, proveeré lo que pareciere que mas con- 
viene; e porque esto es tan neszesario, lo más breve 
que pudiere mo partiré a lo proveer. 

E fasta proveer esto, no mentrometeré en otra 
oosa ni entenderé en lo de Pedro de Heredia, porque 



DEL ARCHIVO D£ INDIAS 379 

del suceso destas minas depende el estado desta Go* 
bemacion, e si la gente le diese lugar a que se 
voIvímo, no se podría xuntar fan presto, e por ven- 
tura no se podrían detener en la tierra, e seria gran 
daño si el otro Capitán que fué, que dizen que va 
por cierta parte que se tiene por rríca, que se 
disze Motiuly no traxere las nuevas questa otra gente 
pensábamos que tenian ya. 

Así que luego me partiré a entender en esto; 
Dios faga que me anime lo que sea servido. 

A su hermano de Pedro de Heredia condené 

(ininteligible)..... de tormento, e caso que según la 
i calidad del negocio me parecía que lo pudiera exe- 
cutar; pero por no exeder en cosa le otorgué la 
apelación; está en la Abdiencia Real confirmada en 
grado de revista: no se ymbió el despacho, que lue- 
go que lo concluyese, venido del Cenu de proveer 
esto otro, será ymbiado el despacho, e entenderé 
en ello con la mas brevedad que pudiese, porque 
virisímile es queste sabe del oro que tiene Pedro de 
Heredia; e por lo que se a visto de las sepulturas, 
se cree ques mas de lo que dizen, porquél sacó las 
mexores sepulturas e no sacó ninguna que no em- 
biese oro e dada por los yndios, e pareze las que 
agora le sacan son tan rricás, créese que las quel 
sacó, pues por buenas se las mostraban, queran 
mexores. Yo trabaxaré por saber la verdad, e lo que 
sucediere avisare a Vuestra Magestad,i e fazer en ello 
lo que Vuestra Magestad me tiene mandado. 



380 DOCUMENTOS INÉDITOS 

Manda Vuestra Magestad que a los vecinos desta 
población, digo, Grobernacíon, en compensa del 
daño que an rezybido, ge les den quynientas vacas de 
las que Vuestra Magestad tiene en XarruHca: esta 
merced se suspenderá fasta ver lo que a Vuestra 
Magestad sobre ello diré. Manda Vuestra Magestad 
que se traigan a costa de su renta; e a de sa- 
ber Vuestra Magestad que los fletes que se llevan 
son niuy excesivos, así desde Xamaica a esta Pro- 
vyncia como desde Santo DomingOj porque por una 
gran cosa los tasaron los caballos en la Abdyencia 
a diez e nueve pesos de flete de Santo Domingo 
fasta este Puerto, e de Xamaica no se traen menos 
de a veynte pesos: si por cada vaca se a de dar este 
precio, que no lo traerán menos, e esto en mucho 
tiempo, por los pocos navios que van a Xamaioa^ 
.son en quynientas vacas diez mili pesos, ques ase- \ 
si na cosa, de que Vuestra Magestad no debía es- 
tar ynformado: si desto fué su Real voluntad 
de fazer merced a ésta Gobernación, muy mexor 
seria- dárselos en oro para repartir entre todos, 
porque traídas las vacas, pocos podrán criarlas ] 
por la mala dysposicion de la tierra, sino se llevan 
al Cenu o UraJba^ que seria otra cosa; así que der- 
ramadas por todos seria poco provecho e premio. 
Vea Vuestra Magestad lo quen ello manda, porqae 
lasta lo saber no sentenderá en ello. 

Un clérigo .vino en esta Provyncia que se dize 
Xoan Pérez Aíaterano, que fué con Felipe Gutiérrez 



DBL ARCHIVO DE INDIAS 381 

f a la Provyncia de Veragua, e venia fton propósito 
de yr, sobre la Ghantrería de que Vuestra Magestad 
le abia fecho merced en Y acatan y a su Real Corte; 
venia pobre e fatigado e viexo; parece buena per- 
sona, de buen exemplo e buen eclesyástico, qomo 
conviene aquí: roguóle que se quedase aquí por- 
que sa persona pareze necesaria para esta Yglesia, 
porqne de tales como él ay necesidad para se refor^ 
mar e poner en buen estilo una Yglesia nueva. 
Si Vuestra Magestad le faze merced de la Chantre- 
ría desta Yglesia, en lugar de la que tenia en Yuca- 
tan, creo que se quedará en esta Cibdad, contan- 
do quentretanto que a lugar dentrar en ella, e de los 
frates de los diezmos, entre en lugar de uno de los 
quatro clérigos de que Vuestra Magestad faze mer- 
ced al Obispo para que sirvan la Yglesia," fasta que 
aya diezmos para quentren las dignidades; merced 
faria Vuestra Magestad a esta Yglesia e a todos 
los Vezinos desta Gibdad, porque pareze que seria 
útil para ella. Suplico a Vuestra Magestad que 
mande proveer en ello lo que fuese servido, para 
queste sepa si ^ de estar aquí o si le conviene yr 
a otra parte, no siendo Vuestra Magestad servido 
que quede en esta Yglesia. 

Yo ymbio ciertos descargos a las culpas que me 
ponen, que nunca fize, e otros testymonios. Suplico 
a Vuestra Magestad los mande ver, e por ellos po- 

« 

drá ser ynformado si e fecho lo que debo o nó; 
porque lo que yo e fecho es púbUco, e lo que me 



i 



382 DOCUMENTOS INfiOITOS 

levantan no sePsabe sino por los parientes de Here- 
dia, e los que van huyendo por no les consentir 
dexar la tierra e otras cosas, e en Sania Marta e 
en otras partes que sin cabsa me quieren mal por- 
que fago lo que debo. 

Agora nuevamente e sabido que otro procura- 
dor de Heredia, que se llama Gonzalo de Herrera, 
que salió de aquí huyendo porque abia seydo Te- 
nedor de los bienes de difuntos, e tomándole quenta 
huyó porque no tenia con que pagar, e otro que se 
llama Román, que vino huyendo de Castilla por- 
que abia muerto un ombre en Madrid^ en casa de 
Don Benito, están faciendo otra probanza contra 
mí en el Nombre de Dios e en Panamá ^ con otras 
personas fugytivas e que me quieren mal, porque 
los e castigado e no les daba lycencia para que 
dexasen la tierra. 

Suplico a Vuestra Magostad no consienta que se 
fagan estas ynformaciones, porque faciéndolas asi 
no podrá aber ombre xusto. Quando alguno se 
agraviare del Gobernador o no f3'ciere lo que debe, 
quéxense a Vuestra Magestad o a su Abdyenqia, 
e mándele aber ynformacion por personas sin 
sospechas, e de lo que dixeren, e tomada por esta 
manera. Vuestra Magestad será ynformado de la 
verdad e no se causarán los desasosiegos que se 
fazen, ni ternán atrevy miento como le tienen con 
los gobernadores; porque cierto es, que íaziéndose 
una ynformacion ante xuez sospechoso e a pedi- 



DBL ARCHIVO DB INDIAS 383 

mentó del que acusa, e con testigos sofbornados e da- 
ñados que le provaran lo quel que lo pide quysiere 
pintar: remediándose esto, los xuezes gobernarán 
e Vuestra Magestad será ynformado de la verdad 
de lo que pasa, lo qual por esta otra vía no se pue- 
de fazer. 

Nuestro Señor guarde la Ymperial Persona de 
Vuestra Magestad con acrecentamiento de. otros 
mochos Reynos e Señoríos, con vencymiento desús 
enemigos en aumento de Nuestra Santa fée, e a su 
servycio por muy largos tiempos guarde e prospe- 
re. — ^De Cartagena a once de Hebrero de mili quy- 
nientos treynta e siete años. — De Vuestra Sacra 
Cathólica Cesárea Real Magestad, Muy Humilde 
criado e servidor que sus reales pies e manos besa, 
Xoan de Vadillo. — Está firmado. 



Carta del Ly cencía do Xoan de Vadilló a Su Ma- 
gestad j dándole quenta de su pysita a la Go- 
bernación de Cartagena . 



Cartagena. — Octubre 13 de 1537 (1). 



Sacra Gathólica Cesárea Magestad. 

EN quinze del mes pasado fíze relación a 
Vuestra Magestad de lo quen esta Provyn- 
cía abia subcedido, por una Carta que ymbié 
con Vasco Nuñez Vela, Capitán General del Arma- 
da que se fizo contra los cosarios franceces por 
mandado de Vuestra Magestad para estas partes 
áe\ Mar Océano . 

En veinte e siete del dicho mes recybí un plie- 
go de Cartas de Vuestra Magestad, en respuesta de 
]a relación que fize en veynte e uno de Agosto del 
año pasado; e pocque de todo lo en esta Provyncia 
subzedido tengo por otras cartas dado quenta, en 
esta no lo repetiré, mas de dar relación de lo que 



(1) Archivodelndias.— Est. 53.-Caj.4.^--Leg. 1.** 



DBL ARCHIVO DB INDIAS 886 

después se a fecho, e es: que recybí con la Carta de 
Vuestra Magostad tres Cédulas; una que manda que 
no se acuda al Almirante Don Luis Colon con los 
derechos del Almirantazgo fasta que Vuestra Magos- 
tad mande lo quen ello se debe de fazer. E otra, que 
no se saque oro de las sepulturas, sino fuese presente 
el Vehedor, Qfyciales de Vuestra Magostad o sus 
Tenientes: e otra para quembie el oro de Vuestra 
Magostad a Santo Domingo e sentregue al Pre- 
sidente e oydores e ofyciales para que se lleve en 
la flota que allí a de venir; e asi se faga con el oro 
de Io# pasaxeros e mercaderes, queriéndolo ellos 
ymbiar, e que no se les consienta ymbiar en otro 
navio fuera de la flota. 

Cuanto a lo de la primera Cédula del Almiran- 
te, se cumplirá como Vuestra Magostad lo manda, 
porque una cosa de las mas ymportantes que acá 
ay, ques una de las pryncipales cabsas porque con- 
vino dar asiento con el Almirante, fué por la xu- 
ryodicion, porque si la tobiera sin aber Abdyencia, 
ya en las partes donde la tenia no obiera pobla- 
ción, por la mala orden e molestias que se suelen 
üaxT donde la xurysdiccion no es de Vuestra Ma- 
gestad, que acá no faltarán; e como en las Yndias 
la mayor parte de la Contratación sea por la Mar, 
quedándole la xurysdicion de Almirante, era dar- 
le mas xurysdicion que antes tenia; e asi pareze 
quel asiento con él dado obraria poco, pues se le 
daba mas xurysdicion que antes del concierto te- 

TOMO XLI 25 



886 DOGUláBNTOS INÉDITOS 

nía 9 e sería tan perxudycial a la Contratación des- 
tas partes, que por cabsa de los derechos cesaría 
mucha parte della; e seria cosa muy grave, si cada 
vez que va e viene un navio o barco obiese de pa- 
gar anclaxe e otros derechos, que acá ni conviene 
ni sería cosa sufridera: e pues Vuestra Magestad 
ve los ynconvenientes, debe proveer an ello como 
mas a su servycio convenga, por manera que no 
aya tal xurysdicion ni cosa della. 

Por la qué lembie el oro a Santo DomingOj que 
se fará cada que obiere con quien, vaya el recabdo 
de Vuestra Magestad, cesando los ynconvententes 
de los cosaríos. 

La otra, que no se saque oro sin Vehedor de las 
sepulturas, así estaba ordenado acá, e se guardaba 
después que yo vine, e luego se fizo apr^onar 
en esta Gibdad e sembió a pregonar al Cenu^ e se 
terna mucho andado en la execucion dello. 

En él Cenu ay poco en que dar orden, en las 
sepulturas por la mucha riqueza que ay en ellas 
e no se fallar; si otras no parezen no ay por ago- 
ra que fdzer mudanza en ello, mas de lo questaba 
fecho; si en lo de adelante pareziere algo, platica* 
rase sobrello como Vuestra Magestad lo manda, e 
daré orden como sin ympedirse el decubrymiento • 
de la Tierra todos gozen de lo quen ella obiere. 

El pleito que se trata entre Pedro de Heredia 
e el Fiscal, por virtud de la provysion de Vuestra 
Magestad e conforme a ella, está concluso: traba- 



OBL ARCHIVO OB INDIAS 387 

xaró por le terminar antes que me parta a Ui^abaj 
a dar orden a que se efectué la entrada de las sába- 
nas que descubrió César e otras cosas que allí com- 
bienen, de que creo que Vuestra Magestad será ser- 
▼ido» 

Bfi yda a Uraba será en fin deste mes de Otu- 
bre, dándome Dios salud, e llegado allí, vista la 
gente que ay, platicaré en lo que mas convenga 
para el bien de la cosa, porque segund la relación 
q[oe ay de la tierra, es muy poblada e es menester 
número de gente; e por otra parte en esta Provyn- 
da ay pocos mantenymientos, e cada vez que va 
mucha an recybido, por falta dello, daño. 

Visto el paresceí* de todos los quen ello tienen 
esperyencia> veré si combiene que vaya toda la 
gente e yré con ella, o si combiene que no vaya 
toda, e que ge tiente, por que camino vayan con 
menos falta de mantenymientos para que llegados 
allá, luego me avisen del estado della, e si se puede 
sofrír mas gente e ay mantenymientos, para que 
conforme a lo que dixesen, asi se provea e socorra: 
libado allá e vista la cosa trabaxaré que se faga 
lo que mas en ello convenga al servycio de Dios e 
de Vuestra Magestad e al bien de los quen esta 
' Provyncia están, e no dexaré de fazer nada de lo 
que convenga por trabaxo ni falta de voluntad de 
servir a Vuestra Magestad. De todo lo que se fyziere 
é sucediere daré relación cada vez que obiere con 
quién. 



/ 



388 DOCUMENTOS INÉDITOS 

Manda Vuestra Magostad quen esta Yglesia de 
Cartagena aya dos clérigos e un sacristán» e en el 
Cenu uno, e otro en Üraba\ e al tiempo que aque* 
lio se suplicase a Vuestra Magostad no abia la nue- 
va que ay en esta sazón, ni esta Gibdad estaba tan 
poblada ni la provyncia tenia tan buena esperanza 
de se aumentar como al presente la tiene; e como 
con la mudanza de los tiempos sea necesaria 
nueva provysion, sabrá Vuestra Magostad que para 
la gente o vecinos que ay no bastan dos clérigos, 
ni en Üraba uno, o aunquen el Cenu baste uno e en 
Santiago otro, ques una nueva población que ge a 
fecho, en el Rio del Cenu baato otro; poro por ven- 
tura agora ay necesidad de fasfer otros lugares en 
las sabanas, o para esto ay necesidad, que pues 
Nuestro Señor es servido de aumentar esta Provyn- 
cia, que también Vuestra Magostad mande que su 
servycio e Yglesia sean acrecentadas, e questa 
Gibdad tonga los clérigos que VuQstra^ Magostad 
mandó quen ella rosydioson, que son quatro, o a lo 
menos tros o el sacristán que sin él no se puede ser-* 
vir la Yglesia; o que para üraba aya dos con su 
sacristán, pues sospora que la aumentará Dios, e 
para que sea asi os bien que so comienzo a fazer 
en olla su servycio. 

Asimismo quen todos los lugares questán pobla- 
dos, que son el Cenu e Santiago de Catarapa^ aya 
un clérigo o un sacristán con salario competente/ 
porque allí, caso quen esta Gibdad son los manteny- 



DEL ARCHIVO OC INDIAS 389 

ipientos muy caros, lo son dos vezes doblados e 
mas, por estar la tierra adentro e costar tanto los 
fletes e costas que se le fazen en los llevar. 

También, porque según se es la nueva que ay 
desta Provyncia, se tiene por cierto que abrá nece- 
sidad de facer una o mas poblaciones en la tierra 
adentro donde descubrió César, para que se reha- 
gan los xpianos e la conquisten e soxuzguen, e fa- 
dendo poblaciones se an de fazer Yglesias e para 
ellas a de aber clérigos e sacristanes, que Vuestra 
Magestad dé facultad quel Gobernador e ofyciales 
desta Provyncia pongan en ellas clérigos, segund la 
calidad d& las poblaciones, que administren los San- 
tos Sacrarafentos, e para que les señalen salarios 
competentes, conforme a la calidad de la tierra 
e parte donde fuere, para que se puedan soste- 
ner, e así mismo a los sacristanes, pues son ne- 
c-esarios. 

Ase fecho un ospital, donde bendito Dios sean so- 
corridos los enfermos que an venido de la tierra 
adentro, que andan en el descübry miento della, e 
los que an venido del Nombre de Dios e de otras 
partes; e agora con la ayuda de Dios le. queremos 
acrecentar, e fazer mexor casa segund la calidad de 
la tierra, e para él ay necesidad de médico, e el que 
agora tomar emos, viendo el trabaxo de la cura de 
los enfermos, querrá que por ello ge le dé algund 
salario e el ospital no tiene de que ge le dar, 
e arto a seydo e es que de hmosnas de buenas 



i. 



390 IMMIUUBNTOB ItdEDITOS 

personas e otro socorros se sostengan los pobres. 

Que Vuestra Magostad mande que para esto se 
señale algún salario especial al médico, porque con 
mexor voluntad tenga cargo de la cura de los en- 
fermos. 

Lo questa Provyncia a rentado después que se 
poblii comenzó el cargo de Thesorera, que fué en 
quinze de Enero de quynientos e treinta e tres fasta 
en onze de Dyziembre de quynientos treinta e cua- 
tro, doze mili e ciento e veynte e seis pesos e cua- 
tro tomines de oro fino, e de oro Laxo cinco mili e 
setecientos e treinta e cuatro pesos e tres tomines 
e seis granos. 

Desde Dyziembre de treinta e cuatro fasta treinta 
e uno de Xulio do quynientos treinta e siete rent<'> 
cinquenta e nueve mili e setenta e nueve pesos 
seis tomines e once granos de buen oro, e de oro: 
baxo diez e nueve mili e trescientos e treinta e ochoj 
pesos tres tomines e once granos, que son por todos 
de oro bueno e baxo noventa e seis mili e di 
tos e setenta e nueve pesos e dos tomines e quatrtt] 
granos; e el Almoxarífazgo e en todo este tiempo 
a rentado ocho mili e doscientos e setenta 
pesos ú siete tomines e ocho granos, digo, fast 
fin de Marzo deste año. 

Suma el cargo ciento e quatro mili e quiniei 
e quarenta e seis pesos e dos tomines. 

De penas de Cámara a abido de oro con su reíaS 
cion ciento e cinquenla e un pesos e quatro tomines, 



I 



DEL ARCHIVO DE INDIAS 39) 

que todo suma ciento quatro mili seiscientos noven- 
ta e siete pesos, cinco tomines. 

Ay descargo ciento e un mili e setenta e siete 
pesos e cinco tomines. 

Después se truxo del Cenu^ questo era entregado 
al capitán Vazco Nuñez Vela, de oro fino o bueno 
diez mili e ciento treinta e tres pesos, e de oro baxo 
quatro mili e doszientos e treinta e seis pesos e 
quatro tomines, que no obo lugar de se traer antes 
que vyniese la Armada. 

Fechas e averiguadas las quentas, embiaró rela- 
ción entera e verdadera de todo lo que quedare 
líquido con el cumplimiento dello. 

Después desto escrybí a Vasco Nuñez Vela como 
este oro era venido, e que a la tornada del Nombre 
de Dios, pues era camino este puerto para la Canal 
de Bahamaj tocase aqui e lo llevase; porque no se 
rodea, sino fuesen las brisas tan forzosas que no 
pudiese tomároste puerto. 

El oro de Pedro de Herediaquese falló, así en las 
tinaxas, con lo que an valido ciertos negros e ca- 
ballos que se vendieron, que todo se depositó en la 
caxa de tres llaves de Vuestra Magosta^ en pqder 
de sus ofyciales, fué; de oro fino treinta e dos mili 
e quynientos e veynte e ocho pesos e seys tomines; 
e desto se le a dado a él e a su ermano para su 
manteny miento, ese a pagado de debdas que de- 
bía, así por suias como por concierto e ygualas 
fechas con los. acredores, después de condenados, 






892 00GUMBNT08 INÉDITOS 

quen la very^acion que se fyciere con los ofy- 
cíales sespresará; e con el oro que se ymbia dello a 
Vuestra Magestad, e con los dos mili e qaynientos 
pesos que en la caxa quedan por su mantenymien- . 
to e costos, suman treynta e un mili e setecientos 
e noventa e tres pesos e tomines e granos, ques- 
tan en poder de los ofyciales, e setecientos e treinta 
e ocho pesos tomines e granos. 

El oro baxo que tubo que monta cinco mili e no- 
vecientos e vejTite e seys pesos e tomines, ymBia- 
ronse a Vuestra Magestad tres mili e trescientos e 
quarenta e tres pesos e tomines. 

Este oro baxo era parte dello de los soldados, . 
que él tenia tomado, e parte dello de su fíxo Áxúo- 
nio de Heredia que le pagó, que con lo que reacy- 
bio e pagó sumó al descargo cinco mili e. tres pe- 
sos; restan en poder de los ofyciales novecientos 
e veynte e tres pesos: esta quenta no está averi- 
guada con los ofyciales, en cuyo poder se puso este 
oro; quando se averiguare ymbiaró la certyficacion 
dello a Vuestra Magestad. 

Por parte de los ofyciales de Vuestra Magestad 
me fué notyflcada una Cédula, para que fyziese yn- • 
formación si el salario que Vuestra Magestad les 
manda dar es sufyciente para se mantener en 
esta Provyncia, e si abía nezesidad de estar en el 
Cenu dos ofyciales. 

Yo la fize de personas onradas, e que abian es- 
tado en los lugares desta Provyncia desque se 






DBL ARCHIVO DB INDIAS 393 

pobló, para saber lo quen ellos valían e an vali- 
dólos mantenymientos; la qual ynformacion ymbio 
a Vuestra Magostad con esta, puesto que aquello 
ansi es notorio, asi por vista de oxos como porque 
e sido en moderar algunas veze>^ los prezios de las 
cosas e salarios de los ciruxanos, que aunque son 
jdiotas se sufren porqué son neszesarios, que se 
quieren pagar bien, e asimismo de médico, por ver 
el exeso quen todo ay, que si Dios no proveyere en 
ello es cierto que paresze que no se podría sufrir, 
e con todo esto todos tienen e pasan. 

Asimismo los ofyciales no pueden dexar de yr 
algunas vezes la tierra adentro, o a UrcAa ques 
puerto, e^ donde no estuvieren dexar e tener sus 
tenientes quen el Cenu siempre an tenido el Con- 
tador e Thesorero e el Vehedor quando alli no an 
refiydido, e en ¡Iraba después que yo vine, porqués 
apartado desta Cibdad e se podrían fazer entra- 
das, e yban barcos con mantenymientos para los 
que allí estaban, aunque fasta agora en Uraba 
todo a sido poco; pero de aquí adelante será mas 
e por ventura más nezesario quen este puerto, 
porque si la cosa suzede como se piensa e aquel 
tuviera puerto seguro para estar e desembarcar 
las mercaderías, fuera más pryncipal e estuviera 
allí el trato de la Provyncia; mas estas dos cosas 
no creo que darán lugar a ello e la mucha seguri- 
dad deste puerto para los navios. 

Asimismo en el Cenu no lestan necesaria la re- 



394 DOCUMKNTOB INÉDITOS 

• 

sydencia, que se les mandaba en los dos pueblos 
más cercanos, porque solo uno abia en que poder 
estar, ques xunto al Cenu^ que se llama BeUmi^ 
questar en él o en el Cenu es todo uno ; e también 
porque no a abido ifópulturas que tengan oro sino 
en el Cenuj media legua al rededor o poco mas, e 
en todas las otras partes, aunque se a buscado, 
nunca en ellas se falló oro. 

Los ofyciales de Su Magestad an estado e están 
pobres, porque como an dé resydir en sus ofycios, 
no tienen provecho alguno; e como las cosas son, 
oprímeles, e no pueden dexar destar con necesidad 
e adeudados. 

Lo que a mí parece es que para tener jnediana- 
mente con que se sostener, Vuestra Magestad les 
debe doblar el salario para que puedan servir sus 
ofycios e yr a donde convyniere en qualquier p&rle 
de la Provynfcía; porquen caso que no le vaste aun 
esto, saliendo siempre se les recrescerá algund pro- 
vecho de que se ayuden a sustentar, e con ello e 
sus salarios puedan bien servir a Vuestra Magestafl. 

E porque aunque en el Cenu ya no ay necesidad 
de su resydencia, por estar acabado, e si algo obiere 
basta que allí pongan sus tenientes' como los tie- 
nen agora si parece quen otras abrá sepulturas, e si 
las obiere e son buenas, es necesario que a lo menos 
en una dellas resida un ofycial con los tenientes de 
los otros, porque conviene para el recabdo de la 
Fazienda de Vuestra Magestad que siempre se falle 



DBL ARCHIVO DE INDU8 395 

presente un ofycial de los prencipales, * e que ante 
deBte se saque el oro e sin él no se piieda sacar; e 
quese ofycial sea uno de los dos, Theaorero o Con- 
tador, o el uno'dellos en cada lugar, porquel Vehedor, 
aunque es buen ombre, pero para solo, yo no seria 
^1 parescer que se tuviere en parte adonde conven- 
ga tener recabdo en la Fazienda de Vuestra Mages- 
tad: e esto digo, porque soy obligado a así lo decir. 

E porque ay necesidad en tres partes de ofycia- 
AeSy en esta cibdad e en üraba^ porque si ay minas 
se a de facer allí la fundycion, e en las sabanas 
si obiese sepulturas o donde la obiese, e para esto 
tienen necesidad de tenientes porque aunque uno 
dallos esté solo,] conque no sea el Factor, es me- 
nester que tenga compañía, que serán los tenientes 
de los otros; e conviene que Vuestra Magestad 
mande que ningund ofycial nombre teniente ni le 
pueda embiar, si este no fuere aprovado por el Go- 
bernador, porque con esto serán los sus títulos sin 
sospecha e la Facienda de Vuestra Magestad estará 
a mexor recabdo; e abiendo de ser* apjrobado por el 
Gobernador, no pornan persona de mal recabdo. 

Para que puedan nombrar tenientes e aya mas 
abtoridad en la cosa, ay necesidad que Vuestra 
Magestad les mande dar poder para los nombrar, 
e ymbie declarada la orden, que mande, que se 
tenga en el resydir e estar en sus ofycios, porque 
aquello se guarde e cumpla. 

La Yglesia'desta Cibdad de Cartagena está bue- 



I 

í 



896 OOGÜMKNTOS INÉDITOS 

na 6 se sirv^ bien; tiene al presente necesidad de 
un Grucifixo para encima de la rexa de la capilla. 
Suplico a Vuestra Magestad que mande a los ofy- 
ciales de la casa de la Contratación de SevÜla que 
le fagan facer e le ymbien, que sea de mediana- 
estatura, porque conforme con la rexa e alta de la 
Yglesia; e si Vuestra Magestad no fuere servido de 
Tacer merced de la obra del, acá se proveerá de 
todo lo que los ofyciales de Sevilla dixeren que se 
dé: solo suplico a Vuestra Magestad les mande que. 
se ymbie, porquen la Yglesia no le ay de bulto e es 
necesario, e acá no se puede aber. Las campanas que 
Vuestra Magestad mandó facer, de la campana, son 
muy necesarias, porque no ay sino una en esta 
Yglesia, e en Uraba e en los otros lugares ninguna; 
e son tan necesarias como Vuestra Magestad sabe 
para las Yglesias. 

Nuestro Señor la Ymperial e Real Persona de 
Vuestra Católica Cesárea Magestad, con acrecenta- 
miento de otros muchos reinos e señoríos a su 
Santo servycio en aumento de nuestra santa fée Ga- 
thólica, por largos tiempos conserve e guarde* De 
CaHagena a trece de Otubre de mili quynientos 
treinta e siete años. De Vuestra Sacra Gafhólica 
Cesárea Magestad muy humilde criado e servidor 
que sus ymperiales pies e manos besa. — El Lycen- 
ciado Vádillo. — Está firmado. 



■ 

Carta del Lycenciado Xoan de Vaditlo a Su Ma- 
gestad^ ddndole quenta de su vysita a la Go- 
bernación de Cartagena . 

• 

Cartagena. — Octubre 15 de 1537 (1). 

Sacra Cathólita Cesárea Magestad. 

EN once de Hebrero fize relación a Vuestra 
Magestad de lo sucedido, en esta Provyncia 
fasta aquella sazón, pol* la via de la Isla de 
Santo Domingoj porque no abia navio para ymbiar 
por la de Castilla^ que los del Nombre de Dios van 
'derechos sin tocar en esta Provyncia por la Canal de 
Bahamdj e asi an fecho otros quatro que después 
partieron; por manera que pocas vezes e tarde toca 
aqaí navio con quien se pueda fazer saber las cosas 
de aquí. 

Antes que los navios conquescrebí partiesen des- 
te puerto, membarqué para el Cenu e fui vysitando 
los yndios de las Islas e el rio, e llegué al Cenu el 
tercer Domingo de Quaresma, e fallé quen ' él no 



(1) Archivo de Indias.— Bet. SS.—Caj. 4.»--Leg. 1 




998 ÜOCÜMENTOS INÉDITOS 

abiar pueblo ni Yglesia ni cosa en que obiere orden, 
porque todos los españoles estaban metidos en dos 
bullios que abia de los yndios; el uno era uno que 
llaman Tamada, donde los yndios fazian borrache- 
ras, e enotro, que llamaban el buhio del Diablo, fe- 
chas unas chozas que apenas podían entrar ni es- 
tar en ellas; e en la quarta parte deste buhio, a un 
lado, tenian un apartado donde tenian la Yglesia e 
sus misas; e con el ruido del moler mahiz no las po- 
dían oyr;e tenian otro daño, quen aquel huhio abia 
gmn copia de murciélagos que daban tan mal olor, 
que sin gran pena se podia entrar en la Yglesia.- 
todo esto se sufría por no fazer en questar ni 
Yglesia. 

Luego como llegué di orden en algunas cosas que 
convenían, e mandó trazar un pueblo en el mismo 
siiio dondestahan, e les fize repartir solares e pla- 
za, e en ella la Yglesia xunto donde antes estaba; 
e les apercybi que luego pusiesen por obra, dentro 
de ciertos días, de fazer sus buhios, porqués cierto, 
si no fuera por el buen asiento e sanidad del, que 
sofá la vj-vienda que tenian bastaba para enfermar 
todos, e que pasados, aquellos se derribarían donde 
estaban; e lo que fize así fué tan bien, que sescusó 
que no tomase la ramada a los questaban dentro») 
porque una viga que tenia por cumbrera e cíerloaj 
estantes estaban podridos, e si no la derríbarai 
cayera e los tomara sin que los a\Titieran: dexé 
solo donde estaba la Yglesia, fasta tanto que se fy- 



4 



OBL ARCHIVO DB INDIAS 399 

ZÍ6S6 otra 9 la que luego puse por obra; e por los 
animar fíze casa para mí, e así todos comenzaron 
a fazer en que se metieran fasta que vyniese paxa^ 
porque a la sazón no la abia, e así tomó orden de 
pueblo. 

E porque mi pryncipal propósito, quando partí 
para el Cenu^ fué remediar la gente que abia veni- 
do de la entrada, como en la carta antes desta 
fí2e relación, ymbié a dezir que un capitán saliese 
con la gente, adonde se pudiesen sostener e reacer, 
fasta que yo fuese e diese orden como se prosi- 
guiese la pasada de las Sierras; luego como llegué 
embié a llamar la gente, para que antes quel ym- 
bierno entrase tornasen a seguir el camino de las 
sierras; e quiso Dios que antes que volviesen, como 
el año pasado no ábia fecho cuasi ymbiemo, en 
este se adelantó tanto, que por de mediado de* Mar- 
zo comenzó a llover tanto en la^ sierras e allí en el 
Cenu, que no ubo medio para yr a las sierras. 

La gente tornó de donde abia ydo a se reparar, 
que fué a un brazo del Rio agrande que llaman de 
San Xorge; vino Viernes Santo en la tarde, e por 
que por las aguas no podían proseguir el camino 
de las sierras, acordé qué no tomasen a Cartage- 
na por dos cosas; la una, porque aquí no tehian 
que comer, e todos, procurarán de se yr, e por los 
guardar se abia de pasar gran trabaxo e no sabia 
se aprobechar estanda las cosas en el estado que 
las dexó; e le otro, porquentretanto que venia el 



400 D0CU1IBNT08 INÉDITOS 

tiempo de tomar a entrar, allanasen cierta tierra 
questaba entrel Rio del Cenu e el Rio grande e 
otra Provyncia que llaman de Mxüo^ e alli se 
reparasen para la entrada^ porque todos tenían 
que por allí se abia de repasar esta Provyncia; e 
parece que ymbió Dios aquella agua antes de tiem- 
po para que no fuesen, porque su y da f\iera poco 
provechosa e por ventura dañosa para la gente, se- 
gund parece por la derrota que llevó el capitán 
que por Uraba antes abia ymbiado, de quien nin* 
gunas nuevas a la sazón tenía, que después vino 
como diré adelante. 

Esta gente ymbié a Catarapay un pueblo ques en 
la ribera del Rio del Cenu^ mandé fazer de donde 
abian de yr a pacyficar la tierra, e después tomar 
allí para proseguir el viaxe de la entrada pren- 
cipal. 

Despachada esta gente el segundo dia de Pascua 
Florida, tomé a proseguir en la obra de la Ygle* 
sia, e teniéndola ya para fenecer, que no faltaba 
sino cubrirla, vino mensaxero de Cartagena, que 
una guarda de las que tenía con Pedro de Heredia 
se abia concertado con él de le soltar por dos mili 
e quynientos pesos; e parece quera en ello un Pe- 
dro de Peñalosa, de Madrid, fixo de uno que se 
dize Prado, que sin provisión vino a esta Provyncia, 
ombrearto desasosegado; e asi por esto, como 
porque mescrybieron que desasosegaba la Gibdad, 
tuve necesidad de venir a lo remediar, e fizo mucho 



DBL ARCHIVO DB INDIAS 401 

daño quen aquella sazón ya no se fallaban sepuU 
taras, ela g^nte estaba desmayada , e yo tenia dado 
orden de buscar las minas, e si las obiera en la co- 
marca del Cenuj con la orden que tenía dada e sin 
daño de la gente se fallaran. 

También tenía fechas llevar mas de sesenta 
puercas embras e sus berracos, parte que los vezi- 
nos abian llevado e parte que yo ymbié, que se fa- 
zian tan buenos, e engordaban tanto, quen poco 
tiempo, segund lo que aquellos medraban, se creya 
que obiera para proveer el Cenu e aun esta Gibdad, 
que cada dia padece gran necesidad de carne por no 
se poder criar nada en ella. 

Vine a esta Gibdad con arta pena, por no poder 
llevar a efeto lo que abia comenzado: quando He* 
gué lo de Pedro Heredia estaba remediado, porquel 
Teniente que dexó lo supo, e porque, yo le abia en- 
comendado al Peñalosa, porque no le conocía ni se 
sabia su yntencion ni sabia quél abia seydo en 
rflo, en lo del bullycio e desasosiego que traya no 
se abia proveído; luego como lo supe, fize ynfor- 
macion, que va con esta, e puesto que pudiera pro- 
ceder contra él por aquello e por- su desasosiego, 
3nmbió la ynformacion a la Abdyencia Real de 
Santo Domingo, e a él le desterré desta Provyncia 
e mandé que no tomase a ella so pena dé muerte. 

Quando llegué a esta Gibdad falló al capitán Ce- 
sar en ella, que abia imbiado por la vía de Uraha^ 
de que no poco placer ube, porque con la nueva 

TOMO XLI 26 



\ 



402 DOCUMENTOS INÉDITOS 

que traya falló la gente tan regocijada como si ya 
tobieran oro, por que la gente de acá es de tal 
calidad, que asi como con un desvio desmayan, 
con qualquier buena nueva toman luego á rebyvir; 
ase alargado tanto la nueva, que no quería que 
acudiese tanta gente que dañase. 

Su viaxe de Cesar fué desde Uraba e guió al Rio 
de Cenu^ ques Norte Sur de JJraba^ e por oíalas 
guias se detuvo en el camino, e en el corazón del 
imbiemo vino cerca del Genu^ ques el lugar donde 
se sacan las sepulturas; e porque llevaban falta de 
íorraxe e de otras cosas, ymbió al Cenu por ello e 
no quiso tomar mas gente de la que llevaba, e de 
allí prosyguió su camino por la ribera del Rio del 
Cenu^ veynte leguas mas arriba del pueblo, e de 
allí tomó un camino que falló, por donde con- 
trataban los yndios, e quiso Dios que por no en- 
tender las guias, vino a la tierra donde después 
falló lo que diré. 

Parece que las guías dezian, quen cinco lunas le 
pornian a donde abia gente e oro e el capitán en- 
tendía en cinco dias, e de cinco en cinco dias, por- 
que cada vez dezian cinco, por no perderlo que abia 
andado e porque tenia por dyficultosa la tomada, 
syguia el camino, fasta llegar a encumbrar mu- 
chas sierras, encima de las quales ay sabanas e 
sierras peladas sin monte e gran número de gente. 
Fasta llegar allí pasaron grandes trabaxos de rfios 

• 

e aguas esierras e necesidad de comida, e quiso Dios 



DBL ARCHIVO DB INDIAS 403 

que ya que yban sin esperanza de fallar algo e en 
duda si podrían volver, encontraron yndios que 
les dieron nuevas de la tierra, e muy alegres por- 
que pensaban que abian fallado caza para comer. 

Estos yndios fueron a dar nueva a los de las 
sabanas, que asi llaman aquella tierra, e xuntá- 
ronse muchos yndios; dizen que serian fasta 
treynta mili e mas, e trayan su aparexo para 
asar e cozer a los xpianos^ pero no se osaron . 
llegar luego a ellos, fasta ver que gente era, e 
yrabiaron yndios que los viesen e avisasen que 
armas trayan los que vynieron: por uña lengua 
dezian a los otros que baxasen a los comer; los 
xpianos tenian otra lengua que los entendía e les 
avisaba de lo que dezian: los xpianos eran qua- 
renta, e los caballos que trayan venian despeados, 
porque abia muchos ^aquestaban deserrados e dizen 
que descansados estuvieron algunos dias que no 
ge levantaron; e abia tres caballos que podían 
andar e treze peones questaban sanos, que los otros. 
como llegaron a las sabanas adolecieron, e otros 
venian con llagas que no se podían andar. 

Los yndios se le acjercaban, e puesto que la 
■gente dezia al capitán que diesen en aquellos que 
los venian a ver, no quería, dyciendo que aque- 
llos venian de paz e que no eran xusto: visto es- 
to, uno de los questaba llagado, que no se podia 
tener sino en un pie, como los yndios le venian 
llegando e dezian que los venian a comer, no 



404 DOCUMENTOS INÉDITOS 

tuvo sufrymiento e dio a uno una cuchillada que 
le abrió por los lomos: los otros questaban 
sanos acudieron; huyeron aquellos yndios que los 
venian a ver, e los otros, como vieron las feridas que 
Uebavan, acordaron de dexar aquella vianda e su- 
birse a la sierra: los xpianos que podieron se repar- 
tieron en dos partes; uno de caballo e quatro peones 
quedaron a guardar el buhío dondestaban, e los de 
. caballo con pueve peones dieron en toda la otra 
gente; e dízen questaban los . caballos tales, que 
no podian sino trotar; mataron dellos fasta cin- 
quenta e los yndios se subieron en las sierras e 
así estuvieron algunos dias. 

Vino a los ver desde la sierra un señor que se 
llama Nutíbara, ques fixo de Nunaybas; este Nu- 
naybas es ya viexo e el fixo tiene el señorío, e 
desde la sierra en una tiei^da los miró e traja 
consigo en habas mucho oro. 

Dizen que ay muchos señores, especialmente 
.uno que se dize Tateepe, ques muy prencipal, que 
tiene las minas en su tierra que se llama Burytica; 
es ombre de gran estatura e tiene barba e no come 
sino carne humana, que siempre le traen yndios 
mochachos que come; este tiene mas de cien mili 
yndios: dizen los yndios que ay en aquellas sabanas 
nms de ocho lunas de andadura; ay en ellas mucha 
población e bastimento; de los yndios ay otros que 
tienen minas, uno que se llama Nutepe e otro 
Nore, e otros que no supieron sus nombres. 



DEL ARCHIVO DB INDIAS 405 

Los xpianos fueron avisados, de un yndio que 
consigo trayan, questaba allí un buhío en que abia 
mucho oro; quando llegaron no se falló: dixoles 
que cavasen e fallaron en él fasta veynte mili pe- 
sos de oro. 

Visto por ellos la muchedumbre de los yndios e 
8U flaqueza, que todos estaban malos e sin caballos, 
acordaron de se volver a dar la nueva, pues de su 
estada no se podia seguir otro fruto sino que los 
matasen, e no se supiese nueva dellos; tornaron 
fazia la Mar, e andando por su camino, sin saber 
donde iban, conocieron un pueblo donde abian lle- 
gado quando Pedro de Heredia abia salido de Uraba 
e se tomó, que si no tuviera voluntad de se venir, a 
cinco xomadas de donde llegó topaba con aquella 
tierra e 90 vyniera, ya sabido lo quen ella abia; 
pero como su propósito no era destar mas en la 
Tierra, salvo de poner un recabdo lo que tenia, ni 
quiso él pasar adelante ni dexó pasar la gente; por 
manera questorbó este descubry miento. 

Llegaron dende las sabanas a Üraha en treze 
días; dizen ques la tierra llana; fasta ella, salvo al- 
gtmos pasos de sierras que ay ásperos, no ay 3'n- 
dios en el camino que les dañen: dizen quen las 
diez xohiadas no ay que comer, las seis primeras, 
desde Üraha^ e otras cuatro adelante. 

Estos yndios no tienen ñechás, sino dardos e 
macanas* e piedras ques gran provecho para la 
gente, e es la tierra fresca que faze algund frió; 



406 DOCUMENTOS INÉDITOS 

dizen unos mocbachos, que truxeron, que se fueran 
allí cerca a otros dos buhios que fallarían mucho 
oro, pero no se atrevieron a mas por la mucha fla- 
queza que tenían e ser tan pocos; estos mismos yn- 
dios dizen, que son las minas muy ricas, e asi lo 
lo dixeron los de allá. 

Dizen questán las minas a cinco xomadas de 
donde llegaron. 

Fué la xomada tan breve porque anduvieron en 
cerco, que salieron de Uraba al Cenu, ques al Nor- 
te, por manera que anduvieron todo el tiempo en 
cerco fasta tornar donde salieron. 

Los yndios del Cenu dezian que para fallar el 
oro abian de yr a Mocly; los xpianos tenian que 
Mocly debia de ser alguna Provyncia rica donde 
salia el oro, e por lo que César e los que con él vy- 
nieron dizen, parece que Mocly es lugar donde vie- 
nen a contratar unos con otros, e no es provyncia, 
sino mercado; e a cada uno destos lugares donde 
contratan llaman Mocly. 

Los del Cenu se cree que tratan con estos por el 
Rio arriba, e estos traen oro en caricuriesj quee 
ciertas piezas que se ponen a las narices, qu# las 
que traen de allá pesan a quarenta e cinquenta pe- 
sos^fasta ciento, e los del Cenu llevan mantas e sal, 
yndios e piezas de oro labradas, e estos dan oari- 
curies e oro por fundir; e esto se cree, porquen el 
Cenu e sus comarcas abia maestros de labrar oro e 
fállanse alia las mismas piezas quen el Cenuy 



DBL ARCHIVO OB INDIAS 407 

e lo mismo se falla acá en üraha^ como diré. 
No se a entendido en proseguir esta xornada 
porque la tierra es muy pluviosa, e fasta que pase 
el ynbiemo, digo el tiempo de las aguas, que 
acá se llama ynbiemo, np se puede yr allá; a la 
boca del verano, que será en principios de Dyciem- 
bre, estará la gente a punto para yr j e si Dios fuere 
servido, se sabrá la verdad de lo que ay, e por ven- 
tura será cosa en que Dios e Vuestra Magestad sean 
servidos; cosa mas cierta *de la que tengo dicho, no 
se puede por ahora certyficar fasta lo ver. 

Entre tanto que viene el tiempo de la entrada, 
porque la gente no estuviese demasiada, porque 
siempre a abido buenas nuevas de una que se'dize 
la Dabayba, que a lo que se cree debe de ser casa 
de devoción o perdycion de los yndios, que dizen que 
fué una cacica antigua en quien ellos tienen gran 
devoción, que dizen quando atruena questá enoxada 
la Dabayba: no sabia donde estaba, sino sola la 
mugar de Julián Gutiérrez que a mucho que des- 
truye esta tierra, e esto no lo a querido dezir, pen- 
sando de se andar rescatando e gozar de aquella 
tierra que por mas él no basta ni tiene abylidad; 
quiso Dios que se topó con un yndio que dize que 
mostrará donde está la Dabayha: con este yndio, con 
las señas que dio, en cuatro barcos fué un teniente 
que tengo en üraba^ por el Darierij que se llama 
Alonso López de Áyala, e en dos dias, conforme a 
lo quel yndio dixo, dieron en unas ciénagas questán 



d 



40^ DOCUUBNTOa INÉDITOS 

llenas de manglares e no pudieron pasar los barcos: 
tuvieron necesidad de salir a cortar los manglares 
para fazer camino a los barcos, e yendo cortando 
vieron nn buhío; salió este Alonso López con treze 
ombres e no falló en él persona; prosiguió por cier- 
to rastro fasta llegar a un rrancho, e alli falló fasta 
cinco o seis yndios; entrellos estaba nn Cacique que 
les dixo que adelante estaban otros dos caciques 
ricos, e mas adelante estaba la Dabayba; no vinieron, 
proveídos de mantenymientos, porque a la sazón que 
fueron no los abia en Üraba e pensaban quen la 
tierra los obiera; e así por falta de comida como 
porque aquella tien'a es toda anegadiza e no se 
puede navegar con barcos sino con canoas muy 
pequeñas, bolvieron a se aderezar e tornar allá: 
tardaron en la yda e venida och(5 dias. 

El Cacique se rescató e dio por si el oro que le 
señalaron en un cataure, muy sin pesadumbre, que 
fué dos mili pesos en las mesmas piezas que las del 
Cenu; por donde se cree que aquello e lo del Ccnu 
e lo que descubrió Cesar, es todo una contratación, 
e quel oro de allá e del Cenii viene de las Sabanas; 
e pues lo de acá de sola la contratación es tan rico, 
que aquello lo debe ser mucho mas. 

Truxeron aquellos dos mili pesos, e otros mili; 
tomarán allá para ver qué cosa es la Dabayba, e si 
Dios fuere servido se sabrá antes de la entrada: 
dizen que ay dos casas, la una es un buhío rico del 
Diablo e el otro es la casa áe la Dabayba, que cli2 




ÜEh ARCHIVO DE INDIAS 409 

que guarda un tigre e que le dan cada una una 
moQa a comer: dize este Alonso López, que no ay 
por todo aquello pueblo de seis buhíos arriba, e 
ques gente rica: en sabiendo ques, lo faré saber a 
Vuestra Magestad, e lo que sucediere, porque todo 
lo lleva Dios encaminado e travado uno de otro; a 
El plega que todo sea para su servicio e de Vuestra 
Magestad. 

. En esto queste yndio a dicho no se tiene necesi- 
dad de la muger de Julián Gutiérrez, porque ya se 
sabe todo lo quella puede saber, que lo quella sabia 
era por lengua de los yndios: este Julián faze muy 
mala obra a esta Provyncia, porque tiene alterados 
todos los joidios con les dezir que estén alzados, que 
no sirvan a los xpianos; e como la muger es yn- 
dia, créenla e traelos a todos por los montes, que 
ninguno acude a Urabaj por .contratar e rescatar 
con ellos. 

Quando el Lycenciado Pero Vázquez de Molina 
pasó por aquí, le avisé para que le castigase e no le 
dexase armar para esta Provyncia, e dixo que lo fa- 
ría; llamóle, e ale engañado con palabras a lo que 
parece, e ale fecho entender, que segund creí a es- 
crito, questá concertado conmigo, e torna a engañar 
gente, aunque aya poca, e dizen que torna a armar: 
yo tengo avisado que no le consientan entrar e que si 
pudiesen que le prendan. Para el tiempo de la en- 
" trada yo yre allí e lo remediaré como mexor pudie- 
se; ai mandé dar una provysion para que si toma- 



410 DOCUMENTOS INÉDITOS 

86, como dizen, a fazer gente, que se pueda prender 
donde quiera que se fallare, así en el Rio como en 
Tierra Firme j quen prendiéndolo con aquella 3nidia 
su muger, luego los yndios vemán a servir a Í7fti- 
btty aunque su servycio faze poco al caso para la po- 
blación, pero podría aprovechar para su conversión. 

Después que vine a esta Tierra, con lo que se a 
abido del Cenu e esta nueva de César, está esta 
'Fierra tan rica e tan alegre, que no sentiende en 
otra cosa sino en fazer casas e aparexarse para la 
entrada; están en esta Gibdad tomados tantos sola- 
res, que ya no tenemos donde los dar: faze descu- 
bierto un manglar cerca de la Gibdad, en que ay 
mucha e muy buena madera para edyfícar bubíos, 
6 agora no sentiende en otra cosa. 

Fasta aquí no a abido otro mayor trabaxo que 
guardar que no se fuese la gente; e bendito sea 
Dios que ya este cuidado está quitado, que viene 
tanta gente que plegué a él que no nos faga daño^ 
porque acuden tan pocos mantenymientos, que nos 
abemos visto en necesidad e aun lo estamos, que si 
no obiere sido por el mahiz de los yndios, no se 
podia aber sostenido la tierra, e si de Castilla no 
viene algund remedio, por cierto, acá se pasará tra- 
baxo. Dios lo provea que necesidad ay dello. 

Después que vine del Cenuj como me vieron ab- 
senté, tuvieron mas cuidado de sacar oro que no de 
fazer la Iglesia, porque parte de lo que dexé fecho 
an dexado caer, e las puercas que dexé, que p^uusí- 



DBL ARCHIVO OS INOIAB 411 

ba en poco tiempo tener para proveer toda esta 
Provyncia, con descuido que uvo, maduró una fruta, 
de que ay abundancia, de que son muy golosos, que 
Uaman obos, e al olor della se levantaron todos, e 
asi lo suelen facer en la Isla Española; por mane- 
ra que ninguna quedó ni fasta agora sé que an po- 
dido fallar ni rastro dellos: e embiado a proveer en 
lo uno e lo otro, la Iglesia creo que estará ya fe- 
cha; en k> de los puercos no e sabido más. 

Üraba^ a do an pasado muchos trabaxos, se pue- 
bla, e porque el sytio a donde antes estaban e era 
algo apartado de la Mar, me an escrito que des- 
montaban un arcabuco questá xunto a la Mar, 
ques llano, para pasar allí el pueblo, porque si 
aquella Provyncia es la que supera, no bastará 
aquel sytio que antes estaba para la población; 
aunquen la verdad si allí pudiera estar el pueblo, 
fuera gran bien, porquera tan sano que ninguno 
adolecía, e con no comer sino palmitos, teúian tan 
buena color como los que vienen de Castilla: el 
sytio que agora quieren tomar es baxo, e no le coxe 
bien el ayre e dá en él tarde el sol; no se sabe si 
será tan sano. Tomado tengo solar para faszer tam- 
bién allí casa, para animar que las fagan todos, 
como fize en esta Gibdad, que por me ver edyficar 
fysderon, porque antes que yo edyficase nin- 
gfuna se fizo, e así fué en el Cenu: también faré 
fazer Yglesia, porque fasta agora no ay sino un 
buhío prestado e es razón que aya casa propia 



412 DOGUMBNT08 INÉDITOS 

de Dios, porque nos ayude a faszer poblar las 
nuestras. 

La Yglesia desta Gibdad de Cartagena se fizo, e 
para fazer esto muy buena e tal, quen el Nombre 
de Dios ni en Panamá con todo su oro no la tienen 
tal. En la merced que Vuestra Magestad le a fecho 
se ñzo Capilla con su rexa e el Sagrario a la mano 
derecha del altar opuesto, por manera questá segu- 
ro, e de la otra parte para le acompañar, - aonquel 
suelo deste sytio no sufre edyficio, se fizo otra pared 
de piedra e blanqueada e un coro de madera con su 
rexa alta e con u^ facestorio para que los clérigos 
estén a su parte e no entren los seglares. 

Tardó el Sagrario en se enxugar fasta el 4ia del 
Copus Grysti e aguardóse a poner el Santo Sacra- 
mento en aquel dia, porque fuese con aquella re- 
herencia e acatamiento quen esta soledad se pu- 
diere faszer; fyzose con tanto plazer como era ra- 
zón, e desde aquel tiempo acá pareze que todo 
está alegre e Dios ymbia los tiempos con toda tem- 
planza e salud. 

Ase fecho un ospital donde se remedian todos 
los que de la Tierra adentro pobres adolecen , e aun 
para los de Tierra-Firme que aquí vienen. 

Desde que vine fasta agora, a estado esta Gib- 
dad e Provyncia tan sana, que no amuerto ombre 
en ella, e de la tierra e Cenu solo dos que de alia 
an venido ay muertos; en Uraba ninguno. 

Porquel pueblo crece e con venia que la Yglesia 



OBL ARCHIVO OB INDIAS 413 

86 syrvíese, se an puesto tres clérigos de los qua- 
tro que Vuestra Magestad mandó; dízense las oras 
muy bien e ay toda orden e obestidad en ellos: 
conviene que aya cuatro, como Vuestra Magestad 
lo mandó; no se an puesto por lo que sescfibió. 

Para los sacristanes ay nezesidad que Vuestra 
Magestad mande proveer, porque son nezesarios, e 
en esta Gibdad, fasta ver lo que Vuestra Magestad 
manda, se provee al sacristán de lo de los diezmos, 
ques tan poco, que aun para él no basta: está la 
Tierra taii cara, ques menester que tengan los cléri- 
gos buen salario, porque con lo que Vuestra Ma- 
gestad les manda dar no les podemos aquí detener. 

Para los otros lugares que ay, que son üraba 
e el Cenu e Catarapa^ mande Vuestra Magestad 
proveer de salario para los clérigos, porque con 
cinquenta pesos que ge les manda dar no ay sa- 
cristán que sirva, quanto más los clérigos; e para 
estos lugares ay necesidad de proveer de sacrista- 
nes : mándelo Vuestra Magestad remediar, pues 
Dios quiere dar para todo. 

Para lo de adelante, si es como dizen de necesi- 
dad, se a de fazer pueblo o pueblos para en que es- 
téB xpianos e soxuzguen los yndios. 

Quando ful al Cenu trabaxó de ver los lugares 
donde se pudiese fazer asiento alguno, e no le ay 
sino fazen en Catorapa,^ aquel es para tener pacifico 
aquello questá entre el Rio del Cenu e el Rio gran- 
de de Santa Marta e no para mas; al fin estos dos 



414 O0CUMBNT08 INÉDITOS 

asientos solos ay, ques esta Gibdad e Üraba^ e e 
Üraha es tierra donde se puede criar ganado; € 
esta Gibdad e su término fasta agora ningún Ings 
ay donde se pueda orlar: uno me an dicho de po« 
acá que \y para algún ganado de vacas; arele ve 
e si es asi trabaxase que lo mas presto que aya 1 
gar se trayga en él ganado, porque será gran pr 
vecho para el sostenymiento desta Gibdad, ^ 
cada dia se ve en gran trabaxo por falta de man.1 
nymiento especial de carne. 

En este pueblo e fecho plantar de los acholes qr 
acá ay, que son naránxos e limas, plátanos egran 
dos e árboles de la tierra e ortalizas, que si al prync 
pió se obiera fecho, tuvieran aquí que comer e a 
está una sequedad; faré traer de lo que obiere en Ba^ 
to Domingo para que haya algún refrygerio, para le 
que adolecieren, que agora no ay sino solo el c 
Dios; e es tanto, que después se nos fué un medie 
que aquí abia, porque con la salud no ganaba nada 
todos andan sanos e buenos; Dios los conserve co 
mo sea servido: verdad que del Nombre de DiosnQ 
truxeron un romadizo, que allá e en Panamá a sid 
trabaxoso, el dia de la Transfyguracion, que a tod 
la mayor parte del pueblo tomó, e a algunos pesads 
mente, pero bendito Dios sin ningún daño. 

Estoy con algunos mal, porque solían estar c 
las tabernas los domingos e fiestas entretanto qi 
se dezia misa, e les e quitado la mala costumbre 
se la fago oyr: obo necesidad de los llevar a la cá 



DEL ARCHIVO DE INDIAS 415 

oel; pero ya todos tienen cargo de venir con tiem- 
po 6 parece que de buena voluntad. 

Ifa fize relación cómo tenia condenado a ques- 
tíon de tormento a Alonso de Heredia, é cómo apeló 
I>ara la Abdyencia Real de Santo Domingo j e en 
grado de revista se confirmó la sentencia: parece 
q[ue por ynformacion quen la Abdyencia dizen que 
dieron con sus debdos e personas que deseaban su 
deliberación, se mandó moderar el tormento; e 
por quen el Abdyencia por parte del Alonso de He- 
redia yo fui rechazado por sospechoso, proveyeron 
nn Doctor Xoan de Velazquez, por Xuez de cpmy- 
sioxi entrel Gobernador de Caragna e ciertos vezi- 
nos de aquella Provyncia, e de camino le manda- 
ron que tocase aquí e asystiese conmigo en el dar 
^I tormento; e traya un capítulo en la ynstrucion, 
ÍQie mandaba que solamente le pusiesen en el potro 
^ le echasen dos xarrillos de agua, que aquel capítulo 
'^^^fcse para mí también: esta moderación fué tan pú- 
*^^C3a,. que antes que vyniese este Doctor, en los 
^^"vios que antes aquí llegaron lo decian todos de 
P^^itlico; así era a lo que decian en Santo Domingo: 
P^T manera que un fixo de Alonso de Heredia, que 
^^í estaba, por una carta reconocida por él le aviso 
<^^llo; la qual se lembió metida en un xubon: e este 
Alonso de Heredia, como ombre avisado de lo ques- 
taba proveído, no tuvo en nada las comynaciones ni 
aun los xarrillos e no confesó cosa alguna. 
Visto por mí esto, dixe que le tornásemos a po- 



416 DOCUMENTOS INÉDITOS 

ner a question e qne le apretásemos mas, pues para 
mucho mas tenia aliento, e parecia claro que la 
ynformacion de flaqueza que abia dado no era ver- 
dadera. El Doctor estaba en que se le tomase a fa- 
zer otra comynacion, e si con aquella no contes- 
tase, que se diese por libre; a mí pareció que se le 
diese uno e mas tormentos fasta saber la verdad, 
porquél tenia aliento para sufrirlos; e porque la 
cabsa era de tanta gravedad e qualidad, que no se 
sufría pasar con él tan lyvianamente, pues era 
cierto que porque su hermano quedase con este oro 
sufryria aquello e mucho mas, e porque como este 
sabia de la moderación, estaba cierto que fasta qoe 
se viese apretar de verdad, todavia pensaría quera 
burla e no querría confesar nada. 

No nos concertamos, e tornamos a remitir la 
cabsa para que vistos nuestros pareceres proveyesen* 

Parece que una cabsa tan grave e questá en es- 
tos dos solos, abíendo contra este tan graves yndi- 
cios, e que mostró una tinaxa de las que parecie» 
ron, e calló e no quiso dezir de la otra e que fué 
en las enterrar, e que se quería yr a Castilla^ e so 
hermano era ydo a la entrada e podia morir allá» 
ques muy verosímile que le descubryria donde te- 
nia su ora para que lo pusiese en recabdo, e es de 
creer que se lo dyría, porque no fazia Pedro de He- 
redia mas de lo queste le mandaba, e siempre die- 
deció a este como a hermano mayor, e pues le des* 
cubrió esto que le descubríría lo otro: e ay pro- 




DKL ARCHIVO DB INDUS 417 

banza que b sacó; e que sea verdad qae lo sacase, 

parece por las sepulturas que sacó, que fueron mos 

tndas una a una por los yndios; e porque agora 

de lo qoól dexó por sacar se a sacado, después que 

70 TÍne, doscientos mili pesos poco mas o menos, e 

de sqpiilturas que an fallado se an sacado a veynte 

mili pews e a diez e nueve mili, e quinze e doce e 

di^z: e ocho, e seis e cinco mili pesos; e pues a él a 

mano ae las mostraban, presúmese e aun dizen 

queran tan buenas o mexores, e que no lo fuesen 

de creer que sacó mas de lo que dize: por todo 

cree, que por encubrir tanta cantidad e se 

arpeen ello, sufrirán grandes tormentos quan- 

to ma^ conminaciones. 

£ asíloescrebí al Abdyencia que la cosa era 

fve^ e que debian mirar que yo faria lo que me 

dasen, pero que deseaba que acertasen: fágolo 

r a Vuestra Magestad para que si fuere swvido 

^eer sobrello, lo mande: el capítulo de la' mi yns- 

ciom va con esta carta • 

Después que vine del Genu^ que fué por el mes 

Abril, comencé a entender en lo de Pedro de 

y como por Vuestra Magestad me fué man- 

Oy e crié un fiscal para que le acusase de lo 

tenido em la provysion de Vuestra Magestad: 

cósele la provysion e acusación, e no querer 

pender a cosa; la respuesta que dio fué ape- 

de le mandar dar traslado; no quiso poner pro- 

rador ni responder. 

Tomo xli 27 



418 DOCUMENTOS INÉDITOS 

Visto su poco acuerdo, yo füí a él a su casa adon- 
destá 6 le dixe, que aunque como Xuez no era obli- 
gado a le avisar, que por ver su mal acuerdo me 
abia movido a le dezir mi parecer, quera que se de- 
fendiese é descargase, que yo le oyria e faiia xosty- 
cia; e esto fUé ante Escribano e muchas personas 
onrradas: dixo que acordaría en elto, e tomó de 
nuevo a apelar. 

Anse fecho en su persona los abtos; recybiose a 
prueba el Fiscal con él; el Fiscal pidió término pan 
fuera desta Provyncia; otorgúele para en ella tér- 
mino de dos meses; después de pasado el primioro 
término está pedida publicación por el Fiscal, ooi 
tanto que se le reciba cierta probanza quembió a 
fazer a Urábay que por no aber de allá venido bar- 
co, de allá no se a traido; concluirase la cabsa, e 
determynará e guardará lo que Vuestra Mageitaá 
manda por su Real provysion. 

Las quentas de los Oficiales de Vuestra Ma, 
no están acabadas de tomar, porquel Thesorero 
a estado aqui; están comenzadas, e no sembiará 
relación del cargo e descargo del Thesorero hasta 
se fenezcan, e por que la venida de Basco NofieE 
tan súpita e dio tanta priesa en su despacho, 
solamente obo lugar de le pesar el oro» que ahiif 
sin poder fazer el balanze de las quentas; pero pai 
tido él i|e ymbiara todo en particular a Vuestra Ma* 
gestad, asi lo tocante a su Real Fazienda como lo 
de los bienes de Pedro de Heredia. 



DBL ARCHIVO DE INDIAS 419 

El oro que sembla a Vuestra Magestad, que abia en 
la caxa de tres llaves, son de oro bueno cinquen- 
ta 6 cinco mili pesos e de oro baxo diez e ocho mili 
e trescientos e ve3n[ite e cinco pesos, ques lo ques- 
aqui en esta Gibdad: en el Cenu abia fasta 
diez mili pesos; no los llevó, porque aunque 

abi9 embiado a traer no venia en veynte dias, e 
no quiso esperar el Capitán una hora. 

El oro de Pedro de Heredia que se falló, sacados 
dos mili e quynientos pesos que acá quedan para 
mantenjmiento suyo e de su hermano, son diez e 
dcho mili e cien pesos de buen oro; e de oro baxo 
tres íniW e treszientos e quarenta e tres pesos e seis 
tomines; los dos mili e quynientos pesos se queda- 
ron en poder de los Oficiales de Vuestra Magestad; 
J30 ymbiaré la quenta de todo ello en los primeros 
navios, porqne por la prisa que digo no se pudo 
fazer. 

Después de lo que arriba dixe se acabó la Iglesia 
del Cenuj e se dize^n ella misa e está en todo bue- 
na orden: con el ymbiemo no se saca oro e créese 
pue ay ya poco que sacar, o ques acabado; pero con 
Fia nueva de las sabanas está todo alegre e con es- 
peranza; lo mas breve que aya lugar e da la gente, 
daré cuenta a Vuestra Magestad de lo quen ello 
ancediere. 

También se ymbia de lo que se a tomftdo por 
perdido, por no venir registrado, doszientos e cator- 
ce pesos e quatro tomines. 



420 O0GUMBNT08 INÉDITOS 

De penas de Cámara se ymbian ciento e sesenta 
e un pesois deste oro, que de buen oro, con su refa- 
cion, son ciento e cinquenta pesos. 

Nuestro Señor la Imperial Persona de Vuestra 
Magestad, con acrecentamiento de otros mucbos 
Reynos e Señoríos e vencimientos de sus enraii- 
gos en aumento de nuestra Santa fée por muy lar- 
g;os tiempos a su servycio, guarde e prospere. De 
Cartagena a quince de Setiembre de mili quynien- 
tos treinta e siete años. — De Vuestra Sacra Gathóli- 
ca Cesárea e Real Magestad. — Muy humilde criado 
e servidor que sus Reales pies e manos besa.-^ES 
Lycenciado de Vadillo. — Está firmado. 




Carta del Cabildo de Santa Marta a Su Magestad 
dándole cuenta de la llegada e muerte del Ade^ 
lantado Don Pedro Fernandei de Lugo. 



Santa Marta. — Noviembre 20 db 1637 (1). 



Sacra Cathólica Cesárea Magestad. 

EL Cabildo, Xustycia e Regidores desta Gib- 
dad de Santa Marta , besamos los Reales 
pies e manos de Vuestra Magestad como sus 
muy humilldes vasallos e servidores, e decimos 

Que a esta Gibdad vino por mandado de Vuestra 
Magestad Don Pedro Fernandez de Lugo, por Gober- 
nador, puede aber un año e medio, e truxo cierta 
cantidad de gente, e estando por Gobernador, a 
quince dias del mes de Otubre del año pasado de 
q[aynientos e treynta e seis plugo a Dios Nuestro 
Señor de le llevar desta presente vida, • e después 
esta Gibdad escrybió a la Real Abdyencia de Vues- 



(1) Archivo de Indias.— Patronato.— Est. 2.**— Caj. 2.**— 
Leg. 3." 



422 DOCUMENTOS INÉDITO^ 

tra Magestad, que reside en la cibdad de Santo Do- 
mingo^ faziéndole saber la muerte del dicho Gober- 
nador, para que proveyese en ello lo que más al 
servycio de Vuestra Magestad convyniere: el qual 
Presidente e Oydores tubieron por bien dembiar 
por Gobernador desta Gibdad a Gerónimo Lebrón, 
fasta tanto que Vuestra Magestad proveyese lo que 
fuese servido; el cual a ques venido por Gobemadoi^j 
a esta Gibdad abr^ dos meses, e en este tiempo él ^ 
procurado e procura con toda dyligencia de tenc^ 
esta Gibdad e a sus vecinos e pobladores della 
xusticia e pacyficacion; e tenemos por muy cié 
^ segund lo que del conocemos e segund el celo 
a mostrado e muestra en las cosas que tocan a Vu 
tra Magestad, que de aquí adelante procurará U>^ái 
aquello que cumpla al Real servicio de Vuestra IKla 
gestad e al bien e población desta Tierra, coKm< 
fasta aquí a fecho e face. 

A Vuestra Magestad humilldemente supUcaqg^^^ 
nos faga merced de lo proveer por Gobemad^c:^^ 
j)orque dello Vuestra Magestad será servido. 

Antes que Don Pedro Fernandez de Lugo falE^' 
ciese, embió por tierra, en descubrymiento del Per^^ 
setenta ombres de a caballo e seyscientos de pié, ^ 
embió por la Mar, para que fuesen el Rio Grande 
arriba, siete bergantines quél e ciertos vecinos desta 
Gibdad fyzieron, los quales se abian de yr a xuntar 
en cierta parte con la gente de tierra, como en* 
trellos estaba concertado: e plugo a Dios Nuestro 



DEL ARCHIVO DB INDIAS 428 

^ik)r qne antes quentrasen por la boca del Rio 
Orande les fizo un tiempo recio, de manera que se 
perdieron los dos dellos, que nunca mas parecieron, 
6 otros dos fueron a parar a Cartagena, donde así 
^eemo se quedaron; e visto por el Gobernador el 
acaecimiento quen ello obo, él e otras personas 
pairticulares tomaron a facer otros quatro berganti- 
n^ís, e con los dos que quedaron volvió a embiar por 
el dicho jRto Grande arriba, en seguimiento de la 
dKZília gente que yba por tierra, e con ellos embió 
urms carabela con bastimentos, la qual se perdió a 
la entrada del dicho Rio, e los bergantines subieron 
por el dicho Rio fasta tanto que toparon con la gen- 
te que yba por tierra, que serian doscientas e cin- 
qixenta leguas de la Mar, e allí pasó la gente que 
yba por tierra, el dicho Rio de la otra parte, e falla- 
r^xi xxn camino que yba por una sierra arriba, el 
?^^1 syguieron e desubrieron tierra muy llana e de 
°^Ucha población de yndios; e visto por ellos la dys- 
P^^cion de la tierra, como era muy bueña e las 
íi^evas que llevaban de la Mar del Sur, donde dizen 
^^^ abia un Cacique que se llamaba el Guarís, 
<l^ee muy rrico e poderoso, la dicha gente volvió 
Bdoiide abia dexado la dicha gente de los berganti- 
^% e se concertaron con ellos que los líergantines 
los esperasen allí seys meses, e quellos volverían allí 
con lo que obiesen descubierto, e si en este tiempo 
no vyniesen, que los esperasen dos meses mas, que- 
ran ocho, e si ellos vyniesen e no fallasen a los ber- 



424 DOGOMCNTOS INAoITOS 

gantinee en los seys meses, quellos también eq^ 
rarían los dos meses; e en este tiempo allegó a vid 
un caballo entrellos ochocientos pesos de buen oí 
e fecho este concierto, la gente de tierra se paorl 
muy contenta e hlegre^ e los bergantines se vym 
ron el Rio abajo cinquenta l^^as de donde qfned 
ron desperar, rrescatando comidas. Vejando 1 

• 

yndios» con quien contrataban, que la gente de 1 
bergantines estaban los mas enfermos e llagadc 
les dieron una gua^avara que les mataron mad 
gente e les tomaron el oro e mucho de lo qi 
trayn, por donde les fué forzado venirse a erta CU 
dad, para se tomar a rehazer e volver a camidir 
que abian capitulado con la gente de tierra. 

El concierto se fizo entrellos por Pascua de N 
vidad que pasó, deste año de quynientos e tr^ 
e siete. Al tiempo que los bergantines allegar 
a esta Gibdad el Adelantado era ya fallecido^ 
por la mucha necesidad que la gente desta (^ 
dad a tenido e tiene por no aber con que po- 
tomar a armar los dichos bergantines e reí 
cerlos de lo quera menester, se perdieron los 
dellos, e no se a podido tener mana para e 
biar socorro a la dicha gente que yba por tíem 
e mucha cabsa dello a seydo el Teniente de ^ 
bemador, quel Adelantado nos dexó en esta (5 
dad por no querer entender en ello: la gsB 
quen los bergantines a venido, a dicho e eeii^^ 
cado en esta Gibdad, que la gente que iba p( 



DEL ARCHITO OB INDIAS i25 

t, al tiempo qae fueron la sierra arriba, abian 
fíBMLsáo señales del Perú: plega a Dios Nuestro Se- 
dencaminallo como sea servido, e Vuestra Ma- 
e nosotros aprobechados. 
dias pasados, estando en esta Gibdad por 
de rresydencia el Doctor Infante, embió 
Gibdad a suplicar a Vuestra Magestad, que 
ito la mucha myseria e necesidad que todos 
Tecinos e poblacjiores tenemos e padecemos ca- 
dia, nos fyziese merced dembiar a mandar quen 
Gibdad no se pagase mas del diezmo de to« 
^o el oro quen esta Tierra se sacase de minas; e 
porr^que fasta agora en esta Tierra no se an descu- 
*^i^ipto minas e la gente desta Tierra padece mucha 
^«ciesidad, a Vuestra Magestad humildemente su- 
P^ciamos nos faga merced de mandar, quel dicho 
^^^^mo se pague de todo el oro quen esta Tierra 
obiese en cualquier manera, por tiempo e es- 
Jo de diez años; lo qual será cabsa para que 
^^ta Tierra venga gente, e los quen ella estao 
gan voluntad de poblar e permanecer en ella. 
Ansí mesmo a esta Gibdad vino los dias pasados, 
^*45i provysion Real de Vuestra Magestad en que por 
^^Xa manda, que no se fagan esclavos yndios ni jni- 
^^as de^ad de catorce años abaxo, aunque sean 
amados en buena guerra; e porquen esta Gibdad 
^l presente no ay otro ningún provecho ni de donde 
los pobladores puedan sacar alguna cosa para su 
flubstentacion, porque los yndios mayores no ay 




426 DOCUUBNTOB INÉDITOS 

quien dellos aya provecho, e porque la pryncipaj^ 
guerra quen esta Tierra. tenemos a seydo e es po 
el servycio que las mtigeres e mochachos fazen 
los dichos yndios de armas e otras cosas, e porgii*. 
si Vuestra Magestad no permytiese que todos fue-; 
sen esclavos e sacasen desta Tierra, esta TierraJ 
no se podría conquistar ni paciguar, antes a lai 
continua sestarian de guerra como oy dia lo está# J 
e los xpianos no serian parte para facer en ella co*í 
sa que buena fuese; por esto, e por las cabsasj 
que Vuestra Magestad verá cerca desto en una 
supiycacion que los vecinos desta Gibdad fazen a 
Vuestra Magestad, humildemente suplicamos nos 
laga merced de mandar, que todos los yndios e 
yndias que tomasen de buena guerra, sean escla- 
vos e se puedan sacar desta Gibdad, porque en ello 
Vuestra Magestad será servido e sus basallos po» j 
blarán esta Tierra e gozarán della, lo cual naj 
so podrá fazer si los dichos yndios no se dan 
esclavos; e en esto Vuestra Magestad nos fai 
señaladas mercedes. 

Así mesmo, los días pasados, vino a esta Cib-* 
dad una provysion Real de Vuestra Magestad, J 
en que por ella embia a mandar que los veziñoail 
e pobladores della se arrayguen en la Tierra 
gasten en ella la dézima parte de sus bienes, lüA 
qual se obedeció e cumplió como Vuestra Magea-J 
tad lo erabió a mandar; e porque la nezesidad des**.] 
ta Tierra e de los quen ella están es tanta, que nofl 



DEL AACHIVO DB INDIAS 427 

• 

se .puede creer ni pensar, no se a podido fallar 

persona a quien se pudiese echar mano para que 

se pudiese arraigar en cantidad de diez pesos; a 

Vuestra Magestad humilldemente suplicamos nos 

^s^Sí merced de lo quen esta le suplicamos e de las 

demás de que Vuestra Magestad fuese servido, para 

q[ixe con entera voluntad podamos cumplir los 

buenos deseos que tenemos de servir a Vuestra 

^A^restad, ansi en la conquista e pacificación desta 

Tierra, como en todo lo demás que Vuestra Ma- 

ges-tad fuese servido de nos mandar. 

-AJ presente, no se ofrece otra cosa que ynfor- 

^¡^SLmr a Vuestra Magesta^, mas de que todos que- 

d^ocxos rogando a Dios Nuestro Señor por la vida 

6 IV«al Estado de Vuestra Magestad con acrezenta- 

ini^»to de muchos mas Reynos e señoríos, como 

pqr* Vuestra Magestad es deseado. — Desta Gibdad 

d& ^anta Marta a veynte de Noviembre de mil 

ci^y^ientos treynta e siete. — ^Los humildes basaltos 

^o Vuestra Magestad que sus Reales pies e manos 

^Ij^^an, Gonzalo P^^ — Xoan Briceño. — Luis de Es- 

^tXiver, — Diego S."" de Xuarez. — Está firmado. 



Carta a Su Magestad de Fray Xoan de los Bar' 
rios, Obispo de Santa Marta, en que refiere las 
curiosas aventuras que le acaecieron en su pia~ 
xe, e la llegada a su Diócesis. 

T^MALAMEQUE, — ASRIL 15 DE 1553 (I). 

Muy Alto e Muy Poderosos Señores. 



FUÉ Dios Nuestro Señor servido que saliese- j 
mos de la barra de Sanlúcar a quatro días 1 
del mes de Noviembre del año pasado daf 
cinquenta e dos. Tomamos en catorce dias la Isla 
de la Gomera e con el refresco nezesario salimos 
de allí a veynte e dos del dicho mes; navegamoa 
ochenta o cien leguas por la Mar, dionos un veo- j 
dabal, tan derecho, que pensamos todos perdernos. ] 
Durónos este tiempo seis dias con sus noches e coti I 
andar todos los navios a árbol seco, bolvionos élJ 
tiempo sesenta leguas atrás de las Canarias; en] 



(1) Archivo de Indias. 
I.flg. 3.« 




DEL ARCHIVO DB INDIAS 429 

este Ínterin nos tomaron los franceses un navio 

9yokG se nos quedó zorrero, e otros dos se fueron a 

fondo porque fazian mucha agua, e otros diez o do- 

2© Tallaron porque tomaron la costa de Berbería e 

arribaron primero a Cattagena que la flota; que- 

d^xnos treinta e tres navios de cinquenta e cinco 

9^*« salimos del puerto. Cesado el vendabal volvi- 

'^o» a caminar para las Islas de Ganaría e llega- 

Daos a vista dellas quasi dos l^uas, e allí estubi- 

^^s treynta dias a árbol seco, que no podimos to- 

™^^ la Gran Ganaría e no navegamos nuestra der- 

^*Q, porquestaba en aquel puerto el Almirante con 

^**^*os dos o tres navios, e ellos no osaban salir ni 

^*^>^ii: a nosotros, aunque les fazia tiempo, por mie- 

d^ cl^ los franceses que los tenian a vista; e nos- 

^^os no podíamos arribar allá porque nos era con- 

^^'^^^io. En este Ínterin ^acometieron a la Armada 

í^^^t») navios franceses e llegáronse tan cerca de 

^^'^«otros, que nos podian tirar, porque andan muy 

* ^^ ligera e los nuestros tan cargados que no so- 

^^^*^^nte no podian pelear, pero ni navegar; e so- 

^*^^sto importa mucho a la concyencia e servycio 

*^ Su Magostad, que Vuestra Alteza ad vierta. e 

°^^3:^de quen la vysitacion de navios que salen Des- 

P^^^^j se tenga grandysima solycitud e vygilancia, 

'^^ no se fagan los embustes e trayciones que se 

^^^n cerca de la vysita de los navios, que dexan 

^^^^ desos puertos navios podridos e que fazen agua 

^^^^o harneros, e tan cargados de mercaderías e 



430 DOCUMBNTOS INÉDITOS 

xentes que no pueden navegar en ninguna manen, 
ni valerse; e como los Señores dellos los dexan 
allá asegurados e sus mercaderías e faziendas, huel- 
gan de dexallos hundir e anegar en la Mar, sal- 
vando sus personas en los váleles, e pierden los 
pasaxeros sus personas e faziendas; e lo que es 
peor, que si valen las mercaderías quynientos e 
el navio mili asegúranlo doblado de lo que valen; 
e es así que lo vimos por experyencia en esta xor 
nada, que pudo llegar el navio a puerto e salvado^^ 
e las mercaderías, e no quysieron sino dexarlo 
a fondo, porque dizen quen el puerto no queda obli 
gado al asegurador. 

A cabo de treynta dias tomamos a la 
Canaríaj cinco dias antes de Navidad, e así estu 
mos la Pascua, aunque la Vygilia della, después d^^L^ 
tañido a vísperas, nos fiso embarcar el Oener^^^*^ 
Garreño e se fizo a la vela con tiempo contrario, ^ 

nos truxo toda la Noche-Buena muriendo por la Ms^^^^^ 
fasta que fué Dios servido de forzarle con tempo: 
que volviese a tomar puerto el segundo dia de F 
cua, porquel primero ni dyximos misa ni la oimo 

.Salimos de la Gran Canaria el penúltimo día 
Dyciembre, e navegamos doze dias, e xueves en 
noche a doze de Enero, a las diez o onze de lanoch 
saltó el fuego del farol de la Capitana, quera mu,^ 
grande, e desconcertado el que traya, e prendió en 
navio e quemóse todo a vista de toda la fio 
sin poderlo remediar. Perecieron en él tresden 




1 





OBL ARGHITO OS IVDtA» 431 

personas, entre las ^ales murió el muy hoQrado 
Caballero García de Busto que Vuestra Alteza em- 
Maba por su Gfobemador a Popayan^ e su muger e 
cuatro fixas doncellas, e los hermanos e parientes 
dél e della que consigo llevaban. Escapó solo un 
¿ermano del Gobernador que se llama Pero Her- 
nández de Busto, porque se echó a nado, e salióse en 
^1 batel con el General Carroño e otros diez e ocho 
''harineros. 

A. este caballero yo le rescybí en mi navio e lo e 
^'^'^aido e traigo siempre conmigo, e le tendré siem- 
P**^ en mi compañía fasta que Vuestra Alteza man- 
^^ otra cosa, porqués muy honrado caballero e tie- 
^^ mérito e habilidad para emplearse en servycio 
*^ Vuestra Real Alteza, e asentará muy bien sobról 
^t^^alquier ofycio que fuese servido de le dar, e tie- 
lo muy merecido los grandes servycios de su her- 
^xio, pues pereció en servycio de Vuestra Corona 
^-^^^1, él e toda su posteridad, e no creo que queda 








na ninguna de su linaxe más propinqua ni en 
en mexor semplee la paga de tan grandes servy- 
^9. De mi parte suplico humildemente a Vuestra 
vuelva los oxos de su clemencia a mirar a 
noble caballero, quescapó en cueros como lo 
ió su madre e padece gran necesidad; e ningún 
i^aedio tiene sino el quespera de Vuestra cié- 
rnela. 
Tomamos el Puerto de Santa Marta a seis dias 
mes de Hebrero, e luego la posesión de Nuestra 




'¡Ttc 



432 DOCUMENTOS iníoitos 

Yglesia por virtud de las bolas de Su ^nntirt g ^if 
Mándame por una que faga el xuramento aoostiu^tfD' 
brado que suelen fazer los prelados de defand — ^ /l^ 
la Yglesia e favorecella e no conspirar contra ^' r^ 
Pontífice, etc., e que este xuramento se faga ^S^ m^^ 
manos del Obispo de San Joan de Puerto Rico ^ |<^ 
del de Cuba. Porque le fué fecha relación questaba^i^ 
mas propinquos e acomodados a nuestra áerroU^SL ? ^ 
yo rogüó mucho al General que venia en nuestcrrr* 
navio, que tomásemos a Pticrto Rico o a Santo 
mingo donde dizen que reside el Obispo de San /uv — ^^9 
e él me prometió de facello así, porquel lo tra^^i^^ 
por ynstrucion e mandato de Vuestra Alteza, e ab % 41 
de tomar el tesoro de Vuestra Alteza que está í ^ h 
Santo Domingo; e llegados a la Dominica^ donde 
abia de tomar la derrota, dionos un temporal 
furioso que en ninguna manera nos dexó 
aunque lo trabaxó grandemente toda la flota. Lo ^ 
Cuba no era camino, e asi ni en la una parte ni ^^ 
la otra no se pudo fazer el voto, porque las 
de la mar no son en manos de los ombres. \1 
a Santa Marta^ yo vysité aquella Yglesia e la ordS^*^^" 
né lo mexor que pude, e estube ay dos meses esp^^-^' 
rando si vyniese algún navio para ir a Cuba 00 ^ * 
Santo Domingo a fazer el sobre voto o xuramenti'-^**^* 
no vynieron porque ningún navio osa caminar aco^^|^ 
por miedo de franceses; e visto que aquí no afeí -^**^^ 
remedio, determiné de yr por tierra al Rio de la ^^^Ba- 
cha para embarcarme allí a una de las dos part»-* *^ 



ii 



DEL ARCHIVO DB INDIAS 433 

orgue me dixeron que allí se abría mas presto 
avio. 

Yendo por el camino, falló que se abian levanta- 
3 los yndíos de Buritacaj los quales solían estar de 
iz; 6 la cabsa de su amotinamiento fué, porque em- 
aron los oidores del Nuevo Reyno a un Capitán 
lo llaman Pedro de Ursua, sobrino del Lycencíado 
iguel Diaz, a poblar el valle que llaman de Tairo^ 
y, ques en estas sierras de Santa Marta^ e ymbió 
telante ciertos soldados bisónos, que acá llaman 
^apetones e no tenían yntelígencía ni lengua de 
3 costumbres de los yndíos, e fycíóronles algunas 
^aciones e malos tratamientos, tomándoles los 
^xxtenymientos e fazjendas; e viendo esto, alzá- 
'^se quatro o cinco pueblos e mataron e fyrieron 
algunos españoles. Yo rogué e exortó, e aun re- 
^^rí a este Capitán sobr^ícho que no fyziese la 
tfada, e no quiso dexarla de fazer; e visto esto, e 
^^ no podía pasar a executar mi deseo e voluntad, 
'Xé el camino que llevaba: no embargante que la 
i^dad me requyrió que no membarcase ni saliese 
-1 Obispado, porque así con venia al servycio de 
^estro Señor e de Vuestra Alteza, yo me embar 
^é por la mar e vine a la boca del Rio Grande que 
^a del Re^mo, e embarquéme en él, en una canoa, 
^stube vysitando nuestrasYglesias, y e vysitado la 
^ Tenerife e esta destajGíbdad de Tamalamequej 
^xxáe al presente estamos: e porque aquí supe salía 
^^Bsaxero para España^ parecióme dar quenta a 

TOMO ZLI 28 



434 DOCUMENTOS INÉDITOS 

Vuestra Alteza de lo fecho hasta aquí; e porqa 
quedo con escrúpulo, aunque e fecho todo lo que 
en mí para yr a efectuar e fazer el voto que S 
Santidad me manda en uno de los dos prelados yn 
diferentemente e con oblygacion de lo fazer, sin- 
se saca dyspensacion, yo escribo a mi solycitado 
Diego Dávila para que la procure e solycite, e pid 
Vuestro Real auxylio e favor. 

A Vuestra Alteza suplico ge lo mande dar, e si e 
Legado quen esa Real Corte reside tuviese abtorida* 
para dispensar en lo que por mi memorial pediré 
se ympetre; e si el Legado no la tuviese, sescrit 
a Vuestro Embaxador para que de Su Santidad 
alcanze, queste voto o xuramento se faga en maft. 
del Obispo de Popayan, ques el Prelado mas c(^: 
xunto a nuestro Obispado e puedo yr por tierr- 
porque si obiese de baxar del Reyno e volverme 
embarcar para Santo Domingo o para Cwéa, !►"« 
mero que volviese a subir a él se acabaría la vÜ 
e es grandísima la necesidad quen estas partes - 
de la asistencia de los Prelados. 

E asi suplico a Vuestra Alteza que con presta 
mande proveer las Yglesias questán sin pastor^ 
porqués cosa ymportantísima al servycio de Dio^ 
de Vuestra Alteza, ques grande la falta de xptian^ 
que ay en estas partes, no solamente en los nato^ 
les, pero aun en los esjf^apples, e muy mayor de 1^ 
nistros que admynistren la fée e dotrina a los uncS 
a los otros; e esos Mynistros que ay son las hez^ 



DBL ARCHIVO DB INDIAS 435 

asfc<oria que España desecha por no podellos sufrir: e 
a "manque no e llegado al Reyno, porque estoy cien le- 
g^maas del desembarcadero, pero e sabido que las ór- 
denes quen él estaban fundadas e la xptiandad que 
p^^r^dicaron, todas están dysipadas e destruydas; por- 
(T^ine asi la Orden de Dominicos como de Franciscos 
e las cabezas dellas, por ser enfermas e no las que 
dolían, desmampararon aquella Yglesia, e todos los 
fr-^iyles huyeron della: la cabsa desto ni quien ten- 
g«É. la culpa, yo no lo sé ni lo puedo dezir a Vuestra 
A^lteza, porque no tengo cierta ynformacion dello; 
dU.¿, las abrá sabido, porque abrán aportado algunos 
dallos; quando la tenga bastante yo la diré a su 
tiempo. Lo* que al presente puedo, dezir es, que 
faioen gran cargo a los Oydores de Vuestra Ab- 
iy^ncia, los quales yo no conozco ni visto ninguno 
dellos, pero por lo que se e tengo entendido de los 
de las órdenes, no puedo descargar de gran culpa a 
^s cabezas e rectores dellos, que fueron Fray Xo- 
seph de Robles, Vycario de los Dominicos, e Fray 
Gerónimp, Custodio de los Franciscos, porque por 
^^gun agravio ni éstorsion que Vuestros Oydores 
í^ fyciesen, debian ni era lícito desmamparar como 
desmampararcm aquella Yglesia e la Fée e Evange- 
lio que tenian fundada e predicada a los yndios, 
porque me dizen que los mas an apostatado dellos e 
^Uéltose a sus ritos e ceremonias; lo qual pudieran 
^scusar con dar aviso de sus agravios a Vues- 
tí^ Real Alteza para que los mandara remediar. 



136 DOCUUBNTOa INÉDITOS 

pero ellos dieron grandes ocasiones para ello. 

E dado cuenta dello a Vuestra Real Alteza, aun- 
que de paso, para venir a ynferír esta conclusión, a 
digo: que la mayor necesidad que ay al presente on 
todas estas Vuestras Indias e especialmente en esta 
Yglesia del Nuevo Reyno, es de Mynistros, asi de 
clérigos como de frayles, que sean tales quales con- 
viene para predicar el Sancto Evangelio ela Fée de 
Xesucristo a ynfieles; porque acá las mas Iglesias 
están sin sacerdotes ni curas, e esos que ay en al- 
gunas todos son de frayles renegados e de los clé- 
rigos prohibidos. Yo estoy determinado de no dexar 
acá ninguno destos, como Vuestra Real Alteza me 
lo manda por su Cédula, e asi quedarán las Yglesias 
desiertas e desmamparadas. Encargo a Vuestra Real 
Alteza la concyencia, e descargo la mia en esto, 
que con presteza mande proveer de Mynistros 
de clérigos como de religiosos, que sean tales, poi 
que yo no puedo fazer mas que por uno, e el pasl 
poco puede guardar sin perros. 

Una cosa se me .ofresce de avisar a Vuestra Al' 
teza, yraportantísima a sq Real servycio e a la oon- 
servación e augmento de la gobernación desta Pro- 
v\-ncia de Santa Marta; e es, ques muy necesario 
quen aquel Puerto de Santa Marta se faga una for- 
taleza e se adorne de artyllería para que la defien- 
da e ampare de los franceses e enemigos, pon[ae 
sin esta, en ninguna manera se puede conservar ni 
subtentar alli población ninguna, sino que de ne- 



4 



DEL ARCHIVO DB INDIAS 



437 



oesidad an de desamparar aquel Puerto, e es el que 
mexor ay en todas Vuestras Indias; porque ya mu- 
clxas veces lo an robado e quemado los franceses, e 
A^ora esos diez o doce vezinos que allí están, todos 
tienen las haziendas escondidas en otras partes, e 
ello» la capa en el ombro para desamparallo, huyen- 
do ile sus enemigo^; e así estábamos todos esperán- 
dolos, esos pocos de dias que ay estuvimos, porque 
nos venian dando alcance por la mar, e a los prysio- 
neros que tomaron dixeron que abian de robar los 
P^eiix)s, como fyzieron a Ixinzarote e Fuerte Ven- 

Al presente no se me ofrece otra cosa de que 
^r aviso a Vuestra Real Alteza: llegando al Reino 
io daré de lo que allí pasa. Guarde e conserve 
Nuestro Señor su Real Estado como por todos se 
^^sea. — ^Fecha en esta Cibdad de Tamalameque en 
^ Costa del Río Grande^ a quinze dias del mes de 
Abril de mili quynientos cinquenta e tres años. — 
^^y Alto e Muy Poderosos señores. — Es perpetuo 
Cappellan de Vuestra Real Alteza. — El Obispo de 
Santa Maiía. — Está firmado. 



Relación de Fray Gerónimo Descobar, de la O 
den de San Agustín, sobrel carácter e co 
lumbres de los yndios de la Propincia de P 
payan. 

Sin fecha (1). 




Muy Poderoso Señor. 

A relación que Fray Gerónimo Descob: 
predicador de la Orden de San Agustín, coxno 
Procurador general de la Provyncia de JF^^ 
pqyanr e compañero que a seydo muchos años d^' 
Obispado della, da a Vuestra Alteza, así de la dys- 
crition de la tierra que llaman Gobernación de ^o- 
payan j como de los yndios que a abido e oy día aj 
en ella, como de algunas cosas que conviene irr©- 
mediarse para su buen gobierno, así en lo tenxpo- 
ral como en lo espyritual, en que. Dios Nuestro 
Señor será muy servido é acrecentada la fazi^xi^ . 
*de Vuestra Alteza, es la syguiente: 



(1) Archivo de Indias.— Patronato.— Esl. 1.** — Caj. '^•^ 
Leg. l.« 



DEL ARCHIVO DB INDIAS 4S9 

Gobernación o Provyncia que se llama Po- 
e la razón de Uamarsa así fué, que obo en 
o que oy se llama Popayan^ antes quentra- 
españoles^ un Gacique^ que se llamó deste 
Popayarij el qual tuvo un hermano bellco- 
guerra que se llamó Galanbaz. 
Tierra conquistaron dos capitanes prynci- 
3añoles cu vos nombres fueron, Sebastian de 
zar, a quien por sus servycios e trabaxos 
stra Alteza Adelantado della, e el otro fué 
;cual Andagoya, los quales abrá quarenta e 
s que la conquistaron, e se pasó gran tra- 
3rque los vndios an sevdo belicosos e va- 
e demás deso, la Tierra de suyo asperísima 
de comidas, fué todo cabsa de dar mayor 
lad á la conquista. 

Provj'ncia llamada así de Popayan^ corre 
mueblo que llaman Santa Fé de Antiochia^ 
e que ay del pryncipio al cabo doscientos e 
leguas, la mayor parte dellas de asperísi- 
ainos que gran parte dello no se puede an- 
ballo, e rríos pelygrosísimos en compás e 
o destas dichas doscientas e treynta le- 

ueblos que tiene esta Provyncia, que los 
i el Gobernador que Vuestra Alteza pone, 
3y guiantes: 

bdad áeSan Joan de Pasto, la Gibdad de 
er, Chapanchica, la Gibdad de Agreda, la 



440 D0CU«KNTO8 INÉDITOS 

Villa de Iscanze, la Villa de Thnana, la Cibdad de | 
San Sebastian de la Plata, la Cibdad de Popayan, 
la Cibdad de Santiago de Calí/, la Cibdad de Gtia- 
lialaxarade Buga, la Cibdad de Cartago, la Cibdad í 
de l^oro, la Villa de Cdceres, la Cibdad de Amer-^^ \ 
ma, la Villa de ÁTnna, la Villa de Garanianta, la 
Cibdad de Santa Fé de Anliochia: estos son todos 
los pueblos: la dystancia de uno a otro, corriendo' 
del pryncipio al cabo, es la syguiente: ' 

Desde Pnsfo a Almaguer ay veynte e dos leguas», 
que aunque es áspero camino se anda con requasl- 
Desde Pasto a la Cibdad de Ghapnncliica ay veynte^ 
e quatro leguas, muy mal camino de tierra j'erma! 
sin ningún provecho. Desde la Cibdad de Alina" 
guer a Popayan veynte e quatro leguas de sierraff; 
asperisimas. Desde Almaguer a la Villa de Vscan^ 
se veynte leguas de malysimo camino, en el quat 
ay un puerto tan frió todo el año, que muchírt 
perecen ombres e ganados en él . Desde Popayan é 
la Cibdad de San Sebastian de la Plata treynta ie^ 
guas, también mal camino. Desde San Sebastúm^ 
de la Plata a la Villa de Thnana diez leguas. Desde 
Popayan a Caly veynte e dos leguas; este es buen 
camino, tierra alegre e desembarazada, aunque 
pelygrosisimo en ynvierno por los mucbos rriosj 
qi/en loa mas dellos no ay puentes. Desde la Cibdaí 
de Caly al puerto que llaman de la Buena Ventuí 
ques a do se cargan los yndios las mercaderias, poi 
ser tierra a do no se pueden meter caballos: 



DBL ARCHIVO OE INDIAS 441 

l^UertD 68 ün rrio a donde llegan los barcos desde 
^21 Gibdad de Panamá, los quales dichos^ barcos na- 
vegan ciento e cinquenta leguas por el mar, ques 
llamado del Sur, fasta dar en este rrio: correrán es- 
tos dichos barcos por este rrio, fasta dar en el 
puerto, ocho leguas. En este dicho pumo ay solos 
í*es españoles, porqués tierra casi ynabitable de 
montaña cerrada, tierra calydísima, e assí ay mu- 
ios mosquitos muy enconosos: destos tres españo- 
s el uno dellos es Alcayde, que allí pone el Gober- 
i^ior de Vuestra Alteza, que recibe las mercade- 
as que alli van; e los otros dos, soldados, sirven 
' quando viene barco yr a dar mandado a la Gib- 
<i de Calpj ques a do reside el Gobernador, por- 
í^o por este puerto es por do entran los pliegos 
* Vuestra Alteza e los demás avisos que de acá 
^11 ; e desto sirven estos soldados, e de fazer ve- 
ndad e compañía al dicho Alcayde, e porque la 
^i^ra es tan áspera, adonde xamás an entrado ca- 
lilos ni pueden, e asi se provee de questos solda- 
^^ sean buenos peones para que con presteza 
^í^gan a pie, así para avisar al Gobernador, como 
^ los vezinos de la Gibdad de Calt/y para quembien 
^ los yndios de sus repartymientos questan disper- 
^^ en estas treynta leguas de montaña, que son 
3Sto8 yndios en cuyos hombros se acarrean todas 
l^s mercaderías del comercio desta tierra. Estos 
dos soldados con el Alcayde, fazen vida trystísima 
en este puerto, cada uno con pesos de salario. 



442 DOCUMENTOS INÉDITOS 

e el Alcayde doszientos: esto es quanto a este puer- 
to questa tierra tiene. 

Desde la Gibdad de Caly a Giiadalaxara de Bugc 
ay doze leguas, camino llano. Desde Buga a Tar^ 
ay treynta leguas, las quinze dellas que no se pue- 
den andar a^aballo sino a pie. Desde Toro a Cdc^ 
res ay veynte e cinco leguas de asperysima tierra 
Desde Buga a Cartago ay treynta leguas de cam :5 
no llano que lo andan requas, aunque casi todode^ 
poblado por aberse muerto los yndios de aquellc:!^ 
valles. Desde Cartago a Anzerma ay doze legu^ 
dé caminos muy ásperos, en cuyo camino se a <^ 
pasar un rrio caudalosysimo ques llamado Caw¡c=- 
el qual se pasa en unas canoas, e los caballos p 
san a nado quitadas las sillas, e mercaderías 
grandysimo peligro. Desde Anzeryna a la Villa 
Ar^na ay veynte leguas, caminos como los pas^^ 
dos ásperos. Desde Arma a Caramanta catorce 
leguas, de asperysimo camino. Desde aquí a San^ 
Fé de Antiochia cinquenta leguas, de un despa^ 
blado a donde se a de llevar la comida de ombr^sí 
e de caballos; tierra tan áspera de montañas, cié^- 
negas, pantanos e rrios pelygrosysimos a donde 
les acontece a los caminantes, que por aquí van, es- 
tar dos meses en andar estas cynquenta leguas, 
estándose quince dias aguardando que se pueda 
vadear un rrio, e en otros seys, e assí desta mane- 
ra fasta llegar a Antiochia^ ques a donde acaba esta 
Provyncia de Popayan; e de aquí comienza la otra 



^ 



DEL ARCHIVO DE INDIAS 443 

Provyncia, questá entre los dos rrios que llaman el 
de San Joan e el Rio Grande^ ques lo que se a 
dado por gobernación, por orden de Vuestra Alteza, 
el Capitán Gaspar de Rodas: esta es en suma la 
dyscricion, de la Provyncia de Popayan: en lo 
restante se dirá el subjeto de cada uncí destos pue- 
blos en particular. 



Relación de los pueblos de Popayan 

DE LA CIBDAD DE PASTO. 

Esta Gibdad de San Joan de Pasto ^ es un pue- 
blo a el qual le quadra mucho el nombre de Pasto, 
porqués tierra de grandes pastos para ganados, 
muy fértil de comidas, e tierra muy sana, de 
lindo temple, porque todo el año sin dyferencia faze 
frió, no frió que dé pesadumbre, sino de la ma- 
nera que lo faze en España por Octubre: ay vera- 
no e ymbiemo; el ymbierno es por Agosto, porque 
llueve dos p tres meses, pero el temple todo es el 
mismo; solo se llama ymbierno por el llover: su 
altura deste pueblo está en la línea equinocial, e 
ansi las noches e los dias son yguales. El asiento 
deste dicho pueblo es muy bueno en llano, e muy 
buenas aguas; tiene rrio e fuentes; es muy bas- 
tecido de comidas; tiene muchos naturales, e aun- 
ques verdad que de los pueblos desta Provyncia de 




444 DOCUMENTOS INÉDITOS 

Popayan es el que mas se ha sustentado en no se 
aber acabado los yndios tan aprisa, con todo eso 
faltan muchos, porque desde la visita que fiío, ge- 
neral, el Lycenciado Thomas López, Oydor del Nue- 
vo Reyno de Granada el año de mili e quyniento^^ 
e cinquenta e nueve, siendo Gobernador de Vuesti 
Alteza Luis de Guzman, en cuya vysita yo me.fí 
11c, fasta agora faltan mas de la mitad de los 
turales, porque tenia entonces la Gibdad de Pa^^^^u 
veynte mili yndios, e agora tiene ocho mili es< 
sos: estos ocho mili están encomendados en ve; 
e ocho vezinos, que son: 

El Capitán Rodrigo Pérez, e Diego de Bena 
dez, Sebastian Santo Domingo, e el Capitán Aui 
da, e los demás que Vuestra Alteza tendtó 
Uista de los Gobernadores. Este pueblo de Pop 
es el mayor e mexor de toda esta Gobernaci^ 
porque aunque no tiene sino veynte e ocho 
nos en quien están encomendados estos ocho lít ^' 
yndios, pero ay mercaderes e soldados e otri^^* 
gentes: es pueblo a donde ay de ordynario do^^" 
zientos ombres españoles e muchas vezes dosziento- ^^ 
e cinquenta; para toda esta gente, que pa^e- 
ce poca en el número, es mucha en cahdad, porque 
cada uno destos españoles, o a lo menos los mas, 
tienen muchos esclavos e gente, que parece el- pue- 
blo muy mayor; e para toda esta gento ay un 
solo escribano, para el pueblo e asiento de nünaa, 
el qual no puede dar recaudo a todos sino muy 




DEL ARCHIVO DB INDIAS 4A5 

^1, e seria necesario que Vuestra Alteza mandase 
^cr^oentar otra escrybania a este lugar. Este di- 
cto pueblo tiene dyvidida la xurisdycion, porque 
tíendo en lo temporal regido por Vuestro Gobema- 
dor de Popayan^ en lo espyritual se gobierna por 
di Obispo de Quito ^ de lo qual a muchos dias se' 
qrn ©relia el Obispo de Popayan, dyciendo peri;e- 
neoerie a el este pueblo e no al de Quito ^ asi por 
ir mas cerca de su Catedral de Popayan como 
razones que alega. Aqui pone el Obispo de 
lo un Gura Vy cario, que suele ser uno de los 
Pí^^^endados de la Gatedral de Quito ^ por ser mas 
P^^O"ve<íhoso que la prevenda, porque vale mas de 
^^ill pesos de oro. A esta Yglesia desta Gibdad 
^asto se podria proveer un benefyciado, e de- 
el Gurato a que lo provea el Obispo, e podrian 
€r ambos de comer e seria la Yglesia mas bien 
^oirvida. 

^y en esta Gibdad de Pasto tres monesterios, el 
^J-^o de San Francisco e otro de Santo Domingo e 
^t**^ de Nuestra Señora de la Merced; son de edyfi- 
^^^s humildes e muy pobres en todo lo temporal, 
P^XHjue como todos los ombres que allá están tie- 
^^^11 0X0 a venirse a Espam, a perpetuar,- son pocos 
^^^^ que fazen capellanías ni otras obras de caridad; 
^ ansí no pueden sustentar ninguno destos tres mo- 
nasterios de PastOj sino tres o quatro frayles: los 
<|Qales dichos monesterios se sustentan^ de que cada 
ano délos monesterios tiene un par de dotrinas de 




446 DOCUMENTOS INfiOITOS 

yndios, diez o doce leguas del lugar en questán, ocu- 
pados en aquellos desiertos, e del salario que llevan 
estos dos sacerdotes se sustentan todos los demás, 
porque las casas son pobres. Pero sepa Vuestra Al- 
teza que cerca desto de las dotrinas, que son curas 
meramente de almas los relygiosos, — ay un yncon- 
veniente digno de remediar por Vuestra Alteza, 
xamás se a dado en él, e corre este daño casi ei 
todo el Perú e en todo el nuevo Reyno de Granad^^jz 
e en la Provyncia de Cartagena, e en esta Qobei 
cion de Popayan solo corre este yncon veniente 
esta Gibdad de Pasto e en la de Popayan; pero sien( 
el remedio general, por Vuestra Alteza, a toda 
tierra alcanzará el provecho de lo que diré. 

Es, pues, el caso, que los relygiosos de to< 
órdenes questán doctrinando estos yndios e faziei^^^ 
ofycio de curas, comiendo por este mynisterio, ti^^^oi 
cada uno mandato del Prelado de su orden, de Qg^Mie 
acudan todas o las mas prencipales fiestas del aiL«> a 
los monesterios de los pueblos despafioles, para cpcíe 
cada relygioso en su monesterio ayude» a celel>r«r 
la fiesta a su Guardian o Prior o Comendador, cjue 
aunques verdad que tomado este caso así en la so- 
bre haz parece no de mucho ynconveniente, p>ew 
eslo muy grande, por lo syguiente. i 

Lo primero, porque como estos yndios es g^n^ 
nueva e saben tan poco de las cosas de Nuestra F^» 
6 en' las fiestas del ano se celebran los mas articu- 
los de la Fe Gathólica, si el relygioso, ques su c^cira, 



DEL ARCHIVO OB INDIAS 447 

faze absencia de los feligreses en las tales fiestas 
^ando an de ser enseñados e predicados , ¿cómo es 
posible gente tan nueva venir en este conocy- 
miento? 

Gl segundo daño, e no pequeño, que se sigue, es 
qué faziendo esta absencia para venirse el frayle a 
su riQonesterio, como los pueblos de los yndios que- 
dan sin pastor, sin missa, e como son bárbaros, 
quaiito se les a enseñado en diez años se pierde en 
diez dias, demás que estos dias vacan a mili vycios, 
que son unos taquíes, quellos llaman, que son unos 
bailes generales, adonde fazen xuntar todo el pue- 
blo a que baile en la plaza, con grandes tinaxas de 
^^x^beza, ques el vino con quellos semborrachan; e 
^s ordynario entrellos, en absencta de los sacerdotes 
^^angélicos, ocuparse en esto: e dura cada baile 
^os dias entres sin dormir, e en este tiempo adoran 
ydolos e fazen otras muchas ofrendas al demonio; 
atando borrachos, se matan unos a otros, e fazen 
^tras torpeza» yndignas de decir a Vuestra Alteza, 
Poxxjuel Padre ni guarda onestidad con la fixa ni 
®1 liermano con la hermana; e así fazen incestos 
^Pantosos. Por tanto, es muy precisa la resydencia 
^^ loa sacerdotes que les enseñen, por lo qual con- 
^^i^á que Vuestra Alteza mande que los relygiosos 
í^^ tubiesen dotrinas, en ninguna manera fagan 
^'^t^Sencia; e que si el tal relygioso cayere malo, pon- 
^^^ otro en su lugar, tan en tanto que se cura; e si 
^^to se les fyziese áspero, mándeles Vuestra Alteza 



448 DOCUMENTOS INÉDITOS 

que dexen las dotrinas, porque si así no es, ni ellos 
pueden descargar la real concyencia de Vuestra 
Alteza, ni las suyas del mynisterio quean tomado a 
cargo. 

En esta dicha Gibdad de Pasto abrá como once 
sacerdotes en todo su dystrito, dotrinando estos yn- 
dios; gana cada sacerdote de salario por constytu- 
cion sinodal quatrocientos pesos de oro; valen los 
diezmos desta Gibdad, de las cosas que cryan estos 
vezinos españoles, como es trigo, e ganados, valen 
mili e doscientos pesos un año con otro: aquí en 
este lugar podria poner Vuestra Alteza un oficio 
muy necesario, aunque el salario fuese poco, e es 
un protector de los yndios que los amparase, por- 
que así como los* pueblos bien ordenados tienen 
padre de menores, así los yndios es necesario, por 
serlo todos e gente miserable, lo tengan. 



LA OIBDAD BB ALHAGUBfi. 



Esta Gibdad se llama así, porque la pobló en 
nombre de Vuestra Alteza el Lycenciado Francisco 
Briseño, siendo Vuestro Oydor» abrá treinta afios; 
llamóle Almaguer^ porquél ^ra natural del Corral 
de Almaguer en la Mancha: este lugar está ea una 
sierra muy alta e rrodeado todo él de sierras: es 
combatido de grandísimos ayres; pasa un rio pe- 
queño por él, aunque de muy linda agua; es pueblo 



DBL ARCHIVO DE INDIAS 449 

muy sano e de escogido temple, aunquesmuy estéril 
de comidas, porque todo es de acarreto por los po- 
cos yndios que ay, por el inmenso trabaxo que se 
les ha dado a los yndios; porque como ellos no te- 
nían ningún genero de provecho que dar a sus en- 
comenderos, echáronlos a las minas por ser tierra, 
como es, de mucho oro; e así, con aber quando en- 
traron los españoles mas de quince mil yndios, ay 
agora solo dos mili repartidos, encomendados en 
catorce vezinos que son: Joan de Gallegos, Anto- 
nio Hernández, Francisco Ruiz, Pedro Godiño, na- 
tural portugués, Pedro Muñoz, Gaspar Alvarez, 
Alonso Xuarez, Cosme de Torres, Joanes de Ga- 
vyria, Joan López Paladino, Alonso Pérez, una 
viuda que se llama. Mari Hernández, que le queda- 
ron por muerte de su marido Luis de Múdelo, na- 
tural portugués: este tiene nezesidad de gran re- 
medio, porque a seydo cabsa de mucho daño para 
los yndios la casa deste vezino; las razones, por- 
questá casado con una mestiza, muger cruelísima, 
e como en esta tierra, en toda ella, no está quitado 
el servycio personal, tiene yndias en su casa e yn- 
dios en quien faze xustycias e castigos mas que si 
fuesen esclavos, siendo como es estb del servycio 
personal contra la voluntad de Vuestra Alteza. De- 
más desto, si los myserables yndios aflj^gidos con 
el trabaxo e castigo desta muger se van huyendo a 
sns pueblos, los buscan con suma dyligencia e los 
traen atados e fazen mili castigos en ellos: demás 

Tomo xli 29 



i 



) INÉDJTOS 

tiesto, este dicho Luis de Múdelo tiene dos fixos 
mestizos, flxos deyndiase suyos, ombres dea qua- 
renta años, e un nieto de veynte e cinco, todos 
tres cruelísirtios carniceros contra los miserables 
yndios, e con ser el desta suerte, e ques gente que 
vive mal estos mestizos, e que ay proceso fecho 
contra ellos de que son hechiceros, e que quando 
tienen nezesidad fazen xuntar a los yndios e con 
amenazas les sacan los dineros que tienen, dy- 
ziondo que si no lo dan los azotarán, e que si lo 
dan, quellos tienen abtoridad e mando para que 
semborrachen e fagan sus bailes: e estos dichos 
mestizos se an mezclado entrellos muchas vezes e 
bailado, quitado eltraxe despañoles, con camisetas 
do yndios, e porque los yndios traen cabello lar- 
go, se ponen estos mestizos cabelleras e bai- 
laban entrellos, a fin de sacalles el oro que le- I 
nian los miserables yndios; porquestos mestizo8-i 
resyden siempre con loa yndios de su padre, qnt 
son en un pueblo que llaman Pmizitara, dos le- 
guas do Almaguer, e con todas estas cosas sa 
len estos, porque su padre es el mas rico desti 
lugar: e atiéndose dado notycia a la Abdyear* 
cia Real de Vuestra Alteza de Quito, an en 
biado dos o tres pesquyeidores sobresté pa 
ticular , e anles pagado sus dias da salario 
otros dones , e vuélvense sin rremediar nad- 
dyciendo questan ya enmendados, e como su pa( 
es Teniente de Gobernador casi siempre en este 



DEL ARCHIVO DB INDIAS 451 

y con todo salen: con todo esto concertales, qnal 

ícho a Vuestra Alteza» e aun harto peor. Sancho 

Despinar» vuestro Gobernador, les a pasado 

<iios, quellos an mercado, e oy día actualmente 

t üeDBa en la Villa de Yscanzey estando como está 

dado por Vuestra Alteza e dados por yncapaces 

meztizos, demás de la venta, que procedió todo 

tra la voluntad de Vuestra Alteza; e asi es cosa 

a de remedio. Cerca desto, e en general, pidp a 

V^^^stra Alteza por las entrañas de Xesucristo, se 

^^^^Joedie en toda esta Provyncia de Popayan esto 

servycio personal, porque aunques verdad ques- 

c^piitado por mandado de Vuestra Alteza, ellos no 

*^ guardan de ninguna manera; lo qual me consta 

^ xmi por vista de oxos, como ombre que vysita la 

a en nombre del Obispo: e es necesario para 

ervar estos pocos yndios que an quedado, re- 

*^í^>^allos del servycio personal, aunque aleguen los 

^^zinos que son pobres e que no tienen esclavos e 

^Uo se an de servir de sus yndios; e es con tanto 

^^eso esto, que ay vezino que tiene solo veynte e 

^O.co yndios de repartimiento, e tiene en su cocina 

^^'te e ocho yndias por cocineras e panaderas para 

^oier el mahiz, questa no es tierra de trigo, e al 

d^í^^edor del estrado de su muger quatro e cinco 

y^cJias lavanderas; e si tiene fixos pequeños el dicho 

v^Qtino, con cada uno anda por la calle una china 

c(^e llaman, que son yndiecitas de fasta diez años, e 

^ tienen fixos que criar, no se contentan con un 



452 D0GUMBNT08 INÉDITOS 

dma que le dé el pecho, sino dos; e otros seis ó siel 
yndios grandes que proveen la casa de leña e'agui 
e el resto del repartimiento echa a las minas qc 
saquen oro: este culto guarda en su persona e cas 
un vezino con veynte e cinco yndios, como si tuviec 
veynte e cinco mili, sin tener respeto a la myseri 
e continua servidumbre de estos miserables, teniói 
dolos forzados e violentados fuera de sus tierras e 
sus servycios. Esto que e dicho pasa asi, e es pur 
verdad; e oy dia corre esto sin moderación alguna 
dándome gran escrúpulo mi concyencia. Visto qu 
dos Abdyencias que Vuestra Alteza tiene Reales 
que conocen cada una la mitad del dystrito desi 
dicha Provincia de Popayan^ no lo remedian, acó - 
dé de avisarlo a Vuestra Alteza para que vea lo q- 
conviene cerca desto, porque quando los apríetara 
estos vezinos de toda esta Provyncia de Popaycat 
diziéndoles que por Vuestra Alteza está quitado 
servycio personal, muestran una Cédula de Vuea^f 
Alteza por la qual manda Vuestra Alteza que si 1 
yndios, ellos de su voluntad, quysieren andar ea 1 
minas, o se vivir ellos o ellas en la casa de s 
encomenderos, puedan fazello, pagándoles su itsA. 
xo; e asi con esta color van a los pueblos de ^ 
yndios, e aterrorízanlos dizen que los matarán si • 
vienen a dezir delante del Gobernador é del Obis 
o de la Xusticia que ay en el pueblo, quellos (ftx^ 
ren yr por su voluntad a aquellas cosas qao 
han persuadido sus amos; e como gente de poc^^ 



DBL ARCHIVO DE INDIAS 453 

b^x-Xad dizen esto con el temor, e es bastante a que 
qt:i^cleh libres los españoles de las penas que Vues- 
tra ^teza les tiene puestas. Por lo qual converná 
m^ac^ho, que para questos yndios puedan sentir que 
Vu^^stra Alteza les da libertad para quellos digan 
six ^voluntad libremente, mande Vuestra Altera por 
Cé<i vila Real en toda esta Gobernación, que ningún 
vezxxio desta Gibdad, ni sus fixos ni criados ni es- 
cl^'V'os, entren a sus repartymientos, ni vivan en- 
trollos, ni tengan granxerias ni ganados ni molinos 
eatr^ los dichos yndios, sino aparte, porque desta 
íí^^nera se evitarán grandísimos daños; sino que 
P^g^do el encomendero de la tassa en questán tas- 
^^oslos yndios, queden libres, sin quel- encomende- 
ra les pida otra cosa. E esto conviene mucho, ipov- 
V^^xx esta Tierra no se guarda tassa, porque dizen 
^^os ques poco, otros que las cosas que le son man- 
^^das dar no las ay; pero quellos lo perdonan a los 
yndios, que no quieren dellos sino que anden a las 
^inas e le saquen oro, e que les darán de comer e 
^^B veslidillos de camisetas e mantas; con las qua- 
*^ colores de rrazones, guisadas a su propósito 
^^IJos e contra la voluntad de Vuestra Alteza, se 
^^<*ven destos pobres naturales en todo género de 
^t^cio, como desclavos, lo qual es grandísima 
^tima: esto ai quanto a esto. 

Prosyguiendo la razón deste pueblo de Alma- 

^^^er, digo: que se sacará cada año del mas de 

^^jnta mili pesos de oro, porqués tierra rrica: 



b- ^ 



454 uocij'mektos inéditos 

ay un asiento de minas tres leguas del lugar, que 
se llama laa Mvias de la Concepción, a Sonde 
de ordynario ay dos -01111 yndios e negros en la 
labor de las minas, porque vienen quadrillas de 
otros pueblos; ay solo un escribano de minas e 
pueblo, o este ofycio, el que lo tiene, lo uno no es 
escribano Real, lo otro no lo tiene comprado, ni en 
la Abdyencia Real de Quilo a pasado en ello: podría 
Vuestra Alteza poner en este lagar dos escribanos, 
uno para todo el pueblo, e otro para las minas. 
Aquí, en este lugar,* para dotrinar estos yndioa 
ay seys sacerdotes, que andan dispersos en contor- 
no de mas de treynta leguas; pagan a cada sacer- 
dote fasta trescientos e cinquenta pesos de oro, 
ques la moneda que aqui corre: ay en este dicho 
lugar una buena Yglesia, que yo fize fazer siendo 
Vysitador, que tenían una de paxa tre™ta e dos 
años abia, quera lástima estar allí el eantisinio 
Sacramento, la qual me costó mucho trabaxo fa- 
zerla acabar: aqui pone, en esta Yglesia e pue- 
blo, e] Obispo de Popayan un Cura Vycario, que 
le vale fasta quatrocientos pesos de oro, e en las 
minas ay otro benefycio que vale qu)'niento9; es- 
tos dos benefycios, deste dicho lugar, no están da- 
dos por Vuestra Alteza e son buenos para aquella 
tierra, porque cada dia se descubren mas rricas mi- 
nas. Valen los diezmos deste lugar un año con 
otro quynientos pesos; seria necesario quen este 
lugar obiese un protector de los naturales. 



DEL ARCHIVO DE INDIAS 455 



CIBDAD DB POPAYAN. 



Aquí ay veynte vezinos, que son: Pedro eCristo- 
iDal de Gaizedo, Gonzalo Garda Zamorano, el Ca- 
pitán Delgadillo, Don Francisco, nieto del Adelan- 
'tado Benalcázar, Pedro de Velasco, e los demás: 
^^te pueblo de Popayan es tierra muy sana, de 
siento llano; pasa, un rrio por el lugar de muy 
inda agua; el temple es maravilloso, porque faze 
odo el año como por el mes de Mayo, sin dyferen- 
"^^ia; las noches e los dias son casi yguales, porquestá 
^31 as abaxo quarenta leguas de la linea, e así será 
"^^^sa de media ora el crezer e descrezer los dias; 
^^3 tierra de mucha agua en tiempo que llueve; es 
í^ueblo fatigado de grandes truenos, e caen muy 
^menudo rayos; dase mucho trigo de España e el 
^>ciahiz de la Tierra es el mexor de todas las Yndias; 
^iene muy buenas carnes de todo género, como 
vacas, carneros, cabras y puercos; tiene frutas 
e la Tierra e de España algunas, no por falta de 
Toducirlas la Tierra, porqués maravillosa, pues se 
an dos cosechas de trigo cada año, sino porque no 
^ an dado a ponerlas: abrá quatro mili e quy- 
ientos yndios encomendados en estos veynte ve- 
inos; abia, a veinte años, mas de doce mili; son 
'^::iiuy buenos yndios, dóciles aunque tienen por 
"V/ecinos, cerca de alli, unos yndios muy guerreros 




456 DOOUMENTOB INéOlTOB 

que les fazen daño, los quales comen carne humana 
e se comen a los yndios que pueden aber, como se 
han comido muchos: sácanse en este pueblo, cada 
año mas de quarenta mili pesos de oro. Abrá en 
este pueblo con vecinos e mercaderes e otras gentes 
cien ombres españoles; ay un escribano, que se 
llama Xpobal Bueno, e con este e con el escribano 
del Gobernador que alli reside es bastante. 

Asiste en este lugar el Obispo; tiene alli su Ygle- 
sia Cathedral, la qual no está fecha la que a de ser, 
sino una muy viexa, porque ay orden ile Vuestra 
Alteza se faga por tercias partes; una los veziqos e 
otra los yndios e otra Vuestra Alteza; e asi se a di- 
latado: ay razonables hornamentoa e buen aervycio 
de plata, e otras cosqs quel Obispo con mucho cui- 
dado a lecho. 

Los prevendados desta Yglesia son los se- 
guientes: 

Ay un Dean; se llama el Lycenciado Francisco 
de San Estovan; Chantre , Bachiller Gonzalo de 
Torres; Thesorero, Bartolomé Ruiz; Arcediano, Pa- 
dre Roxas, el qual es un Clérigo que por delito está 
desterrado quatro años á de su prevenda e no la^ 
sirve; podíala proveer Vuestra Alteza; ay un solo 
Canónigo que se llama Xoan Alvarez, e es tan po- 
bre la Yglesia, que no podría aber dos; falta Maes- 
tre-escuela, que murió abrá quatro años:, estas pre- 
vendas son muy tenues e pobres, porque la mayor, 
ques la del Dean, valdrá qua trocientes e cinquente 



DEL ARCHIVO DE INDIAS 455 



CIBDAD DB POPAYAN. 



Aquí ay veynte vezinos, que son: Pedro eCristo- 
bal de Gaizedo, Gonzalo García Zamorano, el Ca- 
pitan Delgadillo, Don Francisco, nieto del Adelán- 
telo Benalcázar, Pedro de Velasco, e los demás: 
^st^ pueblo de Popayan es tierra muy sana, de 
^si^ixto llano; pasa, un rrio por el lugar de muy 
'^^tífii agua; el temple es maravilloso, porque faze 
*^<lo el año como por el mes de Mayo, sin dyferen- 
> las noches e los dias son casi yguales, porquestá 
abaxo quarenta leguas de la linea, e así será 
de media ora el crezer e descrezer los dias; 
tierra de mucha agua en tiempo que llueve; es 
t^^^tilo fatigado de grandes truenos, e caen muy 
^^^^enudo rayos; dase mucho trigo de España e el 
^^Ixiz de la Tierra es el mexor de todas las Yndias; 
^loxie muy buenas carnes de todo género, como 
^^^ vacas, carneros, cabras y puercos; tiene frutas 
^^ la Tierra e de España algunas, no por falta de 
Producirlas la Tierra, porqués maravillosa, pues se 
^^H dos cosechas de trigo cada año, sino porque no 
^ an dado a ponerlas: abrá quatro mili e quy- 
í^^Bntos yndios encomendados en estos veynte ve- 
^os; abia, a veinte años, mas de doce mili; son 
ttiuy buenos yndios, dóciles aunque tienen por 
vecinos, cerca de allí, unos yndios muy guerreros 



456 DOCUMENTOS INÉDITOS 

que les lazen daño, los quales comea carne humana 
e se comen a los yndios que pueden aber, como se 
lian comido muchos: sácanse en este pueblo cada 
año mas de quarenta mili pesos de oro. Abrá en 
este pueblo con vecinos e mercaderes e otras gentes 
cien ombres españoles; ay un escribano, que se 
liama Xpobal Bueno, e con este e con el escribano 
del Gobernador que alli reside es bastante. 

Asiste en este lugar el Obispo; tiene alli su Ygle- 
sia Catliedral, la qual no está fecha la que a de ser, 
sino una muy viexa, porque ay orden-de Vuestra 
Alteza se faga por tercias partes; una los vezinos e 
otra los yndios e otra Vuestra Alteza; e asi se a di- 
latado: ay razonables hornamentos e buen servycio 
de plata, e otras cosgs quel Obispo con mucho cui- 
dado a fecho. 

Los prevendados desta Yglesia son los sy- 
guientes: 

Ay un Dean; se llama el Lycenciado Francisco 
de San Estevan; Chantre , Bachiller Gonzalo de 
Torres; Thesorero, Bartolomé Ruiz; Arcediano, Pa- 
dre Roxas, el qual es un Clérigo que por delito está 
desterrado quatro años á de su prevenda e no la 
sirve; podíala proveer Vuestra Alteza; ay un solo 
Canónigo que se llama Xoan Alvarez, e es tan po- 
bre la Yglesia, que no podría aber dos; falta Maes- 
tre-escuela, quemurió abrá quatro años:, estas pro* 
vendas son muy tenues e pobres, porque la mayor, 
ques la del Dean, valdrá quatrocientos e cinquenla 



imana H 
mo se ^ 



DBL ARCHIVO DE INDUS 457 

pesos e las demás trescientos cinquenta, e la del 
Canónigo no llegará a trescientos: valdrá la gruesa 
de los catorce pueblos que son comprendidos en el 
obispado de Popayan tres mili e quynientos pesos; 
pocos años llegan a cuatro mili; de suerte que val- 
drá el obispado de Popayan con su quarta decimal e 
quarta funeral e quarta que lleva de las obenciones, 
todo esto llegará a mili e setecientos o mili e ocho- 
cientos, e muy poquitos «ños o casi ninguno a dos 
mili; de tanto grado, quel Obispo que oy es eseydo 
quínze o diez-e seis años á, ques Don Fray Agustín 
de Goruña, frayle agustino, a pedido a Vuestra Al- 
teza quel quiere renunciar todas sus quartas en 
Vuestra Alteza, con que se le paguen las qynien- 
tas mili que Vuestra Alteza tiene dado orden se pa - 
guen a los Obispos cuyas Yglesias fuesen tan pobres 
^e no llegaren los diezmos a ellas. 

Supuesto lo dicho en este pueblo de Popayan^ 

^omo la Yglesia Cathedral es la parroquia, que no 

^y otra,*ay en ella» un Cura para sacramentar el 

í^^eiio, e los clérigos prevendados asisten con su 

^ispo a dezir las oras canónicas, lo qual se faze 

^í^í con mucho cuidado; pero fuera desto, como 

y itiisas cantadas de capellanías e cofradías en la 

. ^l^sia, de lo qual no llevan parte los prevendados 

^^^^ solo el Cura, de aquí es questas misas se dizen 

Q semana con poca solemnidad; e visto esto 

el Obispo e por el pueblo, piden a Vuestra Al- 

> e yo en su nombre lo pido del Obispo e pre- 



458 DOCUMENTOS INÉDITOS 

vendados por virtud del poder que dellos tengo, cp 
si necesario es fago del presentación, que atento 
que las prevendas son pobres e que serán mexoi 
añadiéndoles la renta del curato desta yglesia 
Popayarij que Vuestra Alteza mande quel Gurata 
sirva por los prévendados, porque lo uno será m( 
xor servido por cinco o seis sacerdotes que no po 
uno, e las misas se dirán* con mayor solemnidad 
para mayor devoción del pueblo. 

Ay. siete sacerdotes, fuera destos prevendados 
para dotrinar estos yndios dispersos en contomo di 
veynte leguas; de las dotrinas que ay en este la 
gar le tienen tomada al Obispo los frayles de Sa 
Francisco una dotrina, que se llama Quachieam 
ques de yndios xunto al pueblo de Popayan^ la qu: 
dotrina se an metido los frayles en ella e no ] 
quieren dar al dicho Obispo. Podrá Vuestra Altea 
. proveer xustycia en esto, porquel Obispo no es pe 
deroso a los echar della, e métense con provysic 
de Vuestra Real Abdyencia de Quito e no ,quiew 
examinarse antel Obispo para ver si son idón^ 
para el servycio de los sacramentos; e así ay dj 
sefnsiones entrellos e el Obispo. Por tanto, será m 
cesarlo, que asi esta doctrina de Quachicono con 
otras tres que le tienen tomadas los frayles de 
orden de Nuestra Señora de la Merced de la (Si 
dad de Cali, que siendo estos padres ydiotas e geni 
que a diez* años que le tienen contra su voluntad \ 
Obispo tomado las dotrinas de la montaña de Ce 






DBL ARCHIVO DB INDIAS 459 

e la que llaman del Valley e aunque los yndios se 
an Y^do a quexar e vienen cada día al Obispo , 
de agravios que les an fecho, no lo puede remediar 
el dicho Obispo. Por tanto, a Vuestra Alteza su- 
ptico en nombre de aquel obispado, questas quatro 
dotrinas, asi esta de Popayan como las tres de Cali^ 
» me dé cédula para que salgan los frayles dellas, 
« de nuevo las provea el Obispo conforme al orden 
dfi Vuestra Alteza, e se den a personas sufycientes 
^n quien descargo Vuestra Alteza su Real con- 
^'fincia, porquel el Obispo, como persona que tiene 
IWtoietido dar quenta a Dios deste ganado, dale 
®Dcha pena de que los mynistros no sean a su 
gOBto. 

^y en este lugar de Popayan un monesterio de 
San Francisco, el cual abrá catorce añoá que se 
to^<5^ a donde ay quatro rreligiosos; es monesterio 
P^^t^e, susténtase de limosna que les dan aquellos 
"^eziiios e de tener un par de frayles en dotrinas: 
^^ es el subjeto •en suma deste pueblo de Po- 
P^yan. 

LA VILLA DB CHAPAKOHICA. 

Este pueblo es pequeño, tierra muy caliente por 
'^ qual es enfermo; ay en él como mili yndios 
*Dcomendados a doze vezinos, será pueblo de fasta 
'eynte ombres, estos mili yndios estarán en contor- 
M de diez leguas del lugar; es tierra de mucho oro, 



460 DOCUUBNTOS INÉDITOS 

los naturales muy pocos e gente para poco; pone^] 
en este lugar el Obispo de Quiio un Cura, que va- 
le el benefycio trescientos pesos; pone la Xustycia 
el Gobernador de Popayan; sacarán cada año estos 
vezinos como fasta ocho mili pesos, con que comen, 
porque sepa Vuestra Alteza quea esta Provyncia de 
Popayan son en ella muy mas caras las mercade- 
rías que van de España quen otro cabo, por los gran- 
des acarretos que Üenen. e asi vale en toda esta 
Gobernación de Popayan, en lo mas della, una bo- 
tija de vino, que seria poco mas que de arroba, 
diez e seis pesos, e una libra de xabon un peso, 
e una arroba de aceite veynte, g una vara de paño 
negro diez o doze, e ansi por este método las dfr? ■ 
mas cosas: el benefycio deste pueblo no está prí 
veido por Vuestra Alteza. 

La Villa de Mocoa que por otro nombre se llano» 



Este es un pueblo que pobló abrá diez e nue' 
años don Pedro de Agreda, fixo del Lycenciado 
Agreda, de Vuestro Consejo que fue, e asi le Uamflí 
este nombre: es un pueblo e tierra muy calienl 
asperísima, lugarejo de diez vezinos; abrá a 
mas largo ochocientos yndios encomendados; 
estos estarán estos yndios en contorno de quiñi 
leguas del asiento del lugar. El oro que ay. 



k^ 



DEL ARCHIVO DE INDIAS 461 

^Mj fino; está el pueblo arrimado a unas mon- 
tañas fuera de camino, de suerte que para entrar 

• 

silla es menester gran trabaxo: quien a este lugar 
pone xustycia es el Gobernador de Popayan^ e cura 
el Obispo de Quito; de suerte que tres lugares pide 
lesean restytuidos al Obispo de Popayan por el 
de Quito que son Pasto ^ Chapanchica e Agreda. 
Este dicho pueblo de Agreda no va en abmento^ 
antes espanta como nadie quiere estar allí, por- 
que como está la tierra adentro, no ay trato ni 
comunycacion de nadie; e con el cebo de aquel oro 
gue sacan, que serán diez mili pesos cada año de a 
* veynte e tres quilates, con ese se sustentan e tie- 
nen su Gura e Escribano, que todos pasan harta 
miseria . 

BL PUEBLO DE T8CANZB. 

Este lugar á diez años se pobló: son los yndios 
muy buenos; abrá como dos mili dellos, encomen- 
dados en diez e siete vezinos, de los quales los mas 
dellos son mestizos e mulatos, gente que ni tiene 
amor a Dios ni a Vuestra Alteza, ni a nuestra patria 
de España^ ni polycia: e digo esto a que Vuestra 
Alteza rremedie este particular. Estos yndios de 
aquí, como en su tierra no se an descubierto fasta 
agora minas, los an sacado e llevado a las minas 
de Almaguer, donde oy dia están, por lo qual se 
an muerto muchos. A estos vezinos les a puesto 



i 



462 DOCUMENTOS INÉDITOS 

el Obispo de Popayan un Gura, e es el pueblo tan 
pobre, que aun no tienen para pagalle, e lo mas del 
año sestan sin misa: es tierra tan áspera , que no 
se puede entrar allá sino a pie, e pásase un puOTto 
a do corre, término de tres leguas, un aire tan lirio, 
con el qual, e con ser la tierra yerma e sin ningan 
regalo, suelen perecer yndios e españoles en ri 
camino: es pueblo de muy poco subjeto e de pocas 
esperanzas que lo será. 



LA VILLA DB TIMAKA. 

Este pueblo pobló el Adelantado Benalcázar, con 
los demás, abrá quarenta años; fué en su pryndpio 
muy bueno, pero cada dia con la saca que an fecho 
los españoles, de yndios^ llevándolos a jomadas 
e guerras que an fecho, e otros que se an muerto, 
a ydo en tanta dysminucion, que de mas de veyn* 
te mili yndios que abia, no ay setecientos; estos 
están encomendados en doze vezinos: es pueblo de 
maravilloso temple e de ricas aguas, lindo cíelo, 
tierra muy alegre, aparejada para ganados, e 
todo lo que quysieren: como los yndios son pocos 
e no ay minas cerca del lugar, la granjeria destos 
vezinos es fazer conservas, porque ay mucha mid 
en los árboles de aquella tierra; e de la fruta de- 
llos fazen conserva, e de unas pepitas que ay ea 
aquella tierra «que llaman maniy a la manera de 



DBL ARCHIVO DE INDIAS 468 

almendras, fazen unos panes de terrón; e con es- 
tos e conservas e unos bordones que pintan allí 
los yndios de un betún , galanos, de muchos colores, 
que todo lo embian a vender a los vezinos de las mi- 
nas de Almaguer e otras partes a do ay oro, demás 
que tienen eredades de coca ques una ojuela a mane- 
ra de la del árbol del rrosal, de la qual son tan ami- 
gos los yndios para comerla, que la compran por 
qualquier dinero: hilan también los yndios una 
yerba que llaman pita, de la qual sale un hilo sub- 
tylisimo ques muy estimado, de que fazen las mu- 
geres españolas guamyciones e randas e otras co- 
sas, que vale la libra a ocho e diez pesos; destas co- 
sas ase la granxeria deste lugar, e con esto pasan, 
e es tan sana la tierra, que no quiere salir nadie de 
allí: de estas granjerias, que e dicho que produce 
la tierra, se faze cada jueves mercado, e vienen 
muchos yndios a él, e se trata entrellos cada año 
en cantidad de mas de diez mili pesos. 

En este lugar ay un clérigo que dotrina los yn- 
dios 6 dize misa a los españoles.. Podría Vuestra 
Alteza proveer un benefyciado, que bien valdrá el 
benefycio quatrocientos pesos; puede se poner un 
Escribano, porque no le ay propio, sino el que crian 
los alcaldes para lo que se ofrece. 



i 



464 dogumektos inéditos 



VILLA DB SAN SEBASTIAN DB LA PLATA. 

Este pueblo es lugar questá casi destruido por 
unos yndios questán cerca de allí, grandes carnice- 
ros, los cuales á quarenta años que no dexan las 
armas; comen carne humana; están exercytadisi- 
mos en la guerra e son muy valientes. Desta gente 
son muy molestados los moradores deste lugar, 
porque quando menos piensan, los enemigos le.^ 
queman las casas, que son pajisas, e les quitan los 
ganados e matan a los que pueden aber, e así vívea' 
con gran trabaxo; e an fecho los miserables espafio^ 
les, viéndoles tan opresos, lo que no se a fecho 9¿^ 
todas las YndiaSj ques cercar el pueblo de dos ta- 
pias en alto, que no ay otro en todo el Perú cercftf:^ 
do: ay en este lugar minas rr3^quísimas de plata , tan' 
buenas como las que Vuestra Alteza tiene en Potasli 
está ya muy esperimentado, e se a fundido mucho 
metal e acude por quintal mas que lo de Potosí^ pero 
como la gente está fatigada de la guerra e son 
pobres e pocos, no las pueden labrar: abrán que- 
dado en este lugar como seyscientos yndios, de mas 
de diez e siete mili, encomendados en veynte ve- 
zinos: es pueblo muy sano, de lindo temple, lindas 
aguas e buen cielo, pero tan pobre , qne no se 
puede sustentar sacerdote que les diga misa, riño * 
es un clérigo viejo, que movido de caridad está 



PUNTOS 

OÜE TAMBira SE ADMITE» SÜSCMCIONES Jl ESTA PUBlIGAaOH. 



MADRR). 

brerías de los Sres. BayiU-Baj^iliere, plaza del Príncipe 
so; JFé, Carrera de San Jerónimo; Loves^^ calle del Cár- 
Cuesta^ calle de Carretas; Hijos de Escribano y calle del 
ipe, núm. a3; Murilio, calle de Alcalá, núm. 7; Sanchej^ 
de Carretas, núm. 21. 

PROVINCIAS. 



nte: D. J. Marcili Olivcr. 
ría: Mariano Robles. 
fiónos Eudaldo Puig. 
os: Santiago R. Alonso. 
ro-- Sr. Delmas, h,° mayor. 
y: D. Francisco Barquin. 
oba: M. García Lovera. 
rife: Salvador Múgica. 
igena: B. Moreno García. 
n£u José I-'3gp. 
>/.• Nicasio Taxonera. 
ada: P. Ventura Sabatc). 
na.- Aniceto Palahí. 
\alajara: R. Bartolomé. 

Sres. Rubio y C* 

de la F.*: D. Josc Bueno, 
r Francisco Miñón. 
\a: Sres. Sol é hijo. 
t: D. J Cabrera Cano. 
oñor P. Brieva. 

ULTRAMAR. 

e Cuba: Marcos Pujol, Cárde- 
, núm. 6. 

tO'Rico: Sres. Muñoz y 
rera. 

\la: D. Bonifacio Caba- 
la Magallanes, 27. 



Málaga: D. Kranciaco Moya. 
Murcia: Rafael Alraazan. 
Oviedo: Juan Martines. 
Orense: R. Ramón Pérez. 
Mallorca: F. Puigrredon. 
Falencia: J. Alonso Rodríguez 
Pamplona: Regino Bescansa. 
Pontey*edra: V. Piqué. 
Ronda: J. More ti é hijos. 
Salamanca: Vicente Oliva. 
San Sebastian: P. Tora. 
Santander: M. M. Ramón. 
Santiago: B. Escribano. 
Sevilla: Sres. Hijos de Fé. 
Tarragona: D, J. Bta. Roura. 
Toledo: Alejandro Villatoro. 
Valencia: Pascual Aguilar. 
Valladolíd: Juan Nuevo. 
Vitoria: Berna rdi no Robles. 
Zaragoifa: José Méndez. 

AMÉRICA. 

Buenos- Aires: 

Montevideo : 

San José de Costa-Rica: Don 

Luis Bengoechea. 
Veneffuela (Caracas): 



EXTRAN.TERO. 



fres: Mrs. August Siegle 
iglish et Foreing Bookse- 
r 110 Leadeanhall Street 
C. 

s." Mr. Brachet, 8, Rué de 
Abhaye. 



París: Mr. E. Denné Schmiu, 
Librería española, i5, Rué 
Monsigni. 

Berlin: wrs. Ascher y C* 

Bruselas: Mr. Mayóles. 

Lisboa: Sr. Sil vi Júnior. 



ADVERTENCIA. 



Esta Publicación, además de su valor histórico o 

rio, interesa al Gobierno español para el conocimien 

sustento de sus derechos respectivos; así como á los 

versos países de América, para la gestión y defensa de 

suyos propios; no menos que á los particulares de 

bos hemisferios, cuyos antepasados presuron senric 

por los que adquirieron otros derechos, igualmente a 
(iibles, en legítima recompensa. 



(D£RLXH(»S RESERVADOS.) 



DBL ARCHIVO DB INDUS 465 

alM treynta años á, que no vale m facienda treinta 
reales: a este pueblo podría Vuestra Alteza • facer 
alguna limosna para que puedan* tener sacerdote e 
numdalles dar algunos homamentos. 



LA CIUDAD DB SANTUOO DB CALT. 

Ette pueblo es algo caliente, por lo qual a sido e 
68 algo enfermo, e assi enferman qualesquier yndios 
de otras partes que allí vienen; pasa un rrío por el 
lagar; íüé al pryncipio que se ganó esta tierra, 
pueblo muy rrico, donde abia seyscientos españoles, 
ttudio trato, parte por el puerto que tiene de la Bue- 
Ventura treynta leguas de allí, parte porquestá 
•d camino Real que sube del nuevo Reino de Gra-^ 
tjUáa al Perú, que no ay otro camino descubierto 

Í|KV tierra sino es este, el qual dura desde los llanos 
- '41b Venezuela fasta Santiago de Chile, que son mili 
^ • ochocientas leguas de camino Real todo él, e a do 
^püera que ay yndios e españoles en servycio 
de Vuestra Alteza, de suerte questar este lugar 
db Cály en el camino Real le a dado calidad: 
«I tierra de mucho ganado de bacas e puercos; 
ay muchas yeguas e caballos muy buenos e 
tierra muy llana; tiene un valle llano de quinze 
liguas de ancho e quarenta de largo, e por mitad 
deste valle pasa un rio famosísimo que se llama el 
Rio de Cauca, a do se a sacado mucho oro; ay íun-^ 

TOMO ILI 30 




dycion e caxa Real e ofycialea de Vuestra Altez 
obo en este pueblo muchos yndioa, porque ten 
mas de treynta mili; no an quedado dos mili; est 
están encomendados en diez e nueve o veynte ve2 
nos, que son Diego del Castillo, Capitán Antón 
Redondo, Joan de Villalobos, Diego de Aguirr 
Alonso Xiraenez, Joan Alvarez, Capitán Alonso 
Fuenlabrada, Joan de Ortega, Joan Quintero, Gs 
par González Segura, Luis Ponce e los demás q 
Vuestra Alteza terna notycia: estos vezínos los m 
dellos tienen yndios en la montaña que llaman > 
Cahj, que va a dar al puerto de la Buena Ventur 
estos yndios montañeses están poblados en la moi 
taña mas áspera que se conoce oy del Mundo; estj 
rán, en contomo de veynte leguas dispersos, canl 
dad de setecientos yndios montañeses, los qual 
son los mejores e los mas dóciles e de mayor boi 
dad e fidelidad que se an conocido jamás; unos a 
otros tienen gran paz; es gente muy partida;'8i a 
gund yndio dellos pierde algo, lo conocen e ge 
llevan, aunque sea cosa de mucho peso, e ge 
ponen a la puerta de su casa, e no ay ninguno d 
líos que llegue a ello; nunca se an rebelado des 
que los españoles entraron: es gente de tanta caí 
dad, que si topan por aquellas montañas a algí 
español que va a pie, porque allí no se puede and 
de otra manera, e con dos bordones largos con 
lanzas, con loa quales van subiendo o baxando < 
l)arranco en barranco, e si le ven fatigado e cansí 



I 



DBL ARCHIVO DB INDIAS 467 

le coxen quatro o cinco yndíos e en unas sylli- 
que fazen, a trechos, entre todos cinco, le llevan 
rta ponerle en poblado, adonde le dan de comer e 
todo ló que ellos tienen: son tan fieles, que con 
quarenta e quatro años que llevan mercaderías 
aquella .montaña, no an echado de menos un 
al:fil6r; son tan buenos yndios e tan sin malicia, que 
yrxclinan los corazones de todos a que los quieran 
bi^n. Abia en esta montaña mas de ocho mili yn- 
dios, e no an quedado seyscientos de todos con el 
coxitinuo trabaxo, porque si un vezino destos de 
Cc^y tiene treynta yndios en esta montaña, les viene 
^ c^ber cada año dos e tres caminos, que los embian 
^l puerto por cargas; porquel tributo que pagan es- 
^s yndios a sus encomenderos es el mas extraño 
9^^ se conoce, porque por ser tierfa estéril a do 
'^^en, e no tienen aprovechamiento que dar a sus 
^ttios, pagan con su cuerpo, trayendo tres veces en 
^ año dos arrobas de peso trecho de veynte e cinco 
^^gnas, en el qual trabaxo se an muerto muchos; e 
ft^era deste trabaxo, que es grande, ponen un Al- 
^yde en el puerto, que les face con temores Ue- 
^^r otras cargas del dicho Alcayde, sin dalles el 
oleres que abia de ganar el yndio para sí, questá 
t^Bsado en tres pesos de oro , e faze de pago el 
Alcayde al probé yndio con arroba y media de 
^1, que le cuesta al Alcayde menos que un peso, 
9^e son seis tomines: la cabsa de cargarse los yn- 
dios por esta montaña, es la suma aspereza de la 



468 D0GUIÍBNT08 INÉDITOS 

tierra, e porqués jmposible entrar por allí caballo; 
pero esta dyfícultad an evacuado muchas gentes, 
en especial la Gibdad de Popayan; ay dos o tres 
vezinos que se obligan de dar camino bueno e lla- 
no por donde, sin pasar aquella montaña, puedan 
ir caballos al puerto de la Buena V^ura^ e se 
trayga con rrequas las mercaderías e les quite 
trabaxo que dan de sus personas, en oro quéll 
tienen agora, de las nuevamente descubiertas mi 
ñas, que se descubrieron el año de mili quynien 
setenta e nueve, donde se saca mucho oro; pero 1 
vezinos de Caly an estorbado que se abra este 
mino por Popayan, porque no cese el trato dell 
siendo tan a costa de los pobres yndios: esto 
digno de remedio por Vuestra Alteza. 

En este lugar de Caly aj una yglesia parroqui 
ques Gura e Vicario Juan Montano, el qual ben 
fício le dio Vuestra Alteza; vale ochocientos 
de oro; ay un monesterio de la Merced, a donde 
tres o cuatro frayles ; base puesto agora nuev 
mente otro de San Agustín; es pueblo abundan I9 
de mucho pescado: los yndios son dóciles e humil* 
des; los diezmos de las cosas querían los españoles; 
valdrán un año con otro seyscientos pesos; abrá de 
ordjmario en este lugar ciento e vejmte embrea 
con vezinos, mercaderes e soldados; este es el sobje- 
to deste lugar. 







m 



DBL ARCHIVO DB INDIAS 469 



LA GIBOAD DB 6UADALAXARA DB BUOA. 

Este pueblo está diez leguas abaxo de Caly^ 

3^^*-^*^to al Rio de Cav,ca; abrá vevnte e tres años 

<I^i:im.^ lo pobló Luis de Guzíhan , vuestro Gobernador 

<1^^:«.^ fué, quen aquel tiempo passé yo allá en com- 

deste dicho Gobernador por servirlo; fue- 
los ^nidios muy belicosos; mataren muchos es- 
P^iJBoles, Abrá agora en este pueblo, como tres mili 
y^^dios en contomo dé treynta leguas de llanos e 
^^^c>iítañas; están encomendados en vevnte e cinco 
;inos, la mas gente della pobre, e tanto, que no 
el beneficio deste lugar doscientos pesos: ay 
él un monasterio de dos frayles , e aun estos no 
len con que se sustentar. Es tierra muy caliente 
^ tJe 'muchos mosquitos; faze todo el año tanta ca- 
*^^ como en España por los caniculares; áy oro en 
^^te pueblo, granado, que son unas pepitas tan 
^^^^xipias e tan afinadas, sin mano de artyfice, sino 
^® del Summo Dios que las crió, que dendel rrio 
^otide las alian, no ay mas que echalles la marca 
^oal de Vuestra Alteza, e tiene este oro veynte e 
*^^ quilates; an echado pepitas de . a medio mar- 
^^ de oro e de a marco, e las ordynarias son de a 
^^atro e cinco castellanos cada uno, pero es poco 
í^i^que nunca se fallan minas rricas de oro tan su- 
*i^o: puede aber en este pueblo escribano e bene- 




470 DOCUMENTOS INÉDITOS 

ficiado de la yglesia, porque no sé que lo haya pro^-i^ 

veido Vuestra Alteza; valen los diezmos deste la ^ 

gBTy doscientos pesos; abrá cinquenta ombres esp^^ 

fióles. Esta es la relación deste lugar. 



LA GIBDAb DE TORO. 

Este pueblo pobló Merchor Velazques abrá mu 
ve años; abrá ^n él dos mili yndios entre veynl 
vezinos, e destos vezinos, algunos dellos son muh 
tos e mestizos, e gente no digna de tener vasall( 
e quenseñar la fee, siendo ellos necesitados de 
saber; este pueblo es de razonable temple; no pu( 
den entrar a él caballos; es necesario yr a pié m\ 
de veynte leguas; ay oro muy bueno, e como X 
tierra es nueva e los yndios no muy diestros en J^ 
labor de las minas, pásase necesidad. El benefic^i^ 
deste lugar valdrá doscientos pesos,- pagados 
todos los vezinos, muy mal pagados, e asi no 
clérigo que quiera yr allá, porquel sacerdote q^^i® 
obiese de yr a dentrar a pié, e an muerto dos (31^ 
trabaxo del camino, e no ge les puede meter sac©**' 
dotes que dotrinen los yndios, porque no tiea^* 
con que sustentallos, porque la comida de los (g^^ 
allá están, no es mas que unos pocos de tas88tj<^ 
de vaca salada, que les dura un mes e dos, fií^^ 
que les meten mas tassajos, porque fasta agora ^ 
se a descubierto camino por do les pueda enfei^^ 



DBL ÁAGHIVO DB INDIAS^ 471 

ado. Pascan grandísimos trabajos; el pan es un 
poc^o de mahiz cozido, e algunas «vezes no lo tie- 
nexi.; los qae son casados, destos vezinos^ no ossan 
TCkGrter allá las mugeres, porque no se les mueran de 
Isi [txambre e myseria que allí' pasan, é así las tie- 
nexx en otros pueblos de la gobernación: sacan ca- 
da sino nueve o diez mili pesos; abrá en este pueblo 
©n^tx^e todos, como veynte e quatro ombres: estes 
ei snbjeto deste lugar. 



LA YUiLA DB OÁOSRBS. 

£!ste lugar abrá seys años lo pobló Francisco 

í^^dondo, fixo del Capitán Antonio Redondo, vecino 

^^^CcUy: son estos unos jmdios que aun no están 

^^xiquistados ni ay dellos veynte que ayan rrescebi- 

^o el santo bautismo, ni ay sacerdote entrellos 

t^Bta tres mili yndios; es tierra parte della muy 

. tepera; es de buen temple, podrá venir a ser muy 

^tiena tierra; ba a dar a la Mar del Sur e por esta 

^^rra ay ombres que se atreven a dar puerto me- 

^or que el de la Buenaventura, e mas cerca de Pa-- 

^"^omd; es tierra que por el presente no se tiene 

^ingund aprovechamiento della; lo que por el pre- 

^nte fazen, entran allá e sacan de los jmdios e 

**¿enlos a otros pueblos e sírvese dellos en sus 

^t'anxerias: e esto es lo que al presente sabemos 

^^ste pueblo. 



DOCUUENTOa INÉDITOS 



LA CIBDAD DX CARTHA90. 



Este pueblo se llamó asi, porque vynieron a 
poblar desde Cartkagena soldados en compañía ( 
fundador del, que fué el Mariscal Jorge Robledo, 
a quien cortó la cabeza con mano armada e gente 1 
e) Adelantado Benalcazar, el gual por este caso fué 
atroz en la rresydencia que le tomó el Lycenciado 
Brizeño; el aíío de cinquenta e tres le sentenció a 
muerte, e vyniendo en apelación a Vuestra Alteza 
T(\\m6 en Carthagena: e pobló este pueblo de Car- 
Ihago el año de mili quinientos quarenta. j 

Este pueblo está cercado de una montaña tan e^ 
pesa de cañaveral, de unas cañas muy gruesas, qufli 
dura mas de diez leguas, no se ve el pueblo fasta 
questá en él; es el temple deste lugar maravilloso^ 
ni es frió ni caliente; viven los españoles en él muj! 
sanos; pasa un rrio por él, a un cuarto de legua, d4| 
maravillosa agua; es de malos caminos, porque Ifl 
mas del año llueve e caen algunos rayos, e es d| 
tal calidad la tierra, que mientras mas llueve mu 
sanidad ay; las casas de] pueblo las mas son destaá 
canas; ay muchas frutas de la tierra e comidaí 
buenas; finalmente passan con regalo los espafiotaa 
que alii viven . Este pueblo en sus pryncipios tai 
mucho, porque los conquistadores del subjetaron i 
fycieron sus basallos a los señores e Caciques dá 



L« 



DBL ARCHIVO DB INDIAS 478 

• 

xna Provyncia que llaman Quinvayaj que terna 
uinze leguas, en la qual obo mas de veynte nlill 
XI dios, gente»rrica e valientes en la guerra, e todos 
yrvieron a los moradores e pobladores desta Gib- 
lad, los quales fueron personas, fijos-dalgos e caba- 
laros conocidos: base sacado gran cantidad de oro 
^n. este lugar en los tiempos pasados, pero del súb- 
ito que por el presente tiene, e tenía agora nueve 
í&os quando yo fui Gura y Vycario deste lugar dos 
^fios, que membio allí el obispo en cuya compañía 
^o estaba. El subxeto, pues, que tiene por el pre- 
sente es el siguiente: 

Tema corno mili e quynientos yndios, gente dócil 
' <iue an tomado por la mysericcyrdia de Dios bien 
^s cosas de Nuestra Santa Fee; los yndios e yndias 
[testan en casa de los españoles están bien tratados 
- bien dotrinados: ay como veynte vezinos, que son 
^figuel de Lajuste, Pero Sánchez del Gastillo, Fran- 
^sco Ruiz, Pedro Gallo, Melchor Gómez, Lucas 
Martin, Andrés Martin, Marcos Gortós, Joan López 
^^^rsundi e una viuda que se llama Maria de Buica 
® los demás, a cumply miento a veynte, que no me 
^<^uerdo.. Ay en este lugar caxa Real de Vuestra 
^teza e fundycion , assí para el oro que se saca en 
^te lugar, como para lo que viene a fundir de otras 
Partes; los ofyciales reales sirven quarenta años a 
^ste ofycio sin salario, porque lo executan tres vezi- 
^08 deste lugar por comysion de. los ofyciales pro- 
Pyietarios de Vuestra Alteza del nuevo Reyno de 



474 DOCUMENTOS INÉDITOS 

Granada: sácase cada año en este pueblo, en la Lq 
bor de las minas de oro que tiene, treinta mili pe^ 
sos poco mas o menos; vale el benefycio de La 
Yglesia deste lugar quatrocientos pesos, 1q3 doa^ 
zientos cinquenta pagan los vezinos, de cófiradísfli 
quellos tienen, dan e les dize las misas; este pud) 
está bien enseñado porque todos los dias desta vii 
las mugeres españolas, todas las que ay en el luga 
van a misa ellas é sus yndias e criadas, e frecue 
tan mucho los sacramentos; este benefycio sir^ 
ahora un clérigo que llaman el Maestro Alonso Q 
tierrez; no lo tiene por Vuestra Alteza, sino por 
Obispo; podrase dar a quien Vuestra Alteza fuese 
vido: los diezmos«deste lugar valen un año con ot 
quatrocientos pesos; es tierra de mucho ganado 
vacas, aunque tiene poco valor: la escrybania dds€ 
lugar tiene un vezino que se llama Orellana. 

El oro deste pueblo es fy nísimo e muy bueno paira 
labrar dello joyas; ay de ordynario agora en ól cin- 
co a seis mercaderes, que tienen tiendas de las m/e^ 
caderias que van de España^ e entre todos se jun- 
taran cinquenta ombres, fuera délas mugeres e 8e^ 
vycio de sus casas. Esta es la capacidad que por al 
presente tiene este pueblo, que para los que van da 
acá nuevamente, como llevan ymagináciones questo 
Nuevo Mundo de las Indias piensan aún que Itf 
paredes de las casas es oro e plata e como ven» ^ 
cabo de aber pasado tantos trabaxos, tanta myso* 
ría e todo tan diferente de lo que pensaban, desotm- 



DBL ARCHIVO DS IKD1A8 475 

élanse mucho e afligense, dyziendo que los enga- 
üa^roD, que si supieran lo quera, antes se fueran a 
g^aleras que pasar a las Indias. 

Ett toda esta Gk)bemacion de Popayarij por ser 
como es tierra corta, se pasa esta mysería, porque 
no tiene subjeto para ma& de vyvir en un lugarejo 
destos, e sacan quatro pesos de oro con que comen 
6 ^ten; que comparado con aquella abundancia 
del Reino del Perúj es tx)mo un lugarejo de las 
A^'S^urias comparándole con la Corte de Vuestra Al- 
tft:&a que reside en Madrid. Pero en alguna manera 
vi^v^en muchos dellos contentos, porque la tierra es 
lí^ixy sana en tanto grado, quen quarenta e seis 
s^os que a questán poblados españoles en estas dos- 
montas e treinta leguas de tierra, en ningund pueblo 
dBllos a entrado médico, sino los mismos españoles: 
loB más saben sangrar, porque lo aprenden andando 
^^ la guerra, e si alguno se siente malo se faze 
ssuigrar o se sangra él mismo, e desta manera sa- 
nan o mueren e viven mas tiempo e mas sanos 
ÍUen España. 

Tampoco en esta Provynciade Popayarij en toda 

sUa, no ay mesones, sino todos los que pasan, que 

H)n hartos, porque como no ay mas de un camino, 

írzosamente han de yr por él, e úsase de tanta bon- 

\i unos con otros, que sin ynterese ninguno les 

n de comer todo el tiempo questán descansando 

el pueblo para pasar adelante; e así con este 

retenyiñiento, de ser la tierra sana e facerse 



476 DOCUMENTOS INÉDITOS 

Sunistad unos a otros, se detienen en esta tierra^ ¿ 
gente que no es muy codyciosa de bienes tempo^ ^ ^ . 
les; pero los que lo son no para ninguno: luego 
ben al Cenúj ques camino por tierra, sin tener 
que pasar. 

LA GIBDAD DE ANZERMA. 



> 



Este lugar está en una sierra, como una cuchili 
que llaman la Loma de Anzemuij aunques e a 
do el mas rrico pueblo de toda esta provyncia 
Popaydn: los yndios dól quando entraron Igs 
ñoles eran muchos e grandes señores, porque 
esta provyncia de Anzerma tenia mas de quareaiit 
mili yndios, pero anse asolado por juycio secrai^í 
de Dios, de tal suerte, que no hay ochocientos yx}* 
dios; 6 como la riqueza de las minas es grandl^^ 
anse metido grandes cuadrillas de negros, e es efe 
suerte quentre veynte e cuatro vezinos abrá mas de 
mili esclavos en las minas; sacarán cada año 0^ 
tenta mili pesos de oro. Es tierra falta de comifto; 
llévase lo mas de acarreto; la tierra es sana e de 
buen temple; aquí están muy sobrellevados los p(h 
eos yndios que an quedado, por ser todos n^gMi 
aunque andan algunos yndios a las minas: es tierra 
de grandes tempestades e truenos; caen mucto 
vezes rajos e matan ombres: aquí en este lugar W 
ombres muy viejos, españoles e gente prencipa 
que a servido a Vuestra Alteza, como son ¿1 cap 



OEL ARCHIVO DB INDIAS 477 

I Francisco Díaz, Pablo de Salazar, Florencio 
rrano, Vicente Tamayo, que al presente está en 
N3 Reynos, e todos los demás gente honrrada e 
muy buen trato. 

El benefycio de la Iglesia desta cibdad es muy 
eno, vale setecientos pesos de oro; el benefycio 
está dado por Vuestra Alteza, sírvelo al presón- 
Francisco de Herrero, clérigo; ay en este lugar 
ro benefycio de las minas que llaman de Quiebra^ 
mOj ques adonde los vezinos deste lugar tienen 
8 esclavos, que valdrá quinyentos pesos; no está 
do por Vuestra Alteza; sírvenlo al presente un 
Srigo ^e se llama Pedro Trotayo; abrá en este 
leblo un monesterio de San Francisco, donde ay 
es frayles que los dos dellos andan dotrinando los 
idios: en este lugar son muchos los negocios que 
¡^ por las muchas mercaderías que allá acuden, 
le cada dia entran en él rrequas de mercaderes, 
LUy grandes, porqués mucho lo que aquí se consu- 
te entre negros e españoles, e asi ay pleitos e 
mchas cosas que un solo escribano que ay en este 
igar, que se llama Pedro Gerónimo, no puede des- 
ichar; será necesario Vuestra Alteza conceda a 
tte lugar otra escribanía, que dos escribanos pue- 
aa ganar muy bien de comer faziendo sus ofycios 
igalmente. Esta es la rrelacion que por el presente 
d puede dar deste lugar. 



DOCUMENTOS INÉDITOS 



LA. VILLA DS ARMA. 



Este es un lugar quespanta mas que todos,' por- 
que cuando llegaron los españoles a él les pareció 
que abian descubierto un nuevo Mundo, por la rrl- 
queza tle los yndios e grandeza de la Tierra, por- 
que se fallaron el año de quarenta e dos en esta», 
provyncia de Arma mas de treinta mili yndios, d© 
los quales no an quedado sino fasta quynienlos, tq- 
partidos entre nueve vezinos; la Tierra es sanísima,, 
a do los españoles viven sin ningún achaque; 
pueblo sin ninguna grangeria, salvo que con esto8[' 
poquitos yndios que le an quedado sacan cada uno^ 
cinco o seis mili pesos, con que se sustentan: tieneoc 
dos sacerdotes, uno que les dize misa a estos espa- 
ñoles e otro que dotrina estos yndios, e por lo de- 
más lindísima Tierra es e de rauctiisiraas minasj 
pero por agora está en este estado; es pueblo donda 
abrá diez o doze ombres españoles, e con todo no 
vale el benefycio del pueblo trescientos pesos á& 
oro, los quales casi todos ahorra el sacerdote, por- 
que lo da de comer un vezino sin que le cueste na- 
da: no sé qaesté dado este benefycio por Vaestnü 
Alteza. 




DEL ARCHIVO DB INDIAS 479 



LA VILLA DE GARAMANTA. 

le es un lúgarejo de seys o siete vezinos; abrán 
en él demás de veinte e cinco mili yndios, 
si^^rocientos rrepartidos en estos siete vezinos: en* 
23l:os dichos españoles sustentan un sacerdote, a el 
dan fasta doscientos pesos, porque les sea cura 
señe la dotrina a aquellos yndios: . es pueblo 
olDÍsimo por faltar los yndios, que por lo demás 
linda tierra, e muy alegre, e muy sana, que 
qíe así en este lugar como en todos los demás, 
ados que sean los yndios, abiéndose dado noti- 
a este Reyno de España^ siendo tantos los mora- 
dél, abian de ir, andando los tiempos, con ly- 
^^^^n.cia de Vuestra Alteza a poblar, e a labrar, e 
^^^Iti var estos tan espaciosos Reynos como an que- 
dado despoblados en las Indias; entre los qualQS ay, 
^^ sc>lo valle, que llaman el Valle de Neyha, de mas 
ao o.í ^^ leguas, que yo e visto ^ de la mexor tierra que 



F^iiede ymaginar; abundantísimo todo el valle 

^ I^^^scados, que se ben por la claridad grande de 

^ ^í^^Tios; escelentísimo temple, abundante de caza, 

^•^Ciuchos venados e conejos; llanísimo; lindas 

^S^^^g e arboledas, lympio de sabandijas enconosas; 

teente, este valle e otras muchas tierras á ya 

os años questán despoblados, por faltar los 

os e los españoles ser pocos, e gente que les 






480 D0GUMBNT08 INÉDITOS 

parece que no pasaron a las Indias mas qae a 
señores; e ansí entieAdo que corriendo los tíenx 
la necesidad, ques maestra e despertadora, les 
trabaxar, e romper la tierra, e labrarla, como f^ 
zen en nuestra España. 




« 




SANTA FIE DB ANTIOGHIA. 

Este pueblo es el ultimo de toda la Gbbemaci 
e Provjncia de Popayan; fué en su pryndi 
quando se descubrió, una provyncia muy grande, 
grandes señores, donde abia mas de cien mili 
dios; eran muy guerreros unos con otros, comi^i» 
carne humana , e abia camizería entrellos ánMtt^ 
propia carne; era grandeza entrestos yndios clav^ar 
en sus casas e puertas las calaberas de los yndioff 
enemigos dellos que se abian comido: fíió la gente 
deste pueblo en quien el demonio, enemigo del gB^ 
ñero humano, tubo gran señorío, en tanto gnáOf 
que les enseñó cosas las mas horrendas que se hi* 
lian en escrípturas, e fué que a sus propios ñ¡oñ k» 
críaban e engordaban con mucho regalo, e goBsit 
han para se los comer en fiestas e bayles, coffio 
quien engorda lechónos, sin necesidad, de comite 
sino solo por vycio e enseñamiento del demwo 
lo facían; e asi, por los grandes pecados destos JA* 
dios e abomynaciones, debió de permitir Diof t 
asolasen estos e otros muchos, porque a la verdad 



DKL ARCHIVO OB INDIAS 481 

n rruina e acabamiento desta Provycia de -4n- 
Jiiaf no debe de aber seydo la cabsa de sus 
ertes la subjecion que los españoles les an pues- 
pues era mucho mayor e de mayores trabajos 
[juellos tenían, a sus caciques e gobernadores, 
es quentrásemos allí los xpianos; antes dicen 
propios yndios, que son mejor tratados agora 
ntonces, sino que debe de aber seydo voluntad 
Dios destruir e asolar estos tan espaciosos Rey- 
, en los quales se a fecho gran servycio a Dios 
los españoles e predicadores evangélicos quen 
in entrado, aunque mucho ayan excedido de lo 
5ra íazon. Finalmente, desta Pro vyncia de Antio- 
a, con ser tan grande, abrán quedado como ocho- 
ntos yndios, e abrá mas de seyscientos esclavos, 
cuales todos sacan oro de un cerro famosísimo 
e llaman los yndios Buritica a donde ya se a sacado 
an riqueza; sacase cada año cincuenta mili pesos 
oro: es tierra adonde ay muy poco orden e jus- 
cia, e como está ym posibilitada, por ser la entrada 
a peligrosa, ni Obispo en lo espyritual ni Gober- 
.dor en lo temporal castigan los delitos, e ansi ay 
il ynsolencias, como e dicho a Vuestra Alteza en 
PC memorial: en éste lugar ay como diez e siete 
mos, que son Gerónimo de Torres, Pedro Alférez, 
íman Martin, Gaspar de Rodas, Damián de Silva, 
nte muchos dellos ynquieta e que amparan allí 
11 ombres foragidos, los quales están como en un 
itillo seguros, por la entrada a este lugar, por- 

TOMO XLI 3! 



482 DOCUMENTOS INÉDITOS 

que a de ser en cierto tiempo del afio, e sino no se 
puede entrar, e ase de yr a pie mucha parte con 
gran peligro: ay en este lugar un Escribano e podría 
aber dos, como dixe de Anzermay porque tanto eü 
el trato de un cabo como de otro; el Éenefycio dest^ 
lugar es bueno, vale setecientos pesos; creo est^ 
dado por Vuestra Alteza a un clérigo; ay otro ba 
nefycio en las minas deste lugar que vale quyniem. 
tos; ay otro Sacerdote que dotrina los jTidios: eatu 
beneficio de Santa Fée de Antiochia no está dadc 
por Vuestra Alteza, digo el de las minas, quel del 
pueblo, si. 

Esta es en suma la capacidad e subjeto que oy 
dia tiene esta Provyncia de Popayan, para que, 
conforme a esto, Vuestra Alteza provea lo que mas 
convenga al servycio de Nuestro Señor e al de 
Vuestra Alteza. , 

Lo quen particular, por el descargo de mi con- 
cyencia, tengo que avisar por el zelo e amor qo6 
siempre e tenido al servycio de Vuestra Alteza, tf 
quen todos estos diez e siete pueblos, que son com- 
prendidos en esta Provyncia de Popayatij en todos 
ellos se saca cada año de las entrañas de la tierra 
trescientos mili castellanos de oro, de los gua- 
les se le deben a Vuestra Alteza sus quintos o 
diezmos, porque ansí an corrido muchos años en 
aquella Tierra por merced que les a fecho Vuartrt 
Alteza. 

De todos estos quynientos mili castellanos flp^ 



DKL ARCHIVO DB INDIAS 483 

se sacan cada año, no se viene a fundir en las fun- 
dy cienes Reales, ni a quintar ciento treynta mili, 
qaes mucho mellos que la mitad, porque quando 
mucho se f untan e quinten en dos fundy cienes 
(jue ay, ques la de Cály e la de CarthagOj quando 
se f anden estos ciento treynta mili pesos, es todo, 
e todo lo demás, ques mucho, se pierden los quin- 
tos de Vuestra Alteza, por cabsa de que corre el 
oro por toda la tierra en polvo, como lo sacan, e 
se fazen pagos deste dicho oro en polvo , dando los 
íue asi tal fazen a los mercaderes ía refacion,e 
<ÍQinasía que se a de pagar a Vuestra Alteza, e lo 
cpie puede mermar en el fuego ; e muchos destos 
mercaderes sacan este oro en polvo , e a vuelta de 
sa fazienda el quinto de Vuestra Alteza, e lo lle- 
gan, unos al nuevo Reyno de Granada^ otros a 
Quiío, so color que lo van a fundir e a quintar a 
^8 otras fundyciories; e muchas vezes no lo fazen, 
wno que compran con este oro en polvo rropa de 
i* tierra de los yndios, que son muchos dellos mer- 
caderes, e cay do este oro en polvo en poder de los 
yndios, ellos lo funden e fazen joyuelas dello, por- 
gue son plateros, e entrellos se mide, e viene Vues- 
it^B tra Alteza a perder su Real quinto; porque todo 
^f ^anto oro se saca en el Almagicery se faze dello 
pagas en oro en polvo, e todo quanto se saca en 
^opayan se faze también pagas en orto en polvo: e 
^mos casso que los mercaderes, que asi sacan este 
^ro de la Gobernación de Pojpoyan, alegassen ellos 



li 

L 
ff 



484 DOCUMENTOS INÉDITOS 

dyziendo, que por mejores fundyciones e mejoi 
ensayos, llevan este oro a fundir a la Cübdad 
Quito o a el nuevo Reyno de Granada, e que si€ 
do Gaxas Reales aquellas como esta de Popayc 
que lo uno e lo otro es Fazienda de Vuestra Altes 
a eso rrespondo, que quando ellos todos los q 
sacan este oro, guardasen la fydelidad ques rrazc 
e que no defraudasen a Vuestra Alteza un mai 
vedi, con todo eso fazen mal, e no pueden poi 
ellos a rriesgo la Fazienda de Vuestra Alteza, de 
abtoridad. Pongo exemplo: saque un mercader d 
de la Gibdad de Popayan a la de Quito ^ que f 
ochenta leguas, cien mili pesos en oro en poV 
en los quales los veynte mili de aquellos , liqui 
mente, son de Vuestra Alteza, como lo es el del i 
cobra los diezmos en la hera del trigo ; viene e 
mercader, e pongamos que los lleva a la Gibdad 
Quito o al nuevo Rejiio de Gfanaday con rrec 
yn tención de en llegando fielmente fundir, e dar I 
Reales quintos a Vuestra Alteza, salvo que no (fd 
so fundir en la Gibdad de Caly o en CarthaSf^ 
ques adonde Vuestra Alteza tiene fundyciones, ele 
ofyciales con salario para este mynisterio; vi^fl 
este mercader, e caminando para Quito , supnestí 
las razones dichas, róbanle o rompensele las talegí 
donde llevaba el oro en polvo, o arrebátale la ^^ 
la o caballo que llevaba el oro, un rrio, de cifl 
mili rrios que hay peligrosísimos , como agora te 
años arrebató un rrio un caballo cargado de on 





DBL ARCHIVO DE INDIAS 485 

Pedro de la Concha, mercader, vezino de Sevi- 
, e con venir él con él , con mucho cuidado , le 
evo vejTite mili pesos, entre los guales perdió 
uestra Magestad buena parte. Digo, pues, asi, 
ues cosa llana en Theulogia, que los tales questo 
azen, ques poner sin lycencia de Vuestra Alteza su 
azíenda Real en rriesgo, questan obligados, so 
na de condenación al daño; demás de que, fuera 
este rriesgo que tengo dicho, ay muchos otros yn- 
-^c3onvenientes, e el principal es, que como este oro 
intra en poder de yndios, e es gente toda ella en 
Gobernación, que por mucho quemes trabaxa- 
e trabaxamos con ellos, les an quedado tantos 
astros en sus ydolatrias, que muchos dellos en ca- 
mas, muchos dellos en montes altísimos, otros 
n lagunas que tienen consagradas al demonio de 
antigüedad, a quien acostumbraban ofrecerle 
quello que mas amaban e estimaban; e como 
"^een que cerca de los xpianos es de tanta estima 
«loro, aunque ellos siempre lo estimaron, pero 
^gora, después quentramos allá, mucho mas, e 
^ssí con gran cobdycia lo guardan, e no sale den- 
trellos; de suerte, que como quiera que sea, no 
quiero mas esperyencia de que de trescientos mili 
pesos e mas que se sacan , no vienen a parecer ni 
lucir la mitad, por lo qual, demás del daño e dys- 
minucion que se faze a la Real Facienda de Vues- 
tra Alteza, a la propia Tierra e Provyncia se. de- 
travda la mitad de ser e calidad que abia de tener, 



486 DOCUMENTOS INÉDITOS 

porque como es notorio, todas las provyncias e rre- 
públicas del mundo, no son estimadas en mas de 
conforme a los aprovechamientos que los Príncipes 
llevan dellas; ques cosa many fiesta que luzyría e 
seria mucho mas esta Tierra, si todo el oro que 
della se saca se fundiese e quintase, porque le val- 
drian a Vuestra Alteza sus Reales quintos , aunqoi^^. 
fundiesen al diezmo, treynta mili pesos, e ansí 
le vale doze cada año, como se podría ver por 
libros Reales. Lo qual todo le avisé yo a Don Gotx- 
zalo de Vargas, vuestro Gonthador, que murió 
esa Corte, e él conocía la rrazon que yo teai 
porque la mas cantidad de oro que cobran en 5< 
ta Fee de Antiochia , e lo bajan a Cartagena e 
a otras partes, e lo pueden sacar fuera del Reyn o, 
e otros daños que se pueden feduzir deste; pe«^ 
este daño se podrá prevenir e rremediar en earfca 
Provyncia, con lo siguiente: 

Lo prymero, que pues del oro que se saca se det^ 
quinto a Vuestra Alteza e es fazienda suya, ^^ 
menester queste negocio no quede solo a corlesí ^ 
de lo que cada uno quysiere traer a fundir a I -^ 
fundycion, sino quen cada uno de los pueblos d^ 
toda esta Gobernación de Popayan a donde se sac^ 
el oro, se vysiten los libros de los mineros que tie-^ 
nen cargo de cada quadrílla de los señores de mi- 
nas, porquestos llevan un tanto de lo que sacan, e 
assi es compañía, e siempre se alia verdad en ettos; 
e que se faga registro de lo que se sacare cada año, 



DBL ARCHIVO DB INDIAS 487 

Papa que Vuestra Alteza sepa lo que se le debe de 

^U quinto, pues en saliendo el oro de la tierra se 

^6 debe, e assi como el que coxe trigo, si coge a cien 

%iegas, es cosa clara que debe diez del diezmo, e 

^o podría este tal, si antes que pagase el diezmo 

d¡«3e diez de limosna a cofradías o a otras obras 

pías, está claro queste tal non cumplía con diezmar 

<le las noventa, nueve, sino que abia de dar una 

m&Sj de las diez quól de su abtoridad fizo limosna: 

*S3i , ni más ni menos, es menester quen saliendo el 

^í^o de la tierra en polvo, como sale antes quellos 

^^^&an limosna ni franquezas ni paguen a los yn- 

^os, se registre, para que vea lo que Vuestra Alteza 

tiene; e assi será fácil el fazer este registro, por ser 

^^s- pueblos como son pequeños e muy manyfiesto 

^^ qne cada uno saca. 

XuO segundo, podrá mandar Vuestra Alteza que 
^o se fagan pagas en ningún pueblo desta • Provyn- 
^i^ de Popeiyan, en asientos de minas, ni en es- 
^-^ncias, ni en rrios, ni en caminos por ninguna 
^a, sino que las pagas sean en oro fundido e 
^arcado. 

"Lo tercero, que no ande ni corra en las tiendas 
^^ mercaderes ni mercados este oro en polvo, sino 
Q^e todo lo que corriese sea marcado con la marca 
Real de Vuestra Alteza, porque a los mismos ve- 
cinos se les faze buena obra, pues les abren ca- 
mino de su salvación; pues están obligados de 
ier dyvina e humana dar a Dios su diezmo e a su 




488 DOCUMENTOS INÉDITOS 

Rey sus derechos: e para questo se paeda faszer 
sin vyolencia» será nescesario que demás de las 
dos fundyciones que ay en esta Gobernación, qu 
son dos, una en la Gibdad de Caly e otra en la Gib 
dad de Cartago, las quales para una tierra tal qu 
e descripto e pintado a Vuestra Alteza, de doszifflr-^^ 
tas e treinta leguas de largo, son muy pocas, e 
j)odría, si no las acrecentase Vuestra Alteza, 
gran vyolencia dexar de andar este oro en pol 
ques como moneda corriente de toda la tierra- 
conviene que Vuestra Alteza ponga uiía ftmi 
cion en la Gibdad de Aímaguerj ques nesoesarLis:?- 
ma, en especial por la gran esperanza que aqrx.^ 
pueblo da de gran riqueza; pues al pryncipio él^ 
año de ochenta me fallé yo en este dicho lugar, e 
obo vezino, que fué Joanes de Oabyria, que sacó ^I 
solo de sus minas quinze mili pesos: assi que, pár^ 
el oro que se saca solo en este pueblo, era bi^xi 
nescesario, quanto más que ay pueblos comarcanai^ . > 
allí cerca que por estar cerca acudirán luego: ^ 
otra fundycion en la Gibdad de Anzermaj para todo 
lo que allí se saca, ques mucho, porque áesde 
Anzerma suelen venir a fundir a la Gibdad de Car- 
tago; e como pasan un rrio muy grande e muy 
peligroso, e para el oro de Su Magestad, en wV 
artezas, ques un palo cabado que llaman canoa, 1^ 
qual se trastorna muchas vezes, e pierde Vuartrt 
Alteza viniendo el oro en polvo, lo qual no perdie- 
ra, como tengo dicho. Assi ni más ni menoSf ^ 



a 



OBL ARCHIVO DB INDIAS 489 

y nescesario ponga Vuestra Alteza otra fundy- 
n en la Gibdad de Antiochia para el oro que allí 
fiaca, e en otro pueblezuelo junto a él que Ha- 
n los Remedios f que también se saca mucho 
. Con estas cinco flmdyciones acrescienta Vues- 
Alteza sus Reales Quintos, en sola esta Provyn- 
, en más de quinze mili pesos de buen oro cada 
; como, se verá por esperyencia en los años ve- 
nideros en lo procedido, faziendo para la execucion 
del lo las dyllgencias que e dicho a Vuestra Alteza; 
e advierto a Vuestra Alteza, queste rremedio que 
eligió, conviene a esta Proyyncia de Popayan^ de 
Bao^r el oro en polvo dolía: este daño que e dicho, 
^^rre en otras partes, ques de gran ymportancia a 
^ Kazienda de Vuestra Alteza. 

Son las partes que conviene prevenir este daño, 
todo el Nuevo Reyno de Granadaj e adonde quiera 
^e se saca odo, como son la cibdad de Ibagt^y la 
^übdad de Mariquita^ la cibdad de Pamplona: ques- 
^ es en el Nuevo Reyno. 

La Gobernación de Veragiuzj que corre este daño 
Por urtar la mitad del oro que sacan los negros a 
^s amos, e estos tienen trato con los negros cima- 
^nes, e estos negros truecan e cambian este oro 
^n mili franceses e portugueses, e mili gentes ex- 
tiuoxeras que llegan con barcos a Veragua \ lo 
^tial todo, saber esto, me a costado veynte e tres 
*fioB, ques la mayor parte de mi vida desperyencia. 
' Corre este daño en QuitOy en la cibdad de Cnen- 



490 00GUIÍBNT08 INÉDITOS 

cüj Loxa e Zamora^ e minas de Zarumaj e toda eas^ 
Grobemacion de Joan de Salinas. 

En la cibdad de Quito corre este mismo daño, n»_ 
en el oro, porque allí no lo sacan, sino en la plats 
corriente por marcar, que también en esta anda *-• 
Quinto de Vuestra Alteza, en confianza e encorte&i^ 
de lo que quysieren fazer. 

En el Reyno de Chile corre lo propio, e en 
Pira, en las minas de Carabaya^ que son en A.^ 
Charcas; prevyniéndose este daño, entiendo llan^si 
mente, acresciente a Vuestra Alteza sus Re&Te 
Quintos en todos estos Reynos mas de cien iki.í 
pesos. 

Para estas tres fundyciones que dije es necdsa 
rio acresciente Vuestra Alteza en la Provyncia dé 
Popayahj no gastará Vuestra Alteza nada, antaS; 
ninguna destas fundyciones dexará de valer dinert^, 
e abrá quien dé por todos tres ofycios, dos mili pe- 
sos, e se quedan las fundyciones de Caly e Caríha^ 
go como antes; e en lo que toca a los ofyciales de 
Vuestra Alteza que asistan a cada una destas fim- 
dy clones, no ay- necesidad de gastar Vuestra Altea 
nada tampoco, porque de valde lo sirven veziiM» 
del dicho pueblo, como e dicho lo fazen en Carlha- 
go quarenta años ha. 

Asímesmo ay en esta provyncia de Popayanj ett 
todos estos lugarejos por pequeños que sean, doB 
alcaldes e dos regidores, e un Teniente de Oobe^ 
nador; de suerte quen muchos pueblos, e ealos 



DBL ÍlRCHIVO OB INDIAS 491 

LSy apenas se fallará ombre que no sea justycia, e 
dlan en grandes bandos e dysensiones sobre quién 
Le ser Teniente: como quiera que para los nego- 
s que se ofrecen, por ser tan pocos, eran bastante 

alcaldes ordynarios, así Pero Fernandez de 
ato, Gobernador de Vuestra Alteza, mirando este 
>x)cio con mucha prudencia, quitó estos tenientes 
los pueblos el tiempo que fué Gobernador, e se 
3dó con un solo Teniente general, que andaba con 
[>or evitar rruidos de los pueblos. 
En esta Provyncia de Popayan ay siete lugares, 
3 son tan pobres como e dicho atrás a Vuestra 
reza, que son: IscancCj Timana^ La PlatUj To- 
Cdzeres, Caramanta e Armaj a los quales, por 
' tan pobres e sespera que lo serán cada dia mas, 
[>lico a Vuestra Alteza, como Procurador que soy 
aquel obispado les dé Vuestra Alteza a cada uno 

limosna siquiera sus homamentos, e se me 
ande dar la cédula general de Vuestra Alteza, 
^edize, que en los obispados do obiese pueblos des- 
coles, quando los diezmos del tal pueblo no alie- 
bren a cinquenta mili maravedís, que se suplan 
^ la Real Caja de Vuestra Alteza, para questos 
9te pueblos gozen de la merced desta cédula. 
Abrá seis años, que a petycion del Obispo de Po- 
ryan, se ynformó a Vuestra Alteza de la probeza 
aquella Yglesia Gathedral; e así, visto por Vuestra 
teza la petycion del Obispo, le fizo merced Vues- 
I Alteza e limosna de seyscientos ducados, libra- 



493 DOCUMBMTOS INÉDITOS 

dos «n la Gasa de la Contratación de Sevilla de los 
bienes de los difuntos que murieron en las YndiaSy 
de quien no paresciere heredero: la qual cédula a 
seis años questá en Sevilla, e con poder que tengo 
de la diclia Yglesia no e podido cobrar un real. A 
Vuestra Alteza suplico mande librallos en otra cossa 
que sea mas cierta, porque los oficiales dlzen no 
tienen de que pagar. 

Otro si: Pido a Vuestra Alteza sea servido dar 
para la Yglesia Gathedral de Popayan algunos 
libros de canto para el coro, que no los tiene, en 
que Nuestro Señor sea alavado e servido; e así 
mesmo suplico a Vuestra Alteza, atento a que la 
gruesa de los diezmos de este Obispado es tan poca 
e los novenos que a Vuestra Alteza vienen no son 
muchos, se le aga limosna a esta Yglesia dellos por 
el tiempo que a Vuestra Alteza fuere servido. , 

Toda esta relación que e dado a Vuestra Alteza 
es verdadera, e no e tenido rrespecto ninguno sino 
es el servicio de Dios e el de Vuestra Alteza; e pa- 
rtéeme que pues lo e visto e tocado con mis manos, 
fundar, escrúpulo de no lo avisar; pues entiendo- 
que todo lo que fuere digno de reformación e reme- 
dio se proveerá por Vuestra Alteza. — Fray Geró- 
nimo Descobar. — Está finnado. 



I 



Real provysion dyrigida a Doña Ysabel de Bo- 
badillaj viuda de Pedrerías Ddptla, sobre com^ 
pra que lefiío la Rey na ^ de dos perlas^ en no- 
vecientos mil maravedises. 



Medina del Campo. — Hbnero 14 de 1532 (1). 



La Reina. 

POR quanto Yo mandó comprar de vos Doña 
Ysabel de Bobadilla, muger que fuistes de 
Pedrárias de Avila, Nuestro Lugar-Tenien- 
te General e Gobernador que fué de la Provjoicia 
de Nicaragua j dos perlas; una grande, de pera pin- 
xante, e otra menor chata, a forma de panesillo, en 
novecientos mili maravedís, para que os fuesen pa- 
gados en la dicha Provyncia de Nicaragtuij e vos 
mandé dar mis cédulas de libranza en los ofyciales 
de la dicha Provyncia de Nicaragua] por la pre- 



(1) Archivo de Indias.— Aadiencia de Guatemala.— R e- 
giatroi.— Nicaragua. — Reales órdenes, etc. — Est. 100.— 
Caj. !.•- Tomo 2.» 



494 D0CUMXNT08 INÉDITOS 

senté, digo, que la paga de los dichos dos mili 
pesos de oro os será cierta, e que para ello vos 
mandaré dar todas las provyciones necesarias, sin 
quen ello aya falta alguna: e porque desto est^ 
cierta, mandé dar la presente firmada de mi nom- 
bre. — Fecha en Medina del Campo a catorce dias 
del mes de Henero de mili e quinientos e treinta e 
dos años. Yo la Reyna. — ^Refrendada de Samano. 
— Señalada del Cardenal e Doctor Beltran e Soarez 
e Bemal e Maldonado. 



í 






Real propysion para los Señores del Consejo de 
Indias, partycipdndoles la compra fecha por 
Su Magestad, a la viuda de Pedrarias Ddvi^ 
la, de dos perlas. 



Medina del Campo. — Henero 19 de 1532 (1). 



La Rey na. 

s 

PRESIDENTE 6 Oj^dores del Nuestro Gonsexo 
de las Yndias. — Sabed: que Yo e manda- 
do comprar de Doña Isabel de Bobadilla, 
mujer que fué de Pedrarias Dávila, nuestro Gk)- 
bemador que fue de la Provyncia de Nicaragua j 
dos perlas: una grande de pera pinxante, e otra 
menor, chata, a forma de panecillo, en dos mili 
pesos de a quatrocientos e cinquenta maravedis 
cada peso, que montan novecientos iñill marave- 
diSy para las pagar en las nuestras rentas de la di- 



(1) Archivo de Indias.:— Audiencia de Guatemala.— Re- 
gistros. — Nicaragua.— Reales órdenes, etc.— Est. 100.— Ca- 
jón 1.**— Tomo 2.* 



I 



496 DOCUMENTOS INÉDITOS 

ííha Provyncia de Nicaragtta, como veréis por dos 
de nuestras cédulas que aobrello e mandado dar 
firmadas de pi nombre, e señaladas del Muy Re- 
verendo en Cristo Padre, Cardenal e Obispo de 
Santiago, Presidente de Nuestro Consejo; e por- 
que lo en ellas contenido mejor se cumpla por 
los nuestros Ofyciales de la dicha Provyncia, e aya 
efecto la compra de las dichas perlas, Yo vos man- 
do, que luego questa veáis, señaléis las dichas Cé- 
dulas para que sentreguen a la dicha Doña Isabel, 
sin poner a ello ympediraento alguno, porque así 
conviene al servycio del Emperador mi Señor e 
mió; e non fagades ende al. — Fecha en Medina del 
Campo, a die?, e nueve dias del mes de Henero de 
mili e quj'nientos e treinta e dos años. — Yo la Rey- 
na. — Refrendada de Joan de Saraano. 



I 



k I. 




Escritura de Doña Isabel de Bobadilla, viuda de 
Pedrarias Dávila^ sobre los bienes que le dexó 
su marido. 



Medina del Campo. — ^Mayo 10 de 1632 (1). 



SEPAN quantos esta carta de obligación vieren , 
como yo, Doña Isabel de Bobadilla, muger 
que fui e finqué de Pedrarias Dávila, mi 
marido, defunto, Gobernador que fué de la Pro- 
vyncia de Nicaragua^ otorgo e conozco por esta 
f)resente carta, e digo: que por cuanto Su Mages- 
tad e los Señores del Consejo de las Indias me fy- 
zieron merced e me dieron su cédula, firmada del 
Real nombre de la Emperatriz Nuestra Señora e de 
los dichos Señores del Consejo, por lo qual me 
mandan dar e entregar la mitad de los bienes e fa- 
zienda quel dicho Pedrarias dexó, ansí en la dicha 
Provyncia de Nicaragua como en las otras partes 
de las Indias^ e de la otra mitad otras dos partes de 



(1) Archivo de Indias.— Patronato.— Est. 2.'— Caj. 2.'— 
Leg. 1.^ 

TOMO ZLI 32 




198 DOCUMENTOS INÉDITOS 

los diclios bienes, de ocho partes, por razón de le- 
gitimas de Doña Isabel e DoSa Elvira, fixos e fixas 
e herederos del dicho Pedrárias, como a legítim»-« 
Curadora e entres que soy de las dichas Doña Isi^^^ 
bel e Doña Elvira; por ende, por esta presenta cat^fl 
ta, me obligo mi persona e bienes, así muebles co-- J 
mo raices e semovientes, abidos e por aber, de dar^ 
e pagar, e que daré e pagaré a vos los acreedores e 
debdores a los bienes del dicho Pedrárias por razón 
de la dicha mitad de aus bienes e dos partes de ocho >« 
de la otra mitad, que por la dicha cédula me man — - 
dan dar e entregar; lo qual daré é pagaré a los di — 
chos acreedores o a la persona o personas que Si^ 
Magestad o los Señores de su Consejo de las btdia-^ 
o a otras Justycias a quien fuere cometido, ÜT 
mandai'en, en el tiempo e término que me fuec^r 
mandado pagar, con tanto que la cantidad qm^ 
obiere de pagar, sea e sen tienda que yo pague p^ m 
la mitad e dos partes de las dichas debdas, no ^m^ 
mas suma ni cantidad de maravedís de lo que sw — u 

maren, montaren e valieren los bienes que me fu ^e 

ren dados e entregados de los bienes del dicho F^^e- 
drárias e no en mas; lo qual daré e pagaré sin pL or- 
to ni contienda, sopeña del doblo e de las eo&.1!íi$ 
6 daños que se recrecieren en lo aber e cobrar- t/e 
mi e de los dichos mis bienes; para lo cual cumplA", 
e mantener e guardar, doy e otorgo mi poder cui 
phdo a todas e cualesquier Justycias, Jueces í 
Sus Magestades, ansí de las Indias como úe*" 




DEL ARCHIVO DB INDIAS 499 

• 

dynos e Señoríos, so cuya jurísdiccion me someto 
n la dicha mi persona e bienes, renunciando mi 
opio fuero e jurísdiccion e la ley sid canvenered 
risdicionisy ante quien esta carta paresciere, e 
) lo contenido en ella fuere pedido cumplymiento 
) justycía, para que fagan e manden fazer entrega 
execucion en la dicha mi persona e bienes, e los 
)ndan e rematen en púbUca almoneda, a buen 
irato o a malo; e de los maravedís que valieren, 
implan e fagan entero pago e cumplymiento de 
3 dichas debdas, asi a los dichos acreedores, como 
las personas que Sus Magostados mandaren, bien 
cumplidamente, en guisa que no mengüen cosa 
>xina, e tan cumplidamente tomo si sobrello 
iéramos contedido en juycio ante Juez compe- 
cite, e ante cada una de las dichas justycias e 
tese dada sentencia defynitiva contra mi, la qual 
or mi consentida, fuese pasada en cosa juzgada, 
obre lo qual renuncio de mi favor e ayuda todas 
eyes e fueros e derechos e ordenamyentos reales 
fechos, e todas ferias e mercados francos e por 
franquear, de comprar e vender, e pan e vino co- 
ger a todo benefycio de restytucion yn yntegrum 
naayor o menor, e todas otras leyes e prevylejios, * 
e especialmente renuncio las leyes del derecho en 
luediz que general renucyacion de leyes fecha 
ion valga; e por ser muger renuncio las leyes de 
}s Emperadores Justyniano Valeriano, del consulto 
ae fabla en favor e ayuda de las mugeres, seyen- 



SOO DOCUMENTOS INÉDITOS 

do sabidora por el Escribano desta carta de sus 
rms. e absilios. E porquesto sea cierto e no venga 
en dubda, otorgué esta carta antel Escribano pübli^ 
co e testigos yuso escriptos, que fué fecha o otorgada^ 
en la dicha Villa de Medina del Campo, a diez 
dias del mes de Mayo, año del Nacymiento de 
Nuestro Salvador Xesucristo, de mili e qujTiientoi 
e treinta e dos años. — Testigos que fueron presen- 
tes, llamados e rogados al otorgamiento desta car- 
ta Joan de Durango, e Diego de Balmaseda, 
Francisco Pérez, estantes en esta Corte, en prest 
cia de los quales e mia, lo firmó la dicha Doña Isa- 
bel de Bobadilla e sus fiadores, en el registro de 
esta carta. — Alonso Ruiz. — Diego Nuñez de Mer- 
cader. — Doña Isabel Bobadilla. 

E yo, Blaa de Saavedra, Escribano de Sus Ma- 
gestades en la su Corte e en todos los sus Reynos e 
Señoríos, presente fui en uno con los dichos testi- 
gos a todo lo que dicho es, e de otorgamiento de la 
dicha Doña Isabel de Bobadilla, a la qual doy fe 
que conozco, e por ende fize aquí este mió signo 
ques, a tal. En testymonio de verdad. — Blas de 
Saavedra. — Hay un signo y firma. 



M 

lO- ^^ 




Carta de Francisco de Barriqnuepo, Gobernador 
de Panamá, a Su Magestad, dyciendo que 
llegó allí aquel año en 24 de Noviembre^ e 
que desde luego dispuso construir una Casa 
para Aduana; e que ciertos navios que salie- 
ron para el Perú, se llevaron mucha gente 
pobladora e trabajadora^ por lo que abia que- 
dado aquella Tierra fnal parada. Trata de 
otras cosas de Gobierno, e describe el estado 
en que se fallaba aquella Provyncia con las 
noticias de los alborotos del Perú. 



Panamá. — Diciembre 23 de 1533 (1). 



Caihólica Cesárea Magestad. 

DESDE la Isla Española escrebí a Vuestra 
Magestad faziéndole saber lo quen el Ba- 
huruco se abia fecho con Enrrique, e como 
quedaba muy de paz, e la tierra e vezinos della 



(1) Archivo de Indias.— Patronato.— Est. 2.^— Caj. 2.»— 
J-eg. 2.* 



502 DOCUMENTOS INÉDITOS 

muy sosegados e todos vueltos a sus labranzas e 
crianzas, como solían tener, e agora escribo a 
Vuestra Magestad de mi llegada a esta Tierra Fir- 
me , e de la manera que e hallado la Tierra. 

Vo llegué en veynte e quatro de Noviembre al 
Puerto del Nombre de Dios, e estuve allí diez o 
doze dias faziendo algunas cosas queran nescesa- 

• 

rias al servycio de Vuestra Magestad, especialmen- 
te faziendo fazer una Gasa de Aduana, porque no 
abia Gasa de Aduana, e perdíanse e hurtaban los 
mercaderes muchas cosas que trayan por registrar; 
porque como no abia Gasa, de necesidad abian de 
llevar la ropa a sus casas, porque la que antas 
abia la abia derribado una tormenta, e aun también^ 
la Iglesia; e obo nescesidad de fazer del todo, por — 
que como los edyflcios son de paja en esta Tierra 
con fuerza de viento luego los derriba, e no cues -- 
tan tan poco de faszer de paja como son: e 
Casa del Aduana costó doszientos e cinco pesos 
oro, e la Iglesia mas de quatrocientos. E llegué ^^u 
este pueblo de Panamá en diez o doze dias de H^^' 
ciembre, donde fallé queran ydos ciertos navi^Ds 
al Perúy e se abian llevado toda la más geoie q¡W 
abia en esta Tierra, asi de vezinos como de mo- 
radores, que son los que mucha falta fazen * 
esta Tierra; e embiaron los vezinos, e también Be- : 
varón los moradores, muchos yndíos e negros, que ' 
dejaron esta Tierra tan robada de toda gente, que 
no coge oy ombre oro en esta Tierra; que obo om- 



OBL ARCHIVO OK INDIAS 603 

bro <iue llevó veynte e quatro negros que tenia: 
de i3Qanera que no coge ombre oro en toda esta 
Tierra, salvo Doña Catalina, muger de Pedro de 
los JFlios, que coge oro con siete o ocho yndios, e en 
AcZ^x e en Nata puede aber en ambos pueblos 
troirita e cinco o quarenta vezinos; e aun Nata 
qaedó despoblado desta yda de los navios, e si 
yo me hallara aquí no consyntiera que saliera gen- 
te de la Tierra, salvo la que de mar de fuera vy- 
niese, porque también ay necesidad questa Tierra 
esté poblada para el servycio del Perú e de las 
otras partes questan pobladas en esta Mar del Sur, 
como las otras que se pueblan, aunque agora de 
poco provecho. Siendo Vuestra Magostad servido e 
etatiando gente a esta Tierra, se podrá della tener 
caucho provecho en ella, quanto más que cumple 
^tar poblada para el remedio e bien de la poblazon 
9^« está en la Mar del Sur. 

Quando llegué a esta Tierra, abia un mes que 
^^rnando Pizarro abia partido al Puerto del Norn^ 
^^ de DioSj e llevaba de Vuestra Magostad cien 
'^ill e quatrocientos pesos de oro;»e en el valor 
^^eo yo, segund diszen, serian más de ciento e 
^nce mili; e llevaba cinco mili marcos de pla- 
^, e llevaba de pasageros otros doscientos mili 
pBsos de oro registrados, e aun quieren deszir que- 
niD más de trescientos mili, aunque no lo registra- 
ron: e si aquí me hallara yo, no consyntiera que 
íanto oro fuera en navio, e especialmente yr en el 



504 DOGUMBNTOS INÉDITOS 

hervor del Invierno, porguen la verdad, a mi nc^ 
me parece que fué cordura dexallo llevar: pl^Q,^ 
a Dios que aya llegado con bien, porque aunqi]^:^ 
aya llegado, creo que Vuestra Magostad no ^ 
terna a cordura al que lo llevó , é tampoco a ^ 
a los que lo consyntieron llevar; porquen la v^^ 
dad, Hernando Pizarro no cumplió la ynstrucL^a 
que su hermano Francisco Pizarro, el Gk)bemadLOx 
le dio, ni acá tampoco curaron de íazérsela cawm- 
plir: plegué a Dios de aberlo llevado todo con biei3 . 
También dizen que quedaron por quintar en ^1 
Perú un millón e treszientos ínill pesos, sin ot: 
mucho oro que después se a abido, que se haze 
mucha suma; e paréceme que Vuestra Magest^^ 
debe mandar, que quando así algund oro estuvi^*^ 
repesado e ganado, que por codicia de pasar ad^3' 
lante a ganar más, no se dexe de poner en cob**^ 
lo ganado; porque a las vezes se suele perder ^^ 
ganado por codycia de lo por ganar, especialmeí*5-- 
te abiendo de pasar muy adelante, a donde elL^^ 
ybau, e siendo tan pocos españoles e tanto núia^' 
ro de yndios, e tanto oro e mucho número de I* 
plata llevallo consigo, e donde a de volver atp^^ 
para embiallo acá: paréceme que Vuestra Mages- 
tad debe proveer en ello, de aqui adelante, I^ 
quen ello se deba fazer; e pues en ventura áe 
Vuestra Magestad Dios a querido mostrar e díf 
tantos thesoros, e tierras que nunca ombres las oj^ 
ron deszir, no es razón de dexallo acá poner a 20^ h 



OBL ARCHIVO DS INDIAS 506 

reoabdOi paes Vuestra Magostad lo gasta en obra 
tflua^i como es el ensalzamiento de Nuestra Santa 
F^e Gathólica. 

JSsta Tierra del Perú es estéril de comida, e pa- 
ra ^1 bastimento della bien se proveería por el Es* 
treclio; pero para llevar el oro, paréceme que Vues- 
tra JMagestad no debe consentir que oro vaya por 
illAy porque muy mas seguro va por la vía desta 
Jfa#* del Nortej asi por seguridad de la Mar, como 
por cosarios e otros ynconvenientes que ay; e por- 
qcte aqui viene por postas del Perú, que viene muy 
presto, e de aquí a la Isla Española e de la Isla 
Esfjpañola allá puede yr en flota de navios a buen 
rooado, e aun para esto, e para otras cosas de que 
&y mucha desorden en el cargar de los navios en 
1& Jsla Españolaj debe Vuestra Mágestad mandar 
V^e no vayan ni carguen ningún navio sobre en- 
jerta, porque por yr muy cargados e recargados 
a las vezes, no pueden pelear ni pueden poner tiro 
^ artillería en su lugar, e que vengan muy bien 
^^^^xiaadas; e esto conviene de hacer guardar, porque 
^ cumplen acá muy mal semejantes mandos e los 
^jan caer luego, 
^a digo arriba a Vuestra Mágestad, la necesidad 
^ gente española quen esta Tierra ay: ay necesi- 
d que Vuestra Mágestad mande embiar para esta 
3rra, questen en ella, a los menos trescientos om- 
M9; e para embiar estos , yo escribo al Consejo 
Vuestra Mágestad, la manera de lo que me pa- 



506 DOCUMENTOS INÉDITOS 

resce que se debe tener para embiar esta gente, e ; 
a poca costa, que con menos de * tres mili ducados 
se podrán embiar, e con ellos se podrá fazer uc: 
buen pueblo en parte donde Vuestra Magestad 
muy servido, e dondestá otro secreto guardado 
baxo la tierra para Vuestra Magestad, donde 
cree, e por ojos se a visto despañoles, que ay 
cosa maravillosa de oro, lo qual Dios muestra 
ventura de Vuestra Magestad, e en su vida es razo 3 
que se goze, porque gozándose , Vuestra Magesta c 
tema en poco los gastos quen esto se pueden & - 
zer, segund será el provecho e acrecentamiento A^c 
las rentas de Vuestra Magestad en esta Tierra* 
Asi mismo escribo al Consejo de Vuestra 
gestad, los gastos execibos que ay en el pasar I 
bastimentos de la Mar del Norte a la Mar del Sur^i 
e el mucho riesgo que corren en este poco de cami»^ 
que ay; por quel camino es tal, qué uno es verl^ 
e otro es decirlo, porque no ay cosa en la xpiam— 
dad a que se pueda comparar; e ansí mismo la miM^ 
cha corrucion que tienen las cosas que a estotra 
Mar del Sur pasan, porque sacadas de sus basijaiBir 
como vienen de España, quando aqui llegan no sos 
para comer, especialmente la harina, que luego ^ 
hincha de gusanos, e los cueros de vino son podri' 
dos, e la madera, si son barriles, la bruma los pafli 
luego; pues el camino es de tal arte, que las aoi- 
milas no pueden tirar un mes a andallo, sino hs^ 
gan otro, donde mueren muchas cada año. 



DBL ARCHIVO DE INDIAS S07 

tiene Vuestra Magestad allá relación de un 
rio que ay, baxo el Nombre de Dios^ a la banda del 
r^oreste trece leguas, que pueden entrar los navios, 
B de allí con barcas pueden yr el rio arriba fasta cinco 
leguas desta Mar del Sur^ donde en estas cinco leguas 
96 puede hazer camino de carretas, e para aberse 
de navegar este rio con barcas, ase de lyrapiar así 
dentro del rio las muchas maderas que tiene, como 
^ las veras del rio por la una banda e por la otra 
de muchos mangles que nacen dentro, por las ori- 
nas; e para esto fazerse, ay necesidad que Vuestra 
Magrestad mande aquí cien negros , porque los cin- 
cuenta son menester para fazer comida para los 
otros, e aun ojalá les den abasto, porque aun des- 
• pti^es de venidos, an menester rozar quatro meses, e 
después otros seis para que lleve el fruto, porquesta 
Tierra es tan estéril, que si no es en montaña, no 
da fruto la Tierra que valga nada, e en la monta- 
^ no da mas de dos frutos; ansí que mandándolos 
^íibiar Vuestra Magestad, se podrá facer este ca- 
lino segund dizen los que le han visto , porque yo 
^0 lo e visto, e acabada la resydencia que tengo de 
*oinar al Lycenciado Antonio de la Gama , yré a 
^ello e andallo muy bien, e escribiré la relación 
^QÜo a Vuestra Magestad; aunque el Lycenciado 
nm lo a andado con otras personas honrradas deste 
^9 Pueblo, e dizen que se puede fazer, e a fazerse, es 
^* ^iia cosa muy útil e provechosa a todas estas par- 
*^, especialmente si la contratación de la especye- 



506 DOGDMSMTOS INÉDITOS 

ria Vuestra Magostad manda que se trate» a • 
por aciui todo el trato, e ansí mesmo de todas 
partes de la banda del Sur, ques otro muí 
conviene que Vuestra Magestad mande fav< 
esta Tierra, pues es la llave de toda estotn 
del SuTj pues favoresciéndola, della saldrán 
provechos, quantos puedan salir de otra. 

En este pueblo de Panamá hay treinta e 
tremta e tres vezinos^ e en ellos no ay quyn 
yndios adelante de la tierra, e los trescientos 1 
cinco o seis vezinos, e los otros tienen lo 
cientos. 

En Nata ay diez e ocho o veinte vezinos, 
trellos también muy pocos yndios; e ansi i 
en Acia ay otros tantos vezinos e muy pocos yi 
todos ellos están alterados para yrse al Perú: 
les dexo yr porqué no dexen la Tierra despol 
aunque veo que tienen razón de seyr, p 
viven en mucha myseria, e ^jn venir sus ci 
cargados de oro algunos, e ellos, sus amos é 
no tienen que comer. Ansi que suplico a Y\ 
Magestad embie a mandar lo que sobrello d 
que se { faga, porque tengo tantas protesta< 
sobre mí de los daños que les vynieren, que ai 
yo tenga el oro del Perú, no bastará para 
las protestaciones que me tienen fechas, e ma 
do embiar Vuestra Magestad gente podrá i 
diarse todo. 

Tengo mucho temor de la gente quen esta 1 



f 



DBL ARCHIVO DE INDIAS 509 

a ^iM, « morir, e la razón es que con esta gran nueva 

d^ 1 Perú a de acudir tanta gente así de España 

co :x=K=io destas otraa partes e Yslas pobladas; e los 

va^ 2^~C;imentos de acá, no son como los de estotras 

ot.:mc^^3ms partes e Yslas, ni en tanta cantidad; e espe- 

v^^m::m. «io pasaje an de adolecer muchos e el hospital 

a»i <lesta Cibdad de Panamá como del Nombre de 

í>^^::>-'^, no tienen renta ninguna para poder sostener 

pí^^a^:K'es, e los vezinos, las cinco partes dellos, tienen 

ta^^»^^ joca posybilidad, que es cierto an de rescybir las 

g^xn.'tes que viniesen mucho detrimento; e también 

í|>^^ para dar de comer a dos ombres mahiz, para 

^<^l^llo e amasallo es menester una yndia cada 

^ ^ i porqués pan que se a de comer fresco, e ay pocos 

V^^ las tengan, e oy en dia no ay vezíno en este 

pvi^fclo que no tiene huéspedes, de la gente que a 

^^^"^ido de las Yslas con esta nueva: ay necesidad 

9^^ Tuestra Magestad se acuerde destos dos capitules 

*^ -Panamá e del Nombre de DioSy de dalles con que 

®® «iistenten, porque crea Vuestra Magestad que no 

^ti fXe podQr sustentar la décima parte de los dolien- 

*^^ e pobres que se espera que a de aber . 

A.11SÍ mismo sepa Vuestra Magestad que si el rio 
, ^^ Se navega, que las pipas puedan venir en carreta 
^^^í a la Mar del Sur, porque son los gastos tan 
^'^Hdes, que para las pipas del agua para los ca- 
^^llos que van a la Mar del Sur, cuesta de tralla e 
^^ tomalla a facer, con los arcos de hierro queí les 
^^^an, treinta pesos de oro; e si Vuestra Magestad 



510 



DOCUMHNTOS INÉCJITOS 



no manda remediallo, será, que do se puede sas- 
tentar esta Tierra, sino se a de quedar en dos ven- 
tas de mercaderes, una a la banda del Sur e otra » 
la banda del Norte; e aun e&tas, an de sustentar 
ombres caudalosos, porque si negros se piden para 
facer navegable el rio, an de ser para alli e para 
otros caminos; porque aunque el rio se navegue, 
no puede dexarse de andar el camino de! Nomdre 
de Dios por amor de los caballos e yeguas e acé- 
milas que se traen de las yslas; por quen el Perú 
tiran poco los caballos, que se encalman; e esto 
creo yo que tirará fasta que se asiente la Tierra, 
porque así fizo la S'iieva- España en los prencipios; 
e para todo esto destos caminos ay necesidad dal 
número de los negros- que arriba digo a Vuestra 



El Lycenciado de la Gama me dice quembia' 
cierta ynformacion, de ciertos navios que Pedro dff 
Alvarado tomó en un puerto de la provyncia ds 
Nicaragua e fi\x& él mismo vino en persona a -to- 
mallos; e que amenazaba a Pizarro que le abía dft 
tomalle, e a todos los que con él andaban, quanto; 



abian abido, e ecbatlo de la Tierra que andaba' 



adelante; de lo que Vuestra Magestad provea, comttj 



no ayan los dos alguna cuestión sobre la Tierra át^ 
Vuestra Magestad, porque Alvarado lleva mucl 
gente mas que Pizarro tiene, e muchos dellos soa! 
bullyciosos 6 están vesados de las dyferencias de U 
Nueva-España; e si hubiere alguna dyferencia en^ 



DBL ARCHIVO DK INDIAS 511 

trellos, seria gran deservycio de Dios e de Vuestra 
Magestad e gran daño de la Tierra. Con brevedad 
debe Vuestra Magestad mandallo remediar, e paré- 
cerne a mí que al uno porque quiere entrar en lo 
no ganado, e al otro porque pasó de lo miindado, se 
deberia mandar poner uno en medio, e el que lo 
S;anó, e que con esto se contente con el provecho 
cjae dello a abido, e el que lo vá a conquistar no es 
jrazon que aya dezena ni dozaba parte de lo que ' 
"Vuestra Magestad le faze merced de lo que conquis- 
are, ni es razón que de lo que no conquistó lleve 
arte, e si alguno seria razón questuviese en la 
merra seria el que lo a conquistado: pero para qui- 
'talles de dyferencia e que no queden quejosos, era 
Ifcien poner uno en medio; e si se pusiese, debe 
"Vuestra Magestad mandar poner persona que los 
entienda a ellos e a la Tierra. Vuestra Magestad 
Oebe mandar poner en ello el remedio que mas 
fuere servido, e en breve, porque después no acaez- 
c^a* alguna cosa que no se pueda remediar. 

Esta Gibdad de Panamá escribe a Vuestra Ma- 
jestad, suplicándole haga merced a esta Gibdad de 
la renta que rentaren las barcas de la descarga del 
ÍÜo de Chagrej para propios desta Gibdad, porque 
no tiene propios ninguno e tiene mucha necesidad 
de algún propio para muchas cosas que se recrecen; 
que ni tienen casa de cabildo, ni mesones ni otra 
cosa que le parezca, para pregonero, ni carnicero, 
ni otros ofyciales necesarios, que todo es a costa de 



512 DOCUMENTOS INÉDITOS 

los vezinos. Qualquier merced que Vuestra Mag< 
tad les haga es servycio de Dios e de Vuestra Ma- 
gestad. 

Nuestro Señor Todopoderoso guarde e acrecien- 
te, con ser Monarca del Mundo, el Muy Alto Estado 
Imperial de Vuestra Magostad. — ^Desta Gibdad de 
Panamdj veinte e tres de Dyciembre de mili quy- 
nientos e treinta e tres años. — De Vuestra Gathólica 
Cesárea Magostad.— ^El humilde vasallo que los 
ymperiales pies de Vuestra Gathólica e Gesárea Ma- 
gostad besa. — Francisco de Barrionuevo. — Está 
firmado. 



K 



i 



Carta del Adelantado Pedro de Alvar ado dan- 
do cuenta de la muerte de Pedr arias Ddvila e 
refriendo su expedición de Nicaragua al Perú. 



PüBRTO-ViBJo. — Marzo 10 db 1534 (1), 



Magnifico Señor. 

POR letras desa Gobernación supe la venida 
de Vuestra Merced a ella, e quedé muy sa- 
tisfecho con la nueva por aber tenido Su 
Magestad una persona tan conveniente a su servy- 
do en esa provyncia, e aun porque será ocasión e 
abrá lugar de le comunycar por mis cartas, pues 
por ella al presente yrán mis relaciones; e pues 
destas, después de Su Magestad, an de tener mis 
amigos notycia, a Vuestra Merced con razón da- 
re parte dellas desdel pryncipio, asi del suceso de 
mi navegación e de lo que mas en la Provyncia de 
Nicaragua se ofreció; porque siempre mis obras 



(1) Archivo de Indias. — Patronato.— Documentos esco- 
Cuidos. 

Tomo xli 33 



514 DOCUMENTOQ INÉDITOS 

proeuraré se sepan e juzguen entre los servidores 
de l^u Magestad, pues es a este fin raí propósito. 
Estando en mi gobernación dando conclusión a 

• 

las naos, llegó Luis Farfán con la nueva de la 
muerte del Señor Gobernador Pedrarias, que aya 
gloria, e traxo a cargo de sus testamentarios la 
venta en almoneda pública de dos navios que dexó 
en esta Mar, sabiendo que yo los compraría para 
mi armada a subidos precios, porque ya en Nicara- 
gua anduvieron en almoneda, e no se falló quien 
los comprase, e por seis pregones e términos se re- 
mataron en mi por postrero remate, como parecerá 
poi^ los abtos que pasaron sobrello, de quembió a 
Su Magestad testimonio. E estando por mios, que- 
riendo entregarme en ellos, los tomaron por el tan- 
to el L3'cenciado Castañeda e otros amigos suyos; e 
como me faltaron, ñiéme forzado comprar e fletar 
dos naos quen el puerto de la Posecion estaban; una 
de Hernán Ponce e otra del Bachiller Pero Bravo e 
Cristóbal de Burgos; e fecho ya contrato con las 
partes, como parecerá por lo que a Domingo de 
Solaluz embio para que los muestre a Vuestra 
Merced, el dicho Lycenciado, para fazer su fazienda 
las quiso ocupar; e como desto me avisaron los 
dueños de los navios, e a su ruego fui por ellos e 
truxelos al puerto de Fonseca^ de mi gobernación, 
porque demás de seguir mi justycia, justo era 
preferir el servycio de Su Magestad al interesa dd 
Lycenciado Castañeda: e aunquen este caso podría 



OBL ARCHIVO DE INDIAS 515 

escrebir, es mi condycion simularlo, e téngolo por 
mejor cumplymiento, porque los servidores de Su 
Magestad mal creen las palabras de quien fazo muy 
contrarias las obras. Pasado esto a ymportunacion 
del mismo Lycenciado e de los ofyciales, me vine a 
despachar a Nicaragim, por la bonanza de aquel 
puerto e peligro del de Fonseca, do me dieron al 
través dos navios, e de mi hospedaje los vezinos de 
aquella gobernación quedaron tan aprovechados e 
contentos, quanto lo mostraran los testymonios que 
de allí truxe, e la voz del público lo manyfiesta. 

Yo partí de la Posecion a veynte e tres de Hene- 
ro con doze velas e quynientos españoles de guer- 
ra, los cixx de a caballo, e los c ballesteros, e el 
resto peones, e entrellos muchos fijos-dalgos e 
personas de calidad, e todos acostumbrados a la 
guerra destas partes e cursados en la tierra, con 
los quales membarqué e seguí la derrota que para 
cumplir con Su Magestad debia tomar; e por se me 
ofrecer buenos tiempos , navegamos tanto, que la 
mas cercana tierra en que nos aliamos era sierras 
morenas e altas, questaba su pasaje que pudiera 
encabalgar fasta el estrecho: sucedieron tiempos 
furiosos del Sur e Sudueste, e con ellos tan gran 
fuerza de corrientes,' que me hizieron abatir, tanto, 
que aunque los quise resistir deteniéndome a la 
Mar, me fué forzado^ así por esto, como por las 
muchas calmas que después sucedieron, reconocer 
la tierra; e como el Armada truxese tanta gente, 



516 DOCUMENTOS INÉDITOS 

servidores e caballeros, e obiese muchos dílB q\í& 
nabegábamos, e quera golfo de que los pilotos no 
tenian nolicia, ni sabían qué tiempos fuesen natu- 
rales, con su parescer, e.por no perder el Armada, 
costeamos, aunque siempre resystiendo, nos fyci- 
mos a la tierra primera e lomamos el puerto de ■■ 
Caraque con yntencion de fazer aguada e tomar al 
viaje. A lo qual el piloto Joan Fernandez e los de- 
más, contradixeron, dando cabsas notorias quel 
Armada se perderla e cesada el servycio de Su 
Magestad, porque la costa se navegaría mal •■ 
los caballos perecerían todos, porquel dia que tome 
la tierra abia echado en el golfo setenta caballos, 
e los demás estavan en dyspusicion de lo mismo: 
por manera, que tuve por mejor fazer mi viaje 
por tierra, no dejando proveer en las naos fagan 
descubrymientos por la Mar, dando a lo uno e a lo 
otro la orden que conviene. 

Tomada tierra en Caraque, ques a diez leguas ij 
Puerto Viejo, tuve notycias por los yndios, 
abia veynte dias que Fernán Ponce passó por alH i 
trnxo muy mal viaje, creo que se le murieron I 
dos sus caballos, e supe que desde .Puerto Vie^ 
fasta la punta de Santa Elena, abia ya quamado.í 
despoblado cinco pueblos; de suerte que los navioi 
que vynieren no podrán fazer escala para caminal 
la costa. En este tiempo, llegó un barco de CrisW 
bal Rodríguez con veynte españoles e cinco de c 
bailo, los quales, teniendo de mí notycía, se ma llaí 



DBL ARCHIVO DE INDU8 517 

^aron e ofrecieron a yr en mi compañia, e por co- 
oíocer su buena voluntad, les socorrí e pagué sus 
Hetes e otras cosas que debian. 

Después que llegué, queriéndome informar del 

tSeñor Gobernador Francisco Pizarro, no e tenido 

<Jól otra rrelacion sino que los vezinos de San Mi" 

^uel están casi desesperados, e como en toda su 

.^^bernacion no ay otro puerto despañoles, e sean 

Xan pocos, i el Señor Gobernador ande tan absenté, 

parecióme, que asi para sustentar aquella villa, 

<3omo para el avyamiento e socorro de los que vy- 

nieren a estas partes, seria bien hazer un puerto en 

-^sta Comarca, no con intento de lo adjudicar, por- 

<5uesta no me mueve a ello, sino porque Su Magostad 

^erá muy servido e esta provyncia permanecerá en su 

^ervycio, que queriendo el Señor Gobernador apli- 

'^liallo por suyo, e declarando Su Magestad que 

-^si sea, yo recibiré la merced como si fuese propio. 

De Cristóbal Rodríguez supe quen esta Gober- 
xiacion quedaban muchos fijos-dalgos, personas de 
l:)ien, detenidos por falta de naos e la mucha nes- 
^esidad que a esta cabsa pasaban, e aun que, por 
^er doliente la Tierra, murieron algunos; e puesto 
t^e yo tenia ya todas mis naos a punto para las 
^mbiar en el descubrymiento, detuve algunas do- 
lías para que fuesen a traer esos fldalgos a mi 
costa, sin que paguen fletes de sus personas, ca- 
IdbUos e servicio. E pues desto tanto servycio a Su 
Xlagestad se sigue, a Vuestra Merced suplico fa- 



518 DOCUMENTOS INÉDITOS 

Yorezca las personas que por mi parte lo solicita- 
ren e los qué al viaje se movieren, dándoles todo 
abyamiento e brevedad, porque no menos volun- 
tad e dyligencia se aliarán en mi para lo que a 
Vuestra Merced tocare; e porque se ofrecerá 
cada dia nescesidad de fazer relación a Su Mages- 
tad de lo que sucediere, de ^ que así mismo infor- 
maré a Vuestra Merced, pues para ello son tan 
nescesarias las naos, será muy gran merced para 
mi la breve espedycion dellas. 

Guarde e acresciente Nuestro Señor la Muy No- 
ble Persona de Vuestra Merced como desea. — 
De Puerto Viejo diez de Marzo. — Al servycio de 
Vuestra Merced, — El Adelantado, Pedro de Alva- 
rado . — Estd firmado ( 1 ) . 



(1) Aunque no consta en el original la dirección de esta 
carta, puede muy bien suponerse que la escribió Alvarado 
á Francisco de los Cobos, su protector cerca del Emperador 
Garlos V. cuyo secretario era á la sazón. 



Real Cédula a los ofyciales que residen en la Ca^ 
sa de la Contratación de Sevilla, para que pa- 
guen a la hija de Diego de Ahite{, difunto, 
la cantidad de diei mili marapedis, de que Su 
Magestad lefa^e merced para alimentos. 



ToLBoo— Marzo 13 de 1534 (1). 



El Rey. 

N'' üESTROs ofyciales que resydis en la Gibdad 
de Sevilla^ en la Gasa de Contratación de 
las Yndias. — Yo e sido ynformado quen 
esa Gibdad está una hija de Diego de Alvitez, di- 
funto, Nuestro Gobernador de la Provyncia de Hi- 
gueras e cabo de Honduras j menor de edad, en 
poder de un Pero Garcia Rengino, testamentario 
del dicho Diego de Alvitez, el qual diz que no le 
dexó bienes algunos, porque todo lo que llevaba a 
la dicha gobernación lo perdió en la Mar. 



(1) Archivo de Indias.— Indif. general.— Reg. general de 
reales órdenes.— Est. 148.— Caj. 2.*— Leg. 1 "»— Lib. 3.<> 



520 DOCUMENTOS INÉDITOS 

E porque acatando lo quel dicho su Padre nos 
syrvió, tengo voluntad de la mandar favorescer e 
fazer, como por ende Yo vos mando, que de qua- 
lesquier maravedís del cargo de vos, nuestro Theso- 
rero, deis e paguéis a la persona que tiene en su 
poder la dicha menor e la criare, diez mili marave- 
dís, de que yo le fago merced para ayuda a sos 
alimentos; la mitad de los quales le dad e pagad 
este presente año de quynientos e treinta e quatro 
años, e la otra mitad el año venidero de quynientos 
e treinta e cinco años; e tomad su carta de pago, 
con la qual e con ésta, mando que vos sean resce- 
bidos e pasados en quenta los dichos diez mili ma- 
ravedís; e vosotros teméis cuidado de ver como es 
tratada. 

Fecha en Toledo a trece dias del mes de Marzo 
de mili e quynientos e treinta e quatro años. — Yo 
el Rey, — Refrendada del Comendador mayor. — 
Señalada del Cardenal Beltran, Suarez, Bemal e 
Maldonado. 










Titulo de Capitán General e Gobernador de Nica- 
ragua, a fapor de Rodrigo de ContreraSj yerno 
de Pedr arias Dávila. 



Toledo.— Mayo 4 de 1534(1). 



DON Garlos, etc. — A vos Rodrigo de Gontre- 
ras^ vecino de la Gibdad de Segovia, salud e 
gracia, — Sopados questando Pedro Arias 
Dávila, Nuestro Gobernador e Gapitan General de 
las provyncias de Nicaraguaj poblando las dichas 
provyncias e resydiendo en ellas, juntamente con 
el Lycenciado Gastañeda su Alcalde mayor, el di- 
cho Pedro Arias falleció desta presente vida; e por- 
que a Nuestro servycio e a la buena población con 
questá e pacyficacion de la dicha Tierra e admynis- 
tracion de la Nuestra Justycia en eUa, conviene de 
proveer de Nuestro Gobernador della para que la 
gobierne e tenga en justicia; por ende, confiando 



(1) Archivo de Indias.— Audiencia de Guatemala.— Ni- 
caragua. — Reales órdenes dirigidas á las autoridades y par- 
ticulares de aquellas provincias.— Est. 100.— Caj. i.*— To- 
mos 1,2. 



■4 



522 DOCumsNToa inéditos 

en vuestra persona, abylidad e fydelidad, e que 
mirareis bien e fielmente las cosas del servycio de 
Dios Nuestro Señor, e Nuestro, e la execucion de 
la Nuestra Justycia e la paz e sosiego e buena go- 
bernación e población de las dichas Tierras, eaere- 
centamiento dellas e conversión de los naturales a 
Nuestra Santa Fé Católica, e que fareis todo lo 
demás que por Nos os fuere mandado e encomen- 
dado; es Nuestra merced, que por el tiempo que 
Nuestra voluntad fuere, vos, el dicho Rodrigo de 
Conlreras, tengáis por Nos e en Nuestro nombre la 
dicha Gobernación e Capitanía General de las di- 
chas provincias de Nicaragua, escebtadas las par- 
tes que de yuso serán declaradas, segimd e como 
e de la manera que lo fué el dicho Pedro Arias 
Dávila conforme a sus provysiones; e que podáis 
usar los dichos ofycios de Justycia e Jurisdicion 
civil e criminal, asi por mar como por tierra, que- 
dando de todo ello la apelación para ante los del 
Nuestro Consejo de las Indias de seyscientos pesos 
arriba; e que vos el dicho Rodrigo de Contreras 
podáis usar e uséis el dicho Ofycio de Gobernador e 
Capitán General, asi por mar como por tierra, por 
vos e por vuestros Lugar- tenientes, los quales po- 
dáis quitar e admover, cada e quando que quysió- 
redes, e por bien tuviéredes, e viéredes que a 
Vuestro servycio e execucion de la Nuestra Josly- 
cia e paz e sosiego de la dicha tierra convenga- 

B para lo asi fazer e cumplir, por esta Nuestra 



DBL ARCHIVO DE INDIAS 623 

Carta Mandamos a los Consejos, Justycias, Regi- 
dores, caballeros, escuderos, ofyciales e ornes bue- 
nos de las Cibdades, Villas e Lugares de la dicha 
Tierra, e a otras qualesquier personas de qualquier 
ley, estado o condycion que sean o ser puedan, quen 
la dicha tierra están o estovieren o a ella fueren, 
que vos ayan e reciban, e tengan por Nuestro Gó- 
Aemador e Capitán General, e vos dexen e con- 
tentan usar los dichos ofycios asi por mar como 
tierra, e executar la dicha Nuestra Justycia 
vos e por vuestros Lugar-tenientes, según que 
¡or e mas cumplidamente lo usaron e pudieron 
r con el dicho Pedrarias Dávila e con susLugar- 
ientes; e que como tal Nuestro Gobernador 
ais oyr, librar e determinar, e oyais e lybreis e 
^rmyneis todos los pleitos e cabsas, asi civiles 
^^=ino criminales, quen las dichas partes estuvieren 
^^■^^iaenzados e movidos, e se comenzaren e movie- 
adelante; e podáis llevar e llevéis vos, e los di- 
s vuestros Lugar-Tenipntes los derechos e 
is cosas al dicho Ofycio de Capitán e Gobernador 
^^:xos e pertenecientes, segund e por la forma e 
lera que fasta aqui se an llevado e podido llevar 
el dicho Pedro Arias Dávila e por sus Lugar- 
'^^ientes conforme a sils provysiones; e que como 
^^ Nuestro Gobernador e Capitán General, podáis 
^^^r e fagáis en la dicha provyncia asientos e lu- 
gares de los pueblos que alli se obieren-de fazer, e 
• dar solares de las casas a los vezinos que allá se 



524 DOCUVF^US in^ÉDITOS 

avecindaren; e porqUv.'a los primeros pobladores e 
conquistadores quen ella an estado en enmienda e 
satysfaccion de los muchos trabajos , e peligros e 
necesidades que an pasado, e de los que de aquí 
adelante se señalaren en fazer mas servycios seña- 
lados, que alli le podéis dar en los dichos reparty- 
mientos, demás de lo que ordinariamente se fycie- 
re, la ventaja que os pareciese justa, segund la cali- 
dad de los trabajos pasados e de los que fycieren 
en lo porvenir; que vos e los dichos vuestros Lugar- 
tenientes, ¡fodais fazer qualesquier pesquisas en 
los casos de derecho premisas, e todas las otras co- 
sas al dicho ofycio anexas e pertenecientes; e que vos 
e ellos entendáis en las que a Nuestro servycio e a 
la execucion de la Nuestra Justycia cumplan; e 
que por usar e exercer el dicho ofycio de Nuestro 
Gobernador e Capitán General e cumplir e executar 
la Nuestra Justycia, asi por mar como por tierra, 
todos se junten con vos el dicho Rodrigo de Con- 
treras, e con los dichos vuestros Lugar-tenientes 
e vos den e fagan dar todo el favor e ayuda que les 
pydiéredes e menester obiéredes , conforme a la 
ynstrucion que por Nuestro mandado se vos da 
para entender en lo susodicho; e quen ello ni en 
parte dello embargo ni contrario alguno vos non 
pongan ni consientan poner; e Nos por la presen- 
te vos recebimos e abemos por rescebido al dicho 
Ofycio de Gobernador e Capitán General, asi por 
mar como por tierra, e al uso e servycio del; e vos 



DBL ARCHIVO DB INDIAS 696 

damos poder e faculte'^ '^ra lo usar e exercer con 
todas sus yncidencias e ¿^^ * -^encías; e asi mismo 
vos Mandamos que las penas [tertenecientes a Nues- 
tra Cámara e Fisco, asi las que falláredes condena- 
das en la dicha Pfovyncia, como las que vos e los 
dichos vuestros Lugar-tenientes condenáredes e 
pusiéredes, las executeis e fagáis executar, e dar e 
entregar a Nuestro Thesorero de la dicha Provyn- 
cia, o a quien su poder obiere. 

E por esta Nuestra Carta Mandamos a quales- 
quier persona o personas que tienen o tuviesen las 
varas de Nuestra Justycia e los ofycios de Alcaldía 
e alguaziles de la dicha Tierra e Provyncia , que 
luego que por vos el dicho Rodrigo de Contrerás 
fuesen requeridos, nos la den e entreguen , e no 
usen mas dallas sin nuestra lycencia e especial 
mandado, so las penas en que caen e yncurren las 
personas privadas que usan de ofycios para que no 
tienen poder; ca Nos, por la presente , los . suspen- 
demos e abemos por suspendidos. 

E otro si. Es Nuestra merced e voluntad, que si 
vos el dicho Rodrigo de Contrerás entendieredes 
ser cumplidero a Nuestro servycio e.a la execucion 
de Nuestra Justycia, que qualesquier caballeros o 
personas de las que agora están o estuviesen o fue- 
ren de la dicha Provyncia, salgan della, e que no 
entren ni estén en ella, e que se vengan a presen- 
tar ante Nos , que. lo podáis mandar de Nuestra 
parte, e los fagáis della salir; a los quales a quien 



536 DOGÜMBNTOS I9fÉOIT08 

VOS lo mandáredesy Nos, por la presente. Manda- 
mos, que luego sin sobrello los mas requerir ni 
consultar , ni esperar otro Nuestro mandamiento, 
segunda ni tercera xucion, sin yntervenir en ello 
apelación ni suplycacion, lo pongan .en efecto se- 
gund que vos lo dixéredes e mandáredes, so las 
penas que vos, de Nuestra parte, les pusiéredes, 
las quales Nos, por la presente, les ponemos e abe- 
mos por puestas, e vos Damos poder e facultad 
para las executar en los que rebeldes e inobedientes 
fueren. 

E es Nuestra merced e mandado , que hayáis e 
llevéis de salario en cada un año, con los dichos 
ofycios de Nuestro Gobernador e Capitán Oeneral, 
mili e quynientos ducados, que montan quynientos 
e sesenta e dos mili e quj^nientos maravedís, los 
quales vos sean dados e pagados de las Rentas e 
provechos Nuestros que tubiósemos en la dicha 
Provyncia por el Nuestro Thesorero della, por los 
tercios de cada un año, segund e como se pagaren 
los otros salarios de la dicha Provyncia; e quje to- 
men vuestra carta de pago en cada un año , con la 
qual e con el traslado desta provysion, Mandamos 
que le sean recebidos e pasados en quenta los di- 
chos maravedís, los quales gozeis e vos sean dados 
e pagados desdel dia que vos fyziéredes a la vela 
para seguir vuestro viaje en el Puerto de SanJúoar 
de Barfameda; e los unos ni los otros no fagades 
ni fagan ende al por alguna manera, so pena de la 



DBL ARCHIVO DB INDUS 537 

Nuestra merced e de diez mili maravedis para la 
Nuestra Cámara a cada uno que lo contrario fyzie- 
re. — Dada en la Gibdad de Toledo , a quatro días 
del mes de Mayo, año del Nacymiento de Nuestro 
Salvador Xesucristo,de mili e quynientos e treinta 
e quatro años. — Yo el Rey. — Yo Francisco de los 
Cobos, Comendador mayor de L^on, Secretario de 
Su Cathólica Cesárea Magestad, la fize escrebir por 
su mandado. — Fr. G. Car^*»- Seguntum. — El Doc- 
tor Beltran. — Lie. Suarez de Carvaxal. — El Doctor 
Bemal. — Lycenciado Maldonado de Peñalosa. 



Traslado a los O/yciales de la Contratación de 
SewiWsi para que ayuden ejapore^can a Rodri- 
go de ContreraSf encargado por Su Magestad 
déla Gobernación de Nicaragua, por falleci- 
miento dé Pedrárias Ddpila, su suegro. 



Dueñas. — Sbtiembre 12 de 1534 (1). 



SEÑORES Ofyciales de Su Magestad que resy- 
dís en la Gibdad de Sevilla ^ en la Gasa de la 
Contratación de las Indias. — Su Magestad 
por la buena relación que ha tenido de Rodrigo 
Gontreras, vezino de la Gibdad de Segovia^ le a en- 
cargado la Gobernación de la Provyncia de Nicara- 
guaj en lugar e por fallecymiento de Pedrárias Dá- 
vila, su suegro, como veréis por las provysiones 
que de Su Magestad lleva; e porque para se pro- 
veer de lo necesario para seguir su viaje a aquella 
Provyncia, donde va con su muger e casa, lo a de 
fazer en esa Gibdad e comarca, vos encargamos le 



(1) Archivo de Indias.—Indif. general.— Registro gene- 
ral de reales órdenes.— E8t. 148.— Caj. S."*— Leg. 1.**— Lib. 3/ 



DEL ARCHIVO DE INDIAS 529 

ayais por muy encomendado; y en lo qué le toca- 
re e se le ofreciere para su buen avysamiento e 
breve despacho, le ayudéis e favorezcáis como a 
persona que va en servycio de Su Magestád.— De 
Dueñas a doce dias del mes de Setiembre de mili e 
quynientos e treinta e quatro años. — Señalada del 
Cardenal, e Beltran, e Xuarez, e Bemal e Mercado. 



TOMO XLI 34 






Carta al Comendador mayor de León, del Con 
sexo de Indias. 



Maurd). — ^Diciembre 7 de 1534 (1). 



Muy Magnyfico Señor. 

CON un Correo que vino de Sevilla ^ nos em- 
bian los ofyciales de la Gasa, esta carta 
quel Lycenciado Espinosa escribe a Su Ma- 
gostad desde Tierra-Firme j donde rreside, e tam- 
bién vino otra quescribe el Dean de Tierra-Firme 
jú Señor Doctor Bernal, en las guales escriben las 
nuevas que vuestra merced *verá del Perú don- 
destá el Gobernador Francisco Pizarro e el Maris- 
cal Diego de Almagro^ Son tan grandes las nuevas, 
que sin ver carta del Gobernador e ofyciales que 
Su Magostad en aquella Provyncia tiene, no pares- 
ce ques razón dallas crédito; e por esto no lo es- 
crybimos a Su Magostad. Vuestra Merced, si le pa- 



(1) Archivo de Indias.— Indif. general.— Est. 143.— Caj. 3." 
— Leg. 1.*» 



DEL ARCHIVO DB INDIAS 531 

resciere, dé notycias a Su Magestad de lo questas 
cartas dizen, que si acá tubiéramos nuevas que 
certyfiquen esto, avisaremos dello luego. De Madrid 
a siete de Dyciembre. A lo que Vuestra Merced 
mandare- — Fray P."" Gar.^is- Saguntinij. — El Doctor 
Beltran. — El Lyceñciado Garbaxal. — El Doctor 
Bemal. — El Lycenciado Maldonado de Peñalosa. — 
Esta firmado. 



Carta a Su Magestad de Frq^y Tomás de Ber- 
langa^ Obispo de Panamá, descrybiendo aque- 
lla Tierra i e dyciendo que la Cibdad del Nom- 
bre Dios es cueva de ladrones e sepultura de 
pelegrinos; e que deberla trasladarse a la em- 
bocadura del Rio Ghagre, que también des-- 
cribe. Añade questá pronto a pasar al Peni, 
como Su Magestad manda, efabla contra los 
frayles que van allí, de España, sin ly cencía. 



Panamá. — Hebrbro 22 de 1535 (1). 



Sacra Cáthólica Cesárea M gestad. 

Yo e escrito a Vuestra Sacra Magestad mi 
venida a esta Tierra e Obispado de Tierra- 
Firme, Castilla del Oro, e por cumplir el 
mandado de Vuestra Magestad, me e dado toda 
la prisa tjue a seydo posible para con la bendycion 
de Dios Nuestro Señor, seguir el viaje del 



(1) Archivo de Indias.— Patronato.— Est. 2.^— Caj. 2.*— 
Leg. 2.** 



DBL ARCHIVO DB INDIAS ' 533 

e no obstante quel espyritu esté muy pronto, pero 
en verdad la carne muy enferma, considerando los 
grandes e excesivos trabajos que pof .delante se 
ponen, aunque desque pienso lo quedebo a mi 
Dios e a mi Rey todos los trabajos se me fazen 
ligeros; e por comenzar a cumplir lo que por Vues- 
tra Sacra Magostad mees mandado, haré relación a 
Vuestra Magestad de lo que me a parescido des- 
ta Tierra. 

E es, queste paso ymagino yo ques la cumbre 
del Mundo, porque puesto en él^ mirando a la 
parte del Norte, se vée la mitad del; e mirando al 
Sur se vée la otra mitad; pero esta cumbre es tan 
dyficultosa de encumbrar, que cuesta muchas ha- 
ziendas e muchas vidas de ombres. 

Está la dyficultad en el camino, • ser en sí muy 
dyficultoso, en concurrir muchas e diversas gentes, 
en aber mucha falta de cabalgaduras, e en obrar 
la falta de mantenymientos e sobra de poca salud. 
Yo, Sacra Magestad, me e desvelado, después que 
aquí vine, en pensar el rremedio de todos estos yn- 
convenientes; e teniendo confianza en Nuestro Se- 
ñor, questando aquí un año pensava de dar mucho 
rremedio a los ynconveniente^ dichos, pero por no 
salir de su Real mandado, que con toda brevedad 
pase a la dicha Provyncia del Perú, no pude fazer 
mas descrebir a Vuestra Magestad mi parescer, pa- 
ra quen ello mande lo que fuere de su Real servy- 
cio. E asi: 



i 



534 DOCDJIENTOfi INÉDITOS 

Conviene que Vuestra iíagestad mande que! pue- ■ 
blo del Nombre de Dios, qiies cueva de ladronea e 
sepultura de peregrinos, porque certyfico a Vuestra 
Magestad ques grima ver las estorsiones e vnjuarti- 
.cia-s que allí se hazen, e los que las abian de rre- 
mediar son loa prencipales, porquel los tienen las* 
recrías e no las quieren dar hasta que los dueños 
de las haziendas las venden; e como no ay quien , 
las trayga sino los que tienen rrequas, ponen las 
dichas haziendas en tan baxos precios en el Sornf/re 
de Dios, que los que las trahen quedan perdidos, 
e después de traídas a este pueblo de Panamá, pó-' I 
nenias en tan altos precios, que los que tienen algo j 
quedan pobres, e los pobres mueren de hambre; e 
anos no pueden valer a otros. Digo, Señor, qaesle 
puelilo del Noriihre de Dios se abia de [)asar a la 
boca del Rio de Chagre, porqués rio muy al propó- J 
sito; 6 después que yo estoy aquí , a entrado en el i 
navio de setenta toneles cargado de caballos 
otras mercaderías, e pueden entrar navios de cien | 
toneles desta manera. 

Que junto a la boca del está un ancón e puerto | 
donde pueden entrar 6 surgir navios de doscientos^ 
toneles, e con barcos descargar la mitad de la car- i 
ga, e después entrarse por el rio arriba liasla cinco | 
leguas; e hazyóndose camino por tierra desde la bo- 
ca del dicho Rio d^ Chagre hasta el desembarcadero J 
de los barcos, el qual a de ser, no a donde agora I 
lo tienen, pero tres leguas mas abaxo, porqaen \ 



DEL ARCHIVO D& INDIAS 535 

aquellas tres leguas está toda la dyficultad del di- 
cho Rio de Chagre^ porquea verano hay poca agua 
e en ynvierno ay mucha e furiosa. Allí en aquel des- 
embarcadero a de aber otro pueblo, el qual a des- 
tar a una jornada desta Cibdad de Panamá^ e el 
pueblo que abia de aber en el desembarcadero a 
una jomada deste abia de ser Acia , porquen ella 
estáil muy descontentos, porquestán apartados del 
comercio e contratación deste Perüy e piensan que 
sin ella todo es nada; pero pasados allí, con los 
yndios que tienen harían mucha labranza e comida 
en toda aquella ribera de Chagre^ porqués la mas 
aparejada para ella. En el Nombre de Dios no ay 
tierras de labranzas ni pastos para ganados, e acá 
tienen lo uno ^ lo otro; e estos dos pueblos hechos 
por la manera susodicha, proveerían de pastos e co- 
midas e caminos por el rio e por la tierra, que se 
harían muy buenos con ayudarles Vuestra Ma- 
gestad; con hasta tres o quatro mili pesos; que- 
daba el camino fácil e proveído e muy mas sa- 
no, porque ya ay muchos, ansí en la boca como en 
el desembarcadero, aunque no a de ser adonde 
agora está, sino adonde tengo dicho, que son tres 
leguas mas abajo del rrío, e en todo este trato están 
muy sanos los quen él andan, porque la dyspusicion 
de la Tierra e del rrío lo requyríese sano, como el 
Nombre de Dios es necesarío ser enfermo. No se 
si me sé dar a entender; pero sé que quanto mas 
presto esto se hiciere, se haría con menos dyfioul- 



536 DOCUMENTOS INÉDITOS 

tad e se veria mas el provecho, e abría mas recáb- 
elo en la hazienda de Vuestra Sacra Magestad. Bien 
sé quen esta Tierra ay pocos deste parecer, porque ' 
les parece que perdería mucho de su ynterese; por- 
que yo lo e querido platicar e no salen a ello, por- 
que dizen que a donde digo que se abia de pasar 
Acia, dizen ques término desta Gibdad: e paréceme 
quen una cosa como esta , Vuestra Magestad lo 
abia de mandar hazer absolutamente , porqués el 
bien de toda esta Tierra; e alli se haría un pueblo 
que fuese tan bueno o mejor que Santo Domingo, e 
aun digo que alli abia destar la Yglesia Catedral. 

Si este paso, por la manera susodicha, se reme- * 
dia, no ay mas necesidad de buscar otro estrecho, 
porque Vuestra Magestad será señor de un tan 
gran Mundo como el quen esta Mar del Sur se des- 
cubre, e espera se descubrirá, e tenerlo todo como 
debajo de llave, e entren e salgan por contadero; 
pues hecho lo que dicho tengo, no queda sino una 
jornada por tierra. 

Yo e seydo ynformado, que con estas nuevas 
del Perú an pasado muchos eclesyásticos relygio- 
sos e seglares: yo, después que vine aquí, e hecho 
mucha dyligencia en saber como vienen e las ly* 
cencias que traen; e algunos an pasado, que fuera 
mejor que sestubieran en España por el no buen 
ejemplo que an dado. Suplico a Vuestra Sacra Ma- 
gostad sea servido de mandar no pasen relygiosos 
de ninguna orden, que sea sin expresa lyccNida 



DBL ARCHIVO DB INDIAS 537 

de Vuestra Magestad, porque trayéndola se cree 
vemán examinados; porque an venido del Carmen 
e de la Trynidad e de la Merced , aunque los de la 
Merced ya me paresce que tenian casa; pero «a 
los otros yo les e dicho que no han de hazer casa sin 
expresa lycencia de Vuestra Magestad: e ansí lo 
tengo de procurar hasta saber su voluntad, por- 
que un frayle con un muchacho no sé qué casa 
pueden hazer. Si Vuestra Magestad dello fuere 
servido, por agora bastaría para estas partes la 
orden de San Francisco e de Santo Domingo, e 
aun estos abian de ser escogidos. 

Yo he tenido nescesidad, por los excesivos gas- 
tos que acá ay, para mi avyamiento del Perú de 
tomar, de lo que abia de la Sede vacante, dos mili 
pesos de oro. Suplico a Vuestra Sacra Magestad 
dello sea servido, pues yo no pudiera pasar de 
aquí sin encargarme de personas de quien no fue- 
ra razón para hazer lo que debo. 

Todo lo quescrito tengo, suplico a Vuestra Ma- 
gestad resciba con la voluntad que yo le escribo; 
e a lo que no acertare perdone mi ynorancia. Ten- 
ga Nuestro Señor a Vuestra Magestad siempre e 
por los largos tiempos en su santo amor e gracia, 
e con acrescentamiento de otros muy mayores 
Reynos e Señorios, en acrescentamiento de Nuestra 
Santa fée Gathólica, Amen. — De Panamá^ veinte 
e dos de Hebrero de mili quynientos e treinta e 
cinco años. — De Vuestra Sacra Gathólioa Cesárea 



538 DOCUMENTOS INÉDITOS 

Magestad, siervo e perpetuo Capellán que sus Rea- 
les pies e manos besa. — Fray Tomás episcopus lo- 
castelli aurii. — Esta firmado. 



Carta a Su Magestad de Fray Tomás de Ber- 
langa, describiendo su viaje desde Panamá d 
Puerto Viejo, e los trabajos que padeció en la 
navegación. 

Puerto Viejo. — ^Abril 26 de 1535 (1). 




Sacra Cesárea Cathólica Maxestad. 

ARECiÓME ser justo hazer saber a Vuestra 
Magestad el proceso de mi viaje desde que 
partí de Panamá^ que fué en veinte e tres 
de Hebrero deste presente año, hasta llegar a esta 
Villa nueva de Puerto Viexo. 

Traxo el navio muy buen tiempo de brisas siete 
dias, e haziase el piloto cerca de tierra e dionos cal- 
ma seis dias; eran tan grandes las corrientes, e 
nos engolfaron de tal manera, que miércoles en 



(1) Archivo de ladias.— Patronato.— Est. 2.°— Caj. B.*— 
L«g. 2.«> 



I 



DBL ARCHIVO DB INDIAS 539 

• 

diez de Marzo, vimos una isla; e porquen el navio 
no abia mas agua que para dos dias, acordaron de 
echar la barca e salir en tierra por agua e yerba 
para los caballos, e salidos no hallaron sino lobos 
marinos, e tortugas e galápagos tan grandes, que 
llevaba cada uno un ombre encima, e muchas hi- 
guanas que son como sierpes. Otro dia vimos otra 
isla, mayor ques aquella e de grandes sierras; e cre- 
yendo que alli por su ^andeza como por su mos- 
truosidad que no podría dejar de tener rrios e 
frutas, fuimos a ella, porque la primera boxaria 
quatro o cinco leguas, e la otra boxaria diez o dóze 
leguas, e en esto bebióse el agua quen el navio abia 
e estuvimos tres dias en. tomar la isla, con calmas, 
en los quales alli los ombres como los caballos 
padecimos muchos trabajos. 

Surto el navio, salimos todos los pasajeros en 
tierra, e unos entendían en hazer un pozo, e otros 
en buscar agua por la isla: del pozo salió el agua 
mas amarga que la de la mar; en la' tierra no pu- 
dieron descubrir gota de agua en dos ' dias, e con 
la necesidad que la gente tenia echaron mano de 
una hoja de unos cardos como tunas, e porquesta- 
'ban como sumosas, aunque no muy sabrosas, co- 
menzamos de comer dellas, e esprimillas para sa- 
car dellasagua, e sacada páresela lavazas, delegia, 
e bebíanla como si fuera agua rrosada. 

Domingo de Pasión yo hize sacar en tierra recau- 
do para dezir misa, e dicha tomé a embiar la gen- 



i 



540 DOCUMENTOS INÉDITOS 

te de dos en dos o de tres en tres, por diversas par- 
tes: fue Nuestro Señor servido que hallasen en una que- 
brada, entre las piedras, hasta media pipa de agua, 
e cogida aquella hallaron mas e mas; en fin, que se 
cogieron ocho pipas e los barriles e botijas que abia 
en el navio, pero de la necesidad del agua se nos 
murió alli un ombre, e desde en dos dias que sali- 
mos de aquella isla otro; e murieron diez caballos. 
Desde esta isla vimos otras dos, la una muy ma- 
yor que todas, que largamente boxaria quince o 
veynte leguas; la otra era mediana: yo tomé el altu- 
ra para saber en qué paraje estaban estas islas, y 
están dende medio grado hasta grado e medio de la 
Equinocial, a la banda del Sur. En esta segunda 
abia la mesma despusycion quen la primera ; mu- 
chos lobos marinos, tortugas, higuanas, galápa- 
gos, muchas aves de las de España ^ pero tan bo- 
bas, que no sabian huir, e muchas tomaban a ma- 
nos: a las otras dos no llegamos; no sé la dyspusi- 
cion que tienen. En esta, en la arena de la playa, 
abia unas chinas, que así como salimos pisamos, 
queran piedras de diamantes, e otras de color de 
ámbar; pep en toda la isla no pienso que ay don- 
de se pudiese sembrar una hanega de mahiz, por- 
que lo mas della está lleno de piedras muy grandes, 
que parece quen algún tiempo llovió Dios piedras; 
e la tierra que ay es como escoria, sin que* sirva, 
porque no tiene virtud para criar un poco de yw 
ba, sino unos cardones, la oja de los quales dixe 



DBL ARCHIVO DB INDIAS ' 541 

« 

que cojiamos. Pensando que bo estábamos desta 
tierra del Perú mas de veinte o treinta leguas, 
contentémonos con el agua ya dicha, que pudiéra- 
mos tomar otras veynte botas de aquellas; pero 
fizímonos a la vela, e con mediano tiempo navega- 
mos once dias sin ver tierra, e vino a mí el piloto 
e maestre a decirme dónde nos estábamos, e que 
no abia en la nao mas de una pipa de agua: yo 
procuré de tomar aquel dia el sol, y alié questába- 
mos tres grados de la banda del Sur, e vi que por 
el rumbo que llevábamos, que mas nos engolfába- 
mos, que no llegábamos a la tierra, porque ybamos 
al Sur: hize virar del otro bordo, e la bota de agua 
repartila desta manera; que la mitad se dio para 
las bestias, e con la otra mitad hizose brevaje que 
se echó en la pipa de vino, tenido por cierto que no 
podíamos estar lejos de la tierra, e, navegamos 
ocl\o dias,. los quales duró la pipa del brevaje, 
dando ración a cada uno que se contentaba; e aca- 
bada aquella pipa, que no nos quedaba mas remedio, 
vimos la tierra e dionos calma dos dias, en los qua- 
les bevimos vino puro, pero teníamos ánimo en ver 
la tierra. Entramos en la bahía e rio de los Cara- 
qtteSj viernes en nueve de Abril, e hallamos allí la 
gente de un galeón de Nicaragiuz que abia ocho 
meses que abian salido de Aicaragua^ e tovimos p6r 
bueno* nuestro viaje en comparación del suyo. 
Esta bahía de los Caraques está en medio grado de 
la banda del Sur, e en las cartas está en tres gra- 



542 ' DOCUMENTOS INÉDITOS 

dos; desde esta bahía hasta Puerto Viejo, ay nue- 
ve leguas por la costa de la mar: esta dicha bahía 
es uno de los Hndos puertos que pueden ser en el 
mundo, que pueden llegar los navios a barloar con 
la tierra, e pueden subir los navios tres o quatro 
leguas, e no saben si mas. En este entró el Adelan- 
tado Pedro de Alvarado, e destruyó un pueblo que 
allí estaba de yndios e alborotó otros; e por donde 
él fué coa su gente es lástima ver el destrozo. 

Yo me partí desde esta bahia con los pasajeros por 
tierra e a pie, porque las bestias venían fatigadas, 
por venir a esta Villa de Puerto ViejOj e andando, 
tí con. lo qual dimos en un Valle que se llama Cha- 
rapoto^ que tiene uno muy buen rio, a d^nde 
ay muchos yndiqs ya pacyficos, porquel Capitán 
Francisco Pizarro se a dado tan buena manera, 
que tiene de paces al pie de treynta señores: este 
Capitán e Teniente de Gobernador se a tan bien visto 
(lellos, que le traen comida de mahiz e pescado, e 
carne de venado, e quanto a 'menester, e si por 
caso quando van a ver la tierra toman algunos 
yndios, luego los tornan a embiar a su tierra, e 
les dan una cruz para que con aquella ningún 
xpiano les haga mal, e que los que quisieren venir 
a la ver que traygan aquella señal e no les harán 
mal ninguno. Si sabe que algún oro o plata les 
toman, luego se lo haze volver, e algunos se lo 
an traído, e dízeles quél no viene por su oro ni 
su plata, smo para que conozcan a Dios, e a Vuestra 



DEL ARCHIVO DE INDIAS 543 

Magostad, e que Vuestra Magestad les dará amos 
que tengan cargo de les enseñar las cosas de la 
Santa Fée Gathólica, e que aquellos, por aquel cui- 
dado, ternán ellos cargo de darles de comer. La 
mantención deste dicho Capitán me a parescido 
ques muy buena de servir a Nuestro Señor e a 
Vuestra Magestad, e de descargar su Real con- 
cyencia; e puesto que an de hazer muy gran cosa, 
yo le e dicho la yntencion de Vuestra Magestad 
en este caso, e él está en no salir muy pronto 
della. Ay grandes miñas de' oro, e yo pasé aquí 
jmformacion de los que iban con Albarado, que 
diez e seis leguas desta villa ay muy buenas minas 
de oro: créese que ay vivero desmeraldas, porque 
los j^ndios las traen en sus joyas; comunmente 
tienen los dichos yndios sus toques e puntos des- 
de cobre hasta veynte e dos quilates, e de la plata 
también tienen sus puntos e en partes muy buenos 
reparos. Créese que antes de medio año estará pa- 
cyfica mucha cantidad desta Tierra, por el buen 
tratamiento quel dicho Capitán e Teniente les faze; * 
e Vuestra Magestad le deberla dar fabor en ello, 
e es menester segund las inportunáciones de la 
gente que tiene, porque se le van los ojos tras cada 
punta de oro que veen. 

Yo me partiré plaziendo a Nuestro Señor, para la 
Villa de San Miguel, de aquí a quatro dias: del 
Grobernador Don Francisco Pizarro no se sabe al 
presente; está bien retirado desta, aunque algu- 



i 



544 DOCUMENTOS INÉDITdS 

nos creen e dezian que viene a la Villa de Truxillo^ 
ques entre San Miguel e Xaicaxz. 

El Señor, a Vuestra Sacra Magestad llene de san- 
to amor e gracia por largos tiempos e con conserva- 
ción de sus Reynos e acrecentamiento de otros de 
nuevo como deseo. Desta Villa nueva de Piberío Vie- 
jOy veynte e seis dias de Abril de mili e qu3niientos6 
treinta e cinco años. — De Vuestra Sacra Cesárea 
Gathólica Magestad. — Muy cierto criado e siervo 
e perpetuo Capellán que sus reales pies e manos 
besa. — Fray Tomás eps locastelli aurii. — Esta 
firmado. 



i 

i 



Real Cédula a los Ofyciales de la Contratación 
de Sevilla, sobre relación presentada por Doña 
María de Guarnan, muda de Gil González de 
Apila y Capitán que fué en el descubrimiento 
de la Mar del Sur, en demanda del salario que 
devengó su marido. 

Madrid. — Agosto 3 de 1535 (1). 
La Reina. 

N~^ UESTROs ofyciales que resydis en la Gibdad 
de Sevilla en la Gasa de la Contratación 
délas Indias. — Doña María de Guzman, 
muger de Gil González de Avila, difunto, Nuestro 
Capitán que fué en el descubry miento de la Mar 
del Sur, me fizo relación quel dicho su marido Nos 
abia suplicado, les mandásemos pagar el salado 
de Capitán que le era debido del dicho viaje que 
hizo; e que a la petycion que sobrello abia dado, se 
le respondió que declarase quanto tiempo se ocu- 
pó en el cumply miento de lo que le fué mandado 
por Nuestra provysion e ynstrucion, e lo que abia 
rescebido para su quenta de la Armada o de costa ^ 
della, como dijo que páresela por la dicha pety- 



(1) Archivo de Indias.— Indif. general.— Reg. general de 
reales órdenes.— Est. 148. -Caj. 2.''— Leg. !.•— Lib. 3.* 

TOMO ILI 35 



546 DOCUMENTOS INÉDITOS 

cion, de que ante Nos en el Nuestro Consejo de lai 
Indias hizo presentación; e asi mesmo dixo, qu< 
abiamos hecho merced al dicho Gil Gk)nzalra d< 
Avila, de una Cédula para quel Thesorero di 
Tierra-^Fimie le pagase los quarenta mil marave- 
dís que tenia por Contino de Nuestra Casa, todo e 
tiempo quen el dicho viaje] se detuviere hasta sei 
llegado a estos Nuestros Reynos de Castilla^ ei 
lo qual se abia ocupado dos años e ciüco meses < 
veynte e un dias: e hizo ansí mesmo presentacioE 
de la dicha Cédula, e que también abiamos man- 
dado se pagasen al dicho Gil González Dávila, 
treinta mili maravedís cada un año por el tiempo 
que se ocupase en tomar las quentas a los Nues- 
tros Ofyciales de Tierra-Firme y como parecía por 
una Nuestra Cédula de que hizo presentación: 
ansí mesmo presentó una fee de Diego Marque? 
Nuestro Contador de la dicha tierra, como se acá 
barón de tomar las dichas quentas; e nos suplica 
pidió por merced le mandásemos pagar todo lo g 
le paresciese que de lo susodicho era debido al dií 
Gil González de Avila, su marido, o como la 
merced fuese. Lo que visto por los del dicho N 
tro Consejo, mandaron dar traslado dello al 
cenciado Joan de Villalobos, Nuestro Fisc 
qual presentó antellos una petycion en que 
que no debíamos mandar hazer cosa algún/ 
en contrario pedido, porque la dicha Dona 
de Guzman no era parte ni le competía ' 



DBL ARCHIVO DE INDIAS 547 

ni acción alguna a lo que yntentaba; e porque no 
mostraba el tiempo quel dicho Gil González de 
Avila se ocupó en el dicho . descubrymiento, como 
por los del dicho Nuestro Gonsexo le fué mandado; 
« que aunque presentaba fée del tiempo que se 
hizo a la vela, e del tiempo que desembarcó a la 
vuelta en estos Reynos, no se seguia que toda 
:aquella dystancia de tiempo de los seis años, que 
•decia, ocupase en el dicho doscubrymiento, ni mos- 
traba la ynstruciori que para ello Uevó, e que no 
«ra de creer quen descubrymiento de aquella costa 
se ocupase tanto tiempo sino se dyvertiera en otras 
cosas e negocios fuera del dicho descubrymiento 
e ynstrucion; lo quera obligada a lo probar. E la 
probanza déla verdad no le seria dyficultosa, pues 
en la dicha Armada yrian muchas personas con 
quien lo pudiese probar; e que la parte contraria 
confesaba aberse detenido un año en Tierra^ 
Firme a tomar las quentas a los Nuestros Ofycia- 
les della, e quen este tiempo no se podria ocu- 
par en el dicho descubrymiento, pues entendía en 
tomar las dichas quentas, e no podria ganar dos 
salarios en un tiempo; pues no se compadecía 
servir dos ofycios juntos siendo diversos: e que 
tampoco abia lugar de se le pagar los quarenta 
mili maravedís de Gontino, pues no resultó en 
mas de un ofycio; e que si el Rey Gathólico, 
de gloriosa memoria, por su cédula abia man- 
dado, que aunque no estuviese en su Corte se le 






548 DOCl'MKNTOS INÉDITOS 

pagase su acostamiento de Contiao, seria pensan- 
do quel tiempo de su ausencia no fuera mas de 
un año; e que la dicha cédula de Su Alteza, que fue 
fiícha a siete de Junio de quynientos e once, suena 
por el tiempo que fuese su voluntad, la qual abia 
espirado por su faUecymiento, que fué el año de 
quynientos diez e seis; e que la fée que la dicha 
Doña María de Guzman presentaba, suena de trece 
de Setiembre de mili e quynientos e diez e nueve, 
ques mucho tiempo después de su fallecymiento^ 
ansí quera ya espirada la voluntad de Su Alteza: 
ansí no podría pedir ni llevar cosa alguna del dicho 
salario de Cúniino del tiempo que no rcsydió en la 
Corte de Su Alteza, e quera obligado a volver e 
restytuir el dicho acostamiento que llevó; lo que 
protestó de pedir, e Nos suplicó absolviósemos e 
diésemos por libre a Nuestro Fisco e Patrymoaio 
Real de todo lo pedido por la dicha Doña María de 
Guzman, e que sí necesario era, por tenor de 
Ley Real, negaba e negó la dicha demanda en toi 
e por todo, como en ella se contiene, con protesi 
ci&n de alegar mas largamente de su derecho. 

E vista la dii;ha petycion por los dichos de Nui 
tro Consejo, mandaron dar traslado della a la pi 
te de la dicha Doña Maria de Guzman, e que pai 
tercero dia respondiese, la qual le fue notyficadi 
e por ambas partes fueron dichas e alegadas oti 
muchas razones cada una de ellas en guarda do 
derecho, hasta tanto qnel dicho pleito futí abido 



DEL ARCHIVO DB INDIAS 549 

<íoncluso; e por los del dicho Nuestro Consejo visto, 
recybieron a ambas dichas partes, e a cada una de- 
Has, aprueba su forma, con cierto término, dentro 
del qual fueron hechas sus probanzas e publicadas, 
o dicho de bien provado e otras muchas razones 
hasta tanto que por las del dicho Nuestro Consejo 
fue abido el dicho pleito por concluso: el qual por 
ellos visto, dieron e pronunciaron una sentencia de- 
finitiva del tenor siguiente: 

<En el pleito e cabsa que ante Nos pende, entre 
>partes; de la una, Doña Maria de Guzman, muger 
>que fué de Gil González Dávila, por si e como ma- 
>dre legítima, Tutora e Curadora de sus hijos e 
>hijas e del dicho Gil González, e de la otra parte 
>el Lycenciado Joan de Villalobos, Fiscal de Su 
>Magestad, Fallamos: que la dicha Doña Maria 
>probó su yntencion e demanda en lo que de yuso 
>sei:á contenido, e Damos e pronunciamos su yn- 
>tencion por bien probada. Por ende, que debemos 
>de mandar e mandamos a los ofj^ciales de Su Ma- 
>gestad que residen en Tierra-Firme, llamada Cas- 
Milla del Oro y que luego que con la carta ejecuto - 
>ria desta Nuestra Sentencia fuesen requeridos, 
>aberigüen e paguen a la' dicha Doña Maria e a sus 
>hijos o a quien su poder obiese, lo que se quedó 
>debiendo al dicho Gil González Dávila, de los 
>treinta mili maravedís que se le mandaron dar por 
>tomar las quentas a los ofyciales de Su Magestad 
>que fueron en la dicha Tierra, descontando los 



650 DOCUMENTOS INÉDITOS 

>quince mili maravedís que confiesa aber recybid» I 
»por lo susoJieho; e en qiianto a los quarenta milí , 
»maravec!Í3 de quytacion de Contino que pide de- , 
»ca(ia año, e de los ocho mili maravedís qne í 
»mesmo pide de cada mes por Capitán General de ¡ 
»la Armada que fué al descubrymiento de la Mar- J 
■»del Sur, Mandamos a los dichos ofyciaics que ave- ¡ 
•rigüen el tiempo que! dicho Gil González se ocup* i 
>en el dicho descubrymiento de la Mar del Sur^ f 
•dendel dia que ae hizo a la vela en estos Reyno» I 
»d6 Castilla, hasta que volvió del dicho descubrj- 
»miento la primera vez a la Isla Española: e asi 
>averiguado, paguen a la dicha Doña Maria & 
»a sus hijos, todo el dicho tiempo, los quaren- 
>ta mili maravedís de Contíno de cada año, e 
»lo3 ocho mili maravedís de Capitán de cada mes; 
•descontando noventa e seis mili maravedís, que 
^confiesa el dicho Gil González aber recybido de lo» 
>ofyc¡ales de la Casa de la Contratación de Sevilla, 
»e mas todo lo que paresciere, e se averiguare porJ 
>los libros de Andrés de Cerezeda, Contador que 
»fué de la dicha Armada, o en otra qualquíer ma— 
>nera, quel dicho Gil González recybió para sa 
>paga del dicho salario de Contino e del salario d» 
>Capitan. E Mandamos, que antes questo se execu- 
»te, se averigüe la cantidad de oro e otras 
>quet dicho Gil González tomó, de la parte que per-^ 
»tenecíó a Su Magostad de la dicha Armada dej 
>Sur; e todo lo que ansí se averiguare, descuentCtt 



DEL ARCHIVO DE. INDIAS 551 

>de lo que se montare en las dichas condenaciones e 
»averyguacion; e de lo que sobrare, de lo que a mí 
>tomó el dicho Gil González, condenamos en ello a 
»los hijos e herederos del dicho Gil González, para 
>que lo paguen a Su Magestad dentro dé seis meses 
»despues de la fecha de la dicha averyguacion. E 
>por questa Nuestra sentencia, juzgando ansi, lo 
>pronunciamos e mandamos, sin costas. — El Gon- 
»de Don Garcia Manrique. — El Doctor Beltran. — • 
>Lycenciado Xuarez de Carvajal, t— El Doctor 
>Bemal.> 

La qual fué notyflcada al dicho Nuestro Fiscal e 
a Sebastian Rodríguez como Procurador de la di- 
clia María de Guzman e de sus hijos, el qual pre- 
sentó ante los del dicho Nuestro Consejo una pe- 
tycion, en que dixo: quen todo lo quen la dicha 
sentencia era e podia ser en favor de los dichos sus 
partes, la consentia; pero quen quanto por ella 
mandaban que los dichos nuestros ofyciales de 
Tierra- Firme le pagasen lo que se les queda de- 
biendo de las quen tas que tomó sobre quince mili 
maravedis, e que lo de la quytacion dei Contino e 
salarío de Capitán , lo averigüen con el tiempo des- 
de quel dicho Gil González se partió de los Nues- 
tros Reynos de Castilla hasta que volvió la primera 
vez a la Isla Española , e que aquello se lo paga - 
sen; e que ansi mesmp, antes que esto se executare, 
averíguasen la cantidad de oro e otras cosas quel 
dicho Nuestro Fiscal dezia aber tomado el dicho 






5S3 DOCUUBNTOS INÉDITO» 

Gil González de Avila; e que aquello se descontase 
a los dichos sus partes de los dichos salarios, dixo: 
quera ninguno jnjusta e agraviada contra los di- 
chos sus partes, e se debía denmendar e revocar 
por todo lo que del proceso resultaba, e por ciertas 
razones que expresó en la dicha petycion; e que 
mandásemos pagar a los dichos sus partes los di- 
chos salarios desdel dia que partió destos Nuestros 
Reynos el dicho Gil González de Avila, hasta qua 
últimamente yolvió a ellos haziendo cierta e clara 
condenación; e que vosotros so lo diéredes e pag-á- 
redes todo, e no se remytiese cosa alguna a los ( 
chos Nuestros ofyciales de Tierra-Firme. E sobn 
todo, pydió serle fecho cumplymiento de justyci^J 
el qual, por otra peíycion que presentí"), dixo: qu« 
aquello que las partes contrarias se agraviaban, de- 
biaraos confirmarla dicha sentencia, que de 
va incorporada, e que lo demás lo debíamos i 
car por todas las cabsas e razones de nulidad i 
agravio, que del dicho proceso e sentencia se podiai 
colegir, e por las demás quespresó en sus petycift 
oes; a lo qual, por parte de la dicha Doña María ( 
Guzman, fue replicado, e por ambas partes dicho i 
su derecho, hasta tanto que concluyeron; e 
los del dicho Nuestro Consejo visto, las recybien 
a prueba en forma, con cierto termino, los q 
no fícieron probanza alguna, epor ellos visto, 
daron hazer pubiycacibn con que se recybieron I 
probanzas, hasta la vista e determynacion dee 



DEL ARCHIVO DE INDIAS 553 

pleito; en el qual, por ambas las dichas partes fue- 
ron dichas e alegadas otras muchas razones, cada 
una de ellas en guarda de su derecho, hasta tanto 
que fué abido el dicho pleito por concluso; e por 
los del dicho Nuestro Consejo visto, dieron e pro- 
nunciaron en él sentencia defynitiva en grado de 
revista, su tenor de la qual es este que se sigue: 
. <En el pleito e cabsa que ante Nos pende, en 
»grado de suplycacion, entre partes, de la una, 
»Doña Maria de Guzman, Muger que fué de Gil 
>Gonzalez Dávila, por sí e como Madre, Tutora e 
»Guradora de sus hijos e hijas e del dicho Gil Gon- 
>zalez, e de la otra parte el Lycenciado Villalobos, 
»Fiscal de Su Magestad, Fallamos: que la sentencia 
> defynitiva en esta cabsa dada e pronunciada por 
> algunos de Nos los del Consejo de las Indias de 
>Su Magestad, de que por ambas las dichas partes 
>fué para ante Nos supUcado, que fué e es buena, 
> 3 justa e derechamente dada e pronunciada; e sin 
> embargo de las razones a manera de agravios 

> contra ella dichas e alegadas, la debemos confir- 
>mar e confirmamos en grado de revista, con los 
>aditamentos e aclaraciones syguientes: Que debe- 
>mos de mandar e Mandamos, que los quinze mili 

> maravedís que se le qujedaron debiendo al dicho 
>Gil González, de los trey nta mili maravedís que se le 

> mandaron dar por un año, para el tomar de las 
>quentas a los ofyciales de Tierra-Firme llamada 

> Castilla del Ch^o^ les sean pagados en la dicha 



554 DOCUMENTOS INÉDITOS 

> Tierra-Firme^ e para ello se dé Cédula de Su Ma- 

> gestad; e en quanto a los quarenta mili mará ve- 
>dis que pide del salario de Gonlino, absolvemos e 
>dainos por libre e quilo al digno Fiscal: e en quan- 
>to a los ocho mili maravedis de salario de Gapi- 
>tan de cada mes, por el dicho Gil González e por 
»la dicha su muger e hijos pedidos, debemos de 
V mandar e Mandamos, que por el dicho salario que 
>ubo de aber de Capitán de la dicha Armada de la 

> Mar del Sur le sea pagado, desde treze dias del 
>mes de setiembre del año de mili e quynientos e 
>diez e nueve años que se ñzo a la vela en estos 
«Reinos, hasta en fin del año de veynte e tres, que 
>son quatro años e tres meses e diez e siete dias, a 

> razón de los dichos ocho mili maravedis cada mes, 
>que descontados noventa e seis \ mili maravedís, 
» que por este proceso parece aber rescibido de los 
>ofyciales de Su Mag estad que residen en la Gasa 
>íle la Contratación de las Indias ^ montan tres- 

> cientos e diez e seis mili e quatrocientos e cin- 
>quenta maravedis; los quales, atento a que por 
»la provysion de Su Magestad en este proceso pre- 
> sentada, se manda que se paguen en la dica Gasa 
»de la Contratación de Sevilla, mandamos que le 
»sean pagados por los ofyciales de la dicha Gasa 
>en esta manera: la tercia parte de los dichos tres- 
>zientos e diez e seis mili e quatrocientos e ciu- 
> cuenta maravedís en fin deste presente año de 
>quinientos e treinta e cinco, e la otra tercia parte 



DEL ARCHIVO OB INDIAS 555 

>en fin del año de treinta e seis, e la otra tercia parte 
> en fin del año de treinta e siete siguientes, con 
>que ante todas cos^s la dicha Doña Maria e sus 

> hijos den fianzas legas, llanas e abonadas, que si pa- 
»reciere el dicho Gil Gk)nzalez aber recibido de los 
>dichos ofyciales o de los ofycialps de la dicha Ar- 
»aiada de la Mar del Sur, alguna cantidad de mara- 

> vedis para el dicho su salario, los volvieran e paga- 
>ran dentro de diez dias que les fuere mandado; e que 
>ansi mésmo se obliguen, que si pareciere quel dicho 
>Gil González ubo de los dichos ofyciales de la dicha 
>Armada, o retuvo en si algunos pesos de oro o 

> otras cosas a Su Magostad pertenecientes, estarán 
>a derecho e pagarán lo que fuere juzgado e senten- 
> ciado en este Consejo hasta en la cantidad que por 
»esta sentencia se les manda pagar. — E por esta 
>nüestra Sentencia juzgando, asi lo pronunciamos 
>e Mandamos en grado de revista, e sin costas. — El 

> conde don Garcia Manrrique. — ^El Doctor Beltran. 
>Lycenciado Xuarez de Carvajal. — El Doctor 
»Bemal.> 

E agora la dicha Doña Maria de Guzman me 
suplicó, que porque ella no hallaba en esta corte 
fianzas que se pudiesen obligar como parte prynci- 
pal, tuviese por bien de mandar que se recibiesen 
en la Cibdad de Avila, e quel término a que se obli- 
gasen fuese por seis años e . no más, e que fecho 
esto, vos mandase que le acudiósedes con los tres- 
cientos e diez e seis mili e quatrocientos e cin- 



\ 



556 DOCUMENTOS INÉDITOS 

quenta maravedís, que por las dichas sentencias 
están mandados librar en vosotros, o como la Mí 
merced fuese. Por ende Yo vos mando, que recy- 
biendo ante todas cosas en vuestro poder tres tes- 
tymonios de ciertas fianzas e oblygacion, que por 
los del dicho Nuestro Consejo de las Indias fueron 
mandadas dar en la Gíbdad de Avila, que con la 
presente vos mando embiar firmadas de Joan de 
Samano, Nuestro secretario, los traslados de las 
quales quedan en poder del dicho Joan de Samano, 
Nuestro secretario, deis e paguéis a la dicha Dofia 
Maria de Guzman o a quien su poder ubiere, los 
dichos trescientos e diez e seis mili e cuatrocientos 
e cinquenta mili maravedís, en esta manera: la ter- 
cia parte dellos en fin deste presente año de quy- 
nientos treinta e cinco, e la otra tercia parte en fin 
del año de quynientos e treii^a y seis, e la otra 
tercia parte en fin del año de quynientos e treinta e 
siete syguientes, e tomad su carta de pago o de 
quien el dicho su poder ubiere; con la qual e con 
esta Mando, que vos sean recibidos e pasados en 
quenta los dichos trescientos e diez e seis mili e 
quatrocicntos e cincuenta maravedís, e pondréis los 
dichos testimonios en el arca de las tres llaves con 
las otras escripturas desa casa; e non fagades 
ende al. — ^Fecha en Madrid a tres dias del mes de 
Agosto de mili e quynientos e treinta e cinco años, 
— Yo la Reyna. — Refrendada' de Samano e seña* 
lada del Conde, e Xuarez e Bemal. 



^N 



índice 



DE L06 SOCUHEirrOS COFTEirCSOS EV ESTE TOMO 



Páginas. 

Carta del Presidente e Oydores del Abdyencia de 
México, al Consejo de Indias. — Diciembre 21 
de 1529 1 

Carta de excomunión del Obispo Zumarraga, 
contra los Oydores del Abdyencia de México. — 
México.— Mñizo 6 1530 3 

Pregón que mandaron publicar por las calles de 
México los Lycenciados Matienzo e Diego Del- 
gadillo, pydiendo la absolución de la excomu- 
nión en quellos e el pueblo estaban, por aber 
sacado'del corral de San Francisco al reo Chns- 
tobal de Ángulo. Se insertan también la res- 
puesta de dicho pregón, dada por el Obispo 
Fray Xoan de Zumarraga, e varios documen- 
tos sobre el mesmo asunto. — México. — Abril 1.° 
de 1530 8 

Carta a Su Magestad dirixida por los Oydores 
del Abdyencia de México sobre los motivos de 
la excomunión del Obispo Zumarraga. — Mexi- 
üo.— Mayo 30 de 1530 31 

Carta del Abdyencia de México a Su Magestad 
sobre varios asuntos de Gobierno. — Temyx- 
titán.— Agosto 14 de 1531 40 

TOMO XLI 36 



i 



Páginas. 

Traslado de Real Cédala a Xptobal de Pedraza 
sobre la excx)muiiion de que abia seydo objeto. 

—Madrid.— Julio 6 de 1533 139 

Traslado á los Ofyciales de la Contratación de las 
Indias, de Sevilla, sobre cierto pleito acerca de 
un indio llamado Diego, de Nueva-España, so- 
bre malos tratamientos. — Dueñas. — Setiembre 

26 de 1634 140 

Carta a Su Magestad por los vecinos de Tlatdulco 

(Santiago de).— J&rw».— Febrero l.o de 1537. 142 
Carta á Su Magestad de los rreligiosos Agustinos 
de Nueva'España, dándole cuenta de una cofra- 
día que fundaban e de los estatutos e reglas 

della. — México. — Diciembre 15 de 1537 145 

Relación del Virrey de Nueva-España, Don Anto- 
nio de Mendoza^ sobre los servycios personales 
que facian los yndios en aquellas provyn- 

cias-— 1537 149 

Carta a Su Magestad del Obispo de México Fray 
Xoan de Zumarraga. — México. — Abril 17 de 

1540 161 

Real Cédula dirigida al Obispo de México Don 
Fray Xoan de Zumarraga, sobre la fundación 
del hospital Real de las Bubas en aquella Cib- 

dad.— -afadrid.— Noviembre 29 de 1540 185 

Probanza de los buenos servycios e íydelidad con 
que syrvió en la conquista de Nueoa-España la 
famosa Doña Marina, india, casada con Xoan 
Xaramillo después de la dicha conquista.-^ 
México.— UAyo 16 de 1642 á Xunio de 1552. . 188 
Carta del Obispo de México Zumarraga a Fray 
Bartolomé de las Casas fecha a 2 de Junio de 

1548 278 

Carta del Cabildo Catedral de México á Sa Ma- 



Páginas 

gestad, dando cuenta de la muerte del dicho 
Obispo (Don Fray Juan de Zumarraga). — 20 
de Junio de 1548. 281 

Carta a Su Magestad de Rodrigo de Granada, 
Rexidor de la Provyncia de Santa Marta^ que- 
x^ndose de Rodrigo Alvarez Palomino e de 
Pedro de Badillo, Gobernadores que dice quy- 
sieron nombrarse en aquella Provyncia, por 
insultos, vexaciones e muertes que se fyscie- 
ron. — Santo Domingo. — Xulio 15 de 1529 284 

Carta a Su Magestad de Xácome Castellón, por 
la que pide armas e munyciones para la Forta- 
leza questaba a su cargo, con otras cosas rela- 
tivas a aquella tierra de Cumaná. — Santo Do- 
mingo. Octubre 30 de 1529 289 

Carta e relación de García de Lerma, Goberna- 
dor de Santa Marta, al Obispo de Santo Domin- 
go, sobre las cosas de aquella Tierra. — Santa 
Jlíarfti.— Enero 16 de 1530 293 

Carta de los Ofyciales reales de Venemda a Su 
Magestad, sobrel estado de aquella Tierra e el 
precio de los mantenymientos e mercaderías en 
el pais.— Cloro.— Xulio 30 de 1530 315 

Carta de García de Lerma, Gobernador de Santa 
Marta, á Su Magestad, partycipándole la que- 
ma e destrucción de toda la Gibdad. — Santa 
JMarfti.— Abril 19 de 1531 329 

Carta de Xácome de Castellón a Su Magestad, 
refyriendo algunos sucesos de la expedycion 
de Diego Dordaz. — Santo Domingo. — Mayo 16 
de 1532 338 

Real Cédula a los Ofyciales de la Contratación 
de Sevilla sobre reclamación fecha por Christo- 
bal Rayser, alemán, por parte de Sebastian 



Páginas. 

Neychert, respecto del asiento tomado por Su 
Magestad con el último, e pago de los cuaren- 
ta mili ducados que se le debian de ciertas 
xoyas. — Madrid. — Enero 22 de 1535 342 

Real Cédula sobre asiento e capitulación que se 
tomó con Enrique Inguer e Gerónimo Sailer, 
alemanes, sobre la población e conquista de 
ciertas tierras en la Costa de Tierra Firme. — 
Jlfadriá.— Agosto 7 de 1535 344 

Carta de Gerónimo Lebrón, Gobernador de iSon- 
ta Marta^ a la Abáyencia áñ Santo Domingo^ dan- 
do cuenta de su llegada e viaje. — Santa Mear- 
ía.— U^jo 9 de 1537 347 

Carta del Lycenciado Xoan de Vadillo a Su Ma- 
gestad, dándole cuenta de su vysita a la Go- 
bernación de Cartagena, — Cartagena. — Febre- 
ro 11 de 1537 356 

Otra carta del mismo sobre el mismo asunto. — 
Cairtosfeíaa.— Octubre 13 de 1537 393 

Otra Ídem del mismo sobre el mismo asunto. — 
dirtoflrewa.— Octubre 15 de 1537 397 

Carta del Cabildo de Santa Marta a Su Magestad, 
dándole cuenta de la llegada e muerte del 
Adelantado Don Pedro Fernandez de Lugo.— 
Santa JUarto.— Noviembre 20 de 1537 . *. 421 

Carta a Su Magestad de Fray Xoan de los Ba- 
rrios, Obispo de Santa Marta^ en que refiere las 
curiosas aventuras que le acaecieron en sa 
viaxe e la llegada, a su Diócesis. — Tamalame' 
Ijue, — Abril 15 de 1553 428 

Relación de Fray Gerónimo Descebar, de la Or- 
den de San Agustín, sobre carácter e costum- 
bres de los yndios de la Provyncia de Popayan. 
—Sin fecha. 458 



Páginas. 

Real provysion dyrigida a Doña Isabel de Boba- 
dilla, -viada de Pedrerías Dávila, sobre compra 
que le fizo la Reyna, de dos perlas, en nove- 
cientos mil maravedises.*— üfeáína del Campo. 
— Henero 14 de 1532 493 

Real provysion para lo^i Señores del Consejo de 
Indias, participándoles la compra fecha por Su 
Magestad, a la viuda de Pedrárias Dávila, de 
dos perlas.— Jfedíwa del Campo. — Henero 19 
de 1532 ^ 495 

Escritura de Doña Isabel de Bobadilla^ viuda de 
Pedrárias Dávila, sobre los bienes que le dexó 
su marido. — Medina del Campo. — Mayo 10 de 
1532 497 

Carta de Francisco de Barrionuevo, Gobernador 
de Panamá, á Su Magestad, describiendo el es- 
tado de aquella Provyncia, con las noticias de 
los alborotos del Perú. — Panamá. — Diciembre 
23 de 1533 5Ü1 

Carta del Adelantado Pedro de Alvarado dando 
cuenta de la muerte de Pedrárias Dávila e re- 
firiendo su espedicion de Nicaragua al Perú, — 
Puerto- Viexo. — Marzo 10 de 1634 513 

Real Cédula a los Oiyciales que residen en la Casa 

■ 

de la Contratación de Sevilla, para que paguen 
a la hija de Diego de Alvitez, difunto, la canti- 
dad de diez mili maravedis, de que Su Mages- 
tad le face merced para aUijMíntos — Toledo. — 
Marzo 13 de 1534 T. 519 

Título de Capitán General e Gobernador de Ni- 
caragua, a favor de Rodrigo de Contreras, yer- 
no de Pedrárias Dávila. — Toledo. — Mayo 4 de 
1534 521 

Traslado a los Ofyciales de la Contratación de 



Páginas 

Sevilla para que ayuden e favorezcan a Rodrigo 
de Conireras, encargado por Su Magestad do 
la Gobernación de Nicaragua, por fallecimiento 
de Pedrárias Dávila, su suegro. — 2)t4e^/f.— Se- 
tiembre 12 de 1534 528 

Carta al Comendador mayor de Lean, del Consexo 
de Indias. — Madrid, — Diciembre 7 de 1534 . . . 530 

Carta a Su Magestad, de Fray Tomás de Berlan- 
ga, Obispo de Panamá^ descrybiendo aquella 
Tierra e quejándose de los frayles que van allí, 
sin lycencia. — Panamá. — Hebrero 22 de 1535.. 532 

Otra a idem de idem, describiendo su viaje desde 
Panamá á Puerto- ViejOy e los trabajos que pade- 
ció en la navegación. — Puerto- Viejo. — Abril 26 
de 1535 538 



í 

JÜ 



PUNTOS 



ES QUE TAMBIÉN SE ADMITEN SUSCRICIONES A ESTA PÜBLIGACIOF. 



MADRID. 

Librerías de los Sres. BayiH-BayUierey plaza del Príncipe 
Alfonso; Féj Carrera de San Jerónimo; Love^^ calle del Car- 
men; Cuesta^ calle de Carretas; Hijos de Kscribano, calle del 
Príncipe, núm. 23; MuriHo, calle de Alcalá, núm. 7; Sanche^^ 
calle de Carretas, núm. 21. 

PROVINCIAS. 



Alicante: D. J. Marcili Oliven. 
Almería: Mariano Robles, 
Barcelona: Eudaldo Puig. 
Burgos: Santiago R. Alonso. 
Bilbao: Sr. Delmas, h.° mayor. 
Cddij: D. Francisco Barquin. 
Córdoba: M. García Lovcra. 
Tenerife: Salvador Mágica. 
Cartagena: B. Moreno García. 
Coruna: José Lago. 
Ferrol: Nicasio Taxonera. 
Granada: P. Ventura Sabatel. 
Gerona: Aniceto Palahí. 
Guadalajara: R. Bartolo.mé. 
Jaén: Sres. Rubio y C* 
Jere^ de la F.": ü. Josj Bueno. 
León: Francisco Miñón. 
Lérida: Sres. Sol é hijo. 
Lorca: D. J Cabrera Cano. 
Logroño: P. Brieva. 

ULTRAMAR. 

h!ñ Je Culuí: Marcus Pujol, Cárdc- 
nas, núm. ó. 

Puerto-Rico: Sres. Muñoz y 
Rivera. 

Manila: D. Bonifacio Caba- 
nas, Magallanes, 27. 



Málaga: D. Francisco Moya. 
A/i/rna.* Rafael A! mazan. 
Oviedo: Juan Martínez. 
Orense: R. Ramón Pérez. 
Mallorca: F. Puigrredon. 
Falencia: J. Alonso Rodríguez 
Pamplona: Regino Bescansa. 
Pontevedra: V. Piqué. 
Rondit: J More ti é hijos. 
Salamanca: Vicente Oliva. 
San Sebastian: P. Tora. 
Santander: M. M. Ramón. 
Santiago: B. Escribano. 
Sevilla: Sres. Hijos de Fé. 
Tarragona: D. J. Bta. Roura. 
To/eio.* Alejandro Villaioro. 
Valencia: Pascual Aguilar. 
Va I lado lid: Juan Nuevo. 
Vitoria: Berna rdi no Robles. 
Zaragoza: José Méndez. 

AMÉRICA. 

BuenoS' Aires: 

Montevideo : 

San José de Costa-Rica: Don 

Luis Bengoechea. 
Venezuela (Caracas): 



EXTRANJERO. 



Landres: Mrs. August Siegle 
English et Foreing Bookse- 
ller 110 Leadeanhall Street' 
E. C. 

París: Mr. Brachet, 8, Rué de 
la Abbavc. 



París: Mr. E. Denné Schmiu, 
Librería española, i5, Rué 
Monsigni. 

Berlín: Mrs. Ascher y C* 

Bruselas: Mr. Mayóles. 

Lisboa: Sr. Silva Júnior. 



/ 



COLECCIÓN 



JOCUMENTOS INÉDITOS 



u. NsoiUMuixiTti, mmn v mminn 




DB AM 



Y OGICANU 



ucáM « m iimín Kt nM 

" — Y ItVr KSl'KdUI.HKKTIt PKI. I»K |KI>IA, 
QjBtjieKn timen i« aw»n>«i« 




MADRtn 

A Ul- HA_'/ULí. Í3. (IBUHAfíI/M * 



COLECCIÓN 

DOCUMENTOS INÉDITOS 

RELATIVOS 

U DESCUBRIIIIEVrC. COVOUISTA V BHGlVIZACIin; 

AKTIGL'AS POSESIONES EBPAflOLAR 

DE AM IRRIGA Y OGEANIA 

SAUOOS DE LOS «ICHIVDS DEL REIND 
Y HUr E:3Pt:C[ALMENTE DEL DE INDIA». 

Compeieiitemenit autorizada 




liil 



MADRID 

lUPRBNTA DB MANUEL O. HERNÁNDEZ 

Libertad. I6 duplioito, b«jo 

1884 



1 ■ 



X 



A 



Real Cédula á los Ofyciaíes de Tierra-Firme so- 
brel pleito entre Doña María de Guarnan, 
viuda de Gil Gon^alex Dávila e el Fiscal 
de Su Magestad, sobrel salario que se le man- 
dó dar á su marido como Capitán de la Ar- 
mada que mandó fa^er Su Magestad para el 
descubrimiento de la Mar del Sur. 

Madrid. — Aüosto 3 de 1535 (1). 



La Rey na. 

NUESTROS Ofvciales de Tierra-Firme llama- 
da Castilla del Oro. Sabed que ante Nos, 
en el Nuestro Gonsexo de las Indias, se a 
tratado cierto pleito entre partes; de la una, Doña 
. María de Giizman, muger que fué de Gil González 

■L U) Archivo DE Indias.— In.lif.gral.—Reg. gral. de Raa- 
•N Ordenes.- Est. 148.— Caj. 2."— Leg. 1."— Lib. 3." 

1 



6 DOCUMENTOS INÉDITOS 

Dávila, por si e como Madre, Tutora e Curadora 
de sus fixos e fixas e del dicho Gil González Dávi- 
la, e de la otra el Lycenciado Xoan de Villalobos^ 
Nuestro Fiscal, sobre salario que al dicho Gil Gon- 
zález Dávila se lo mandó dar por Nuestro Capi- 
tán de cierta armada que mandamos fazer para el 
descubrymiento de la Mar del Sur, e sobre qua- 
renta ducados que dixo que ge le debían del tiem- 
po que se ocupó por Nuestro mandado, en tomaros 
vuestras quentas, e sobre las otras cabsas e razo- 
nes en el proceso del dicho pleito contenidas; en el 
([ual por los del Nuestro Consexo fueron dadas sen- 
tencias en vista e grado de revista, su tenor de las 
quales son estas que se siguen: 

<En el pleito e cabsa que ante Nos pende, entre 
> partes; de la una, Doña María de Giizman, muger 
>que fué de Gil González Dávila, por sí e como 
>Madre legítima, Tutora e Curadora de sus fixos e 
> fixas e del dicho Gil González Dávila; e de la 
»otra parte el Lycenciado Xoan de Villalobos, Pis- 
>cal de Su Magestad, Fallamos: Que la dicha Doña 
>María, probó su yntencion e demanda en lo que 
>de yuso será contenido, e damos e pronunciamos 
>su yntencion por bien probada. Por ende, que de- 
»bemos de mandar e Mandamos a los Ofyciales de 
>Su Magestad que residen en Tierra^Firme Ha- 
>mada Castilla del Oro, que luego que con la carta 
>executoria desta Nuestra Sentencia fueren rreque- 
>ridos, averigüen e paguen a la dicha Doña María 



DEL ARCHIVO DE INDIAS i 

>e a sus fixos o a quien su poder obiere, lo que se 
»quedó debiendo al dicho Gil González Dávila, 
*de los treinta mili maravedís que ge le mandaron 
*dar por tomar las quentas a los Ofyciales de Su 
•Magestad que fueron en la dicha Tierra, descon- 
fiando los quince mili maravedís que confiesa aber 
^recibido por lo susodicho; e en quanto a los qua- 
*renta mili maravedís de quytacion de Gontino que 
*pide de cada año e de los ocho mili maravedís que 
»ans¡ mesmo pide de cada mes por Capitán general 
»de la Armada que fué al descubrymíento de la 
»Mar del Sur, Mandamos a los dichos Ofyciales 
»que averigüen el tiempo quel dicho Gil González 
»se ocupó en el dicho descubrymíento de la Mar 
»del Sur dendel día que se fizo a la vela en estos 
>Reynos de Castilla^ fasta que volvió al dicho des- 
»cubrymiento la primera vez á la Isla Española^ e 
»asi averiguado, paguen a la dicha Doña María e 
*sus fixos todo el dicho tiempo, los quarenta mili 
» maravedís de Gontino de cada año, e los ocho mili 
•maravedís de Capitán de cada mes, descontando 
♦noventa e seis maravedís que confiesa el dicho Gil 
•González aber recybido de los Ofyciales déla Casa 
•de la Contratación de Sevilla e mas, todo lo que 
•paresciere e se averiguare por los libros de Andrés 
•de Gerezeda, Contador que fue de la dicha Arma- 
•da, o en otra qualquíer manera quel dicho Gil 
•González recybió para en pago del dicho salario 
•de Gontino e de salario de Capitán; e Mandamos 



i 



8 ÜOCI'MENTOS INÉDITOS 

>que antes questo se exocute, se averigüe la canti- 
>dad de oro e otras cosas quel dicho Gil González 
>tomó de la parte que perteneció -a Su Magestad de 
»la dicha Armada del Sur, e todo lo que ansí se 
> averiguare descuenten de lo que se montare en las 
>dichas condenaciones e averyguaciones; e lo que 
>sobrare de lo que ansi tomó el dicho Gil González, 
>condenamos en ello a los fixos e herederos del di- 
>cho Gil González, para que lo pague á Su Mages- 
>tad dentro de seis meses después de fecha la di- 
>cha averyguacion. E por esta Nuestra Sentencia 
» juzgando ansi, lo pronunciamos e Mandamos sin 
>costas. — El Conde Don García Manrrique. — ^El 
» Doctor Beltran. — Lycenciat* Xuarez de Garba- 
»xal. — El Doctor Bernal.> 

<En el pleito e cabsa que ante Nos pende en 
í^grado de suplycacion entre partes; de la una Doña 
>María de Guzman, muger que fué de Gil Gonza- 
>lez Dávila por si e como Madre e Tutora e Cu- 
>radora de sus fixos e fixas e del dicho Gil Gonza- 
>lez, e de la otra parte el Lycenciado Villalobos, 
>Fiscal de Su Magestad, Fallamos: Que de la sen- 
>tencia defynitiva en esta cabsa dada e pronuncia- 
»da por algunos de Nos los del Gonsexo de las /n- 
>dms de Su Magestad de que por ambas las dichas 
>partes fué para ante Nos suplicado que fué e es 
»buena e xusta e derechamente dada e pronun- 
)»ciada sin embargo de las raciones e manera de 
>agravios contra ella dichas e alegadas, la debe- 



DEL ARCHIVO OB INDTAS 9 

>mos de confirmar e confirmamos en grado de re- 
>yista9 con los aditamentos e aclaraciones syífuion- 
>t^s; que debemos de mandar e Mandamos que los 
>quince mili maravedís que ge le quedaron debien- 
>do al dicho Gil González de los trevnta mili ma- 
>ravedis que se le mandaron dar por un año para 
>el tomar de las quentas a los Ofyciales de Tierra- 
>Firme^ llamada Castilla del OrOy les sean paga- 
>dos en la dicha Tierra-Firme, e para ello ge de 
>cédula de Su Mairestad; e en quanto a los qua- 
>renta mili maravedís que pide del salario de Gon- 
>tino, absolvemos e damos por libre e quito al di- 
>cho Fiscal; e en quanto a los ocho mili marave- 
»dis de salario de Capitán de cada mes por el dicho 
>Gil González e por la dicha su mujer e fixos pedi- 
»dos, debemos de mandar e Mandamos que por el 
>dicho salario que obo de aber de Capitán de la di- 
»cha Armada de la Mar del Sur, le sea pagada des- 
>de treze dias del mes de setiembre del año de mili 
>e quynientos e diez y nueve años que se fizo á la 
>vela en estos Reynos, fasta en fin del año de vein- 
>te e tres, que son quatro años e tres meses e diez e 
»siete dias, a razón de los dichos ocho mili mara- 
»vedís cada mes, que descontados noventa e seis 
>mill maravedís que por este proceso parece aber 
»recybido de los Ofyciales de Su Magostad que re- 
>8iden en la Casa de la Contratación de las Indias^ 
»montan trescientos e diez e seis mili e quatrocien- 
>tos e cinquenta maravedís, los quales atento áque 



k 



10 DüüUMtíNTOS INÉDITOS 

•por la provysion de Su Maí^'ostad en este proceso 
apresen tada, se manda que se paguen en la dicha 
»Casa de la Contratación de Sevilla^ Mandamos que 
»le sean pagados por los Oíyciales de la dicha 
>Gasa en esta manera; la tercia parte de las di- 
»clios trescientos e di»^z e seis mili e quatrocientos 
)>e cinquenta maravedís en fin deste presente año 
>de quynientos e treinta e cinco, e la otra tercia 
>^parte en fin del año de treinta e seis, e la otra 
>tercia parte en fin del año de treynta e siete sj'- 
»gniontes, conque ante todas cosas la dicha Doña 
)>María o sus fixos den fianzas legas, llanas e aho- 
rnadas que si pareciere el dicho Gil González aber 
rrecybido de los dichos Oíyciales o de los Ofyciales 
>de la dicha Armada de la Mar del Sur, alguna can- 
rtidad de maravedís para el dicho su salario, los 
»volver¿in e pagarán dentro de diez dias que les fue- 
>re mandado; e que ansi mesmo se obliguen que si 
>pareciere quel dicho Gil González obo de los Ji- 
nchos OlVcialos de la dicha Armada o retuvo en si 
^algunos pesos de oro o otras cosas a Su Mages - 
>tad pertenecientes, estarán a derecho e pagarán lo 
>que í'uese xuzgado e sentenciado en este Consexo 
»tasta en la cantidad que por esta sentencia se les 
^manda pagar. — E por esta Nuestra Sentencia 
>xuzgando así lo pronunciamos e mandamos en 
♦grado de revista, sin costas. — El Conde Don Gar- 
»cia Manrrique. — El Doctor Beltran. — Lycenciat, 
>Xuarez de Carbaxal. — El Doctor Bernal.» 



DEL ARCHIVO DE INDIAS 11 

E agora la dicha Doña María de Guzman Me su- 
plicó conformes a las dichas sentencias, vos mandase 
que le pagáredes los dichos quarenta ducados que 
por ellas ge les mandaba pagar o como la Mi mer- 
ced fuese- Por ende, Yo vos Mando que conforme a 
las dichas sentencias que de suso van encorporadas, 
de qualesquier maravedis e oro de cargo de vos el 
Nuestro Tesorero, deis e paguéis a la dicha Doña 
María de Guzman por si e como Madre, Tutora e 
Curadora de sus fixos e fixas e del dicho Gil Gon- 
zález Dávila o de quien su poder obiere, los di- 
chos quarenta ducados que montan quince mili 
maravedis; e tomad su carta de pago o de quien el 
dicho su poder obiere, con la qual e con esta, Man- 
do que vos sean rescebidos e pasados en quonta los 
dichos quince mili maravedis. E non fagades en 
deal. — Fecha en Madrid a tres dias del mes de 
Agosto de mili e quynientos e treinta e cinco años. 
— YO LA REINA. — Refrendada de Samano e seña- 
lada del Conde e Xuarez e Bernal. 



I 



Real Cédula a los Ofyciales de la Contratación 
de Sevilla, sobre las cuestiones e muertes abi^ 
das entre los que iban con la gente de Felipe 
Gutierreí para yr a la conquista de la Provyn-^ 
cia de Vera orna. 



Madrid.— Agosto 17 de 1535 (1). 



Im Reina. 

N'^ UESTROS Ofyciales que resydís en la Gíbdad 
de Sevilla en la Gasa de la Contratación de 
las Indias. Yo he seydo yn formada ques- 
tando ciertos navios donde yba la gente que Felipe 
Gutiérrez, Governador de la Provyncia de Veragua 
llevaba para la conquista de la dicha Provyncia en 
el puerto de Sanlucar de Barrameda^ después dem- 
barcada toda la dicha gente e puesta de punto para 
seguir su viaxe, obo entrellos ciertas questiones e 
rruidos e murieron algunas personas, 4^s cuerpos 
de los quales diz que se an fallado en láj^laya de 

•Ir 

N 

(1) Archivo de Indias.— Indif. gral.—Reg. gral. de^®*~ 
es Ordenes.— Bst. 148.— Caj. 2.**— Leg. 1.".— Lib. 3.** - 









DEL ARCHIVO DE INDIAS 13 

dicho puerto e otros muchos dellos fueron heridos. 
E porquesto es cosa digna de mucha pugny- 
cion e castigo, Yo vos Mando que luego questa re- 
cybais, vos ynformeis e sepáis cómo e de que ma- 
nera lo susodicho a pasado e pasa, e quien e qua- 
les personas lo fycieron e acometieron; e alas per- 
sonas quen ello falláredes culpados, prendedles los 
cuerpos; e presos asi contra ellos como contra los 
absentes culpados que no pudiéredes aber para les 
prender e contra sus bienes, proceded como fallar- 
des por xustycia; que para ello si necesario es, vos 
doy poder cumplido; e embyareis ante Nos al Nues- 
tro Consexo de las Indias relación do lo quen ello 
íyziéredes. — Fecha en Madrid a diez e siete dias 
del mes de Agosto de mili e quyn lentos e treinta e 
cinco años.— YO LA REYNA.— Refrendada de Sa- 
mano. — Señalada del Contador Don García Manrri- 
que, Beltran e Velazquez. 



Real Cédula a Rodrigo de Con tr eras, Goberna- 
dor de la Provincia de Nicaragua, sobre lo ma'- 
ni/estado por este respecto de su llegada a di- 
cha Gobernación e resydencia que abia toma- 
do el Lycenciado Castañeda; repartimiento que 
abia fecho por muerte de Pedrerías Ddvila e 
estado de aquella tierra. 

Valladoldo. — Febrero 17 db 1537 (1). 



El Rey. 

RODRIGO de Gontreras, Nuestro Gobernador 
de la Provyncía de Nicaragua. Vi vuestra 
letra de seis de Xulio del año de mili quy- 
nientos treinta e seis, e he olgado mucho de vuestra 
llegada a esa tierra en salvamento, porque tene- 
mos por cierto que las cosas del servycio de Dios 
Nuestro Señor, serán bien miradas e tratadas, e 
con esta conñanza os mandé encargar la de Gk)ber« 
nación desa Provyncía; e así os encargo e mando 



(1) Archivo de Indias.— Audiencia de Guatemala.— Ni- 
caragua.— Reales Ordenes etc.— Tom. Vi—- Bst. 100.— Caj.K* 



DEL ARCHIVO DE INDIAS 15 

T^engais mucho cuidado dellas e del buen tratamien- 
de los naturales desa dicha Provyncia, e su yns- 
rucion en las cosas de Nuestra Santa Fé Gathólica 
población della, e se me avisar siempre de lo que 
3onverná proveerle para los dichos efectos, quen 
lio me servyreis. 

Dezis que abéis tomado la resydencia al Lycen- 
iado Castañeda, Teniente de Nuestro Gobernador 
fué desa dicha Provyncia, en su reveldia; e 
porque della resultaron cosa que convino dar 
artas de xustycia para que volviese a esa dicha 
rov3'ncia a satisfazer los querellosos e a dar quon- 
del cargo de Nuestro Gonthador desa dicha Pro- 
"%/yncia, las distes; e porquel Presidente e Oy dores 
<3e la Isla Española me an escrito que porque to- 
^%^ieron nueva de lo susodicho e quera llegado al 
puerto de la Yaguana de la dicha Ysla embiaron 
■«an executor a le prender para os lembiar asi, avi- 
fiarme eys de lo quen ello fyzieren. 

Dezis que porque hallaistes la tierra perdida a 
^^bsa de los pocos españoles que ay en ella e que 
^os repartymientos de yndios que abian vacado des- 
pués que Pedrárias Dávila, Nuestro Gobernador 
^esa dicha Provyncia falleció, los abia encomenda- 
do el dicho Lycenciado Castañeda a algunas perso- 
gas dando a cada uno tres e quatro repartymientos, 
^{Qitastes los que dellos os pareció questaban dados 
demasiados, e les dexastes los que os pareció que 
les vastaba para su sustentación segund la calidad 



L 



16 DOCUMENTOS INÉDITOS 

de SUS personas, e distes los que asi quitastes a 
conquistadores e a vezinos, embiarnos eys relación 
de los repartymientos que quitastes e en quantos 
los partistes e de la cantidad que a cada uno se dio 
e a que personas e de que calidad son las dichas 
personas, e si están todos contentos o ay algunos 
questen dello agraviados; e esto muy verdadera e 
particularmente. 

Asi mesmo dezís quen esa Provyncia ay una la- 
guna grande en quentran muchos rrios e desagua- 
deros por un rrio que vá a la Mar del Sorte que 
se podría navegar con navios pequeños, e que si 
La Especyeria se descubriese por allí, se podría 
contratar; e que abéis procurado de lo descubrír e 
pacyfícar e poblar, e para ello abéis embiado un 
Capitán con gente, e quen sabiendo dellos nos Ta- 
réis rrelacion; así lo fazed. 

Desplazido me á la muerte de Diego Alvarez 
Osorio e Obispo desa Provyncia, por ser tan buena 
persona, zelosa del servycio de Nuestro Señor e 
Nuestro; acá se terna cuidado de presentar a esta 
Prelacia persona qual convenga; a vos os tengo en 
servycio el aviso que me decís de la calidad que os 
parece que debe tener. — De VaUadolid a diez e 
siete de Ilebreros de mili e quynientos e treinta e 
siete años.— YO EL REY.— Refrendada de Sa- 
mano e señalada del Doctor Beltran e Bernal e V^ 
lazquez. 



Real Cédula a los Of y dales Reales de Nicaragua 
para que sexima de pagar derechos dealmoxa- 
rifadgo a Rodrigo de ContreraSy por efectos 
queran para servycio suyOy de su muger e casa. 

Vallid. — Setiembre 18 de 1538 (1). 

« 

El Rey. 

N^ UESTROs Ofyciales de la Provyncia de Ni- 
caragua. — Hernando de Calderón en nom- 
bre de Rodrigo de Gontreras, Nuestro Go- 
bernador desa tierra, me a fecho rrelacion quel 
Nuestro Gobernador a embiado a estos Reynos por 
ciertas cosas para servycio de su persona, e muger 
casa, e Me suplicó vos mandase que no le llevare- 
des derechos de almoxarifadgo dello, o como la Mi 
merced fuese; e Yo tóbelo por bien. Por ende, Yo 
vos Mando que de todo lo que lleva redes al dicho 
Rodrigo de Gontreras para el dicho servycio de su 
persona, muger e casa, fasta en cantidad de quy- 



' (1) Archivo de Indias.— Audiencia de Guatemala. -Ni- 
caragua.— Reales Ordenes.— Tom. •/».— Est. 100.— Caj. 1.** 

Tomo xlii 2 



18 DOCUMENTOS INÉDITOS 

nientos pesos de valor, no le pydais ni llevéis de- 
rechos de almoxarifadgo, por quanto de quarenta e 
cinco pesos quello monta, Yo le fago merced, 
con tanto que lo que ansí llevare e parte dello no lo 
venda, e que si lo vendiere o parte dello, que de 
todo enteramente Nos pague los dichos derechos . 
E Mandamos a los Nuestros Ofvciales de las Ys- 
las Españolas^ Sa?i Xoariy Cuba e provyncias de 
Tierra- Firyyie e IligueraSy e de las otras Yslas e 
provyncias de las dichas Nuestras hidias^ que aun- 
que la persona que llevare las dichas cosas desem- 
barque todas e parte dellas no las vendiendo e tor- 
nándolas a embarcar, no le pidan ni lleven los di- 
chos derechos; pero si vendiere alguna cosa o parte 
dello o lo trocare, an de cobrar enteramente de 
todo lo que ansi llevare los dichos derechos de al- 
moxarifadgo, en las quales dichas cosas no an 
dentrar esclavos, porque dellos an de pagar almo- 
xarifadgo; e los unos ny los otros no fagades en de 
al. — Fecha en Vallid a diez e ocho dias del mes 
de Setiembre de mili e quynientos e treynta e ocho 
años. — YO EL REY. — Kefrendada de Samano. — 
Señalada de Beltran, Garvaxal, Bernal, Gutiérrez 
Velazquez. 



Carta de Gonzalo Fernatidei de Oviedo a Su 
Magestad. 

Santo Domingo. — Xulio 17 de 1539(1). 

Sacra Cesárea Cathólica Real Magestad. 

A esta Gibdad de Santo Domingo de la Isla 
Española a venido una carta de un fraile 
dominico que me dizen ques ydo a España a 
dar notycia a Vuestra Magestad e a su Real Gonsexo 
del ynfierno que llaman de Massaya: e por aquella 
letra paresce que quiere dar a entender que aquella 
materia questá en aquel ynfierno o minero de azu- 
fre al parescer mió e de otros, es metal rrico; e 
demás desto dize otras cosas que son mas para 
embelesar á los que no an visto aquello que para 
otro fruto alguno, salvo guiar al ser propósito la 
novela e dar a entender a Vuestra Magestad que 
no es; e porquel dia del Apóstol Santiago del año 
de mili quynientos veynte e nueve yo estuve mi- 
rando 6 notando mas de quatro o cinco horas este 



(1) Archivo de Indias.— Est. S3.— Caj. 6.^— Leg. 1/ 




20 UOCUMBNTOS INÉDITOS 

monte o fuego de Massaya, e otro dia syguiente vi 
el Lago de Leiideri ques cosa de mucha adnijTa- 
cion e después vine a esta Ysla, e desde aquí fui por 
Procurador desta Gibdad e de la de Pannmá a dar 
a Vuestra Ma¿;estad noticia de algunas cosas que 
le suplicaba aquellas Gibdades, e Vuestra Mages- 
tad estaba en Rntisvona; en essa razón, paresciome 
darle noticia particular deste monte o j'níierno da 
Massaya, e así como lo vi escrebírselo. Esla rela- 
ción fué a Alemania entre las otras, e yo suplicaba 
e pedia en nombre destas cibdades, que e dicho e 
creo que Vuestra Magestad lo vidü porque después 

la niesma volvió de Alemania por de lo 

que Vuestra Magestad mandó responder a mis pe- 
tyciones; e quiso Dios quen la mesnia relación vinn 
escripia de mano del Comendador mayor de Iidon e 
rubricado de su señal al Gobierno de Indias. Aa{ 
que la a querido Dios fasta agora para testigo de lo 
quentonces dixe e de lo que vi; o para que Vuestra 
Magestad crea que dixe entonces lo que agora po- 
dría dezir en este caso ques muy diferente de lo. 
quel fraile aquel a eseripto en mi de lo quo alta 
dirá 8i es como la carta que a dicho que flíiiil em- 
bió; su invención no se ques, pero sospecho que si 
oro o plata o otras cosas de valor ay en Massaya^ 
serán cortes escondidos en aquella socarrena questá 
debaxo de la peña desdo donde miran aqnel hoyo a 
fuego los que allí van; lo qual por miedo de Iob 
xpianos pueden allí aber rrecogido o escondido la% 



DEL ARCHIVO DE INDIAS 21 

jv^ndios; e porquen esto no reciba Vuestra Magestad 
x^i su Real Gonsexo frabde, me a parecido avisar 
desto para que allí no entren sin quentre primero 
ele su Gobernador persona fiable e con esgm.*^ que 
ilefedto que allí se fallare si algo ay quel lugar es 
iTiuy aparexado para esconder allí lo que los yndios 
obieren querido encubrir a los xpianos; en lo de- 
mas del metal rrico yo le tengo por burla, ni es 
posible que lo sea porque no solamente está en la 
Provyncia de Nicai^agua ese monte de Massaya^ 
mas ay otros montes, que sale dellos mucho humo e 
en algunos tiempos fuego; e ay innumerales azufre 
por aquella tierra e rrios e arroyos calientes que 
salen de los dichos montes así como de uno questá 
cerca de la Gibdad de León dos leguas apar de la 
laguna grande e otros tres montes questán xuntos 
que llaman Los marybios a cinco leguas de la mis- 
ma Gibdad de León. 

Vuestra Sacra Gathólica Magestad reciba mi de- 
seo, ques que de la verdad sea avisado e de sus 
criados servido sin frabde; xuro Señor por siempre 
largos tiempos su Sagrada e Gesárea Magestad co- 
mo su Real corazón se desea. Desta fortaleza de 
"Vuestra Magestad de la Gibdad e Puerto de Santo 
Jkmingo de la Isla Española a diez e siete de Xu- 
lia de mili quynientos treynta e nueve años. — Sa- 
hara Gesárea Gathólica Magestad que los Reales pies 
« manos de Vuestra Gesárea Magestad besa. — Gon- 
zalo Fernandez. — Está firmado. 




Representación de la Cibdad de la Nata e veiin 
della, por la que se manifiesta quel Ducado < 
Veragua fué dado por merced a Don Hernam 
Colon^ Almirante que fué de las Indias pat 
sus subcesores; e que agora Don Luis Cok 
abia quatro meses lo tenia cedido a Su Mage. 
tad por cierta renta. Se pide quen virtud i 
ser ya dueño de dicho Ducado^ Su Magestc 
le dé permiso para elegir Gobernador epoblí 
en ély dividiéndolo entre los vecinos e mor 
dores. 

Sin pecha (1). 



Muy poderoso Señor. 

IÑIGO López de Mondragon, en nombre de 
Cibdad de Nata e vezino della ques en el Re] 
no de Tierra-Finney honze leguas del Daca< 
de Veragua^ digo: que ya Vuestra Alteza sabe con 
el Ducado de Veragvca fué dado o fecho merced d 



(1) Debe ser del año 1556.— Archivo de Indias. — Patr 
nato.— Est. l.*-Caj. I.""— Legajo 7. 



DEL ARCHIVO DE INDIAS 23 

Don Hernando Colon, Almirante que fué de las 
XndiaSn e se le dio con título de Duque del dicho 
Ducado, asi a él como a sus subcesores, e agora 
Don Luis Colon subcesor en el dicho Ducado de 
Veragua abrá quatro meses poco más o menos que 
puso en cabeza de la Corona Real el dicho Ducado 
de Veragua^ por cierto precio que se le da de rrenta 
como a Vuestra Alteza consta en tal manera que 
sobre la governacion, admynist ración e población 
del dicho Ducado, es de proveer de Vuestra Alteza 
e como tal digo, que la dicha Gibdad e vezinos 
della en esta flota quenfró por la barra de Snnlu- 
car a quatro de Setiembre deste presente año, em- 
bió persona propia desde la dicha Gibdad a estos 
Reynos para quel dicho Don Luis Colon como señor 
quera de dicho Ducado, embiase persona con su 
poder bastante para que se capitulase con los di- 
chos mis partes en nombre del dicho Almirante, 
aquello que convyniese para le poblar el dicho Du- 
cado de Veragua, e para el dicho efecto la tal per- 
sona llevase demás del pí)der para la dicha capitu- 
lación, ciertas provyciones e recabdos para el di- 
cho efecto conforme a una vnstruccion e memoria 
firmada de los nombres de los dichos mis partes, e 
todo esto visto e capitulado con los dichos mis 
partes se obligaban e obligan por escritura públi- 
ca, de le poblar dentro de un año al dicho Don Luis 
Colon el dicho Ducado de Veragua^ e de le facer 
en él dentro del dicho año un pueblo e dos adelan- 



24 DOCUMENTOS INÉDITOS 

te más siendo nescesario, e de le pagar sus quinte 
del oro que ansí oviese de aber, como de todo est 
a Vuestra Alteza constará por la dicha escriptura 
ynstruccion e cartas de Gavildo e mensivas qt 
sembiavan al dicho D. Luis Colon, que de todo ell 
fago presentación. E agora la dicha población, g< 
vernacion e administración del dicho Ducado, es c 
proveer de Vuestra Alteza tome a tal, digo que le 
dichos mis partes están comarcanos en el dicho Do 
cado de Veraguaj e tienen mucho aparexo de c( 
mida e otras cosas nescesarias para el dicho efecl 
como a Vuestra Alteza le consta; e pues los dich( 
mis partes no se quieren servir ni sacar el oro co 
los dichos yndios, salvo tratallos como a persom 
naturales vasallos de Vuestra Alteza, conforme 
los yndios que al presente tienen que los visten 
tratan como por Vuestra Alteza está proveido 
mandado, como todo ello constará por las vysití 
e cumplymiento dellas quel Varón de Sosa, vues 
tro Govemador en el Reyno de Tierra-Firme a fi 
cho sobre los dichos yndios en la Gibdad de NaU 
que verdaderamente los dichos mis partes lo an ti 
cho e facen como buenos xpianos celosos del sei 
vycio de Nuestro Señor, no escediendo de lo qi 
por Vuestra Alteza está proveido e mandaclOi 1 
qual dicha vysita e cumplymiento della está en p( 
der de vuestro Fiscal. 

Por tanto, a Vuestra Alteza, en nombre de k 
dichos mis partes, pido e suplico atento lo que di 



DEL ARCHIVO DE INDIAS 25 

tengo, e quellos no quieren matar ni erir sal- 
levar toda aquella gente que les parezca para 
Ja. di icha población, e sacar el oro con sus propios 

•08 e esclavos de los dichos mis partes, Vuestra 
2a mande librar su provycion Real para que 
J^^^ diSichos vezinos mis partes juntos en su Cabildo, 
® '"i ^>^ ^n al Gobernador que les pareciere que conven- 

>ara poder fazer la dicha población del dicho 

sdo e governacion e admynistracion del, e sien- 

or los dichos mis partes elegido e nombrado, 

stra Alteza le aya por tal nombrado e se le 



"^^X poder e facultad en tal caso nescesario; e des- 



parezca a Vuestra Alteza que lugar no aya, 

esto es cosa que tanto conviene al servycio de 

Nuestro Señor e al servycio de Vuestra Alteza 

1 os vezinos de la dicha Gibdad de Nata e Tier- 

irme e de todas sus provyncias e de las hidias 

el dicho Ducado o viere. Vuestra Alteza 

Ire Governador e Capitán general que les pa- 

i^re que vaya a fazer la dicha población, que 

ciichos mis partes ayudaran en sus personas e 

^^i^ndas fasta en tanto que a5^a efecto lo que tan- 

^^onvyniere al servycio de Dios e de Vuestra Al- 

; e proveído ansí el culto dyvino se aumentará 

yndios quen el dicho Ducado ovieren, serán 

doctrinados e vyvirán agora como Vuestra 

^28 tiene proveido e mandado, e la voluntad de 

clichos mis partes no es otra cosa como leales 

líos: e en lo fazer e proveer Nuestro Señor se- 




I 



26 DOCUMENTOS INÉDITOS 

rá dello bien servido e Vuestra Alteza también, e 
ge le pagarán los quintos del oro que oviere de aber 
e a los dichos mis partes se les fará gran bien e 
merced, lo qual en el dicho nombre pido e en lo 
necesario etc. 

Otro sí: pido e suplico a Vuestra Alteza^ paes 
es cosa que tanto conviene, sea con toda brevedad 
proveido para que en breve aya efecto, e para ello 
Vuestra Alteza provea otro si su provysion para 
quel Governador ques o fuere del Reyno de Tierra- 
Firmej e es tal que fuere proveido por Vuestra Al- 
teza para el dicho Ducado de Veragua^ señale cada 
uno dellos e se pongan sus mojones fasta en donde 
se a dentender la xurj^sdiccion de cada uno dellos 
como Vuestra Alteza fuere servido, no embargante 
que todo ello es de la Corona Real, para lo qual, 
etcétera. — Iñigo López. — Está firmado. 



■\ 



i 



j 



t 

r 
lí 

i 



Poder dado por el Teniente de Gobernador de la 
cibdad de Nata, e otros pepinos d Miguel San - 
cheij para quen su nombre trate con el Al- 
mirante Don Luis Colon sobre conquistar y 
poblar el Ducado de Veragua. 



Nata. — Abril 10 de 1556 (1) 



EN la Cibdad de Nata deste Reyno de Tierra- 
Filióme de las Indias del mar Occeano en diez 
dias del mes de Abril de mili e quynientos e 
cinquenta e seis años, en presencia de mi Miguel 
Sánchez de la Reta, Escribano de Su Magestad pú- 
blico e de la governacion y cabildo desta dicha Cib- 
dad de Natüy y de los testigos yuso escripto, pa- 
recieron presentes el magnyfico señor Francisco 
Vázquez, Teniente de Govemador de la dicha Cib- 
dad y vezino della y Diego Ruiz y Rodrigo Alonso 
de los Ríos y Pedro Diaz de Ruiz Diaz e Pedro 
de García y Sevastian Garcia e Juan Martin Galle- 



(1) Archivo de Indias.— Patronato.— Est. 1.°— Cajón 1.*— 
Est. 7.^ 



28 DOCUMENTOS INÉDITO» 

go, todos vozínos desta dicha cibdad, e dixeron: que 
por quanto yo el dicho Escribano a su ruego e 
intercesión y por otras cabsas justas que me mo- 
vieron, voy á los Reynos de España a tratar y 
poner pláticas con el muy Ilustre Señor Don Luis 
Colon, Almirante de las Indias y Duque del Ducado 
de Verugiux sobre y en razón de que su señoría 
sea servido darles lycencia y facultad para le poder 
conquistar y poblar el dicho Ducado, embiando su 
señoría del dicho señor Duque los recabdos y pro- 
vysiones que por vuestra ynstrucion e memoria 
firmada de sus nombres se contiene, e ansi traida y 
cumplida la dicha ynstrucion y memoria dixeron 
que se obligaban e obligaron con sus personas y 
bienes muebles e raizes ávidos e por aber de ve- 
nidos e publicados que sean los dichos despachos 
y con ellos fuese capitulado segund van declarados 
en la dicha memoria, e vyniendo el tal poder con 
libre e general admynistracion cumplidamente ca- 
pitulasen con la persona o personas que su señoría 
diese el dicho poder y le poblasen el dicho su Du- 
cado, y íaran en el dos pueblos dentro de un año 
primeros syguientes de como de ansi fuese con ellos 
capitulado y adelante todos los mas que fuesen 
necesarios en el dicho Ducado y de le pagar a 
su señoría sus quintos de lo que oviere de aber 
y sobrello dixeron que para el saneamiento de que 
ansi lo cumplirán, otorgaran luego que sean veni- 
dos los dichos despachos con la tal persona la 



DEL ARCHIVO DE INDIAS 29 

scriptura y darán las fianzas bastantes que fuesen 
necesarias como desde agora dixeron que la otor- 
gaban y otorgaron con todas las fuerzas, vínculos 
y firmezas, renuncy aciones de leyes, sumj'siones, 
poderlos de justycias que fuesen necesarios. E para 
lo ansi cumplir a todas y cualesquier justycias de 
sus Magestades so cuyo fuero dixeron que se so- 
metían y sometieron e rrenunciaron las leyes que 
sean en su favor como si lo que dicho es fuese 
sentencia dyfinitiva de Juez competente contra 
cualquier dellos pronunciada y por cada uno dellos 
consentida y no apelada y penada en cosa juzgada, 
en especial aquella ley e derecho en que dize que 
general renuncyacion de leyes que sea fecha non 
vala. E otorgaron la presente escritura ante mi el 
dicho Escribano e testigos yuso escriptos y lo fir- 
maron aqui de sus nombres aquellos que supieron 
escrebir; testigos que fueron presentes a lo que dicho 
es Pedro Redondo y Pedro Catalán y Pedro Ruiz, 
estantes en la dicha Gibdad de Nata. — Francisco 
Vázquez. — Rodrigo Alonso de la Gala. — Gonzalo 
Ruiz. — Juan de los Rios. — Gonzalo Diaz de Ruiz 
Díaz. — Pedro de García. — Sebastian García. — Pasó 
ante mi Miguel Sánchez de la Reta, Escribano pú- 
blico e del Cabildo. 

E yo Miguel Sánchez de la Reta, Escribano de 
su Magestad público e de la governacion e cabildo 
desta Gibdad de Natay a lo que dicho es presente 
fui a lo que dicho es en uno con los dichos testigos 



30 DOCUliíENTOS INÉDITOS 

segund que ante mi pasó y por ende fize mió signo 
que es atal en testimonio de verdad. — ^Miguel Sán- 
chez de la Reta, Escribano público e del Cabildo. 

Nos los Escribanos que aquí firmamos nuestros 
nombres damos fóe y verdadero testymonio a los 
señores que la presente vieren que Miguel Sánchez 
de la Reta, de cuya mano va firmada e signada 
esta escritura, es Escribano de su Magestad y Escri- 
bano de la Governacion de la Gibdad de Nata que 
es en este Reyno de Tierra^Firme y a las escritu- 
ras que antel pasan y se otorgan se da entera fée y 
crédito como escripturas fechas y otorgadas antel 
Escribano. Fecho en Panamá quince de Abril de 
mili e quynientos e cincuenta e seis años. — Diego 
de Robles, Escribano. — Juan de Verzuza, Escriba- 
no de su Magestad. — Francisco de Mena, Escriba- 
no público. — Hay tres fvnnas. 






Carta escrita por el Ayuntamiento de la Cibdad 
de Nata al Almirante D. Luis Colon sobre lo 
que com tendría poblar el Ducado de Coro Boro 
jr las ventajas que resultarían embiando pode- 
res para ello. 

Nata. — Abril 11 de 1556 (1) 

Muy Yliistre Señor: 

ESTA Cibdad a esperado que Vuestra Señoría 
oviese embiado a poblar el Ducado de Coro 
BorOj y parece que vuestra Señoría se a des- 
cuidado; y puesto que Vuestra Señoría por averse 
dado mala maña e no entender la tierra se a que- 
dado por conquistar, y poblándose Dios Nuestro 
Señor se sirve dello, y en no averse poblado 
esta Cibdad e vezinos della an recybido y reciben 
notorio agravio e Vuestra Señoría ningún provecho 
porque los yndios del dicho Ducado es en su mano 
la paz e la guerra por estar doze leguas de la Cib- 



(1) Archivo de Indias.— Patronato.— Est. 1.**— Cajón 1.' 
— Leg. 7. 



32 DOCUMENTOS INÉDITOS 

dad , e vienen a esta Gibdad e sus términos secre- 
tamente a rescatar amacas e llevan achas e puña- 
les e otras armas, e nos llevan nuestros yndios e 
mestizos e mestizas e niños, e no los quieren dar 
sino por muy buen rescate, e algunos no nos los 
quieren dar, todo lo qual zesaria si Vuestra Señoría 
lo poblase, e de no lo poblar Vuestra Señoría tiene 
grand concyencia. Esta Gibdad se a juntado eemos 
mirado lo que combieneal servycio de Dios Nuestro 
Señor, e al de Su Magestad e de Vuestra Señoría, e 
al bien e procomún desta Gibdad, e allí emos acor- 
dado do facer relación a Vuestra Señoría, e para ello 
embiamos a Miguel Sánchez vecino desta Gibdad 
para que platique e negocie con Vuestra Señoría a 
de proveer para el dicho efecto, lo qual todo Vues- 
tra Señoría verá e sobrello proveerá lo que com- 
benga al servycio de Dios e de Su Magestad e de 
Vuestra Señoría e aumento de sus Estados e bien 
de todos estos I^eynos, e embiando Vuestra Señoría 
los recabdos bastantes conforme a la dicha yns- 
truccion e memoria quel dicho Miguel Sánchez 
lleva, nos obligaremos a le poblar el dicho Ducado 
dos pueblos, dentro de un año después que las ca- 
pytulaciones sefectuasen en este Reyno, e en ellos 
se porna en nombre de Vuestra Señoría las Justy- 
cias e Ofyciales que para ello fuesen necesarios e 
para la buena governacion; e adelante se poblaran 
todos los pueblos que combynieren poblarse en el 
dicho Ducado para que todos libremente puedan sa- 



DEL ARCHIVO DK INDIAS 83 

car oro y pagar los quintos a Vuestra Señoría; j^parn 
que tanto bien aya efecto a dembiar Vuestra 
Señoría los recábelos vastantes que lleva el dicho 
Miguel Sánchez de la Reta que verá que van firma- 
dos de nuestros nombres, al qual el dicho Miguel 
Sánchez suplicamos á Vuestra Señoría le favorezca 
en le fazer merced de lo que a Vuestra Señoría le 
suplicare en el dicho Ducado porque se a ofres- 
cido con tan buen zelo a fazer la presente jornada 
por fazer servycio a Vuestra Señoría y besarle las 
manos queen le fazer toda merced puesto es digno 
se le faga, rrecybiremos muy gran merced y por- 
que tenemos entendido que por los negocios que 
Vuestra Señoría trae en España no a podido pro- 
curar la dicha población nos parecia que seria mu- 
cho mas alyvio á Vuestra Señoría negociar y despa- 
char, pues sabe quen ello Vuestra Señoría ab- 
menta su Estado demás de lo dicho en lo fazer y 
mandar poblar, y esta Gibdad pondrá gran vygilan- 
cia sobre que se negocie y tanto bien aya efecto 
venidos que sean los dichos recabdos, Dios Nuestro 
Señor lo guie e encamine como Vuestra Señoría 
sea servido. Nuestro Señor la vida ilustre e Estados 
de Vuestra Señoría á su servycio acreciente con 
mavor estado. Desta Gibdad de Nata á onze dias del 
mes deAbríl de mil e quynientos e zinquenta e seis 
años. 

Dezimos que bien sabe Vuestra Señoría la capy- 
tulacion que fizo con Juan Fernandez de Rebolledo, 

^ TOMO ZLII 3 



34 DOCUMENTOS INÉDITOS 

lo qual tampoco obo efecto como las demás, por- 
que esta Gibdad, loado Nuestro Señor, tiene posybi- 
lidad de todo lo necesario para la dicha conquista e 
gastos quen ella se ñzieren e tenemos entendido 
que se efectuará mediante la voluntad de Dios. Será 
razón que Vuestra Señoría se acerque mas con esta 
Gibdad e con todos los otros que lo an ido a poblar 
y tal poder y facultad de Vuestra Señoría al que lo 
oviere de capitular con la dicha Gibdad, para que 
se no deje defectuar la dicha conquista e pobla- 
ción porque vyniendo faltos los poderes seria cabsa 
de no fazerse la dicha conquista. — Muy Ylustre Se- 
ñor: de vezinos muy ciertos servidores que sus pies 
y manos besamos. — Francisco Vázquez. — Alonso de 
Gula. — Francisco Ruiz. — Juan de los Rios. — ^Pe- 
dro Diaz de Ruiz Diaz. — Juan de Garcia. — Sebas- 
tian Garcia. — Gonzalo Arenas. — Miguel Sánchez de 
la Reta, Escribano. — Está firmado. 






€Jarta a dicho Almirante en que se dice que los 
vecinos de Nata quieren tomar asiento con él 
sobre poblar parte del Ducado de Veragua. 
Trata esta carta algo del Presidente Gasea y 
Gonzalo Pi^arro sobre las guerras del Perú, 
estando alli el mismo Almirante. 



Panamá. — Abril 23 de 1556 (1). 

Ilustrisimo Señor. 

OR no aberseme ofrecido cosa en que de mi 
Vuestra Señoría Ilustrísima fuese servido, no 
6 fecho esto antes de agora, y lo que me 
mueve á ello es ser yo tan afycionado al servycio de 
Vuestra Señoría: es el caso que los vezinos de 
Iflata, deseosos del servycio de Vuestra Señoría e de 
«os intereses particulares an tratado entre si dem- 
hiar a Vuestra Señoría sus cartas y una escritura 
y una ynstrucion suplicando a Vuestra Señoría sea 
flervido de tomar asiento con ellos de forma que 



p 



(1) Archivo DE Indias.— Patronato.— Est. 1.*— Caj. 1.**— 
Legíu'o 7. 



36 DOCUMENTOS INÉDITOS 

Vuestra Señoría goze desta parte destado que tiene 
en Veragua y ellos sean rricos y acrecentados en 
el. Cosa es que si Vuestra Señoría es servido de 
mirar en ello, podrá Vuestra Señoría conocer que le 
llama el bien a la puerta, y que lo que Vuestra Se- 
ñoría con mucho gasto de su hazienda y otros yn- 
convenientes no lo ha podido fazer como se ha 
visto y que agora sin gasto ninguno ni otro traba- 
xo lo aya Vuestra Señoría, justo es lo abraze con so- 
ciego y lo reciba como cosa embiada de la mano de 
Dios. Bien creo se acordará Vuestra Señoria Ilus- 
trysima quando Juan Ruiz de Rebolledo e yo fue- 
mos a las Islas de Perico estando Vuestra Señoria 
alli para seguir el viaje del Perii^ y le suplicamos 
de parte del Presidente Gasea derramase Vuestra 
Señoria la gente de guerra que alli tenia para yr 
en su seguymiento contra Gonzalo Pizarro, lo qual 
Vuestra Señoria asi lo fizo, y tratándose alli desta 
tierra de Veragiuz de Vuestra Señoria, le suplicpié 
se fuese a Nata y questando en aquel pueblo Vues- 
tra Señoria los vezinos del le ganarían la tierra y 
se la poblarían por cuya cabsa el estado de Vuestra 
Señoria seria acrecentado y sin duda ello fuera asi 
y aunque conoció Vuestra Señoria ser ello asi fue 
servido de lo dexar y se concertó con Juan Ruiz de 
Rebolledo, lo qual tuvo el fin que todos vimos; no 
se si Vuestra Señoría terna memoria de mi para en- 
tender si de mi se podrá tomar crédito que pueda 
entender algo de las cosas desta tierra e de la de 



/. 



. .'.Vi 



DEL ARCHIVO DE INDIAS 37 

Veragua. Sepa Vuestra Señoría que yo soy Martin 
Ruiz de Marchena el vezino de PanaYná y la pri- 
mera posada que alli tuvo Vuestra Señoría fue jun- 
to con mi casa; mas de veinte y ocho años a que 
conozco a Vuestra Señoría soyle servidor y deseo 
quel estado de Vuestra Señoría sea acrecentado; y 
pues esto se ofrece suplico á Vuestra Señoría lo 
resciba embiando Vuestra Señoría para ello poderes 
bastantes, con los recabdos y provysiones á Vuestra 
Señoría se le demandan remytido a la persona que 
Vuestra Señoría fuere servido para quen nombre 
de Vuestra Señoría se faga y concluya con los ve- 
zinos de aquella Gibdad esto que tanto al abmento 
del estado y abtoridad de Vuestra Señoría combiene; 
y si Vuestra Señoría fuese servido mandarme en 
ello le sirva lo faré asi por lo que deseo servir á 
Vuestra Señoría como por la mano que tengo con 
los vezinos de Nata por ser todos mis amigos y ques- 
tan confiados de mi. Nuestro Señor la Ilustrísima 
persona de Vuestra Señoría guarde con acrecenta- 
miento destado a su santysimo servycio. De Panamá 
a veinte y tres de Abril de mili quinientos cinquen- 
ta 6 seis años. — Ilustrysimo Señor. — Besas las ma- 
nos de Vuestra Señoría Ilustrísima. — Martin Ruiz. 
— Estd firmado. 



Real Cédula que concede a Francisco Pi{arrOy 
Adelantado, Gobernador y Capitán general 
de la Provincia de Tumbez, en el Perú, /¡Jo del 
Capitán Gonzalo Bizarro ^ el escudo de armas 
que podrá usar en su casa e reporteros^ en 
atención a sus grandes e dilatados seruycios 
que refiere, fechos a la Corona en las Indias/ 
cuyo escudo se declara. 



Madrid. — Noviembre 13 de 1529 (1). 

Algias. — El Capitán Francisco Pizarro. 

DON Carlos por la Dyvina Clemencia, Empe* 
rador Semper Augusto, Rey de Alemania^ 
Doña Xoana su Madre e el mismo Don Gar^ 
los por la Gracia de Dios Reyes de Castilla^ de 
León, etc. Por quanto vos, Francisco Pizarro, Ad^ 
lantado. Gobernador e Capitán general de la pro- 
vyncia de Tumbez y hijo del Capitán Gonzalo Pizarro, 
vezino de la Cibdad de Traxillo^ nos fezistes rala- 



(1) Archivo de iNDiAS.—Patronato.— Bst. 1.®— Caj. 4.® — 
Legajo 1.° 



DEL ARCHIVO DE INDIAS 39 

cion, que con deseo de nos servir como vuestros pa- 
sados lo fyzieron a la Corona Real destos Nuestros 
Reynos, puede aber veinte e cinco años poco mas o 
menos que pasastes a la Isla Española con el Co- 
mendador de Lares, Gobernador que fué de la dicha 
Isla, e vos fallastes en la conquista e pacytícacion 
della, e de alli fuistes con el Govemador Alonso de 
Hoxeda a la Tierra Firme llamada Castilla del Oro. 
e como Nuestro Capitán, le ayudastes a conquistar 
e pacyficar mucha parte de la dicha Tierra; e asi 
mismo fuistes e os fallastes en el descubrymiento de 
la Mar del Sur e en pacyficar todos los pueblos de 
xj)ianos que agora están fechos e poblados en la di- 
cha Tierra Firme^ en compañia de Pedrarias Dávi- 
la, Nuestro Gobernador e Capitán general que fué 
della, siempre con cargo de gente e otros cargos e 
ofycios; e que por mas os señalar en Nuestro servy- 
cio, el año pasado de mili e quynientos e veinte e 
tres con lycencia del dicho Pedrarias Dávila fezis- 
tes ciertos navios en la dicha Mar del Sur^ e con 
la mas gente que podistes aber, todo a vuestra cos- 
ta, fuistes a descobrir por la Costa de la dicha Mar 
del Sur azia la parte de Levante, para poblar donde 
falláredes mexor tierra e dyspusicion; donde os em- 
pleastes e ocupastes mucho tiempo porque fallastes 
en algunas partes de la dicha tierra gente de guerra 
velicosa en partes fragosas de montañas e ciénagos, 
a donde los yndios viven e tienen sus casas e edyfi- 
cioB encima de los árboles muy altos donde se fa- 



40 DOCUMiüNTOS INÉDITOS 

rian fuertes; e fallastes mucha resystencia e fhistes 
por ellos herido diversas veces vos e la gente que 
con vos yba, e derramastes mucha sangre de vues- 
tra persona e pasastes mucha ambre e necesidades; 
e que por ser en partes tan remotas e donde no po- 
díades ser socorrido de gente e de las otras cosas 
necesarias para poder soxuzgar e pacyficar e poner 
rtebaxo de Nuestro yugo e obedyencia la gente de 
la dicha tierra, no poblastes en ella, e tomastes por 
remedio de ymbiar la gente que teníades muy can- 
sada e destrozada a la Gibdad de Pa}iamá de donde 
abíades fecho vuestro viaxe; e con catorce ombres 
e un navio e los marineros^ proseguistes la Costa 
adelante azia el dicho Levante, e descubristes fasta 
el numero de quynientas leguas de costa, donde fa- 
llastes muy buena tierra en que ay muchas cibda- 
des e villas e logares, especialmente quatro cibda- 
des que se dizen Tumbez, e Tamipumpaj e CuyxiZj e 
Chinche^ de grandes poblaciones, e vistes en la di- 
cha Costa e tuvistes notycia de otras muchas que 
ay en la tierra adentro, lo qual diz ques muy rica e 
poblada de pueblos e casas de piedra, cercados e 
almenados, con templos ricos e gente de contrata* 
oion por mar e por tierra; en todo lo qual abéis 
pasado muchos trabaxos, peligros e necesidades, e 
Nos abéis fecho otros muchos señalados servycios; 
e con el deseo que tenéis de los continuar, tomáis 
agora a la dicha tierra para perseverar en ella e 
conseguir la dicha conquista; e Nos suplicastes e 



V 



8 



L 



DEL ARCHIVO DE INDIAS 41 

istes por merced vos diésemos e señalásemos 
as, para que demás de las que tenéis de vues- 
antecesores, vos e vuestros subcesores para 
pre xamás las pudiésedes esculpir e pintar e 
er e traer en vuestros reporteros e casas, e en 
partes que quysierdes e por bien tobierdes; e 
r^^:i^ ^, acatando lo susodicho e los trabaxos e peli- 
fl quen ello abéis pasado, teniendo Nos, de vos, 
bien servidos e porque de vos e de los dichos 
stros servycios quede perpetua memoria, e vos 
® i<:»3 dichos vuestros descendientes seáis más hon- 
dos, 6 porqués xusto que los que bien e leal- 
inte sirven a sus pryncipes e señores naturales, 
'MI dellos favorecidos e honrrados, tovímoslo por 
; e por la presente vos fazemos merced, e Que- 
os que demás de las armas que de vuestros an- 
^ssores tenéis, vos, e los dichos vuestros subceso- 
para siempre xamas, podáis traer e poner un 
^ST^aila negra con una corona, la qual tema abraza- 
^ ^ dos colunas que Nos traemos por devisa, e la 
^^^l^a Cibdad de Tumbez que vos fallastes en la 
^^ Via Tierra, cercada e almenada al propio, como 
está, con un león e un tigre quel portero de la 
rta prencipal della tiene, para guarda de su en- 
^a, e con cierta parte de mar e navios a la ma- 
^ de los que ay en aquella tierra; e por orla, 
^Hos atos de ganados de ovejas e otros animales, 
anas letras que digan: Charoli serraris atispi" 
et labore arugenio ac ym penssa dirás Pizarra 



elX 




42 DOCUMEr>rros inéditos 

juventaefpa ca tan en un es ar do a tal, como 
este (aquí el escudo); las quales dichas armas vos 
Damos e señalamos por vuestras armas propias e 
conocidas e de los dichos vuestros herederos e sub- 
cesores e de los descendientes dellos, para que 
como dicho es, las trayais e pongáis en los dichos 
vuestros reporteros e casas, e en las otras partes 
e logares que quysierdes e por bien tovierdes, sin 
quen ello vos sea puesto embargo ni ympedimiento 
alguno; e por esta Nuestra Carta o por su traslado 
signado describano público, Mandamos al Ilustrysi- 
mo Pryncipe Don Felipe, Nuestro Muy Caro e Muy 
amado Nieto e Fixo, e a los Ilustrysimos Infantes 
Nuestros Muy Caros e Muy amados fixos e herma- 
nos, e a los Marqueses, Duques, Condes, Ricos- 
omes. Maestres de las ordenes, Priores, Comenda- 
dores e Subcomendadores, Alcaydes de los Castillos 
e casas fuertes e llanas, e a los del Nuestro Consexo 
e Oydores de las Nuestras Abdyencias, Alcaldes e 
Alguaziles de la Nuestra Casa e Corte e Chancylle- 
ria e a todos los corregidores, asistentes, goberna- 
dores, alcaldes, alguaziles, merinos e a todas las 
otras xustycias, regidores, caballeros, escuderos, 
oficiales e omes buenos de todas las Cibdades, Villas 
e logares de los Nuestros Reynos e Señoríos, e de 
las Indias, Yslas e Tierra-Firme del Mar Occeano^ 
ansi a los que agora son, como a los que serán de 
aquí adelante; a cada uno e cualquier dellos en sus 
logares e xurysdiciones, que vos dexen e consien- 



/ 



DEL ARCHIVO DE INDIAS 48 

tan poner las dichas armas de suso declaradas que 
ansí vos damos por vuestras armas, en vuestros 
reporteros e casas, e de los dichos vuestros here- 
deros e descendientes e subcesores dellos, a quen 
ello ni en parte dello embargo ni contrario alguno 
vos non pongan ni consientan poner en tiempo al- 
guno, ni por alguna manera, so pena de la Mi mer- 
ced e de diez mili maravedis para la Nuestra Gáma- 
ra, a cada uno e qualquier dellos que lo contrario 
íyrieren. Ademas Mandamos al ome que les esta 
dicha Nuestra Carta o el dicho su traslado signado 
como dicho es, mostrase, que los emplaze que pa- 
rezcan ante Nos, en la Nuestra Corte do quier que 
Nos seamos, el dia que los emplazase fasta quinze 
días primeros syguientes, so la dicha pena, so la 
qaal Mandamos a qualquier Escribano público que 
para este fuese llamado, que dé ende al que la 
^j, mostrare, testymonio signado con su signo, porque 
Nos Sepamos en como se cumple Nuestro manda- 
do. — Dada en la Villa de Madrid a treze dias del 
mes de Noviembre, Año del Nacymiento de Nues- 
tro Salvador Xesucristo, de mili e quynientos e 
veinte e nueve años. — YO LA REYNA. — Yo Xoan 
de Samano, Secretario de sus Cesáreas é Catholicas 
Magestades, la fize escrebir por mandado de Su 
ifagestad. — El Conde Don Garcia Manrrique. — El 
Doctor Beltran. — ^El Lycenciado Maldonado de la 
Corte. — Licenciado Suarez de Carvaxal. — Esta fir- 
mado. 






n 



Copia de una carta del Emperador Carlos V a 
Blasco Nuñei Vela, con respuesta deste sin 
fecha ni lugar. 

Monzón. — Setiembre 4 db 1531 (1). 

El Rey. 

BLASCO Nuñez Vela, Nuestro Capitán General 
de la Armada que mandamos fazer para la 
guarda de las naos, que van e vienen a las 
Nuestras Indios, Después de vuestra partida, abe- 
mos tenido aviso que Andiepa, ques en Bretaña del 
Reyno de Franéa, estallan aderezados cinco navios 
gruesos, e se aparexaban otros ocho, quo son por 
todos treze, en que pensaban poner tres mili om- 
bres con determjTiacion de yr a la Habana qiies an 
la Isla de Cuba, e de allí al Nombre de Dios o cos- 
ta de Tierra-Firme, e saquear lo3 pueblos dolía o 
aguardar por allí el oro e plata que saliese, e to- 
marlo; e como quiera que segund la confianza qtu 



(1) Archivo de ImdiaS'- 
Leg. 5. 



■Patronato.— Eal. 




, DEL ARCHIVO OB INDIAS 45 

^Yo de vos tengo, e el armada que llevastes ser tan 
nena e también proveída, es bastante para resys- 
ir 6 ofender a los dichos cosarios; pero para mas 
^ieguridad de Nuestros subditos e de la comysion 
3>rencipal que llevastes, abemos acordado quel Ar- 
:mada que abemos mandado aderezar para la guar- 
da de la costa, se vaya luego en seguy miento vues- 
tro; derechamente al Nombre de Dios, e donde 
^iera que os topare, la persona que la llevare a 
cargo, que será el Capitán Miguel de Perea, vos la 
entregue e faga lo que vos de Nuestra parte le 
mandardes, porque demdentonces todas an destar 
a vuestra gobernación; luego que llegaren las di- 
chas naos las rrecoged e íazer poner en orden. 

E porque podría ser que quando esta rrecybais 
no sea venido del Perú a la Gibdad de Panamá 
Nuestro oro e plata por lo poder recebir e traer co- 
mo lo llevastes por ynstruccion, e el tiempo que 

abéis destar en el puerto del Perú (1) 

des ocupar en fazer algund fruto, dando una vuel- 
ta a buscar los cosarios e también porque las naos 
estando surtas en el puerto, reciben mas daño de la 
broma, que navegando, vos Mando, que si no tu- 
viéredes nueva quel dicho oro e plata está en Pa- 
namdf o que vemá muy presto, allí vos, con Nues- 
tra Armada deis una vuelta fazia la Ysla de Cuba 
al puerto de la Habana^ donde se alie, que mas 



(1) Roto el original. 



46 DOCUMENTOS INÉDITOS 

pronto acudirán los cosarios, e a estas otras partes 
donde tuviéredes algund aviso que andan; e procu- 
rareis de tomarlos o fazerles el daño que fuese po- 
sible, teniendo siempre intento de deteneros en ello 
lo menos que pudióredes, para que volváis al dicho 
puerto del Xouibre de Dios al tiempo que tengáis 
alguna cor te vida d quel oro e plata sea venido allí, 
porque como el trae con seguridad el dicho oro e 
plata, de ser vuestro prencipal yntento, no perdáis 
en ello un punto de tiempo; e todo lo uno e lo otro 
lo remito a vuestra prudencia e dj'screcion, que co- 
mo quien tiene la cosa presente, podréis mexor pro- 
bar en lo uno e lo otro lo que convenga, que de acá 
se os puede dezir. 

Yo escribo a todos los nuestros gobernadores e 
otros dosas Yslas, dándoles aviso de la dicha nueva 
que se tiene de Frmiria porquesten a recabdo e pa- 
ra que siempre os provean de lo que ovióredes me- 
nester, como veréis por las cartas que con esta van, 
que van ge la seys e demás de aquello, escrebyreis 
lo que convenga. — De Monzón quatro de Setiem- 
bre.— YO EL REY.— Por mandado de Su Magos- 
tad. — Govos, Comendador mavor. 



^ 

c 



) 



DEL ARCHIVO DE INDIAS 47 



RESPUESTA. 
Sacra Cesárea Cathólica Magestad. 

La orden que me paresce se debe tener debaxo 
de parescer de otro que mas esperyencia tenga, pa- 
ra que los navios que contratan en las Indias na- 
veguen con seguridad denemigos, e sin ser moles- 
tados los señores de los tales navios e los quen ellos 
carguen, gastando superfino pan, avios de mercan- 
cía demás de lo que combiene para la gente que or- 
dynariamente suelen navegar los dicchos navios 
para podellos mandar o gobernar, es este. 

Los navios que ordinariamente acostumbran á 
fazer aquella navegación, suelen ser los mayores 
de fasta ciento e cinquenta toneladas ó fasta dos- 
cientas; e estos, tengo yo por los mas seguros para 
aquella navegación, e no los de mayor porte por 
muchas razones. 

Un navio para yr medianamente armado e poder 
ofender e resystir a otra fuerza de otro navio ar- 
mado, tiene nescesidad de llevar por dos toneladas 
un ombre; pero esto seria muy costoso para nao 
de mercancía e aun embarazoso; e para solo de- 
fenderse, paresce que si el navio de doscientas to- 
neladas, e dende abaxo, llevase por cada tres to- 



i 



48 DOCUMENTOS INÉDITOS 

rieladas e media un ombre que yria fuerte e ^Kzzr^e 
ningún otro navio no le podria soxuzgar sin irr^ <^. 
cebir muy gran daño; e la dicha gente qufe ^• 
fuese en la dicha tal nao a de yr en esta Orden. » 

El navio que al respecto de las dichas tónelsi cJ«95 
obiese de llevar cinquenta ombres, an de ser tres 
artilleros quentiendan del artylleria; epor quatro 
ombres, ocho grumetes e servidores de la nao q;^^ 
sean desde quince años fasta veinte, para questos 
sirvan a estos artilleros a callar e cargar lartyllet^^ 
en tiempo de nescesidad, sin que la otra gente 
ocupe en aquello; e los artilleros parésceme po(^ 
pero siempre los marineros o muchos dellos 
algo platicos del artylleria de fierro, e por esto h 
taran los tres para que aquel sea su prencipal ca: 
go, porque lartylleria vaya siempre muy en ordei 

Diez arcabuzeros e diez ballesteros; e questcí^ 
lleven cada uno el arcabuz e ballesta propio suyC^^ 
e cada arcabuzero cien pelotas para el dicho arcfi^"^ 
buz, e el ballestero cada uno una docena de pasa--^ 
dores bien acondycionados; e estas ballestas an á0 
ser fuertes e llevar para estos dichos arcabuzeros e 
ballesteros los dichos arcabuzes e ballestas; de in* 
muyas no combiene por muchas razones, que por 
ellas aqui seria prolyxidad en les de fazer llevar a 
los dichos ballesteros tres cuerdas fecha por cada 
uno e una avancuerda para poderla fechar las 
cuerdas cada vez que uno quiera; por manera que 
conviene que cada un hombre sea señor de su ar- 




DEL ARCHIVO DE INDIAS 49 

»uz 6 de su ballesta 9 para que los tengan en la 
en que conviene como esta dicho, 
de llevar la persona a cuj^o cargo fuese el tal 
de respeto doze docenas de pasadores e algu- 
BL cantidad de pelotas que vengan a los dichos 
CTd^^buzes que bastara llevar fasta quynientas para 
&xrselo a los dichos arcabuzeros e ballesteros el dia 
3l menester, si lo quellos llevan fuese gastado, e 
o de otra manera. 

IjOs otros veinte e tres ombres serán marineros; e 
>l>Tesalientes en este número, no a dentrar ningún 
I, sino personas que cayan en muy grave 
si dexase el tal navio, fasta volverlle en Es- 
i; e a este respeto se podia armar de mas o 
^onos toneladas, teniendo respeto a que por tres 
^laeladas e manera, a de aber un ombre repartidos 
onao dicho es. 

El artylleria para este navio serán tres tiros de 
V^W>nze, un sacre o media culebrina de fasta treinta 
ípiíitales, e este vaya en sus ruedas algo altas, 
Tíorque alcanze sobre la cubierta prencipal de la 
' nao para que sirva a todas partes e dos falconetes 
to fasta quince quintales cada uno poco mas o me- 
dOBf e antes mas que menos; cada uno destos an de 
Jt ea sus ruedas baxas sobre la cubierta de popa a 
elida banda, uno para cada tiro; des las treinta pe- 
lotas de fierro siempre de respeto e para si alguna 
yeEquj'siera tirar algún tiro para algún efecto que no 
con enemigos, lleven algunas pelotas de piedra. 

TOMO ZLII 4 



¡ 



50 DOCUMENTOS INÉDITO» 

Quatro tiros de fierro de peso de veinte quintil "^^ 
fasta treinta con cada tres servidores; e para c^fc_ da 
uño treinta pelotas de piedra e una dozena de li t- 
ternas de perdigones, siempre en orden; an de eisM:-Br 
estos tiros, el uno sobre la cubierta principal doi» ^^ 
se dice que ha de yr el sacre, e los dos en el car^'' 
lio de popa donde anda el cabestrante e mas deba ^^^ 
de cubierta con dos portañolas en los costados de ** 
nao para que estas xueguen a la parte que qu 
sieren . 

Veinte e quatro versos de yerro con cada 
servidores; para cada uno dos docenas de pelo 
de plomo con sus dados de fierro; estos an de J^ 
puestos en las bandas de la nao sobre sus chap^^ 
de fierro. 

Quatro docenas de medias picas. 

Quatro docenas de lanzas de mano. 

Tres docenas de picas, mas que medias e no 
muy largas. 

Ocho docenas de dardos e gorgazes. 

Dos docenas de rodelas. 

Cinquenta alcancías de fuego artyficial bien acon- 
dycionadas, e que vayan en tal guarda que siempre 
estén enxutas e conservadas, para que aprovechen 
al tiempo del menester. 

Armas de coselete se conservan muy mal ñnó 
es teniéndose mucho cuidado dellas; seria bien 
queste navio llevase treinta petos con sus escarce- 
las e celadas, todo esto muy bien barnizado en sus 



DEL ARCHIVO DB INDIAS 51 

oaxas con mucha paxa menuda en ellas entre los 
unos petos e los otros, para que mas se conserven; 
e no se a de tocar en ellos sino el dia del menester. 
A de llevar en una bota viexa trescientos o qua- 
trocientos guixarros pelados redondos, de peso de 
libra o libra e media cada uno, para repartirlos el 
dia de necesidad por las estancias de la nao, para 
que todos se puedan aprovechar dellos e otros cien 
^ixarros desde quatro fasta cinco libras cada uno 
de peso para llevar en la gavia. 

El navio que fuese de ciento e cinquenta tonela- 
das abaxo fasta ciento e ciento e veinte e treinta 
bastarle a quatro tiros de artylleria; pero ninguno 
que sea deste porte no vaya sm un tiro de bronze 
que sea sacre, algo largo, que alcanze; porque 
viendo el enemigo que lleva artylleria que alcanza, 
pónele temor porque le tiene por navio armado; 
/este tal navio desde cien toneladas fasta ciento e 
treinta, siendo como ha de ser de mercancia e no 

T 

de armada e la xornada de la calidad ques, bastar- 
le a sus treinta e cinco ombres de pelea , repartidos 
por la dicha orden. 

Ninguna destas naos no se a de permytir sin xa- 
• reta dende proa a popa muy bien armada, con sus 
^ maltescos e muy buena pabesada porquesto faze 
w muy fuerte el navio; e viéndola desta manera el 
I ooBario que no es muy poderoso, e syn tiendo en 
' ella resystencia muchas vezes, olgará de dexarla 
I e otras vezes le pesará de aber llegado a ella, por- 



f 



52 DOCUMENTOS INÉDITOS 

que verá la ganancia dudosa e que no se puede 
aber sin riesgo. 

Yendo las naos en esta orden e navegando siem- 
pre a yda e a venida seis naos, e mas llevando su 
Capitán a quien obedeciesen que toviesen personas, 
yo las tenia por muy seguras de navios de cosarios, 
e que no se podria perder sino fuese topando con 
gruesa armada; pero tengo por muy dyfícultoso 
para el trato de las dichas naos poder yr siempre e^x 
conserva ni seguir a un Capitán, porque cada uix^ 
lleva su derrota por donde tiene su contrataciaxi , 

Paresce que la mayor seguridad que parest^s 
naos puede aber, abiendo de andar de trato en via- 
xes tan largos, e donde muchas vezes se ofresa^ 
nescesidad de bastimentos, es ponerlas en est^ 
orden. 

E si la guerra estuviese tan rrota que se toviese 
nueva quen Francia se armaba cantidad de navios 
para andar de corso, para toda seguridad de las di I 
chas naos abiendo una Armada de fasta nueve na- j 
vios, que ninguno pase doscientas toneladas e los 
tres dellos an de ser pataxes muy buenos de los de 
Vizcaya j e estos todos que anden debaxo de un Ge- 
neral, e que siempre ande por las derrotas, e guan- 
do le paresciere al General desta Armada, dyvidir- 
se, que lo faga, e mi parecer seria, que las mas 
vezes no teniendo nueva que abia muchos navios 
denemigos xuntos, estos nueve navios anduviesen 
dyvididos en tres partes, e en cada una dos naos e 



■J 



DBL ARCHIVO OB INDIAS 53 

un pataxe andando siempre arando las derrotas; e 
desta manera, yo ternia muy seguras las naos que 
fazen la dicha navegación, porque para la parte de 
las Indias tengo por fuerza yr los navios en la di- 
cha orden para resystir, porque aquellas partes los 
cosarios que llegan no llevan naos grandes ni les 
convernia llevarlos, e verse ya pocas vezes arris- 
carse a yr a aquellas partes muchos cosarios xun- 
tos; e destos nueve navios que digo, podian los tres 
fazer un viaxe a las partes de las Indias cada año 
en el tiempo que paresciere o se toviere sospecha 
que allá pasaban cosarios, e acudyrian a la Haba- 
na por venir con los navios que allí se xuntasen, 
teniendo avisados a los puertos de las Indias para 
qué tiempo estarían allí, para que los navios que 
obiesen de venir pusiesen dyligencia en xuntarse; e 
aunquesta yda allá estos dichos tres navios creo no 
abría mucha necesidad, aprovecharía mucho para 
quitar el avilantez a los enemigos, que no fueren 
a íazer daño en aquellas partes. 



Sacy^a Cesárea Cathólica Mag estad. 



Lo que paresce que convernia fazer en los luga- 
e puertos de las Lidias que yo anduve para for- 
tyficarlos, que los que yo anduve son San Xoan de 
P tuerto Rico e Santo Domingo e Santa Marta e Car- 



r 
t. 



DOCUUBNTOS INÉDITOS 



'8J^ 



tagena e el Nombre de Dios e la Tfabana, es lo 
guiente: 

Toda la tierra de todos estos luo;ares es taa fuer- 
te de maleza e espesura de montes e balsas de agua, 
que ta tengo por mas fuerte para que los vezinos 
de los dichos lugares salven en ella sus personas e 
faziendas quando a cada uno destos puertos fuero 
cantidad denemigos que tengan mas fuerza que los 
vezinos, que otra ninguna fuerza que se pueda fa- 
zer donde los dichos vezinos se recogiesen a esta» 
sierras. 

Yo soy de opynion que fazerse niaa fuerza áti 
fortalezas en los dichos puertos e lugares mas de 
aquella que baste para defenderse de los yndios de 
la tierra en aquella que se pueda tener delloa, po- 
dría suceder mas deservicio a Vuestra Maf^eslad e 
daño a vuestros subditos, que conseguir ningund 
buen efecto, por muchas razones que decirse por 
escripto seria prolyxidad, e por esto no dii-ó aquí 
mas de algunas cabsas que me parescon bastantes 
para escusar las dichas fortalezas. 

La primera es, ques yraposible o lo pares<» quen 
aquellas partes puedan estar las fortalezas «n tan 
buena orden como conviene, así de arlyUeria, íhi 
orden, armas e munjciones e personas que lo se| 
mandar e entender por la calidad de la tierra e 
to della, porque si no son esclavos, ay muy 
gente que se asoldado; ni se podría aber en aqiiall 
partes si de acá no semblasen personas que supie- 



1 




DEL ARCHIVO OB INDIAS 55 

^en tratar e entender la artylleria e lympiar e ade- 
irezar las armas, para quen poco tiempo todo no se 
"jjerdiese por la gran humedad de la tierra, que nin- 
guna arma de artylleria ni de otra calidad que no 
fuese de metal, dexaria de perderse en muy breve 
tiempo; e lo mismo la pólvora sino obiese persona 
que lo entendiere para vysitarlo siempre e tratarlo 
e asolearlo para tenello conservado; e ya que de 
acá se quysiesen embiar las dichas personas ábiles, 
seria escesibo el gasto por los grandes salarios que 
para aquellas partes es menester dar; e el efecto a 
mi parescer podría resultar mas en daño que en 
provecho. 

Lo segundo e mas pryncipal, es que si obiese 
enemigos que se determinaren dyr a conquistar e 
señorear los dichos puertos, estos tales no podrían 
dexar de ser fuerza que no fuese mayor que la de 
los vezinos del pueblo, e a estos no se les puede 
ascusar segund la dysposicion de la tierra que no 
fechen la gente en tierra; e en cada una de las di- 
chas partes a quarto de legua e a legua, pueden 
tener los navios sobre áncoras, porque por todas 
partes ay fondo, pues si siendo los enemigos mas 
poderosos para señorear el campo, e si obieren de 
retraer e acoger con su persona e bienes a la tal 
fortaleza, está notorio que a estos cercados todos 
los puertos de las Indias, no serian parte para so- 
correrlos, eya que lo fuesen, seria en mucha dys- 
tancia de tiempo, tanto que los cercados terne yo 



56 DOCUMENTOS INÉDITOS 

por ymposible poderse sostener tanto tiempo; pues 
estos cercados no serian parte para ympedir a los 
cercadores que no señoreen el lugar e tierra; e 
digo e tengo por muy cierto, questas fortalezas, los 
que se quysieren fazer fuertes en ellas, viendo po- - 
der de enemigos, se sosten ian muy pocas dias, e ^ 
aun creo que oras, por la poca esperanza que ter- — 
nian de socorro; e aun fablando sino de particular, 
por estar los dichos lugares poblados de gente d^ 
calidad, ques mas para sus tratos e mercancías, qu» 
no para saberse dar manera a defenderse de gente 
de guerra. 

Prosupuesto quel enemigo que fuere a aquellas 
partes no vaya con yntincion e propósito de seño- 
rear, sino solo de saquear e robar, digo quen sien- 
do en cantidad de trescientos ombres de guerra, no 
ay ninguno de los dichos lugares que sea parte pa- 
ra resystir los que no tomen tierra e vayan fasta el 
dicho lugar, e si estos ayan que la gente del tal lu- 
gar es metida a las tierras por los arcabucos con 
sus bienes, el daño que pueden facer es quemar ca- 
sas e tornar sean luego a embarcar porque no tie- 
nen esperanza de aber alli mas; e si fallasen fecha 
una fortaleza e en ella recogida mucha gente e bie- 
nes, esta cobdycia de aberlos e tener por cierto 
questán seguros que no a de venir socorro a los 
cercados, les fará allí detener todo el tiempo que 
los cercados no se dieren, o les fyzieren tal partido 
que les den todos los bienes que se o vieren recogí- 



DEL ARCHIVO DE INDIAS 57 

dos a la dicha fortaleza; e si yo fuese el que fuese a 
saquearlos^ dende acá olgaria de saber que tenian 
la dicha fortaleza para socorrerse, e temia mi xor- 
nada por azertada e que no vernia sin galardón de 
mis gastos e trabaxo. 

Por manera, que digo, que si las dichas fortale- 
zas se fyzieren en los dichos lugares ecebto en Santo 
Domingo, que no serian provechosas al servycio 
de Su Magestad e bien de sus subditos para que si 
como digo si el enemigo fuere a conquistar e seño- 
rear las dichas fortalezas no le farán resystencia 
alguna e aprovecharla ha de fallar mas artylleria e 
armas e munyciones para estar el mas fuerte ade- 
lante; e si es para defenderse a que fuere a robar, 
yo tengo creido que a la fuerza la gente del lugar 
no fuere parte a resystilla que no lo serán las for- 
talezas^ antes se conseguirá los daños e yn con ve- 
nientes que e dicho; por manera que yo tengo por 
la mayor fortaleza la calidad déla tierra. 

En estos lugares me paresce que Su Magestad 
mande que todos los vezinos de cada uno de los di- 
chos lugares tengan armas; la tercia parte sean ba- 
llestas e la otra tercia parte arcabuzes, e la otra 
tercia parte picas e rodelas; e todos, que ninguna 
casa esté sin ellos, petos con escarcelas e celadas, 
e para questo esté en la orden que combenga se man- 
de que el primer domingo de cada mes del año, 
todos los dichos vezinos fagan alarde ante la xusty- 
cia, armados con las dichas armas; e el que no sa- 



58 DOCUMENTOS INÉDITOS 

liere ante el Gobernador del tal lugar el dicho dia 
al alarde con las dichas armas, tenga de pena un 
peso de oro, la meytad para el dicho Gk)bernador e 
la meytad para la Cámara de Su Magestad, porque 
donde no hay temor de pena pocas cosas se aguar- 
dan e pocos xuezes tienen cuydado de executar 
aquello deque no les viene interese. 

Y para que las dichas armadas los dichos vezí- 
nos las puedan tener e conservar en la orden que 
combiene, Su Magestad faga merced a cada uno de 
los dichos pueblos de ayudarles con que puedan te- 
ner un armero que lympie los dichos coseletes e u 
ballestero que sepa facer las ballestas, e que se 



facer las curueñas dellas porque las vergas se po- 
drán llevar de acá; e que se lentienda asi mesmo d 
adiestrar las llaves e curneñas de los arcabuzes. 

Y para questa gente esté mas en orden e exerci 
tada e abil, señalen cada un año tres personas qn» 
sean cabdillos e capitanes de la dicha gente; unod^^ 
los arcabuzeros e otro de los ballesteros, e otro d^^ 
los piqueros e de todos xuntos el Gobernador. 

Hay nescesidad de dar cada mes á los arcabuze- 
ros media libra de pólvora con que se fagan ahiles 
e a los ballesteros apremialles a que cada uno ten 
ga de respeto una docena de pasadores bien acón 
dycionados con la dicha ballesta. 

E para que los vezinos de los tales lugares fa 
esto con voluntad e lo puedan sufrir, abia 
dad que Su Magestad les faga merced de a 









DEL AAGHIVO DB INDIAS 59 

libertad de que goze por razou de tener las dichas 
armadas, e dar los dichos alardes; e tengo yo por 
cierto questando la gente de los dichos lugares en 
«esta orden, se defenderán e farán daño a qualquier 
cosario que les quysiese robar. 

En cada uno destos pueblos es bien que aya tres 
piezas de artillería en sus carretones, que sean de 
trenta fasta quarenta quintales, puestos en un ba- 
luarte en la parte que m^s daño parezia que pueden 
fazer a los navios que quysiesen entrar en el puerto; 
e de tal manera sea este baluarte, que viendo que 
los enemigos toman la tierra se desmampare e 
quiebren las ruedas e exes en questá el artylleria; e 
este baluarte no a de tener mas de una fuerza facia 
la Mar con sus traveses a trechos, para que la gente 
que mandase esta artylleria esté segura de la que se 
tirará de la Mar; a de quedar abierto todo a la par 
te de la tierra, e este baluarte se fará lo mas 
cerca que sea posible de arcabucos apesos, porque 
si los enemigos quysiesen venir por el artylleria, no 
puedan, por el daño que se les fará desde los arca- 
bucos, por los arcabuzeros e ballesteros. 

Digo que me parece que la verdadera fuerza que 
a de haber para que de los dichos lugares e puestos 
no se señoree ningún contrario de Su Magestad, es 
que siempre que aya guerra con quien se piense 
que tiene fin a lo de las piedras, a de ser la fuerza 
quen la Mar Su Magestad traxese, para quel enemi- 
go sepa que si va a aquellas partes a conquistar. 



60 DOCUMENTOS INÉDITOS 

a de llegar quien se lo estorbe e le descalabre. 

En la Gibdad de Santo Domingo me paresce qiie 
es bien fortyfícar la fortaleza de tal manera que se 
pueda defender e ofender; e para labrarla e fortifi- 
carla sobre lo que agora está, será menester que 
allá lo faga persona que lo entienda; e lo que a mi 
me paresce que se debe facer en ella de aquello que 
yo tengo memoria, es fortyficalla toda a la parte 
de la Mar desde el cymiento de un atambor que 
comienze de ocho pies de ancho de muralla, e 
quando llegue arriba al peso de la plaza donde está 
asentada el artyllería, vaya de quatro pies de an- 
cho; que con esto e con la muralla que agora tiene, 
sera harto fuerte; a de salir esta muralla xunta- 
mente con la que agora tiene la fortaleza, siete 
palmos mas alta quel peso de la plaza adondestá 
el artyllería; e estos siete palmos an de ser tambo- 
rados e fechos a trechos sin traveses, al tiempo 
desgarrados a la parte de fuera e a la parte de 
dentro, lo que basta para meter la pieza del arty- 
llería; e así toda la fortaleza a la redonda fortyñ- 
carla con el dicho atambor; e en lo alto della fazer 
su tamborado con sus traveses para que xuegue la 
artyllería, porquestando desta manera, aunque los 
enemigos tomasen la Gibdad, desde la fortaleza se 
les faria muy gran daño. 

Delante de la fortaleza, a la parte de la Gibdad, 
está una plaza; alrededor de toda esta plaza fazer 
una muralla de fasta ocho pies de ancho e del alto 



DEL ARCHIVO DE INDIAS 61 

que pareciere, para que no se pueda escalar; e por 
la parte de dentro toda a la redonda con sus bóbe- 
das para quen ellas a^^a siempre los bastimentos 
que obiese de respeto en la Cibdad, aunque sean de 
mercaderes, dándoles las dichas bóbedas para que 
las tengan por almacenes para tener los dichos bas- 
timentos. 

Encima desta muralla fecho su alambor con sus 
traveses para quel artylleria ande por encima de 
las dichas bóbedas e tire a todas partes; e estando 
desta manera podríase en tiempo de nescesidad, re- 
coger cantidad de gente á la dicha fortaleza; e pa- 
réceme a mi que aunque los enemigos fuesen tanta 
gente que tomaren la Cibdad, e que quedando la 
dicha fortaleza en esta orden, e retrayéndose la 
gente de la Cibdad a los arcabucos estando arma- 
dos con las armas e de la manera questá dicho que 
an destar los otros pueblos, que los enemigos no se 
podrían sostener muchos dias en la dicha Cibdad; e 
y Si que fuesen tan poderosos que la tomaren, para 
lo qual seria menester mucha cantidad de gente, e 
estando la fortaleza como digo, tengo por cierto 
que ningund navio podría entrar ni estar en el 
puerto; e de esta manera serle ya forzoso tornar- 
se a embarcar luego, no teniendo los navios en 
puerto. 

En esta dicha fortaleza, en una torre que tiene a 
la parte del puerto questá asentada en la misma 
agua, es menester fazer un cubo redondo ancho de 



62 DOCUMENTOS INÉDITOS 

muralla; e bastaría que sea asta diez pies; e este 
cubo a de tener sus traveses baxos a la cumbre del 
agua a una parte e a otra, que segund la disposi- 
ción del an de ser tres; este cubo a de ser todo de 
bóbedas e con sus chimeneas a lo alto porquel humo 
no ympida a los artilleros. 

Para esta dicha fortaleza me paresce, que basta 
el artylleria que yo en ella vi e la que quedó allá 
de la nao de Don Alvaro; bien creo que si la dicha 
fortaleza se fortyfica por la dicha orden, tema nes- 
cesidad de media docena de medios cañones refor- 
zados, porqués muy buena artylleria para aprove- 
charse dello en los traveses questán cubiertos e 
manexase muy bien. 

Estando esta dicha Gibdad en esta orden, yo ten- 
go por cierto que a aquellas partes no puede yv fuer- 
za denemigos tan grande, que tenga que temer. 



i 



Carta a Su Magestad del Maestre-escuela de la 
Catedral de Panamá Don Fernando de Luque^ 
Electo Obispo del Perú, dando gracias por su 
presentación para aquel Obispado, e esponien^ 
do las cabsas porque no pasó al Perú con Al- 
magro . 



Panamá. — Octubre 20 de 16H2 (1). 



Sacra Cesárea Cathólica Magestad. 

BESO los reales pies e manos de Vuestra Sa- 
cra Magestad, por aber sej^do servido de 
mandar despachar la presentación e elec- 
ción de mi persona al Obispado destas provyncias 
del Pera, e mandar revocar la provycion dé la Pro- 
tetoría de que Vuestra Magestad me abia fecho 
merced, fecha después a Fray Reginaldo por rela- 
ciones no verdaderas que se fycieron a Vuestra Ma- 
gostad; yo pensé de poderme yr en el Armada del 



(1) Archivo de Indias.— Patronato.— Est. 2."— Caj 2."- 
Legajo 2. 



64 DOCUMENTOS INÉDITOS 

socorro que fízo el Capitán Don Diego de Alma- 
gro para socorrer e favorescer al Gobernador Fran- 
cisco Pizarro, e paresció que al presente no com- 
benia asi por quedar a proveer cosas que combe- 
nian e eran muy ymportantes al favor e aj^uda e 
buen expediente de la población e pacyñcacion des- 
ta tierra del Perú, como porque querría dexar Per- 
lado en esta Yglesia o persona que se diese quenta 
de lo admynistrado e la admynistrase adelante, 
proveí con el dicho Capitán una persona Clérigo 
Sacerdote e Letrado que me paresció que al presen- 
te podría servir en admynistrar el Culto Dyvino, co- 
mo de Protector, e otros dos Clórígos Sacerdotes 
que le ayudasen. 

Partido el Capitán con los navios e gente de pie 
e de caballo e otros bastimentos e aparexos nesce- 
sarios para la población e pacyñcacion de la tierra, 
como por otras letras se a fecho rrelacion a Vues- 
tra Magestad que íuó a quince del mes de Septyem- 
bre pasado deste año, llegaron a esta Cibdad dos 
navios que venian del Perú^ los quales traxeron 
nuevas de como el Gobernador Francisco Pizarra 
abía fecho e poblado un pueblo en una provyncia 
veinte e siete leguas adelante del TumbeZj onde 
fallaron gente de yndios doméstica, aunque la tier- 
ra es pobre de pastos e bastimentos, con propósito 
de dexar alli fasta cinquenta o sesenta ombres es- 
panoles, e pasar adelante con la otra gente; e por- 
quen todo lo fecho en este caso en el estado en 



.\¿ 



DEL ARCHIVO DB INDIAS 65 

questá toda la tierra, el mesmo Gobernador face 
rrelacion a Vuestra Magestad, muj^ particular, e 
los ofyciales ansi mesmo que son todos testigos de 
vista, roe parece escusado fazelle yo aquí, mas de 
decir lo que al presente paresce que combiene al real 
flervycio de Vuestra Magestad e al bien e población 
e pacyficacion e conservación de aquella tierra. 

Vuestra Magestad se a servido de mandar al 
Gobernador Francisco Pizarro e al Capitán Diego 
de Almagro, questén en toda amistad e conformi- 
dad como lo an estado el tiempo que mas confor- 
mes estuvieron, e que la persona que da ocasión e 
estorbo a ello salga de la tierra; etienese por cierto 
asi de los que vienen como de todos los que de allá 
lo escriben que Hernando Pizarro, ermano del Go- 
bernador, es cabsa de toda la dyscordia, porque le 
va a la mano al Gobernador a que no se faga mas 
de la voluntad de Hernando Pizarro; asi mesmo le 
va a la mano a los ofyciales e a otras personas de 
mucho bien e esperyencia de los conquistadores; 
desta cabsa están muchos descontentos e desasose- 
^dos, e se presume que si no se remedia, que al- 
^nd dia abrá los escándalos que por ventura a ávi- 
do en otras tierras que nuevamente se an poblado; 
e tiónese por muy cierta opynion entre todos los 
vezinos desta Gibdad que sienten la cosa, que mien- 
tras Hernando Pizarro estuviere en la tierra, que 
jamás podrán tener paz ni conformidad, ni fazerse 
cosa que combenga al bien e pacyficacion e pobla- 

TOMO XLII 5 



66 DOCUMENTOS INÉDITOS 

cion de la tierra, porque de continuo an de aber 
pasiones; resydiendo el dicho Hernando Pizarro no 
se espera jamás que se puede facer buena cosa, e 
saliendo dentrellos tenga Vuestra Magestad por 
cierto que ternán toda la paz e concordia que qua- 
lesquier ermanos de padre e de madre tuvieron, e 
asi lo abrá entre todos los conquistadores; e esta 
opjnion es de quantos residen en este Reyno; e por- 
que con mejor voluntad se faga el Gobernador Pi- 
zarro e el Capitán Diego de Almagro con otras per- 
sonas de bien, fydalgos, le manden ayudar a Her- 
nando Pizarro con dos mili pesos de buen oro, para 
con que se vaya a Casulla a reposar e los dexe en 
su quietud e paz que siempre todos de diez e ocho 
años a esta parte an tenido. 

Al presente e fasta que se nuble la tierra e aya 
labranzas e cria de ganados, e otros aprovecha- 
mientos temporales para los vezinos e pobladores, 
abrá mucha nescesidad que Vuestra Magestad sea 
servido de mandar proveer, quen tanto que no 
obiese diezmos bastantes para el mantenymiento 
de los clérigos, sean proveidos de las Rentas e de- 
rechos Reales de Vuestra Magestad, e lo niesmo 
en lo de los hospitales; porquen aquella tierra ay 
mas necesidades dellos quen ninguna de las pobla- 
das fasta agora, e en verdad que si yo me fallara 
con posybilidad para podello suplir, que fyciera en 
ello todo lo que pudiera; mas mi necesidad e pobre- 
za es tanta por haber sido tan grandes o lai^s loft 



DEL ARCHIVO DE INDIAS 67 

gastos que se an fecho en el descubry miento, pacy- 
ficacion e población de la tierra del Per^úy que no 
nos a quedado cosa nuestra ni de nuestros amigos; 
e por esto me paresce que soy obligado a suplicar a 
Vuestra Magestad por el remedio. 

Asi mesmo suplico a Vuestra Magestad atenta 
mi necesidad, me mande fazer merced de que se 
me pague el salario del ofycio de Protector de que 
Vuestra Magestad me a fecho merced primera- 
mente, desde mi tiempo de la data della o del tiem- 
po que Vuestra Magestad fuere servido, mandán- 
dome cobrar en la mesma tierra del Perú, para 
que con esto se despidan las bulas del Obispado e 
pueda socorrer en algo de las necesidades de las 
Iglesias e clérigos que conmigo fueren a rresydir e 
servir en ellas. 

Asi mesmo suplico a Vuestra Magestad que man- 
de al Gobernador Pizarro e al Capitán Diego de Al- 
magro, quentiendan en poblar esta Gobernación 
sin distraherse ni derramare a otras con capytanía 
ni gente, a lo menos fasta questa esté poblada 
como conviene; e que el Capitán Almagro sea obe- 
diente al Gobernador. 

Asi mesmo suplico a Vuestra Magestad, como 
agradecido príncipe sea servido al Capitán Almagro 
por su Imperial mano le faga Capitán, acatando lo 
que a servido, de la qual merced todos quantos ay 
en la tierra holgarán por ser como a sido amigo e 
lo es de todos. 






68 DOCUMENTOS INÉDITOS 

En todas las cosas de las dyferencias e pasiones 
que se an ofrecido en esta negocy ación e descubry- 
miento desta tierra del Perú, después quel Gober- 
nador Francisco Pizarro vino Despaña proveído por 
Vuestra Magestad de la Gobernación que no an 
seydo pocas, especialmente las que se an ofrecido 
entrel Gobernador e el Capitán Diego de Almagro 
el Lycenciado Espinosa después que pasó en estas 
partes fue e a seydo la cabsa prencipal e aun se 
puede dezir el todo, de pacyflcarse e concertarse 
para servir xuntos a Vuestra Magestad, dando 
grandes medios para ello e tales, que si las perso- 
nas que arriba digo no estuviesen en medio, abrían 
estado e estarían en mayor hermandad e conformi- 
dad para servir a Vuestra Magestad en la población 
e pacyflcacion desta tierra que nunca estuvieron. 

Humildemente Suplico a Vuestra Magestad man- 
de proveer en lo de adelante, porque acá parece 
que quahjuier dylacion e descuido que se toviesc 
en este caso podría ser muy peligroso e dañoso. 
Nuestro señor la Muy Real Persona de Vuestra Ma- 
gestad guarde e Imperial Estado prospere e acre- 
ciente bien aventuradamente como sus súditos de- 
seamos. De Panamo a vevnte de Otubre de mili 
quynientos treinta e dos años. — De Vuestra Sacra 
Cesárea Gathólica Magestad. — Humy Idísimo siervo 
e Capellán que sus muy Reales pies e manos besa. 
— Fernando de Luque. — Maestre escuela Electo. — 
tJstd firmado. 









Carta del Lycenciado Espinosa al Comendador 
Francisco de los Cobos j Secretario del Empe- 
rador, en que di{e que Hernando Pi^arro 
viene á España con la relación de todo lo acae- 
cido en el Perú; e ademas refiere Espinosa lo 
que sabe tocante a aquellos descubrimientos. 

Panamá. — Agosto 1.<> de 1533 (1). 

Ilustrístmo e muy magnyftco Señor. 

E un navio e cartas que vinieron en él, 
supimos la bienaventurada nueva de la 
venida de la persona de Su Magostad en 
España e la de Vuestra Señoría, por la qual se die- 
ron muchas gracias a Dios e se celebró la ñesta 
con la solemnidad que acá se pudo facer, asi en lo 
espyrítual como en lo temporal; e a la mayor fiesta 
que acá se pudo fazer ni creo que se a fecho en 
esas partes fue el mismo dia que vino por la Mar 
del Norte esta buenaventurada nueva de la venida 




(1) Archivo de Indias.— Patronato.— Est. 2.**— Caj. 2/ 
Leg. 2.« 



70 ÜOGUMENTOS INÉDITOS 

de Su Magestad; vino por esta Mar del Sur la gran 
nueva de lo descubierto en las provyncias del Perü 
por el Gobernador e Adelantado Don Francisco Pi- 
zarro e Capitán e Mariscal Don Diego de Alniagro 
su compañero e los españoles que con ellos están. 

E porque ansi por lo que dirá el capitán Xpto- 
bal de Mena questa lleva, como porque lo verá 
Vuestra Señoría por la relación que se faze a Su 
Magestad, aqui diré solamente en suma lo mas no- 
table, e es que fue Dios servido de dalles en las 
manos el mayor Señor de toda la tierra, ques un 
cacique que se dice Tubanco e con él pasados de 
dos millones de pesos de oro de minas por fundir, 
mucha cantidad en que ay granos de a diez e de 
a ocho libras; la persona del cacique es la mas 
entendida e de mas capacidad que se a visto e muy 
amigo de saber e entender nuestras cosas; es tanta^ 
que xuega al ajedrez harto bien; con tener esto en 
su poder, toda la tierra está queda e anda un xpia* 
no e dos, ciento e doze leguas; por esta se puede 
dezir ques mucha mas cosa la verdad que lo que se 
dize. 

El Capitán Xptobal de Mena, demás de la rela- 
ción que va a fazer a Su Magestad, les mandado 
que ynforme e faga relación a Vuestra Señoría de 
todo. 

El capitán Hernando Pizarro, hermano del Go- 
vemador Don Francisco Pizarro, viene camino con 
el oro quesembia a Su Magestad, quedizen que será 



i - •. 



DEL ARCHIVO DE INDIAS 71 

fasta ciento e veinte mili pesos de buen oro, en que 
ay cerca de ciento e cinquenta mili de todos oros 
en las mas estrañas piezas; e mas de ver que xa- 
mas se an visto de oro e plata e ropa muy estraña 
parece que son dinnos el Gobernador e Capitán que 
Su Magestad les faga muchas mercedes e gratyfl- 
cacion, pues también lo an servido e trabaxado, e 
parece que los elygió Dios para manifestar este se- 
creto por su mano. 

Los ofycios que Vuestra Señoría tiene en estas 
provyncias son e serán de mucho provecho; si 
Vuestra Señoría fuese servido yo tomaré el trabaxo 
de recebir aqui la renta e provechos que vyniesen 
para Vuestra Señoría mandase e de servir en todo 
lo demás que acá se ofreciese e tocase al servycio 
de Vuestra Señoría. 

Nuestro Señor la Ylustrísima e muy magnyfica 
persona de Vuestra Señoría guarde e estado acre- 
ciente como Vuestra Señoría lo desea. — De Pana- 
tnd 1 .® de Agosto. — De Vuestra Ylustrísima señoría 
servidor que sus magnyficas manos besa. — El Ly- 
cenciado Espinosa. — Está firmado y ncbrícado. 



* 



Otra carta del mismo a Su Magestad sobre el 
mismo asunto que trata la anterior. 

Panamá. — Octubre 1.« de 1533 (1). 

Saa^a Cesárea Cathólica Magestad. 

REGYBÍ la letra de que Vuestra Magestad fué 
servido de mandarme fazer merced, fecha 
en Belpiiche a diez e nueve de Marzo deste 
año; los muy reales pies e manos de Vuestra Ma- 
gestad beso por la gran merced que con ella e con 
tener memoria de mí e de mis servycios me faze; e 
visto por ella como Vuestra Magestad es servido 
que yo escriba e faga relación de lo destas partes, 
de aquí adelante en cumplymiento de lo que Vues- 
tra Magestad manda, me alegraré mas e diré mas 
en particular lo que me parece, e con toda la ver- 
dad e buena yntencion e zelo del servycio de Dios e 
de Vuestra Magestad e bien desta tierra que a mí 
sea posible, sin que pasión ni asesion de personas 



(1) Archivo de Indias. —Patronato.— Est. 2.*— Caj. 2.* 
— Leg. 2." 



OEL ARCHIVO DE INDIAS 73 

mueva a lo contrario; para esto yo tengo con- 
fianza que Dios me dará gracia, porque será muy 
^servido de quen estas partes aya persona que faga 
elación a Vuestra Magestad con estas condy cienes. 
La riqueza e grandeza de las provyncias del Perú 
van mexorando cada dia en tanta cantidad, que 
^a se va faziendo el caso ymposible para poderse 
creer; e en verdad que a los que acá estamos e lo 
veemos de mas cerca que traemos entre las manos, 
nos parece como cosa de sueño; e porquel Capitán 
Hernando Pizarro que va en este navio con la rela- 
ción de la tierra e oro, e las otras cosas que sem- 
bian a Vuestra Magestad, eél, como testigo de vista, 
dirá e fará relación a Vuestra Magestad de todo lo 
que obo, se vio e descubrió e fizo asta su partida, 
con el Capitán Xptobal de Mena sembló a Vuestra 
Magestad relación, asi mesmo no la fago aquí, mas de 
que a los treze deste mes de Setiembre vino un na- 
vio del Perú lactrado e cargado todo de oro e plata 
sin traer ni poder traer mas ni otra cosa asta cin- 
quenta toneles poco mas o menos; e así se tomó 
por testymonio por ante escribano, el qual creo 
sembla a Vuestra Magestad; dicen los que de allá 
vienen e hémoslo visto por carta del Gobernador 
Don Francisco Pizarro e del Capitán e Mariscal Don 
Diego de Almagro, que partieron de Caxamalca, 
ques la provyncia donde tomaron a Tabalico e fyzie- 
ron esta fundycion, que se partieron de allí con la 
gente en pryncipio del mes de Agosto pasado, la via 



74 DOCUMENTOS INÉDITOS 

de una provyncia que se dize Xauxa e es mas ade- 
lante la via del Leste e de Sueste, questá e ay por 
tierra segund dicen, de camino ciento e cinquenta 
leguas, con yntincion de asentar e poblar en ella, 
porque tienen relación ques muy rica e abastada de 
mantenymientos e muy poblada, e en que concur- 
ren todas las otras calidades necesarias para poblar; 
esta provyncia ase visto lo ques por españolea 
quembió el Procurador a ella, que fué el Capitán 
Hernando Pizarro, el qual, como testigo de vista 
fará rrel ación a Vuestra Magestad; tienen por cier- 
to que será estotra fundycion mayor e de mucha 
mas cantidad de oro que la pasada, porquestando 
de partida el Gobernador e exército, les venían 
otras doscientas e tantas cargas de oro en que di- 
zen que t rayan seis ovexas e dos pastores, e el pra- 
do en que pacian todo de oro e ochenta yndios no 
lo podian traer, e íhucha cantidad de oro de minas 
por fundir. 

Antes que partiesen de Caxamalcay mataron al 
Cacique Tabalíco porque dizen que tenia fecha 
gran xunta de gente para venir sobre nuestros es- 
pañoles e gente, e que para ello el Gobernador ftié 
persuadido casi forzado a lo fazer por grandes pe- 
dymientos e requery mientes que le fueron fechos 
por los ofyciales de Vuestra Magestad, especial- 
mente como ello fué solo porque se movieron la re- 
lación e formación de todo, creo lo embian o em- 
biarán a Vuestra Magestad; la hueste deste Cacique 



DEL ARCHIVO DE INDIAS 75 

allá e acá a fecho mucha lástima; a mi parescer 
abia de ser muy conocida e averiguada la culpa, e 
muy sin otro remedio la necesidad para matar un 
ombre que se vino a meter e poner en su poder que 
tanto bien fizo e dio e descubrió, sin que asta oy 
aberse fecho mal a español ni a otra persona algu- 
na; e aunque procuraré su libertad no parece cabsa 
^Uy sufyciente por la ysperiencia que de casos se- 
^exantes yo tengo e tuve al tiempo que conquistó, 
Pacyfiquó e retruxe al servycio e obedyencia de 
'^ttestra Magestad parte desta tierra; e porque só 
-■a codycia de los españoles e de toda generación 
^ tein grande, especial en lo desta tierra, que nun- 
^ scí harta, e mientras mas dan los caciques mas 
procuran los españoles de persuadir a los capitanes 
^ SolDernadores a que los maten e atormenten para 
9*^® den mas, buscando e aun levantando cabsas 
'^^^exantes para ello, aunque conmigo nunca lo 
í^'^^i^ron acabar por mal tentado que fui, en este 
paróceme que convernia al servycio de Vues- 
^ageslad e a la seguridad de su Real concyen- 
^^> que se proveyese que ningund Gobernador ni 
^^T^itan General en casos semexantes, matasen Ga- 
^^Xie ni gran Señor, salvo en caso que constase 
^^dentemente quera menester para salvar la tierra 
^ gente, e que no obiese otro remedio para ello, e 
que pudiéndolos echar e desterrar de la tierra, sien- 
[ do menester para la pacyficacion della e teniendo 
■ aparexo para ello, lo saquen della para otras pro - 



76 DOCUMENTOS INÉDITOS 

vyncias de las pobladas de xpianos, quen verdad 
que se pudiera fazer asi con Tabalico, porque abia 
navio en el puerto e mucho aparexo que lo pudie- 
ran remytir e embiar a esta Gibdad con sus muge- 
res e ser vy cío como su persona lo merecia, e no le 
faltara oro de lo suyo e aquí lo honrráramos a to- 
dos e lo tubiéramos en tanta veneración como a un 
gran señor de Castilla; e él diz que lo pydió mu- 
chas vezes que lembiasen a Vuestra Magestad, e 
fuera notable fecho proveello desta manera cesaban 
todos los ynconvenientes que se podian poner; pie- 

« 

gue a Nuestro Señor que la muerte deste e falta de 
su persona no le sea muy dañosa , porque comeste 
tenian toda la tierra en la mano, que no se osaba 
Cacique ni yndio bullir, porquera el mas temido 
prencipal que obo en estas partes e en la Nueoa 
España. 

Algunos de los señores de la Tierra desearon e 
procuraron en su muerte; el que elygieron por Ca- 
cique es un muchacho mancebo fixo del Cuzco, el 
tiempo de lo que sucederá lo mostrará una cosa, 
crea Vuestra Magestad que la tierra es de calidad 
según dizen ques doblada e dyfícultosa tiene la ma- 
nera de los rios e puentes que al primero levanta- , 
miento que faga la gente de la Tierra, a de ser mas 
trabaxosa deflcultosa e peligrosa la reformación e 
con esta de quantos se an visto. 

El número de cantidad de gente que se moverá 
a pasar en estas partes para pasar a estas provjn- 



'■■ u 



le 



^ 



DBL ARCHIVO DB INDIAS 77 

cías del Perúy a de ser en mucha cantidad e tan de 
golpe que aquí no nos hemos de poder valer ni bas- 
tamos los vezinos que somos muy pocos, para los 
poder mantener ni sostener ni dar avyamiento aun- 
que fazen e an fecho lo que an podido fasta aquí; 
convemá al Real servycio de Vuestra Magestad e a 
la seguridad de su Real concyencia mandase fazer 
ayuda en cantidad al Ospital desta Gibdad e favo- 
rescerles de manera que pudiese tener e sostener 
una gran casa con sus doblados y muchas medyci- 
nas e mantenymientos a lo menos de la tierra por- 
queste Ospital de aquí a de ser general de todo lo 
poblado e que repoblase en esta Mar del Sur e ser- 
vir a todo dellos porque toda la gente que allá a 
pasado e pasasen de aquí adelante aquí corren el 
riesgo de las vidas e de las necesidades; e pasados 
adelante no ay nescesidad de Ospital porquen la 
Tierra lo ay abundosamente e en cada casa reci- 
ben a unos e a otros e se abrigan; e aun hay dyfe- 
rencia sobre quién llevará mas a su casa; yo e seydo 
Diputado deste Ospital á dos años e al presente lo soy 
e querido tomar este trabaxo por poner en orden los 
trabaxos del e cobrar todo lo que tenia questaba usur- 
pado e con los diezmos que se a abido se fará otra 
casa e todo lo que pudiéremos para socorrer a la gente 
que vinieren en quanto sea posible. Crea Vuestra 
Magestad que los vezinos de aquí lo fazen e an fe- 
cho también en ayudar con sus limosnas, que para 
-poca gente estaba bien proveido; mándelo Vuestra 



L 



78 DOCUMENTOS INÉDITOS 

Magestad mirar e proveer porque de perecer muciía 
gente sin poderse valer a de aber descuido en esto. 
Hecho se a relación a Vuestra Magestad, así por 
letras del Gobernador e Cabildo desta Cibdad e go- 
bernación, como por mias, del gran trabaxo e costa 
e peligros deste Camino del Nombre de Dios a esta 
Cibdad aunque es muy corto en cantidad es mucho 
e muy dyflcultoso en calidad, especialmente para 
tanto número de gente como verná Despaña a el 
camino del Rio de Chagre es muy buena e que a 
muy- poca costa se navegará aquel Rio como Vues- 
tra Magestad abrá visto por la relación; e tanto, 
que esla Vuestra Magestad que fechas las barctf 
al propósito e como an de ser e faziendose pueblo o 
manera de atarazanas o casas para la descaiga de 
los navios que vynieren Despaña a la boca del RiOí 
en todo lo otro visto del Mundo no abrá otra cosí 
mas señalada ni mexor ni mas hermoso rio; e des- 
de ePpunto del Astruzes adonde an de fazer ladee- 
carga la embarca, que será fasta quatro leguas e 
media desta Cibdad con menos gasto de tres millo 
cuatro mili pesos se fará camino para que puedan 
yr e venir carretas en todo el año como de VoHüd 
a Medhm del Campo; por manera que las pipas de 
vino e fariña e todos los bastimentos, pasaran de 
una mar a otra asi como vienen de Castilla. D®* 
mas de la merced e favor grande que Vuestra Mi- 
gestad fará a toda esta Tierra Mar del Sur e 1» 
gobernaciones e pueblos quen ella se fyzieren epo- 



.i 

M 

i 



DEL ARCHIVO DE INDIAS 79 

blasen es muy grande el provecho del crecymiento 
de las rentas reales de Vuestra Magestad por sí 
gastaran mas mantenymientos e mercaderías en 
un mes que se gastan agora en tres años, por dos 
cosas; lo uno, porque pasarán en mucha cantidad 
3 valdrán muy mas baratos, que por lo uno e lo otro 
se pasa mucho tiempo que aun en esta Gibdad no 
36 gasta cosa de CasliUa, e abiéndose de traer la 
especyeria se pasará por aquí harto fácilmente e sin 
ver en la una mar ni en la otra tierra de provyncia 
alguna e de príncipe xpiano; lo que parece que se- 
ria menester seria fasta cinquenta negros que andu- 
vieren con sus hachas ordinariamente lympiando 
los palos e maderos que ay en el rio, que los trae 
con las avenidas; e desmontando e abriendo los 
montes questan a la ribera del e cantidad de diez- 
mos para lo sostener a estos negros al pryncipio, 
que después puesto en orden los mismos negros se 
farán comida e se poma en orden; e si Vuestra 
Magestad fuere servido yo tomase parte del trabaxo 
mientras aquí estubiere para dar la orden en ello 
juntamente con el Gobernador, los del Nombre de 
Dios querían questo nunca obiese efecto ni se fy- 
neve unos mercaderes questan allí cebados aquel 
trato e les pesa de qualquier otro aguxero que se 

abra. 

Acá se ha dicho por nueva cierta, que se procura 
de venir de mercaduría o de armada a estos del 
JPerú por el estrecho de Santa María que descubrió 



80 00CUBCENT08 INfiDITOS 

Magallanes; esto mande Vuestra Magestad ver trMU- 
cho, porque paresce a lo menos al presente ^o 
convenir al servycio de Vuestra Magestad que /^ -^^ 
lo de esta Mar del Sur se abriese otra puerta C^^^^ 
desta, porque si se abre por alli, aquella será de 
todos que Vuestra Magestad no lo podía resystir^^ ni 
valer si esta es de Vuestra Magestad solamente ^n 
que otro Pryncipe la pueda entrar por ella, e ^-^ta 
tan gran nueva e riqueza del Perú fará tan gm^^an 
ruido, que todos los Pryncipes del Mundo xpia^os 
e moro fará volver a poner los oxos en ello e el 
Turco prencipalmente lo tiene harto a la msino 
por aquella via, pues posee las tierras e señorío <Iel 
soldán; e aunque cesase este ynconveniente, es 
muy gran bien que Vuestra Magestad al presente 
tenga todo lo desta Mar del Sur cerrado con tal 
llave, como lo tiene por aqui, que no puede en^^wf 
ni salir solo un ombre ni mercaduría ni contrata- 
ción por ninguna via ni manera, que no se v^sa b 
sepa e a lo menos fasta que la tierra este mas po- 
blada e mas esforzada e favorecida de gente. 

Por las cabsas que digo en el capitulo antes c3este 
e por otros muy grandes j-nconvenientes que -^Jada 
dia so descubren e ofrecen, parece asi mism(^ ?üe 
convernia al servycio de Vuestra Magestad el ASimíh 
xarifadgo, pagándose aqui como se paga sinpod^* 
se ni cobrar ni pasar cosa; fuese servido de mstndir 
que no se pidiese ni cobrase el Almoxarifadgo ea 
las otras gobernaciones desta Mar del Sur e pro- 



DEL ARCHIVO DE INDIAS 81 

)r de manera que no aya los pleitos e dudas quen 
o ay e se ofrecen cada dia e resultan de las pre- 
siones que fasta agora Vuestra Ma gestad a man- 
ió despachar sobrello, mandando e proveyendo 
ramente lo quen el caso fuese servido se faga, 
rques grande la dexacion que los ofyciales de 
lestra Magestad fazen a los tratantes en este 

Estas otras gobernaciones qua al presente están 
bladas en esta costa del Mar del Sur que son las 
(huztemala e Nicaragua^ e estas están en tér- 
nos de despoblarse todo, e todos los vezinos e 
nte tan alterada por estar en pasarse a la pro- 
ncia del Perú que no ay nadie quentienda en 
•a cosa, a lo menos lo desta. 
Hago saber a Vuestra Magestad que todos los 
zinos an dexado la granxeria de las minas e los 
(aciales de ofycios mecánicos sus ofycios, están 
ios movidos para pasarse al Perú, ecebto los que 
3nsan vyvir de mercaduría e contratación; el 
ño a seydo la prencipal cabsa aber abido tan 
•an neglygencia en buscarse e descubrirse nuevas 
Lnas, que aunque yo lo e porfiado mucho después 
16 pasó en estas partes e lo puse en términos por 
m vezes e aun tres, las dos que se puso por obra 
e harto al revés, e proveido tan floxamente que 
una vez se perdieron los que yban a entender en 
lo, porque los mataron los j'ndios a todos por yr 
muy mal recabdo e los otros no fyzieron nada 

TOMO XLII 6 



82 DOCUMENTOS INÉDITOS 

por proveello, el Gobernador contra el parecer de 
los que ello algo se nos entendía e a lo postrero 
estubo bien adelante e bien proveído e las minas en 
la mano e el Gobernador lo fizo de manera que si 
obo efeto e a la cabsa que sobre aber venido esta 
tan nueva del Perú se va dexando la granxeria de 
las minas de golpe, en verdad que yo tengo e e te- 
nido siempre por opynion ques muy crecido el daño 
que reciben estas gobernaciones e tierras que nue- 
vamente se pueblan, por estar en mano de Xuez 
de resydencia largo tiempo, que casi parece questá 
sin dueño, a lo menos en lo que toca a la población 
conquesta e pacyficacion de la tierra, porque para 
esto requiere que los gobernadores sean muy de 
asiento e de propiedad e que tengan sus granxerías 
e vezindades parece quel remedio que se podrá tener 
para sosegar la tierra e quen esta riqueza del Perú 
no se despueble todo lo otro que Vuestra Magestad 
sea servido de mandar proveer e con brevedad que 
a ningún vezíno ni poblador questé e resida e tenga 
su vecindad en casa poblada en otra gobernación 
en caso que pase o vaya a las dichas provyncias 
del Perú no se les dé vezindad ni yndios de repar- 
timiento, ni parte en las entradas ni cabalgadas 
que se fyzieren en la tierra, salvo que se quysiere 
yr a contratar sus mercaderías e granxerias, tener 
comercio en las otras gobernaciones e tierras se le 
permita e lo pueda lazer libremente, pero quen 
ninguna manera se le dé vezindad, ni repartjTnien- 



DEL ARCHIVO DB INDIAS 83 

to, ni parte en las entradas, ni otra ocasión para 
que se quede en la tierra e dexe la de donde es ve- 
zíno; por esta via teman libertad todos de fazer 
comercio e contratación los unos con los otros e 
ayudarán las tierras mas ricas a sostener; e por 
otra via debe tener la gente contra su voluntad no 
basta cosa ni provysion por rigurosa que sea para 
poderse proveer ni defender. Vuestra Magestad sea 
servido de mandar ver este punto, porque si no se 
provee a toda diligencia, todo lo poblado en estas 
partes se desasosegará e moverá de manera que 
después no tenga remedio. 

En esta Gibdad se fazen agora otros quatro na- 
vios grandes para la contratación e paso del Perú. 
Orea Vuestra Magestad que al presente pasa de 
treinta navios los que ay fechos en esta Mar del 
SuTj digo con los del Armada del Governador Al- 
varado, en que ay navios, segund dicen, de tres- 
cientos toneles, ques la Capitana de Al varado, e de 
a ciento e cincuenta, ques la Capitana, que llevó el 
Capitán e Mariscal Don Diego de Almagro; los otros 
dende quarenta fasta sesenta toneles e mas que ay 
otros muchos bergantines fechos en esta Cibdad; 
mandándolo Vuestra Magestad favorescer, esta 
Tierra es el Thesoro e la riqueza del Mundo e Dios 
la ha puesto e descubierto en la era e tiempo de 
Vuestra Magestad para grand bien e favor de Vues- 
tra Santa Fe Cathólica e de la repúbhca xpiana. 

Por otras muchas e fecho relación a Vuestra Ma- 



i 



84 DOCUMENTOS INÉDITOS 

gestad quanto y m porta a su real servizio ebien^^^^ 
ta tierra e governacion que lo de Veragua se ^KP^^ 
blase o a lo menos se diese orden como se cogi» ^eae 
oro en aquella Tierra, porque crea Vuestra Mag^^^^eg* 
tad ques tan gran cosa lo de aquellas minas poc^Hr Jo 
que dellas se ha visto por yspiriencia, como lo efe] 
Perú; si antes de agora lo oviera Vuestra Magmoj. 
tad mandado proveer e fyciérase a arta poca cc^sía 
e trabaxo e a abido gran dyspusicion en la Tierir^ e 
gente para ello, agora con esta nueva del P^rú 
terna grandes dyflcultades ; e en la verdad orea 
Vuestra Magestad que lo capitulado con el Almi- 
rante no ympide porque la Provyncia que se dice 
de Vera ff lia ^ cuya governacion dice el Almirante 
que le pertenece, en toda ella puede aber ciento 
ocho leguas e es cacique e tierra e provyncia por si 
e diversas e en estas están las más ricas minas, <50- 
mo es verdad e ablaba e quebores e otras desta lla- 
nera que Vuestra Magestad fuese servido que s^" 
tienda en ello a de ser con el Governador que g9' 
vemare en esta governacion como muchas vez^s ^^ 
fecho rrelacion, porquesta persona creo no ^eria 
parte para salir con ella e también sostener será 
aquello con esto e esto con aquello, e tornar a absen- 
tar en esta governacion la granxeria de las m ínBB, 
ques el todo. 

En lo del rresgate de la Culata del Golfo de ¿Thi- 
ba ya Pedro de Eredia abia erabiado navios allá; e 
como los yndios estaban avisados e se tenia ptxesU 



DEL ARCHIVO DE INDIAS 85 

seña con ellos que no saliesen a navio ningunos si- 
Do los que fyziesen la seña, no creo que puedo fa- 
3er nada. Vista la provicion de Vuestra Magostad, 
ú Lycenciado de la Gama, xuez de rresydencia e 
lovernador en estas partes, dice que la embió a 
lotyficar a Pedro de Eredia; yo nunca la vi ni me 
üó mostrada, yo ansi entrel capitulo de la carta de 
nuestra Magestad allí enunciado para que si era 
aenester proveerse alguna cosa que yo faria en 
íUo lo que pudiese, el mismo Julián Gastrero, ques 
:asado con aquella yndia ques la ques el todo del 
resgate e se partió de aqui para fazer otro viaje al 
[ual estaban los caciques e yndios esperando; e crea 
i^uestra Magestad que no combiene a su real ser- 
ycio salga de las manos deste fasta quel rresgate 
ístó asentado e se sepa mas de la Tierra, e con este 
e tome algún asiento en lo de alli, porque creo se 
abrán grandes secretos e es un paraxe por donde 
e dará en esta Mar del Sur muy brevemente, es- 
lecialmente el Rio Grande que se dice de San 
Zoan, e el Rio Qudes questán en la misma Culata. 
Los yndios de las provyncias del Perú es gente 
Quy discreta en fazer e abrir caminos e calzadas e 
3rtalezas, e otros edyficios de piedra e tapyeria, 
de sacar agua e acequias, tanto, que visto que 
os edyficios dizen que nos fazen mucha ventaxa a 
esotros, mucho combernía al servycio de Vuestra 
lagestad e al bien desta Tierra e gobernación, sea 
ervído de mandar pasar a esta gobernación algu- 



8G DOCUMENTOS INÉDITOS 

nos dellos por todas las vías e maneras xustas que 
para elle pudiere aber, a lo menos fasta en cantidad 
de dos mili; e pasando demás del bien común de 
todos los vezinos e tierra los edyficios e obras que 
Vuestra Magestad manda fazer así de fortaleza e 
casa de fundycion e contratación, como el Rio de 
ChagrCy se faría a muy poca costa casi ninguna con 
brevedad e esta Gibdad e los vezinos della edyfica- 
rian todos de cal e ladrillos e tapyerian porque 
abiendo maestros e gente que lo fagan los mate- 
riales los ay muy buenos e muy cerca el agua; 
ques la que mas cavsa enfermedades en esta Gibdad, 
se trataría a muy poco trabaxo por todo el pueblo 
e la mexor e mas sana del Mundo; e aun abiendo 
número desta gente podrían sacar agua del Rio de 
C flagre para que venga a esta Mar del Sur como 
vá a la del \orte e que se navegase porque no son 
quat.*^ leguas de acequia para ponella en esta Mar 
e de tierra llana; e aunque al pryncipio se abrá an- 
gosto, las avenidas son tan grandes que lo abrieran 
luego; parece que demás de mandar Vuestra Ma- 
gestad pasar a escrebir en esta tierra alguna gente 
destos yndios del Perú en fazer estos edyficios, que 
seria gran medio mandar que los que de ellos fue- 
sen rebeldes o mereciesen pena de muerte o otra 
corporal, los desterrasen para otra gobernación e 
también qualquier merced que Vuestra Magestad 
sea servido de fazer en este caso a esta goberna- 
ción se xustyfica con que para poblar e conquistar 




DEL ARCHIVO DE INDIAS 87 

e descubrir las provyncias del Pe^nc sean sacados 
mas de diez mili yndios e sacar a los vezinos de aquí 
yudios de repartimiento para fazer la fortaleza e 
otros edyficios que Vuestra Magestad mande fazer, 
es cosa que nunca abrá efecto porque si los ay ni 
aunque todos estos pocos que ay se quitasen no 
bastaría para fazer cosa, demás que todos están al- 
terados para dexar la tierra e yrse al Perú. 

Estos yndios desas provyncias del Perú es la 
gente mas aparexada para servir a españoles e que 
con mexor voluntad lo farán de quantos se an visto 
e abrá poco trabaxo en apremiallos para ello, ansí 
porqués gente de capacidad e que tienen e viven en 
su república xuntos, como porque son acostumbra- 
dos a servir la gente común a los señores e gente 
de guerra; e tan subjetos e mal tratados dellos como 
los moros de las tierras Degipto e Soria de los ma- 
mellucos; e por tanto pareceme que convemia al 
Real servycio de Vuestra Magestad mande ordenar 
la república de aquella tierra e manera de servycio 
de los yndios de reparty miento o encomienda dellos 
con toda brevedad, e antes que la estremada lo 
dycia de los españoles lo dañen e pongan confusión; 
e para los que an de ser verdaderamente vezinos e 
pobladores gozen de la riqueza e los otros aprove- 
chamientos de la tierra, porque si esto no se provee 
no es mas fallar que poblar, a ninguno dellos que 
allá están que dezilles que pierdan la vida e todos 
desean como están ricos venirse. 



f 

t 



S8 UOüüMKNTOS INÉDITOS 

El Padre fray Vicente, ques uno de los quatro re- 
lygiosos dominicos que a quedado en la Tierra, a 
salido gran persona e de gran dotrina e provecho 
para la conversión de los yndios, e entiende en ello 
un gran celo de servir a Dios e a Vuestra Magestad 
e muy a las derechas su doctrina faze gran fruto 
en los yndios destaCibdad e gobernación, e así diz^n 
que faze muy mayor en la gente del Pe^^ií; e persona 
que a lo que fasta agora a parecido es su codycia 
de cosa temporal; yo no e visto en verdad pasar 
relygioso a estas partes de quien ayan estado mas 
satisfechos ni que ayan fecho mas provecho en la 
dotrina e enseñamiento de feo a los yndios. 

El Padre Don Hernando de Luque, Electo Obis- 
po e Protector de las provyncias del Penij creo es- 
cribe a Vuestra Magestad quexándose del Goberna- 
dor Don Francisco Pizarro e del Capitán Don Diego 
de Almagro su compañero, diziendo que no le an 
acudido ni quieren acudir con su tercia parte de lo 
que se a abido en esta negociación del Perú, en ver- 
dad quel tiene harta razón e fasta agora yo le ó de- 
tenido que no pusiese el negocio a la xusticia por- 
que qualquier dyscordia entrellos antes questa ne- 
gocyacion obiese defeto que a abido fuera muy da- 
ñoso e dar estorbo a todo agora que ay sobre que 
e es toda cosa en términos loado Nuestro Señor de 
tanta prosperidad e el Electo tan al cabo asi de ve- 
xez como destremada pobreza será bien quel cobre 
lo suyo e lo que para ello bastará que Vuestra 



DEL ARCHIVO DB INDIAS 89 

Magestad lo embie a mandar al Gobernador e Ca- 
pitán porquellos no cederán en cosa de lo que 
Vuestra Magestad les mandare. 

También yo soy certytícado quellos no aguardan 
mas de la yda de su persona para dalle lo suyo e 
tomar asiento con ól yo les é escrito sobrello; 
aguardaré fasta que Vuestra Magestad en el caso 
embie a mandar lo que sea vervido. 

Yo e embiado a Xoan de Espinosa mi fíxo a La 
Española por caballos e armas e bastimentos para 
embiallo al Perú para en este socorro tenga fecha 
una carabela e un bergantín e faga un navio gran- 
de de porte de treinta caballos para el viaxe. Su- 
plico a Vuestra Magestad sea servido de fazelle 
merced de proveelle de Capitán e de mandalle dar 
e señalar en la tierra repartymiento e la encomien- 
da e los otros aprovechamientos desto teniendo me- 
moria de lo que yo e servido e de que padres e 
fixos estamos e resydimos syrviendo en ella e que e 
seydo el primer Capitán general que conquistó po- 
bló e pacyficó las primeras provyncias desta Mar 
del Sur e por mi mano e yndustria se puso razona- 
ble orden en todo e ya que debaxo de mi dysciplina 
mylitar e xudycial an mylitado el Gobernador e 
Capitán, todos los que allá e acá están antiguos por 
tiempo e espacio de diez años e Xoan de Espinosa 
mi fixo tiene abylidad para servir a Vuestra Mages- 
tad en todo lo que del se quysiere servir e edad 
porque a de veinte e un años arriba, yo nescesidad 



Ib 



90 DOCUMENTOS INÉDITOS 

de reposo e de ganar de comer para mis fíxos 
bo de veinte años que á que sirvo a Vuestra }At 
gestad. 

Yo soy ynformado que van relaciones a Vuestf-, 
Magestad e personas apasionadas contral Gob^^^ 
nador del Perú Don Francisco Pizarro e con 
Capitán Don Diego de Almagro, a fin de procu' 
dyscordias entrellos e de fundar e ynvertir cosaas^^ 
su perxuycio del uno e del otro, pesándoles de /¿f 
paz e conformidad en que al presente están, e faé 
Dios servido de ponelles sin embargo de los que 
procuraban el contrario; conviene al Real servycio 
de Vuestra Magestad al presente, no se dó lugar ni 
crédito a cosa desta calidad, sino que Vuestra Ma- 
gestad les mande a ambos questén e perseveren en 
su paz e concordia, e se continué la conquista e pa- 
cyficacion e población de la tierra, pues parece que 
Dios los elygió para ello e ellos tienen harta abyli- 
dad en quanto a esto; aunque las cosas de gobema* 
cion e admynistracion de xustycia e lo a ello to- 
cante para tan gran cosa como es esta e a de ser 
aquello, les falta ysperiencia e la autoridad e aby- 
lidad nescesaria e que tan gran cosa requiere, esto 
Vuestra Magestad lo mande proveer lo uno e lo 
otro como más sea servido. 

En lo del oro e plata e otras xoyas que obieren 
de venir para Vuestra Magestad, conviene a su Real 
servycio mande proveer la orden quen ello se a de 
tener para Uevallo en España, porqués mucho 



<.._i 



DBL ARCHIVO DB INDIAS 91 

lo que a de venir e el viaxe largo e peligroso en al- 
gunos tiempos, porquesta que lleva el Capitán 
Francisco Pizarro para Vuestra Magostad e lo que 
va de pasaxeros va todo en ese navio; ó paróceme 
que parte en el mas rezio tiempo de todo el año asi 
para la sallida de acá como para la llegada en Es- 
pana e toda la otra navegación. 

Yo e escripto al Gobernador e Capitán, que pues 
la riqueza es tan grande e los Caciques e yndios 
dan el oro e presentes, e la persona Real de Vues- 
tra Magostad está absenté en la guerra contra el 
turco e en defensa e conservación de Nuestra Santa 
Fée Cathólica e de toda la república crystiana, que 
debian de procurar por todas las vias e manera que 
pudieren, cómo del mas del Quinto que a Vuestra 
Magostad perteneze, le syrviesen con todo el mas 
oro e plata que pudieren e pareciese por via de ser- 
vycio; e teniendo manera con los yndios que lo 
diesen para Su Magostad e que yo aria relación a 
Vuestra Magostad dello para que mandase proveer 
de lycencia e aprobación délo que desta manera 
semblase a Vuestra Magostad para sus descargos. 
Vuestra Magestad mande proveer en ello lo que 
mas fuere servido: 

El Capitán Hernando Pizarro a lo que se conoció 
dól, va con yntincion de volver a resydir e perma- 
necer en la provjnicia del Perú\ ya Vuestra Mages- 
tad tiene notycia de las pasiones quentrel Capitán 
Don Diego de Almagro e él a abido; ellos ambos a 



92 DOCUMENTOS INÉDITOS 

dos no combienen al servycio de Vuestra Magestad 
que por ninguna manera estén xuntos en una mes- 
ma Govemacion, especialmente en esta del Gover- 
nador e Adelantado Don Francisco Pizarro, porqae 
como ambos son personas tan principales, se repar- 
ten por todos e se ha de desasosegar e de asosignar 
la tierra, e no fué poco en abellos puesto en paz e 
conformidad; ese poco que la tuvieron combiene al 
real servycio de Vuestra Magestad quel uno o el 
otro queden en esta Governacion, porque ambos 
xuntos en ninguna manera se pueden compadecer, 
e es mucho el trabaxo que darán al Governador e a 
la tierra. 

Nuestro Señor la Imperial e Real Persona de 
Vuestra Sacra Magestad guarde e ymperial e muy 
real Estado acreciente e prospere bienaventurada, 
cuente con paz e obedyencia del Universo. — ^De Par 
7iamd a diez de Octubre de mili e quynientos e 
treinta e tres años. — De Vuestra Sacra Cesárea Ga- 
thólica Magestad. — Su Humilldísimo siervo e q^ie 
sus muy Reales pies e manos besa. — El Licenciado 
Espinosa. — Está firmado. 



I 

I 



Carta a Su Magestad de Sebastian Benalca^ar^ 
dyciendo que después de salir de alli Hernando 
Pi{arro con los quintos, acordó el Gobernador 
Francisco Pi{arro con los ofyciales Reales 
dembiar alli die{ ombres de acaballo para soS' 
tener el pueblo fasta que vyniese el socorro 
que sesperaba de Nicaragua, e que fi\o una 
probanza que remyttó al Abdyencia de Santo 
Domingo, a fin de quembiase alli algún otro 
socorro. 



San Miguel. — Noviembre 11 de 1533 (1). 

Sacra Cesárea Cathólica Magestad. 

SEPA Vuestra Magestad que después de haber 
partido de aqui Hernando Pizarro con los 
quintos que tocan a Vuestra Magestad, acor- 
dó el Gobernador Francisco Pizarro con los ofycia- 
les de Vuestra Magestad que residen en estas par- 
tes, dembiar a este pueblo de San Miguel con diez 



' (1) Archivo de Indias-— Patronato.— Est. 1.**— Cajón 1.' 
— Leg. 1.^ 



94 DOCUMENTOS INÉDITOS 

de caballo para contener el pueblo fasta tanto que 
vyniese gente de las provyncias de Nicaragua e 
reynos de Vuestra Magestad, porque de alli espe- 
raba el primero socorro porqués lo mas cercano a 
estos reynos, e porquel Gobernador abia escrito al 
Gobernador Francisco de Castañeda, ques en la 
parte de Nicaragua , e contándole por su parte el 
gran servycio que fazia a Dios e a Vuestra Mages- 
tad, dio lycencia a muchos ombres vacos para que 
vyniesen al socorro e a servir a Vuestra Magestad, 
en que serian doszientos ombres; los ciento de acá- 
bailo todos estaban prestos para venir con Gabriel 
de Roxas, Capitán que ha seydo en aquellos reynos 
muchos dias; sabido por Pedro de Al varado Gober- 
nador de Gicaternala^ movióse con toda el Armada 
e entró en el Puerto de Vuestra Magestad e tomó 
los navios forzablemente según parescerá mas lar- 
gamente por una probanza que yo fize para que 
paresciese en la Abdyencia Real de Santo Domin- 
gOy e como parescerá por otra que va para Vuestra 
Magestad; fízela para que le constase a los Oj^dores 
que residen en La Española para quembiasen re- 
medio a estos reynos e gelan con el Capitán Gabriel 
Roxas e con dichos compañeros que con él vynieron 
casi viendo fazerselo saber a Francisco de Pizarro, 
Gobernador de Vuestra Magestad el estada general 
doscientas leguas, e yo como su Teniente de Capitán 
general, acordé de lo fazer saber a Vuestra Mages- 
tad; e dizen todos estos compañeros que vynieron 



OBL ARCHIVO DE INDIAS 95 

con Gabriel de Roxas, que dize Pedro de Alvarado 
que Francisco Pizarro dexa atrás su Gobernación e 
que pasa a la agena e que a de venir en estos rey- 
nos a tomar todo lo quen ello está e dallo a quien 
íliere su voluntad; lo qual no es ansi e caso que 
sea ansi que Francisco Pizarro aya pasado adelan- 
te, fasta agora no a visto mas de Vuestra Magestad 
para que no pueble lo questá desocupado; el esta 
poblando en Xauxa e con gran deseo de fazer ser- 
vycios a Vuestra Magestad, muy señalados; agolo 
saber a Vuestra Magestad porquen ello provea lo 
que fuese su Real servycio. 

Nuestro Señor la Muv Alta e Muv Poderosa Im- 
penal Persona de Vuestra Magestad guarde por 
muy largos tiempos e le faga Señor del Mundo. — 
Fecha en esta villa de San Miguel a onze de No- 
viembre de mili quynientos treinta e tres años. — 
De Vuestra Sacra Cesárea Gathólica Magestad. — 
Muy humilde vasallo que sus reales pies e manos 
besa. — Sebastian de Benalcazar. — Esta firmado. 



Carta a Su Magesiad de Hernando Pitarra dy* 
ciendo que acaba de llegar a Sanlücar, miét» 
coles catorce Denero, de la Nueva Castilla, tid 
rra que por mandado de Su Magestad ab. 
ydo a descubrir e conquistar Francisco Pi'j^ 
rro. — Que va a informar a Su Magestrd i 
las cosas de aquella tierra, e que le traya ciA 
mili castellanos e cinco mil marcos de piatá 
cosa que no tendría ningún otro Principe.! 



Sanlccab de Barrameda — Hbsero14ce 1534 (1). ^ 



Sacra Cesárea Cathólica Real Magestad. 

Yo llegué a este Puerto de Sanb'icar 
miércoles a catorce de Henerode la Xtu 
Castilla, ques la tierra que por mandado i 
Vuestra Magestad fué a conquistar e gov» 
Francisco Pizarro. 

Vengo a ynformar a Vuestra Magestad Úb^ 



(1) Archivo dc Indias. - 
gidos. 



■Patronato. —Docu [r 



PUNTOS 

Itann ü iDinn ¡uscmcidues i Esn mucuioi. 

MAPRID. 



1 JLIhrtríJi Jí iM íte. 
AlbciJo; Fe, Carrtrj de ■ 
raen; Cu/Ka, £.i!k Je * ^ 
ifrfadpc. núm. i5; .Hum, 
ImUeJí Carreuj, núm. ii- 


FTlncipC 

. :Uc del 


raoviNciAs. 




Alña:<r - 


;i. M«r«- 



Ti,- P. Vcfiiiir» Sabaicl. 

í Aniceto Pilihl. 
tahjartt.- H. Banolcwní. 
' >T«. RuHo y C 
fVí'ej rfc U F.\ D. JQ»Í 0QtHQ 
1 Ltnn: FrjaciKo MíRon. 
IfZrf^^A- Src£. Sol ¿ hijo. 
íarea.- D. J Cabrera Cano. 
titgrvña.' P. BHcTa. 

ÜLTRAaiAR. 

f AA ifr Cbiu M»mu I^ilol, Cude- 
Mf, riIb. 6. 
PiiBrt''-Wií"n -■ Sn». Muáoi j 
Rrrcn. 

' D. Üonifácia Cata- 
il, MagulUnes, 17. 



Filariar títrtunMatt Roblu. 
lurMficia.- Imé Mcndca. 

Sajt JoU 4t Casia-Rif».- tXM 
Luli Bcnbocchea. 



EXTUAVJIKO. 



Ai.-íi- Mr. E. D«nné .SditníU, 
LII>rtrH cipañoln, iSi Rae 
Moniicnl. 

jífcr/in- Mn A»cher y C 
_A'itH/<u.- Mr. MaTulei. 




Esu Publicación, ntleaiii de to valar blslúríco coi 
rio, IntercM al Goticrno español p«ra cl coDodinícQloy 
■tnieoio d« sut derechos rcipect¡v04; «( como i loa di- 
fttw paties de Am¿tlca, para !a getUon y defeiua de 
luyof proplot; no mtfnoi que i loi pankuUrcí de 
bos hualiferiD), cuyos «niEpasadm preturoo urvldl 
por loi que adquiricnm otro» t]erecboi, Igualmeaic tteo- 
í dibtu, en legdima rccooipenM. 



. dl- 




OBL ABGHIVO DE INDIAS 97 

qae fasta agora se a fecho en su servycio en 
aquella tierra. Traygo para Vuestra Magestad de 
sos quintos, cien mil castellanos e cinco mili 
marcos de plata: vienen en cántaros e ollas, e 
otras personas que son de ver. 

Suplico a Vuestra Magestad sea servido de man- 
dar quen la casa de la contratación de Sevilla no 
pongan ympedimento ninguno, sino que libremente 
me lo dexen llevar ante Vuestra Magestad, por- 
qués cosa que fasta oy no se ha visto en Yndias 
otro semexante ni creo que lo hay en poder de 
• ningún Príncipe. 

L ' Nuestro Señor la vida e Real Estado de Vuestra 
\^ Jfagestad por largos tiempos guarde e acreciente 
\^Wf3L muy mayores Reynos e Señoríos. — Deste Puer- 
, , to de Sanlúcar a catorce de Henero de mili e quy- 
nientos e treinta e quatro Bños. — De Vuestra Sacra 
Geeárea Gathólica Magestad. — Humillde criado e 
%Beryidor que los Reales pies e manos de Vuestra 
I^^Hagestad besa. — Hernando Pizarro. — Está fir- 



\ 



c 



TOMO ZLII 



Declaración de Hernando Pi{arrOy sobre una 
muerte o xustycia mandada executar por Die- 
go de Almagro. 

Toledo. — ^Marzo 3 de 1534 (1). 



EN la Gibdad de Toledo a trece días del mes de 
Marzo de mili e quynientos e treinta e quatro 
años, por mandado de los señores del Consexo 
de las Indias de Sus Magestades, fué tomado e recj^- 
bido xura mentó en forma debida de derecho a Her- 
nando Pizarro, para ynformacion de la querella pre- 
sentada por Marigonzalez, mugerque fué de Rodrigo 
PereZy e dixo: que lo que sabe, es queste testigo 
puede aber medio año estando en el pueblo de (7a- 
xamálca^ ques en la provyncia del Perú oyó dezir 
a muchas personas de los xpianos que a la sazón 
vynieron a la dicha provyncia con Diego de Alma- 
gro, quel dicho Diego de Almagro abia ahorcado 
al dicho Rodrigo Pérez del entono del navio. 



(1) Archivo de Indias.— Indif. gral.^Est. 145.— Cij. !.•— 
Legajo 1.° 



1 



» "i 



OBL ARCHIVO DB INDIAS 99 

Fué preguntado si sabe o oyó dezir que fué la 
cabsa porque asi lo ahorcó, e dixo: queste testigo 
oyó dezir a muchas personas, quel dicho Diego de 
Almagro en la cibdad de Panamá abia tenido con 
el dicho Rodrigo Pérez, quera su Mayordomo e Se- 
cretario, e quel dicho Rodrigo abia escrito al Gober- 
nador Francisco Pizarro e a este testigo abisándo- 
les quel dicho Diego de Almagro fazia una acinada 
aproposito de yr a poblar en la provyncia de Puerto* 
Viexo, ques en la gobernación del dicho Francisco 
Pizarro, e que abian escrito al dicho Diego de Al- 
magro algunas personas de las questaban con 
el dicho Francisco Pizarro , que poblando allí 
ellos amotinaría la mayor parte de la gente 
questaba con el dicho Francisco Pizarro e se yrian 
a él; e questoviese avisado desto, e asi mismo les- 
cribió que mirase que un Luis de Avila que iba de 
parte del dicho Diego de Almagro a fablar con el 
dicho Gobernador e con mal proposito de fablar 
con los que habia de amotinar la gente; e questan- 
do el dicho Diego de Almagro en la provyncia de 
Piierto- Viexo oyó dezir este testigo que abia seydo 
avisado el dicho Diego de Almagro en como el di- 
cho Rodrigo Pérez abia escrito lo susodicho; e que 
por aquesta cabsa oyó dezir este testigo que le abia 
ahorcado. 

Fué preguntado si sabe quien mas tubo culpa en 
lo susodicho e dio para ello consexo favor e ayuda, 
e dixo: que no lo sabe quel dicho Diego de Alma- 



100 DOCUMENTOS INÉDITOS 

gro obiese fecho proceso contra el dicho Rodrigo 
Pérez e sí le abia oydo e sí tenia xuresdeccion para 
fazer xustycia del, dixo: queste testigo oyó dezir 
que no fizo proceso contra el ni le oyó mas de que 
le dixo que se confesase e que abia respondido que 
no tenia fecho porque le matase ni tenia nescesidad 
de confesar; e que asi le ahorcó sin mas de oyr ni 
confesar; e que sabe que del Grobernador Francisco 
Pizarro no tenia el dicho Diego de Almagro xures- 
diccion; que de Su Magestad que no lo sabe. 

Preguntado si sabe que bienes tenia a la sazón 
el dicho Rodrigo Pérez e llevaba consigo e que fizo 
dellos el dicho Diego de Almagro e lo que valían 
los dichos bienes, dixo: queste testigo oyó dezir 
que tenia dos caballos e un negro e una caxa de 
rropa, e que los caballos se vendieron por el dicho 
Diego de Almagro e su Teniente por ochocientos 
castellanos; e quel negro ni la ropa de la caxa no 
sabe en que tanto se vendió; e que todo lo que di- 
cho e declarado tiene, lo oyó dezir por cosa públi- 
ca e notoria a las personas que fueron con el dicho 
Diego de Almagro, e que esta es la verdad para el 
xuramento que fizo e firmólo de su nombre. — Her- 
nando Pizarro. — Está finnado y rubricado. 



Real Cédula a los ofyciales de la contratación de 
Sevilla sobre aber recibido con carta que llevó 
a Toledo Hernando Pi{arro dos basijas de oro 
y plata, un retablo e otras cosas. 



Toledo. — Marzo 7 de 1534 (i). 



El Rey. 

NUESTROS ofyciales que resydis en la cibdad 
de Sevilla en la Gasa de la Contratación 
de las Yndias. — Vi vuestra letra de diez e 
nueve del presente e la que mescrybístes con Her- 
nando Pizarro, al qual luego que vino a esta cib- 
dad de Toledo me mostró las piezas de oro e plata que 
con él membiastes, que fueron des vasixas de oro 
e una de plata e un retablo de dos ymágenes e una 
caña de mahiz de oro e un atambor pequeño guar- 
necido de oro; e se recybió en mi Cámara como ve- 



(1) Archivo de Indias .— Indif. gral. — Reg. gral. de 
Reales Ordenes.— Est. 148.— Caj. 2.°— Leg. 1.**— Lib. 3.** 



102 DOCUMENTOS INÉDITOS 

reis por el traslado del entrego que dellas se fizo 
a Pedro de Corte Villa, mi Gua;rda-xoyas que con 
esta os mando embiar. 

En la falta que obo en los cinco mili e quarenta 
e ocho marcos de plata, que nos embió el Gober- 
nador e ofyciales del Perú con Hernando Pizarro 
que dezis son onze marcos e una onza, la qual no 
le abéis pedido porque os parece que la pudo aber 
de peso del Perú al de ai por la sobra que fallastes 
en los ciento e cinquenta mili e sesenta e nueve 
pesos e un tomín e seis gramos de oro de diversos 
quilates que nos embiaron asi mismo con el dicho 
Pizarro, e vos otros fallastes ciento e quarenta e 
dos mili e quinientos e treinta e cinco pesos e qua- 
tro tomines e seis granos; de manera que fallastes 
de sobra siete mili e ochocientos e treinta e tres 
pesos e cinco tomines; e me suplicastes os embie a 
mandar lo que soy servido que se faga en la falta 
de la plata. 

Fezistes bien en no le pedir la dicha falta, pues 
como dezis que puede estar en el peso de allá, al de 
acá parece claro en lo que sobró en el oro. 

La relación que dezis que con vuestra cuenta 
embiastes a los del Nuestro Consexo de las Yndias 
sobre cosas que conviene que yo mande proveer en 
esa Casa, la mandaré ver e se proveerá con breve- 
dad lo que convenga a mi servycio e bien desa Ga- 
sa, e se os ara saber. 

El pliego de cartas que vino de la Nueva- España 



DBL ARCHIVO DE INDIAS 103 

en el navio de Pedro Alvarez, se recibió en el Núes 
tro Gonsexo de las Yndias. 

Con el primer correo o persona de recabdo, em- 
biad a los del Nuestro Gonsexo de las Yndias el re- 
gistro original de las naos que vynieron del Perú. 
De Toledo a siete de Marzo de mili quynientos e 
treinta e quatro años- — YO EL REY, — Refrendada 
del Comendador Mayor e señalada del Cardenal e 
Beltran e Xuarez e Bemal e Mercado. 



Carta a Su Ma gestad de Diego de Almagro, dy- 
Riendo que el Gobernador Francisco Pitarra 
abia conquistado la Propyncia del Cuzco que 
describe j la que agora se abia nuevamente pa^ 
cyjicado a cabsa de la rebelión de Attavalica. 
Quél abia seydo embiado por Pi{arro a San 
}A\guél para reformarla^ refyriendo los males 
que abia cabsado en ella Pedro de Alvarado^ 
por lo que se despobló aquella Propyncia de 
Puerto Viexo; porque ofreció volver con gente 
armada para quitar la Gobernación a Pi^arro. 

San Miguel. — Mayo 8 de 1534 (1). 

Sacra Cesárea Cathólica Real Magestad. 

DKNDEL pueblo de Cacoamalca escrebí a Vues- 
tra Magestad faziendo relación jde todo lo 
que asta entonces abia sucedido; e como el 
Gobernador Don Francisco Pizarro e yo ybamos 
con la gente que abia, a conquistar e pacyfícar la 



(1) Archivo de Indias.— Patronato. — Documentos 
cogidos. 



DEL ARCHIVO DE INDIAS 105 

Provyncia del Cuzco de que se tenia notycia, e así 
fué que salidos del pueblo de Caxamnlca con ayuda 
de Dios Nuestro Señor, el Gobernador a pacyficado 
e conquistado en nombre de Vuestra Gathólica Real 
Magestad esta Provyncia del Cuzco e su comarca, 
qaes Provyncia muy poblada de gente e muy abas- 
tecida de man teny mientes e de oro e plata, es tierra 
fragosa e muy fértil; e a esta cabsa desapacible 
esta Provyncia es la cabeza desta tierra e donde re- 
sydia e tenia su asiento el Señor que la señoreaba, 
la qual se a pacyficado e conquistado agora nueva- | 
mente sin pérdida de gente españoles, porque aun- 
quen esta tierra tenían mucha gente de guerra Ata- 
balica e sus capitanes que la tenian tyranizada e 
estaban reveldes, e por todas las vias e maneras 
quellos pudieron, procuraron de nos echar de la 
tierra, no las aprobechó nada, que siempre fueron 
vencidos e desbaratados, cuantas vezes salieron de 
guerra. 

A plazido a Nuestro Señor que al presente toda la 
tierra está muy llana e debaxo del yugo e obedyen • 
tía de Vuestra Gathólica Magestad, e el Goberna- 
dor en nombre de Vuestra Magestad a poblado dos 
pueblos despañoles, el uno en el pueblo de Xaoxo e 
el otro en el asiento del CuzcOy los quales están 
fundados; e con la mas gente que ay en la tierra 
puebla otros dos pueblos, el uno en un pueblo de 
Chinche^ ques en la costa de la Mar en un muy 
buen puesto, e otro en un pueblo que se llama 



106 DOCUMENTOS INÉDITOS 

Conde suyOj ques en la misma costa cynquenta le- 
guas adelante de Chinche^ questá en el paraxe e 
frontero del Cuzco dondestá fecho, e otro pueblo; 
todo esto es en la Provincia del Cuzco^ e con la 
maar gente que vynieren se poblarán otros pueblos, 
algunos en los lugaros e sytios mas convenientes 
para ello, porque con los pueblos e la conversa- 
ción de los españoles, los caciques yndios vengan 
mas verdaderamente en conocymiento de Nuestra 
Santa Fée Cathólica- 

Después de conquistada la Tierra e echado della 
a los tiranos que la tenian usurpada, el Gk>bema- 
dor restituyó el Señorío della a un fíxo del Cuzco 
quera Señor desta Tierra; e a este su fíxo le venia 
de derecho el Señorío della, e se la tenian tyrani- 
zada Atabalica e sus Capitanes e gente de guerra, 
e de conformidad de los naturales, se restituyó en 
ella, e todos están muy contentos e se asentaron las 
pazes con él en nombre de Vuestra Cathólica Cesá- 
rea Real Magestad; e fasta agora él e todos los 
prencipales de la tierra están muy pacyficos e han 
seydo parte para ayudar e conquistar esta Tierra e 
desocupar a ella desta gente. 

El Govemador membió a mi a esta Gibdad de 
San Miguel a reformalla ansi de vezinos e gente 
que la sostengan , como a dar orden para que los 
españoles que por aqui vynieran en los navios a 
servir a Vuestra Cathólica Real Magestad en estas 
provyncias sean proveidos de todo lo que obiesen 



DBL ARCHIVO DB INDIAS 107 

menester para pasar adelante donde anda el Gk)- 
vemador poblando la Tierra; e que los que traje- 
ren enfermos, sean curados e en todo haya la orden 
qae combenga; por manera questas tierras en bre- 
ve sean pobladas e pacyficas. 

Llegado a esta Gibdad , fallé la gente della muy 
alterada ansi los españoles como los naturales de 
la Tierra, e la cabsa es que a dos meses que Pe- 
dro de Al varado, Governador de Vuestra Magestad 
de la provyncia de Guatemala j con mucha gente de 
pie e de caballo, desembarcó en la costa de Puerto- 
ViewOj ques en esta Governacion e su comarca des- 
ta Gibdad; e estando como estaban aquellos pueblos 
de Puerto^Viexo de paz e debaxo del amparo Real 
de Vuestra Gathólica Magestad porque los pacyflcó 
el Gobernador Don Francisco Pizarro quando por 
allí pasó; eran repaso de todos los navios que por 
allí venian con gente a estas provyncias por ser 
como es la prencipal escala e puerto que tienen to- 
dos los navios; e quando allí llegaban siempre 
trayan mucha necesidad ansi de mantenymientos 
como de agua e leña e otras cosas, para el fomecy- 
miento de su viaxe, e a plazido a Vuestro Señor 
q[uestos yndios an seydo tan constantes en las pazes 
<iuen vyniendo navio por allí sallan a ellos señores 
e personas prencipales de los pueblos, e llevaban 
los españoles a sus casas, donde los aposentaban e 
daban de comer, e servían todo el tiempo que allí 
guerian estar, e fomecian los navios de las cosas 



108 DOCUMENTOS INÉDITOS 

necesarias para su viaxe muy cumplidamente, de 
las cosas quellos tenian. 

Al tiempo que llegó allí Pedro de Alvarado fa- 
llando la gente de paz e sosegados e abiéndose fe- 
cho buen acogj'miento a él e a su gente quiso en- 
trar la tierra adentro a las espaldas de Ptierto-Vie" 
000 a una provincia que llaman QuicOj que conñna 
con los términos desta Gibdad, porque le dixeron 
que alli podría aber cierta cantidad de oro; e al 
tiempo que se fue dio sobre los pueblos de Puerto- 
Viexo\ e como la gente dellos estaban pacj^ fieos e 
seguros en sus casas, creyendo que no se les que- 
brantaran las pazes que con ellos en nombre de 
Vuestra Magestad se abian asentado, e ataron guan- 
ta gente pudieron con cadenas e sogas, e los lleva- 
ron cargados con su carruaxe; e a esta cabsa e 
porque Pedro de Alvarado trae consigo cantidad de 
yndios naturales de las provincias de Guatemala a 
los quales ha mandado e dado lugar que coman 
carne umana, e ansi an comido los yndios e mo- 
chachos que querían; e porque los robaron quanto 
tenian e aun fasta sus muxeres e fíxos los pueblos 
de aquella provincia quedaron despoblados e asola- 
dos; e sabiendo estas nuevas todos los de la comar- 
ca han fecho lo mismo, 

A sido grande inhumanidad lo que Alvarado a 
fecho en gran daño a estas provyncias, porque su- 
cedió luego quel embió dos navios suyos armados e 
artillados por esta costa adelante con cierta gente. 



DEL ARCHIVO DB INDIAS 109 

e salieron a rrobar los yndios de un pueblo questá 
a la punta de Santa Elena questaba de paz, e le 
tomaron ciertas mujeres e otras cosas, e la gente 
del pueblo viendo esto, salieron a ellos de guerra e 
les mataron un español o dos e les hyrieron otros 
algunos. 

Después acá an venido otros navios con gente a 
esta Gobernación e con mucha necesidad arribaron 
a Puerto Viexo para se proveer e fornecer, e falla- 
ron todos los pueblos sin gente e despoblados e 
asolados e destruidos, que aun no obo con quien 
hablar; e desta cabsa no pudieron ser proveídos de 
nada e con mucha necesidad pasaron adelante, 
pensando quen aquel pueblo questá a la punta de 
Santa Elena se proveerían e fomecerian de basti- 
mentos e de lo demás que obiesen menester para 
BU viaxe; e creyendo questaban de paz como solia, 
salieron en tierra seguros; e como la gente natura- 
les del pueblo ^estaban lastimados, saliéronles de 
guerra e hyrieron diez o doce ombres muy mal, 
los quales fasta tres días que llegaron a esta Gibdad, 
donde yo los e fecho curar e proveído de lo nece- 
sario, algunos están tan mal heridos, que tienen 
peligro de sus vidas. 

Un navio venia de la Gibdad de Panamá a esta 
Gobernación cargado con gente e caballos, e pa- 
sando por donde Al varado estaba, salió a ellos e los 
tomó e tubo manera que se quedase con él e no los 
dexó pasar. En todo muestra traer la yntencion 



lio DOCUMENTOS INÉDITOS 

dañada en facer lo que faze e altar la tierra que 
con tantos trabaxos se a pacifycado e conquistado, 
e quera refugio e amparo de quantos por esta mar 
nabegan que a gran trabaxo de oy de mas veman 
acá los navios no seyendo como no serán proveídos 
en aquella costa, porque cuando alli llegan, todos 
traen necesidad, por ser los viaxes largos. 

También nos an y n formado que a prometido a su 
gente que vemá sobrel Gobernador Don Francisco 
Pizarro e sobre los questán con él con mucha 
gente, e les tomará el oro e plata, e las otras cosas 
que tienen e an abido en la conquista e pacyfícacion 
destas partes, e que lo repartirá entre los que vie- 
nen con él; por manera que los españoles, con oyr 
e poner en plática de venirles a tomar su fazienda 
e ver que sentra en la Gobernación que Francisco 
Pizarro en nombre de Vuestra Magostad tiene pací* 
fica e es Gobernador desta por sus Reales provy- 
siones, e los naturales de la tierra en saber que les 
comen estando recebidos a las pares, están tan al- 
terados los unos e los otros, que no sé qué medio 
se a de poner en ello, que por Dios que tengo rece- 
lo que por las desconcyencias que Pedro de Alvara- 
do a fecho e faze, que a de ser cabsa de mucho 
mal e levantamiento de Indios, Dios se lo perdone 
quen tal coyuntura a metido tanto una en una tie- 
rra tan rica e prospera como esta, e a metido 
tanto, que no lo podra restaurar en toda su vida el 
mal que a fecho. 



I 



DBL ARCHIVO DB INDIAS 111 

El Grobernador tenia mandado al Cabildo desta 
Gibdad que si por caso Pedro de Alvarado o algún 
navio suyo por aquí aportasen, que se les diere e 
proveyese todo lo que obiesen menester muy cum- 
plidamente, e ansi lo abian proveído e mandado en 
toda esta gobernación; e paréceme que Alvarado a 
tirado por otra vía, e un Capitán suyo llegó a un 
puerto ocho leguas desta Gibdad e entró en él con 
dos navios de armada antes que yo vyniese a esta 
Gibdad; e los alcaldes e regydores lescrybieron ofre- 
ciéndose que si obiese de menester algo, se lo fy- 
ziese saber e que lo proveerían , porque ansi lo abia 
mandado el Gobernador; e nunca quiso responder a 
su carta, antes salió en un pueblo de la costa ques- 
tá en el mismo puerto e se llevó quanto ganado te- 
nían losyndios del pueblo, e quanto les pudo tomar 
que fuese en sus navios; antes se me an venido a 
quexar los yndios ques la mayor lástima del mundo, 
e segund el pryncipio con que a evorado entra, tengo 
sospecha que no a de parar en esto sino quemes de 
tener algunas dyferencias e rompymientos; bien 
creo quel Gobernador Don Francisco Pizarro, con 
el zelo que tiene de servir a Vuestra Magestad, por 
todas las vias e maneras que pudiere, no dará lugar 
a ello si a él fuere posible, e yo por mi parte lo 
tengo de traba xar con todas mis fuerzas como ver- 
dadero servidor e criado de Vuestra Cathólica Real 
Magestad. Plegué a Nuestro Señor de darme gracia 
quen ello e en lo demás que se ofreciese pueda me- 



112 DOCUMENTOS INÉDITOS 

ter toda paz e concordia e servir a Vuestra Mages- 
tad como yo deseo. 

De la fundj'cion de oro que se fizo en Caxamal- 
cüj tiene Vuestra Magestad acá demás del oro que 
llevó Hernando Pizarro, ciento e setenta mili pesos 
de buen oro; después acá se a abido en esta paci- 
ficación e conquista que se a fecho mucha cantidad 
de oro de que terna Vuestra Magestad otros dos- 
zientos mili pesos de oro, e tema cien mili marcos 
de perlas de su Quinto. Vuestra Gathólica Real Ma- 
gestad mande embiar a mandar la orden de servido 
que se tenga en Uevallo a España^ que se cree que 
demás desto se abrá mucha mas cantidad adelante 
con ayuda de Dios. 

Yo e despachado agora tres navios que van a la 
Gibdad de Panmnd por gente e caballos para la po- 
blación destas partes, e embio dineros para que so- 
corran a la gente que vynieren de España a servir 
a Vuestra Magestad en estas partes, porque vienen 
pobres e adebdados; e con que se curen los enfer- 
mos quenfermaren que como son nuevamente ve- 
nidos, e Castilla del Oro por donde an de pasar de 
necesidad se enferma, adolecen muchos; e no te- 
niendo refrygerios se morirían; este es el estado en 
questá la tierra, de que otra cosa aya de nuevo fa- 
ré relación a Vuestra Magestad e le suplico en todo 
mande proveer lo que convenga a su Real servycio. 

Nuestro Señor la Sacra Cesárea Gathólica Real 
Persona de Vuestra Gathólica Magestad acreciente, 



I 

j 



' DBL ARCHIVO DB INDIAS 113 

prospere e guarde por muchos años e buenos con 
acrecentamientos de muchos mas Reynos e Seño- 
ríos; a su santo servycio desta Cibdad de San Mi- 
guél a ocho de Mayo de mili e quynientos e treinta 
equatro años. — De Vuestra Magestad. — Humilde 
criado e servidor que sus muy Reales pies e manos 
besa. — Diego de Almagro. — Está firmado. 






f 



Tomo xlii 8 



Carta a Su Magestad del Ayuntamiento de Xau- 
xa, con varias notycias de gobierno efazienda 
e dando las gracias por las mercedes que le a 
concedido. 



Sacra Cesárea Cathólica Magestad. 



Xaüxa.— XuLio 20 DE 1534 (1). 

LA xustycia e Regymiento desta Gibdad de 
Xaiiooay Rey nos de Ibl Nueva- Cas tilla que en 
estas partes e costa de la Mar del Sur^ be- 
samos los muy reales pies e manos de Vuestra Sa- 
cra Magestad por las crecidas mercedes que Vues- 
tra Magestad mandó fazer y embiar con Rodrigo 
de... (2)... para estos Reynose conquistadores, que 
según estas an seydo, muy por cierto tenemos que 
las de aquí adelante serán muy bien por los traba- 
xos quen general abemos pasado e servycio que a 



(1) Archivo de Indias.— Patronato.— Est. 2.®— Ca¡. 2. 
Leg. 1.° 

(2) Debe ser Rodrigo Contreras. 



DEL ARCHIVO DB INDIAS 115 

Vuestra Magostad abemos fecho, e la gran volun- 
tad que Vuestra Magestad muestra a nos los pagar 
e satisfacer e nos fazer otras mercedes mas cre- 
cidas. 

E porque Francisco Pizarro, Gobernador de 
Vuestra Magestad en estos Reynos, xuntamente 
con los ofyciales de Vuestra Magestad, embiaran 
relación copiosa e particular de todo lo quen estos 
Reynos a subcedido, e ynformarán muy largo de 
todo lo al bien dellos conviene proveer se fyziese, 
tenemos a cargo esta República, brevemente yn- 
formaremos a Vuestra Magestad de lo que se a fe- 
cho e de lo que conviene proveerse en particular 
para el bien desta Gibdad e servycio de Vuestra 
Sacra Magestad con deseo del qual siempre fazemos 
lo mesmo. 

Pocos dias pasados después que Hernando Pizar- 
ro se partió de Caocamalca e llevó a Vuestra Mages- 
tad el socorro de oro e plata de su Real Quinto, e 
relación de la Tierra, se acabó de fazer la fundycion 
del oro e plata que Atabalica dio e ahi en Casa- 
tambo, e después de fecha, sacado el Quinto de Vues- 
tra Magestad fué lo demás repartido por el Gober- 
nador entre los españoles, como dello Vuestra Sa- 
cra Magestad abra seydo mas largamente ynfor- 
mado. 

Acabo de fazer e entendiendo en despachar cier- 
tos españoles que se iban en España e en aderezar- 
se el Gobernador e españoles para venir a esta Gib- 



i 



116 DOCUMENTOS INÉDITOS 

dad por dicho de los naturales e ynformacion que 
dellos e de otras personas el Gobernador fizo, falló 
culpado al Cacique Atabalica porqués su yntencion 
dañosa, aunque por el Gobernador abia seydo dado 
por libre e siempre se le abia fecho buen tratamien- 
to, ordenó e inventó de fazer guerra, e con ella 
todo el mal e daño que pudiese a los españoles, por 
señorear e mandar tiránicamente como fasta alU 
abia fecho, creyendo su mucho poder e su gran 
saber e gente poderosa de guerra que tenia, ser 
bastante a que obiera efecto su mal deseo e volun- 
tad dañada; e sobresto proveyó sus Capitanes por 
todas sus tierras ansi a las provyncias de Quito^ de 
donde ól era natural, como para todas las otras 
tierras del Cuzco e desta de Xauxaj donde al pre- 
sente tenia dos exórcitos de gente de guerra para 
tener pacyfico e subjeto su señorío. Destos obo el 
Gobernador ynformacion de prencipales e llegados 
del mismo Cacique e de otros que dixeron venir 
esta gente sobre los españoles quen Caxanialca es- 
taban, por evitar el daño que dello se podría re- 
traer o por promysion de Dios, a quien se debe 
atrybuir la muerte deste gran Señor fué fecha del 
xustycia pública de que los naturales, porque an 
crueldades e muchas muertes dellos propios abian 
seydo suxetados e avasallados deste Señor, fueron 
muy alegres e mas por el nuevo Cacique quel Go- 
bernador fizo en nombre de Vuestra Magestad que 
fué un hermano del muerto, a quien la tierra vnia 



DEL ARCHIVO DE INDIAS 117 

por xusta razón e derecho con este e Goculcapita 
Chalico, Chiman e con otros muchos señores e Ca- 
ciques que a la sazón resydian en aquella Cibdad de 
Caxamalca^ fueron asentadas pazes en nombre de 
Vuestra Sacra Magestad, e luego que fueron resce- 
bidos a ella se partió el Gobernador e españoles 
para esta Cibdad, trayendo consigo a este nuevo 
Cacique e otros muchos señores e prencipales; e 
por sus xornadas vino fasta llegar al pueblo de Ca- 
xatambo, treinta e cinco leguas desta Cibdad, con 
harto trabaxo ansi suyo como de todos los españo- 
les que por ser el camino largo de muchas sierras e 
malos pasos e mucho frió, pasaron muchas fatigas 
e muchas malas noches por despoblados; asi en esto 
como en el cuidado que trayan en su fardaxe e en 
el oro de Vuestra Magestad por ser todo en mucha 
cantidad. 

Fasta este pueblo de Caxatamho los caciques e 
señores del Camino fycieron buen recybimiento al 
Gobernador e españoles proveyéndoles de todo lo 
necesario; e de ahí adelante se falló al contrario 
porque la gente de los pueblos estaba huida dellos, 
a cabsa quel exército de gente que Atabalica tenía 
en esta Cibdad estaba alzado e de guerra esperando 
a los españoles, de lo qual se tuvo nueva verdadera 
en Pombo veinte leguas de aquí, aunque antes de 
llegar a él se abía sabido pero no tan cierto e como 
filó averiguado; e por el Gobernador sabido abien- 
do reposado en aquel pueblo de Pombo ocho dias e 



118 DOCUMENTOS INÉDITOS 

dexado en él la rezaga e fardaxe con guarda despa- 
ñolaSy se partió con sesenta e cinco de caballo e 
veinte de pie a esta Gibdad, do llego muy secreto 
sin que la gente de guerra supiese su venida, la 
qual estaba cien leguas deste pueblo camino del 
Cuzco; e el mismo dia quel Gobernador e españoles 
aquí entraron llegaba un esquadron de fasta seys- 
cientos yndios que venian de su aposento donde 
estaba el Real e golpe [de la gente asentado que 
venian a acabar de quemar esta Gibdad porque ya 
abia quemado della cierta parte de casas de natu- 
rales e de depósitos de mahíz e ropa, e de lo que 
quedaba querian fazer otro tanto, porque los espa- 
ñoles no se aprovechasen dello; e como estos yndios 
viesen venir los españoles, se rretruxeron de la 
otra parte del rio que por esta Gibdad pasa, que 
yba a la sazón creciendo; los españoles lo pasa- 
ron e rompieron los yndios con muerte de todos 
ellos que por averygu ación se alió no aber es- 
capado ciquenta. Vuelto los españoles a esta Gib- 
dad e reposado aquel dia e parte de la noche veni- 
deros porque estaba todos muy fatigados e los ca- 
ballos cansados, el Gk)bernador mandó que a me- 
dia noche saliesen cinquenta de caballos del Real 
con un capitán para yr a dar en el golpe de la gen- 
te, los quales siendo avisados de su yda alzaron el 
Real e con toda carelidad se pusieron en huida e 
se metieron en tierra agria por lo qual los españoles 
les fyzieron poco daño en sus personas, aunque 



1 



DEL ARCHIVO DB INDIAS 119 

macho en les quitar el fardaxe que llevaban. 

Vueltos a esta Gibdad e venido la rezaga de Pom- 
hOj ynformado el Gobernador de la comarca, e 
visto ser este asiento convyniente para asentar pue- 
blo despañoles con acuerdo del Padre fray Vicente 
e con los ofyciales de Vuestra Magestad, fundó pue- 
blo en este asiento, al qual puso nombre la Gibdad 
áeXauxa^ como entre los naturales se llama; o 
porque no obo españoles que tomasen en ellas ve- 
cindad e por y ra evitar los daños que la gente de 
guerra fazia a los naturales, no tuviendo tiempo 
conveniente para fazer el depósito dellos, el Gober- 
nador fechos sus Alcaldes e Regidores que adminis- 
trasen xustycia e ochenta ombres los quarenta de 
caballo que quedaban en guarda desta Gibdad e 
del oro de Vuestra Magestad e de los españoles que 
aquí quedó e para seguridad de la comarca dexando 
por su Teniente al Thesorero de Vuestra Magestad, 
se partió para el Cuzco con ciento de caballo e trein- 
ta de pié llevando consigo el Gapitan Ghalicochima, 
porque el cacique quen Cawamalca se fizo, murió 
de su dolencia ; luego que aquí llegamos público 
fué, aunque dello no obo averyguacion ni certeui* 
dad, quel Gapitan Ghalicochima le abia dado yerbas 
o a beber con que murió. 

En este viaxe del Cuzco se ofrecieron e recre- 
cieron tantos trabaxos al Gobernador e españoles 
en pasar ríos e sierras e mal camino, que Vuestra 
Bfagestad les es en mucho cargo por también abe- 



t 

i 



120 DOCUMENTOS INÉDITOS 

mos servido en aquel viaxe, e en lo que fasta agora 
se a fecho. Esta gente de guerra de Quito se fué 
retrayendo al Cuzco con yntincion de xuntarse con 
la gente de guerra quen él estaba; pero al medio 
del campo por un Capitán e cinquenta españoles 
quel Gobernador abia embiado adelante aderezar e 
fazer las puentes de red questaban quemadas, fue- 
ron estos yndios desbaratados con mucho daño 
quen sus personas se les fizo, e mucho despoxo e 
muxeres que les fué tomado. Desbaratados esta 
vez, se fueron a tomar e rehacer cerca del Cuzco^ 
doze leguas del en una sierra muy grande e muy 
agria que se llama Bilcacunga. Aquí se obo con 
ellos una recia guacaura e de harto peligro, donde 
mataron cinco españoles e hyrieron a otros e a mu- 
chos caballos della; se obo vytoria e lo mismo de 
otra que a la entrada del Cuzco se obo con toda la 
gente de Quito e con la de guamycion questaba en 
el Cuzco, e su Capitán que también salió de guerra, 
en la qual los yndios mataron dos caballos e hy- 
rieron ciertos xpianos. Visto por los yndios el mu- 
cho daño que se fazia e la vytoria que siempre con 
ellos se abia, acordaron de dexar libremente al 
Cuzco e no se poner a mas de lo fecho en su re* 
systencia, e asi entró el Gobernador e españoles en 
aquella Gran Gibdad viernes de mañana, quince 
de Noviembre de mili e quynientos e treinta e tres 
años. 

Los naturales fyzieron buen recybimiento a los 



DEL ARCHIVO DB INDIAS 121 

españoles e especial un hermano de los caciques e 
señores muertos que al Gobernador vino de paces 
que fasta allí abia siempre andado huido por amor 
de la gente de Quito; a este fizo el Gobernador Ca- 
cique porque le venia la tierra de derecho, e los 
naturales le querían por señor, e asi mismo para 
que los naturales e señores de las tierras comarca- 
nas al Cuzco no se fyziesen a una con la gente de 
Quito, antes diesen algund favor para que fuesen 
echados de la tierra como lo dieron; e con su ayu- 
da e avisos e buena amistad queste cacique e natu- 
rales a los españoles tomaron, fueron echados de 
cierta parte ocho leguas de aquella Cibdad don- 
destaban muy fortalezidos en tierra muy agria fa- 
ziendo mucho daño en los pueblos e corriéndoles 
cada dia la tierra, a fin que los naturales della por 
este daño que les fazian les favoresciesen e ayuda- 
sen contra los españoles destas partes, fueron 
echados e corridos sin que osasen pasar quarenta 
leguas a la redonda del Cuzco. 

Esta Cibdad es la mexor e mayor quen la Tierra 
se a visto, e aun en Indias; e decimos a Vuestra 
Magestad ques tan hermosa e de tan buenos edyfi- 
cios, quen España seria muy de ver; tiene las calles 
por mucho concierto empedradas, e por medio de- 
Uas un caño enlosado; la plaza es fecha en quadro 
e empedrada de guixas pequeñas; todas las mas de 
las casas son de señores prencipales fechas de can- 
tería; está en una ladera de un cerro, en el qual 



h ' 



133 DDCtlUBNTÜS INfiOITOl) 

sobrel pueblo está una fortaleza muy bien obrsÁTl 
de cantería tan de ver, que por españoles que aa 
andado Reinos extraños, dizen no aber visto otro | 
edyficio igual al della; de su grandeza e de la Cib- 
dad no fazemos mas relación a Vuestra Sacra Ma« 
gestad, porque algunas personas conquistadoraaj 
que lo an visto, van a besar los reales pies e manoa 
de Vuestra Magestad e informarán largameate ] 
dello. 

El Gobernador e españoles estuvieron en aquella ! 
Gibdad quatro meses, en los quales se recosió mu- 
cho oro e plata do lo que la gente de Qaiío tenia i 
escondido e de otro que alli se falló; e los naturales J 
e caciques dieron desto; so fízo íundycion e reparty«j 
miento entre los españoles sacado para Vucstnl 
Magestad el Quinto que de todo ello le cupo; aca-< 
bada la funzion, el Gobernador fizo la fíindycion f 
población de aquella Gibdad, depositando los nata-^ 
rales en noventa vezinos que alli dexó para 
guarda e sostenymiento de la Gibdad, fasta en tsntc 
que Vuestra Sacra Magestad proveyese otra 
sobrel lo. 

Antes questo se acabase de fazar e de provearl 
otra cosa para el bien de aquella Gibdad, sabidí 
por el Gobernador que la gente de guerra estab*! 
camino desta Gibdad faziendo mucho daño en loal 
naturales, enbió cincuenta de acaballo con el Ma-^ 
riscal Don Diego de Almagro e con otro capiti 
para quel uno con la gente e con el caoi^ue « 



DBL ARCHIVO DB INDIAS 123 

veinte mil yndios amigos que llevaban echasen los 
yndíos de la tierra, e el Mariscal llegase a Xauxa 
a fazer la vesytacion de los naturales. 

Partidos los capitanes e españoles del Cuzco vy- 
nieron con harto trabaxo a esta Gibdad en rastro 
de los yndios de guerra que avisados de su venida 
e de los pocos españoles questa Gibdad tenia, vy- 
Dieron a dar sobreilos, dexando quemadas las puen- 
tes porque del Cuzco no fuesen socorridos, e ansí 
ftae cabsa que no lo fuesen, porque como era la 
ftierza del Gobierno e se fallaron les puentes que- 
madas, no se pudieron los ríos pasar ni las puentes 
fázer sin mucha dylacion; pero fechas e pasadas 
Ufaron a esta Gibdad veinte dias después que los 
yndios de guerra abian dado sobrella e abian seydo 
desbaratados, de lo qual aqui daremos quenta a 
Vuestra Magestad. 

Gomo los yndios e gente de Quito fueron desba- 
ratados e echados de la tierra del Cuzco, viendo 
que no podian aber derecho con los españoles quen 
él quedaban, pensando abelle con los desta Gibdad 
86 vynieron rehaziendo e reformando de los demás 
qaen los renquentros abian rescebido, ansi de gente 
de naturales para la guerra e mugeres para su ser- 
vycio, como de otras cosas que abian menester; e 
flin ser dello avisados muy de cierto vynieron a 
sentar Real muy cerca desta Gibdad e acordado en- 
tre sí la manera que abian de tener en el dar de 
los españoles, vi un Gapitan dellos con asta mili 



i 




yndios por la una parte del rio e tierra desta Cib- 
dad, 6 el otro golpe de gente que seria asta seis 
mili ombres por el llano, o acordaron qiio a ora se- 
ñalada los unos por una parte e los otros por la 
etra, dieren enasta Gibdad; por su concierto no obo 
efeto, que los que vynieron por la sierra llegaron i 
un dia primero que los que venían por el llano; es- I 
tos que venían por la sierra pasaron la puerta evy-i 
Dieron muy cerca desta Gibdad para la poner fuego, 
a los quales salieron ciertos españoles a caballo e d^ | 
pió con algunas ballestas e los íyzieron retraer de I 
la parte del rio e puente de red que tiene, la qual I 
pasaron e fyzieron alcance en los yndios con alj^in i 
daño que les Íyzieron. Vueltos a esta Gibdad e lle- 
gados otro dia por el llano la gente de goerral 
puesto su l\eal un cuarto de legua desta Gibdad, 
ribera de un arroyo pequeño, quedando buena guar-J 
da en el Real, salieron diez e ocho de caballo ediezj 
o doce peones a ellos, a tiempo que ya los yndio! 
abian pasado el arroyo que venia muy crecido; e " 
como vieron que los xpianos iban a ellos, se torna- 
ron a rehacer de la otra parte del arroyo pensando 
que los españoles no pasaran, e ya que pasarao, < 
pasar les fyzieran daño o se lo estorvaran como id 
pusieron por obra; que pasando los espaflola 
arroyo e agua que iba muy rica, recybieron lodo 
tan grande afrenta de pedradas e tiradera», que la 
pusieron en prieto e les dieron muchos golpes a ma^ 
taron un caballo; pero acabados de pasar o rorapi-J 



DEL ARCHIVO DE INDIAS 125 

dos los yndios, les fyzieron retraer a la sierra con 
algún daño e muerte dellos; e por ser la tierra don- 
de fortalecieron muy agria, no pudieron fazer mas 
de retraellos allí. Vueltos a esta Gibdad, poniendo 
en ella de noche e de dia mucho recabdo, abiendo 
descansado ciertos dias deste trabaxo, salieron a los 
jTidios, a los quales echaron de aquellas partes, e 
después de otra a donde se tornaban a reacer; e 
visto por ellos se retruxeron cerca de Pombo. En 
este tiempo llegó el Mariscal e Capitán con la gente 
e amigos, con los quales e con quarenta españoles, 
se tornaron a echar los yndios de allí de cerca de 
PomJbOj e el Mariscal se fué a facer la vysitacion 
de los llanos de donde se partió a saber nuevas de 
la Gibdad de San Miguel que fasta entonces ningu- 
na abia sabido. 

Acabado esto e fecho lo del Cuzco^ el Goyerna- 
dor se vino a esta Gibdad do falló las cosas en el es- 
tado que a Vuestra Magestad abemos dicho, e en 
tiempo que de dos españoles que abian ydo a saber 
nuevas de la Gibdad de San Miguel^ vino uno dellos 
que dixo e dio nuevas de lo que aqui diremos a 
Vuestra Magestad. 

Ya Vuestra Magestad abrá sabido como desde 
Caxamalca para soslenymiento de la Gibdad de San 
Miguel el Governador embió nueve de a caballo 
con un Gapitan fasta en tanto que vyniese gente de 
Panamá e Nicaragua) llegado este Gapitan e nue- 
ve de a caballo a San Miguel e venido los navios de 



i- 




US DOCUMENTOS INÉOITOa 

Panamá e Nicaragua en que vynieron dosoiontos e 

cinqHtínta ombres, el Capitán tomó dellos los dos- 
cíenlos e fasta setenta de caballos, con los qiiales 
fué a fazer la pacificación de Quilo', esto supo ol 
Mariscal en el camino, e sabido se dio toda priesa 
por alcanzar al Capitán e españoles, pero por fallar 
la tierra de Tomepiimpa de guerra e llevarle la gen- 
te treinta dias de delantera, no obo efecto, e de allí 
se bax(3 a San Miguel, dondestá esperando gente 
para con ella yr en socorro de los españoles; sabido 
esto por el Governador proveyó lo qnen tal caso J 
cómbenla, e asi lo fizo en las otras cosas desta Rib- 
dad, que fue trazar el pueblo e fazer Yglesia e em- 
byar a correr los yndios de Quito porque aun toda-J 
yia se detemia faciendo daño en los naturales , losT 
quales se corrieron fasta sesenta leguas desta Cib-É 
dad con ayuda de los amigos e del Cacique qoel Go 
bernador consigo traxo de Cuzco; esto acabado dia-^ 
de Pasqua Despíritu Santo que rescebimos las mer- 
cedes de Vuestra Sacra Magestad, e con ellas ma- 
cho placer e alegría; vino nueva como el Adelanta- 
do Pedro deAlvarado era desembarcado on la c 
Ae Puerto-Viexo, cuya venida puso tanto desase 
siego en la naturaleza e pesar en los españoleaJ 
quanto placer e descanso Vuestra Magostad dos díói 
oon las mercedes que nos mandó embiar. 

E porquel remedio dello conviene sor muy bravo, 
diremos a Vuestra Mageatad lo que jllvarado a fóJ 
cho e daño que por ello a venido o vemá, qua aan-J 



DEL ARCHIVO DE INDIAS 12T 

quel pasado a seydo grande, esperamos quel veDÍ- 
dero será mayor si Dios Nuestro Señor no lo reme* 
dia y Vuestra Magestad no provee con brevedad lo 
que contiene, porque lo que Alvarado a fecho e 
publicado no es tan pequeño grado que Vuestra 
Magestad no aya seydo muy desservido dello, lo 
uno por estorbar e tomar el socorro de gente que 
a la conquista e población destos Reynos venia e 
los navios e aderezos dellos forzablemente en el 
puesto de la posición, e lo otro desembarcar en 
Puerto ViexOj donde fizo alzar la costa por el daño 
que les fizo, que ha sido cabsa que dondestaban 
rescebidos a las pares en nombre de Vuestra Ma- 
gestad estén de guerra; a resultado desto que los 
navios que vynieren a proveer esta Grobemacion no 
aeran proveidos ni reformados en aquella costa como 
lo era de antes; e asi a pasado que como es aquella 
costa escala de los navios saltando alli a tomar 
agua, mataron los naturales un español e hyrieron 
dos o tres; a un navio del Adelantado e a otro navio 
e gente que alli saltó por agua hyrieron dos ombres; 
por lo mismo gran daño a seydo e mas meterse la 
tiena adentro la via de QuitOj donde teniendo nue- 
va que va dexando la tierra llana e costa de la 
Mar por donde pudiera pasar e descubrir otra tierra; 
pero parece por lo que a fecho que la quiere descu- 
bierta e pacyfíca. Vuestra Magestad le debe mandar 
pasar adelante, aunque era razón que tomase a 
pacyfícar lo alzado, pero no conviene porque nin- 




128 OOCUMBNTDS INÉDITOS 

guna pacyficacion quel fyziese de mas aquella, será , 
sin mucho daño de los naturales, porque los amigos 
que tray de Guatemala fazen carniceria dallos. 

Otra sola cosa debe Vuestra Magestad mandar 
proveer con la misma brevedad, porque conviene 
en general a estos Reynos e naturales, e porque 
Alvarado no se meta en ello; que la Cibdad del 
Cuzco e sin subjetos se de por Gobernación a 
Francisco Pizarro, pues tanto a Vuestra Magealad 
e lo tiene poblado e aparexado para lo sostener c 
conservar e en mucha obydiencia de Vuestra Ma- 
gestad que debydiendo porquestos Reynos e Gober- 
nación obedecen a aquella Cibdad no servirán ni i 
estaran tan subjetos como siendo mandados por uno 
solo. Humildemente suplicamos a Vuestra Sacra J 
Magestad por el bien e pro que a estos Reynos e J 
conquistadores dellos tienen. 

Muchos de los conquistadores se van a esos Rey- ' 
nos e algunos con voluntad de pedir yndios en esla 
Gobernación e tierra que an conquistado e otras ' 
mercedes. Vuestra Sacra Magestad, por lo que con- 
viene a la tierra e porque Vuestra Magestad a em- I 
biado la orden que se a de tener en faxcr la dys- 
crecion della, debe mandar que no ee den a nin- | 
guno de los que se an ydo yndios, porque después 1 
de vista la ynformacion de la tierra e de sus sor- 
vycios e provecho que an abido el repartymitínto I 
perpetuo que Vuestra Sacra Magestad mandará la J 
que al servycio de Dios Nuestro Soüor e al de Vue»- í 



DEL ARCHIVO DE INDIAS 129 

tra Magestad e bien destos Reynos conviene para 
el sostenta miento de los guales Vuestra Magestad 
que a ninguno se den yndios en dos pueblos sino 
Aiere al Gobernador, porque para sostener su casa 
los a menester en cada parte; e esto decimos a 
Vuestra Sacra Magestad, porque la Tierra es muy 
poco poblada, especial los términos desta Gibdad 
que allende de aber en ellos pocos yndios, están 
muy destruidos de las guerras pasadas e al presen- 
te son de poco provecho. 

El asiento deste pueblo es el mexor que se a vis- 
to en. esta comarca e mas apropósito para los espa- 
ñoles, asi por ser llano e sano, como por estar en 
medio déla comarca que se a de presentar en él, 
aunque como toda la Tierra es tan estéril e fria e 
pobre e de leña e otras cosas, esta carece dello, 
pero no tanto como la otra tierra e cordillera de 
sierra que se le an dado de términos, lo qual es 
muy fragoso e de poco anchor; que la tierra aden- 
tro es muy despoblada e de grandes montanas; a la 
costa de la Mar es la tierra muy caliente e mas 
poblada, aunque de gente para muy poco; es fértil 
de mahizes e frutas porque se siembran; de riego 
8on sus bybiendas e sementeras en tierra llana e 
de muchos arenales; la costa es tan mala de nave- 
gación, que tarda un navio desde San Miguel al 
Puerto desta Gibdad quatro meses, por lo qual e 
por estar esta Gibdad la tierra adentro treinta e 
cinco leguas del Puerto e traerse los bastimentos 

TOMO XLII 9 



130 DOCUMENTOS INÉDITOS 

de acarreto, valen muy caros; por lo qual Vuestra 
Magestad mande que se den los reparty míenlos 
mu)^ largos e Vuestra Magestad nos faga las mer- 
cedes muy crecidas conforme a nuestros servycios e 
Irabaxos e a la voluntad que tenemos de los conti- 
nuar, asi en que se nos den el oro de los reparty- 
mientos al diezmo, e de lo de mina por mas tiem- 
po, porque si ansi es todos seremos muy aprove- 
chados por las minas de oro e plata quen estos 
términos ay; sabidas ansi mesmo Vuestra Magestad 
nos mande fazer merced que qualquier conquista- 
dor que se fuere pueda llevar dos o tres piezas e 
las que Nuestra Magestad fuere servido para los 
dotrinar e convertir o enseñar en esos Reynos en 
las cosas de Vuestra Santa Fe Gathólica. E por el 
daño e desasosiego que verná a esta tierra e natu- 
rales si alguno pydiese ofycio de Protector no se le 
debe dar, porque entretanto quel general reparty- 
miento se fyziere, lo serán los alcaldes o tenientes 
de cada pueblo. A Vuestra Magestad suplicamos 
umildemente que se provea lo que pedimos e lo 
mas que Vuestra Magestad fuere servido, vista 
la rrelacion de la tierra e de lo fecho en ella quel 
CTOvernador embia a Vuestra Magestad. 

Quando el Gobernador vino Despaña a estos Rey- 
nos, Vuestra Magestad le mandó traer seis Padres 
frayres de la Orden de Santo Domingo, para dotri- 
nar e pedrícar las cosas de Nuestra Santa Fe Ca- 
tliólica a los naturales Reynos, e de todos ellos no 



DBL ARCHIVO OE INDIAS 131 

quedó mas de uno porque los dos dellos murieron 
6 los tres se volvieron de manera que quedó solo 
Fray Vicente de Val verde, el qual al pryncipío 
pasó con el Govemador, e a estado e íalládose en 
todo lo de acá ; es persona de mucho exemplo e 
dotrina , e con quien todos los españoles sn tenido 
mucho consuelo; e como a persona tal e conocida 
de todos desearíamos mucho, e ansi lo suplicamos 
a Vuestra Magestad de Nuestra parte e en voz de 
toda la tierra, que abiendo Vuestra Magestad de 
mandar proveer de Perlado, se le provea á él por- 
quen él se contiene todas las calidades que puede 
aber en un Perlado se le provea a él e por ser per- 
sona tal como deseamos. Vuestra Magestad le dé 
crédito en toda la relación que de acá a Vuestra 
Magestad fycieree dixere. 

Nuestro Señor Vuestra Sacra Cesárea Gathólica 
Magestad guarde prospere bienaventuradamente 
con mucha paz e obedyencia del Universo. — Desta 
Cibdad de Xauxa a veinte dias del mes de Xulío 
Año del Señor de mili e quynientos e treinta e qua- 
tro años. — S. G. G. Magestad. — Humildes basallos 
que los muy Reales pies e manos de Vuestra Mages- 
tad besan. — Xoan Mozgovexo. — Sebastian Pérez. 
— Xoan de Barrios. — García de Salazar. — Grego- 
rio de Sotelo. — Diego Maldonado. — Rodrigo de 
Mancilla. — Por mandado del Gabildo e Regy miento 
dosta Gibdad de Xaiu^a. — Gerónimo de Aliaga, Es- 
cribano de Sus Magestades. — Está finnado. 



Instrucion de Francisco Pizarra a Hernando de 
So/o, nombrado su Teniente de Gobernador en 
el Cuzco para yr a exercer este empleo. 



Xauxa.— XuLio 27 DE 1534 (1). 



LO que vos el Capitán Hernando de Soto abéis 
de fazer e cumplir en el cargo de mi Tenien- 
te de Gobernador que lleváis de la cibdad del 
Cuzco, es lo siguiente: 

PfH^neramente: Las casas tocantes a Xustycia de 
pleitos, de mandas, de nuncyaciones, querellas e 
debates, e otras cabsas ceviles e creminales que 
nacieren entre los españoles vezinos e personas es- 
tantes en la dicha Cibdad, en qualesquier cosas así 
las que dependiesen dellos, como las que tocaren a 
los naturales quen ellos están depositados; e otras 
que se obieren de sentenciar e de oyr e librar por 
via de xuj'cio tendréis a vuestro cargo sin os en- 
tremeter ni buscar ni conocer de las otras cosas que 



(1) Archivo DE Indias.— Patronato.— Eai. 1.*^— Cig. 4.**— 
Leg. !.• 



DEL ARCHIVO DB INDIAS 138 

tocasen a la guarda de la dicha Gibdad e pacyfica- 
cion de los naturales e de la guerra, si alguna óble- 
se porque deslo e de lo a ello locante, yo e proveí- 
do e proveeré a persona que tenga cargo dello, 
como se contiene en la ynstrucion e provycion que 
dello se le dará. 

ítem: Porque yo dexó ciertas ordenanzas en la 
dicha Gibdad del Cuzco e soy ynformado que algu- 
nas personas an soydo contra lo en ellas contenido 
fareis yn formación secreta de quales e quienes las 
an quebrantado o fecho otra cosa mas de lo que yo 
dexé mandado, así en el pedir de oro e rrecebillo, 
como en las otras cosas, e como e de qué manera 
a seydo; e fecha me la embyareis porque yo lo vea 
e faga lo que fuere xusticia. 

Iteyyi: Si por la dicha ynformacion falláredes que 
alguno o algunos an recibido oro o plata, avery- 
guareis e sabréis si a seydo de sus caciques e si los 
an molestado por ello; e sí lo recibieron por ante 
veedor e con la orden que se rrequiere o si lo des- 
cubrieron, o traxeron de otra parte, de lo qual to- 
do me avyisareis por ynformacion verdadera; a an- 
te todas cosas, mandareis e fareis depositar el dicho 
oro e plata e fasta en tanto que por m^ sabido, se 
provee lo que sobrello será bien fazerse. 

ítem: Porque Xuan de Quincoces es ydo a la di- 
cha Gibdad a cierto negocio tocante al sei^ycio de 
Su Magestad, como vos sabéis, e allá veréis^ dalles 
eys en ello tode favor e ayuda, de manera que se 



184 DOCUMENTOS INÉDITOS 

cumpla lo por mi mandado, no embargante lo 
que arriba es dicho, e en esta ynsirucion contenido. 

Itemí Fareis guardar e cumplir en todo, e guar- 
dareis e cumplyreis las ordenanzas que yo dexe fe- 
chas en la dicha Cibdad, evitando que ninguno to- 
me oro de su Cacique ni de otra parte, ni molesten 
a sus yndios e caciques en les dozir que saquen mu- 
cho oro de las minas ni en les pedir ni fazer dar 
otra cosa mas de lo necesario para sn sostenymiento. 

Itemx Tendréis mucho carero c cuidado en lo que 
a vos tocare, que los yndios sean bien tratados; no 
consyntiendo que les sea fecho agravio ni vexacion 
alguna por los españoles que a cargo les tuvieren, 
ni por otros ningunos; especialmente fareis que 
sean dotrinados e enseñados en las cosas de Nues- 
tra Santa Fée Cathólica, e me avysareis de lo que 
convyniere proveerse para su bien, e pro e sosteny- 
miento e buen gobierno de la dicha Cibdad, tubien- 
do especial cuidado dello. 

Todo lo qual e lo que cerca de lo sobredicho e 
en esta Ynstruccion contenido conviniere fazer, fa- 
reis e proveeréis con la delygencia e cuidado que 
yo de vos confio, segund viéredes que conviene al 
servycio de Su Magestad e buen regymiento de la 
República de la dicha Cibdad. — Fecha en la Cibdad 
de Xatíoca a veinte e siete dias del mes de Xulio de 
mili e quynientos e treinta e qualro años. — Fran- 
cisco Pizarro. — Por mandado de Su Señoría. — Pero 
Sancho. — Está firmado y rubricado. 



Traslado de Real cédula a los O/y cíales de la 

Contratación de Sevilla, para que se provea de 

Pilotos a Hernando Piíarro questá en Sevilla, 

pronto para seguir su viaxe a la Provyncia 

del Perú. 



Setiembre 20 de 1534 (1). 



SEÑORES ofyciales de Sus Magestades que resy- 
dís en la Gibdad de Sevilla en la Gasa de la 
Contratación de las Indias. — En este Conse- 
xo se a fecho relación por parte del Capitán Her- 
nando Pizarro, quel está en esa Cihdad presto para 
seguir su viaxe a la provyncia del Peyníy donde Su 
Magestad le a mandado yr, e que no le falta otra 
cosa sino algunos pilotos, porque diz que ay mu- 
chos navios sin piloto alguno, e nos fué pedido 
mandásemos que por el precio en questuvieren con- 
certados qualesquier pilotos de qualesquier jnáos, 
los pudiese tomar por el tanto, porque de otra ma- 



(1) Archivo de Indias.— Indif. gral.— Reg. gral. de Rea- 
les Órds.—Est. 148— Caj. 2.**— Leg. 1."— Tomo III. 



Y- 



136 DOCUMENTOS INÉDITOS 

ñera es ymposil)le salir del Puerto para seguir su 
viaxe de aqui a con armada. Por ende, de parte de 
Su Magestad, vos mandamos que si el dicho Her- 
nando Pizarro no fallase pilotos para las naos que a 
de llevar a las dichas provyncias, proveays que los 
questuvieren concertados con otros particulares, 
sirvan en las dichas sus naos pagándoselo, conque 
no sea de los questan concertados para las armadas 
que al presente están para seguir su viaxe por las 
conquistas de algunas provyncias de las hidias; e 
estaréis advertidos questo se faga con la menos be- 
xacion de las personas particulares a quien se to- 
maren los dichos pilotos; entiende que los pilotos 
no an de ser mas de uno o dos, e el salario sea si 
fuere en el mismo viaxe el precio porquestaba 
egualado, e si fueren en otro viaxe vosotros rasa- 
reis conforme a lo que suelen llevaren estos viaxes. 
Fecha en Dueñas a veynte e cinco del mes de Se- 
tiembre de mili e qujuientos treinta e cuatro. — 
Firmado de los dichos. 



Traslado de Real Cédula a los Ofyciales de la 
Contratación para que fagan comparecer las 
personas mas caracteri{adas venidas del Perú 
en las postreras náos^ para que ynformen ba- 
xo xuramento, sobrel estado de la Propyncia 
del Perú e su Gobierno . 



Madrid. — Abril 20 de 1535 (1). 



SEÑORES OfjTiales. — Porque para algunas co- 
sas tocantes al servycio de Sa Magestau que- 
remos ser ynformados del estado en questá 
la Provyncia del Perüy luego questa recj^bais fa- 
ced, señores, parecer ante vosotros las personas 
de mas calidad que ay son venidps de la dicha Pro- 
vyncia en estas postreras naos, de los qua^es e de 
cada uno dellos por sí, secreta e apartadamente, 
recybid xuramento en forma de derecho, so cargo 
del qual les preguntad el estado en questá la dicha 
Provyncia del Perúj e como e de que manera se a 



(1) Archivo de Indias.— Indif. gral.— Reg. gral. de Rea- 
les Ordenes.— Est. 148.— Caj. 2."— Leg. 1.°— Lib. 3.** 






138 DOCUMENTOS INÉDITOS 

gobernado e gobierna asi en lo temporal como en 
lo espyritual; e asi mesmo vos ynformareis dellos de 
todo lo demás que os parezca que debemos ser ynfor- 
mados para mexor saber la verdad; e la ynformacion 
abida Nos la enviad firmada de vuestros nombres e 
signada del Escribano ante quien pasare, para qae 
por vos visto, se provea lo que mas a Nuestro ser- 
vicio e pacyficacion e población de la dicha tierra 
convenga. — De Madrid a ve3'nte de Abril de mili e 
quynientos e treinta e cinco años. — Señalada del 
Consexo e Xuarez eBemal. 



i 



Carta de Francisco Pi^arro al Secretario Xoati 
Vaique\ Molina: dice que a recebido una car- 
ta suya que le a entregado el Doctor Loaysa 
e que abia comen{ado a servirle en el asunto 
que traya entre manos, e le servirla como es- 
perabaj que Va^quei fuese su tercero para 
con el Emperador en sus solicitudes. 



Cuzco.— XuNio 29 DB 1535 (1). 



Muy magnyfico Señor. 

EL señor Doctor Loaysa me dio la carta de 
Vuestra Merced; e puesto caso que Su Ma- 
gestad me mandó embiar a mandar me ofre- 
ciese al negocio que venia e a queste mandamiento 
cesara, sabréis que la voluntad de V. M. era que se 
fyciese e se pudiera escusar otros favores, mayor- 
mente que conozco que del suceso deste negocio e 
a que V. M. reciba servycio, asi al Adelantado don 



(1) Archivo de Indias.— Patronato.— Leg. de documentos 
escogidoe. 



140 DOCUMENTOS INÉDITOS 

Diego de Almagro a quien yo tanto tengo por deb- 
do, como a mi persona se ofrece crecymiento; e lo 
que desto mas me certyfíco es pensar que por parte 
de V. M. ninguna cosa Señor podra encaminar que 
no nos suceda en todo bien; en lo que a tocado al 
señor Doctor, asi por el favor que de la corte de 
V. M. recibe como por el abtoridad de su persona 
e letras pone oblygacion a que por él mucho se 
faga; e por todos estos rrespetos puesto que por los 
servycios que a Su Magestad e ofrescido facer estoy 
gastado como mas ansi fué posible, e seydo en su- 
plir su necesidad, no teniendo por acabado lo que 
por él pienso fazer; e porquen todo pienso seguir lo 
que V. M. me embiase a mandar; e desto Antonio 
Tellez de Guzman mas largo dará relación; me re- 
mito a la suya en lo que de mi parte ofresciera 
porque en la verdad yo quisiera fallarme en dispu- 
sycion de facer aquel servycio de que yo quedar sa- 
tisfecho en parte de lo mucho que a V. M. debo. 

Gomo de cada dia se ofrecen nuevas ocasiones 
para mostrar la gi*an voluntad que en servycio de 
Su Magestad tengo sobre la confianza de mis ser- 
vycios, tomo atrevy miento a que deste negocio 
V. M. fuese tercero e a que yo deseo que Su Ma- 
gestad en estas partes me fyziese merced con que 
la memoria de mis descendientes fuese perpetua, la 
qual Antonio Tellez de mi lleva comrnicada e dará 
parte a V. M. trayéndose en efecto como lo pido 
conociese que V. M. me lo an (todo el renglón bo- 



DBL ARCHIVO DB INDIAS 141 

rrado que nada se conoce) servycio. — De la Gran 
Gibdad del Cuzco a veynte e nueve dias del mes de 
Xnnio de mili quynientos treinta e cinco años. — A 
servycio de Vuestra Merced. — Francisco Pizarro. — 
Está firmado y rubricado (1). 



(1) Consta de un expediente que obra en el Archivo de 
Indias^ qae este ilustre caudiUo no sabía escribir; por lo que 
tan sólo rubricaba. 






Reclamación de Pedro Gu fierre { , sastre de la 
Cibdad de los Reyes, contra un arancel que 
filo la xustycia e Regymiento de aquella 
Cibdad. 



RbYES. — NOVIKMBRK 10 I)B 1536 (1). 



Muy poderosos Señores. 

PEDRO Gutiérrez, sastre, vecino de la Cibdad 
de los lieyeSj qiies en la provyncia del Pet% 
digo: que la xuslicia e Regymienlo de la 
dicha Cibdad sin causa ni razón alguna, solamente 
por sus propios intereses e por odio e enemistad 
que me tienen, fyzieron cierto arancel, por el qual 
tasaron los precios que yo abia de llevar de las rro- í 
pas que fyziese; e no embargante que les pedí e re- 
querí que lo revocasen e me desagraviasen por sot 
fecho en perxuycio mió e cosa nunca vista en estos 
Reynos ni en todas las Indias j mayormente que 
gastaba con mi muger e fixos e casa mucho mas 



\ 



(1) Archivo DE INDIAS.—Indif. gral.— Est, 145.— Caj. 1 



DKL ARCHIVO DB INDIAS 143 

que se ganaba al dicho Ofycio por estar la Tierra 
muy cara e baler los mantenymientos e otras cosas 
a excesivos precios, quanto mas quen las hechuras 
de las dichas rropas no se podia poner precio cier- 
tos ni lymitados por ser de muchas maneras e nue- 
vas prevenciones, e cosa que no se sufría poner 
tasa ni precio; e abiendo otros ofyciales muchos 
que cada uno podría fazer sus ropas con el que quy- 
siese, la dicha xustycia e Regymiento no lo quysie- 
ron fazer ni remediar como paresce por este testy- 
monio de que fago presentación. 

Suplico a Vuestra Magestad que la mexor forma 
e manera que de derecho aya lugar, mande revocar 
lo prevenido e mandado por la dicha xustycia e Re- 
gymiento, que si necesario es, yo me presento ante 
Vuestra Magestad en grado de apelación del agra- 
vio e ¡nxustycia que me fyzieron; e para ello ym- 
ploro Vuestro Real Ofycio e pido amplyamiento de 
X ustycia . — Está firmado . 



TESTIMONIO 

«En la Gibdad de los Reyes desta Nueva-Castilla , 
«a diez e seis dias del mes de Noviembre, Año del 
Nacymiento de Nuestro Salvador Xesucristo, de 
mili e quynientos e treinta e seis años, estando en 
fiu Cabildo e Ayuntamiento, segund que lo an de 
nao o de costumbre los muy nobles señores, xusty- 



r 



144 DOCUMENTOS INÉDITOS 

cia e Regidores desta dicha Gibdad, e en presencia 
de un Domingo de la Presa, Escribano de Sus Ma- 
gestades, e público e del Consexo de la dicha Cib- 
dad, pareció presente Pedro Gutiérrez, sastre, e 
presentó una petycion, su tenor de la qual es esta 
que se sigue: 



< Muy magnifico Señ07\ 
>Muy ruóles Señores. 

>Pedro Gutiérrez, sastre, estante en esta Gibdad, 
>beso las manos de Vuestra Señoría e Mercedes, e 
»digo: que Vuestra Señoría e Mercedes fué manda- 
>do fazer cierto arancel en las cosas tocantes a mi 
>ofycio, poniendo precio en cada cosa; obran Vues- 
>tra Señoría e Mercedes sin conocer que los precios 
>e arancel son escesibos, e tales que no se gana 
>ninguna cosa, antes se pierde por cabsa que la 
> costa es mucha, que cuesta cada una obexa seis 
>pesos, e cada hanega de mahiz dos pesos; de ma- 
>nera ques mas la costa que lo que se gasta. Su- 
>plico a Vuestra Señoría e Mercedes tengan res- 
>peto de lo que dicho tengo, e la voluntad conqae 
>les sirvo e que soy casado e tengo mucha costa, e 
>soy persona que continuo les sirvo, lo miren como 
>son tenidos e obligados en rrazon e concyencia, a 
>manden dar orden como yo me pueda sustentar, 
>pues como dicho tengo soy casado e tengo macha 



DEL ARCHIVO DB INDIAS 145 

>oosta^ e también ay muchos ofyciales por donde 
»8e gana muy poco. Nuestro Señor, la muy mag- 
unifica persona de Vuestra Señoría e Mercedes en 
>8U Santo servycio conservo 

Así presentada la dicha petycion por el dicho Pe- 
dro Gutiérrez e por los dichos Señores vista, dixe- 
ron; quel aranzel que tienen fecho está muy bien 
fecho e bien proveído conforme a xustycia; e ques- 
to daban por respuesta a la dicha petycion. 

E después desta en la dicha Gibdad de los Reyes 
a veynte dias del dicho mes e año susodicho, estan- 
do en Cabildo los dichos Señores Xustycia e Regi- 
dores, pareció el dicho Pedro Gutiérrez, e presentó 
otra petycion que su tenor es el que sigue: 



< Muy magnyfico Señor . 
>Mtiy nobles Señores. 

>Pedro Gutiérrez, sastre, vezino desta Gibdad, 
>beso las manos de Vuestras Señorías e Mercedes e 
>digo; que por Vuestra Señoría e Mercedes fué 
>mandado tasar las ropas de vestir que fazen los 
»sastres en esta Gibdad e cada uno cobrase e le 
>obieren de pagar las dichas ropas que fyziese, en 
>lo qual yo e los otros de mi ofycio recybimos mu- 
»cho daño e perxuycio, así porque nos ponen pré- 
selos de las dichas ropas e son muy pequeños, de 
»manera con ellos ganamos de comer segund los 
TOMO xLii i o 



146 DOCUMENTOS INÉDITOS 

>mantenymientos de pan e vino e carne valen tan 
> caros e tan escesivos precios mucho mas de lo que 
>solian valer antes quel dicho arancel se fyziese, 
>porque vale mas hanega de mahiz dos castellanos 
>e mas una obeja siete pesos e mas aun no se falla, 
>de manera que antes vendo de lo que tengo gana- 
>do para comer, que no lo gano de presente. Por 
>tanto suplico a Vuestra Señoría e Mercedes ayan 
»porhien alzar e quitar la dicha tasa e arancel, e 
>si ansi Vuestras Señorías e Mercedes lo fyzieren 
>farán bien e lo ques de xustycia e son obligados, 
>pues en Castilla no ay tassas ni aranceles en lo de 
>los ofycios de la sastrerías; e donde no lo quitasen 
>Vuestras Señorías e Mercedes protesto de me que- 
>xar ante Su Magestad e ante quien e como deba 
>del agravio que recibo con la dicha tassa e aran- 
>cel; e así lo pido por tostymonio al presente Es- 
>cribano.> 

E así presentada la dicha petycion e por los di- 
chos señores vista, dixeron quellos tenían proveído 
lo que conviene e está bien proveído e que no pue- 
den proveer de presente otra cosa; e esto dieron 
por su respuesta a la dicha petycion . 

E yo el dicho Domingo de la Presa, Escribano 
e Notario público sobredicho, fui presente a lo que 
dicho es, e por ende fize aquí este mió signo a tal, 
en testymonio